Etiquetas Posts etiquetados con "Investigación"

Etiqueta: Investigación

por -
0 192 vistas
Upset young couple having problems with sex.

Los cannabinoides pueden proporcionar una potencial diana terapéutica para las disfunciones sexuales, según un estudio publicado en la revista Pharmacological Research . El estudio fue publicado online por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos .

“El sistema endocannabinoide (ECS), que se compone de los cannabinoides receptores tipo 1 y 2 (CB1 y CB2) con el psicoactivo ingrediente de la marihuana Δ 9 -tetrahidrocannabinol (Δ 9 -THC) … surgido recientemente como modulador importante del comportamiento para el bienestar emocional y no emocional”, comienza el resumen del estudio.“Durante siglos, además de sus acciones recreativas, varias demandas contradictorias sobre los efectos del consumo de cannabis en el funcionamiento sexual y en el comportamiento (por ejemplo, afrodisíaco vs anti-afrodisíaco) de ambos sexos se han acumulado.”

La identificación de Δ 9 -THC y más tarde, el descubrimiento del sistema endocannabinoide (ECS) “han abierto una posible diana terapéutica para las disfunciones sexuales, dada la eficacia parcial del tratamiento farmacológico actual, señala el estudio. “De acuerdo con la modulación bidireccional inducida por los cannabinoides en varias respuestas de comportamiento, el endógeno cannabinoide AEA provocó efectos bifásicos sobre el comportamiento sexual.”

El estudio examinó “el conocimiento actual disponible a base de hierbas, sintéticos y cannabinoides endógenos con respecto a la modulación de varios aspectos de la sexualidad en estudios preclínicos y humanos, destacando su potencial terapéutico.”

El estudio completo se puede encontrar haciendo clic aquí .

por -
0 571 vistas

Varios estudios sugieren que un componente específico del cannabis podría ayudar en la curación de los huesos rotos, aunque la investigación está en sus primeros pasos.

A pesar de que la marihuana se utiliza tanto con fines recreativos y medicinales desde hace miles de años , los mecanismos por los que el cannabis afecta al cuerpo humano sólo han salido a la luz recientemente. La novedad más importante en este cuerpo de trabajo es el descubrimiento de lo que los científicos llaman el “sistema endocannabinoide”, una colección de rutas químicas que se encuentra en los mamíferos cuya existencia no se había demostrado hasta la década de 1990 .

El sistema endocannabinoide está formado por receptores específicos que se ven afectados principalmente por los productos químicos que ya están en el cuerpo, los endocannabinoides. Como resultado, muchos de los productos químicos existentes en el cannabis, denominados “fitocannabinoides”, son casi idénticos a los endocannabinoides que ya están presentes en el cuerpo humano y por lo tanto pueden afectar también estos receptores, así si que se abren camino en el torrente sanguíneo.

El más famoso de estos productos químicos es el tetrahidrocannabinol (comúnmente conocido como THC), que produce a la gente la psicoactividad que buscan cuando utilizan la sustancia recreativamente. La investigación posterior ha producido el descubrimiento de una plétora de otros fitocannabinoides que no producen un efecto psicoactivo, y que demuestran un potencial terapéutico.

El más notable de estos “otros” productos químicos es el cannabidiol (llamado CBD), y que los estudios sugieren que tiene fuertes propiedades anti-inflamatorias para aliviar el dolor, y que se ha demostrado que esencialmente detiene las convulsiones causadas por el síndrome de la condición neurológica de Dravet.

En 2008 publicado en impreso por  Proceedings of the National Academy of Sciences  sugirió que el CBD actúa sobre un receptor cannabinoide endógeno no descrito previamente, el GPR55, y que este receptor podría jugar un papel en la regulación de la masa ósea al inhibir el crecimiento de las células – osteoclastos – que promueven la reabsorción de minerales en los huesos:

                   Nuestras observaciones también sugieren que el CBD puede inhibir la resorción ósea in vivo a través de la modulación de la señalización de GPR55.

Los investigadores continúan sugiriendo, sin embargo, que debido a que el THC tiene el efecto contrario en este receptor, esta interacción puede negar los efectos positivos sobre la densidad ósea causada por el CBD:

                  Nuestras observaciones sugieren que el bloqueo del GPR55 también puede tener efectos beneficiosos directos sobre el recambio óseo en enfermedades óseas metabólicas o artríticas. Por último, aunque el CBD es un constituyente principal de cannabis, queda por determinar si fumar cannabis puede aumentar la densidad ósea, porque [el THC], otro constituyente, también se cree que es un ligando del GPR55 y puede oponerse a los efectos del CBD.

En este contexto, dos estudios posteriormente tuvieron un vistazo más de cerca a los posibles mecanismos por los que el CBD, en concreto, podría ayudar a sanar los huesos de una fractura.

En 2014 un estudio publicado en Biochemical Pharmacology que utilizaba células aisladas sugirió que el CBD puede activar un receptor en el sistema endocannabinoide (el CB2) que mejoraría la migración de las células madre mesenquimales (que desempeñan un papel en la creación de huesos calcificados) al sitio de la fractura.

Otro estudio en el 2015 publicado en el Journal of Bone and Mineral Research reafirmó la posibilidad de que el CBD podría ayudar con la curación de las fracturas:

Aquí mostramos que el principal constituyente no psicoactivo del cannabis, el cannabidiol (CBD), mejora las propiedades biomecánicas de la curación de las fracturas femorales de ratas experimentales. La carga máxima y el trabajo hasta el fallo, pero no la rigidez, de los fémures de las ratas tratadas con una mezcla de CBD y Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) durante 8 semanas fueron aumentado notablemente por el cannabidiol.

Encontraron de hecho, que el CBD aumenta la fuerza de los fémures rotos y curados de ratas de laboratorio. Los autores observaron que el CBD, con todos los demás componentes retirados, fue más eficaz. Ellos sugieren un mecanismo diferente para este efecto: El CBD aumenta la expresión de un gen que codifica una serie de reacciones que dan como resultado la producción de colágeno, éste se transforma entonces en el material óseo más duro, un proceso denominado entrecruzamiento del colágeno .

Cada uno de estos tres mecanismos que vinculan el CBD a la fisiología ósea tiene un apoyo en la comunidad científica, como queda atestiguado por su inclusión en una revisión del mes de septiembre del 2016 de la farmacología fitocannabinoide en la revista Physiological Reviews.

Es importante señalar, sin embargo, que el CBD específicamente, y no la planta de cannabis como un todo, está implicada en los efectos terapéuticos sobre los huesos. Como tal, el consumo de cualquier cannabis no sería necesariamente eficaz. Cualquier tratamiento requeriría un esfuerzo para aislar o aumentar la concentración de CBD y eliminar o reducir el THC.

También es importante tener en cuenta que esta es un área en el curso de investigación obstaculizada por las restricciones legales sobre investigación, se han realizado pocos estudios a gran escala, y estos estudios son predominantemente en animales de laboratorio o en células aisladas, no en los seres humanos.

por -
0 280 vistas

Los cannabinoides mejoran las estrategias de ingeniería para tejidos destinados a la reparación del cartílago a través de un enfoque de doble función, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Pharmaceuticals . El estudio fue publicado online por el Instituto Nacional de Salud  de Estados Unidos

“Esta revisión describe la función del sistema  cannabinoide en el tejido del cartílago y los esfuerzos para establecer la orientación del sistema cannabinoide que tiene un potencial en estrategias de reparación del cartílago de ingeniería tisular basada en células madre mesenquimales”, inicia el texto del estudio. “La revisión discute el potencial de los cannabinoides para proteger contra la degradación del cartílago en las articulaciones artríticas inflamadas y la influencia de los cannabinoides en los precursores de condrocitos, células madre mesenquimales (MSCs).

Para el estudio, los investigadores “proporcionaron evidencia experimental para demostrar que la activación del sistema cannabinoide mejora la supervivencia, migración y diferenciación condrogénica de las MSC, que son los tres principios más importantes que explican el éxito de una estrategia de reparación del tejido de ingeniería del cartílago basado en las células.”

El estudio concluye; “Estos resultados ponen de relieve el potencial de los cannabinoides para proporcionar una doble función que actúe como agente anti-inflamatorio, así como de reguladores de la biología de las células madre mesenquimales MSC con el fin de mejorar las estrategias de ingeniería destinadas a la reparación del tejido del cartílago.”

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Dublín en Irlanda, se puede encontrar haciendo clic aquí .

por -
1 820 vistas

Para combatir el cáncer se necesitan la muerte de las células tumorales, el cannabis ayuda con su reciclaje.

Los científicos han descubierto un componente que puede hacer que las células cancerígenas se destruyan ellas mismas. Ese componente es el psicoactivo cannabinoide THC que encontramos en la planta del cannabis.

El procedimiento que utiliza este fitocannabinoide es la autofagia, proceso por el cual la célula se autoinduce su propio suicidio o muerte. Al científico descubridor de de este mecanismo que hace que la misma célula se recicle desde su interior se le concedió el Premio Nobel de Medicina 2016.

Ahora el mismo equipo de científicos internacionales que lo descubrieron han descubierto que el tetrahidrocannabinol (THC) pone en marcha la autofagia que hace que esas células tumorales se suiciden.

La autofagia le sirve a las células para renovar sus componentes, aunque en el proceso de esa renovación puede acabar de formas distintas, tener éxito o morir, según cuál sea la causa que la desencadene. Si es por la falta de nutrientes, normalmente no hay problemas. La célula quema sus propios componentes proporcionando así al organismo la energía que precisa. Es como la reacción para poder tener una subida de energía en una situación de ayuno.

El tema cambiaría cuando, en vez de por ausencia de alimentos, la autofagia se produce por suministro de tetrahidrocannabinol. Con este cannabinoide de la marihuana, se refuerza la versión destructiva, en la que la célula se auto degrada y, finalmente, muere. Se destruye en su totalidad

Ambas investigaciones se han realizado con cultivos de células con un tumor cerebral muy grave. Las observaciones sirvieron para confirmar que se puede “contribuir a sentar las bases para el desarrollo de nuevas terapias antitumorales basadas en la activación de la muerte a través de la autofagia”, dijo el científico español Guillermo Velasco, uno de los investigadores del equipo. “Estas observaciones pueden contribuir a sentar las bases para el desarrollo de nuevas terapias antitumorales basadas en la activación de la muerte a través de la autofagia” añadió.

En la investigación liderada por la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Investigaciones Sanitarias San Carlos, también participó el Instituto de Química Avanzada de Cataluña, el Instituto de Biofísica (UPV/EHU-CSIC), la Universidad del País Vasco, el Danish Cáncer Society Research Center (Dinamarca), Newcastle University (Reino Unido), el Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), Sunderland University (Reino Unido), el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (Japón) y el CIBERNED.

por -
1 112 vistas

Investigadores de la Universidad de Canberra (UC) en Australia anunciaron la puesta en marcha de un nuevo proyecto de investigación cuyo objetivo es crear una terapia a base de marihuana para el tratamiento del melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel.

La Universidad australiana firmó un contrato que asciende a un millón de dólares por parte del fabricante internacional de productos de marihuana medicinal Cann Pharmaceutical , prestando el producto de la marihuana médica con el objeto de hacer ensayos clínicos en pacientes con melanoma.

El proyecto de investigación de dos años se llevará a cabo por la profesora de biología molecular y celular Sudha Rao.

El equipo de la profesora Sudha Rao, del Instituto de Investigación de la Salud de la Universidad de Canberra, ya ha comenzado con la investigación en terapias innovadoras y agresivas de cáncer para combatir las células madre cancerosas y la prevención de la recurrencia del cáncer.

La profesora Rao dijo que los estudios clínicos previstos ayudarán a arrojar nueva luz sobre la eficacia del cannabis en el tratamiento del melanoma.

Los estudios existentes sugieren que algunos de los compuestos que se encuentran en la marihuana tiene la capacidad de “apagar” el crecimiento descontrolado de las células cancerosas de la piel, que es un factor importante en el desarrollo y progresión del cáncer de la piel.

La investigación de septiembre de 2013, publicada en el British Journal of Pharmacology demuestran que el cannabidiol (CBD) puede ser muy prometedor para el desarrollo de nuevos tratamientos para el cáncer de piel.

“Los australianos tienen la tasa más alta de melanoma en el mundo. Se estima que sólo en el año 2016 serán diagnosticados con melanoma unos 13.000 australianos “, dijo Rao.

“Se considera que el melanoma es el tercer cáncer más común en Australia y Nueva Zelanda, cerca de 1.800 personas morirán a causa de ella este año, por lo que necesitamos desarrollar tratamientos efectivos.”

El cannabis medicinal se administra a pacientes con melanoma, en paralelo con la quimioterapia. Los científicos controlan estrictamente cómo las células madre responden al tratamiento con el cannabis. Se espera que los ensayos clínicos comiencen en el 2017.

por -
0 321 vistas

Un estudio publicado en la edición de  Psychopharmacology  mostró que el alcohol aumenta significativamente la agresión en las personas que lo consumen, al tiempo que el cannabis la reduce reduce significativamente.

Antes de la prueba, los investigadores plantearon la hipótesis de que “la exposición a la agresión aumentaría la agresión subjetiva de los usuarios de alcohol durante su intoxicación, mientras se esperaba que se recudiese la agresión entre las personas que consumen cannabis cuando estaban bajo la influencia de sus efectos”.

En el estudio participaron tres grupos:

-consumidores habituales de alcohol

-Los consumidores habituales de marihuana

-El grupo de control, que no utiliza alcohol o marihuana

“Los usuarios de alcohol y marihuana recibieron una dosis única de alcohol y placebo o una dosis única de cannabis y placebo. La agresión subjetiva se evaluó antes y después de la exposición a la agresión.  Además, se registró la testosterona y el cortisol bajo la influencia del alcohol, la marihuana, o en el momento de la exposición a la agresión “.

Después de la prueba, se encontró que la “agresión subjetiva aumentó significativamente después de la exposición a la agresión en los tres grupos, aunque no tomaron ni alcohol, ni marihuana, ni placebo”

La intoxicación con alcohol aumento el nivel de violencia subjetiva, mientras que la intoxicación con cannabis disminuyó la agresión subjetiva después de la exposición a la agresión.

Las reacciones agresivas cuando se ven expuestos a las agresiones aumentaron significativamente después de beber y cayeron entre los consumidores de cannabis, en comparación con el grupo de control que recibió placebo.

El estudio encontró que “el alcohol facilita la aparición de la agresión, mientras que la marihuana reduce la sensación de agresión, incluso durante la intoxicación, además también entre los consumidores habituales de cannabis”.

por -
0 140 vistas

Los cannabinoides pueden ser un potencial tratamiento para los “síntomas asociados y mostrados por los pacientes autistas“. Esto es resultado de un nuevo estudio publicado en el Journal Translational Psychiatry .

“Los trastornos del espectro autista (TEA) se caracterizan por la sociabilidad alterada, la comunicación comprometida y las estereotipadas/conductas repetitivas, para los cuales no existen tratamientos específicos que estén actualmente disponibles”, comienza el resumen del estudio. “La exposición prenatal al ácido valproico (VPA)  es conocido, aunque sigue siendo subestimado, factor de riesgo ambiental para los TEA . En los pacientes autistas se observa una actividad alterada endocannabinoide, y éstos son conocidos por modular los rasgos de comportamiento que normalmente se ven afectados en los TEA “.

Sobre esta base, los investigadores “probaron la hipótesis de que los cambios en el tono endocannabinoide contribuyen a la alteración del fenotipo induciendo exposición prenatal en ratas de VPA, con especial atención a las características de comportamiento que se asemejan a los síntomas de la base y servicios asociados a los TEA.”

En el curso del desarrollo, las ratas expuestas al VPA demostraron primeros déficit en la comunicación social y la discriminación, la sociabilidad comprometida y el comportamiento del juego social, estereotipias y aumento de la ansiedad, proporcionando así una prueba preclínica de los efectos nocivos de larga duración inducidos por la exposición prenatal al VPA.

“A nivel neuroquímico, las ratas expuestas al VPA mostraron alterada la fosforilación de los receptores cannabinoides CB1 en diferentes áreas del cerebro, asociados con cambios en el metabolismo de la anandamida y desde la infancia hasta la adultez”, afirma el estudio.”Curiosamente, la mejora de la señalización de la anandamida a través de la inhibición de su degradación rescató a los déficit de comportamiento mostrados por las ratas expuestas al VPA en la infancia, la adolescencia y la edad adulta.”

Los investigadores concluyen que; “Por tanto, este estudio demuestra que las anormalidades en la actividad de anandamida pueden ser la base de los efectos perniciosos de los factores de riesgo ambientales en los comportamientos relevantes de los TEA y que el sistema endocannabinoide pueden representar una diana terapéutica para el núcleo y los síntomas asociados mostrados por los pacientes autistas.”

El estudio fue realizado por investigadores de la  Universidad “Roma Tre” y  Universidad de Roma La Sapienza . Se puede encontrar haciendo clic aquí .

por -
0 287 vistas

En una gran cantidad de países, el uso de cannabis probablemente puede dar problemas con la ley. Pero la cosa es que también ha inspirado una cura para los ataques de tos.

El tetrahidrocannabinol (THC), es la principal sustancia quimica psicoactiva que se encuentra en el cannabis, tiene un efecto bien conocido en el cerebro. Pero también hace de enganche en las células nerviosas en las vías respiratorias superiores de los mamíferos y las señales de los cortocircuitos que causan espasmos de tos.

El Instituto Nacional de Salud de los EEUU (NIH) ha estado suvencionando a la Universidad de California en Oakland , Estados Unidos, para desarrollar una cura en base a este efecto para la tos. La universidad en Oakland ha encontrado que un pariente descubierto del THC, la araquidoniletanolamida (anandamida), puede tener un efecto similar sofocando la tos, pero sin hacer que los usuarios tengan la sensación eufórica del “alta o subidón”

La anandamida puede ser enviada a las vías respiratorias de una persona desde un inhalador en aerosol y se adhiere a las mismas células nerviosas como THC. Pero se une tan fuertemente a las células que no entra en el torrente sanguíneo.

La sustancia hasta el momento ha sido probado en ratas y conejillos de indias, que fueron rociados con pimienta y luego recibieron el tratamiento. En la investigación se colocaron micrófonos dentro de las jaulas de los animales para contar las toses, dando como resultado una reducción significativa después de administrarle la cura en aerosol.

Leer la cura la tos cannabis aquí .

por -
3 657 vistas

De acuerdo con un estudio publicado en Frontiers in Pharmacology revista de investigadores del Hospital McLean, Escuela de Medicina de Harvard y la Universidad de Tufts, la administración de cannabis medicinal se asoció con una reducción del uso de medicamentos recetados y un mejor rendimiento cognitivo.

El estudio evaluó tres meses de tratamiento de cannabis medicinal en la función ejecutiva, “explorando si los pacientes de marihuana medicinal experimentarían mejora en el funcionamiento cognitivo, tal vez relacionado con el alivio de los síntomas primarios.” El estudio utilizó a 24 pacientes certificados para el uso del cannabis medicinal.

Además de que los pacientes experimentaron “una cierta mejora en las medidas de funcionamiento ejecutivo” se reflejó “una mayor velocidad sin perdida de precisión en la realización de tareas” usando la Stroop Color World Test y el Trail Making Test , los pacientes también reportaron mejoras moderadas en sus patrones de sueño, disminución de los síntomas de depresión, e “impulsividad atenuada.”

Los participantes del estudio también reportaron una disminución en el uso de los productos farmacéuticos convencionales, el consumo de opiáceos se redujo un 42 por ciento, el uso de antidepresivos se redujo un 17 por ciento, el uso del estabilizador del estado de ánimo se redujo un 33 por ciento y el uso de las benzodiacepinas, como el Xanex, se redujo en un 38 por ciento.

Los autores señalan que “muchos responsables políticos, consumidores, médicos y el público en general siguen estando mal informados” sobre el cannabis.

El estudio está en curso, pero en base a la evidencia preliminar los autores concluyeron que “después de tres meses de tratamiento, los usuarios marihuana medicinal no experimentaron déficit de funciones ejecutivas, que se observan a menudo en los usuarios regulares de marihuana recreativa.

por -
0 911 vistas

“Nuestro cuerpo no sólo produce un material de este tipo, si lo necesita, cuyas propiedades son similares a las del cannabis”, dice el Prof. Rafael Mechoulam, el científico israelí que descubrió el THC en la planta y posible Nobel en la próxima década. “No hay ninguna relación entre la legalización y la lesión médica”, agregó en una entrevista al Yedioth Ahronoth.

El Prof. Rafael Mechoulam es en la actualidad el nombre más importante de la industria del cannabis en todo el mundo. Israel fue el primero en identificar el ingrediente activo del cannabis, el THC, allá por los años 60 del siglo pasado.

Descubierto el THC junto con el Prof. Yechiel, desde entonces la investigación se ha extendido por todo, aunque en realidad queda mucho más por explorar acerca de la relación entre el cuerpo humano y el cannabis. El sistema endocannabinoide que es parte integral del sistema nervioso en el cuerpo, incluyendo el cerebro y la médula espinal, aunque por ahora no se estudia ampliamente y todavía ni siquiera se enseña en las facultades de medicina.

En una entrevista con el diario Yedioth Ahronoth este fin de semana el Profesor hablaba sobre el descubrimiento del THC y como gracias al otro importante componente del cannabis, el CBD (cannabidiol), se ha tenido una alta posición en la industria y en los discursos que han llegado a todos los rincones del mundo y, tal vez, lleguen al premio Nobel.

El cannabis va a cambiar el mundo de la medicina

“Los estudios duran cincuenta años, comenzaron con el descubrimiento de los beneficios terapéuticos del cannabis, y puede cambiar el mundo de la medicina”, dice y da razones para el estudio del cannabis: “Esta sustancia en otros períodos de la historia se ha utilizado para el dolor y curar enfermedades. Después de que se utilizase la cocaína y la morfina, no hay ninguna razón para pensar que no se va a investigar con el cannabis “.

En el documental llamado (“Científico“), cuenta como y cuando recibió el cannabis de la policía para hacer la su primera investigación en Israel. El profesor cuenta como el comandante de policía de la ciudad le entrega el cannabis, “cuando le pedí una cantidad de material al comandante de policía para hacer la investigación, él me invitó a tomar un café para darme el cannabis. Después de darme el material, me subí al autobús con la bolsa y los pasajeros ponían caras raras al sentir el fuerte olor de la bolsa “.

Otra divertida historia de su primera experiencia con el consumo de cannabis fue cuando le pidió a su esposa que preparase un pastel con THC y se lo comió junto con sus colegas, “se rieron sin parar, hablaban más de lo que estaban acostumbrados, y a un tercero le dieron ataques de pánico haciéndole perder el control. Sólo fue una pequeña sensación de subidón”, dice.

La conexión entre el cuerpo humano y el cannabis

endocannabinoid-system-1-1A pesar de la seguridad del cannabis en la medicina, el profesor Mechoulam cree que el proceso sigue siendo demasiado lento: “Cuándo se inventó la insulina, en seis meses ya se estaba usándose. Hoy la Introducción en medicina significa que una vez que encontremos una solución a las enfermedades, hasta que se implementan pasan un gran número de años. Todo el mundo habla.. los beneficios del progreso, pero también de las deficiencias”.

La urgencia de promover la investigación se deriva de la importancia exclusiva que tiene el sistema endocannabinoide en el buen funcionamiento del cuerpo y su relación con el cannabis. “En los 80 fueron capaces de encontrar dentro de nuestro cuerpo receptores que son activados por los cannabinoides “, dice refiriendo, por supuesto, a los receptores cannabinoides CB1 y CB2 que son los responsables de la absorción de los componentes del cannabis y de sus efectos traducidos sobre la mente y el cuerpo.

“Nuestro cuerpo no sólo produciría un material de este tipo cuyas propiedades son similares a los del cannabis si lo necesitase”, añade, y refuerza las teorías de consumidores de cannabis que creen que la planta debe ser parte de la dieta diaria de los seres humanos. “Creo que si podemos romper este sistema, nos encontraríamos con que afecta a todos los tipos de enfermedades, porque vemos sus huellas en muchos lugares en el cuerpo.”

El Profesor Mechoulam, un gran científico e investigador

“El consumo de cannabis está muy extendido, para el trastorno de estrés postraumático, para el alivio del dolor producido por el cáncer, para las personas que reciben tratamiento por el síndrome de Tourette de Parkinson” dice en la entrevista.

También aborda la cuestión de la legalización: “Se ha demostrado que no hay relación entre los daños a la salud y la legalización”, dijo. “Ya hemos visto que el tabaco a los pulmones y el alcohol al hígado causan daños a la salud, mientras que el cannabis es ilegal”

Al final de la entrevista del Yedioth el investigador de 86 años de edad, que da charlas en conferencias en todo el mundo y ha recibido numerosos premios, incluyendo el Premio de Israel en Química, cuando se le preguntó si también recibirá el Premio Nobel dice: “tenemos mucho trabajo, pero creo que dentro de un año será posible demostrar la importancia de este descubrimiento. Creo que si el estudio tiene inversión durante unos años y se termina, en diez años será posible hablar incluso del Premio Nobel. “

Te dejamos el documental The Scientist (El Científico)

por -
0 500 vistas

Cada vez más estudios sobre las capacidades de THC están siendo liberados recientemente, y los resultados siguen siendo muy sorprendentes. Aunque muchos siempre han sospechado que funciona de maravilla en el cerebro y el sistema nervioso central, los estudios sobre estas teorías han sido muy pocos y distantes entre sí debido a la situación legal de la marihuana y la falta de financiación para las sustancias ilegales.

Eso está comenzando a cambiar lentamente a medida que más países y estados norteamericanos abrazan la marihuana, tanto para fines medicinales como recreativos. Como resultado, se han llevado a cabo más estudios para determinar cuáles son los efectos del THC en el cuerpo y si sus resultados son tan milagrosos.

Uno de los estudios más recientes, que se publicó en la revista Cerebral Cortex, encontró que el uso de THC poco después de sufrir una lesión cerebral podía disminuir significativamente la contusión en el cerebro e incluso ayudar en el proceso de curación. Normalmente, cuando el cerebro experimenta un trauma, el cuerpo libera mediadores dañinos que conducen a la excitotoxicidad, estrés oxidativo, inflamación y muerte neuronal secundaria.

Sin embargo, se ha demostrado que el uso de cannabis, disminuye el daño hecho al cerebro por la protección del sistema neuronal. Incluso se estimula la liberación de minociclina, lo que reduce el edema cerebral y el deterioro neurológico, mientras difunde nuevas lesiones en los axones del cerebro.

En general, a los ratones que se les administró cannabinoide parecían tener una reducción significativa de la inflamación del cerebro, una mejor recuperación clínica, una reducción del volumen del infarto, y una reducción en la muerte de las células cerebrales. Esto es extremadamente importante en un momento en el que los consumidores están cada vez más desilusionados cuando se tratan con medicamentos farmacéuticos y buscan métodos alternativos de tratamiento. En cuanto a la marihuana es un enfoque sostenible, más natural para curar y calmar el cuerpo y debe ser investigado adicionalmente para determinar cuál es la mejor que se puede utilizar en los seres humanos.

por -
1 1.550 vistas

Los científicos chinos y estadounidenses que estudian el mecanismo exacto de cómo la marihuana hace que la gente se coloque han descubierto dentro de nuestras células cerebrales “un carterista con tres brazos”.

El compuesto activo de la marihuana, o cannabis sativa, fue descubierta en la década de 1960, pero el proceso exacto de cómo producía sus efectos narcóticos en el cerebro sigue siendo en gran parte un misterio.

El estudio, en la edición de este mes de la revista Cell, arrojó nueva luz con la presentación, por primera vez, de la estructura física del receptor cannabinoide humano 1 (CB1), una proteína en las membranas de nuestras células cerebrales que presentan los productos químicos narcóticos de la marihuana a nuestras células cerebrales.

El descubrimiento, dicen los investigadores, podría conducir a nuevos fármacos con menos efectos secundarios.

Los receptores CB1, que son proteínas naturales en las membranas celulares del cerebro humano, se unen con el tetrahidrocannabinol (THC) para producir esa sensación de “sentirse bien” señal en las neuronas. Los investigadores han pasado más de una década tratando de desentrañar las vías bioquímicas que subyacen al proceso.

El nuevo estudio, dirigido por investigadores de la Universidad ShanghaiTech y la Academia China de Ciencias, encontró que el receptor CB1 tiene una estructura única que consta de muchos “bolsillos” adaptados para unirse con las señales químicas específicas del ambiente exterior.

Los investigadores descubrieron que dentro de los bolsillos de CB1 existen numerosas bandas espirales de proteínas, vigiladas por un bucle en forma de V de la proteína, como un tapón, para mantener alejados a los productos químicos no deseados.

El THC tiene una estructura con tres brazos. Cuando la molécula de THC pasa a un receptor, su brazo corto hace un agarre rápido en una hélice. Su brazo largo se agacha como un ancla en el fondo de la bolsa. El brazo restante, fuerte y voluminoso, empuja las hélices, haciendo que se doblen hacia fuera. Son estos movimientos mecánicos los que generan las señales estupefacientes a la neurona.

Los investigadores dijeron que el descubrimiento podría ayudar al desarrollo de drogas sintéticas que imitan los efectos de la planta con menos efectos secundarios, por lo que podría ser utilizado legalmente en la mayoría de los países.

“Hemos encontrado que el receptor CB1 se compone de múltiples sub-bolsillos y canales,” dijo el Dr. Alexandros Makriyianni, director del Centro para el descubrimiento de fármacos en la Universidad Northeastern en Boston, y un co-autor del artículo.

“Esta compleja estructura permitirá que los químicos de diversos compuestos se dirijan específicamente a porciones del receptor para producir los efectos deseados.”

Los investigadores han pasado décadas estudiando cómo la marihuana funciona en nuestro cerebro. En la década de 1960, el THC fue aislado e identificado como componente efectivo más importante de la planta. En la década de 1990, los investigadores confirmaron la existencia del receptor CB1 y su papel en la señalización del cannabis, pero su estructura molecular se desconocía.

Cuando eramos niños comimos semillas de cannabis como aperitivos. Algunas variedades definitivamente no están mal dijo Yin Jintao, botánico, del Jardín Botánico Tropical de Xishuangbanna

Lai Ren, un investigador de biología molecular en el Instituto de Zoología de Kunming, dijo que llevar a cabo la investigación relacionada con el cannabis en China fue difícil debido a los estrictos controles sobre el acceso a la planta y sus derivados.

Yin Jintao, botánico en el Jardín Botánico Tropical de Xishuangbanna, dijo que el conocimiento obtenido de la investigación chino-estadounidense podría aliviar las restricciones sobre el cultivo de cannabis y su uso en China y en el resto del mundo.

La marihuana, la cual es originaria de Asia Central y del subcontinente indio, es ilegal para uso recreativo en China, que también impone estrictos controles sobre su uso médico.

Sin embargo, en el suroeste de la provincia de Yunnan, que limita con Vietnam, Laos y Myanmar, los residentes habrían comido semillas de marihuana y masticando sus hojas durante siglos, dijo Yin.

“De niño comíamos semillas de marihuana como aperitivos. Algunas variedades no son malas,” dijo.

por -
0 1.078 vistas

Parece como sacado de un cómic de superhéroes fumetas en el que una persona consume cannabis y obtiene una mayor visión nocturna como si obtuviese un nuevo poder. Aunque, la verdad es que un estudio descubrió que la marihuana mejoraba la visión por la noche

El farmacólogo M.E. West , ya ya más de dos décadas se percató que pescadores jamaicanos en Kingston, podían manejarse bien con la poca luz de la oscuridad de la noche. Los pescadores fumaban cannabis y bebían una bebida fabricada con ron y con las propias hojas de marihuana y posteriormente navegaban a oscuras sorteanndo rocas y obstáculos.  El Dr. West llegó a la conclusión Otro grupo de investigadores en el 2002 y que había viajado a la montañas Rifeñas de Marruecos, donde existe también una gran consumo de cannabis en forma de hachís, también descubrieron que sus pescadores y gente de las montañas obtenían beneficios oculares nocturnos similares.

El equipo de científicos hizo pruebas de medición de la visión nocturna de estos pescadores y montañeros, y encontraron que el cannabis les proporcionaba mejores resultados en su visión por la noche.

The Guardian también informó de un nuevo estudio que había comprobado estas hipotesis encontrando el mecanismo celular por el que el cannabis mejoraba la visión nocturna. Este mecanismo puede usarse para tratar algunos problemas oculares como la retinitis pigmentosa. La investigación encontró más cantidad de receptores de la proteína CB1 en los ojos y sugiriendo que el efecto de la marihuana en la visión se debía al trabajo de las células de la retina.

También, la científica Lois Miraucort, utilizó unos renacuajos denominados, Xenopus laevis, para justificar este resultado. La investigadora aplicó cannabinoides sintéticos en los tejidos oculares de los renacuajos midiendo su respuesta a la luz. El equipo de investigadores de Miraucort notó como el cannabis era capaz de hacer más sensibles a esta células cuando se exponían a la luz e incrementando la velocidad de activación cuando se estimulaban por una luz brillante o una opaca. El resultado final fue que esto ocurría debido a la inhibición de la proteína NKCC1.

Estos resultados se sumarían a la impresionante lista de propiedades medicinales de la planta cuyo destino encaja tanto en el uso médico como en la recreación.

por -
0 474 vistas

De acuerdo con  un nuevo estudio  publicado en la revista Frontiers in Pharmacology , el CBD purificado puede provocar la remisión completa de convulsiones en pacientes con epilepsia.

El estudio, que fue publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, se titula “Intoxicación de extracto de cannabis Δ9-THC enriquecido con cannabidiol en dos niños con epilepsia refractaria: Remisión completa después de cambiar a cannabidiol purificado”.

De acuerdo a lo abstracto del estudio; “Los estudios en animales y ensayos clínicos preliminares han demostrado que los extractos enriquecidos con cannabidiol (CBD) pueden tener efectos beneficiosos para los niños con epilepsia resistente al tratamiento.” Sin embargo, estos compuestos “aún no están registrados como medicamentos por parte de las agencias reguladoras.”

Para el estudio, los investigadores “describen los casos de dos niños con epilepsia resistente al tratamiento (Caso A con displasia frontal izquierda y la caso B con Síndrome de Dravet) seguido de un empeoramiento de las convulsiones después de un corto período de tiempo y con mejoría inicial de los síntomas después de la introducción de los extractos de CBD. “

Los niños presentaron síntomas típicos de intoxicación por Δ9-THC, que los investigadores arbitrados detallaron como “risa inapropiada, ataxia, disminución de la atención, y enrojecimiento de los ojos”, después de usar un extracto de cannabis enriquecido con el CBD. El extracto se sustituyó por la misma dosis de CBD purificado sin el Δ9-THC en ambos casos, “llevando a una mejora en los signos de intoxicación y en la remisión de las crisis.”

El estudio concluye; “Estos casos apoyan la evidencia clínica y preclínica preliminar que sugiere que el CBD puede ser eficaz para algunos pacientes con epilepsia. Por otra parte, los casos ponen de manifiesto la necesidad de ensayos clínicos aleatorios utilizando alta calidad y sustancias fiables para determinar la seguridad y eficacia de  los cannabinoides  como medicamentos”.

El estudio completo puede ser visto por clic aquí .

por -
2 1.303 vistas

En China, científicos de la Universidad ShanghaiTech, dieron a conocer una imagen, hasta la fecha la mejor, del receptor que hace colocarse a las personas que consumen cannabis y que se publicó en la revista Cell.

Este receptor cannabinoide de tipo 1(CB1), está en el sistema nervioso y es activado, entre otros factores, por los compuestos cannabinoides de la planta del cannabis como su ingrediente activo tetrahidrocannabinol (THC) y También por sus análogos sintéticos.

El modelo tridimensional nos enseña la unión del THC con otras moléculas al receptor CB1 (las espirales de la imagen), que se embebe en la superficie de las células nerviosas. Saber los distintos mecanismos de unión ayuda a explicar el por qué los fármacos que imitan al cannabis, pero sin sus efectos psicoactivos, pueden provocar los efectos no deseados. Por ejemplo, hubo que retirar algunos del mercado porque causaban depresión, ansiedad, e incluso tendencias suicidas. La investigación también servirá para examinar los efectos secundarios de estos cannabinoides sintéticos, como Spice y K2, a menudo usado por consumidores que quieren replicar el efecto psicoactivo del THC, y que en muchas ocasiones terminan en la sala de urgencias de los centros médicos.

por -
1 851 vistas

Retirar el consumo de tabaco está asociado con déficits en la función cognitiva, incluyendo la atención, la memoria de trabajo, y la memoria episódica, todas los cuales dan lugar a un mayor riesgo de recaída. De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Biological Psychiatry , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos , los cannabinoides pueden ayudar a combatir estos déficits durante la retirada precoz del tabaco.

Para el estudio, los investigadores “investigaron en ratones el papel del cannabinoide receptor CB1 (CB1Rs) en el deterioro de la memoria y los cambios de densidad de la espina dorsal, inducidos para la precipitada abstinencia de nicotina por la mecamilamina antagonista nicotínico. Fueron utilizados los fármacos que actúan sobre el sistema endocannabinoide [destinados a imitar los cannabinoides] y ratones genéticamente modificados”.

Los investigadores encontraron que, entre otros efectos positivos, “el deterioro de la memoria fue bloqueado durante la abstinencia de la nicotina” por un agonista de los receptores cannabinoides significado para imitar los efectos naturales de los cannabinoides.

“Estos resultados ponen de manifiesto el interés del CB 1 R como un objetivo para mejorar el rendimiento cognitivo durante la abstinencia temprana de nicotina”, concluye el estudio.”Los déficits cognitivos en la abstinencia temprana están asociados con un mayor riesgo de recaída.”

por -
4 6.890 vistas

Una sustancia química de la marihuana conocida como cannabinoide cannabidiol (CBD) ayuda a las grietas a recuperarse más rápido e incluso hacer que los huesos sean más fuertes de lo que fueron, como lo indica un estudio dirigido por analistas de la Universidad de Tel Aviv y de la Universidad Hebrea y distribuido en la revista Bone and Mineral Research .

El CBD no tiene ningún efecto psicotrópico.

“Observamos que el CBD hacía los huesos más fuertes en medio de su recuperación, mejorando el desarrollo del marco de colágeno, lo que da la premisa de una nueva mineralización del tejido óseo”, dijo el analista Yankel Gabet. “A raíz de ser tratado con el CBD, el hueso reparado será más difícil que se ablande por lo que está por venir.”

Los huesos contienen receptores cannabinoides

Los analistas dispensaron suaves grietas femorales en ratas, a continuación, algunas de ellas se les infundio CBD, y a otras además del cannabidiol también tetrahidrocannabinol (THC).A continuación, evaluaron la recuperación de las ratas contrastándolas con ratas a las que no se les había dado ningún producto químico de cannabis.

Los especialistas encontraron que las ratas infundidas con CBD tuvieron el mismo impacto, independientemente de si se le unió el THC o no.

“Observamos que el CDB es adecuadamente viable en la mejora de la recuperación de la grieta”, dijo Gabet.
“Diversos estudios han indicado, además, que el CDB es un operador protegido, que convence y que debemos continuar con esta línea de estudio en ensayos clínicos para estudiar su valor en la mejora de la reparación de grietas o roturas de huesos humanos.”

El estudio reforzó los descubrimientos anteriores en este tema, el cuerpo contiene receptores que reaccionan a las mezclas de cannabinoides, y estos receptores no se mantienen al cerebro.

Sólo reaccionamos al cannabis puesto que trabajamos con mezclas de características y receptores que además se pueden accionar por los cannabinoides de la planta del cannabis,”, dijo Gabet.

El estudio anterior encontró que el esqueleto contiene receptores cannabinoides que potencian el desarrollo óseo y reprimen la desgracia del hueso. El nuevo estudio parece afirmar estos descubrimientos.

Beneficios restaurativos de la marihuana “cierto”

El estudio es una pieza de un grupo de desarrollo de la exploración de las ventajas para la salud de los productos químicos del cannabis, incluyendo el CBD. Los descubrimientos pueden impulsar nuevas investigaciones de formas que el cannabis podría utilizarse para tratar la osteoporosis u otras enfermedades óseas.

“La capacidad clínica de mezclas de cannabinoides relacionados es simplemente ahora irrefutable”, dijo Gabet.

“Aunque todavía hay una gran cantidad de trabajo por hacer para crear tratamientos adecuados, obviamente, es concebible para segregar del tratamiento clínico la psicoactividad del cannabis. El CBD, el operador importante en nuestro estudio, es calmante y esencialmente no tiene ninguna psicoactividad “.

El resumen de las ventajas de la marihuana terapéutica se sigue desarrollando. Ahora se utiliza principalmente para el tormento interminable, para disminuir las reacciones de la quimioterapia y para mejorar el anhelo en los pacientes con SIDA. Ha indicado, además, para la garantizar el control de la glucosa y moderar el movimiento del VIH. De igual manera, está siendo investigado como tratamiento para diferentes esclerosis y la enfermedad de Parkinson.

El CBD se ha demostrado que sofoca las convulsiones, detiene la mestastasis de numerosos tumores malignos contundentes e incluso puede matar a las células de la leucemia.

Un informe reciente en el diario Neuropsychopharmacology encontró que el CBD era en general tan exitoso como un fármaco antipsicótico bien conocido en el tratamiento de la esquizofrenia y la neurosis y sin los síntomas psicoactivos. Diferentes estudios han confirmado la viabilidad del CBD como un protector antipsicótico.

por -
0 237 vistas

Las alteraciones en el sistema endocannabinoide en el cerebro podrían desempeñar un papel importante en el desarrollo de la anorexia nerviosa, dicen los investigadores italianos, que informaron sobre los hallazgos que apuntan a nuevas estrategias terapéuticas a base de cannabis para el trastorno de la alimentación.
En un modelo de ratón con anorexia, el equipo encontró no sólo que la densidad de los receptores de cannabinoides se redujeron significativamente en áreas asociadas con el apetito, sino también que la administración de agonistas de los receptores dirigidos a aumentar el peso corporal y redujeron el interés en el ejercicio.

Roberto Collu, un estudiante de doctorado en la División de Neurociencia y Farmacología Clínica en la Universidad de Calgiari, Italia, dijo a los delegados en el Congreso 29ª Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP) que “los tratamientos farmacológicos basados en fármacos que modulan la señalización del sistema endocannabinoide podrían ser útiles en el tratamiento de la anorexia nerviosa “.
Collu inició su presentación señalando que a pesar de que la neurobiología de la anorexia nerviosa es compleja y multifactorial, “está claro que la desregulación de las hormonas que regulan el apetito se asocia con una alteración de la actividad de los neurotransmisores, como el sistema dopaminérgico, sino que también una alteración de los procesos de recompensa parecen contribuir a la aparición y al desarrollo de esta patología “.

Dijo que el sistema endocannabinoide es un sistema neuromodulador “importante” que participa en la regulación de los aspectos homeostáticos y hedónicos de la conducta alimentaria y que el receptor cannabinoide tipo 1 (CB1) se expresa en particular en el hipotálamo, que es el “centro neurálgico” para la regulación homeostática de la alimentación.

Collu observó que varios estudios anteriores habían puesto de manifiesto las asociaciones entre las variantes en el gen del receptor CB1 y la anorexia nerviosa. El presente estudio investiga una posible alteración del sistema endocannabinoide en el modelo basado en la actividad de la anorexia nerviosa en ratones.
La actividad basada en la anorexia implica una combinación de la restricción de la dieta y de la actividad física que induce a una alteración de la condición del comportamiento y a la desregulación de la función endocrina que es similar a la forma humana de la anorexia nerviosa.

Durante la fase de inducción de 6 días de la anorexia basada en la actividad, a los ratones se les permitió el acceso a los alimentos durante 90 minutos por día y se les dio libre acceso a una rueda para correr. El peso corporal, la ingesta de alimentos y la actividad de la rueda para correr (RWA) se midieron diariamente, al igual que la leptina, grelina, y los niveles de corticosterona.

Al final de la fase de inducción, hubo reducciones significativas en los niveles de endocannabinoides en diversas regiones del cerebro, incluyendo la corteza, la corteza prefrontal, la amígdala y el hipocampo. Por otra parte, hubo una reducción significativa en la densidad de los receptores CB1 en el hipotálamo lateral y el giro dentado en el hipocampo.

La administración de CB1 naturales / agentes receptor CB2 delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) a una dosis de 0,75 mg / kg dio lugar a aumentos significativos en el peso corporal después de 6 días. También hubo aumentos significativos en principios de la ingesta de alimentos y en las reducciones significativas todos los días de la RWA. La administración de THC también se asoció con un aumento significativo en los niveles de leptina en comparación con la línea base.

Los investigadores también administraron el receptor CB1 sintético agonista CP 55.940.Ellos encontraron que la dosis 0,06 mg / kg tuvo un efecto similar sobre el peso corporal, la ingesta de alimentos, y diariamente el RWA. Además, el compuesto incrementó significativamente los niveles de leptina y los niveles de grelina reduciendose significativamente en comparación con la línea base.
Collu llegó a la conclusión de que los resultados mostraron que “el sistema endocannabinoide está implicado en el comportamiento anoréxico como se muestra en el modelo basado de la actividad anorexia.

“La administración de agonistas CB1 mejora, al menos parcialmente, el comportamiento anoréxico y la desregulación hormonal”, añadió.

La sesión de cochair de la Dra.Olga Kazakova, jefa del departamento de psiquiatría de la Clínica Psiquiátrica de la ciudad de Minsk, Bielorrusia, describió en el estudio como ella dijo que los pacientes con anorexia son difíciles de tratar, añadiendo “muy interesante.”: “Yo pienso que no tenemos fármacos adecuados por el momento para este grupo de pacientes.

“Lo que ha realmente me impresionó es que disminuyó el nivel de interés por la actividad física después de la administración de este cannabinoide.” A pesar de que hay una serie de razones que podrían explicar esto, se especula que puede que los sujetos estuviesen “más relajados y no quieren ser tan activos “, dijo a Medscape Medical News .

Las Dra. Kazakova señaló que los investigadores también encontraron que la terapia cannabinoide puede ser eficaz en caso de recaída.

“Por lo que podemos decir que mejora los resultados en el grupo de ratones, y también si tuvieran una especie de recaída, también funciona”, dijo.

“Creo que suena muy prometedor, y estoy mirando hacer nuevas investigaciones. Creo que es el momento, esta lejos de ser utilizado en los seres humanos, pero el principio, creo que es un comienzo muy prometedor”, añadió la Dra. Kazakova.