LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "País Vasco"

País Vasco

0 268 vistas

El el País Vasco un juez de Vitoria duda de la legalidad constitucional de las multas por conducir vehículos con presencia de drogas en el organismo.

Las multas en España por este motivo de drogas en la conducción asciende a una sanción de 1000 euros y la retirada de seis puntos en el carnet de conducir. Aunque un Juez de Vitoria ha solicitado al Tribunal Constitucional que clarifique si esa medida es constitucional ya que entiende que existe discriminación por este motivo al no estar ilegalizada la actividad.

Esta solicitud al alto Tribunal por un juez llega después de un recurso interpuesto al contencioso administrativo por un conductor que dio positivo en cannabis y anfetamina. El recurso cuestiona la legalidad del artículo 14 de la LTSV (Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial).

El articulo 14 de la LTSV dice que no puede circular “el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción”.

Duda polémica de la Ley

La cuestión polémica llegaría porque en los controles de drogas de carretera no se estudia la falta de “diligencia, precaución y no distracción” ni tan siquiera la concentración de la sustancia en la sangre. También, el juez entiende que existe discriminación entre los que conducen pudiendo demostrar que se les ha sido recetado por un facultativo y los que no. Es decir, por tener rastros de la sustancias en su organismo no tienen porque verse mermados automáticamente en sus facultades para conducir. La presencia de drogas en sangre no determina cuando ha sido consumida esa sustancia, sabiendo que el rastro de algunas de ellas pueden encontrase días y semanas después de su consumo sin ya tener efectos en la conducción de vehículos.

Medida preventiva

El consumo privado y “no publico” de ciertas sustancias no es ilegal y esta cuestión llevaría a que la LTSV se utilizase para “erradicar una conducta no prohibida, desvinculada del objeto de la ley (la seguridad vial)”. Acentuando en lo ya indicado con anterioridad, la no demostración de que el consumo produce efectos nocivos para conducir y que solo la presencia en organismo de sustancias es multable, sirviendo de medida disuasoria de la actividad que dentro de los limites de la legalidad, no esta penalizada.

1 207 vistas

El tribunal desestima el recurso de la Abogada del Estado, al entender que la ordenanza solo regula la ubicación de los locales y las condiciones que deben cumplirPais

El alcalde de Donostia/San Sebastián, Eneko Goia, ha informado que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha avalado la ordenanza reguladora de la ubicación de clubs sociales de cannabis. De este modo, el tribunal ha desestimado el recurso de la Abogada del Estado, al entender que dicha ordenanza municipal no está regulando, ni legalizando los clubs sociales, ni tampoco el cultivo, comercialización, importación y exportación, distribución o consumo de cannabis.

Según la sentencia remitida al Ayuntamiento, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco estima que la ordenanza solo regula la ubicación de los clubes y las condiciones que deben cumplir dichos locales en los que se realiza el ejercicio de su actividad.

El alcalde de Donostia/San Sebastián se ha congratulado por la sentencia favorable al Ayuntamiento, “puesto que la autonomía municipal que tantas veces hemos visto afectada en este caso viene a ser reforzada. Además, el Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián ha sido pionero al hacer esta regulación y referente, ya que otros muchos municipios del Estado – alrededor de 40 –, como por ejemplo Barcelona, han utilizado la ordenanza como ejemplo para regular este tipo de locales”.

0 268 vistas

La Cámara vasca pide al Gobierno español que se avance claramente en la regulación del consumo responsable de la marihuana y critica la marcha atrás en este campo que han supuesto las últimas sentencias del Tribunal Supremo en contra de las asociaciones o clubes de cannabis en el País Vasco.

Los Partidos vascos PNV, EH Bildu y el PSE-EE presentaron una proposición no de ley en el Parlamento Vasco que fue aprobada y que instaba al Gobierno de España y a la Administración de Justicia a avanzar en la reglamentación e interpreración jurídica para poder progresar a regulación del consumo de cannabis como ya están haciendo varios países.

El Parlamento Vasco defiende una solución regulada para las asociaciones o clubes de marihuana que según la Ley de Adicciones vasca aprobada este mes de abril, pueden quedar legalmente constituidos en el territorio autónomo. Tanto es así, que el texto recién aprobado invita a estos clubes/asociaciones ya existentes, que mientras no se tenga una regulación explicita se “establezcan mecanismos de autorregulación, buenas prácticas y se colabore con la Administración”

Los partidos firmantes también recordaron que estos clubes están en funcionamiento desde hace tiempo en el País Vasco y de una forma ya están autorregulando de una forma “ordenada y responsable” el consumo de cannabis.

También han recordado que muchos países y territorios de Estados Unidos ya están comenzando a regular el consumo de cannabis, además de censurar las últimas sentencias del Tribunal Supremo en contra los responsables de varios clubes de cannabis vascos.

El parlamentario del Partido Nacionalista Vasco Luis Javier Tellería recalcó que no se estaba negando los posibles efectos nocivos de la marihuana, pero que pueda ser perjudicial no quiere decir que se justifique su prohibición y puso como ejemplo el consumo del alcohol.

En voces de varios interlocutores políticos también se pidió que el Gobierno Español no recurriese la Ley de Adicciones vasca, que se den pasos firmes en la dirección de la regulación y que el texto aprobado por la Cámara defiende los derechos civiles, libertades individuales, y busca dar la máxima seguridad jurídica además de proteger la salud.

Solo el representante del Partido Popular puso el acento en la “complejidad y riesgo” de regular la compraventa de marihuana y su cultivo.

0 1.165 vistas

En el País Vasco, la nueva normativa abrirá las puertas a los clubes de cannabis, restringirá el uso del “vapeo” como el del tabaco y se prohibirá totalmente el consumo de alcohol en la vía publica. El Gobierno autónomo presenta una Ley de adicciones restrictiva con el alcohol y el tabaco y reguladora de los locales en forma de club o asociación de cannabis.

Estas serán algunas de las novedades de la Ley de adicciones que ha presentado el Consejero vasco de Salud, Jon Darpón, y que será remitida al parlamento vasco para su debate y aprobación.

A la pregunta de los periodistas al Consejero de Salud sobre si en los locales o clubes de cannabis se permitirá el consumo de marihuana pero no el de tabaco, el político a contestado afirmativamente a está cuestión. Es más, ha argumentado que “desde el punto de vista científico los efectos a largo plazo del cannabis y del tabaco son completamente distintos”.

Con este texto propuesto por el Consejero de Salud del Gobierno autónomo el Parlamento Vasco quiere que se sigan sus recomendaciones para regular estos clubes de consumo de cannabis que ya están afincados en el País Vasco y que buscan salir de un estatus de alegalidad.

Parlamentos autónomos como el Navarro y el catalán también está estudiando el aprobar normas de regulación de estos clubes de usuarios de marihuana que cada vez sosn mas numerosos en los territorios.

Varios ayuntamientos también están en el mismo camino y posiblemente en los próximos meses vamos a ver muchas más casas consistoriales en esta dirección.

0 754 vistas

Insta al Gobierno que incluya estas agrupaciones en la Ley vasca de Adicciones. Quiere soporte legal al cultivo para el consumo colectivo de las personas asociadas. PNV, EH Bildu y PSE-EE abogan por dar pasos a la existencia legal.

El Parlamento Vasco ha instado al Gobierno autonómico a regular la actividad de los clubes de cannabis en la futura Ley vasca de Adicciones y a dar soporte legal al cultivo para el consumo colectivo de las personas asociadas.

La Cámara vasca ha puesto fin a dos años de trabajo de la ponencia que ha estudiado una solución regulada a estos clubes con la aprobación de unas recomendaciones que, a juicio del PNV, “situarán a Euskadi a la cabeza de la regularización de estos locales”.

El PP ha sido el único grupo que se ha apeado del grueso de las recomendaciones y conclusiones aprobadas, ya que entiende que ni la Comunidad Autónoma Vasca tiene competencias para regular esta cuestión, ni el Parlamento Vasco puede ofrecer una solución normativa para las asociaciones de cannabis.

Por contra, PNV, EH Bildu y PSE-EE han abogado por ir dando pasos jurídicos hacia la existencia legal no conflictiva de los clubes de cannabis y han instado al Gobierno vasco “a avanzar en un sistema propio que ofrezca garantías y seguridad jurídica” a estas asociaciones, así como a abordar “los desarrollos normativos que contribuyan a dar una solución a la citada actividad”.

El parlamentario del PNV Luis Javier Tellería ha opinado que el margen de maniobra del Gobierno vasco en este sentido es “estrecho” pero ha dicho que “ha llegado el momento de dar pasos hacia la legalización” de estas asociaciones, que actualmente se mueven en la alegalidad.

En las recomendaciones consensuadas por PNV, EH Bildu y PSE-EE se contempla que, mientras no exista dicha regulación, las asociaciones de cannabis de Euskadi deberían establecer sus propios mecanismos de autorregulación y buenas prácticas.

Asimismo, se prevé que los usos terapéuticos y/o sanitarios deberán quedar excluidos del ámbito de estas asociaciones, que en los últimos años se han convertido “en una realidad cotidiana” ya que cada vez son más numerosas.

Uno de los argumentos para pedir la regulación de estos clubes es el respeto a la libertad individual y a los derechos de los consumidores.

En este sentido, se considera necesaria una reflexión sobre nuevos modelos de regulación jurídico-administrativa que permitan un consumo informado, libre, responsable y sometido a sistemas de control por las administraciones públicas.

También se destaca de los clubes sociales de cannabis el respeto que promueven de las libertades individuales pero sin dejar de lado la protección de la salud, lo que minimiza los riesgos del consumo de esta sustancia.

Por todo ello, se emplaza al Gobierno de España a revisar la normativa con el objeto de dar a estas asociaciones un soporte legal y evitar así la inseguridad jurídica en la que se encuentran, petición que ha sido apoyada también por el PP.

“No puede ser que Irun (Gipuzkoa) acoja una feria sobre marihuana y que, a escasos 10 kilómetros, en Oiartzun, se destruya una plantación de un club social de cannabis por instrucción de un fiscal”, ha advertido Tellería durante el debate en comisión.

Asimismo, el texto aprobado pide a las administraciones competentes que intensifiquen los esfuerzos públicos en campañas para limitar el consumo de esta sustancia, con especial atención a los menores de edad.

Iñaki Lazarobaster (EH Bildu) ha reconocido que a su grupo le habría gustado mayor concreción y ambición en las recomendaciones aprobadas pero ha dado prioridad a la existencia de “un consenso amplio en torno a unos mínimos”.

Txaro Sarasúa (PSE-EE) ha afirmado que en el País Vasco hay más de 50 asociaciones destinadas al autocultivo de cannabis (el triple que hace tres años) y ha opinado que son una realidad que debe regularse dentro de un marco de derechos y obligaciones.

Carmelo Barrio (PP) ha apuntado que no existe evidencia científica como para considerar que los clubes sociales de cannabis puedan ser centros orientados a la reducción de daños, ya que son lugares de consumo y de comercialización de esta sustancia.

En una nota, Gorka Maneiro (UPyD) ha pedido ir más allá y afrontar el debate legislativo sobre la despenalización y regulación segura del consumo de derivados del cannabis, y de su cultivo, producción y venta. Fuente

0 1.798 vistas

 

El anteproyecto de ley de adicciones del Gobierno vasco reconoce su existencia

El Gobierno vasco plantea que la futura ley de adicciones contemple al menos la existencia de los clubes sociales de cannabis, aunque pospone su regulación a una legislación posterior.

Según el consejero de Salud, Jon Darpon, la ley pretende reconocer en un primer paso hacía su cobertura legal a las asociaciones cannábicas conocidas como clubes sociales de cannabis, mediante el “reconocimiento de entidades legalmente registradas, sin ánimo de lucro, constituidas por personas mayores de edad y consumidoras de cannabis”.

En todo caso, Darpón ha adelantado que “su reglamentación se desarrollará en una legislación posterior”, sin aportar más detalles.

 

Fuente Cadena Ser

 

0 554 vistas

En Urretxu existe desde 2010, un Club Social de Cannabis, en la calle Labeaga que se mueve entre la curiosidad y el desconocimiento de cómo y cuál es su funcionamiento. Con el ánimo de explicar un poco en qué consiste esta actividad, nos hemos reunido con dos de sus responsables, su presidente, Gregorio Sancho Marchena, y el secretario, Gaspar Gezalaga, quienes recuerdan que la iniciativa surgió al ver la necesidad por parte de los vecinos que consumían esta sustancia de protegerse ante el mercado negro. Convocaron una asamblea que originó la creación del C.S.C. entidad inspirada en alguna existente en Donostia y pionera.

Despenalización

Este tipo de asociaciones practican el acuerdo de consumo compartido, una figura que protege el Tribunal Supremo y se encuentra despenalizado desde los años 70. Lo que se persigue es el tráfico que está tipificado en el artº.368 del Código Penal.

Tomaron la idea que inspiraba la jurisprudencia del Tribunal Supremo adaptándola a un marco administrativo y constando en el Registro del País Vasco.

Reconocen en el club de Urretxu que los inicios no fueron fáciles pues tanto el mercado negro como la administración han estado muy encima. El proyecto ha ido avanzando en estos 4 años, rompiendo esquemas, en busca de una regulación necesaria, «es inevitable -afirma Gregorio- que se hayan producido situaciones incómodas tanto por parte de la sociedad que no lo veía ni regulado, ni lícito, como por parte de los estamentos responsables de velar por la legalidad, en cuatro años, la situación ha ido viéndose con más naturalidad, la gente sabe que esta sede social es para consumidores de cannabis y que hay un proceso de regularización en marcha».

Federados

En junio de 2011, junto con otros once clubes formaron una federación denominada Eusfac, Federación de Asociaciones de Usuarios de Cannabis de Euskadi, de la que actualmente es presidente Gregorio Sancho.

Eusfac se planteó tres objetivos: 1º.- Regulación en el País Vasco con Gobierno y Parlamento. Se ha avanzado en ello y se busca consolidar el sistema de regulación a través de la Ley de Adicciones y su reglamento; 2.- Establecer un sistema propio de autorregulación con sus derechos, obligaciones y limitaciones; 3.- En la medida de lo posible que la actividad revierta en la sociedad por la vía terapéutica y por la vía de agentes sociales en la labor de prevención de riesgos.

La federación igualmente puede aportar su experiencia a nivel internacional comparando otros modelos que actualmente se están generando como los de Washington, Colorado, Londres,.

Para ser socio hay que tener más de 21 años, contar con el aval de un socio que te apadrina y que certifica que eres consumidor previo de cannabis y que te comprometes a no hacer apología del consumo, ni a distribuirlo a terceras personas.

Ha de tratarse de un consumo personal e intransferible; cada socio se compromete, mediante la realización de un consumo compartido, a no solicitar más de 2 gramos diarios, 14 semanales o 720 gramos anuales.

Cada socio hace una estimación firmada de lo que va a ser su consumo en el ciclo de un año, dentro de los parámetros tolerados y hace una aportación económica para sostener los gastos derivados de ese consumo, además de los gastos que sostienen la actividad que se declara ajena al ánimo de lucro.

¿En que se beneficia?

Enseguida podemos pensar que para eso no es necesario acudir a un club de cannabis, él solo puede proporcionárselo.

Gregorio afirma que «lo que gana no tiene precio, una protección y una cobertura segura que le evitan ir al mercado negro, al ilegal. La Administración también empieza a comprender que se está ofreciendo un blindaje a ese consumidor, evitándole acudir a un mercado negro con los riesgos que ello comporta, conviviendo con otras drogas y con otros consumidores y una conflictividad muy alta».

«Además -continúa explicando- lo que el socio va a consumir no está ni adulterado, ni desviado de su proceso natural, porque la asociación lleva personalmente el seguimiento de una producción ajustada y con calidad, eliminamos el riesgo de un mercado negro; procuramos un producto de buena calidad y en precio justo; y, en fin, solo estamos centrados en cannabis, ninguna otra droga más».

Cuando el club conoce las previsiones de sus asociados, entra en canción la figura del perito agrónomo, quien con la estimación y el histórico del año anterior calcula una media y establece el diseño de cultivo y el número de plantas. El club ejecutará lo establecido por el perito, realizando el cultivo compartido y se plantea una producción sujeta más o menos a lo que puede tener de desvío por razones como climatología, plaga, etcétera. Al llegar octubre se recoge la cosecha que será debidamente custodiada. La sede social será donde se dispensará en la cantidad necesaria, día a día, no existiendo stock y llevando un control de consumos informatizado.

El socio asume que la previsión puede verse alterada a la baja en la producción. En caso de darse un menor consumo de lo previsto, no puede crear stock, sino que se deriva a fines terapéuticos o elaboración de productos como tintas.

Iniciativa privada

Gregorio apuntaba el paralelismo con las sociedades gastronómicas. «En realidad son sociedades privadas que dan servicio a sus socios, a las que entras por recomendación de un padrino cerrándose el circulo ahí y no se puede abrir a la calle».

«Destinado -continúa diciendo- para un grupo determinado de consumidores habituales que se conocen y se someten a una previsión de consumo autogestionado, controlado y con garantía de calidad, precio y seguridad personal».

En 2013 fueron recibidos por la alcaldesa de Urretxu, Oihane Zabaleta y pudieron explicar su proyecto, sacando una grata impresión de sus valoraciones.

Consultada a este efecto la Alcaldía nos afirmó que «a nuestro parecer los clubes sociales de cannabis son organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan para que cualquier usuario pueda acceder al cannabis de forma segura, respetando sus derechos y alejándolo del peligroso mercado negro. Como propuesta pensamos que deberíamos de trabajar conjuntamente con el club y los centros escolares y asociaciones de jóvenes sobre las bases de la prevención, formación, salud y reducción de riesgos».

Fuente DiarioVasco

1 635 vistas

La Federación de Asociaciones de Usuarios de Cannabis de Euskadi (Eusfac) opina que la propuesta de ordenanza municipal para regularizar la actividad de estas entidades en San Sebastián demuestra que con “voluntad política” se puede abordar una regulación normativa para esta “realidad social”.

La iniciativa del gobierno donostiarra de Bildu ha sido calificada de “muy positiva” por los responsables del gabinete jurídico de Eusfac, Iker Val y Aitor Brion, quienes han asegurado, en una rueda de prensa ofrecida en el propio Ayuntamiento, que la ordenanza plantea “una regulación urbanística cumplible” que, de aprobarse, se convertirá en pionera en el País Vasco.

Val ha felicitado al gobierno local tanto por el contenido de la propia ordenanza como por el informe jurídico que la sustenta, así como por “los objetivos de prevención” en los que está inspirada y la base jurídica en la que se fundamenta, “aplicable dentro de la legalidad vigente”.

Es además, según Val, “una ordenanza política que manda una señal muy clara” a instituciones como el Gobierno y el Parlamento vascos, en el sentido de que “sí hay competencias y ámbitos de regulación” para una “realidad social” que afecta a unas 200.000 personas, que son las que Eusfac calcula que consumen habitualmente cannabis en Euskadi, unas 15.000 de ellas en la capital guipuzcoana.

El responsable de Eusfac ha recordado que la propuesta de regulación del Ayuntamiento de San Sebastián se ciñe a su marco competencial y “no entra” en lo relativo al “abastecimiento o los cultivos” de las asociaciones de usuarios, porque son cuestiones que corresponden a las instituciones autonómicas.

Aitor Brion ha añadido que el ejecutivo local “ha aportado un granito de arena al proceso de construcción normativa” y el Gobierno Vasco debe “hacer lo propio” con la Ley de Adicciones y Prevención, al igual que el Parlamento autonómico con el dictamen de la Ponencia que estudia una solución regulada para los clubes sociales de cannabis. De todo ello, ha proclamado, “podrá salir una normativa reguladora de los derechos y obligaciones” de estos colectivos.

Los responsables de Eusfac han reconocido que se trata de “un fenómeno muy complejo” que plantea numerosas contradicciones y dificultades “de encaje legal”, pero que debe afrontarse para dar respuesta a una realidad que existe y que está asumida socialmente.

Han asegurado que “regular es una manera de controlar” con un fin no coercitivo sino de “integración en la sociedad” y “cumplimiento de unos principios básicos de un estado democrático y de derecho”.

La ordenanza municipal propuesta en San Sebastián supone, a su juicio, “una invitación a los colectivos a regularizarse”, y a asumir “unos mínimos” como contar con licencia de actividad, estar inscritos en el registro de asociaciones o asumir “unas buenas prácticas” en el desarrollo de la actividad, para lo que esta federación de usuarios ya tiene un borrador de guía, elaborada por el Instituto Vasco de Criminología de la UPV-EHU, que ofrecen como “herramienta complementaria” a la regulación normativa.

Brion ha hecho un llamamiento a “todos” los partidos políticos del Ayuntamiento de San Sebastián para que afronten “con normalidad” el debate y la negociación sobre esta ordenanza, con el fin de que pueda alcanzarse el consenso necesario para su aprobación en pleno.

Eusfac agrupa a medio centenar de colectivos de usuarios de cannabis de Euskadi, con unos 10.000 asociados, entre los que sólo están 5 de los 21 existentes en San Sebastián, aunque sí los más grandes, con cerca de 400 miembros.

Han recordado que esto es debido a que sus “criterios de admisión” son muy estrictos e incluyen exigencias a las asociaciones federadas como contar con licencias de actividad, seguros de responsabilidad civil o que sus miembros superen los 21 años.

Fuente ABC

1 474 vistas

Bilbao.- Expertos médicos comparecen hoy en la comisión del Parlamento que analiza su regularización

Los consumidores creen urgente que se dicte un marco legal para no sufrir inseguridad jurídica.

La comisión del Parlamento Vasco que pretende regular los clubes de cannabis retoma hoy su actividad con la comparecencia de la jefa de psiquiatría del Hospital Santiago Apóstol, Ana González Pinto, el doctor Guillermo López Vivanco y el médico de salud pública Joseba Zabala Galán. Ellos aportarán la opinión científica sobre el consumo de cannabis. En la CAV existen más de setenta clubes de estas características que agrupan a más de diez mil consumidores. Asociaciones que, pese a basarse en el autocultivo para el consumo propio, denuncian serios problemas de inseguridad jurídica.

Martín Barriuso, de la Federación de Asociaciones de personas usuarias de cannabis (FAC), asegura que algunos de estos clubes reúnen a cientos de miembros y otros apenas aglutinan a una cincuentena. “Pero hay que tener en cuenta que la mayor parte de la gente consume de forma individual y no está integrada en ninguna asociación. Inscritas con la denominación de cannabis o cáñamo hay setenta, pero habría que ver si todas ellas están en pleno funcionamiento”, especifica.

Para evaluar la necesidad de esta regularización y arrojar luz sobre este tema, sesenta expertos intervendrán en la Cámara vasca -algunos han pasado ya- con el objetivo de aprobar un marco jurídico que permita a las asociaciones de cannabis actuar con normalidad. Y es que el reglamento vasco organizaría el funcionamiento de aquellas asociaciones de usuarios que cultivan hachís para sus miembros.

Después de estar paralizada un tiempo a raíz de las elecciones autonómicas de 2012, la comisión retomó en octubre la actividad. La semana pasada, los parlamentarios escucharon la opinión, entre otros, de Juan Luis Ibarra, presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, quien manifestó que no veía obligación legal en regular el consumo compartido de cannabis a pesar de que dicho consumo no sea un delito. No obstante, precisó “que eso no supone que sea un derecho subjetivo”, es decir, que sea un derecho que pueda reclamarse ante los tribunales.

Sin embargo, desde los clubes, se reivindica la regulación como una necesidad. “La situación de inseguridad es absoluta, no podemos seguir así. Por ejemplo como ocurrió el otro día, en que la Ertzaintza intervino un cultivo donde habían estado los parlamentarios de visita oficial”, afirma Barriuso. “O que yo mismo, y otros dos compañeros, nos enfrentemos a seis años de cárcel y nos hayan puesto un millón de euros de fianza por pertenecer a una asociación que ya ha sido declarada legal dos veces. Exigimos una regulación. Lo que no puede ser es que dependamos del criterio o del humor que tenga ese día el juez o el policía de turno”, subraya. “Cualquier avance será positivo pero donde hay que cambiar la ley es en Madrid, modificando el Código Penal y la Ley de estupefacientes para tener un marco legal claro”, refuerza.

El fenómeno de los clubes de cannabis es cada vez más acusado. A juicio de los fumadores, cada día la presión policial y judicial es mayor y lo que es peor, la normativa está llena de contradicciones. El consumo no es ilegal, el tráfico está prohibido, llevar cannabis encima no está permitido, en los clubes se puede consumir… un laberinto que solo un reglamento podría resolver.

La Generalitat catalana está siguiendo los mismos pasos que el Gobierno vasco con el objetivo de consensuar una propuesta que tiene que servir para poner orden y regularizar un sector que, en los últimos años, ha crecido con mucha fuerza. Según el Gobierno catalán y las propias asociaciones, en Catalunya puede haber unos 300 clubes de cannabis que agrupan a más de 50.000 consumidores.

Fuente Deia

0 270 vistas

Regulación de los clubes de cannabis

-La legislación no prohíbe los clubes de consumo, indica el presidente del TSJPV-

-El viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga, asegura que la Ertzaintza se limita a cumplir con sus funciones al actuar contra plantaciones de marihuana

-El Parlamento Vasco estudia la regulación del cannabis en una ponencia

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Juan Luis Ibarra, ha manifestado hoy ante la ponencia que en el Parlamento Vasco estudia la regulación de los clubes de consumo de cannabis que “el consumo compartido en pequeñas cantidades no es delito”. Sin embargo, ha puntualizado quetampoco hay una “obligación” legal de que la Cámara abra la puerta a legalizar la posición de estas asociaciones.

“Hay una jurisprudencia ya consolidada de que el consumo colectivo con cantidades propias de autoconsumo no está penalizado, pero eso no quiere decir que exista derecho a hacerlo, sino que eso no es delito”, ha indicado Ibarra ante los medios de comunicación. En todo caso, ha incidido, el consumo en clubes “debe estar intervenido por la Administración”. Como ejemplo para aclarar la compleja de esta situación jurídica ha hablado de los comercios: no es delito abrir un negocio, pero no hay posibilidad de hacerlo sin un permiso administrativa y tras reunir unos requisitos.

En el mismo foro ha participado hoy el viceconsejero de Seguridad, Josu Zubiaga. Lo ha hecho después de que la Ertzaintza, como otros cuerpos policiales, haya recibido numerosas críticas por lasrepetidas operaciones contra plantaciones de marihuana ocurridas en las últimas semanas coincidiendo con la época de floración del cáñamo. En algunas de ellas los agentes han decomisado, precisamente, el material de los clubes de cannabis.

Para Zubiaga, la Ertzaintza no es quien “criminaliza” a estos consumidores, sino que se limita a aplicar la legislación y la “interpretación” que de ella hacen los jueces. Ibarra ha dicho también que jueces, fiscales y policías están obligados a “perseguir a los delincuentes”.

El tercer compareciente de la jornada,Xaquín Acosta, asesor de clubes de cannabis, ha explicado que sí hay que abordar una regularización de los clubes de consumo, aunque ha admitido que es muy importante tasar, por ejemplo, el volumen de producción de marihuana para evitar que los excedentes sean introducidos en el comercio ilegal.

El Parlamento Vasco pretende escuchar a un total de 60 expertos o profesionales antes de tomar la decisión de si regula o no los clubes de consumo de cannabis. No se trata de legalizar la marihuana, ya que ésa es una competencia del Estado.

De momento, las opiniones recabadas son diversas. Las asociaciones defienden su derecho al “autoconsumo” y han criticado que mientras el Parlamento debate su futuro la Policía continúe actuando contra ellas. De hecho, la Fiscalía ha pedido 6 años de cárcel por tráfico de drogas para el presidente de la Federación de Asociaciones Cannábicas, Martín Barriuso, porque entiende que distribuye a terceros las plantas del club.

El experto médico Miguel Gutiérrez, sin embargo, manifestó otro punto de vista muy distinto. Desde su experiencia al haber atendido a jóvenes que han abusado de las drogas, sentenció: “[Los médicos] No tenemos ninguna oposición a la creación de clubes de cannabis, pero sí nos preocupa extraordinariamente que se proyecte una imagen del consumo de marihuana como algo inofensivo que no atenta gravemente contra la salud. Eso es incierto”.

Publicado en El Mundo

0 149 vistas

En el País Vasco existen 72 asociaciones registradas, 54 de ellas operativas, con cerca de 10.000 usuarios con fines lúdicos y terapéuticos 

«Queremos dejar de parecer criminales y que no se nos estigmatice». Las operaciones policiales en plantaciones de marihuana realizadas en los últimos días en Gipuzkoa ha vuelto a poner el foco en la realidad de las asociaciones de usuarios de cannabis. Son clubes de consumo de marihuana con fines lúdicos, pero también con objetivos terapéuticos, que se mueven en una especie de limbo legal, en el que corren el riesgo de ser imputados por delitos contra la salud o por tráfico de drogas. Por este motivo, reclaman que «de una vez por todas» se acometa «una regulación integral» para que los usuarios «dejen de sentirse criminalizados», asegura Iker Val, presidente de la federación vasca de cannabis, Eusfac. Precisamente, esta semana, se retoma en el Parlamento Vasco la ponencia para buscar una solución regulada de la actividad de las asociaciones.

Esa es la reivindicación que persiguen los alrededor de 10.000 usuarios que forman parte de los clubes de cannabis repartidos por todo Euskadi. Según los datos oficiales, existen 72 asociaciones, si bien 50 estarían operativas (34 en Gipuzkoa, 12 en Araba y 6 en Bizkaia).

Una de ellas, la más importante en cuanto a volumen de usuarios aunque de reciente creación, se encuentra en Zarautz. The Weed Club es una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a 900 asociados. Por tener, tienen hasta consulta médica. «Somos el único club de toda España que cuenta con un médico en plantilla, que atiende a las personas que buscan fines terapéuticos», explica Mikel Larrañaga, presidente de la asociación. La sede del club está en Zarautz, si bien la plantación, con 360 ejemplares adultos, se ubica en otro municipio.

Según explica Larrañaga, «actualmente nada está regulado. Las asociaciones nos basamos en una autorregulación. Es una situación de vació legal. Los clubes son legales pero los cultivos están en un limbo legal y también es ilegal el transporte. Por eso es necesaria una regulación total para que los usuarios de los clubes dejen de estar estigmatizados. Si las asociaciones son legales, creemos que se debería regular todo el entorno».

También reivindica una regularización Iker Val, presidente de la federación vasca de cannabis, Eusfac, y de la asociación Ganjazz Art Club, creada hace 12 años. «Nosotros trabajamos en una propuesta de una ley vasca integral del cannabis que regule tanto el consumo individual, para dar pautas de cuántas plantas puede tener una persona, como la actividad de las asociaciones y colectivos que se agrupan para consumir cannabis respetando los parámetros del código penal y del consumo compartido. Además, apostamos por el acceso al cannabis medicinal de calidad a través de una empresa regulada por el Gobierno Vasco», afirma.

ganlogAsimismo, Ganjazz trabaja en «colaboración con el Instituto Vasco de Criminología en la elaboración de una guía de buenas prácticas para los clubes de cannabis».

Fuente Diario Vasco

0 340 vistas

elzo4El sociólogo Javier Elzo (foto) apoya regularizar los clubes de cannabis, pero avisa de que el mayor problema reside en el consumidor sin recursos que está «enganchado»

El sociólogo Javier Elzo propuso ayer que se suministre marihuana de forma «controlada y legal» a los consumidores sin recursos del País Vasco para erradicar la «marginalidad» de los colectivos «más indefensos» y también para atajar el «trapicheo». Elzo, que participó en una ponencia del Parlamento vasco sobre la regulación de los clubes de cannabis, asumió las reclamaciones de esas entidades y defendió su regularización en Euskadi. En una primera fase, se efectuaría a título experimental, y con posterioridad, y tras analizar las conclusiones de una comisión de expertos, mediante un estatus legal.

El catedrático emérito de Sociología de la Universidad de Deusto propugnó ambas medidas -la Fiscalía rechaza la actividad de los clubes- tras constatar que la represión policial y judicial contra las drogas «ha fracasado». Un hecho avalado por el elevado consumo de marihuana que, desde su punto de vista, se registra en Euskadi. Elzo recordó que en la comunidad autónoma había 28.000 fumadores habituales de cannabis en 2012, de los cuales 11.000 tenían entre 12 y 23 años, una cifra que calificó de «alarmante».

El sociólogo aseguró que en el País Vasco se fuman mucha más marihuana y hachís que en otras autonomías e, incluso, que en otros países de la Unión Europea. La razón es que ambas sustancias tienen una «aceptación social» entre los vascos que no se da con otros estupefacientes. Así se explica que los clubes sociales de marihuana estén más extendidos en la comunidad autónoma. «Euskadi ha sido mucho más liberal, permisiva en comportamientos privados con el consumo de cannabis, la justificación de la homosexualidad, del aborto e incluso de la eutanasia», indicó.

A la luz de esa realidad, y a pesar de apoyar las demandas de los clubes de cannabis, Javier Elzo previno contra el riesgo de que el País Vasco se convierta en una «pequeña Holanda», donde ya funcionan establecimientos similares. Reconoció que podría producirse un efecto llamada que convertiría Euskadi en una especie de «paraíso» de la marihuana.

El catedrático recalcó que su mayor preocupación son los pequeños consumidores que, además de estar «enganchados», sufren problemas de integración social y carecen de recursos económicos. A su modo de ver, es muy importante darles alguna salida, comprobando la calidad de lo que fuman y, sobre todo, evitando que «anden por ahí trapicheando». Por ello, sugirió facilitarles «el acceso legal y controlado» a la droga.

Un experimento

Respecto a los clubes de cannabis, el sociólogo de Deusto planteó a las autoridades la posibilidad de legalizarlos, «ad experimentum», durante seis o nueve meses. A continuación se crearía una comisión que elaboraría un informe sobre el funcionamiento de esos centros; por supuesto, siempre limitados a socios e invitados.

Elzo señaló que, en el plazo de seis meses, esa comisión formularía al Parlamento vasco una propuesta de estatus legal, aunque dejó claro que, en cualquier caso, esas entidades deben estar vetadas a los menores y su fin ha de ser recreativo y sin ánimo de lucro, descartándose «todo proselitismo e incitación al consumo».

1340962562_348677_1341076596_noticia_normal (1)Mientras la Cámara de Vitoria decide sobre esa cuestión, los clubes de cannabis acumulan ya veinte sentencias absolutorias de los tribunales. A la espera de nuevos pronunciamientos judiciales, las asociaciones reclaman de las administraciones que se pongan de acuerdo sobre su situación.

Precisamente, en las últimas fechas se han registrado varias operaciones de la Ertzaintza y la Guardia Civil contra plantaciones de marihuana propiedad de cooperativas. El presidente de la Federación de Asociaciones Cannábicas de Euskadi (Eusfac), Iker Val, ha aclarado que no se trata de una «caza de brujas». Simplemente, por estas fechas «acaban los ciclos de cultivo, y la propagación del olor facilita la localización de las plantaciones».

Fuente ElCorreo

0 410 vistas

La Federación de Asociaciones Cannábicas de Euskadi (EUSFAC) no cree que exista una “caza de brujas” contra los clubes sociales de consumo de esta sustancia sino que la falta de regulación genera contradicciones en una comunidad autónoma en la que estima que hay 100.000 consumidores habituales de esta droga.

El presidente y el abogado de esta entidad, Iker Val y Aitor Brión, respectivamente, han comparecido en una rueda de prensa en San Sebastián para lanzar un mensaje de “tranquilidad” y “calma” tras las noticias difundidas las últimas semanas que vinculan plantaciones de cannabis pertenecientes a cooperativas de consumidores con operaciones policiales, robos y detenciones.

Iker Val ha explicado que en esta época del año, que coincide con el fin de los ciclos de cultivo, es habitual que se produzca un repunte tanto en la intervención de cultivos por parte de la policía como en el robo de plantas debido a que la propagación del olor facilita la localización de las plantaciones.

No obstante, ha querido transmitir “calma”, ya que de los doce colectivos representados en esta federación vasca, ninguno ha sufrido este año ningún robo en sus cultivos, mientras que sólo uno, concretamente Ganjazz Art Club, ha sido objeto de una intervención policial, que se produjo el pasado miércoles, cuando la Ertzaintza intervino una plantación en un caserío de Oiartzun (Gipuzkoa).

Estos datos avalan, a su juicio, que “no hay una caza de brujas” contra estos clubes sociales de consumo de cannabis en Euskadi, donde existen 72 colectivos inscritos en el registro de asociaciones del departamento de Justicia, aunque se calcula que hay unos 55 realmente operativos.

Iker Val cree que la ausencia de “una regulación clara y concreta” provoca “situaciones contradictorias” que, en este caso, afectan a “asociaciones con estatutos registrados y aprobados por el departamento de Justicia” del Gobierno Vasco.

Val ha asegurado que “está demostrado” que en los lugares en los que existe un club social de consumo de esta sustancia estupefaciente “disminuye la delincuencia y el trapicheo de cannabis a menores”.

solucion-problemas(1)Ha querido dejar claro que estos clubes “no son el problema” sino “parte de la solución” y ha señalado que, según sus datos, Euskadi alberga cada año más de 10.000 cultivos de cannabis, de los cuales la mayoría son para autoconsumo, unos cincuenta de asociaciones para abastecerse en circuito cerrado y unos mil para el “narcotráfico” y las “redes ilícitas” que actúan con “impunidad”.

Fuente DiarioVasco

2 467 vistas

Vasco_al_fresco-1País Vasco, España.- cada vez es menor el porcentaje de consumidores primerizos o experimentales de sustancias estupefacientes que continúan haciendo uso regular de las mismas con posterioridad. Al mismo tiempo cada vez es mayor la tasa de consumidores que el pasado fueron habituales, pero que decidieron abandonar un día el alcohol, el tabaco o las drogas ilegales.

Las caídas del consumo más importantes en términos relativos se localizan en las drogas ilegales. El consumo de cannabis, sustancia ilegal más extendida, ha visto reducido en casi un 36% si se incluyen aquellos que recurren a la marihuana de forma diaria, semanal o mensual: estos tres grupos concentran el 8,8% de la población (1,7%, 2,8% y 4,3%, respectivamente) frente al 14% que sumaban en 2010.

Atrás quedó el boom de mediados de la pasada década cuando este porcentaje superó el 20% (11% entre consumidores diarios y semanales). No se puede minusvalorar, pese a todo, que ese 1,7% de consumidores diarios de cannabis representan en números absolutos a 28.000 personas.

Información completa ElPais

0 481 vistas

El Parlamento Vasco volverá a intentar regular esta legislatura la actividad de los clubes sociales de cannabis en Euskadi a través de una ponencia específica que se pondrá en marcha antes del verano y que recuperará los trabajos de la legislatura anterior que quedaron inacabados.

La Comisión de Salud y Consumo ha aprobado hoy por unanimidad de los grupos, salvo UPyD que no estaba, la constitución de una ponencia que dé continuidad a los trabajos que comenzaron en la anterior legislatura para buscar una solución regulada a la actividad de estos clubes.

Carmelo Barrio (PP) ha sido quien ha propuesto recuperar los “interesantes” trabajos de la pasada legislatura en torno a esta ponencia y analizar también el consumo del cannabis con la presencia de más expertos, científicos y representantes sociales.

En la legislatura anterior comparecieron 12 expertos, entre ellos el delegado del Gobierno central para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín, quien opinó que el Parlamento y el Ejecutivo vascos tienen “muy poco” margen de maniobra para poder legislar sobre los clubes de cannabis, si éstos se dedican al cultivo colectivo de drogas.

No obstante, sí que consideró que es posible adecuar espacios de carácter privado en los que las personas puedan consumir cannabis con las restricciones jurídicas correspondientes.

En lugar de la iniciativa del PP, que PNV, EH Bildu y PSE-EE han considerado demasiado genérica, estos grupos han aprobado con el apoyo también del PP una enmienda a la totalidad en la que tratan de poner una fecha a la constitución de la ponencia y dicen que deberá constituirse durante el primer período de sesiones, es decir, antes del verano.

Asimismo, la iniciativa plantea que los trabajos que se retomen deben ir dirigidos a buscar una solución regulada de la actividad de los denominados clubes sociales de cannabis.

Luis Javier Telleria (PNV) ha opinado que los trabajos de la ponencia deberían concluir esta legislatura con el fin de que se pueda legislar “algo que hoy por hoy es alegal”.

Todos los grupos de la Cámara apoyaron la pasada legislatura la constitución de esta ponencia cuyo objetivo era definir un marco jurídico que regule la actividad de las asociaciones de usuarios de cannabis constituidas en Euskadi y corregir la situación de vacío legal en la que se mueven.

dsc0488tvEl objetivo inicial era buscar una regulación legislativa del cultivo de cannabis para consumo propio que tuviera en cuenta el respeto a la autonomía personal y el derecho de las personas no fumadoras, y que garantizase una información completa sobre las consecuencias en la salud de esta sustancia.

El País Vasco es una de las zonas de Europa con mayor uso de cannabis, una sustancia cuyo consumo individual no está sancionado, pero sí la venta y cultivo si está destinado al tráfico.

Fuente NoticiasdeGuipuzkoa

2 1.781 vistas

El País Vasco y mas concretamente Irún será la ciudad anfitriona de Expogrow, una novel feria sobre el cannabis  que quiere ser el escaparate del cannabis en el País vasco y que estará enfocada también al mercado cannabico francés.

Irún ciudad fronteriza con Francia será la sede de Expogrow desde el 14 al 16 de septiembre, un foro social y sobre el cultivo de cannabis internacional.

ExpoGrow   quiere hacer de este evento un “espacio de reflexión y un reto para la normalización” y para tal fin no se esta escatimando en imaginación y promoción.

Una docena de expertos. (Académicos, médicos, abogados, etc), intervendrán en las conferencias y mesas redondas sobre temas como: “. Cannabis y Salud” “El cannabis, la sociedad y sus derechos”

Entre las personas carismáticas que se esperan uno de ellos resalta, Steve De Angelo, un activista en favor de la marihuana que posee el mayor dispensario de marihuana medicinal de todo el mundoy con sede en California.

Esta feria y foro para  profesionales del sector del cultivo de cannabis  se celebrará en el Palacio de exposiciones de Ficoba de Irún, a unos pasos de la frontera con Francia (Hendaya).

La organización del evento cumplimentará con espacios culturales la cita y los conciertos que están programados para ese fin de semana y con motivo de Expogrow, van a ser sin duda también, otro de los alicientes de este gran encuentro sobre el cannabis.

2 621 vistas

«Es inaceptable mirar hacia otro lado: en Euskadi ya hay más de 70 asociaciones de consumidores» 

El Gobierno Vasco está preparando la Ley de Adicciones, una norma llamada a ser polémica por los delicados asuntos que regula: pretende prohibir que se fume en estadios a cielo abierto y en vehículos con niños. También quiere impedir la entrada de menores solos a establecimientos donde se dispense alcohol, como bares y cafeterías, y restringir los horarios de venta de bebidas a comercios y supermercados. Además, vuelve a tocar un campo contra el que ya se estrelló anteriormente el Gobierno Vasco: la regulación de los clubes de consumidores de cannabis.

– ¿Cómo pretenden hacerlo?

– Queremos saber cuántos usuarios tienen esas asociaciones, qué producción manejan para el autoconsumo, verificar que no hay promoción de estas sustancias, que en ningún caso entren menores… Queremos regular un uso social que existe y es inaceptable mirar hacia otro lado. En Euskadi ya hay más de 70 asociaciones de este tipo.

– Pero el fiscal antidroga de la Audiencia Nacionalya advirtió que cualquier regulación de este tipo sería ilegal.

– Hay posiciones enfrentadas. Las opiniones académicas casi unánimemente están a favor de la regulación, y en el ámbito dela Justicia hay diversidad de posturas.

– ¿Cuál es la suya?

– Lo primero es hacer una distinción fundamental: no queremos legalizar el cannabis y sabemos que su tráfico, cultivo y consumo público está penalizado. Pero el mismo Código Penal despenaliza el consumo privado y el autocultivo, en base a lo cual proliferan las asociaciones de consumidores de cannabis. De hecho, en muchos casos ha habido jueces que se han posicionado contra determinados decomisos porque creen que están dentro de ese espacio que está despenalizado.

– ¿Hay un vacío legal?

– Sí, hay una situación de alegalidad donde proliferan estas asociaciones, y es aquí donde queremos entrar a regular.

– ¿En qué situación se encuentra esta normativa?

– A finales de año queremos enviar el borrador al Consejo de Gobierno para convertirlo en un proyecto de ley.

– Es decir, no va a dar tiempo a aprobar la norma en esta legislatura.

– Pero hay que tener en cuenta que el trabajo legislativo va más allá de cada legislatura. Estamos haciendo un trabajo técnico importante que irá más allá de ésta.

 Fuente DiarioVasco

 

2 353 vistas

El delegado del Gobierno español para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín, advirtió que el Parlamento y el Ejecutivo vascos tienen “muy poco” margen de maniobra para poder legislar sobre los clubes de cannabis, si éstos se dedican al cultivo colectivo de drogas.

Babín ha acudido hoy a la ponencia del Parlamento Vasco que analiza la posible regulación de estos clubes. Antes de su intervención en la misma ha manifestado, a preguntas de los periodistas, la opinión del Ejecutivo central al respecto.

En este sentido, ha considerado que si lo que se pretende es regular el cultivo, la recolección y la distribución del cannabis o sus derivados, a su juicio, “es absolutamente imposible” porque todas estas conductas son “ilícitos penales tipificados perfectamente, cuya regulación no cabe”.

Ha dejado claro que el Código Penal establece que el cultivo colectivo es un delito castigado con penas de cárcel porque se asimila legalmente al tráfico de drogas.

Por ello, Babín ha opinado que el margen de maniobra del Gobierno y el Parlamento Vasco para legislar sobre los clubes de cannabis es “muy poco” si la actividad de éstos pasa por el cultivo y la distribución.

No obstante, sí que ha recordado que es posible adecuar espacios de carácter privado en los que las personas puedan consumir cannabis con las restricciones jurídicas correspondientes.

Para este supuesto, los consumidores deben ser drogodependientes, estar identificados y reunirse en grupos reducidos para consumir de “manera esporádica”.

“Hablamos de algo enormemente restrictivo, lo cual es lógico si tenemos en cuenta que cualquier facilidad desde el punto de vista de la accesibilidad a las drogas acarrea inmediatamente un aumento del consumo y, por tanto, mayores cargas de enfermedad en la sociedad”, ha concluido.

 

Fuente Noticias de Gipuzkoa