Cannabis crudo, simplemente una maravilla de la naturaleza para nuestra salud

Macfoto

El cannabis crudo en nuestra dieta, es decir, en jugo o como parte de nuestra ensalada, es simplemente maravilloso para una buena salud.

La planta de cannabis tiene una historia de 5.000 años. No solo tiene un uso medicinal y recreativo, sino que es un elemento esencial de la dieta.

Todos los seres humanos nacen con un sistema cannabinoide (SEC) que se desarrolla durante la gestación. Este SEC gobierna la homeostasis en el cuerpo y regula otros sistemas como el inmunitario y el sistema nervioso central. Además de promover una respuesta inflamatoria saludable y mejorar la vitalidad celular.

El SEC responde a la interacción con los cannabinoides, tanto los producidos por nuestro cuerpo como por las plantas (fitocannabinoides).

Los médicos que apoyan el consumo de cannabis han argumentado durante mucho tiempo que el hecho de que tengamos un sistema endocannabinoide con más de 300 puntos de recepción, indica que nuestro cuerpo reconoce el cannabis, lo necesita, lo usa y nuestra salud es mejor con él.

“No hay otro producto botánico que tenga una composición química que refleje el sistema de cannabinoides endógeno y lo hable tanto como el cannabis”, dijo la Dra. Lakisha Jenkins, naturópata tradicional.

Un estudio de 2010, “The endocannabinoid system and its relevance for nutrition , supuso que: “Una señalización endocannabinoide desregulada está muy involucrada en trastornos de la alimentación, enfermedades cardiovasculares y patologías gastrointestinales, lo que sugiere que los medicamentos orientados hacia los endocannabinoides podrían ser terapias de próxima generación para tratarlos. condiciones en los humanos “.

El valor real del cannabis, además de como medicina es como parte del estilo de vida preventivo, según el Dr. William Courtney, un médico con sede en EEUU. especializado en cannabis crudo para la dieta.

Él cree que la capacidad del cannabis para curarse a nivel celular lo convierte en el “vegetal más importante del planeta”.

“El cannabis puede manipularse para convertirse en un medicamento después de que el cuerpo se haya estropeado”, dijo Courtney en una docuserie de YouTube, “pero en su mejor forma, es preventivo: prevenir el cáncer es mucho mejor que tratar de tratarlo”.

Contrariamente a lo que muchas personas creen, comer cannabis crudo no “coloca”. El THC no se encuentra realmente en la planta cruda de cannabis. Tanto el THC como el CBD están presentes en la planta de cannabis en bruto en una forma ácida (THC-A y CBD-A). Esta cadena de ácido unida a la molécula bloquea los receptores de cannabinoides que estimulan la psicoactividad si se consume como vegetal fresco.

Cuando se calienta el THC-A, se produce la descarboxilación, es cuando se convierte en THC. Entonces el consumo de estas moléculas hace que le cannabis sea narcótico.

El cannabis es la única planta que contiene THC (THC-A), aunque hay otras con un perfil de cannabinoides. El lúpulo, usado para hacer cerveza, es el más cercano en perfil al cannabis. Se ha sugerido que los cannabinoides son los que hacen que una cerveza fría sea tan satisfactoria.

Consumo de cannabis crudo

Si queremos obtener los máximos beneficios del cannabis crudo como suplemento dietético, se recomienda su jugo o picado fino e incluirlo en una ensalada. Las hojas, brotes, semillas y tallos pequeños pueden exprimirse obteniendo un elixir concentrado. También el aceite, tintura o capsulas de cannabis de espectro completo que contiene todos los cannabinoides.

El método de toma sublingual es de acción rápida y es controlable su medición, al ir gota a gota. La microdosis también es una buena forma de consumo para mitigar la psicoactividad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más Artículos
Estudio: Terpenoides de cannabis “Ejerce actividades antiinflamatorias y antinociceptivas”