NEWS

¿Cómo identificar si la marihuana está bien curada y almacenada?

diciembre 21, 2020, 8:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Existen diversas señales para saber si tu marihuana está bien curada y almacenada; conocerlas en este artículo.

El momento llego, luego de seis meses saliendo a tu patio o a tu azotea a regar, noche tras noche, es hora de cortar tus sabrosos cogollos.

Atrás quedó el esfuerzo del cultivador que, como un sensei, ha cuidado a su protegida de lluvias, vientos, y quizás granizos.

Pero el esfuerzo no termina: no querrás que todo ese trabajo sea arruinado en el momento final.

Un buen curado y un buen almacenado de tu hierba son pasos tan o más importantes que la siembra y el cultivo.

La marihuana puede tener una larga vida, aunque sólo si todas las condiciones adecuadas se cumplen.

Para poder disfrutar del cannabis en el tiempo y en perfectas condiciones, no sólo se debe cuidar cada proceso del ciclo de crecimiento y posteriormente de su cosecha.

También su almacenamiento debe ser el adecuado .

Si todas estas normas se cumplen, se podría disfrutar de los cogollos de cannabis hasta 10 años prácticamente en las mismas condiciones optimas.

Sí, toda una década.

Podrías cumplir tu sueño de tener hierba añejada, como quien se ufana de sus vinos.

Lamentablemente no toda la marihuana que se cultiva se hace en perfectas condiciones.

Es por ello que compartimos unas notas, señales o pautas para que fácilmente se pueda identificar su calidad:

SEÑALES AROMÁTICAS

Los terpenos son inconstantes y quieren estar bien tratados.

Puede ser la primera señal para saber si el cannabis ha estado bien tratado y por tanto debemos hacerlo humo.

Un fuerte aroma de terpenos siempre es un perfecto indicador de que la marihuana está en bien curada y almacenada, aunque también otros penetrantes olores nos pueden dar más pistas sobre su calidad.

La humedad o los olores a moho son una señal para detectar la presencia de este hongo sobre nuestras flores.

Los aromas químicos pueden ser una señal de pesticidas indebidos.

Los aromas a estuches podrían ser también una pista que nos está diciendo que ha sido almacenada en forma inadecuada impregnándose del aroma de ese recipiente.

Cualquiera de estos olores no deseados, incluso algunas veces a pescado o a podrido te deben hacer reconsiderar el consumo de esa hierba.

Tu nariz no engaña.

SEÑALES VISUALES

La marihuana tiene una maravillosa manera de mostrar su estética cuando está sana.

Por el contrario, el cannabis no deseado también utiliza una manera de hacerte saber cuándo debes decir “paso”.

El cannabis viejo y el seco se deshace en un polvo fino con un mínimo esfuerzo.

El cannabis desglosado, tendrá hojas y flores secas que contendrán partículas de tallos e incluso aparecerán semillas en algunos casos.

Estas apariciones son indicativas de que no es cannabis de bajo nivel, su presencia a veces es un buen identificador.

En la mayoría de los casos, el cannabis se identifica visualmente.

El moho puede tener varias apariciones, una forma fácil de identificarlo es entre el molde y los tricomas observando su concentración.

El moho crece cerca de los tricomas, aparece como una masa blanca en polvo que puede penetrar en todas las superficies afligidas de la flor.

Hay que tener en cuenta que el moho también puede aparecer por debajo de la superficie visible de los cogollos de marihuana, esa es la razón por lo que examinar o romper los cogollos puede facilitar el determinar su calidad.

SEÑALES TÁCTILES

Manejar la marihuana con las manos puede ser una gran forma de identificar si está bien curada y almacenada.

Si se tiene cogollos identificables, hay que separarlos.

¿Están sobre-comprimidos?, ¿parecen tener cualquier contenido de humedad?, ¿la hierba se desintegra entre los dedos?

Todas estas señales pueden identificarse al contacto físico con la marihuana.

Por otra parte, la deconstrucción o degradación de los cogollos penetrando en sus flores es una perfecta forma para identificarla.

A veces con el ojo no basta.

SEÑALES AUDITIVAS

Hay que escuchar el sonido de los cogollos cuando se rompen entre los dedos.

Las flores secas y adecuadamente curadas producen un típico y audible “chasquido”.

Los tallos secos también crujen produciendo un sonido familiar.

Estos son buenos indicadores auditivos que te dicen que aún sus están dentro de su punto dulce de humedad.

El cannabis frágil, viejo y seco sonará crepitante entre los dedos.

No sólo serás capaz de sentir su sequedad, sino que su crujiente sonido será una pista crucial.

Por el contrario, el cannabis con un contenido de humedad en exceso no emitirá ningún sonido en absoluto, ya que este cogollo te será mucho más difícil de triturar.

SEÑALES GUSTATIVAS

Al final del día, si el cannabis se ve bien, huele bien, se rompe sin problemas, y te da la sensación de que es un maravilloso complemento, pruébalo.

Si no has tenido tiempo para inspeccionar el cannabis en primer lugar, salta directamente a estrangular ese cogollo e ir directamente a la madre de las evidencias: el sabor.

Para constatar la edad de una marihuana que puedes haberte encontrado en un cajón o en una vieja mochila, nada mejor que saborearla.

Pero, para eso, no es necesario ponerse a armar un porro; es más, sería una elección incorrecta.

El mejor método es valerse de una buena pipa, arrancar un poco de la vieja y seca flor, y probarla a fuego directo.

Si ese cannabis te parece gustoso la calidad del mismo está garantizada a pesar del paso del tiempo.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular