Querido usuario: LaMarihuana.com estará en mantenimiento en la fecha martes 03 de agosto, aproximadamente desde las 08AM hasta las 20 horas, GMT -4.

NEWS

Cómo abonar las plantas de marihuana. Guía completa

28 junio, 2021, 9:00 AM
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email

Cuándo, con qué y cómo abonar marihuana es un paso muy importante para conseguir las mejores plantas y unas cosechas sobresalientes.

En esta guía completa sobre este tema, hablaremos de las necesidades de las plantas de cannabis. Porque comprendiendo sus necesidades, siempre es más fácil darles a las plantas lo que demandan en cada momento.

¿Qué necesitan las plantas de marihuana? Tipos de nutrientes

Como cualquier ser vivo, las plantas de cannabis necesitan una serie de elementos para poder desarrollarse. Tres elementos muy importantes los asimilan de la atmósfera. Estos son el Oxígeno, el Hidrógeno y el Carbono.

Y cómo abonar marihuana es más sencillo cuando se conocen las necesidades de la planta en cada uno de sus ciclos o fases de cultivo.

Los nutrientes que las matas de marihuana demandan se pueden clasificar como macronutrientes o nutrientes primarios, nutrientes secundarios y micronutrientes.

Y todos ellos a su vez se pueden clasificar como nutrientes móviles o nutrientes inmóviles. A continuación lo detallaremos.

abonar marihuana
Planta de cannabis

Cabe destacar que todos los nutrientes son importantes. La falta de uno, puede traer consigo una mala asimilación de otro u otros nutrientes.

Macronutrientes o nutrientes primarios

Son aquellos que la planta de cannabis demanda en más cantidad a lo largo del cultivo. Estos son el Nitrógeno (N), el Fósforo (P) y el Potasio (K).

 

Dependiendo de la fase de cultivo de marihuana, serán más necesarios unos que otros. De ahí que se debe abonar marihuana con fertilizantes de crecimiento, de floración, e incluso específicos para las primeras fases del cultivo.

Nitrógeno: el cannabis en la fase de crecimiento demanda muy altas cantidades de nitrógeno. En cambio en la fase de floración, necesita dosis más bajas.

Se podría decir que el nitrógeno se usa para crear masa vegetal, pues su papel más importante es la de formar parte de las proteínas vegetales.

Interviene en una gran cantidad de procesos enzimáticos imprescindibles para el desarrollo vegetal. También estimula la producción de auxinas, aminoácidos, ácidos nucleicos, alcaloides y clorofila, entre otros.

abonar marihuana nutrientes
Deficiencia de nutrientes

Fósforo: es imprescindible para que la planta de cannabis realice funciones tan importantes como la fotosíntesis, la respiración celular y en general haga funcionar todo su metabolismo energético.

Forma parte del ADN, de algunas enzimas y también de las proteínas. Penetra en la planta a través de las capas externas de las células de los pelos radiculares. Puede quedarse almacenado en esta área o ser transportado a las partes superiores de la planta, según las necesidades.

Es un componente vital de las sustancias que forman los genes y cromosomas, esencial en los procesos que transfieren el código genético de una generación a la siguiente. Es decir, para la formación y desarrollo de la semilla.

Potasio: es un nutriente imprescindible para el desarrollo y reproducción de las plantas. Interviene en la forma, el tamaño, el color y el sabor de las flores.

Es como un catalizador de muchos procesos metabólicos tan importantes como la fotosíntesis y la síntesis de proteínas y aminoácidos.

También aumenta la resistencia de la planta frente a sequías o temperaturas bajas. E incrementa la dureza de los tejidos, la resistencia del sistema radicular, y el peso y volumen de los cogollos.

abonar marihuana floración
Flor de cannabis

Desencadena la activación de enzimas y es esencial para la producción de adenosina trifosfato o ATP, una importante fuente de energía para muchos procesos químicos que se desencadenan en las células de la planta.

También desempeña un papel muy importante en la regulación del agua en las plantas de cannabis en el proceso conocido como osmo-regulación.

Nutrientes secundarios

Calcio: participa directamente en la síntesis de proteínas. Se emplea para activar ciertas enzimas y enviar señales que coordinan ciertas actividades celulares, como la unión de las plantas.

Magnesio: es el átomo central de las moléculas de clorofila y el pigmento que da a las plantas su color verde. Es fundamental en el proceso de la fotosíntesis, esencial para la absorción de energía luminosa.

También interviene en la activación de enzimas necesarias para el desarrollo, contribuye a la síntesis de las proteínas y neutraliza los ácidos de los sustratos y otros compuestos tóxicos que produce  la propia planta.

Azufre: es un nutriente necesario para fabricar un gran número de hormonas y vitaminas, incluyendo algunas del grupo B como la B1.

Es indispensable en las células de las plantas y en las semillas, y también se encuentra en los tejidos y en el líquido celular.

abonar marihuana floración
Flor de cannabis

Es también muy importante en la síntesis de proteínas , donde está involucrado al formar parte de los aminoácidos cistina y tiamina. Estos son ladrillos con los que la planta fabrica proteínas.

También es fundamental para la formación de los aceites esenciales y el sabor, para la respiración y para la síntesis de ácidos grasos y su descomposición.

Micronutrientes

Zinc: es un elemento necesario para la formación de clorofila cooperando con otros elementos. Se relaciona con la creación de auxinas y hormonas, es imprescindible para la producción de azúcares y proteínas.

Manganeso: se encarga del transporte de electrones fotosintéticos. También es esencial en la producción de clorofila y participa en varios procesos enzimáticos que facilitan el intercambio y transporte de iones.

Boro: ayuda a que el calcio sea absorbido por las plantas. Interviene en la división, maduración y respiración celular y funciona de enlace en la germinación de polen.

Cobre: forma parte de un gran número de enzimas y proteínas. Interviene en en metabolismo de los hidratos de carbono, en la fijación de nitrógeno, en el proceso de recudir oxígeno y colabora en la fabricación de azúcares.

Abonar marihuana
Flor de cannabis

Cloro: en forma de cloruro es uno de los micronutrientes fundamentales para realizar la fotosíntesis, así como la división celular en raíces y zonas aéreas de las plantas de marihuana.

Hierro: es vital en el transporte de electrones durante la fotosíntesis, la respiración y la producción de clorofila. Está relacionado con los sistemas enzimáticos y permite que las plantas empleen la energía que aportan los azúcares.

Cobalto: es muy necesario para el desarrollo de las bacterias beneficiosas. También es útil para la absorción de nitrógeno y existen evidencias de que interviene en la formación de compuestos aromáticos.

Molibdeno: forma parte de dos de los sistemas enzimáticos más importantes y que convierten los nitratos en amonio.

Silicio: forma parte de las paredes celulares y ayuda a que niveles de hierro y magnesio se mantengan altos. Incrementa la tolerancia de la planta frente a plagas, sequías y calor.

Abonar marihuana
Flor de cannabis

Níquel: las enzimas precisan de este nutriente para descomponer y emplear el nitrógeno a partir de la urea. Resulta también imprescindible para la absorción de hierro.

Sodio: no es un elemento esencial para las plantas, pero puede ser usado como auxiliar para el metabolismo y la síntesis de clorofila. Es útil en la apertura y el cierre de estomas, lo cual ayuda a regular el equilibrio interno de agua.

Nutrientes móviles y nutrientes inmóviles

La otra clasificación de los nutrientes, es la de móviles e inmóviles. Los nutrientes móviles son el Nitrógeno, Fósforo, Potasio y Magnesio. Y los nutrientes inmóviles son todos los demás.

Los nutrientes móviles son aquellos que la planta puede traslocar. Es decir que puede enviar de un lugar a otro según las necesidades.

Los nutrientes inmóviles por otro lado y como su nombre indica, son los que no se pueden mover, estando fijos siempre en el mismo lugar.

Por ejemplo ante una carencia de Nitrógeno, la planta de mota será capaz de enviar este elemento almacenado en las hojas más viejas a las zonas de crecimiento.

Abonar marihuana
Hoja de cannabis

De este modo la planta de cannabis podrá continuar su desarrollo a base de sacrificar las hojas más grandes. Es por ello que las carencias de nutrientes móviles afectan primero a las hojas más viejas.

Ante una carencia de nutrientes inmóviles, la planta de cannabis muestra primeramente ese déficit en las hojas más jóvenes, que son las que más consumen ese nutrientes. Y la planta no es capaz de traslocar de una zona a otra.

Esto es muy útil especialmente para identificar que carencia tiene una planta de cannabis. Si afecta a las hojas viejas será de nutrientes móviles. Si afecta a las hojas jóvenes, será de nutrientes inmóviles.

En el primer caso podremos solucionarlo subiendo la dosis del abono base. Y en el segundo caso quizá tengamos que recurrir a un complejo de micronutrientes para plantas de cannabis.

Abonos orgánicos e inorgánicos

Principalmente los abonos para cannabis pueden ser orgánicos e inorgánicos. También existen abonos que mezclan una parte orgánica con otra parte inorgánica, los llamados orgánicos-minerales.

Abonar marihuana
Hoja de cannabis

Fertilizantes orgánicos

Los abonos orgánicos tienen como procedencia elementos vegetales o animales y son completamente naturales. Se obtienen mediante procesos naturales como el compostaje de restos vegetales o estiércol de animales.

Son abonos de liberación lenta a medida que se descomponen, proporcionando nutrientes en las proporciones adecuadas. También ayudan a recuperar la capacidad para retener el agua y los nutrientes del suelo.

Fertilizantes inorgánicos

 

Los abonos inorgánicos, minerales o químicos, se fabrican artificialmente. Su composición es de minerales sintéticos que en algunos casos se extraen de hidrocarburos o gas natural, como es el caso de muchos nitrogenados.

Este tipo de fertilizantes tienen una acción concentrada. Su absorción es fácil y rápida. Aunque presentan excelentes resultados, pueden tomar más tiempo del esperado ya que el proceso de liberación de nutrientes no es ágil.

Tipos de abonos y aditivos

Realmente para el cultivador principiante resulta complicado diferenciar entre abonos y aditivos para plantas de cannsbis.

Un abono es cualquier tipo de sustancia orgánica o inorgánica que contiene nutrientes en formas asimilables por las plantas.

abonar marihuana
Abonos orgánicos

Así que muchos de los que consideramos aditivos para el cultivo de cannabis, entrarían en la categoría de abonos ya que contienen uno o más nutrientes.

Por ejemplo un potenciador de floración, que siempre contiene altas cantidades de Fósforo y Potasio, aún siendo un abono podríamos considerarlo un aditivo.

Abonos

Cuando hablamos de abonos para marihuana, nos referimos a productos que presentan una base con todos los nutrientes que las plantas precisan para su desarrollo.

Abonos de crecimiento

Los abonos de crecimiento contienen especialmente altas cantidades de Nitrógeno, imprescindible para el desarrollo de masa vegetal de las plantas de cannabis.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis

También incorporan Fósforo y Potasio, pero en menor medida. Como hemos comentado anteriormente, ambos son muy importantes para el desarrollo de raíces y para realizar la imprescindible fotosíntesis.

Abonos de floración

Los abonos de floración para cannabis en cambio, contienen especialmente altas dosis de Fósforo y Potasio, nutrientes imprescindibles para el desarrollo floral.

Las dosis de Nitrógeno generalmente son bajas en relación al Fósforo y Potasio, ya que el desarrollo de masa vegetal pasa a un segundo plano una vez la planta frena su desarrollo vegetativo y comienza el desarrollo floral.

Aditivos

Los aditivos son aquellos productos que sirven de refuerzo a los abonos de cannabis en determinadas fases del cultivo. Por ejemplo el enraizado, el crecimiento o la floración.

Estimuladores o complejos radiculares

Son aditivos que ayudarán a la planta a desarrollar más masa radicular. Se suelen usar en las primeras semanas de cultivo y tras los trasplantes.

Una planta siempre crecerá lo que le permita su raíz, así que son realmente son muy útiles si se quieren conseguir plantas de marihuana grandes y saludables.

Potenciadores y estimuladores de crecimiento

Permiten que las plantas de cannabis experimenten un mayor desarrollo en la fase vegetativa o de crecimiento. Se usan generalmente durante toda esta fase.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis floreciendo

Además, favorecen a que la planta crezca más sana y con mayor resistencia frente a condiciones adversas gracias a la energía extra que aportan.

Estimuladores de floración

Los estimuladores de floración se usan durante la fase de transición de crecimiento a floración, y las primeras semanas de floración.

Permiten que la planta de cannabis desarrolle una mayor número de brotes florales, lo que se traduce después en un mayor número de cogollos.

Potenciadores de floración

Generalmente los potenciadores de floración se emplean a partir del pico de floración. Es decir de la mitad de floración en adelante.

Contienen especialmente dosis elevadas de Fósforo y Potasio, aportando un extra de estos dos nutrientes tan esenciales para el engorde de los cogollos.

Limpiadores de sales

Antes de la cosecha, conviene eliminar todos los nutrientes del sustrato. Con esto conseguimos que la planta de cannabis tenga que recurrir a los nutrientes almacenados en las hojas.

Abonar marihuana
Flor de cannabis

La planta lógicamente amarilleará prematuramente ante la falta de estos nutrientes. Pero a cambio, se conseguirá un sabor más suave.

Otros aditivos

Enzimas

La función de las enzimas en el cultivo de cannabis, es la de transformar la celulosa del sustrato en nutrientes fácilmente asimilables por las plantas.

Esta celulosa proviene principalmente de las raíces muertas de la propia planta. Con ello evitamos que se instalen en el sustrato hongos patógenos y plagas. Y además ganamos espacio para el desarrollo de nuevas raíces.

Silicio

Como ya hemos comentado, el silicio es un nutriente que fortalece las paredes celulares de las plantas. Además de proporcionar un vigor extra, hace que las plantas toleren mejor el estrés.

 

En general tolerarán mejor el calor, el frío y las sequías. Pese a ser el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre, escasea en los sustratos comerciales.

Potenciadores de defensas

Como su propio nombre indica, son productos que aumentan la protección de las plantas. Sea contra el ataque de plagas u hongos.

Se usan a lo largo de todo el cultivo, ya que cualquier momento de éste es propenso al ataque de cualquier patógeno o insecto que puede ralentizar el desarrollo de la planta.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis

Mononutrientes

Son productos que se componen principalmente de un único nutriente. Se emplean especialmente para tratar carencias específicas y más comunes en plantas de cannabis.

Por ejemplo existen mononutrientes de Potasio, Nitrógeno, Fósforo, Hierro, Magnesio, Calcio… Como decimos, son las carencias más comunes que se darán en un cultivo y será más fácil tratarlas con mononutrientes.

Cómo abonar marihuana durante las primeras semanas de crecimiento

Es uno de los momento más delicados en un cultivo. Y es que cuando y como abonar marihuana depende de varios factores.

Si se usa un sustrato enriquecido, que los fabricantes suelen denominar All o Complete, éste suele contener suficientes nutrientes para unas 4 semanas.

Pero esto también va a depender mucho en gran medida del tamaño de las macetas o contenedores en las que cultivemos las plantas de cannabis.

Lógicamente una planta nacida de semilla en una maceta de 50 litros, no consumirá esos nutrientes en 4 semanas, sino que aguantará mucho más. Y no debemos abonar marihuana antes de que se hayan agotado esos nutrientes.

En cambio la misma planta en una maceta de por ejemplo 7 litros, pasadas 4 semanas comenzará a demandar nutrientes.

Abonar mariohuana
Plantas de cannabis en jardín

Si decidimos hacer un trasplante a una maceta de mayor capacidad y con un sustrato enriquecido, debemos esperar de nuevo varias semanas para que agote los nutrientes para comenzar a abonar marihuana.

Los sustratos denominados light por otro lado, contienen una baja cantidad de nutrientes y a los 7-10 días se agotarán. Pero siempre como decimos dependerá del tamaño de la maceta.

Sea como sea, como abonar plantas de marihuana en esta primera fase no nos debería obsesionar. Lo mejor para muchos cultivadores, es esperar a ver los primeros síntomas de carencia de Nitrógeno.

Cuando hojas más grandes comiencen a perder su color verde, será el momento de comenzar a usar los abonos. Puede ser a los 10 días de comenzar un cultivo, o pasadas varias semanas e incluso meses.

Siempre comenzaremos por la mitad de la dosis que recomienda el fabricante. Y subiremos poco a poco hasta las dosis máximas.

Cada planta es diferente a otras. Una puede que tolere dosis máximas de abonos, y otra puede que no lo haga y comience a mostrar síntomas de sobrefertilización.

Abonar marihuana
Raíces de planta de cannabis

Es importante ir viendo como reacciona la planta a los abonados para saber si podemos usar más o menos abono y con qué frecuencia.

Además en estas primeras semanas de cultivo, podremos abonar marihuana con potenciadores de raíz y potenciadores de defensas. Así nos garantizaremos un crecimiento rápido y saludable.

Cómo abonar marihuana en crecimiento

Cuando la planta en crecimiento ya cuenta con un buen sistema de raíces y un buen tamaño, no deberíamos tener problemas en abonar marihuana a las dosis máximas que recomienda el fabricante.

Siempre seguiremos las indicaciones que nos indique el fertilizante de como usarlos. Tanto en frecuencia de abonados como en las dosis a usar.

Como comentamos, algunas variedades de cannabis pueden mostrar síntomas de sobrefertilización en dosis máximas. Por eso es importante revisar siempre toda la planta buscando estos indicios.

Además ya podremos comenzar a usar algunos aditivos como estimuladores de crecimiento o enzimas. Las plantas crecerán más rápido y mantendremos el sustrato en óptimas condiciones.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis en jardín

Los estimuladores de raíces pueden seguir siendo necesarios tras un trasplante. Pero no es recomendable su uso frecuente para no saturar el sustrato de masa radicular.

Cómo abonar marihuana al principio de floración

En esta fase es cuando generalmente se comienza a abonar marihuana junto con estimuladores de floración. Así la planta multiplica los brotes, que posteriormente se reflejará en una mayor cantidad de cogollos.

Cuando se cambie el abono de crecimiento por el de floración, haremos igual que cuando comenzamos a abonar. Es decir comenzaremos con la mitad de la dosis recomendada e iremos subiendo gradualmente hasta la dosis máxima.

Podemos continuar usando enzimas durante toda la floración. En cambio los estimuladores de raíces ya no son necesarios. En floración se detiene el desarrollo radicular.

Cómo abonar marihuana en floración

Una vez la planta cuente con pequeños cogollos, ya deberíamos estar usando las dosis máximas que recomienda el fabricante. Pero repetimos que cada variedad es un mundo y puede que algunas no las toleren.

Ante cualquier signo de sobrefertilización, lo primero será disminuir las dosis de abono. Un error es dejar de usar fertilizantes y hacer un lavado de raíces.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis en flor

En este caso el sustrato se quedará sin nutrientes. Y la planta los seguirá demandando. Con bajar las dosis o espaciar los abonados, suele ser suficiente sin tener que tomar la medida drástica de hacer un lavado de raíces.

Cuando se alcance lo que se denomina el “pico de floración”, es decir la mitad de esta fase, se debe abonar marihuana con el uso de los potenciadores de floración.

Generalmente cuentan con un elevado porcentaje de Fósforo y Potasio. Son los dos nutrientes que la planta más demanda en flora para el engorde y compactación de los cogollos.

Se usan siempre acompañados del abono base de floración. Que aunque estos ya contengan su buena dosis de Fósforo y Potasio, las plantas lo agradecerán con mayores producciones.

Los potenciadores de floración al ser bastante concentrados en cuanto a cantidades de PK, se deben emplear con dosis mínimas al principio. Y subir gradualmente hasta alcanzar las dosis máximas.

Cómo abonar plantas de marihuana al final de floración

A falta de unas 10-14 días para cosechar, se debe dejar de abonar marihuana y realizar un lavado de raíces. Así forzaremos a la planta a seguir consumiendo los nutrientes almacenados en sus hojas.

Cuando una hierba rasca al fumarla, es sin duda por un exceso de nutrientes acumulados. Y realmente esto es muy desagradable. Así que cómo abonar marihuana en su última fase es muy importante.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis

Para lavar las raíces de una planta de cannabis tenemos dos opciones. La primera es usar el triple de agua que capacidad tenga la maceta.

Por ejemplo en macetas de 10 litros, usaremos 30 litros de agua. En macetas de 30 litros, usaremos 90 litros de agua. En macetas de 50 litros, usaremos 150 litros de agua.

Empezamos añadiendo agua poco a poco, dando tiempo a que todo el sustrato se encharque. Y seguimos añadiendo toda el agua necesaria al final.

De este modo las sales o nutrientes serán expulsadas por el drenaje de la maceta. Podremos comprobar como al principio el agua drenada es de color muy oscuro. Y al final el agua drenada es transparente.

Otra opción es la de usar un limpiador de sales o los denominados Flush. Estos productos lo que hacen es disolver las sales del sustrato, pero no las eliminan.

Una vez hayan actuado, con un riego abundante será suficiente para expulsarlas por el drenaje de la maceta. El ahorro de agua es muy importante cuando se usan estas soluciones de limpieza.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis

Una vez hayamos realizado un buen lavado de raíces, hasta el día de la cosecha regaremos cuando sea necesario sólo con agua. No usaremos ningún tipo de abono, de lo contrario el lavado de raíces lo habremos hecho para nada.

Es normal que la planta a partir de ese momento desarrolle algunas carencias de nutrientes. Pero a fin de cuentas es lo que pretendemos, que consuma la práctica totalidad de los nutrientes de las hojas.

Que una planta se coseche con las hojas de color verde oscuro no es bueno. Pero sí lo será cosecharla con las hojas de color amarillo o al menos de color verde pálido. Nuestra garganta lo agradecerá.

Cómo abonar marihuana: el pH y la EC

Vemos cómo abonar marihuana es muy fácil. Pero siempre se deben seguir una serie de pautas para que resulte más efectivo.

Las dosis de abono, a no ser que se cuente con la experiencia necesaria, no deberían sobrepasar las estipuladas por cada fabricante.

El agua de riego donde vayamos a preparar la solución nutriente, si es de grifo debe estar reposada para eliminar el cloro que contenga. Es veneno para los microorganismos beneficiosos del suelo.

El pH del agua

El pH o Potencial de Hidrógeno es una medida que determina el grado de alcalinidad o acidez de una disolución. Cuando el pH está entre 6 y 6.5, las plantas no tendrán problemas en asimilar los nutrientes disponibles.

Abonar marihuana
Medir ph del agua

En cambio cuando está por encima de 6.5, pueden existir problemas relacionados con la solubilidad de algunos nutrientes y micronutrientes.

Cuando es inferior a 6.0, también sucede lo mismo. Algunos nutrientes pueden no ser del todo asimilados por parte de las plantas.

Regular el pH del agua de riego o solución nutriente, es imprescindible para garantizar una buena absorción de todos los nutrientes que la planta necesita para su desarrollo.

La dureza del agua

Lo ideal es contar con un agua ni muy dura ni muy blanda. Sería perfecta un agua con una dureza de 0,4 milisiemens. Esto sólo es posible saberlo si se usa en medidor de EC o electroconductividad.

El motivo de esta cifra es muy simple. La dureza del agua se refiere a la cantidad de sales de Calcio y Magnesio de contiene. Y esto puede ser muy variable dependiendo de la zona.

Abonar marihuana
Regando planta de cannabis

Es por ello que los fabricantes de abonos no suelen agregar las cantidades de estos dos nutrientes que las plantas necesitan. Prefieren que sea el propio cultivador quien solucione el problema de su falta o exceso.

Por ejemplo en zonas de aguas blandas, suelen darse carencias de Calcio y Magnesio. En zonas de aguas duras, suelen darse excesos de Calcio y Magnesio.

En cambio con un agua ni dura ni blanda, estos dos nutrientes no supondrán ningún problema para el cultivo. Se considera que una agua con una EC de 0,4 milisiemens, presenta cantidades de Calcio y Magnesio óptimas.

¿Cómo abonar marihuana teniendo en cuenta el pH y la EC?

Cuando se riega sea sólo con agua o con abonos, estos dos conceptos siempre son importantes. Ya hemos dicho que el agua siempre debe estar reposada al menos 24 horas para eliminar el cloro.

Si tienes un medidor de EC, lo primero es llevar la EC del agua a 0,4mS. Bien sea rebajándola con agua destilada o de osmosis en caso de tener agua dura, bien sea añadiendo un suplemento de Calcio y Magnesio si tenemos agua blanda.

Posteriormente, añadiremos primero el abono base, sea de crecimiento o de floración. Y a continuación los aditivos que usemos.

Abonar marihuana
Regando plantas

Finalmente comprobaremos el pH de la solución nutritiva. Si está por debajo de 6.0, usaremos un pH Up para subirlo. Como método casero se puede añadir a la mezcla bicarbonato.

Si el pH está por encima de 6.5, usaremos un pH Down para bajarlo. Como método casero se puede usar zumo de limón o vinagre.

En cualquier caso, a la hora de abonar las plantas de marihuana añadiremos muy poca cantidad regulador del pH e iremos comprobando su nivel hasta alcanzar un rango adecuado.

Esta comprobación no es necesaria hacerla en cada riego.  Apunta siempre la cantidad que has usado para subir o bajar el pH.

Las siguientes veces añadiendo la misma cantidad conseguirás que el pH sea el óptimo. Pero siempre y cuando uses las mismas dosis de abonos y aditivos.

Cómo abonar marihuana: otras consideraciones

No hay abono específico para plantas de cannabis malo. Puede haber cultivadores de cannabis que no saben usarlo. Cierto es que con algunos fabricantes se obtienen mejores resultados, pero en ningún caso el resultado será malo.

A la hora de adquirir abonos de cannabis para nuestro cultivo, lo ideal es apostar por alguna gama completa de un único fabricante.

Esto no quiere decir que no se puedan mezclar productos de varios fabricantes ni mucho menos. Pero cada uno testea sus productos en conjunto buscando en ese conjunto el mejor resultado posible.

Abonar marihuana
Plantas de cannabis

Un abono base de cualquier fabricante se complementará mejor con el potenciador de floración de ese mismo fabricante, por ejemplo.

Puede que usando un abono de un fabricante y el potenciador de otro fabricante, la planta cree carencias e incluso excesos de algún nutriente.

En todo caso, siempre puedes consultar en algún foro de cannabis. Seguro que te valdrá de ayuda la experiencia de otros cultivadores.

También prácticamente todos los fabricantes ofrecen tablas o guías de abonados de como abonar plantas de marihuana con sus productos.

Con ellas será más sencillo la combinación de abonos y aditivos. Además se podrá saber qué dosis de cada uno de ellos se recomienda en cada momento del cultivo de cannabis.

Pero de todos modos, todas estas dosis son siempre orientativas. Repetimos que una variedad de cannabis puede tener una diferente demanda de nutrientes con respecto a otra.

Las diferencias entre abonar marihuana con abonos orgánicos o abonar marihuana con abonos minerales llega a ser muy poca.

Incluso para el más fumador más experto resulta prácticamente imposible diferenciar un cogollo cultivado con unos o con otros.

Abonar marihuana
Cogollo de cannabis recolectado

En general, es cierto que una planta de cannabis cultivada con abonos orgánicos suele tener un mejor sabor y un mejor aroma.

Pero una planta cultivada con abonos minerales y con un buen lavado, será igualmente deliciosa. La clave es un buen lavado de raíces.

Y en general, los abonos minerales destacan por ofrecer unos mejores rendimientos. Sus nutrientes son de más rápida asimilación y por decirlo de algún modo, actúan antes.

Pero repetimos que no existe abono malo. Es mejor que cada cultivar pruebe unos y otros, y de diferentes fabricantes. Después podrá sacar sus propias conclusiones basadas en su propia experiencia.

Abonar marihuana: conclusión

Abonar marihuana es muy fácil y no debería suponer ningún reto para el cultivador. Pero el cannabis es una planta que lleva mucho peor los excesos que las carencias. Dado el caso, es siempre mejor quedarse corto que pasarse. Una déficit de nutrientes tiene muy fácil solución. Pero con una sobrefertilización no hay vuelta atrás, la planta sufrirá un estrés innecesario del que tardará en reponerse.

 

Compartir Post:
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on email

Publicación relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba actualizaciones de La Marihuana.

te podría gustar

Publicación popular