LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
¿Tu planta no crece bien? Descubre las causas y las soluciones

¿Tu planta no crece bien? Descubre las causas y las soluciones

0 868 vistas

Si a estas alturas de la temporada de cultivo de cannabis en exterior, tienes alguna planta que parece débil, crece muy lentamente y parece no querer desarrollarse como debiera… no te pierdas este post que te ayudará a solucionar este problema.

Que una planta no crezca, puede deberse a varios motivos. Desde algún fallo genético, que en este caso poco podremos hacer, a algún fallo en el cultivo. Ésto último suele ser lo más común, fallos cometidos por el cultivador, muchas veces por desconocimiento, muchas otras por malos hábitos.

La mayoría de problemas durante el cultivo, de deben a problemas en la zona radicular. Se pueden deber a muchas cosas, desde un pH incorrecto, exceso de riego, agua no apta, falta de nutrientes, carencia de nutrientes, enfermedades, plagas…

Lo primero a lo que debemos prestar atención es al agua y su calidad. Un buen agua base para el cultivo, es con una EC ni dura ni blanda, en torno a 0,4 mS/cm2. Si se usan aguas blandas, puede aparecer las típicas carencias de calcio y magnesio. Si es muy dura, contiene grandes cantidades de calcio y magnesio que podrían causar un bloqueo de otros nutrientes.

El pH del agua de riego debería estar en un rango desde 6.0 a 6.5. Así nos garantizamos que todos los nutrientes están disponibles y las plantas lo asimilan sin mucho esfuerzo. Un pH mal ajustado, hará que algunos elementos no estén disponibles y la planta muestre carencias. Incluso abonando, ésto no se solucionará. Y tampoco es la solución a este tipo de carencias.

Si has usado un buen sustrato, la planta tendrá suficientes nutrientes para unas 4 semanas. Si tienes una pequeña planta en una gran maceta, y no crece, entonces descarta que es por falta de abono. Es común abonar cuanto ésto pasa, lo que lleva a una sobrefertilización. Revisa sobretodo el pH del agua de riego para descartar que el fallo no sea que la planta no asimila nutrientes por este motivo.

También un buen sustrato garantiza una buena aireación de las raíces y retención de agua. Un sustrato esponjoso favorece un buen desarrollo de las raíces y tardará menos tiempo en drenar el agua de riego. Un sustrato compacto es difícil de regar, asfixia a las raíces y una vez encharcado, tarda mucho en volver a su estado original.

Los hábitos de riego son también muy importantes. Las plantas cuando se riegan, se debe empapar completamente el sustrato, y esperar a que haya perdido gran parte del agua. No se debe regar en pequeñas cantidades. Es probable que dejes bolsas de sustrato sin regar, y ahí ni se desarrollarán las raíces, y las que haya terminarán muriendo deshidratadas.

Y siempre antes de regar, asegúrate de el sustrato esté casi deshidratado. Plantas que parecen mustias, puede deberse tanto a falta de agua, como a agua en exceso. Si está mustia porque sus raíces están sufriendo por un exceso de agua y mala oxigenación, regando más sólo servirá para empeorar el problema. Si has regado en exceso, no queda otra que esperar a que la planta vaya poco a poco consumiendo el agua.

Si has descartado que sea un problema causado por las anteriores situaciones, pues que entonces sea que la planta demande nutrientes. Las hojas amarillean poco a poco, y terminan cayéndose. El crecimiento también se frena o ralentiza. En este caso, opta por un abono especial para fases de crecimiento, empezando con mitad de las dosis que recomienda el fabricante, aumentando poco a poco hasta la dosis recomendada.

Contar con un buen sistema radicular, es clave para que las plantas crezcan con gran vigor. Además de facilitar su crecimiento con un buen sustrato y buenos hábitos de riego, el uso de aditivos contribuye a su salud y desarrollo. Complejos radiculares, organismos beneficiosos, enzimas… nunca son un gasto, son una inversión que las raíces y toda la planta agradecerá.

También y aunque parezca mentira, el color de las macetas en exterior llega a ser relevante en la salud de las raíces. Colores oscuros como negro, verde o marrón, absorben y transfieren el calor del sol al interior. Un sustrato sobrecalentado es caldo de cultivo de hongos y enfermedades, como el temido fusarium. En estas condiciones las raíces pueden sufrir grandes daños. Las macetas en exterior, preferiblemente blancas.

Para terminar, asegúrate de que tu planta no esté sufriendo el ataque de una plaga. Revisa bien toda la planta, bajo las hojas, los tallos e incluso el sustrato. Si ves cualquier insecto maligno, usa algún insecticida específico para tratarlo. Siguiendo todos estos consejos, podrás descartar los posibles problemas por los que tu planta no crece, y encontrar una solución.

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Últimas Noticias

0 42 vistas
Quien tiene una buena planta madre, tiene un tesoro. Por un lado permitirá el cultivo de un número ilimitado de esquejes,

0 22 vistas
A nadie debería sorprenderle que el estado de Nuevo México esté dispuesto a cultivar cáñamo para uso industrial y sus derivados
video

0 73 vistas
Nuevo programa de Marihuana Televisión News 78 donde podremos ver lo acontecido sobre el cannabis en las últimas semanas.

0 267 vistas
La liberación del cannabis en México va tomando forma gracias a un motor inmóvil que crece por contagio: el entusiasmo de empresarios y emprendedores.