Etiquetas Posts etiquetados con "Investigación"

Etiqueta: Investigación

por -
0 140 vistas

Un nuevo estudio publicado este mes en la revista Molecular Cancer Therapeutics , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU, encontró que el cannabidiol (CBD) y el tetrahidrocannabinol (THC) del cannabis aumentar los efectos anticancerígenos de la radiación en un modelo de glioma murino ortotópico .

Según el estudio; “El glioma de alto grado es uno de los cánceres más agresivos en los adultos humanos y las tasas de supervivencia a largo plazo son muy bajas para los tratamientos estándar para el glioma que permanecen en gran medida sin éxito. Los cannabinoides han demostrado que inhiben específicamente el crecimiento del glioma, así como que neutraliza los procesos oncogénicos como la angiogénesis”.

“En un intento de mejorar los resultados del tratamiento, hemos investigado el efecto del Δ 9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) tanto solos como en combinación con radioterapia en un número de líneas celulares de glioma (T98G, U87MG, y GL261) “.

Después de realizar el estudio, los investigadores concluyen; “Los datos ponen de relieve la posibilidad de que estos cannabinoides pueden responder mejor a las radiaciones ionizantes de las células principales de glioma, y sugieren un posible beneficio clínico para los pacientes de glioma mediante el uso de estas dos modalidades de tratamiento. ”

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Londres , se puede encontrar aquí .

por -
0 402 vistas

La marihuana es una fuerte promesa y tratamiento eficaz para los trastornos digestivos, según un nuevo estudio publicado en el American Journal of Gastroenterology, y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU

De acuerdo con los investigadores; “Cada vez está más claro que el sistema endocannabinoide juega un papel muy importante en diversos procesos biológicos que afectan al sistema gastrointestinal, la fisiología y la patología hepática.”

Llegaron a la conclusión de que el cannabis “parece ser una sustancia prometedora como modificadora de los síntomas gastrointestinales”, y que; “A medida que el uso de marihuana medicinal sigue creciendo en los Estados Unidos, los médicos deben tomar la iniciativa en la comprensión de los riesgos y sus beneficios con el fin de proporcionar información precisa a los pacientes.”

El estudio completo, que fue realizado por investigadores de la Universidad de Colorado y en la Universidad de Medicina de Dartmouth-Hitchcock en New Hampshire, se puede encontrar haciendo clic aquí .

por -
1 7.456 vistas

Un par de científicos del California Pacific Medical Center en San Francisco han descubierto que un compuesto derivado de la marihuana podría detener la metástasis en muchos tipos de cáncer agresivo, lo que podría alterar la fatalidad de la enfermedad para siempre.

“Nos tomó alrededor de 20 años de investigación para resolver esto, pero estamos muy emocionados”, dijo Pierre Desprez , uno de los científicos detrás del descubrimiento, a The Huffington Post. “Queremos empezar con los ensayos tan pronto como sea posible.”

The Daily Beast informó por primera vez  del hallazgo, que ya ha terminado tanto en las pruebas de laboratorio como en los animales, y está en espera del permiso para ensayos clínicos en humanos.
Desprez, un biólogo molecular, pasó décadas estudiando ID-1, el gen que causa que el cáncer se propague. Mientras tanto, su colega investigador Sean McAllister estaba estudiando los efectos de cannabidiol, o CBD, un compuesto químico no tóxico, no psicoactivo que se encuentra en la planta de cannabis. Por último, el par de investigadores colaboraron, la combinación del CBD y de las células que contienen altos niveles de ID-1 en una placa de Petri.

“Lo que encontramos fue que el cannabidiol puede esencialmente ‘apagar’ el ID-1″, dijo Desprez al HuffPost. Las células dejaron su difusión y volvieron a la normalidad.

“Nosotros probablemente no lo habríamos encontrado por nuestra cuenta”, añadió. “Es por eso que la colaboración es tan esencial para el descubrimiento científico.”

Desprez y McAllister publicaron por primera vez un artículo sobre el hallazgo en el año 2007. Desde entonces, su equipo ha encontrado que el CBD funciona tanto en el laboratorio como en los animales. Y ahora, han encontrado aún más buenas noticias.

“Empezamos por la investigación de cáncer de mama”, dijo Desprez. “Pero ahora hemos encontrado que el cannabidiol trabaja con muchos tipos de cáncer agresivos en el cerebro y en la próstata de cualquier tipo en los que están presentes estos altos niveles de ID-1.”

Desprez espera que los ensayos clínicos comiencen inmediatamente.

“Nos hemos encontrado ninguna toxicidad en los animales que hemos probado, y el cannabidiol ya se utiliza en los seres humanos para una variedad de otras enfermedades”, dijo. De hecho, el compuesto se usa para aliviar la ansiedad y las náuseas, y, ya que no es psicoactivo, no causa la “euforia” asociada con el THC.

Mientras que los defensores de la marihuana seguramente alaban al descubrimiento, Desprez explicó que no es tan fácil como encender un cigarrillo.

“Hemos utilizado inyecciones en la experimentación con animales y también estamos probando píldoras”, dijo.”Pero nunca probamos cannabidiol para que sea efectivo sólo a partir de fumar.”

Además, el equipo ha comenzado sintetizar el compuesto en el laboratorio en lugar de utilizar la planta en un esfuerzo para que sea más potente.

“Es una práctica común”, explicó Desprez. “Pero espero que también nos mantendrá separado de cualquier obstáculo mientras se busca la aprobación.” Fuente

por -
17 91.263 vistas

Estudio sobre el impacto a largo plazo de consumo diario de marihuana sugiere aumentos iniciales en el cableado del cerebro para compensar la pérdida de materia gris

El uso regular de cannabis encoge el cerebro, pero aumenta la complejidad de su cableado, según un nuevo estudio

Hasta cierto punto, la pérdida de volumen del cerebro es equilibrada por un mayor número de conexiones entre las neuronas, han descubierto los científicos.

Aunque advierten que los que la toman durante demasiado tiempo son propensos a sufrir efectos perjudiciales.

El estudio de escaneo cerebral de los consumidores de cannabis es uno de los primeros en investigar el impacto neurológico de la marihuana a largo plazo.

El Dr. Sina Aslan, de la Universidad de Texas en Dallas, Estados Unidos, quien co-dirigió la investigación, dijo: “Lo que es único acerca de este trabajo es que combina tres técnicas diferentes IRM (imágenes por resonancia magnética) para evaluar las diferentes características del cerebro”.

“Los resultados sugieren que los aumentos en la conectividad, tanto estructurales como funcionales compensan las pérdidas de materia gris. Eventualmente, sin embargo, la conectividad estructural o “cableado” del cerebro comienza a degradarse con el uso prolongado de la marihuana “.

El equipo estudió a 48 adultos mayores consumidores de cannabis de 20 a 36 años que fueron comparados con un grupo de no usuarios no consumidores.

En promedio, los consumidores de cannabis consumían tres veces al día.

A pesar de que las pruebas mostraron que los usuarios regulares tenían coeficientes intelectuales más bajos que los no usuarios, esto no parece estar relacionado con anomalías cerebrales.

Los escaneos revelaron que fumar cannabis todos los días se asoció con la contracción en la región de la corteza orbitofrontal (OFC) del cerebro, que está involucrada en el procesamiento mental y la toma de decisiones.

También influye en las respuestas a las recompensas y la adversidad, y está fuertemente ligada a la empatía – la habilidad de sentir los sentimientos de otras personas.

Los neurocientíficos creen que el daño a la corteza orbitofrontal puede apoyar algunas formas de psicopatía.

El inicio más temprano del consumo de cannabis induce una mayor conectividad estructural y funcional, demostró la investigación. Los mayores aumentos de conectividad se produjeron cuando un individuo comenzaba a tomar cannabis.

Después de seis a ocho años de consumo continuo de cannabis los aumentos en el cableado estructural disminuyeron, pero los usuarios seguían mostrando conectividad más alta que los no usuarios.
Esto puede explicar por qué los consumidores de cannabis crónicos, a largo plazo parecen estar “haciéndose bien” a pesar de tener menor CFE, dijo el co-autor Dr. Francesca Filbey, también de la Universidad de Texas.

Y agregó: Hasta la fecha, los estudios existentes sobre los efectos a largo plazo de la marihuana en las estructuras cerebrales no han sido en gran parte concluyentes debido a las limitaciones en las metodologías.

“Aunque nuestro estudio no concluyente aborda si alguno o todos de los cambios en el cerebro son una consecuencia directa del consumo de marihuana, estos efectos sugieren que estos cambios están relacionados con la edad de inicio y la duración de su uso.”

El estudio, publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, sugiere que la materia gris puede ser más vulnerable a los efectos del THC, el principal ingrediente activo del cannabis, que la materia blanca.

La materia gris son los cuerpos de las neuronas, mientras que la materia blanca se compone de fibras o axones, a lo largo de las cuales pasan las señales nerviosas.

Es necesario seguir trabajando para determinar si detener el consumo de cannabis revierte los cambios, y si efectos similares se observan en los usuarios ocasionales, dicen los científicos. fuente

por -
0 1.235 vistas

Un estudio publicado esta semana por la revista PLoS One , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU , encontró que el cannabis puede proporcionarse como una opción de tratamiento para la apnea obstructiva del sueño (AOS).

Para el estudio, los investigadores de la Universidad de Illinois tomaron ratas con una forma de apnea del sueño y fueron inyectadas con antagonistas de receptores de cannabis (destinadas a imitar el efecto de los cannabinoides), así como con THC (tetrahidrocannabinol).
De acuerdo con los investigadores; “Estos resultados subrayan el potencial terapéutico del dronabinol [THC] en el tratamiento para la AOS e implica la participación de los dos receptores  cannabinoides  en la supresión de la apnea. ”

Según los investigadores, el 9% de los estadounidenses sufren de apnea obstructiva del sueño, siguendo aumentando ese número.

Los resultados de este estudio se hacen eco de las conclusiones de un estudio publicado en octubre pasado en la revista Fisiología Respiratoria y Neurobiología , que concluía;”Estos resultados ponen de relieve el potencial terapéutico del dronabinol para el tratamiento de la apnea obstructiva del sueño.” Fuente

por -
0 4.698 vistas

¿Se puede dar positivo en pruebas de drogas por el simple hecho de estar en la misma habitación con otros fumadores? 

Si, es posible. Así lo dicen los resultados de un nuevo estudio publicado esta semana en la revista Journal of Analytical Toxicology .

Los investigadores de la Universidad John Hopkins en Baltimore evaluaron el impacto de la exposición al humo de la marihuana en seis sujetos no fumadores. Cada uno de los sujetos pasó 60 minutos en una cámara sellada con ventilación limitada o nula, mientras que otros seis sujetos fumaban marihuana de varias potencias. Tras su exposición, los no fumadores dieron positivo en una serie de muestras de orina durante las siguientes 34 horas. En las muestras que fueron analizadas dieron positivo por presencia de carboxi-THC , el principal metabolito tamizado en los programas de pruebas de drogas. Los seis participantes completaron tres sesiones separadas en la cámara.

Los investigadores informaron de que la exposición al humo por terceros en este ambiente se tradujo con la presencia detectable de carboxi THC en la orina.

“Múltiples resultados positivos presuntivos para los no fumadores se produjeron por inmune ensayo en la concentración de 20 ng/ml a través de las tres sesiones de exposición”, escribieron los autores. “La primera aparición del presunto positivo (prueba inicial) de 20 ng /ml ocurrió en las muestras recogidas después de una a cuatro horas a la exposición”.

A raíz de la aparición de los primeros presuntos positivos, los individuos continuaron dando un resultado positivo de dos a 22 horas después”. Más información

por -
4 5.912 vistas

Un nuevo estudio de la University College de Londres ha encontrado que el consumo de cannabis no tiene impacto en el coeficiente intelectual de un niño.

El estudio, que incluyó a 2.612 niños, examinó las puntuaciones de Coeficiente Intelectual a los 8 años, y otra vez a los 15. Los investigadores no encontraron “ninguna relación entre el consumo de cannabis y un menor coeficiente intelectual a los 15 años,” incluso cuando otros factores, como el consumo de alcohol, consumo de cigarrillos y la educación materna se tuvieron en cuenta. Los investigadores encontraron que incluso los mayores consumidores de cannabis ​​no tuvieron efecto sobre el coeficiente intelectual de una persona.

Los investigadores encontraron, sin embargo, que el alcohol está “fuertemente asociada con la disminución de coeficiente intelectual”. Además del alcohol, los investigadores “No encontraron otros factores para predecir el cambio de coeficiente intelectual.”

“Este es un problema de salud pública potencialmente un importante mensaje de que la creencia de que el cannabis es especialmente perjudicial puede restar valor a partir del enfoque y el conocimiento de otros comportamientos potencialmente perjudiciales”, dijo el autor principal Claire Mokrysz en un comunicado de prensa.
Los resultados de esta investigación fueron presentados durante el fin de semana en la reunión anual del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología .

Fuentes http://www.science20.com/news_articles/moderate_pot_use_by_adolescents_doesnt_hurt_iq-147298

http://thejointblog.com/new-study-finds-cannabis-use-doesnt-lower-iq-children/

por -
6 39.209 vistas

Investigadores de la Universidad de San Diego descubren que la estructura química del mango y de la marihuana forman una excelente combinación en el cuerpo para favorece los efectos positivos del cannibis, tanto en su uso medicinal como en el recreativo.

Tendencias
En un descubrimiento quizá un tanto inesperado pero no por ello menos útil, investigadores de la Universidad de San Diego en California dieron a conocer que los componentes químicos del mango y los de la marihuana forman una mancuerna perfecta, sobre todo con respecto a los efectos positivos del cannabis, como sus propiedades analgésicas y depresivas, aunque también funciona en el caso del uso recreativo.

De acuerdo con este estudio, el mirceno presente en el mango (un carbohidrato monoterpénico linear que es el principal componente del aceite esencial de este fruto), un anti-inflamatorio natural que también puede ser sedante, hipnótico, analgésico y relajante muscular que, además, altera la barrera hematoencefálica, favoreciendo la entrada al cerebro de los cannabinoides y produciendo un aumento en los efectos.

El mirceno ayuda a penetrar en el cerebro muchas más moléculas de THC en menos tiempo, lo que contribuye al fortalecimiento y la extensión de los efectos psicoactivos de los cannabinoides.

El cuerpo reacciona al THC entrante, lo que ayuda a pasar a través de la barrera fisiológica entre el sistema circulatorio y el sistema nervioso central mucho más rápido y con mayor eficiencia. De ahí que tanto para el uso medicinal como el recreativo, acompañar con mangos el consumo de marihuana resulte en una combinación idónea.

En la práctica, esta recomendación depende también del metabolismo de cada persona. Quienes tengan un metabolismo más rápido quizá necesiten una mayor porción de mango que quienes tengan el metabolismo lento (incluso en este caso la fruta puede consumirse en forma de batido hasta una hora y media antes de fumar).

Asimismo, el mango se aconseja para los llamados “munchies”, esa hambre más o menos incontrolable que sobreviene después de consumir marihuana. Además de que es una opción mucho más saludable que alimentos ricos en azúcar, harinas o grasas (a los que usualmente se recurre), la química del mango alarga los efectos del cannabis. Fuente

por -
1 4.652 vistas

El ébola es la enfermedad que mantiene en vilo al mundo y en la búsqueda de métodos que permitan evitar el contagio, apareció el cannabis como posible enemigo del virus.

Según el doctor David Allen, director médico en la empresa Cannabis Sativa, el grupo de compuestos denominados ‘cannabinoides’ podría combatir la infección viral.

La teoría del profesional se basa en que los tóxicos de la planta de marihuana activan en el organismo humano unos receptores y unas fuerzas internas suficientes para impedir la penetración del virus y evitar que mueran los pacientes a los que ya se les diagnosticó el Ébola.

“Hay pruebas científicas de que los cannabinoides, y en particular el cannabinol, pueden permitir un control del sistema inmunológico que a su vez proporciona protección ante infecciones virales”, afirmó Allen en el blog ‘Cannabis Diggest’.

Para reforzar las palabras del médico, en pruebas realizadas en laboratorios, los cannabinoides funcionaron contra hongos y bacterias, y de la misma manera actúan contra microorganismos más diminutos.

“Patentes estadounidenses demuestran que los cannabinoides tienen una actividad antiviral significativa”, cita el blog.

Cómo combaten los ‘cannabinoides’ el ébola

Una vez contagiado, el Ébola hace que la célula produzca proteínas que esconden el virus al sistema inmunológico. Este sistema de defensa lleva a un punto en que el ARN del virus disimula la propia célula infectada, haciéndola invisible para los cuerpos inmunes de la sangre. No sólo eso, sino que dentro de la célula se producen mutaciones múltiples en el código del ARN que hacen difícil o imposible crear una vacuna eficaz.

La causa de muerte por este virus es la respuesta inmune del propio organismo, que provoca la denominada ‘tormenta de citosinas’ como reacción a la infección viral y la incapacidad de combatirla con los remedios de siempre. Como consecuencia de este fenómeno, se desarrolla en el cuerpo un choque tóxico. En todas las arteriolas se forman unos pequeños coágulos de sangre, y esta coagulación intravascular diseminada mata a la persona infectada.

Precisamente, David Allen afirma que lo que hacen los ‘cannabinoides’ es prevenir el mencionado choque tóxico. Para poder comprobar sus dichos y crear anticuerpos que neutralicen los efectos del virus, el promotor de los productos de cáñamo pide más investigaciones para conseguir más pruebas científicamente confirmadas.

Además, afirma que como mínimo no habrá efectos secundarios peligrosos y, por lo tanto, se podrá ayudar a las zonas donde el Ébola se está propagando con rapidez.  Fuente

por -
1 17.084 vistas

 

No es ningún secreto que la marihuana puede afectar la memoria de una persona. En la sociedad actual, el usuario estereotipo de marihuana a menudo se percibe como alguien que es olvidadizo y distraído.

Pero, ¿qué dice la ciencia, y hay alguna verdad detrás de esta creencia popular?

Efectos sobre la memoria

El tetrahidrocannabinol ( THC ), el principal ingrediente psicoactivo de la marihuana, se conoce por deteriorar muchos aspectos de la memoria. Hay una excepción, sin embargo. El THC no afecta al recuerdo de memorias existentes.

El efecto más obvio del THC es que altera la memoria a corto plazo. Esto significa que será más difícil formar nuevos recuerdos, mientras se va colocado. El THC también entorpece la consolidación de la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo. Esto hace que sea difícil recordar lo que sucedió durante el subidón – incluso después de que desaparezca.

Pero el THC no perjudica su capacidad de recordar memorias existentes. Así, los usuarios de marihuana son capaces de recordar cosas como su nombre y lugar de residencia, no importa el subidón que lleven. Del mismo modo, el uso de marihuana no conduce a la pérdida de memoria o la demencia.

De hecho, los expertos creen que el sistema endocannabinoide del cuerpo – un sistema biológico formado de origen natural, tiene compuestos similares a la marihuana – para regular la formación de la memoria. En concreto, parece funcionar como un tipo de filtro, evitando que el cerebro esté sobrecargado de recuerdos irrelevantes o inútiles.

Dosificación, tolerancia y uso a largo plazo

Los efectos del THC sobre la memoria parecen depender de la dosis , con dosis más grandes tienen un efecto más severo. Pero los estudios también muestran que los usuarios frecuentes tienden a ser más tolerantes con la marihuana y sus efectos.

Algunos estudios sugieren que el CDB puede actuar para reducir las alteraciones de la memoria del THC. Sin embargo, no existe suficiente investigación para decir con certeza si esto es cierto.

Pero el hecho de que el THC deteriore la memoria es una causa de preocupación, especialmente en los casos de uso crónico. Sin embargo, los estudios han encontrado que los problemas de memoria son menos notables, o, a veces ausentes, en grandes consumidores. Esto es probablemente debido a la tolerancia que los usuarios muy asiduos que ​​a menudo desarrollan.

Lo que es más, las alteraciones de la memoria no parecen ser permanentes. Estudios demuestran que la función de la memoria en usuarios a largo plazo vuelve a la normalidad una vez que se suspende el consumo de marihuana.

Olvidar los malos recuerdos

Mientras que la pérdida de memoria es un inconveniente para la mayoría de los consumidores de marihuana, el THC puede ayudar a algunas personas a olvidar los malos recuerdos.

De hecho, los estudios muestran que el sistema endocannabinoide participa directamente con la extinción de los recuerdos negativos. Al actuar sobre el sistema endocannabinoide, se cree que el THC facilita esta extinción.

Como resultado, el THC se cree que es propmetedor en el tratamiento de trastornos de ansiedad tales como trastorno de estrés post-traumático (TEPT). Los expertos creen que la marihuana puede ayudar a los pacientes con trastorno de estrés postraumático a hacer frente a los recuerdos traumáticos, mejorando su capacidad de olvidar. Fuente

 

por -
3 5.383 vistas

Cristina Sánchez es bióloga de la Universidad Complutense e investigadora experta en cannabinoides. El THC, la principal sustancia psicotrópica de la marihuana, ordena un suicidio programado a las células cancerosas. En modelos de laboratorio cualquier tumor responde a los cannabinoides.

Cristina Sánchez lleva más de una década descifrando un secreto molecular que podría salvar millones de vidas. La hierba prohibida es ahora una gota química de esperanza, una promesa de lluvia para los campos de receptores que necesitan calmar su dolor.

En su laboratorio descubrieron que el THC, la principal sustancia psicotrópica de la marihuana, ordena un suicidio programado a las células cancerosas. Un haraquiri limpio, solo confirmado hasta el momento en ratones. Esta bióloga de la Universidad Complutense aparece como un cultivo de tranquilidad en un pasillo de la Facultad de Biología, custodiado por laboratorios y máquinas en perpetuo ciclo mecánico. Una paz empática recorre al interlocutor. Su rostro tiene un perfil ligeramente élfico.

La escuchas y puede que sea su voz o su discurso, o quizás los elfos, pero la relacionas con lo poco que sabes de ese compuesto cannábico llamado anandamida, hermana humana del THC. La palabra proviene del sánscrito y significa ‘felicidad suprema’ o ‘portadora de paz’. Un endocannabinoide –sustancias gemelas a las que contiene la maría y que fabrica el organismo– encargado de regular el placer, inhibir el dolor y que fue descubierto por el químico Raphael Mechoulam.

En su razonamiento, el sentido común es sanador y proporciona un privilegiado asiento en este encendido debate de la marihuana, un campo de un potencial terapéutico enorme en el que España, gracias a equipos como el suyo, se ha aupado en el podio de la investigación. Le gustaría marcar una frontera telúrica entre la Cristina ciudadana y la científica. No quiere que la mística de la planta la imbuya. Le gustaría que habláramos de estos compuestos como de una lechuga. Pero hay algo de ananda en ella; transmite una cascada de ideas a ignotos receptores del hipocampo. Hablar con Cristina es un cannabis platónico.

¿Cómo supisteis que la marihuana tiene este gran potencial en la lucha contra el cáncer?

Fue un poco por azar. Nosotros estábamos trabajando en el estudio del efecto de los cannabinoides de la marihuana sobre el metabolismo energético de las células. Decidimos facilitarnos el trabajo y utilizar un modelo celular fácil y económico, como células tumorales, porque crecen sin control. Y al empezar a hacer los ensayos estas células se morían. Después de unos días de crisis intentando averiguar qué estábamos haciendo mal, nos dimos cuenta de que nos enfrentábamos a unos compuestos que mataban las células tumorales.

Descubristeis que el THC ordenaba un suicidio limpio… Sí, se denomina apoptosis, muerte celular programada o muerte limpia. Es el equivalente a un suicidio: las células ‘deciden’ eliminarse por el bien del organismo…

¿Y todo gracias al THC?

En organismos sanos hay apoptosis. Por ejemplo, cuando una célula tiene un error en su ADN es un peligro potencial: si se duplica va a generar una progenie con defectos y eso es muy peligroso. Lo que hace el THC es ‘encender’ el programa de suicidio.

Por ahora solo tenéis evidencias preclínicas…

Efectivamente. Estamos muy ilusionados, creemos que podrían funcionar en humanos porque han funcionado muy bien en modelos basados en cultivos celulares y modelos animales. Merece la pena que estos compuestos se desarrollen.

¿De qué tipos de cáncer estamos hablando?

Las mayores evidencias que se han recogido son de modelos de glioblastoma, que es un tumor cerebral muy agresivo, y posiblemente en cáncer de mama. Sin embargo, en modelos de laboratorio cualquier tumor responde a los cannabinoides. Parece que las células tumorales tienen todas algo en común que las hace sensibles a este tipo de compuestos.

Este descubrimiento puede cambiar el paradigma. La quimio es muy agresiva.

Claro, la diferencia entre la quimioterapia y una terapia como esta es que la primera va destinada a cualquier célula que está en proliferación. En cambio con los cannabinoides la diana solo son las tumorales.

Lleváis más de un década estudiándolo y todavía no ha habido ensayo en humanos. ¿Tiene que ver con que se trate de una sustancia prohibida?

Eso complica las cosas. De hecho el principal hándicap cuando trasladamos nuestros resultados a la comunidad médica es el miedo, hasta cierto punto comprensible, que va asociado a los efectos psicotrópicos de la marihuana. Lo que proponemos es que podamos utilizar estas sustancias en combinación con los tratamientos estándar, y posiblemente mejorar así la terapia. Si además de eso estuviéramos potenciando algún efecto psicotrópico, yo no sé hasta qué punto eso sería malo. Si hablamos de pacientes que tienen alteraciones psiquiátricas yo no lo recomendaría. Pero para la inmensa mayoría no conllevaría efectos secundarios que yo pueda considerar negativos.

La marihuana es una droga muy consumida en la esfera lúdica.

Es una droga muy consumida y muy segura. No estamos hablando de cocaína, de heroína, de tabaco ni de alcohol si me apuras, que son muchísimo peores que la marihuana. Hay que poner las cosas en contexto, a lo mejor una cierta euforia o un tipo de efecto no tiene por qué ser malo en un paciente que tiene un tumor terminal. Por otro lado, hablamos de cannabinoides y la gente piensa en THC, pero la marihuana fabrica otro montón de compuestos. Uno de ellos es el cannabidiol (CBD) que no produce ningún efecto psicotrópico y se ha demostrado que también tiene efecto antitumoral.

Se ha descubierto que nuestro cuerpo genera unos compuestos análogos a los de la marihuana y que son muy valiosos.

Los organismos humanos y muchos animales tienen la capacidad de fabricar unos compuestos muy parecidos, que funcionan de la misma manera y solo se encuentran en la marihuana. Los endocannabinoides son los cannabinoides que fabrica el organismo.

¿Eso quiere decir que nuestro cuerpo fabrica sustancias ilícitas?

Para el organismo evidentemente no son sustancias prohibidas, sino útiles. Hoy sabemos que los endocannabinoides participan en el control de un montón de funciones cruciales.

¿Es un sistema de defensa?

Yo recogería una idea de la que habla mucho Raphael Mechoulam, que fue el primero en describir el THC. Lo que él propone es que el sistema endocannabinoide es algo parecido al sistema inmunológico en los organismos, pero en este caso protege de otro tipo de ‘insultos’, si me permites la palabra. Lo que sabemos es que el sistema endocannabinoide participa en la regulación fina de un montón de procesos biológicos.

Sin ellos estaríamos desnudos…

Estaríamos peor protegidos frente a estímulos tóxicos, por ejemplo, en el sistema nervioso central; y no seríamos capaces de regular finamente el movimiento. Participa en la reparación de huesos, en el dolor, etc. Es un sistema que trabaja muy discretamente en casi todas las funciones biológicas que te puedas imaginar…

¿No resulta irónico que una sustancia gemela a la que fabrica la marihuana se encargue de proteger la memoria y el aprendizaje?

Tiene todo el sentido. El sistema endocannabinoide participa en la coordinación motora; si yo me fumo un porro estoy metiéndole al sistema mucho más cannabinoide del que necesita. Si consumo cannabinoides exogenamente estoy alterando el equilibrio. De hecho, las funciones que se ven alteradas cuando yo consumo cannabinoides de la planta son aquellas en las que está implicado el sistema endógeno como, por ejemplo, el apetito o la memoria.

¿Quiere decir que en el futuro podremos diseñar fármacos o incluso plantas que en vez de hacernos perder memoria nos ayuden a reforzarla?

Sería complicado. No veo muy bien cómo. Pero una cosa que te hace ver bien cómo tú puedes alterarlo desde fuera es un medicamento que estuvo en el mercado durante unos años para combatir la obesidad. Una empresa francesa creó una molécula que lo que hacía era inhibir los receptores de cannabinoides para eliminar la sensación de apetito. Los pacientes, efectivamente, perdían peso. Pero el sistema endocannabinoide está también implicado en regular el estado de ánimo. ¿Qué les pasaba a los pacientes que lo consumían? Tenían depresiones que los llevaban al suicidio.

¿Sería descabellado plantear que los consumidores regulares de marihuana podrían estar más protegidos?

No hay estudios. Como hipótesis no está mal. Pero no tenemos una respuesta a esa pregunta porque nadie ha hecho un estudio riguroso.

¿Quieres decir que la hipótesis no es tan descabellada?

La hipótesis no es descabellada, pero es como cuando me preguntan si esto quiere decir que el cannabis cura el cáncer. Pues no lo sé. Desde luego mis datos no te permiten afirmar eso. No tengo la respuesta a esa pregunta porque yo no he probado el cannabis en pacientes. Nadie lo ha probado de una manera controlada.

¿Y nadie ha estudiado si la incidencia del cáncer es menor en consumidores de maría?

Lo que pasa es que es muy difícil hacer un seguimiento de una población que se pueda definir como consumidores de marihuana, porque seguramente estarán además fumando tabaco, consumiendo alcohol… es complicado aislarlos. Hasta donde yo sé, no hay ningún estudio epidemiológico serio en el que se haya podido ver esto.

En caso de que sí protegieran, ¿qué sentido tendría?

Nosotros hemos visto que los cannabinoides son antitumorales en los modelos que hemos utilizado, y podrían serlo en humanos también. Entonces, si uno tiene su sistema endocannabinoide funcionando normalmente, más un extra del exterior, posiblemente las células tumorales no puedan proliferar. Pero esto es solo una hipótesis. Alguien puede construir otra teoría basada en que el exceso de una determinada cosa puede producir el efecto contrario.

Conocemos las propiedades terapéuticas de la marihuana desde hace milenios, pero, en cambio, fue prohibida.

Sí, la planta se conoce desde hace milenios y se ha utilizado con fines medicinales durante todo este tiempo. El problema surgió en los años cincuenta, cuando, no sé muy bien por qué motivos (desde luego, no médicos), la planta empezó a formar parte de listas en las que estaban incluidas sustancias que no tenían ningún beneficio terapéutico y un gran potencial adictivo, lo cual no es cierto en el caso de la marihuana. Desde el momento en que la planta pasa a esas listas, se deja de investigar con ella, se deja de utilizar en las farmacias y desaparece del ámbito médico.

Da la sensación de que hemos sido injustos con esta planta.

Ha habido mucha más política de la que hubiera tenido que haber. En ese sentido, sí, la planta ha estado muy injustamente tratada.

¿Es la prohibición una cuestión moral?

Creo que tiene tintes. No es todo moral, pero sí que hay una parte que es intoxicación por ese tipo de pensamientos. El consumo medicinal, por supuesto, está contaminado por toda la parte de consumo lúdico y el consumo lúdico tiene mucha contaminación moral. Hay quienes pensamos que una planta, o el consumo de una sustancia que te hace sentir mejor, no tiene por qué estar criminalizado.

Existen sustancias legales muy perjudiciales.

Si la comparas objetivamente con el tabaco o el alcohol, no hay nadie que pueda defender que estos últimos estén legalizados y la marihuana no.

Pero está la cuestión psiquiátrica, los casos en los que ha despertado crisis psicóticas.

El efecto del alcohol sobre la población en general, no te estoy hablando de personas especialmente sensibles, es infinitamente peor que el efecto de los cannabinoides. Pero es verdad que existe una población que es muy sensible y que debería abstenerse de consumirlos.

Se puede utilizar también la educación.

Evidentemente. Y desde el luego el mensaje de que esto te va producir un brote psicótico y mañana vas a estar consumiendo heroína consigue el efecto contrario. Yo a mi hijo jamás le voy a decir que un porro le va a provocar un brote psicótico. Le contaré que si tiene predisposición a sufrir alteraciones psiquiátricas es posible que le pase eso, y le contaré que si tiene 15 años no debería consumir cannabis porque su sistema nervioso está en desarrollo.

¿Entonces se empieza por el porro y se acaba curando el cáncer?

[Ríe] Lo que pasa es que se está conociendo más la realidad de la planta, la investigación científica ha avanzado muchísimo y ahora tenemos muy claro que tiene un potencial terapéutico enorme. El uso lúdico tendrá que estar regulado o no, pero su potencial terapéutico es innegable. A medida que esto ha ido saliendo a la luz, la gente (y aquí también incluyo a las autoridades) se está empezando a cuestionar si de verdad hablamos de una planta completamente inútil.

También circula mucha confusión interesada en la Red.

A mí no me parece bien que esté prohibida. Pero en ningún momento he dicho ni diré, hasta que esté probado en humanos, que el cannabis cura el cáncer. De hecho, a nosotros nos da mucha rabia que se nos utilice como argumento para apoyar cosas que nosotros podemos defender en privado… pero lo que yo hago cuando paso la puerta de mi laboratorio no tiene nada que ver con eso.

A veces los investigadores que trabajan con estas sustancias acaban alcanzados por la mística de las mismas.

Estamos en una facultad y, cuando nuestros alumnos se enteran de a qué nos dedicamos, todos se imaginan que tenemos plantas en el laboratorio. Y cuando vienen a hacernos entrevistas, la gente quiere hacer fotos de las plantas que no tenemos y asumen que cuando salimos de aquí fumamos porros indiscriminadamente. Lo que nosotros vendemos a la comunidad científica es un trabajo muy serio, muy riguroso, que ha pasado por controles superestrictos.

No tendríamos que remarcarlo si habláramos del tomillo.

Si yo trabajara con lechugas, tú ahora mismo no estarías entrevistándome. Es un arma de doble filo.

Los pacientes españoles aún tienen que recurrir al mercado negro para el uso paliativo en enfermedades como cáncer o fibromialgia…

Sí, esta situación es la misma en todas partes. De hecho, en España no estamos tan mal. Canadá es un ejemplo de cómo se deberían regular estas cosas. Uruguay ha dado un paso enorme en el último año hacia un uso medicinal controlado de la planta…

… y también han legalizado el uso lúdico.

A ellos no les gusta el término legalización, prefieren que se hable de regularización. El que quiera consumir marihuana puede hacerlo a través de empresas que te van a dar una marihuana que está controlada en calidad y en composición. Eso evita un mercado negro, que está haciendo muchísimo daño.

¿Por qué esta voluntad de controlar los psicotrópicos?

En general, hay muchas ganas de controlar. Y punto. Esto lo digo como ciudadana. Algo que puede hacer que la gente no tenga miedo, que esté a gusto, que sea feliz… pues es una cosa que puede resultar incómoda. Creen que somos mejor como población si tenemos miedo, si estamos controlados y no rechistamos.

¿Has fumado alguna vez algún porro?

Sí. Pero eso no tiene nada que ver con mi actividad profesional.

Más que una planta,una farmacia

En los albores de descubrir el potencial de la marihuana, Raphael Mechoulam, el primero en sintetizar el THC, describió el cannabis como un tesoro biológico inexplorado. Evidencias preclínicas indican que estos compuestos podrían funcionar en enfermedades como párkinson, huntington, alzhéimer o VIH. Su uso para paliar la sintomatología de enfermedades como el cáncer o la esclerosis, por sus efectos antivómito, anestésicos y estimulantes del apetito, lleva años de manera alegal en España. A Cristina Sánchez le gustaría que las asociaciones de pacientes presionaran para la regularización, como ha ocurrido en Canadá o EE UU. Para ella, la respuesta, más que crear medicamentos carísimos o el autocultivo, pasaría por el ideal de cultivos controlados médicamente. Reclama que las instituciones se muevan en la regularización, porque no se le debería negar a un paciente un medicamento que le puede hacer bien. Fuente 20minutos

 

por -
6 69.965 vistas

Por David Allen MD.- Hay una buena evidencia científica sobre los cannabinoides, y, en particular, el cannabidiol (CBD), ya que puede ofrecer el control del sistema inmunitario ya su vez proporcionar protección contra infecciones virales. El cannabis ha sido ya reconocido por inhibir hongos y bacterias y se puede considerar como una nueva clase de antibióticos debido al diferente mecanismo de acción de otros agentes antimicrobianos.

El Ébola es un organismo viral ARN complejo que hace que la célula se engulla por pinocitosis, y entonces el virus secuestra la célula para replicarse a sí mismo. Esta replicación puede implicar muchas mutaciones en el código de ARN que hacen que sea difícil o imposible crear una vacuna eficaz. Hay patentes de Estados Unidos que muestran evidencias de que los cannabinoides tienen actividad antiviral significativa.

Normalmente las células infectadas por el virus producen proteínas de superficie que se identifican como extrañas. El sistema inmune ataca a estas células cuando la proteína de la superficie se identifica como extranjera. La infección por el virus de Ébola hace que la célula produzca proteínas que ocultan el virus del sistema inmunológico. Las proteínas virales están estéricamente protegidas, es decir, “ocultas” a la vista, lo que obstaculiza la destrucción celular (y por lo tanto viral) por el sistema inmune. Este mecanismo permite que el virus de ARN oculte la célula infectada por el blindaje del sistema inmune.

La causa de muerte por este virus es la propia respuesta inmune del cuerpo a la infección viral. Esto es lo que hace la mortalidad y morbilidad de esta infección. Posteriormente, el virus activa las células asesinas inmunes a liberar las enzimas (citoquinas) que poseen. Esta liberación de enzimas provoca otros linfocitos que liberan aún más citoquinas en una tormenta de la liberación. Esto se denomina propiamente tormenta de citoquinas.

Provoca pequeños coágulos de sangre en todas las arteriolas, llamados; DIC o coagulación intravascular diseminada.

Provoca una coagulopatía masiva donde la sangre no se coagula adecuadamente y simultáneamente con el DIC (sangrado y coagulación que ocurre al mismo tiempo.) El Síndrome de Shock Tóxico se produce cuando la liberación de citoquinas hace que los vasos sanguíneos se dilaten de tal medida en que existe un estado de shock.

Los cannabinoides han demostrado reducir y prevenir Shock Tóxico y DIC

El virus Ébola también ataca a las adherencias entre las células causadas ​​por las células asesinas inmunes a la liberación de VEGF (Factor de Crecimiento Endotelial Vascular), que resulta en la destrucción de la unión estrecha entre las células y causa una fuga del fluido entre las células hasta que se produce el sangrado. La inhibición de VEGF por los cannabinoides previene las uniones celulares de hemorragia.

Los cannabinoides Inhibición de VEGF e inhibe el crecimiento de tumores cerebrales Glioma por este mecanismo. Es razonable predecir que la inhibición de VEGF y otras citoquinas por los cannabinoides durante una infección del Ébola ayudará a la supervivencia de esta enfermedad mortal. La parada de liberación de citoquinas será una característica clave del tratamiento de esta enfermedad mortal.

El descubrimiento y la aplicación del sistema de señalización endocannabinoide está demostrando ser el control de prácticamente todas las enfermedades de la humanidad. Los cannabinoides se están convirtiendo en una nueva clase de medicamentos para tratar las infecciones de bacterias, hongos y virus por diferentes mecanismos de acción que no se encuentran en ninguna otra clase de drogas.

Los cannabinoides están demostrando tener actividad significativa (asesino) bactericida a muchos virus, incluyendo la hepatitis C y el virus del VIH. Los cannabinoides regulan por disminución (inhiben) la respuesta inmune a la infección. Las patentes de Estados Unidos citadas son prueba de que los cannabinoides inhiben muchas cepas diferentes de virus. Estas patentes también prueban que los cannabinoides disminuye el cuerpo inmune sobre la respuesta estimulada a la infección viral. Las reclamaciones que se hacen en estas patentes de Estados Unidos son las siguientes:

(Refiérase a patentar para la cotización exacta.)

-Un método de tratamiento de la enfermedad del VIH mediante la inhibición directa de la replicación viral usando un derivado de la reivindicación 2. cannabinol (ver patente)

-Los derivados de cannabinol de la reivindicación 10 en donde el derivado de la reivindicación cannabinol se utiliza para tratar la enfermedad del VIH mediante la inhibición directa de la replicación viral. (Ver patente)

-Un método de tratamiento de enfermedades de disfunción inmune que son el resultado del origen infeccioso como el virus de inmunodeficiencia de los simios, virus de inmunodeficiencia felina, virus de herpes simple, virus de Epstein-Barr, citomegalovirus, hepatitis B y C, virus de la influenza, rinovirus y las infecciones micobacterianas utilizando el derivados de cannabinol de la reivindicación 2. (véase la patente)

-Esta patente de los Estados Unidos, demuestra que los cannabinoides tratan esta disfunción inmune que se convierte en lo que se conoce como una tormenta de citocinas causada por diferentes infecciones virales.

En Resumen; Las patentes de Estados Unidos demuestran que la regulación del sistema inmune por los cannabinoides pueden ser una clave en la supervivencia del VIH y de hecho puede traducirse en la supervivencia para los pacientes de Ebola. The Killing directa o efecto Cidal de los cannabinoides se demuestra en las infecciones por VIH, pero aún no en el Ébola. La inhibición de VEGF es crucial para evitar fugas endotelial y hemorragias.

Debido a que el cannabis es muy seguro sobre todo bajo la supervisión del médico, creo que es crucial para la comunidad médica comenzar los ensayos en humanos en la supervivencia de los pacientes infectados de Ébola, independientemente de las restricciones políticas. Fuente

David B. Allen MD
Cirujano retiró Cardiotorácica y Vascular
Director Médico, Cannabis Sativa, Inc. ( Cali215doc@gmail.com )

por -
0 2.992 vistas

-El Hospital Clinic de Barcelona está inmerso en un proyecto pionero para averiguar la cantidad de miligramos de tetrahidrocannabinol que contiene un porro.
-La investigación, coordinada por el psiquiatra Antoni Gual Solé, está financiada por plan nacional sobre drogas del Ministerio de Sanidad.
-El objetivo de la UPE es facilitar a los médicos una herramienta sencilla para detectar consumos de riesgo y acelerar intervenciones.
-Ahora los sanitarios usan los llamados “patrones de consumo” (porros/gramos al día), que es considerada menos científica que la futura UPE.

Un equipo de científicos del Hospital Clínic de Barcelona está inmerso en una investigación pionera que aspira a definir la Unidad de Porro Estándar (UPE) en España para ayudar a detectar tempranamente consumos de riesgo.

El objetivo de esta investigación —financiada por el Ministerio de Sanidad (PDF) con 82.890 euros— es medir el número fijo de miligramos de la principal sustancia psicoactiva del cannabis, el tetrahidrocannabinol (THC). Dicha unidad conformará “una herramienta sencilla para que los profesionales sanitarios puedan interrogar a los pacientes con el fin de mejorar la detección temprana de consumos de riesgo”, explica a 20minutos el doctor Antoni Gual, director de la investigación y experto en tratamiento de los problemas causados por las sustancias adictivas.

La investigación, que lleva un año en marcha, consta de tres partes. En la primera, ya culminada, se han localizado estudios previos relevantes y se han diseñado las muestras y las encuestas. La segunda, a punto de iniciarse, consiste en el propio trabajo de campo entre poblaciones de estudiantes universitarios, usuarios del ocio nocturno, pacientes hospitalarios y clubs de fumadores de Barcelona. Además del análisis de las muestras aportadas por los participantes, estos serán sometidos a entrevistas. La última fase contrastará los datos obtenidos para la redacción de los hallazgos, que aspiran a culminar en la obtención de la UPE

Los autores del estudio prevén que la Unidad de Porro Estándar (UPE) esté fijada en el plazo de un año, a finales de 2015. Esta misma UPE será representativa para toda España, aseguran, “y con una replicación sencilla podría llegar a instaurarse como la UPE europea”.

El coordinador del estudio, el doctor Antoni Gual, lideró en los años noventa el equipo pionero en identificar la UBE (unidad de bebida estándar). En aquella investigación, avalada por la OMS, se estableció la unidad de bebida estándar (UBE) en los 10 gramos de alcohol. Es la cantidad que tiene una cerveza o un vino. Los destilados serían dos UBE (20 gramos). “La medida ha permitido fijar el umbral de los bebedores de riesgo, que está en las 2 UBE diarias para las mujeres y las 4UBE para los hombres”, explica el propio Gual

Marihuana y hachís

El cannabis “es la droga de abuso más prevalente en nuestra sociedad después del alcohol y el tabaco y su consumo está asociado a numerosas afecciones como “disminución del rendimiento escolar y laboral, mayor conflicto conductual y otras patologías psicológicas, más las derivadas del fumar”, explica el coordinador de la investigación. Hasta ahora nadie ha fijado la medida estándar de tetrahidrocannabinol que contiene un porro, utilizándose para analizar la prevalencia solamente el patrón de consumo “la cantidad de gramos o porros fumados al día”, una información “claramente insuficiente para el personal sanitario”, a juicio de los expertos.

“Cuando alguien te dice que fuma un porro cada día no sabemos qué está consumiendo exactamente. No es lo mismo si es hierba que si es hachís, ni qué cantidades de cannabinoides contiene”, afirma Gual.

Entre la literatura científica recabada sobre unidades de medida para el cannabis, lo único que los investigadores catalanes han hallado es la unidad prefijada por el NIDA en EE UU para las pruebas de laboratorio. Sin embargo, ha quedado descartada como UPE española al “comprobar que no se ajusta a la droga que circula en la calle”, en palabras del coordinador del estudio.

“Las sustancias consumidas varían con el tiempo. El cannabis se ha vuelto más rico en tetrahidrocannabinol”, explica. El equipo que lidera confía en que la UPE que fijen, aplicando una metodología sencilla, pueda actualizarse “cuando se perciba una alteración del producto en la calle”. Es más, como con las bebidas alcohólicas, donde hay diferencia de unidades ponderadas entre cervezas o destilados, en el cannabis la UPE variará dependiendo de si la sustancia consumida es marihuana o hachís. Fuente 20Minuto

por -
0 595 vistas

Investigadores israelíes tienen la intención de evaluar los posibles efectos anti-tumorales  del canabinoide cannabidiol  (CDB) en pacientes con cáncer.

Los investigadores del Centro Médico Hassadah  en Jerusalén llevarán a cabo una fase II de ensayos clínicos  para evaluar el impacto del CDB como tratamiento único en pacientes con cáncer que no han respondido a las terapias convencionales.

Los participantes en el ensayo recibirán terapia con CDB por un período de ocho semanas.
Los datos documentan la potente actividad contra el cáncer  de diversos cannabinoides – incluyendo el THC  , CDB , y CBG  – tanto en cultivo y en animales remontandose a mediados de la década de 1970  . Hasta la fecha, sin embargo, prácticamente no existen ensayos clínicos reproduciendo estos resultados en sujetos humanos.

En agosto, el proveedor farmacéutico Insys Terapéutica anunció  que había recibido la designación de fármaco huérfano para crear una formula patentada de CDB para tratamiento del glioblastoma, una forma difícil de tratar, agresiva de cáncer cerebral.

El CDB orgánico permanece clasificado  bajo la ley federal como una sustancia controlada.

por -
7 9.082 vistas

La activación de los receptores cannabinoides del cuerpo y que se realiza de forma natural a través del consumo de cannabis, puede promover la formación de hueso y reducir la disolución del hueso, según un estudio publicado este mes en la revista Molecular and Cellular Biochemistry   y publicado online por el Instituto Nacional de Salud de EEUU.

“El tipo-2 de receptores cannabinoide (CB2) se expresa en osteoblastos y juega un papel en el metabolismo óseo a través de la regulación de la masa ósea y el recambio óseo “, comienza el resumen del estudio; “Pero la importancia funcional de CB2 en la estimulación de los osteoblastos en el titanio (Ti) no se conoce bien.”

Para el estudio, los investigadores “trataron de averiguar la expresión del CB2 en la estimulación de los osteoblastos bajo Ti y los efectos de la activación del CB2 sobre la proliferación, la apoptosis, la diferenciación, la mineralización y aumento de la proporción RANKL / OPG de las células MC3T3-E1 expuestas a partículas de Ti.”

Después de realizar el estudio, los investigadores encontraron que “la activación del CB2 tiene un efecto inhibitorio favorable sobre las reacciones inducidas por Ti en células MC3T3-E1 a través de la modulación de la proliferación, la apoptosis, la diferenciación y expresión RANKL.”

El estudio llega a la conclusión; “Estos hallazgos sugieren que la activación del CB2 podría ser una estrategia terapéutica eficaz para promover la formación de hueso y reducir la disolución del hueso.”
El estudio, fue realizado por investigadores del Colegio Médico de Xuzhou en Jiangsu, China y se puede encontrar aquí .

por -
1 513 vistas

Un nuevo estudio publicado por la Oxford journal Carcinogenesis , y publicado online por el Instituto Nacional de Salud  de EEUU, encontró que el compuesto del cannabis, el cannabigerol, puede prevenir la progresión de las células cancerosas que se forman en el colon.
El “Cannabigerol (CBG) es un derivado del Cannabis no sicotrópico, un  cannabinoide que interactúa con objetivos específicos implicados en la carcinogénesis [la creación de células de cáncer] “, comienza el resumen del estudio. “Aquí, investigamos si CBG protege contra la tumorigénesis de colon.”

Después de estudiar el efecto de CBG en células de cáncer de colon, los investigadores encontraron que; “In vivo, el CBG inhibió el crecimiento de xenoinjertos de tumores, así como los químicamente inducidos por la carcinogénesis de colon. El CBG dificulta la progresión del cáncer de colon in vivo y selectivamente inhibe el crecimiento de células de cáncer colorrectal. ”
El estudio concluye; el “CBG se debe considerar en traslación con la prevención del cáncer colorrectal y la cura.”

Estos resultados son similares a un estudio publicado a principios de este año en la revistaPhytomedicine , que encontró que el cannabidiol otro compuesto del cannabis “atenúa la carcinogénesis de colon y colorrectal e inhibe la proliferación de células de cáncer a través de la activación de los receptores CB1 y CB2.”

por -
1 548 vistas

Un estudio hecho a cientos de pacientes de marihuana medicinal de California encontró que el 92% de los pacientes creen que el cannabis ha sido beneficioso para el alivio de los síntomas de su dolencia para el que lo utilizaban. El estudio, publicado por el Instituto Nacional de Salud de EEUU , así como por la revista Drug and Alcohol Review , también encontraron que el cannabis medicinal “se utiliza a partes iguales por muchos grupos de personas y no se utiliza exclusivamente solo por un grupo específico”.

Para el estudio, los investigadores utilizaron datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento de California, con ” marcación telefónica aleatoria de los números, la anual encuesta telefónica y a nivel estatal recogió los datos de salud de una muestra representativa de adultos [7525].”

Después de un examen de los datos, los investigadores encontraron que “El cinco por ciento de los adultos en California dijeron haber usado marihuana medicinal, y la mayoría de los usuarios creen que la marihuana medicinal ayudó a aliviar los síntomas o tratar una condición médica grave.”Señalan que la pre-valencia era “similar cuando se compara por género, educación o región”.

Los investigadores concluyen; “Los resultados de nuestro estudio apoyan la idea de que la marihuana medicinal es utilizada igualmente por muchos grupos de personas y no se utiliza exclusivamente por un solo grupo específico. A medida que más estados aprueban el uso de marihuana con fines médicos, es importante realizar un seguimiento de su uso como un factor de comportamiento y sobre el riesgo relacionado con la salud.

El estudio se puede ver aquí.

por -
0 1.264 vistas

La presencia de tetrahidrocannabinol (THC) en el sistema se asocia con mayores tasas de supervivencia en aquellos que sufren una lesión cerebral traumática (TBI), según un nuevo estudio publicado en el American Journal of Surgery .

“La lesión cerebral traumática (TBI) se asocia con morbilidad y mortalidad significativas”, dice el Dr. Nguyen Binh Minh, autor principal del estudio.“Varios estudios han demostrado los efectos neuroprotectores de los cannabinoides . El objetivo de este estudio de un examen toxicológico fue establecer una relación positiva entre la presencia de el tetrahidrocannabinol (THC) y la mortalidad después de una lesión cerebral traumática TBI “.

Después de examinar a 446 personas – el 18,4% de los cuales tenían THC en su sistema – se encontró que la tasa de mortalidad para el grupo positivo de THC era sólo del 2,4% (dos muertes en total), en comparación con el 11,5% (cuarenta y dos muertes en total) en el grupo sin THC; una disminución del 479%.

“Después de ajustar las diferencias entre las cohortes del estudio de regresión logística, la pantalla de THC (+) se asoció de forma independiente con la supervivencia después de la TBI”, dijo el Dr. Nguyen, autor principal del estudio.

Nguyen concluye; “Una pantalla positiva de THC se asocia con la disminución de la mortalidad en pacientes adultos que sostienen TBI.”

El estudio se puede encontrar aquí