La canela, una gran aliada en el cultivo de cannabis

Los insecticidas caseros son una solución para tratar plagas en todo tipo de cultivos. En Internet nos podemos encontrar guías para hacer insecticidas con todo tipo de “ingredientes”, como ajo, cebolla, tabaco, pimienta… hoy os vamos a hablar de uno de estos ingredientes y de sus propiedades, pues son varias y muy interesantes. Se trata de la canela.

La canela es la corteza interna del árbol de la canela o canelo, un árbol de hoja perenne de una altura que llega a alcanzar los 15 metros, y procedente de Sri Lanka. También se cultiva en India,y en todo el sur de Asia, principalmente. Casi toda la canela que se produce se usa en la industria alimentaria, sobretodo en postres, pasteles y dulces. También se emplea en muchos países de América para la elaboración de una infusión con té de Ceilán y azúcar al gusto. En muchos de ellos incluso, rivaliza con otras bebidas calientes como el café o el chocolate.

Además, tiene importantes beneficios medicinales. Se usa eficazmente para tratar abrasiones o quemaduras en la lengua, tiene efectos contra la diabetes y la hipercolesterolemia, posee propiedades antiinflamatorias, se usa contra resfriados, gripe y bronquitis por su fuerte efecto como estimulante calorífico. También es un tónico estomacal que facilita el buen funcionamiento del sistema digestivo ayudando expulsar gases y a combatir las náuseas, los vómitos y las diarreas.​ Y además se considera un afrodisíaco.

LA CANELA COMO INSECTICIDA

En cultivos en interior y exterior, tiene muchas propiedades beneficiosas. Como insecticida, resulta efectivo para tratar incursiones de hormigas. Éstas se suelen asociar con la presencia de pulgones o cochinilla, que transportan a plantas sanas, las cuidan y las protegen con el fin de obtener la melaza que segregan. Mezcla un poco de arena con canela y polvo y espolvorea por las zonas de paso de las hormigas o alrededor de las plantas. Podrás ver como el problema disminuirá considerablemente.

También resulta bastante efectivo contra microácaros. Para ello hierve 3-4 ramas de canela en agua durante 20 minutos. El agua resultante debe ser 1 litro, por lo que añade más o deja reducir al fuego hasta obtener 1 litro. Deja macerar unos días antes de colar y usar pulverizado sobre las plantas en una proporción de 100ml de macerado de canela por cada litro de agua. Con 1 litro de macerado obtendrás 10 litros de preparado.

LA CANELA CONTRA LOS HONGOS

La canela también es un fantástico fungicida. Debido a su contenido en fenol, previene y mata algunos hongos, principalmente los que atacan en primeras fases del cultivo y esquejes. El damping-off es la principal amenaza, un conjunto de hongos que afecta a plántulas cuando recién comienzan a germinar. También es muy buen cicatrizante, por lo que es muy útil para evitar infecciones en heridas, cortes o el tallo de los esquejes.

Para usarla en tus cultivo, puedes añadir un poco de canela a tu sustrato en la premezcla, o directamente espolvoreando sobre el sustrato. Ésto matará los hongos presentes y prevendrá la aparición de otros en un futuro. También preparar una infusión, hirviendo 20 minutos unos 100 gramos de canela en rama en 2 litros de agua. Deja reposar y diluye 100 ml de este preparado por cada litro de agua.

LA CANELA EN EL ENRAIZADO DE SEMILLAS Y ESQUEJES

Gracias a su poder antifúngico, también resulta muy útil para el germinado de semillas. Añade un poco de canela en polvo en un vaso con agua y remoja las semillas con esta mezcla. Así no tendrás problema con los hongos típicos que se presentan durante el germinado.

Haz lo mismo cuando hagas esquejes, mete el tallo en una mezcla de agua y canela en polvo para evitar hongos y acelerar el proceso de enraizado. También puedes usar la canela sin diluir, metiendo el tallo del esqueje en la canela en polvo e impregnarlo bien.

 

 

Más Artículos
¿Cómo proteger plantas de cannabis de caracoles y babosas?
>