NEWS

Los abonos orgánicos más comunes y cómo usarlos

9 noviembre, 2022, 19:00 PM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

En este post hablaremos de los abonos orgánicos más comunes y fáciles de encontrar en muchas ocasiones. Además te contaremos cómo y cuando usarlos.

El cannabis es una especie que requiere cantidades de nutrientes en abundancia tanto en su crecimiento, como en la decisiva fase de floración.

El mercado nos ofrece toda una variedad de abonos tanto líquidos como sólidos. Cuentan con la ventaja de que cualquiera de ellos cumplirá las necesidades que la planta necesita en cualquier fase del cultivo.

Pero son muchos otros los cultivadores que prefieren no comprar abonos y optar por nutrientes más naturales.

Abonos orgánicos más comunes

Humus de lombriz

Es el abono orgánico más empleado en todo tipo de cultivos. Se trata de restos orgánicos digeridos y excretados por lombrices de suelo.

abonos orgánicos humus de lombriz

Tiene un gran contenido en nitrógeno no abrasivo y se suele añadir al sustrato en la fase de crecimiento. Se conseguirá un suelo rico, fértil y mejorará su estructura.

Cenizas de madera

Las cenizas de madera aportan grandes cantidades de potasio. Hasta un 10-11% las de árboles de hoja ancha, y un 5-6% las de coníferas.

Estas cenizas se deben recoger una vez hayan terminado de arder, ya que las lluvias podrían lixiviarla y perder sus propiedades. Se usan en floración.

Cenizas de papel

Comparadas con las cenizas de madera, tan sólo contienen un 2-3% de potasio. Pero en cambio contienen hasta un 5% de fósforo.

El inconveniente, es que en la mayoría de ocasiones los papeles son tratados con tóxicos como blanqueantes o tintas, además de que su pH es bastante ácido.

Posos de café

Tienen un pH ácido y fomentan el desarrollo de acetobacterias, aunque deben usarse con moderación para no desequilibrar el sustrato.

abonos orgánicos posos de café

Lo mejor es añadirlo al compost o esparcir ligeramente sobre la superficie del sustrato. Posee cantidades bajas de nutrientes, pero destaca aproximadamente un 2-3% de nitrógeno.

Tierra de diatomeas

Últimamente se está poniendo de moda este producto como un gran antiplagas natural. Se trata de restos fosilizados de diátomos que tienen un gran contenido en oligoelementos, especialmente silicio.

Pero además es un buen destaca en la lista de abonos orgánicos. El silicio es un nutriente que mejora la resistencia de las plantas frente a sequías o altas temperaturas.

Harina de sangre

Es un producto que procede de mataderos, donde se recoge y se seca. Una vez convertido en harina, es uno de los buenos abonos orgánicos.

Posee sobre un 15% de nitrógeno de asimilación rápida y cantidades que rondan el 1% de fósforo y potasio. Se usa mezclado con el sustrato o espolvoreado sobre él en la fase de crecimiento.

Harina de huesos

Es otro producto procedente de mataderos. Una vez molido y convertido en polvo, es una fuente de nutrientes. Destaca el contenido de nitrógeno, fósforo y calcio.

Ayuda a reducir el nivel de acidez en suelos. Se recomienda combinar con otros abonos orgánicos para mejorar los resultados.

Harina de pescado

Es otro de los abonos orgánicos más usados. Es un producto elaborado con pescados secos y posteriormente molido. Tiene un alto contenido en nitrógeno (8-9%) y en fósforo (7-8%).

abonos orgánicos harina de pescado

Es un gran activador de bacterias beneficiosas. Pero en su contra está el fuerte olor que desprende, incluso cuando ha sido desodorizado.

Harina de algas

En especial la harina de Quelpo, son una enorme fuente de oligoelementos, además de potasio, vitaminas, aminoácidos y hormonas vegetales.

Además contribuye a mejorar la salud del suelo y mejorar su estructura. También protege a las plantas frente a algunas enfermedades, temperaturas frías y el estrés post-trasplante.

Guano de murciélago

Se trata de un abono muy empleado en la agricultura ecológica, elaborado con excrementos y restos de murciélagos, en ocasiones de cientos de años de antigüedad.

Tiene un alto contenido en nitrógeno, fósforo y microelementos. Es sabido que es un fantástico abono de floración. Pero durante la fase inicial del cultivo, ayudará a un mejor enraizado.

Guano de aves marinas

El mejor, es que se obtiene en la costa de Perú y el norte de Chile. La escasez de lluvias hace que su descomposición sea mínima y conserve gran cantidad de nutrientes, especialmente de nitrógeno.

A diferencia del de murciélago, éste es un abono indicado para fases de crecimiento por su bajo contenido en fósforo y potasio.

Estiércol de pollo

El contenido medio en nutrientes del estiércol de pollo es de un 3-4% de nitrógeno, 3-4% de fósforo y 1,5% de potasio una vez seco. Fresco tiene proporciones más bajas.

abonos orgánicos estiércol de pollo

Se suele usar compostado, proceso en el cual se eliminan patógenos y cual cualquier semilla que hayan podido ingerir. Se emplea como abono de superficie o en la mezcla del sustrato antes de cultivar.

Estiércol de conejo

Es un estiércol que según aseguran muchos cultivadores, es el mejor de los abonos orgánicos. El inconveniente es encontrarlo en grandes cantidades.

Se emplea de la misma forma que el estiércol de pollo. Bien como abono de superficie, o bien en la mezcla del sustrato.

Estiércol de caballo

Es un abono también muy empleado. Contiene cantidades bajas pero muy equilibradas de macronutrientes, además de gran cantidad de oligoelementos.

Se debe compostar previamente para matar semillas de malas hierbas. Se deben evitar los que contengan virutas de madera o serrín, siendo los más interesantes los de paja.

Estiércol de cabra

es muy similar al estiércol de caballo, pero con mayor contenido en nutrientes. Se usa del mismo modo, pero a su favor está que necesita menor tiempo de compostaje.

abonos orgánicos estiércol de cabra

Estiércol de oveja

Contiene aproximadamente 0,8% de nitrógeno, 0,5% de fósforo y 0,4% de potasio, además de cantidad de oligoelementos.

También contiene poca cantidad de agua y gran cantidad de aire, lo que evita la compactación del suelo y ayuda a mantenerlo en una temperatura más estable.

Estiércol de vaca

Es uno de los estiércoles con un valor nutricional más bajo, por lo que nunca es la mejor opción. El contenido medio de nutrientes apenas supera el 0,6% de nitrógeno.

En cambio, retiene bien los líquidos y se mantiene activo en el sustrato mucho tiempo. Debe usarse siempre seco y compostado.

Y más abonos orgánicos…

Cáscaras de huevo

Además de mantener alejados a babosas y caracoles, aportan una buena dosis de calcio, muy interesante en zonas de aguas blandas para corregir la ausencia de este nutriente tan importante. Para usarlas, simplemente deja secar las cáscaras durante unos días antes de triturarlas, ya que será más sencillo. Después, simplemente espolvorea un poco sobre el sustrato, haciendo un anillo alrededor de la planta.

Té de plátano

Se trata de una fruta con un alto contenido en potasio, un nutriente muy indicado para la fase de floración. Trocea 5 cáscaras de plátano e infusíonalas en un litro de agua durante unos 15 minutos a fuego fuerte. Tras ello cuela para retirar las cáscaras. Finalmente, añade 2 litros de agua al agua con las cáscaras infusionadas y riega directamente las plantas con ella.

Cenizas de madera

cenizas

Aportan grandes cantidades de potasio y calcio, además de sílice, magnesio, fósforo, azufre y nitrógeno (éstos dos últimas en muy bajas concentraciones). En general nos valdrían cenizas de una chimenea, barbacoa o quema de rastrojos. Éso sí, las cenizas se deben recoger una vez hayan terminado de arder ya que las lluvias podrían lixiviarla y perder sus propiedades. Simplemente espolvorea sobre la superficie del sustrato.

 

Abono verde

se refiere a cualquier planta que se cultiva con el fin de proteger el suelo. Después se incorpora al mismo para mejorar las condiciones biológicas, físicas y nutricionales. Un ejemplo es el cultivo de guisantes o habas, que aumentan la materia orgánica en el suelo, disminuye la lixiviación de nutrientes, mejora la estructura del suelo… Se trata de tener el suelo ocupado hasta que sea el momento te cultivar nuestras plantas.

Estiércol de ave de corral

Es un estiércol muy rico en nitrógeno, pero muy fuerte para usar directamente. Una buena opción es hacer un purin, para lo que en un recipiente grande añadimos una parte de gallinácea y dos partes de agua. Removemos bien y tapamos el recipiente. Durante los siguiente 10 días removeremos una vez al día. Finalmente colamos, y el purin resultante lo usaremos diluido en 10 partes de agua.

Purín de ortigas

Se trata de una mala hierba que crece en terrenos con muchos nutrientes. El purin que se puede hacer con ellas es muy beneficioso por su gran contenido especialmente en nitrógeno, además de hierro, calcio, fósforo, silicio… También actúa como fungicida y repelente de algunas plagas. Necesitamos 100 gramos de ortigas por cada litro de agua. Maceramos durante 10-15 días, usando posteriormente en una proporción de 1:10 en el riego.

Té de patata

Aunque con un menor contenido en potasio que el té de plátano, resulta interesante para aprovechar un desecho común en cualquier casa como son las pelas de patata. Hervimos en un litro de agua las pieles de unas 6 patatas durante unos 5 minutos. Dejamos reposar unas 2 horas y colamos. Al no tener una excesiva cantidad de potasio, podemos usarlo directamente sin diluir en nuestras plantas. 1

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Una respuesta

  1. Hola Bruno, nosotros somos especialistas en Tierra de Diatomes, que como dices se está poniendo muy de moda, y no es vacile, gracias a nuestra labor.
    Gran artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular