Set & Setting, fundamental para una buena experiencia psicoactiva

Cualquier consumidor habitual de marihuana, incluso los más ocasionales, pueden afirmar que los efectos aún consumiendo la misma variedad y la misma cantidad, pueden ser muy diferentes. En gran medida, varían dependiendo del decorado y la situación individual de cada uno. ¿Nunca te ha pasado que en determinadas circunstancias te notas más “colocado”? Por ejemplo diferentes efectos cuando fumas sólo o con otra gente, o cuando realizas una tarea o cuando realizas otra. Ésto es lo que comúnmente se conoce como el “Set & Setting”, que podríamos traducir como “escenario y colocación”

El “Set” se define como lo que en este caso el consumidor aporta al cannabis. Incluyen aspectos como el estado mental, situación psicológica y/o médica. Esto podría explicar el hecho de que algunos pacientes de cannabis terapéutico están más preparados de una manera natural que otros para lograr un mayor beneficio terapéutico.

El “Setting” por otra parte se define como la situación externa en la cual una persona consume cannabis. Se incluyen aspectos como el entorno físico, sensorial y social. Los consumidores habituales de cannabis, lo consumen porque realmente disfrutan con sus efectos. Pero también es común que haya reacciones desfavorables bajo circunstancias negativas como pueden ser presiones, compañías que no resultan agradables y entornos desagradables.

El cannabis tiene la capacidad de calmar el dolor, las náuseas, la espasticidad y el insomnio. Puede producir relajación, euforia, placer, energías positivas… Pero bajo situaciones excepcionales o en determinadas personas, los efectos puedes ser opuestos y causar ansiedad, depresión o sensaciones de malestar o malas vibraciones. Esta planta muestra la capacidad paradójica de que en diferentes circunstancias, puede causar reacciones totalmente opuestas. Esta naturaleza paradójica se debe principalmente a que sus efectos se filtran a través de los centros superiores de la consciencia humana.

Cannabis para aumentar intensidad

Los consumidores de cannabis la usan a menudo cuando buscan aumentar la intensidad de las sensaciones. Por ejemplo al cocinar, antes de comer, ver una película, leer, reflexionar, tocar o escuchar música, etc etc. La concentración, creatividad, inspiración se ven claramente aumentadas según afirman. Muchos devotos practicantes de diferentes religiones, dicen que la marihuana les ayuda a ponerse introspectivos y espirituales, a captar la esencia de las cosas.

En cambio para la persona a la que no le gusta la gusta el cannabis o consumirlo en determinados momentos, bajo las mismas circunstancias le suele proporcionar ansiedad, paranoia, irritabilidad, falta de concentración, timidez e incluso pérdida del autocontrol. Ésto es extrapolable a cualquier otra sustancia incluído el alcohol, la droga legal más consumida.

Más Artículos
¿Sabes por qué el cannabis hace reír?
>