Etiquetas Posts etiquetados con "Investigación"

Etiqueta: Investigación

por -
0 397 vistas

Científicos del Instituto de Investigación sobre Adicciones de la Universidad de Buffalo (RIA) estudiaron el estrés crónico y la depresión, con un enfoque centrado en los endocannabinoides, sustancias químicas cerebrales similares a las sustancias producidas por la marihuana.

Los resultados plantean la posibilidad de que los componentes de la marihuana pueden ser útiles en la reducción de la depresión que produce el estrés crónico.

                 “En los modelos animales que estudiamos, vimos que el estrés crónico reduce la producción de endocannabinoides, lo que lleva a un comportamiento similar a una depresión”, dice el Dr. Samir Haj-Dahmane científico de investigación del RIA.

Los endocannabinoides son compuestos químicos que produce nuestro cerebro y que afectan al control motor, la cognición, las emociones y la conducta.

Como su nombre indica, son similares a los productos químicos que se encuentran en la marihuana (Cannabis sativa) y su ingrediente activo, el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC).

                “El estrés crónico es una de las principales causas de la depresión”, dice el Dr. Haj-Dahmane. “El uso de compuestos derivados del cannabis para restaurar la función normal de los endocannabinoides podrían ayudar a estabilizar los estados de ánimo y aliviar la depresión.”

marihuana-cientifico
Dr. Samir Haj-Dahmane

Es una investigación preliminar. “Nuestra investigación hasta ahora ha utilizado modelos animales; todavía hay un largo camino por recorrer antes de saber si esto puede ser eficaz en los seres humanos “, dice. “Sin embargo, hemos visto que algunas personas que sufren de trastorno de estrés postraumático han informado de un alivio cuando usaron la marihuana.”

El Dr. Haj-Dahmane dice que el siguiente paso en la investigación es determinar si el uso de un extracto de marihuana, el cannabidiol (CBD), restaura los comportamientos normales en los animales sin conducir a la dependencia de la sustancia.

El estudio, co-escrito por la Dra. Roh-Yu Shen, científica de investigación del RIA, fue financiado por una subvención del Instituto Nacional de Salud Mental en Estados Unidos.

Dra. Roh-Yu Shen
Dra. Roh-Yu Shen

La investigación apareció en el número de otoño de la revista Journal of Neuroscience.

La marihuana medicinal sigue siendo un tema controvertido en algunos países y estados de EEUU, a pesar de que en 23 de sus estados y el Distrito de Columbia se aprobó su uso para aliviar los problemas de salud tales como el glaucoma, el dolor nervioso, la epilepsia, esclerosis múltiple y las náuseas producidos por la quimioterapia.

El RIA es un centro de investigación de la Universidad de Buffalo y líder en investigación en Estados Unidos para el estudio de problemas de abuso de alcohol y sustancias.

Los programas de investigación del RIA, en su mayor parte están financiados con fondos de varios años y están soportados por las leyes federales, estatales además de recibir donaciones de fundaciones privadas. Situado en el centro del campus universitario, RIA es un miembro del campus médico de Buffalo Niagara y un elemento clave para la reputación de la Universidad de Buffalo para la excelencia en la investigación.

por -
0 2.989 vistas

La investigación muestra que el efecto de la cafeína del café en ciertas dosis refuerza y ​​extiende la influencia de cannabis, pero también puede reducir el efecto a dosis más altas. Tal vez más que el consumo de cannabis pueda fomentar la adicción al café.

Hace unos meses se informaba de que el consumo de mango al mismo tiempo que el de marihuana, mejoraba y prolongaba los efectos de la hierba. Ahora, un estudio realizado en la Universidad Estatal de Ohio y publicado en la revista Journal of Neuroscience (Revista de Neurociencia), examinó la relación entre los efectos del cannabis y café.

El estudio fue dirigido por el Dra. Zuzana Justinová y bajo la supervisión de otros investigadores de los EE.UU. del NIDA. El estudio examinó la relación entre dicho efecto bio-químico del THC, el componente psicoactivo del cannabis y la cafeíana del café.

El café esta considerado como uno de los métodos reconocidos para tratar la “sobredosis” de cannabis, y, en consecuencia, el supuesto subyacente de los investigadores fue que los efectos del THC y la cafeína tarbajan en áreas similares del cerebro.

La investigación se llevó a cabo en monos de laboratorio en lugar de los seres humanos, debido a la falta de permisos federales para este tipo de investigaciones. A los monos se les dio libre acceso al autoconsumo de THC, y se les inyectó una estructura química idéntica de cafeína. El producto químico se inyectó para simular cantidades variables de consumo de café, poco, media y mucha más cantidad, para probar sus efectos sobre la necesidad o la falta de necesidad en los monos de dosis perecidas de THC.

Los resultados del estudio muestran que la cafeína puede causar un cambio en el efecto del THC de dos caras: por un lado, pequeñas dosis de cafeína pueden extender la influencia del cannabis y causar una disminución de la cantidad consumida, pero en grandes dosis de café  incrementó el consumo de cannabis y disminuyó el efecto.

El razonamiento detrás de las conclusiones es que los receptores más nerviosos se bloquean debido a los efectos de la cafeína, los monos necesitaron una mayor cantidad de THC para lograr el mismo efecto y mantenerlo bajo en ese momento. Por el contrario, porciones más pequeñas hicieron que los monos prefiriesen consumir THC con menos frecuencia, lo que significó que su influencia duró más tiempo.

Además de la ampliación y el efecto del THC, es probable que entre las dos sustancias haya otra conexión: el estudio examinó en primer lugar la asociación entre el consumo de cafeína y los efectos negativos que tiene en la memoria el cannabis y se encontró que la cafeína exacerba estos efectos negativos y aumentaba las posibilidades psicológicas de la adicción al cannabis. Otro estudio llevado a cabo en Roma en realidad mostró que el consumo de cannabis cunado se consume junto al café aumenta la probabilidad de adicción a esta bebida.

por -
1 1.244 vistas

La administración de pequeñas cantidades de THC previene el aumento de peso en los ratones alimentados con una dieta alta en grasas. Los  hallazgos, publicados por un equipo de investigadores canadienses, aparecen en la revista online PLOS ONE.

Investigadores de la Universidad de Calgary en Alberta y el Centro para la Adicción y la Salud Mental en Toronto evaluaron el impacto de la ingesta diaria de THC en ratones obesos inducidos por dieta.
“El tratamiento crónico de THC… impidió que aumentase la grasa y el peso corporal inducidas por la dietal”, informaron.

Los investigadores añaden que  “el efecto sobre el peso corporal se debió principalmente a una inhibición del aumento de la masa grasa” y especuló que “estas acciones pueden ser mediadas en parte por las modificaciones de la microbiota intestinal.”
         “Se justifica una investigación futura de su mecanismo de acción farmacológico”, concluyeron los investigadores.

Aunque a primera vista, la idea de que la administración de THC se asocia con una mayor masa corporal esta puede aparecer contraria a la intuición, el hallazgo es consistente con las conclusiones de numerosos estudios observacionales basados ​​en la población. Por ejemplo, una revisión en el 2011 de más de 50.000 ciudadanos estadounidenses mayores de 18 años concluyó:

“La prevalencia de la obesidad es menor en los consumidores de cannabis que en los no consumidores.”

El año pasado, investigadores canadienses que evaluaron la salud de más de 750 adultos encontró que los sujetos que informaron de un historial de consumo de cannabis poseían un índice de masa corporal más bajo que los que se abstuvieron de consumir marihuana.

Más recientemente, investigadores de la Universidad de Miami analizaron la asociación entre el consumo de cannabis y el síndrome metabólico en una cohorte de casi 8.500 sujetos de entre 20 a 59 años y que participaron entre los años 2005-2010 en una encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición. En el último número de la American Journal of Medicine, publicaron la  siguiente conclusión,  los que consumen cannabis son un 50 por ciento menos propensos a sufrir de síndrome metabólico en comparación con aquellos que no lo hacen. (El síndrome metabólico es un grupo de factores de riesgo que incluye la presión arterial alta, niveles altos de azúcar en la sangre, niveles de colesterol malo y grasa abdominal, como que están vinculados a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes en adultos, entre otras consecuencias graves para la salud.)

Texto completo del estudio se puede leer aquí, Prevention of Diet-Induced Obesity Effects on Body Weight and Gut Microbiota in Mice Treated Chronically with Δ9-Tetrahydrocannabino

por -
0 194 vistas

La miocarditis es una causa importante de la insuficiencia cardíaca y muerte súbita cardíaca en adultos y adolescentes, con muchos casos de miocarditis asociados con procesos autoinmunes. Ahora, un nuevo estudio publicado este mes por la revista Molecular Medicine , se ha encontrado que el compuesto del cannabis cannabidiol (CBD) es una opción de tratamiento eficaz para la miocarditis autoinmune y potencialmente para otras enfermedades autoinmunes.

Las terapias inmunosupresoras convencionales suelen proporcionar resultados poco satisfactorios y están “asociadas con toxicidades adversas durante el tratamiento de la miocarditis autoinmune”, afirma el resumen del estudio. El cannabidiol (CBD), que es un “componente no psicoactivo de la marihuana, ejerce efectos antiinflamatorios independientes de los clásicos cannabinoides receptores”.

Según los investigadores; “Recientemente, se ha informado de 80 ensayos clínicos que investigan los efectos del CBD en diversas enfermedades de la enfermedad inflamatoria intestinal y en los trasplantes en el huésped. Formulaciones a base de CBD se utilizan para la gestión de la esclerosis múltiple en numerosos países, y el CBD también recibió la aprobación de la FDA para el tratamiento de la epilepsia infantil refractaria y la glioblastoma multiforme “.

Para el estudio, los investigadores usaron un “modelo de ratón experimental al que se le estableció la miocarditis autoinmune (EAM) inducida por inmunización con miosina cardíaca emulsionada en adyuvante resultando en la inflamación T mediada por células, la muerte celular de los cardiomiocitos, la fibrosis y disfunción miocárdica, se estudió el potencial efectos beneficiosos del CBD “.

Los investigadores encontraron que “El tratamiento crónico con el CBD atenúa en gran parte el CD3 + y el CD4 + mediada respuesta inflamatoria y la lesión, la fibrosis miocárdica y la disfunción cardíaca en ratones”.
Llegando a la conclusión que : “el CBD puede representar un nuevo tratamiento prometedor para la gestión de la miocarditis autoinmune y posiblemente otros trastornos autoinmunes, además del trasplante de órganos.”

por -
2 3.273 vistas

El alcohol suele ser la primera sustancia consumida por los individuos que reportan mas tarde consumo de varias drogas en la vida, de acuerdo con los datos publicados este mes en el diario de la Salud Escolar.
Investigadores de la Universidad Texas A & M y la Universidad de Florida, Gainesville evaluaron los patrones de consumo de drogas de una muestra representativa en Estados Unidos de 2.835 estudiantes de 12º grado.

Los autores encontraron que el uso de la juventud de alcohol con más frecuencia precedió al uso de tabaco o marihuana. También informaron que la edad de inicio del consumo de alcohol de los sujetos era el propulsor más importante del uso posterior de varias drogas.

“El alcohol es la sustancia más utilizada, y la mayoría de las múltiples sustancias usadas por los encuestados que habían consumido alcohol anteriormente eran el tabaco o la iniciación a la marihuana”, informaron.

“Los encuestados que iniciaron el consumo temprano de alcohol en el sexto grado reportaron significativamente mas tiempo en su vida consumiendo sustancias ilícitas y el consumo de éstas sustancias, fue más frecuente en ellos, que en los que iniciaron el consumo de alcohol en el noveno grado o posterior.”

Llegaron a la conclusión, “Nuestros resultados … afirman que con anterior inicio en el consumo de alcohol, lo más probable es, que en el futuro vayan a consumir sustancias ilícitas.”

Los resultados son inconsistentes con las recientes afirmaciones hechas por varios legisladores prominentes diciendo que el cannabis es una “puerta de entrada” para posterior abuso de sustancias.

Estudios  conducidos por la RAND Corporation y otros han despejado previamente cualquier supuesto papel causal de la marihuana como una puerta de entrada al consumo de drogas ilícitas, encontrando, que “no existen pruebas concluyentes de que los efectos de la marihuana están causalmente relacionadas con el consiguiente abuso de otra drogas “.

Un resumen del estudio, “Dar prioridad a la prevención del alcoholismo: Establecimiento al alcohol como la puerta de entrada al consumo de drogas y vinculación de primera edad con el uso ilícito de Drogas”, aparece on line aqui.

Por Paul Armentano, NORML Director Adjunto

por -
0 853 vistas

Millones de jóvenes en todo el mundo utilizan la marihuana en algún momento de sus vidas, y muchos se inician en la adolescencia. Aunque algunos estudios han sugerido que la marihuana podría dañar el cerebro del adolescente en su época de maduración, el verdadero riesgo es controvertido. Ahora, en el primer estudio de este tipo, los científicos han analizado el consumo de marihuana a largo plazo en los adolescentes, la comparación de los cambios del CI (Coeficiente Intelectual) en hermanos gemelos que, o bien la utilizan o se abstuvieron de consumir marihuana durante 10 años. Después de tomar en cuenta los factores ambientales, los científicos no encontraron relación alguna mensurable entre el consumo de marihuana y un menor coeficiente intelectual.

“Este es un estudio muy bien realizado … y una adición bienvenida a la literatura”, dice Valerie Curran, una psicofarmacóloga de la Universidad College de Londres. Ella y sus colegas llegaron “en general a las mismas conclusiones” en un estudio separado y con más de 2000 adolescentes británicos, publicada a principios de este mes en el Journal of Psychopharmacology, dijo la investigadora. Aunque, advirtió que el estudio tiene limitaciones importantes, George Patton, epidemióloga psiquiátrica en la Universidad de Melbourne en Australia, añade que de ninguna manera demuestra que el consumo muy intenso de marihuana, o el uso crónico es seguro para los adolescentes.

La mayoría de los estudios que vinculan la marihuana a los déficit cognitivos, como pérdida de memoria y bajo coeficiente intelectual, miraron una sola “instantánea” en el tiempo, dice es estadístico Nicholas Jackson, de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, autor principal del nuevo trabajo. Eso hace que sea imposible decir qué fue primero: el consumo de drogas o pobre rendimiento cognitivo. “Es un escenario clásico como el “de que fue primero el pollo o el huevo”, dice.

Para una mejor sonda sobre si la marihuana erosiona CI o inflige daño de otras maneras, los científicos han comenzado a seguir a grandes grupos de adolescentes usuarios de drogas con el tiempo. El primer estudio que hicieron en Dunedin, Nueva Zelanda, en el 2012 informó una disminución significativa en el CI entre las edades de 13 a 38 en los grandes consumidores en comparación con aquellos que usaron marihuana de vez en cuando o en absoluto antes de los 18 años de edad. El documento “tuvo un efecto importante en el pensamiento sobre los riesgos de una fuerte exposición temprana al cannabis”, dice Patton, co-autor del estudio. Los críticos, sin embargo, señalaron que el estudio no descartó otras posibles explicaciones para la disminución en el coeficiente intelectual, como el entorno familiar de un adolescente o si hubo abandono de la escuela.

Una sistema o forma “poderosa” para hacer frente a estas preocupaciones es el estudio en los gemelos idénticos, que comparten los genes y la crianza, dice Jackson. En el nuevo estudio, él y sus colegas examinaron 789 pares de gemelos adolescentes a partir de dos estudios en curso, uno en el área de Los Angeles, California, y el otro de Minnesota en el que se inscribieron entre las edades de 9 y 11. En el transcurso de 10 años, el equipo administró cinco pruebas de inteligencia y encuestas confidenciales sobre el consumo de marihuana. También preguntaron acerca de otras drogas como analgésicos opiáceos, cocaína y consumo excesivo de alcohol.

Los usuarios de marihuana perdieron aproximadamente cuatro puntos de CI en el transcurso del estudio. Pero sus hermanos gemelos de abstinencia mostraron un patrón similar de deterioro, lo que sugiere que la pérdida de la agudeza mental se debe a algo que no es la marihuana, dice Jackson. “Nuestros hallazgos nos llevan a creer que esta” otra cosa ” o algo esta relacionada como el medio ambiente compartido de los gemelos, que incluiría el hogar, la escuela y los compañeros”, dice.

En el nuevo estudio, los adolescentes que reportaron uso diario de marihuana durante 6 meses o más no mostraron ninguna diferencia en cuánto cambió en su coeficiente intelectual, en comparación con los adolescentes que habían consumido menos de 30 veces. Se trata de una “clara indicación de que el cannabis es poco probable que sea la causa de cualquier disminución del índice de inteligencia”, dice Claire Mokryz, un Ph.D.  del laboratorio de Valerie Curran.

 REUTERS/Mark Leffingwell

Otros dicen que el nuevo estudio tiene fallos más importantes, como la falta de detalles acerca de con qué frecuencia y en qué cantidad los adolescentes usaron marihuana. Los grupos de Minnesota y Los Ángeles utilizaron diferentes encuestas sobre el consumo de drogas. Las preguntas del grupo de Los Ángeles eran mucho menos exhaustivas, dice Patton. En encuestas realizadas a ese grupo, por ejemplo, se pidió a los participantes: “¿Alguna vez has probado la marihuana?” Si un entrevistado de 13 años de edad, respondía “sí” después de tomar sólo un soplo, podría ser considerado como un usuario de drogas por cada subsecuente medición. “Mi sensación es que este documento no hace lo suficiente para desestimar las preocupaciones del [nuestro] estudio Dunedin sobre los efectos del consumo pesado y temprano de cannabis” en los adolescentes, dice Patton.

Sarah Feldstein Ewing, psiquiatra de la Oregon Health & Science University en Portland, está de acuerdo. “Si bien es posible que los resultados no sean absolutamente precisos”, dice ella, el estudio representa una “oportunidad perdida para obtener un análisis verdaderamente de grano fino” para la contribución de investigaciones sobre el cannabis y otras sustancias para el Coeficiente Intelectual

Aunque no hay “evidencia emergente” que la marihuana no erosiona el CI, “esto no significa que un uso intensivo en la adolescencia este libre de problemas“, dice Jackson. Otros aspectos del funcionamiento diario podrían verse afectados, dice, y agrega: “necesitamos desesperadamente más investigaciones sobre los efectos que la marihuana tiene en el cerebro.”

La mejor manera de estudiar los efectos cognitivos de la marihuana sería administrar el medicamento a las personas y ver cómo la duración, frecuencia y dosis afectan el cerebro, dice Jackson. “Desafortunadamente son casi imposibles este tipo de estudios debido a las restricciones federales en EEUU”, dice. Por ahora, dice, “Lo que más me preocupa es lo que está pasando en el entorno del niño, que con 14 años de edad, está en la búsqueda de refugio en las drogas.”  Por Emily Underwood

por -
0 1.131 vistas

La marihuana para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer “es seguro y una opción prometedora de tratamiento”, concluyeron los investigadores israelíes, en el último estudio sobre esta práctica floreciente.
La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurológica degenerativa devastadora y mortal que afecta solo en Estados Unidos a más de cinco millones hoy. Una de cada tres personas mayores va a morir con Alzheimer u otra demencia, la enfermedad de Alzheimer es la sexta causa principal de muerte en el país norteamericano, con un costo de $ 203 mil millones en el 2013.

Anteriores estudios indicaron que los ingredientes activos de cannabis pueden proporcionar alivio paliativo para los pacientes de Alzheimer con demencia – calmarlos y permitirles dormir. Estudios celulares también indicaron que esos ingredientes activos del cannabis ‘podrían prevenir la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer, interrumpiendo el ciclo de creación de placas de beta-amiloide que se piensa que son las cuasantes de la enfermedad.

Los investigadores en el Centro de Salud Mental Abarbanel y de la Facultad Sackler de Medicina de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, junto con el Departamento de Psicología de la Universidad de Bar-Ilan realizaron uno de los primeros estudios clínicos con cannabis en pacientes humanos de Alzheimer.

El principal ingrediente activo del cannabis el “tetrahidrocannabinol (THC) es un potencial tratamiento para la enfermedad de Alzheimer (EA)”, escribieron los investigadores. Los investigadores querían medir la seguridad y la eficacia de proporcionar aceite de cannabis medicinal que contenía THC como complemento a las medicinas de Alzheimer existentes. Su objetivo: el alivio de los síntomas aterradores conductuales y psicológicos de la demencia.

Once pacientes fueron reclutados para el ensayo de un mes. Diez pacientes terminaron el estudio y los investigadores informaron de una “reducción significativa” en la gravedad de la enfermedad mental, especialmente en relación con los delirios, agitación / agresividad, irritabilidad, apatía, el sueño y la angustia del cuidador.

              “La adición de [aceite de cannabis] a [la enfermedad de Alzheimer] a la farmacoterapia de los pacientes es una opción segura y un tratamiento prometedor”, concluyeron los investigadores.

por -
0 137 vistas

El CBD (cannabidiol) administrado a sujetos sanos 90 minutos antes de fumar un cigarrillo de cannabis no influyó en los efectos psicológicos y la frecuencia cardíaca. Científicos del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York y el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia Medical Center, entre otras instituciones, publicaron estos resultados en la revista Neuropsychopharmacology. Realizaron un estudio doble ciego, donde 31 fumadores de cannabis recibieron 0, 200, 400 o 800 mg por vía oral de CBD y, o bien cannabis con una concentración de THC de 0’01% (inactivo) o alrededor de 5’5% (5’3-5’8 %) en 8 ocasiones diferentes.

El CBD, el único que no produjo efectos psicoactivos o cardiovasculares significativos, no alteró significativamente las calificaciones subjetivas de “colocón” o la frecuencia cardíaca. La autoadministración de cannabis, los efectos subjetivos y el tipo de cannabis no variaron en función de la dosis de CBD en relación con las cápsulas de placebo. Los autores concluyen afirmando que sus “hallazgos sugieren que el CBD por vía oral no reduce los efectos subjetivos de refuerzo, fisiológicos o positivos del cannabis fumado”.

por -
2 1.957 vistas

Un nuevo estudio confirma una vez más: El cannabis no causa daño a los niveles de coeficiente intelectual o a la capacidad de la función cerebral en los adolescentes. De acuerdo con los resultados del equipo de investigación que observó que lo que es verdaderamente peligroso para la función del cerebro en las personas jóvenes son las sustancias como el alcohol y los cigarrillos.

Una nueva investigación publicada el miércoles de la semana pasada en el Journal Psychopharmacology, examinó la relación entre el consumo de cannabis y el impacto en el nivel del coeficiente intelectual y en el rendimiento académico de los adolescentes.

El estudio se realizó entre 2.235 adolescentes que viven en todo el Reino Unido encuestando también a los padres (ALSPAC). Cerca de un cuarto de los encuestados reportó haber consumido cannabis al menos una vez en su vida, y el 3,3% de ellos reportaron haber usado más de 50 veces durante su vida.

El cannabis no provoca una reducción del coeficiente intelectual

Aparte de cannabis, el primer estudio tuvo en cuenta otros factores que pueden conducir a la disfunción cerebral, como el alcohol y los cigarrillos, y observó detenidamente solo la forma en que su consumo afecta en comparación con el consumo de cannabis, y se comparó con un consumo combinado de porros de marihuana y alcohol.

Aunque los resultados del estudio muestran que para algunos consumidores de cannabis fueron leves descensos (hasta 2,9 puntos) a nivel de coeficiente intelectual, el equipo de investigación hizo hincapié en que estas reducciones se asocian a otros factores, no sólo al cannabis en sí.
Los investigadores afirman que el cannabis por sí solo no causa daño a la capacidad académica o al nivel de coeficiente intelectual entre los jóvenes.

Sustancias peligrosas: el alcohol y los cigarrillos

Además, el equipo de investigación observó que a la luz de los resultados, era muy posible que se pusiese en duda las conclusiones de estudios anteriores que decían que eran causas declaradas  la disminución del coeficiente intelectual entre los jóvenes, y peor aún, la causa de daño cerebral por el cannabis.

Este último estudio mostró resultados similares a otro estudio del 2014  que también decía que no causaba daños el coeficiente intelectual.

              “El uso de cannabis antes de los 15 no mostró relación directa con los niveles inferiores de coeficiente intelectual o desempeño académicos bajo”, escribieron los investigadores que resumen los resultados del estudio, “Los resultados muestran que el consumo de cannabis por sí solo no causa cambios que parecían comandar el derrame cerebral y sugieren que los resultados de los publicados previamente eran falsos basándose en los cambios causados por otros factores “.

Ciggaretes
Entre los consumidores de cannabis y tabaco se registro la segunda caída

Por otro lado, los investigadores señalan que los cigarrillos de hecho y el alcohol son las sustancias peligrosas para las mentes de los jóvenes. De acuerdo con los resultados del estudio, los descensos más grandes en el coeficiente intelectual y en la función cerebral se registraron en los consumidores de cigarrillos y alcohol que consumían cannabis al mismo tiempo.

Alcohol
Los consumidores de cannabis y alcohol registraron la mayor caída

por -
2 1.567 vistas

Un nuevo estudio publicado esta semana por la Revista Internacional de Medicina Legal descubrió que montar en bicicleta después de consumir cannabis no es nada peligroso.

“Para evaluar los efectos del cannabis sobre la capacidad requerida para montar en bicicleta, las pruebas de ciclismo prácticas repetitivas y exámenes médicos se llevaron a cabo antes y después del consumo de cannabi por inhalación”, afirma el resumen del estudio.

“Un máximo de tres porros con un contenido de THC adaptado al peso corporal de unos 300 mg de THC por kg de peso corporal fue consumido por cada sujeto de la prueba “.

Según los investigadores; “Casi ninguna perturbacion de coordinación se detectaron bajo la influencia de concentraciones altas o muy altas de THC. Una concentración de THC definida que conduzca a una incapacidad para andar en bicicleta no se pudo presentar “.

El estudio legó a la conclusión; “Los sujetos de la prueba mostraron sólo ligeros rasgos distintivos que podían documentarse mediante un examen médico de rutina de gestión de las personas bajo sospecha de conducir bajo la influencia del alcohol o las drogas.”

El estudio completo se puede encontrar haciendo click aquí.

por -
1 1.895 vistas

En lo que respecta a la ciencia del cannabis, el 2015 ha sido un año increíble, especialmente cuando se consideran los diversos hallazgos; el cannabis puede ayudar a muchas cosas, desde huesos rotos a la lesión cerebral neonatal causada por hemorragias de la matriz germinal.

A continuación mostramos la lista de los 10 estudios de cannabis más importantes del 2015:

El mayor estudio jamás sobre el cannabis y la Epilepsia Encuentra que puede ayudar a tratar la condición
El cannabis puede prevenir eficazmente las convulsiones en personas con epilepsia, incluyendo la reducción del 100% en algunos pacientes, según el estudio más grande jamás realizado sobre este tema, que fue realizado por la  Sociedad Americana de Epilepsia.

Estudio: THC puede prevenir el rechazo de órganos transplantados
El tetrahidrocannabinol (THC) puede prevenir el rechazo de órganos durante un trasplante, según un estudio publicado en la edición de septiembre de la revista Biology deleucocitos.

Estudio: El cannabis mejora la curación de huesos rotos, y hace más difícil su rotura
El cannabis mejora en gran medida el proceso de curación de huesos rotos, y hace que sea más difícil que se rompan en el futuro, según un estudio de julio publicado en la Revista de Investigación Ósea y Mineral.

Estudio: El cannabis no aumenta el riesgo de accidente de coche
Un estudio financiado por la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras, y puesto en libertad a principios de año, se encontró que la conducción después de fumar cannabis no te hace más propenso a meterse en un accidente de coche.

Estudio: Se puede dar positivo por cannabis en una prueba de cabello a pesar nunca haberlo utilizado
Un estudio muy importante publicado en la revista Scientific Reports, y publicado online por el Instituto Nacional de Salud, encontró que los tets de drogas de cabello por cannabis son totalmente inexactos, ya que es posible que alguien de positivo por la sustancia a pesar de que nunca lo haya consumido ( a través del humo de otra persona y tocando con sus dedos el pelo).

Estudio: El cannabis puede prevenir el cáncer de colon
Un estudio publicado por la Oxford revista Carcinogénesis, y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, encontró que el compuesto del cannabis cannabigerol puede prevenir la progresión de las células cancerosas que se forman en el colon.
 
Estudio: El cannabis podría tratar el comportamiento agresivo
Un estudio del mes de abril publicado por la revista Psicofarmacología encontró que los receptores cannabinoides del cuerpo desempeñan un papel vital en el manejo de las interacciones sociales y el comportamiento agresivo, y que la administración de un agonista del receptor cannabinoide (imita los efectos del cannabis) reduce significativamente la agresión.

Estudio: El cannabis podría tratar la lesión cerebral del recién nacido causada por hemorragia de la matriz germinal
La activación del sistema endocannabinoide – algo que se hace de forma natural por el cannabis – puede atenuar la lesión cerebral neonatal causada por hemorragias de la matriz germinal, que es uno de los eventos cerebrovasculares más frecuentes y devastadores que afectan a los recién nacidos prematuros. De acuerdo a un estudio publicado en mayo por el Instituto Nacional de Salud de EEUU.
 
Estudio: El cannabis rescata el aprendizaje y la memoria después de una lesión cerebral traumática
En abril un estudio publicado en la revista Annals of Clinical and Traslacional Neurología encontró que la activación de los receptores cannabinoides del cuerpo puede rescatar el aprendizaje y la memoria después de una lesión cerebral traumática.

Estudio: El cannabis inhibe el crecimiento del cáncer de mama muy agresivo
Un estudio publicado en la revista Molecular Oncología, y publicado en línea por el Instituto Nacional de Salud, encontró que el cannabidiol, uno de los compuestos del cannabis inhibe el crecimiento y metástasis del cáncer de mama muy agresivo. El estudio fue publicado en febrero.

Estudio: El THC inhibe el crecimiento de cáncer de piel melanoma
Δ 9-tetrahidrocannabinol (THC) – el compuesto psicoactivo principal que se encuentra en el cannabis – inhibe el crecimiento tumoral del melanoma, según un estudio publicado en la edición más reciente de la revista LifeScience, y publicado onlione por el Instituto Nacional de Salud de EEUU. El melanoma es la forma más peligrosa de cáncer de piel, matando a más de 10.000 personas al año.
 
Menciones honoríficas:

Estudio: Los usuarios de cannabis son menos propensos a ser obesos, Poseer Menor Riesgo de Diabetes
Un historial de consumo de cannabis se asocia con una menor probabilidad de tener obesidad y diabetes, según un estudio publicado en la revista Obesidad. Un estudio publicado unos meses más tarde ayudó a validar estos resultados.

Estudio: El uso de cannabis durante 20 años no tiene ningún efecto negativo sobre la Salud Respiratoria
Consumir al menos una porro al día durante 20 años no tiene ningún efecto negativo sobre la salud de los pulmones de una persona, de acuerdo con un estudio exhaustivo publicado en la revista Anales de la Sociedad Torácica Americana, y publicado online por el Instituto Nacional de Salud.

Estudio: El uso de cannabis supera al uso diario del cigarrillo entre los estudiantes universitarios de Estados Unidos
El consumo de cannabis diario entre los estudiantes universitarios de Estados Unidos supera ya el uso diario de cigarrillos, de acuerdo con un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan. Dado que los cigarrillos son fatales y altamente adictivos, y el cannabis no es ninguna de esas cosas, sin duda es un hecho positivo, y significa la aceptación del cannabis en la cultura actual.

por -
0 279 vistas

Este miércoles en Praga se inauguró el Instituto Internacional para el Estudio del cannabis y los cannabinoides.  – (ICCI – International Cannabis and Cannabinoids Institute) –  está enteramente financiado por inversionistas de Estados Unidos y Canadá.

Como ya dijo Svatopluk Nemecek, del Ministerio de Salud Checo, en la ceremonia de apertura del Instituto, esta es la mayor inversión privada para investigación de científicos checos en el campo de la salud. Estadounidenses y canadienses han contribuido con 500 millones de coronas (18 millones y medio de euros) para la institución. En el instituto situado en la República Checa trabajarán con científicos estadounidenses y será una de las estrella de la ciencia en Europa.

Entre los científicos que llevaran a cabo la investigación estará Lumir Hanus, profesor de la Universidad de Jerusalén. El tema de su trabajo será “el buen uso del cannabis en el tratamiento de pacientes sobre la base del trabajo de los científicos y bajo la experiencia de pacientes que ya utilizan cannabis en propósitos médicos.

El Director Ejecutivo del Instituto, Paul Kuvu, dijo que los científicos planean establecer “normas” en el cultivo y consumo del cannabis, además de la revisión de miles de sus variedades. El objetivo es asegurarse de que el paciente recibe una específica y adaptada variedad a su grado de diagnóstico.

Los científicos también quieren explorar las experiencias positivas y negativas de los pacientes que todavía adquieren cannabis ilegalmente o que lo cultivan por sí mismos, ya que por una razón u otra no lo consiguen dispensando por profesionales. Los científicos investigarán y examinaran los muchos estereotipos existentes sobre si el cannabis es sólo una “sustancia para relajarse” y si es eficaz y útil para muchas condiciones.

por -
0 2.380 vistas

Recientemente, el King’s College de Londres publicaba un estudio que suscitaba un gran revuelo mediático, ya que relacionaba el consumo, habitual y prolongado, de cannabis potente con cambios estructurales en el cerebro, sobre todo con una disminución de la cantidad y de la integridad de la sustancia o materia blanca.

Como suele ocurrir con este tipo de estudios, algunos medios de comunicación enseguida se lanzaron a elaborar hipótesis descabelladas sobre que el cannabis es responsable de esta diferencia observada en la estructura del cerebro, y sobre que hay que introducir cambios en la regulación de inmediato para reflejarlo. Pero, ¿es realmente así?

Una vez más, como ocurre tantas veces con estos estudios, cuando analizamos un poco más profundamente lo que se dice en el texto, nos encontramos con que hay mucho más en esta historia de lo que estos artículos simplistas de los medios de comunicación quieren hacernos creer.

¿De qué trataba exactamente este estudio?

Antes de meternos de lleno en los diversos errores del estudio, vamos a echar un vistazo rápido a lo que se dice exactamente. En el estudio, se tomó una muestra de 99 personas, 56 de las cuales habían presentado un episodio psicótico previo, y se analizó su sustancia cerebral utilizando imágenes por resonancia magnética de un tipo específico conocido como Imágenes con Tensor de Difusión (ITD). Esta técnica avanzada mide en 3D la velocidad de difusión de las moléculas de agua a través de los tejidos del cuerpo, y permite a los usuarios analizar tejidos y estructuras específicos con asombrosa precisión y detalle.

Los escáneres analizaron la sustancia blanca, que se compone de fibras nerviosas mielinizadas que contienen una gran cantidad de axones, y que conecta las diferentes áreas de la sustancia o materia gris. La materia gris alberga las propias neuronas – una manera de verlo es que las neuronas generan la información y los axones la llevan a las nuevas neuronas, que luego actúan en consecuencia. En el estudio, se analizó especialmente el cuerpo calloso, que conecta los hemisferios izquierdo y derecho, y es la mayor estructura de la sustancia blanca en el cerebro.

¿Qué se descubrió en el estudio?

El cuerpo calloso, la región más grande de la sustancia blanca del cerebro, representada en imágenes ITD (© Andras Jakab)
El cuerpo calloso, la región más grande de la sustancia blanca del cerebro, representada en imágenes ITD (© Andras Jakab)

Con la exploración ITD, se obtiene una medida importante denominada difusividad media (DM). Esta medida es una manera de determinar la velocidad a la que las moléculas de agua se difunden a través del tejido, y cuando la DM es superior a la normal, se cree que está relacionado con una densidad reducida de los grupos de axones, y con el daño a las vainas de mielina que rodean y aíslan cada axón, y permiten que las señales pasen rápidamente a lo largo de su longitud.

Al medir el cuerpo calloso, los investigadores descubrieron que los consumidores habituales de cannabis presentaban el mayor incremento de la DM en comparación con los controles no consumidores de cannabis. Esta relación se observó en todos los ámbitos en los grandes consumidores de cannabis, incluso en aquellos que no habían experimentado psicosis.

Uno de los principales investigadores, el Dr. Tiago Reis Marques afirmaba: “‘Este daño en la sustancia blanca era significativamente mayor entre los consumidores habituales de cannabis de alta potencia que entre los consumidores ocasionales o de baja potencia, y además no dependía de la presencia de un trastorno psicótico”.

Otra investigadora destacada del estudio, Paola Dazzan, añadía: “Hay una necesidad urgente de educar a los profesionales de la salud, al público y a los responsables políticos sobre los riesgos relacionados con el consumo de cannabis”.

¿Dónde esta el error en el estudio?

Entonces, ¿dónde está el error en todo esto? Bueno, para empezar, parece que tanto los medios de comunicación como los investigadores han cometido el pecado capital de confundir correlación con causalidad. Sí, existe una relación entre el nivel de potencia del consumo de cannabis con estas diferencias estructurales, pero no hay nada en el estudio que sugiera que el cannabis haya provocado estos cambios.

Podría ser que las anormalidades estructurales preexistentes en ciertos individuos les predispongan a un consumo muy habitual de cannabis, más que el consumo habitual de cannabis cause dichos cambios.

Además, la potencia del cannabis que los propios sujetos del estudio informaron que consumían se clasificó simplemente como de baja potencia (hachís y similares) o de alta potencia (skunk y similares). Sin molestarse lo más mínimo en determinar los niveles y proporciones de cannabinoides, parece una designación un tanto inútil. El estudio tampoco determinaba la cantidad de cannabis consumida por cada sujeto, ni durante cuántos años, ni si se consumían otras sustancias al mismo tiempo.

Además de esto, algunos han mencionado el pequeño tamaño de la muestra y la dificultad de extrapolar resultados significativos a partir del mismo. Sin embargo, el tamaño de la muestra no es excepcionalmente pequeño para un estudio preclínico como este. Lo que es cierto es que las conclusiones definitivas de las informaciones de los medios de comunicación se han sacado a partir de datos no concluyentes (junto con declaraciones engañosas de los investigadores que deberían saber de lo que hablan) que por su propia naturaleza deben seguir investigándose más profundamente.

¿Cómo sería el estudio que de verdad demostrase un vínculo?

White-matter-2-250x140
Se analizó el cerebro de los sujetos utilizando ITD, una forma de resonancia magnética (© Muffet)

El artículo en cuestión es un estudio transversal, que observa a diferentes grupos de la muestra en un momento dado y que compara ciertas variables para identificar posibles relaciones. Por su propia naturaleza, los estudios transversales no son capaces de determinar la causa y el efecto, ya que no tienen en cuenta las pautas temporales. En este caso, los investigadores no pueden decir si los cambios ya se habían producido, así que no pueden afirmar que se produzcan como consecuencia del consumo de cannabis, sin embargo, parece que creen firmemente que está implicado.

Los estudios transversales también están intrínsecamente limitados ya que comparan directamente un conjunto restringido de variables de las que sacan conclusiones, y no controlan otros factores de confusión. En este caso, el daño percibido podría ser causado por algo completamente distinto del consumo de cannabis, algo que simplemente no explican los investigadores, como el alcohol o el consumo de tabaco.

Con el fin de demostrar que el consumo de cannabis provoca cambios estructurales en el cerebro de los seres humanos, sería teóricamente posible realizar un ensayo controlado aleatorio en el que el cannabis podría administrarse a sujetos sin experiencia previa y podría observarse cualquier nivel de cambio.

Sin embargo, por razones éticas y legales, esto sería imposible, ya que si se fuera a producir algún daño cerebral, los sujetos previamente sanos, obviamente, estarían muy descontentos, como poco, y tanto ellos como sus familias sin duda ¡emprenderían acciones legales! Por supuesto, en el Reino Unido, donde se llevó a cabo este estudio, el cannabis sigue siendo ilegal, salvo por una pequeña lista de las enfermedades autorizadas, así que hay otra razón por la que este tipo de investigación no puede realizarse. Se puede llevar a cabo en animales, pero resulta poco útil cuando se buscan respuestas específicas para los seres humanos.

Por lo tanto, los investigadores deben contentarse con estudiar a las personas que consumen cannabis voluntariamente y que están dispuestos a dejarse estudiar. Por lo tanto, la mejor opción cuando se trata de establecer la causa y el efecto es el uso de un estudio de cohorte longitudinal, que sigue al mismo grupo de personas a través del tiempo además de seguir los cambios en los hábitos de consumo (así como otros factores de estilo de vida) y los compara con los cambios físicos observados.

Se han realizado unos cuantos estudios longitudinales que investigan el cannabis y la salud mental, pero al parecer ninguno que haya investigado específicamente el efecto del cannabis en la sustancia blanca (salvopor uno que estudió a adolescentes que consumían cannabis y alcohol, y que implicaba que era mucho más probable que el alcohol fuera responsable de la degradación de la materia blanca).

Algunos medios de comunicación se retractan…

El consumo habitual de cannabis fuerte se ha relacionado con el daño en la sustancia blanca, pero no se ha establecido una relación causal (© DonGoofy)
El consumo habitual de cannabis fuerte se ha relacionado con el daño en la sustancia blanca, pero no se ha establecido una relación causal (© DonGoofy)

Resulta interesante observar que el comunicado de prensa en la página web del King’s Collegeoriginalmente se titulaba “Study shows white matter damage caused by “skunk-like” cannabis” (“El estudio demuestra daño en la sustancia blanca causado por el cannabis tipo skunk “. A día de hoy, se ha modificado por “Study shows white matter damage may be caused by “skunk-like” cannabis” (“El estudio demuestra que dañoen la sustancia blanca podría deberse alcannabis tipo skunk” (añadiendo énfasis).

Por supuesto, como suele suceder con este tipo de estudios, los medios de comunicación más moderados (The Guardian, The Independent) se han asegurado de incluir el “puede” o “podría”, mientras que los “periódicos de gran formato” más estridentes (The Telegraph) se han asegurado de omitirlo.

Por supuesto, la prensa sensacionalista de derechas no se ha andado con chiquitas, por un lado, con The Sun proclamando, de forma memorable, que “Los científicos advierten que fumar cannabis tipo ‘skunk’ destruye el cerebro” y, por otro, con The Mail pregonando “Pruebas de que el cannabis fuerte daña el cerebro”. Esta distorsión flagrante de los hechos fue suficiente para hacer que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido publicase un artículo desacreditando dichas informaciones sensacionalistas.

Sin embargo, a pesar de los errores del estudio y de los medios de comunicación que han informado al respecto, lo que indica por lo menos es la posibilidad de que el cannabis podría ser en realidad lo que está causando el cambio, y por lo tanto sus resultados no deben descartarse. Hacerlo sería caer en la misma trampa de asumir que la cuestión está resuelta, cuando en realidad se acaba de empezar a responderla.

Por Seshata

por -
1 289 vistas

El mayor estudio jamás realizado sobre el cannabis y la epilepsia se presentó esta semana en la reunión anual en Filadelfia de la American Epilepsy Society’s.

Para el estudio, 313 niños procedentes de 16 centros de epilepsia diferentes de alrededor de los Estados Unidos se pusieron con un régimen del cannabidiol (CBD), un compuesto de cannabis. Después de un período de tres meses, 261 de estos niños que experimentaron redujeron en un promedio de casi la mitad la cantidad de ataques convulsivos (también llamado grand mal o convulsiones tónico-clónicas), mientras que experimentaron pocos o ningún efecto secundario.

Además, algunos pacientes experimentaron una reducción del 100% de las convulsiones;“En los periodos posteriores, que son muy alentadores, el 9 por ciento de todos los pacientes y el 13 por ciento de las personas con epilepsia  Síndrome de Dravet quedaron libres de convulsiones”, dice el Dr. Orrin Devinsky, neurólogo del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, y señaló que ; “Muchos de ellos nunca han estado libres de crisis antes”.

El estudio concluye: “Estos resultados de un estudio apoyan los estudios en animales e informes previos que muestran que el CBD puede ser un tratamiento prometedor para TRE [epilepsia resistente al tratamiento] y es bien tolerado generalmente en dosis de hasta 25 mg / kg / día .

El estudio completo se puede encontrar haciendo click aquí.

Razón Fundamental

El cannabidiol (CBD) es el cannabinoide más abundante no psicoactivo de la planta del cannabis. Los estudios en animales demuestran la eficacia anticonvulsivante en múltiples especies y modelos. Los informes anecdóticos sugieren eficacia en niños con epilepsias resistentes al tratamiento (TRE), incluyendo el síndrome de Dravet (DS) y el síndrome de Lennox-Gastaut (LGS). Presentamos los resultados actuales en nuestro programa de tratamiento de acceso ampliado.

Métodos:

Los niños y adultos jóvenes con TRE en un programa de uso compasivo ampliado al acceso de CBD se inscribieron en un estudio observacional prospectivo. Durante las 4 semanas de referencia, los padres / cuidadores llevaron todos los tipos de potenciales convulsivos diarios. Los pacientes recibieron una planta de derivados farmacéuticos altamente estandarizada, purificada CBD. (Epidiolex: GW Pharma), en una dosis que se aumenta gradualmente desde 2-5 mg / kg / día hasta que se produce la intolerancia o dosis máxima de 25 mg / kg / día. Los pacientes se observaron a intervalos regulares de 2-4 semanas durante las primeras 12 semanas de tratamiento. Las pruebas para hematológica, hepática, función renal y los niveles de AED se realizaron al inicio del estudio, y después de la 4, 8 y 12 semanas de terapia con CBD.

Conclusiones:

Los resultados del estudio apoyan los estudios incontrolados en animales e informes previos que muestran que el CBD puede ser un tratamiento prometedor para la TRE y esta bien tolerado generalmente en dosis de hasta 25 mg / kg / día. Epidiolex ahora está siendo investigado en estudios controlados aleatorios en DS y LGS.

por -
0 147 vistas

La promulgación de leyes que permiten el uso médico del cannabis se asocia con una disminución de la probabilidad de obesidad entre la población, lo que resulta una disminución anual de $ 58 a $ 115 por persona en gastos médicos relacionados con la obesidad, según un estudio publicado en la revista Economía de la Salud .

           “Este estudio es el primero en examinar los efectos de las leyes de marihuana medicinal (MMLS) sobre el peso corporal, el bienestar físico y el ejercicio”, afirman los investigadores. Utilizando datos de la 1990-2012 Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento y un enfoque de diferencias en diferencias, se encontró que “la aplicación de las leyes de marihuana medicinal se asocia con una disminución del 2% al 6% en la probabilidad de obesidad”.

Para las personas mayores “, la MML [leyes de marihuana medicinal] induce a aumentar la movilidad física siendo un canal relativamente importante”, mientras que para los individuos más jóvenes, ” es una reducción en el consumo de alcohol, se sustituye por marihuana, parece ser el más importante.”

Los investigadores concluyen; “Estos resultados son consistentes con la hipótesis de que donde hay MMLS pueden ser más propensos a inducir el consumo de marihuana por razones relacionadas con la salud en las personas mayores, y es causa de la sustitución de menos calorías por consumo recreativo entre las personas más jóvenes. Nuestras estimaciones sugieren que las leyes de Marihuana Medicinal inducen a una reducción anual de $ 58 a $ 115 por persona en gastos médicos relacionados con la obesidad “.

El estudio completo, realizado por investigadores de la Universidad de Cornell y la Universidad Estatal de San Diego, se puede encontrar haciendo click aquí.

por -
0 274 vistas

Por Paul Armentano. El consumo de cannabis se asocia con mejores resultados en los sujetos dependientes de opiáceos por tratamiento ambulatorio, de acuerdo con los datos publicados online antes de su impresión en la revista Drug and Alcohol Dependence.

Investigadores de la Universidad de Columbia evaluaron el uso de cannabinoides versus placebo en pacientes dependientes sometidos a opiáceos en hospitalización para desintoxicación y en tratamiento ambulatorio con naltrexona, un antagonista de los receptores opiáceos. Los investigadores informaron que la administración del THC oral (dronabinol) durante el proceso de desintoxicación redujo la gravedad de los síntomas de abstinencia de los sujetos en comparación con el placebo, pero que estos efectos no persistieron durante todo el curso del tratamiento. Por el contrario, los pacientes que consumieron cannabis natural durante la fase de tratamiento ambulatorio eran más fácilmente capaces de dormir, estaban menos ansiosos, y tenían más probabilidades de completar su tratamiento, en comparación con los sujetos que no lo consumieron de forma natural.

             “Uno de los interesantes hallazgos del estudio fue el efecto beneficioso observado de fumar marihuana en la retención del tratamiento”, concluyeron los autores. “Los participantes que fumaban marihuana tenían menos dificultades con el sueño y la ansiedad y eran más propensos a permanecer con en tratamiento en comparación con los que no estaban usando la marihuana, independientemente de si estaban tomando dronabinol o un placebo.”

Los resultados replican los de dos estudios previos, uno del 2001 y otro de 2009, que reportaban una mayor adherencia al tratamiento entre los sujetos que consumieron cannabis de forma intermitente durante el tratamiento ambulatorio.

Los datos de la población en los estados donde se permite el cannabis medicinal reportan tasas más bajas de abuso de opioidesmortalidad en comparación con aquellos estados donde se prohíbe la planta. Los datos clínicos y los informes de casos también indican que el uso complementario del cannabis puede destetar a los pacientes de opiáceos además de gestionar con éxito su dolor. Los datos de las encuestas de los pacientes estatales de marihuana médica calificados demuestra que los sujetos con acceso a la planta a menudo la sustituyen por los opiáceos, ya que perciben que poseen menos efectos secundarios adversos.

Las muertes por sobredosis implican que los opioides han aumentado dramáticamente en los últimos años. Aunque se reportaron menos de 4.100 muertes inducidas por opiáceos en el año 1999, para el año 2010 esta cifra se elevó a más de 16.600, según un análisis realizado por los Centros para el Control de Enfermedades.

por -
0 418 vistas

Un equipo de investigadores de la Escuela de Medicina de Deakin Unidad de Investigación Metabólica han adoptado el enfoque único de la combinación de dos fármacos inusuales, un compuesto del cannabis y la vitamina A, con el fin último de desarrollar un fármaco para tratar la obesidad.

“Los resultados de nuestro estudio muestran, por primera vez, que los compuestos particulares de cannabis y la vitamina A pueden trabajar juntos para reducir el depósito de lípidos (grasas),” dijo el Dr. Yann Gibert, Jefe de las enfermedades genéticas metabólicas del Laboratorio de Investigación.
“Este hallazgo abre interesantes oportunidades para tratar potencialmente la obesidad sin necesidad de cirugía invasiva.”

Los investigadores utilizaron al pez cebra y células humanas para probar el efecto del sistema endocannabinoide ( sistema compuesto de receptores del cannabis que desempeña un papel en la regulación del apetito y la formación de grasa) y el ácido retinoico Pathway (un componente activo de la vitamina A) en la reducción del depósito de grasa.

“Las acciones de complementariedad del sistema endocannabinoide y ácido retinoico caminan en la reducción de los depósitos de grasa y ienen el potencial para tratar la obesidad de una manera más segura y más eficaz que si se utilizan de forma independiente”, dijo el Dr. Gibert.

“Este enfoque sólo se centra en la grasa y evita los efectos en el cerebro que imlica, lo que ha sido una preocupación en anteriores investigaciones con cannabis”.

Dr. Yann Gibert
Dr. Yann Gibert

El Dr Gibert dice que es bien sabido que el sistema de receptores del cannabis regula el apetito, pero, previamente, los efectos psicoactivos adversos han impedido el uso del medicamento en los seres humanos con fines médicos. Su investigación ha encontrado una manera de eliminar potencialmente estos efectos secundarios por el uso de los dos sistemas en combinación, y en una dosis más baja.

Si bien este estudio ha demostrado que estas dos vías pueden trabajar juntas durante la acumulación de grasa, la forma en que esto sucede es poco clara.

El Dr. Gibert dijo que el siguiente paso para el equipo será probar la eficacia del fármaco más allá, e identificar cualquier efecto secundario.

“Si no hay efectos secundarios, nuevas terapias podrían estar listas para el uso humano dentro de cinco años”, dijo.

Los resultados de la investigación fueron publicados en la prestigiosa revista internacional Endocrinology .

por -
1 852 vistas

Cada vez está apareciendo más investigaciones y estudios que hablan sobre los beneficios del cannabis, y aunque ya sabemos que puede ser un excelente producto natural para tratar los síntomas del cáncer o los efectos negativos de la quimioterapia, aún no se sabe a ciencia cierta para qué más aplicaciones se puede utilizar. Una investigación reciente descubrió que la marihuana puede tener el mismo efecto que las pastillas que se utilizan para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Experimentos en animales han encontrado que los cannabinoides pueden protegerte de padecer hipertensión, derrames e incluso ataques al corazón. Aunque los científicos de la universidad de Nottingham apenas han empezado a probar su teoría en humanos los resultados son muy prometedores.

En su estudio, publicado en el Diario de Investigación Farmacológica, relataba como el cannabis afecta a los vasos sanguíneos provocando que estos se relajen y se ensanchen. Esto disminuye la presión sanguínea y mejora la circulación.

Aunque aún no existe la información suficiente como para recomendar el consumo de marihuana como parte de un tratamiento, estos primeros hallazgos sirven para fomentar más investigación al respecto.

Posteriores investigaciones, tal vez, recomienden soluciones mas naturales para los problemas de circulación y corazón.