Etiquetas Posts etiquetados con "Efectos secundarios"

Etiqueta: Efectos secundarios

por -
2 871 vistas

En la conferencia “¿Cómo actúa el cannabis en nuestro cerebro?”, el profesor español, Manuel Guzmán, dijo que los efectos del cannabis en el organismo de un adulto son transitorios y su utilización como método terapéutico es reconocida a nivel paliativo, aunque queda el reto de encontrar un efecto curativo. Reconoció que un proyecto estudiado de legalización funcionará mejor que las estrategias utilizadas hasta el momento.

El catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, Manuel Guzmán, explicó que cuando los compuestos activos de la marihuana ingresan en el organismo de una persona, y especialmente en el cerebro, que es donde tiene efectos más relevantes, estos compuestos cambian la actividad de algunas moléculas químicas y sustancias que se encuentran en el cerebro humano. Las zonas principalmente afectadas son las encargadas de la percepción y la integración de información que proviene del medio externo, donde el cannabis puede interferir en el proceso normal.

Efectos transitorios 

Guzmán aclaró que los efectos son transitorios; y hasta ahora solamente existe evidencia que pueda constituirse en más persistente en consumidores muy tempranos. Por ejemplo, en chicos de 12 o 14 años que consumen durante mucho tiempo cannabis fuerte, rico en sustancias psicoactivas y que en etapas posteriores de su vida pueden ver afectado su funcionamiento cerebral.

Normalmente en consumidores adultos con un cerebro formado y una pauta de consumo diferente, más moderada, los efectos del cannabis son transitorios y desaparecen cuando se elimina la sustancia del organismo. Por lo tanto, el riesgo de patología psiquiátrica se limitaría casi exclusivamente a consumidores muy jóvenes que ingieren grandes cantidades de cannabis en combinación con otras sustancias, aseguró el experto.

Efectos terapéuticos 

En cuanto a la utilización del cannabis como método terapéutico-medicinal, Guzmán dijo que existen muchos estudios que afirman que tiene propiedades terapéuticas. Actualmente es de conocimiento científico que el cannabis es bueno para impedir las náuseas y los vómitos en pacientes con quimioterapia. Son sustancias activas que atenúan el dolor; y en los enfermos de esclerosis múltiples pueden producir efectos beneficiosos para disminuir espasmos y temblores. Además, inhiben la pérdida de peso masiva que ocurre en los enfermos de cáncer y SIDA, informó Guzmán.

“En general el cannabis demostró un buen perfil de seguridad y actividad en enfermos terminales y crónicos, pero todavía queda el reto de encontrar un efecto curativo del cannabis, ya que la mayoría de los medicamentos que existen hasta ahora son paliativos y ayudan a mejorar los síntomas asociados a las enfermedades”.

Respecto a la legalización de la marihuana, el profesor consideró que la experiencia respecto a las terapias represivas demostró que fallaron en todas partes del mundo. De todas formas, cualquier proyecto de legalización debe ser estudiado con seriedad y probablemente funcionará mejor que las estrategias hasta el momento utilizadas.

Guzmán señaló que la experiencia holandesa es muy peculiar; y consiguió separar muy bien la marihuana frente a otras drogas más duras que tienen mayores consecuencias en la salud así como más conflictividad social, como la cocaína o la heroína.

En el caso de Uruguay, frente al problema que genera la pasta base, el experto español cree que separar los dos mercados y los dos tipos de consumo es una tarea importante. “Por otra parte, es necesario ofrecer a los consumidores una sustancia bien testeada en términos analíticos y que las personas conozcan cuáles son las dosis adecuadas, tanto para los efectos terapéuticos como para los efectos recreativos”.

La conferencia del experto español, que se realizó en el Salón de Actos del Hospital de Clínicas, con un auditorio, en su mayoría, compuesto por médicos y técnicos de la salud, se produjo en el marco del ciclo “Políticas sobre drogas y regulación de mercados, que con la participación de especialistas internacionales estuvo organizado por la Junta Nacional de Drogas, la Universidad de la República y la Fundación Friedrich Ebert Uruguay.

Ciclo de conferencias continuará en 2013

En el evento el secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND), Julio Calzada, señaló que el debate que tiene la sociedad uruguaya respecto al tema drogas debe producirse de la forma más informada posible. Por ese motivo, se desarrolló el ciclo “Políticas sobre drogas y regulación de mercados”, donde expertos brindaron visiones desde la medicina, las ciencias políticas y sociales.

Con el cierre de la conferencia “¿Cómo actúa el cannabis en nuestro cerebro?” se cumplió una primera fase que continuará en 2013, con el objetivo de brindar visiones a un tema complejo que no tiene soluciones sencillas.

Fuente Presidencia Uruguay

 

por -
1 3.049 vistas

Normalmente el cannabis y el THC son bien tolerados, no se conoce ninguna muerte atribuida a su consumo. La dosis letal media en ratas es de 800 a 1.900 mg. (dependiendo de la raza) por kilo de peso por vía oral y no se han registrado casos de muerte en estudios hecho sobre monos tras administrar dosis de hasta 9.000 mg. por kg. por vía oral.

Todos los posibles efectos secundarios son dosis dependiente. Cuando se usa de forma terapéutica, debe comenzarse con dosis bajas e ir incrementándolas lentamente hasta determinarse la dosis individual sin que aparezcan estos efectos indeseados.

Efectos secundarios agudos

Los efectos secundarios físicos más frecuentes son: sedación, euforia (“globo”), disforia, miedo a morir, sentimiento de pérdida de control, afectación de la memoria, alteración de la percepción del tiempo, depresión y alucinaciones. En el caso de que estos síntomas sean intensos, debe apartarse al paciente a un lugar donde se encuentre cómodo y tranquilizarlo hasta que pasen los efectos. Las funciones cognitivas y sicomotrices se ven atenuadas y se puede llegar a observar una discreta disminución de la capacidad psicomotriz hasta pasadas 24 horas de la administración de THC.

Otros efectos secundarios frecuentes descritos son sequedad de boca, alteración en los movimientos, relajación muscular, verborrea, taquicardia y en posición vertical hipotensión ortostática y ocasionalmente lipotimia (en este caso el paciente debe ser acostado), ya que en posición horizontal se detecta un leve aumento de la presión arterial. Otros efectos secundarios más raros son las nauseas y los dolores de cabeza.

Todos los efectos secundarios detectados son dosis dependiente y generalmente desaparecen en horas (ocasionalmente hasta 1-3 días) sin tratamiento específico.

Efectos secundarios en una terapia a largo plazo

Se ha descrito desarrollo de tolerancia para muchos de sus efectos, entre ellos los psíquicos, los problemas psicomotrices, el efecto sobre el corazón y la circulación, sobre el sistema hormonal, la presión intraocular y el efecto anti-emético. Tolerancia significa que los efectos decrecen con el tiempo durante el uso del cannabis y puede aparecer tras consumo repetido en el transcurso de varias semanas, a distintas dosis y según para los distintos efectos.

El cannabis posee potencial de adicción, la dependencia no debería ser un problema relevante en el caso de ser usado como medicamento pero no debería de darse síndrome de abstinencia. No se ha descrito dicho síndrome en pacientes que han sido tratados con THC durante mucho tiempo pero sí en su uso recreativo, consistente en síntomas psíquicos (ansiedad, irritabilidad, insomnio) y físicos ( salivación, diarrea).

Puede agravar el curso de una psicosis y en personas predispuestas puede acelerar o desencadenar la instauración de un cuadro psicótico.

Los cannabinoides pueden ejercer complejos efectos sobre las hormonas sexuales masculinas y femeninas, que no tienen relevancia a las bajas dosis empleadas como medicamento. Se han descrito ocasionales ciclos anovulatorios y deterioro de la producción de espermatozoides. En estudio en animales con altas dosis de THC ha producido una importante supresión de distintos mecanismos del sistema inmune, mientras que a bajas dosis puede producir tanto un efecto inmunosupresor como inmunoestimulador. El cannabis no acelera el curso del VIH/SIDA, aunque la administración crónica de THC puede ser perjudicial en otras situaciones de inmunodepresión individual.

Fuente IACM