Jorge Cervantes, un ingenioso hidalgo del cannabis

Jorge Cervantes es una de las personas más visibles en el mundo cannábico, pero también es una de las más invisibles. Su nombre real es Geoge Van Patten y nació en Ontario, Oregón, muy cerca de la frontera con Idaho, hace 65 años. Dice que fumó su primer porro en 1968. Poco después, George se transformó en Jorge y desde entonces vive a acaballo de California y España, donde pasa gran parte del año. El origen de su alias tiene que ver con que Miguel de Cervantes, padre de El Quijote y su escritor favorito.

Jorge Cervantes no fue el primera persona que comenzó a escribir libros/guías para cultivadores, pero sí de los primeros. Anteriormente, Mel Frank y Ed Rosenthal marcaron la senda. Lo que sí es una realidad, es que su Guía del productor de marihuana , publicada por primera vez en 1980, se convirtió en el libro más popular sobre cómo cultivar cannabis durante la Guerra contra las Drogas en la era de Reagan. Hoy en día, es el libro de literatura cannábica más vendido de la historia y no cesan de venderse ejemplares.

Es una persona que conoce por lo tanto muy bien la cultura cannábica californiana y española. En España de hecho vivió los inicios del nuestro interés por la marihuana en la década de los 80. Lo más popular siempre ha sido el hachís, relativamente barato y abundante, ya que sólo había que cruzar el estrecho de Gibraltar. Cuando llegó por primera vez a España, aún con el dictador Franco, el contrabando de hachís era algo muy común. De hecho, los militares controlaron muchas de las operaciones de contrabando de hachís.

El cambio ha sido enorme, ya que pasamos a tener las mayores ferias de Cannabis del mundo. La Spannabis de Barcelona fue con diferencia el referente, hasta la llegada hace poco de las megaferias estadounidenses. En gran parte de debe a que España es país natural para el cannabis: es soleado y relativamente tolerado en pequeña escala. No se suele perseguir a pequeños cultivadores, aunque desde la entrada en vigor de la conocida como Ley Mordaza, las penas tanto por cultivo como por tenencia o consumo en vía pública han aumentado considerablemente.

Cuenta que en España nunca hubo un estereotipo del “stoner hippie” tan popular en Estados Unidos, pero en cambio cuenta con una jerga cannábica muy amplia. Le gusta el idioma porque además de ser mucho más rico que el inglés, se presta mucho a la innovación. Los términos del cannabis evolucionan en torno a describir un objeto o el efecto de una sustancia. Nos pone el ejemplo del hachís, que cuenta con muchos otros nombres como costo, grifa, polen… E incluso para referiste a su tamaño, como china o taco.

Cervantes considera que los cultivadores españoles han tomado la mejor información de los mejores cultivadores de cannabis del mundo y lo están adaptando a sus condiciones. Durante los últimos 20 años, productores de toda Europa y especialmente de los Países Bajos se han mudado a España. Algunas compañías de cannabis estadounidenses y canadienses tienen una importante presencia a través de ferias comerciales pues como ya hemos comentado, han sido las más grandes del mundo.

EE.UU. vs España

Algo en lo que nota una gran diferencia entre el cultivador de Estados Unidos y el español, es lo relativo al cuidado del medio ambiente y el uso de fertilizantes orgánicos. Hasta que España ingresó a la UE, su historial en responsabilidad ambiental era bajo. Y aunque esta actitud hoy en día ha mejorado, los cultivadores de guerrilla todavía tienden a ser desordenados, pero pese a todo la mayoría eliminan la basura puesto que atrae la atención no deseada.

Los cultivos orgánicos por otro lado, cuenta que están presente pero no están tan desarrollados como en los EE. UU. o por ejemplo Alemania. Existe un conocimiento básico sobre el compostaje y los cultivadores utilizan tés de compost. Pero no es común el uso de tés de compost aireado activado (Activated Aerated Compost Tea o AACT). Estados Unidos en este aspecto es más innovador, aunque en los últimos años la tendencia está aumentando.

Sobre España Jorge Cervantes también opina que es un país de contrastes, ya que en cada región de habla un idioma y culturalmente llegan a ser muy diferentes. Se cultiva más en el País Vasco, Cataluña y en la costa mediterránea que en el interior. Los cultivos en invernadero también son bastante comunes, sobretodo en Galicia, de donde dice llueve más que en Seattle. También son más comunes los cultivos al aire libre que con luces artificiales. Desgraciadamente, también han aumentado en los últimos años el número de robos.

  • Más Artículos
    ¿Cómo protegerse de la peor de todas las plagas?
    >