Cómo deshacerse de la plaga de araña roja en interior

Una de las peores plagas que pueden entrar en un cultivo interior es la araña roja. Además de ser una de las plagas más agresivas, es una de las más complicadas de eliminar. Muchas vecen somos nosotros mismos los que las introducimos en nuestras ropas cuando volvemos del exterior. O nuestras mascotas. También pueden vivir en muchas plantas ornamentales de interior o terraza, esperando el momento de encontrar un mejor lugar para establecerse. Y como no, en algún esqueje cedido que introduzcamos en nuestro cultivo. Muchas veces no se sabe cómo, pero ahí aparecen un día.

La araña roja en realidad se trata de un ácaro, no una araña. Y en realidad tampoco suele ser roja, sino parda, beige, negra… Tiene un pequeño tamaño de medio milímetro y el cuerpo ovalado en las hembras, y con un abdomen más puntiagudo los machos. Ahora viene lo peor. Una hembra durante toda su vida, puede llegar a poner 20 huevos al día, que con temperaturas cálidas y ambientes secos eclosionan en 3-4 días. En unos 7 días, una nueva araña está lista para reproducirse, lo que nos da una idea de lo rápido que pueden llegar a multiplicarse, ya que una sola hembra en dos semanas puede formar una colonia de varios miles de arañas.

Se alimentan de la savia de las plantas, principalmente de las hojas, causando pérdida de vigor, crecimiento lento y atrofiado. Los primero signos de la presencia de araña roja en los cultivos, son numerosas y pequeñas manchas de color claro en las hojas o punteado. En este momento ya la plaga suele estar firmemente instalada. En floración avanzada, forman telarañas que cubren completamente hojas y cogollos para protegerse en su interior. Si no se detecta y se trata a tiempo, lo más probable es que la cosecha termine en la basura.

Cuando se detectan los primeros signos, no conviene andarse con rodeos. Saca todo tu arsenal. Usa varios insecticidas, pues se adaptan rápidamente y crean tolerancia, llegando casi a inmunizarse antes determinadas sustancias. Cada 7-10 días, aplica un insecticida diferente. Spidermite Control y Plant Vitality Plus por nombrar algunos de máxima efectividad. Como puede ser probable que en esos momentos no dispongas de algún producto específico, puedes usar algo más común como neem o jabón potásico para intentar frenar algo el avance.

Agua pulverizada

También el agua fría pulverizada es algo que realmente funciona bastante bien para ralentizar su avance. Hazlo a primera hora, pulverizando las hojas y especialmente el envés o parte inferior. Ahí es donde donde se encuentran las nuevas generaciones, es decir los huevos, las larvas y arañas más jóvenes. Pero repetimos que sólo conseguirás frenar un poco su avance, la araña siempre saldrá ganando a no ser que uses algún insecticida específico.

Una vez superada la plaga, toma las precauciones necesarias para que no vuelva a suceder. Si introduces un esqueje ajeno en tu cultivo, trátalo primero con insecticida, incluso maceta y sustrato, y déjalo unos días en cuarentena y alejado de tus plantas. Si tienes plantas ornamentales usa también insecticida en ellas para evitar que puedan establecerse. Si tienes un huerto o jardín, también posible que no sólo araña roja, sino otras plagas viajen en tu ropa. Tenlo en cuenta.

Más Artículos
Hormigas en plantas de cannabis ¿buenas o malas?
>