NEWS

Feminizadas o regulares ¿Cuales son mejores?

28 diciembre, 2021, 10:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Cuando se inicia un cultivo de cannabis por primera vez, una de las dudas es si optar por semillas feminizadas o regulares. ¿Pero cuáles son mejores? ¿En qué se diferencian? A continuación resolveremos todas las dudas que se puedan plantear con respecto a las feminizadas o regulares.

Semillas feminizadas o regulares: diferencias

La gran diferencia está en el sexo de las semillas. Las semillas regulares o también llamadas standard, son semillas con las que se conseguirán plantas de cannabis tanto hembras como machos.

Con las semillas feminizadas en cambio y como su propio nombre deja intuir, se conseguirán plantas femeninas en el 99% de los casos. 

¿Pero por qué sucede esto? Si hablamos un poco de genética lo comprenderemos fácilmente: tanto los humanos, como los animales y algunas plantas tienen cromosomas que determinan el sexo.

Estos cromosomas son diferentes en hembras que en machos. Los cromosomas de las hembras son XX mientras que los del macho son XY.

Durante la reproducción, será el macho el que predefina el sexo de las semillas descendientes. Es decir que unas veces aportará el cromosoma X, y otras veces aportará el cromosoma Y.

La descendencia por lo tanto pueden ser plantas masculinas (XXxx) como plantas femeninas (XXxy). Con las feminizadas, lo que sucede, es que se elimina el cromosoma Y, por lo que las semillas serán siempre hembras.

Para ello, no trabajan con plantas macho, si no con plantas hembras a las que fuerzan la producción de polen masculino. Cualquier planta hembra sometida a un fuerte estrés, producirá flores masculinas.

Pero estas flores masculinas y su polen fértil no transmitirán el cromosoma Y de una planta macho, ya que la planta es una hembra. Así que como resultado las semillas serás siempre hembras (XXxx).

Las semillas feminizadas entraron con gran fuerza en el mercado a principios de los 2000. Hasta entonces crear una nueva variedad era un trabajo lento, minucioso y que podía llevar años.

Con la feminización de semillas, esto se convirtió en algo sencillo. Tan sólo se necesita una buena planta hembra para obtener una descendencia muy similar a ella.

Muchos han sido los bancos de semillas que desde entonces han nacido y que basándose en grandes genéticas o esquejes elite han desarrollado un catálogo extenso.

La mayoría son bancos de semillas serios, algunos otros no tanto. La feminización de semillas no tiene margen de error y si algo sale mal, nos podremos encontrar con un precioso cultivo de hermafroditas.

Siempre hay calidades y calidades. Y ante la duda, mejor preguntar en tu grow shop de confianza o en los numerosos foros que encontrarás en Internet. A veces una simple opinión negativa es suficiente para hacernos pensar.

Desde que aparecieron las feminizadas, cada vez han sido más los bancos de semillas que se han dedicado a ellas, dejando un poco o totalmente de lado las variedades regulares.

Esta tendencia afortunadamente se ha ido revirtiendo y en la actualidad las semillas regulares van cada vez ganando más terreno a las feminizadas.

Las razones es que son muchos los cultivadores que llevan su pasión por el cultivo más allá de la producción de flores y también les gusta experimentar con sus propios cruces.

semillas feminizadas o regulares
Plantas de cannabis en flor

Semillas feminizadas o regulares: ventajas y desventajas

  • Con las feminizadas y salvo casos como los que hemos contado de falta de estabilidad en los que podremos encontrar alguna planta hermafrodita, nos aseguramos un cultivo 100% de hembras.

Esto es muy interesante para cultivadores que por ejemplo sólo puedan permitirse muy pocas plantas. En estos casos que salga un macho puede tirar por los suelos los cálculos hechos para autoabastecerse para todo el año.

Que de 3 plantas salga un macho es un duro golpe. Y ya si salen 2 ya cualquiera se puede imaginar. En interior por ejemplo, que un 30-40% de plantas sexen macho puede dejarnos con casi medio armario vacío.

  • Las semillas regulares, por la contra, son sin duda las mejores para hacer una selección buscando una buena madre que nos dure años y hacer innumerables cultivos partiendo de esquejes.

Por lo general son trabajos de crianza, y más estables que las feminizadas con el paso de los años. Pensemos que el 99% de las variedades feminizadas, provienen de variedades regulares.

Pero también ofrecen la posibilidad de seleccionar un buen macho con el que hacer cruces propios. No hace falta un gran conocimiento para hacer uno mismo sus propias semillas.

Al contrario que las feminizadas que requieren ciertos conocimientos, es muy sencillo extraer polen de una planta masculina y polinizar tan sólo unas pocas flores femeninas.

Las semillas regulares también suelen ser más vigorosas con respecto a su versión feminizada. Es fácil de entender que por ejemplo Critical Mass (Skunk x Afghani) no es lo mismo que Critical Mass x Critical Mass.

feminizadas o regulares
Plantas feminizadas o regulares, una elección antes de auto cultivar

Esto es ya una opinión personal, pero entre semillas feminizadas o regulares, son siempre mejores las regulares. Pero siempre con matices.

Si partimos de semillas regulares, siempre tenemos que plantar más de lo previsto pensando en que nos saldrá algún macho seguro. De cada 10 semillas regulares, de 3 a 5 serían machos.

Es muy raro que salgan más machos que hembras, pero sí que es una cuestión que sólo decidirá el destino. Puede que de 10 semillas 8 sean hembras, o puede que sólo lo sean 4.

Cuando las plantas entren en floración, tendremos que estar pendientes para retirar lo machos si es que no han sexado aún.

Pero no te preocupes, diferenciar un macho de una hembra es tan fácil como diferenciar un toro de una vaca, el riesgo de que llenes tu cultivo de cogollos con semillas es mínimo.

Desde que los machos muestran el sexo hasta que abren las primeras flores para soltar el polen, pasarán mínimo dos semanas. Si en dos semanas no te has dado cuenta que estabas ordeñando un toro en lugar de una vaca…

Feminizadas o regulares, lo que es más importante es que sean de calidad. No vale la pena pasarse meses cuidando una semilla de dudosa procedencia para al final cosechar unos cogollos mediocres.

Opta siempre por semillas de marihuana de bancos de confianza y olvídate de que los más caros siempre son los mejores. Hay semillas baratas realmente excepcionales que te obsequiarán siempre con unas excelentes cosechas.

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

2 respuestas

  1. Estamos de acuerdo. El problema es que la gente quiere ir a lo seguro: feminizadas. Y tampoco quiere gastar tiempo y dinero en ellas, como bien comentas. Aunque salga un solo macho, la gente no se “ensucia las manos” por algo que no sabe al 100% que será hembra.

    ¡Buen artículo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *