LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "Cultivo"

Cultivo

0 1.452 vistas

Los cultivadores de marihuana en exterior pueden ir viendo como poco a poco sus plantas se van llenando de pequeños cogollos. Ésto es siempre motivo de orgullo, ya que vemos como todos nuestros esfuerzos hasta ahora comienzan a dar sus frutos. Pero desgraciadamente, son también las fechas donde las amenazas se acumulan. Desde las plagas y hongos que siempre acechan, hasta los helicópteros de las fuerzas de seguridad y los siempre indeseables roba-plantas. Por éso te damos algunos consejos para que a estas alturas del cultivo y en las semanas que quedan, minimices los riesgos y consigas cosechar tus plantas.

LA PREVENCIÓN SIGUE SIENDO IMPORTANTE

Como hemos dicho, las plagas y los hongos siempre son un peligro. Son amenazas que pueden venir por tierra y aire. Hongos como la botrytis, el oídio, el fusarium pueden hallarse en el sustrato o ser transportados por el aire. O insectos como araña roja, pulgón, trips, gusanos o mosca blanca también pueden invadir una planta llegando caminando o volando.

El uso de preventivos sigue siendo importante. Pero estando en floración, lo que menos nos interesa es usar productos químicos. Éstos tienen un plazo de seguridad más largo que los productos orgánicos. Además pensemos que después pueden terminar en nuestros pulmones. El mercado nos ofrece muchísimas alternativas, como jabón de potasio, aceite de neem, tierra de diatomeas, cola de caballo, purín de ortigas…

CAMUFLA TUS PLANTAS

Los helicópteros de Guardia Civil o Policías Autonómicas en estas fechas suelen sobrevolar el territorio nacional buscando cultivos que intervenir. En muchas ocasiones, sobretodo cuando incautan cultivos dedicados al narcotráfico, son acciones totalmente justificadas. En otras, cuando se trata de autocultivadores que lo único que buscas es autoabastecerse, son acciones totalmente desmedidas.

Puede llegar a ser complicado camuflar un gran cultivo, pero no imposible. Usa mallas de ocultación, flores artificiales que puedes comprar en cualquier bazar y ponerlas en varias zonas de la planta para hacerla pasar por otra variedad… La mejor opción es siempre optar por cultivar en un invernadero, aunque no siempre es posible.

POR LA BOCA MUERE EL PEZ

Los ladrones de plantas son la peor de las plagas. Cada vez son más pacientes y suelen esperar para cosechar tus plantas unos días antes de que lo hagas tú. Pero éso no significa que no sepan ya dónde se localizan los cultivos que quieren atacar. Y no les importa mucho si se trata de cultivos en guerrilla, terrazas, jardines o balcones. Si tienes que trepar, lo harán. Y si tienen que saltar un muro, lo harán.

Curiosamente, los ladrones de plantas en la mayoría de casos no son desconocidos ni encuentran los cultivos de casualidad. Somos muchas veces nosotros mismos los que presumimos de nuestros cultivos delante de amigos o conocidos. Y éstos a su vez lo cuentan a otros amigos y conocidos. Lo mejor es siempre no contarle nada a nadie y mantener un total secretismo. Presume cuando hayas cosechado de tus cogollos y no antes.

0 730 vistas

¿Todavía no has comenzado el cultivo de esta temporada y no sabes si aún estás a tiempo? Efectivamente, ya es un poco tarde para empezar un cultivo, pero aún estamos a tiempo de al menos conseguir una cosecha bastante decente. Para ello, se deben valor varios aspectos que os contamos a continuación.

EL FOTOPERIODO

Las plantas de cannabis son fotodependientes. Ésto quiere decir que sus fases se rigen por la intensidad lumínica que reciben. Crecen cuando los días crecen a lo largo de la primavera, y florecen cuando las horas de día comienzan a disminuir, a lo largo del verano y el otoño.

A partir del solsticio de verano, que es el día más largo del año (21 de junio), la duración de los días se reduce en 1-2 minutos al día. Las plantas reciben este cambio en la cantidad de horas de sol como una señal de que el otoño se aproxima. Y deben completar la floración antes de que la llegada del mal tiempo pueda poner en peligro la cosecha.

El cambio de crecimiento a floración, no es instantáneo. Una vez la planta recibe la señal de que los días se acortan, comienza una fase de transición que se conoce como prefloración. Esta fase intermedia, tiene una duración de aproximadamente unas 3-5 semanas, algunas más y otras menos. Desde mediados de julio hasta principios de octubre, no comienza la fase de floración, generalmente.

La excepción, son las autoflorecientes, variedades que no dependen de fotoperíodos. Crecen aproximadamente de 3 a 5 semanas, algunas un poco más y otras un poco menos. Tras este breve fase, comienzan a florecer independientemente de la cantidad de horas de sol que reciban. Lógicamente, cuantas más horas de luz reciban, más crecerán y mejor será su producción.

A ESTAS ALTURAS… ¿SEMILLAS O ESQUEJES?

Semillas y esquejes, a estas alturas del año, tiene un comportamiento diferente. Cualquier planta no comenzará a florecer hasta que no alcance la edad adulta. En las semillas esto ocurre, dependiendo de la genética, a partir de las 4-5 semanas de vida. Las autoflorecientes como ya hemos dicho, pueden ser algo más rápidas y comenzar a florecer a las 2-3 semanas.

Pero los esquejes en cambio, comenzarán a florecer más rápido, ya que aunque de apenas unos cm de altura, cuentan con la misma edad que su madre. Pueden ser años o pueden ser meses, pero en cualquier caso es una edad sexual adulta. Si el esqueje procede de interior, podría florecer inmediatamente, mientras que si procede de exterior comenzará a florecer en las mismas fechas que su madre, puede que en una semana o puede que en un mes.

Con ésto sacamos la conclusión, que un esqueje a estas alturas se quedaría en una planta de pequeño tamaño, mientras que si partimos de semilla no comenzaría a florecer hasta pasadas las 4 semanas. En el caso de autoflorecientes, puede que antes de que termine este mes de julio ya estén en floración.

¿Y EL CLIMA?

Nadie mejor que uno mismo conoce su clima. A estas alturas del año, siempre se deben hacer cálculos. Al optar por cualquier semilla, de nada sirven ya las fechas de cosecha que indica el banco, pues lógicamente no comenzarán a florecer el mismo día y por lo tanto tampoco terminarán en la misma fecha que en condiciones normales.

Ésto es importante sobretodo en climas de veranos cortos como el norte de España. Una variedad que se coseche según el banco a finales de septiembre, lo hará bien entrado octubre, lo que ya puede coincidir los las primeras lluvias del otoño tan comunes en esas latitudes. Es por ello que en determinadas zonas, debemos buscar variedades de floración rápida o autoflorecientes.

CONCLUSIONES

Tal como dice el refrán, menos da una piedra. Siempre será mejor una pequeña cosecha que ninguna cosecha. Seguro que otra temporada podrás empezar un cultivo meses antes, conseguir plantas de mayor tamaño y cosechas excepcionales.

 

0 1.313 vistas

Son muchos los problemas que pueden afectar a un cultivo. En el 80% de los casos, estos problemas tienen que ver con los nutrientes, tanto carencias como excesos. Una vez revisemos las plantas, descartando que alguna plaga u hongo le esté afectando, todo consiste en determinar cual puede ser el motivo de su estado con el método del descarte. Te dejamos a continuación una sencilla guía con la que podrás encontrar más fácilmente los principales fallos que podemos estar cometiendo:

1- Si las plantas muestran problemas en las hojas más viejas, generalmente en las zonas bajas y medias ve al numero 2. Si los problemas afectan a las hojas más jóvenes, generalmente en las zonas superiores y brotes de crecimiento ve al número 9. Si toda la planta muestra problemas, tanto en las hojas viejas como en las más jóvenes, ve al número 6.

2- Los problemas se manifiestan con hojas de colores amarillentos uniformes. Éstas se mueren y se caen posteriormente. Los bordes de las hojas no están retorcidos y el crecimiento es lento. Se puede tratar de una deficiencia de nitrógeno. Usa en este caso un abono de crecimiento. Si ya lo estás usando y en dosis recomendadas por el fabricante y aún así la planta no mejora, ve al número 3.

3. Las hojas amarillean y después de ponen de color marrón. Mientras los nervios de las hojas se mantienen de color verde. Las puntas de las hojas se retuercen y comienzan a aparecer zonas de muertas de un color marrón óxido. Puede tratarse de una deficiencia de magnesio, algo común cuando se usa agua de riego blanda o muy blanda. Usa en este caso algún suplemento de este nutriente. Si la planta no mejora, ve al número 4.

4. Las hojas adquieren colores amarillos o marrones, comenzando en los bordes y extendiéndose al centro. Suelen aparecer zonas muertas, principalmente en los bordes, que pueden llegar a retorcerse. Las plantas pese a alcanzar gran altura se ven débiles. Las hojas se caen fácilmente, sólo con tocarlas. Puede ser una deficiencia de potasio. Usa un abono rico en este nutriente. Si la planta no mejora, ve al número 5.

5. Las hojas muestran un color verde oscuro casi azulado. A veces tanto los tallos como los peciolos además se vuelven de un tono púrpura o rojizo. Las hojas también muestras zonas muertas, con tonos desde el negro al púrpura. Después se retuercen, mueren y terminan cayendo. El crecimiento es lento y las hojas más pequeñas de lo habitual. Puede tratarse de una deficiencia de potasio. Usa un abono rico en este nutriente y si la planta no mejora, ve al número 6.

6. La planta pese a mostrar un buen aspecto, aparentemente sana y con hojas de color verde, los tallos pueden ser débiles y blandos. Las puntas de las hojas amarillean, se vuelven de un color marrón y terminan secándose. Puede que se trate de exceso de riego, daño de las raíces o sustrato muy compacto y con mala aireación. Si no, ve al número 7.

7. Las puntas de las hojas empiezan a curvarse hacia abajo, como en garra. También muestran un color verde oscuro, marrón, y en algunas ocasiones dorado. Podría deberse a una sobrefertilización de nitrógeno. Como solución dejaremos de abonar y regaremos sólo con agua cuando toque, y durante los siguientes días. Si no, ve al número 8.

8. La planta tiene un aspecto mustio, como marchita. Puede tratarse de una sobrefertilización o bien una deficiencia de cobre. También puede deberse a que el sustrato esté demasiado encharcado debido a un mal drenaje. No se debe descartar daño en las raíces, o incluso alguna enfermedad. Si no, ve al número 9.

9. Las hojas se vuelven de un color amarillento, blanquecino o ambos. Los nervios en cambio permanecen de color verde. Puede deberse a una clorosis férrica o carencia de hierro. Ésto se debe normalmente a un pH demasiado alto. Asegúrate de ragar con un pH de 6.0, además de usar algún suplemento de este nutriente. Si todo está bien, ve al número 10.

10. Puedes tener simplemente una planta genéticamente débil. Aún con las mejores condiciones de cultivo, la planta no mejora hagas lo que hagas. En este caso se recomienda no perder más tiempo y poner a germinar otra semilla o plantar otro esqueje.

0 955 vistas

Los ácaros posiblemente sean los peores invasores que pueden atacar las plantas de cannabis, y por eso es muy importante saber como eliminar estos arácnidos de las plantas.

Considerados arácnidos en lugar de insectos, estas arañas tienen ocho patas y no tienen antenas. Es muy complicado verlos a primera vista por su tamaño. Estos ácaros construyen sus hogares debajo de las hojas y ponen sus huevo protegidos con telarañas que tejen alrededor de sus colonias. Una forma de localizarlos o de saber que se han implantado en tus plantas, es observar unos puntos blancos en las hojas, si lo ves puedes estar seguro que la araña roja ya esta presente.

Estos pequeños diablillos en forma de ácaros tienen unos pequeños colmillos que perforan las hojas para sacarle la clorofila que es necesaria para la fotosíntesis de la planta. Al cabo de unos tres días los huevos eclosionan y la colonia comienza a ser una grave amenaza. Estos pequeños arácnidos solo necesitan tres días para convertirse en adultos buscando más hojas y partes de la planta para instalar sus nuevas colonias y ampliar la invasión. Las hembras de estas arañas son capaces de producir varios millones de descendientes en tan solo un mes, por lo que nos encontramos con una de las peores plagas que pueden asolar las plantas de cannabis.

Cómo atacar o eliminar estos arácnidos o araña roja antes de la infestación

Mariquita

Como medidas preventivas podemos podemos utilizar un compost orgánico además de añadir un mantillo o mulch que proteja nuestro suelo y que a la vez, disuadan a estos pequeños guerreros de asaltar nuestras plantas. También estas acciones fomentan la presencia de arácnidos depredadores de estos ácaros. Las mariquitas, por ejemplo, son unos poderosos aliados que son fáciles de conseguir o adquirir, aunque cuando acaban con las colonias, su comida, tienden a desaparecer en busca de alimento.

¿Ya están infestadas tus plantas de cannabis de araña roja?

Colonia de araña roja

Si, después de tomar medidas preventivas, aún existen indicios de estos ácaros, entonces una buena medida es rociar tus plantas con agua durante varios días seguidos, cuatro o cinco. Esta acción de agua a presión hará que se eliminen parte de estos arácnidos y de sus telarañas, cayendo al suelo y atacando su movimiento. Esta simple y sencilla acción ayudará a que la araña caiga de las hojas y les sea complicado volver a su pequeño hábitat, cortandoles el alimento y propiciando que mueran de inanición.

Un poco más fuerte, pero bastante efectivo es pasarles la aspiradora succionando a estos pequeños “bichitos”. Se tarda un breve espacio de tiempo, pero se eliminan plagas con la aspiradora, funciona. Evidentemente, la bolsa con los infestos hay que hacerla desaparecer lo mas lejos posible de las plantas. Otro dato que debemos saber es que estos arácnidos se propagan con el calor o buen clima, por lo tanto, el aire fresco y frío también es una buena arma para combatir y eliminar estas plagas de araña roja o de su primos.

1 842 vistas

Las variedades de CBD gozan cada vez de más popularidad gracias a los innumerables estudios que en los últimos años lo sitúan por encima del THC en el tratamiento de muchas dolencias. El CBD o cannabidiol a diferencia del THC no es psicoactivo. Es más, actúa como modulador del THC y reduce sus efectos.

Según estudios, el CBD es muy útil para tratar el dolor, procesos inflamatorios osteoarticulares, aliviar la ansiedad, convulsiones, vómitos y náuseas, inflamación, insomnio, fibromialgia… Cada muy poco tiempo se publican nuevos que no hacen más que refrendar su potencial terapéutico.

Mediante una prueba de cromatografía de capa fina, se pueden identificar las variedades más ricas en CBD. Ya que en gran parte no es factor hereditario, algunas cepas aún siendo hermanas muestran más contenido de este cannabinoide. Pero es una prueba costosa para un simple cultivador aficionado. Aunque en este post te contamos otra forma de saberlo con una mínima inversión.

IDENTIFICAR VARIEDADES MÁS RICAS EN CBD

El conocido como “test de Beam” es una prueba química usada para la identificación de cannabinoides, introducida por primera vez por el Dr. W. Beam del Laboratorio de Investigación Wellcome Tropical, de Jartum, en 1911. Michael Stacks en su libro “Marijuana Chemistri” , nos da unas grandes pistas sobre como llevarlo a cabo. Necesitaremos etanol por un lado. Por otro hidróxido de potasio o KHO. También unos tubos eppendorf o los típicos que usan muchos bancos para sus semillas. Y lógicamente un pequeño cogollo de la variedad a analizar..

El etanol es simplemente alcohol de farmacia. Usaremos el de 95º. El hidróxido de potasio o potasa caustica por otro lado se vende en escamas y se emplea para la fabricación de jabones. En cualquier farmacia lo podrás encontrar. El jabón de potasio, famoso insecticida, se elabora con este producto.  Otra opción es usar un pH Up o corrector de pH bajo. Algunos de ellos contienen hidróxido de potasio. Si echamos un poco en un cuenco y lo dejamos evaporar, conseguiremos un polvillo de KOH.

Necesitamos muy poca cantidad de hierba, la décima parte de un gramo es suficiente. Y debemos descarboxilarlo, es decir calentarlo para transformar el CBDa en CBD. Unos 15-20 minutos en un horno a 120-140º. Una vez hecho ésto, lo introducimos en el tubo eppendorf.

Por otro lado, mezclaremos 10ml de alcohol etílico con 0,5 gramos de hidróxido de potasio. Añadimos esta mezcla hasta llenar el tubo eppendorf, lo cerramos y agitamos durante un par de minutos. La hierba ya podemos extraerla con cuidado. Y en un rato, el líquido del tubo irá adquiriendo un color rojizo, naranja o violeta en las muestras que contengan gran cantidad de CBD. Sino permanecerá de un color amarillento. Cuanto más tiempo dejemos en reposo los tubos, el color se va definiendo más. En 24 horas lo colores estarán totalmente definidos en cualquiera de los dos casos.

Aunque no sabremos la cantidad de CBD ni los ratios THC:CBD, si que en principio conoceremos si estamos ante una verdadera variedad CBD. En este caso, siempre merece la pena conservar un esqueje de esa planta,

0 2.142 vistas

Un aspecto de suma importancia para el buen fin de la cosecha es un buen lavado de plantas, y es muy sencillo de hacer.

Cuando hablamos del lavado de las plantas, nos referimos por ejemplo a que los cultivadores proveen de nutrientes con nitrógeno, fósforo o potasio para una cosecha muy abundante y generosa. Estos nutrientes que ayudan a las plantas a tener una mayor producción, también pueden llegar a tener efectos perjudiciales para nuestra salud. Por eso, el lavado de la planta es un paso muy importante que debemos hacer antes de cosechar.

En las últimas dos semanas debemos regar solo con agua (flushing) con un pH equilibrado para que la planta se pueda deshacer de todos los productos químicos que ha acumulado a lo largo del cultivo. También es muy importante que el pH del agua no sea ni demasiado alto ni bajo, y así ser mas poderoso en el proceso de limpieza.

El cannabis cuando se fuma te dice si se ha hecho esta labor, si tiene un sabor más fuerte a productos químicos es que no se ha realizado este lavado, además parecerá que le cuesta más quemarse y tendría una ceniza más negra. El lavado de la planta antes de recolectar puede ser la diferencia entre una buena cosecha y otra perfecta.

También el sabor de la marihuana curada puede mejorar bastante con esta sencilla aplicación. Un buen lavado, nos acercará a un sabor lo más puro posible aumentando las posibilidades de tener un humo más suave.

El lavado también es importante porque evita la quemadura de nutrientes. Si se aprecia que las hojas de la planta cambian de color verde a marrón o amarillo, esto es un signo de una quemadura de nutrientes. Si esto ocurre se debería considerar la posibilidad del lavado la próxima vez que se riegue.

Cuando el cultivo se realiza directamente en el suelo, dos semanas antes bastarían para este lavado. Si utilizamos un cultivo hidropónico solo con cambiar el agua dos o tres días antes, y que el pH este equilibrado debería bastar. Normalmente a los dos semanas después de el lavado si se cultiva en tierra, los tricomas deberían ir cambiando a color marrón, señal de que deberíamos comenzar a cosechar.

El lavado de la planta es mucho más que regar solo con agua con un pH equilibrado. Se le debe dar toda el agua que sea posible almacenar la planta y si se utiliza una maceta, esperar que el recipiente tire el agua sobrante y echarle más.

0 915 vistas

Para cultivadores que reciben agua dura, y además del cloro necesitan bajar también la EC del agua, se recomienda un sistema de osmosis inversa.

A la hora de cultivar, a menudo nos olvidamos de un elemento indispensable que marcará el rendimiento y la salud de nuestras plantas: la calidad del agua con la que vamos a regar. Sabemos lo importante que es el agua para los cultivos, ya que es la base de su crecimiento, pero pasamos por alto que no todas las aguas son iguales, y que su calidad afecta al desarrollo de las plantas.

Así como la base para construir una casa estable son los cimientos, un agua de calidad, pura y limpia es la base de un buen crecimiento del cultivo. Un agua con una EC baja y sin cloro es la mejor manera de ayudar a nuestras plantas a crecer a su máximo potencial, para conseguir mayores producciones y con mejores resultados. Y en este artículo os explicamos por qué.

Razones para eliminar el cloro

Existen varias razones por las que deberíamos regar con la mejor agua posible, empezando por una muy básica: a la hora cocinar o beber agua ¿utilizamos el agua del grifo? La respuesta es que en muchos lugares no, porque el olor a cloro y el mal gusto nos lo impide, en cambio seguimos regando con agua con cloro nuestros cultivos, sin pensar en las consecuencias.

El cloro es un desinfectante químico presente en todas las redes de agua municipales y que daña las raíces de las plantas. Por otro lado, mata los microorganismos beneficios de los abonos que utilizamos y cuya función es proteger las raíces para que estén más sanas, limpias y tengan la máxima capacidad de absorción de los nutrientes y fertilizantes que añadimos. Por lo tanto, si regamos con un agua sin cloro, estaremos protegiendo los abonos y las raíces de nuestras plantas, ya que evitamos los efectos negativos de este químico.

Además, si para proteger nuestros cultivos utilizamos extractos de microorganismos mediante productos concretos como, por ejemplo, Bacillus Thuringiensis para matar gusanos, o Oidio Prot para eliminar el Oidio de las hojas, no tendrá ningún sentido regar con agua con cloro, ya que matará estos extractos de microorganismos que utilizamos expresamente al comprar el producto.

Razones para bajar la EC

Además del cloro, un agua de calidad es aquella que prácticamente no contienen sales minerales disueltas, es decir agua pura, o incluso de 0,00 EC.

Cuando bajamos la EC, eliminamos las sales disueltas del agua dura, en la que encontramos sobre todo elevados niveles de calcio y magnesio, los cuales pueden llegar a taponar las raíces. Esto es debido a que el fosfato de calcio a menudo se precipita de las soluciones nutrientes en forma de cal, impidiendo que las raíces absorban todos los nutrientes que necesitan. Al bajar la EC del agua, y por lo tanto los niveles de calcio, nos aseguramos de tener unas raíces sanas y capaces de absorber el 100% de los nutrientes que añadimos, según su fase de cultivo.

Otro motivo para bajar la EC es que garantizamos más alimento para nuestras plantas ya que, según su tipo y fase de cultivo, las plantas pueden llegar a admitir hasta un 1,4 o hasta 2,2 de EC. Teniendo esto en cuenta, si utilizamos agua con una EC de 0,2 o incluso pura de 0,0, podremos añadir a nuestros cultivos más nutrientes, ya que tendremos más margen. Si por el contrario empezamos con una EC de 1, sólo podremos añadir suplementos nutritivos hasta 0,4 o 1,2 para no saturar las raíces y sobrepasar el nivel máximo de tolerancia.


En definitiva, empezando con agua pura, controlamos exactamente qué nutrientes y en qué cantidades los están recibiendo nuestras plantas, tal y como hacen los cultivadores profesionales. Conseguimos equilibrio entre el agua y el alimento que reciben las plantas, y de esta forma evitamos problemas en los cultivos como hojas amarillas, falta de crecimiento, puntas quemadas… Todos ellos, problemas derivados de un exceso o de un déficit de nutrientes.

Cómo conseguir un agua de calidad

Una vez conocemos los beneficios de regar con un agua de calidad, libre de químicos y con una EC baja, la pregunta que nos podemos hacer es cómo conseguirla y, sobre todo, cómo asegurarnos de que obtendremos la cantidad de litros necesarios para nuestro cultivo, con la menor espera de tiempo posible. Pero la realidad es que podemos hacerla nosotros mismos. Decimos “hacerla” porque existe una gama de sistemas de tratamiento de agua para convertir el agua del grifo o pozo en agua pura y limpia, la gama GrowMax Water, que ha sido diseñada exclusivamente para la industria del cultivo.

Con un sistema de filtración eliminaremos el cloro del agua de forma efectiva, ya que eliminan hasta el 99% del cloro, sedimentos, herbicidas, pesticidas y contaminantes orgánicos volátiles del agua. Los sistemas de filtración son una buena solución para aquellos cultivadores que disponen de un agua con una EC no muy elevada, y que sólo necesitan eliminar el cloro.

Para aquellos cultivadores que reciben agua dura, y además del cloro necesitan bajar también la EC del agua, se recomienda utilizar un sistema de osmosis inversa que elimina hasta el 95% de sales, metales pesados, herbicidas y pesticidas, contaminantes orgánicos, nitratos y hasta el 99% de cloro. Estos equipos empiezan con una producción de agua pura de hasta 20L/h,

Si además queremos conseguir agua ultra pura, de 000ppm, podemos conseguirlo también utilizando un Filtro Des-ionizador, el cual eliminará el 100% de las sales disueltas en el agua.

Si tus plantas pudieran hablar, te pedirían agua de calidad y para agradecértelo te darían mayores producciones y mejor calidad en el fruto. Invertir en agua de calidad es conseguir unos mejores resultados finales para ti y tus plantas, y si no, compruébalo tú mismo…

0 5.760 vistas

Las plantas de marihuana y sobretodo en exterior, están expuestas a todo tipo de plagas y animales. Resultan un delicioso bocado no sólo para insectos de pequeño tamaño como pulgón o trips, también de mayor talla como saltamontes o caracoles, o incluso pájaros, roedores, jabalís, ciervos o cualquier animal doméstico. Esperar a que nuestras plantas sufran cualquier tipo de ataque es siempre una mala idea, ya que aunque en muchos casos se puede poner remedio, en otros no. Poco se puede hacer cuando un caracol o un pájaro arrancan la apical de una pequeña plántula.

Para que ésto no suceda, sobretodo durante las primeras semanas ya que las plantas tardan más en recuperarse de cualquier ataque, te dejamos estos 5 pequeños trucos muy fáciles de llevar a cabo:

  • Botellas o garrafas de agua son un perfecto invernadero improvisado que prácticamente protegerán las plantas durante los primeros días de cualquier ataque. Basta cortar la base del recipiente y ponerlo sobre la planta, sin tapón y con su agujero hacia arriba. Conviene hacer algunos pequeños orificios laterales para que las pequeñas plantas puedan respirar y que los días de sol no las queme por la acumulación de calor en su interior.

  • Los cd’s de música colgados por diferentes sitios del cultivo que se muevan con la mínima brisa, sirven para ahuyentar a pájaros y otros animales salvajes y poco acostumbrados a las tecnologías. Seguramente tu perro o tu gato no haga mucho caso a un cd colgado de un árbol del jardín. Ni tampoco es un método infalible ni eterno, los animalitos enseguida se acostumbran a su brillo. Pero para las primeras semanas que son las más delicadas van muy bien.
  • Toda plaga tiene un depredador. Siempre se dice que las mariquitas o vaquitas de san Antonio son las mejores guardianas de un cultivo, pero no son las únicas ni se comen todas las plagas que afectan a la marihuana. Mantis religiosas, libélulas, arañas o lagartijas siempre deben ser bien recibidas en nuestros cultivos, ya que desde pequeños trips hasta saltamontes, mantendrás las plantas o sus cercanías libres de invasores, o al menos lo intentarán.

  • El aceite de neem es el preventivo de plagas universal, un insecticida 100% ecológico. Se extrae de las semillas de la azadirachta índica, más conocida como margosa o árbol del nim, originario de la India. Es eficaz contra plagas de minadores, pulgón, trips, ácaros, mosca blanca, cochinilla, araña roja y orugas al interrumpir el ciclo vital de los insectos impidiendo su desarrollo y su multiplicación, sin perjudicar a insectos beneficiosos como lombrices, abejas o mariposas.
  • Si plantas en exterior, es que tienes suficiente espacio como para también cultivar otras plantas que no requieren gran mantenimiento, son más pequeñas y ayudarán a mantener la marihuana libre de plagas. Nos estamos refiriendo a las aromáticas como ajenjo, ajo, albahaca, menta, tomillo, romero, orégano, salvia o manzanilla. Siempre mejor en conjunto, además de un precioso jardín de aromáticas, evitarán el ataque de casi todas las plagas.

 

1 1.548 vistas

Cada vez son más las personas que se animan a cultivar sus propias plantas de marihuana para su autoconsumo, siendo estas fechas las preferidas por muchos para poner en marcha sus primeros cultivos. Aunque en ocasiones los problemas se presentan antes de lo que a uno le gustaría, principalmente debido al desconocimiento y desinformación. Si bien la marihuana es una planta que llega a crecer en las condiciones más duras, la cosa cambia cuando somos nosotros y no la naturaleza quien hace de jardinero.

El principal fallo del cultivador principiante es olvidarse del pH, dos letras que en principio no dicen nada pero que para la planta lo significan todo. pH son las siglas de “potencial de hidrógeno” , y es la medida de acidez o alcalinidad de una disolución, e indica la concentración de iones hidrógeno presentes en determinadas disoluciones. Su escala se divide en 14 puntos del 1 al 14, siendo 7 un pH neutro, superior a 7 un pH alcalino e inferior a 7 un pH ácido.

Todas las especies vegetales poseen unos rangos propios de pH dentro de los cuales la asimilación de nutrientes es idónea y absorbe sin ningún tipo de problema los alimentos del sustrato, pero en cambio si nos salimos de estos niveles la asimilación de nutrientes se ve disminuida. Cuando regamos con una acidez correcta, todos los nutrientes que la marihuana necesita para desarrollarse están disponibles, si regamos con un pH incorrecto algunos nutrientes se precipitan volviéndose no asimilables, siendo una de las principales causas de muertes en plantas jóvenes y carencias de nutrientes.

Es muy común en cultivadores principiantes y no tan principiantes, encontrarse con plantas en un buen sustrato que sin motivo aparente comienzan a presentar carencias de ciertos nutrientes, clorosis o directamente les cuesta crecer. Lo peor viene cuando la ocurrencia pasa por abonar, causando un doble problema, ya que si es a consecuencia de un pH desajustado, es probable que el sustrato aún tenga nutrientes, con lo que añadiendo más no hacemos otra cosa que sobrefertilizar.

El valor de la acidez del agua se puede medir de forma muy precisa mediante un potenciómetro o pH-metro, un instrumento que mide la diferencia de potencial entre dos electrodos: un electrodo de referencia normalmente de plata o cloruro de plata, y un electrodo de vidrio que es sensible al ion de hidrógeno. Aunque de manera menos aproximada, con indicadores reactivos a base de ácidos o bases débiles que presentan diferente color según el pH del agua.

Ligeras fluctuaciones de pH pueden suponer el éxito rotundo de un cultivo. Si bien en un rango entre 5.5 y 6.5 no tendremos demasiados problemas asociados a la asimilación de nutrientes ya que todos estarán disponibles. Aunque como decimos, jugando con los valores dentro de este rango, podremos facilitar que las plantas asimilen ciertos nutrientes en mayor cantidad que otros. Así en la fase de crecimiento conviene usar un pH entre 5.5-6 para una mayor asimilación de nitrógeno, el nutriente más relacionado con el crecimiento vegetativo, y en floración usar en pH entre 6-6.5 para que la asimilación de fósforo y potasio sea la máxima, nutrientes vitales para la formación y maduración de los cogollos.

Así que no te olvides de regular siempre el pH del agua de riego, cuando la uses sola o con abonos. Tampoco es necesario que lo hagas en todos los riegos, pero sí regularmente para comprobar que a nuestras plantas nunca les falte de nada. Pequeños gestos que marcan la diferencia.

1 793 vistas

La planta del Cannabis Sativa tiene dos “versiones” muy conocidas, una de ellas famosas por varios nombres como marihuana, ganja, mota, dagga o más. La otra sería la conocida mundialmente como cáñamo o hemp.

La primera comúnmente llamada marihuana, produciría mayor cantidad de su cannabinoide mas importante y psicoactivo, el tetrahidrocannabinol o THC, y la segunda o cáñamo, produciría mayor contenido de su cannabinoide preferido y no psicoactivo, el cannabidiol o CBD.

Hasta ahí, todo perfecto, como dos buenas hermanas gemelas que son casi idénticas. Pero, cuando estas plantas tienen que cultivarse a gran o menor escala, es mejor que las dos se distancien y contra más kilómetros o millas entre ellas, mejor, explicamos.

El cannabis Sativa es una planta dioica:  lo que quiere decir que hay macho y hembra

El o la Cannabis Sativa es sus dos versiones, es una planta que necesita ser polininazada por el polen de su macho. He aquí el problema de la coexistencia vecinal de estos dos cultivos. En los campos de cáñamo, nacen y se crían miles de plantas macho que después de hacer su labor dentro del cultivo se secan y son las hembras, gracias a ello, las que producen las preciadas y preciosas semillas o cañamones. El problema de este bello proceso natural llegaría cuando ese polen que los machos del cáñamo lanzan al cielo para polinizar a las “chicas”, es arrastrado por el viento a distancias considerables y poliniza a esa otra Cannabis Sativa de alias “marihuana” que no quiere que se mezcle su genética con el cáñamo siendo “violada” para producir semillas sin pedegrí. Además, ésto rebajaría considerablemente la potencia psicoactiva de la planta de la marihuana, que posiblemente su dueño no la habría cultivado para tal final.

En tierras donde se cultivan estos dos tipos de Cannabis Sativa ya han surgido roces, quejas y alguna que otra advertencia de disconformidad. Este viejo problema, aunque no muy extendido por ahora dado el nuevo renacer en los últimos años de los cultivos de marihuana y cáñamo, a buen seguro será un grave problema en los años venideros en casi todo el mundo donde se mezclen estos cultivos.

También debemos pensar, que a los cultivadores de cáñamo o hemp tampoco les debe gustar que sus plantas sean contaminadas por polen con THC en su ADN, poseer mínimas dosis de THC( 0,3%) con los otros cannabinoides es la cualidad de esta planta, además de hacerla legal en muchos países.

marijuana-23
Cultivo de marihuana, foto superior: cultivo de cáñamo 

Las dos versiones del Cannabis Sativa se están mirando a los ojos y se dicen, no me toques. Las dos tienen una legión de bondades para la salud y las dos tendrán que coexistir en los cultivos del futuro, una con el tetrahidrocannabinol o THC por estandarte de guerra y la otra con el cannabidiol o CBD en su bandera.

En estados de Estados Unidos donde coexisten los dos tipos de cultivo ya se han comenzado ha encontrarse con las quejas de cultivadores de un tipo de estos cultivos. La marihuana medicinal cultivada al aire libre no puede estar próxima a plantaciones de cáñamo y ya se estaban tomando medidas para tomar en consideración y solucionar este problema entre cultivos.

En España, por ejemplo, el cultivo de cáñamo es legal y el de marihuana en su inmensa mayoría ilegal, aunque esto no ha sido suficiente para que algún que otro cultivador de cáñamo ya haya recibido la atención de los otros.

El cultivo de Cannabis Sativa es sus dos versiones más populares deben estar presentes en nuestros campos, y no solo porque los humanos y animales agradezcamos su consumo, sino porque la habilidad de este cultivo para limpiar y descontaminar los suelos de metales pesados, mete a otro actor principal en este grupo de agradecidos, el medio ambiente.  Por Mac

1 7.473 vistas

Repasamos las principales plagas que pueden afectar a cultivos de marihuana en exterior e interior. Reconocerlas a tiempo nos ahorrará en muchas ocasiones disgustos que incluyen la muerte de las plantas o pérdida de parte de la cosecha.

Ya con la entrada de la primavera damos por iniciada la temporada de exterior para cosechar entra finales de verano y lo largo del otoño, incluso entrado en invierno en caso de sativas de floración larga. Y son fechas inmejorables para recordar las principales plagas en cultivos de marihuana que pueden afectar al buen desarrollo de nuestras plantas para que no nos coja por sorpresa cualquier ataque y saber cómo reaccionar de manera rápida y eficaz, lo que en un principio puede ser una avanzadilla puede convertirse en un serio problema que puede llevar incluso a la muerte de las plantas. Identificar correctamente una plaga nos ayudará a combatirla, ya que no todas son sensibles a todos los insecticidas y en este tipo de cuestiones es mejor ir a tiro fijo y no perder el tiempo con remedios caseros o productos de dudosa eficacia.

Revisar las plantas periódicamente nos evitará tener que tratar con grandes plagas, así como mantener la limpieza en el cultivo y sus alrededores hará que muchas de ellas tengan más difícil el acceso a ellas. En exterior es importante respetar a los depredadores de plagas como arañas, mantis religiosas, crisopas, mariquitas o incluso avispas, por mucho asco que puedan dar alguna de ellas. 

RECONOCER LAS PRINCIPALES PLAGAS EN CULTIVOS DE MARIHUANA:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Araña roja: empezamos hablando de la peor de las plagas en cultivos de marihuana, capaz de arrasar cultivos enteros en pocos días si las condiciones climáticas son favorables. Les gusta los ambientes secos y cálidos, siendo un peligro sobretodo en exterior en verano y en interior durante todo el año. Se trata de un pequeño ácaro de un tamaño de medio milímetro y de color verde, rojizo o marrón, de forma redondeada y bastante rápidos. Los primeros síntomas de ataques los podemos apreciar en la parte superior de sus hojas, donde veremos pequeñas picadas o puntos blancos y causados por el aguijón que clavan en las hojas para extraer la savia. Rápidamente invadirán las plantas, llenando de estas picaduras todas las hojas para más tarde, formar telarañas por toda la planta que las protegerán.  Más información

mosca-blanca-huertoMosca Blanca: se trata de un pequeño insecto volador de color blanco. No es una plaga muy agresiva ni difícil de eliminar, aunque como toda plaga, puede provenir de otros cultivos y contagiar nuestras plantas con enfermedades o virus. Chupan la savia de las hojas mediante un aguijón, dejando en las hojas marcas blancas redondas y de un tamaño mayor a las de la araña roja, que apenas una se distingue a simple vista. Al mover las ramas de la planta y fijándonos bien, podremos ver salir volando alguna mosca blanca, de unos dos o tres milímetros de tamaño. Su reproducen en el envés de las hojas y sus excrementos causan negrilla, un hongo que afea las hojas y produce su marchitamiento.  Más información

web_noticias_188Pulgón: son de un tamaño de 2-3 milímetros y de un color que puede ir desde el verde hasta el marrón, dependiendo de la estación y la planta de la que se alimente. Ataca principalmente los brotes jóvenes, formando colonias con gran número de insectos. Más común en cultivos de exterior, forman una perfecta simbiosis con las hormigas, que las transportan a nuevas plantas, nuevo brotes y las protegen de depredadores a cambio de una melaza que secretan. Se reproducen rápidamente por huevos y de forma asexual, pudiendo una hembra parir ejemplares adultos perfectamente formados. Su presencia ralentiza enormemente el crecimiento de las plantas y sus excrementos causan también negrilla.  Más Información

mosca_del_sustratoMosca del sustrato: es una pequeña mosca de color negro y que como su nombre indica, se desarrolla en el sustrato. La mosca en sí no es un problema, pero sí lo son sus larvas, que atacan las pequeñas raíces de las plantas lo que provoca una menor capacidad para alimentarse. En plantas jóvenes sin un sistema radicular fuerte, puede llegar a causar su muerte. Son de un tamaño de unos 3-4 milímetros y les gusta los sustratos húmedos y los ambientes cálidos y oscuros, causando daños tanto en exterior como en interior, donde se desarrollan con una grandísima rapidez. Para verlas debernos fijarnos en la superficie del sustrato, golpeando ligeramente la maceta podremos ver alguna que asoma y salir volando. Más información

minador1-300x225Minador de la hoja: se trata de una larva que se alimenta del tejido vegetal principalmente de las hojas, aunque también pueden verse en peciolos y tallos. Exclusivamente en exterior, a lo largo de la primavera y verano varios son los insectos que pueden poner sus huevos en el interior de las hojas, que llegado el momento eclosionan y una pequeña larva comienza su vida. Va cavando un túnel a medida que se va alimentando, formando surcos de forma irregular por toda la superficie de la hoja hasta que su siguiente estadio hace que se desprenda de la hoja y caiga al sustrato donde a los días surgirá un insecto adulto, normalmente inofensivo hasta el momento de su reproducción donde buscará nuevas hojas para repetir el ciclo vital. No es una de las plagas en cultivos de marihuana más agresiva y se suele localizar sólo en algunas hojas, que pierden parte de su capacidad para hacer la fotosíntesis. Más información

lamarihuana_comCochinilla: fáciles de distinguir por su aspecto, presentan un caparazón de color grisáceo o marrón y se adhieren a los troncos, ramas y hojas como lapas o una pelusilla blanca similar al algodón y que también se localizan en las mismas zonas. Aunque hay varias especies, las principales son las dos que hemos nombrado, la parda y la algodonosa, y que usan estas cubiertas como defensas contra depredadores. Se alimentan  de la savia de las plantas y al igual que los pulgones, secretan una melaza que encanta a las hormigas y también es causante de la negrilla. Las cochinillas hembras no tienen alas y viven prácticamente en plantas huépedes, mientras que los macho sí las tienen y vuelan buscando hembras con las que aparearse.  Más Información

trips4Trips: no es de las plagas en cultivos de marihuana más agresivas que podemos encontrar. Son pequeños insectos chupadores de un tamaño sobre 1 y 1,5 milímetros, muy difíciles de identificar a primera vista pues su color verdoso o marrón y rapidez para esconderse en los nervios de las hojas hace pasen desapercibidos. En cambio es más fácil ver pequeñas líneas de puntos en las hojas formando normalmente pequeños surcos, clavan su aguijón, chupan, avanzan un poco y vuelven a clavar el aguijón, de ahí que a diferencia de la araña roja o mosca blanca, las picaduras suelen continuadas. Sus excrementos también causan negrilla y en su estadio adulto disponen de alas, lo que hace que puedan recorrer grandes distancias y buscas plantas de su gusto. Más información

oruga004s-300x240Orugas: es una plaga muy voraz y casi exclusivamente de exterior. Durante toda la primavera y verano, mariposas y polillas ponen huevos en los lugares más insospechados, que cuando eclosionan nacen pequeñas larvas que rápidamente comienzan a devorar casi cualquier vegetal, en concreto sienten gran predilección al igual que nosotros por la marihuana. Si bien se puedes comer hojas enteras sin que nos demos cuenta y puede afectar en el caso de plántulas, el mayor daño los causan hacia finales de verano, cuando en el interior de los cogollos en formación encuentran el lugar ideal para protegerse y alimentarse. Sus excrementos son causantes del hongo botritis que nos obligará a tirar a la basura todos los cogollos afectados. Más información

caracoles-babosasBabosas y caracoles: muy peligrosos en exterior, donde con las últimas lluvias de primavera y la temperatura no demasiado excesiva pueden hacer que salgan y se encuentren con una plantita de marihuana con poco tiempo de vida y que no tendrán ningún problema en comerse de una sentada. Desde pequeñas babosas hasta enormes caracoles, ninguna planta verde está a salvo, sobretodo como ya hemos comentado en días lluviosos o noches de rocío. Se esconde en cualquier lugar oscuro y con cierta humedad, como fondos de macetas, bajo piedras o el interior de arbustos espesos. Principalmente el mayor daño lo causan en primavera, en verano suelen tener baja actividad y en otoño con la llegada de las lluvias no suelen causar más daños que alguna hoja comida, insignificante en plantas de gran tamaño. Más información

0 11.589 vistas

¿Quieres aprender a hacer un bonsai de marihuana? Te contamos los primeros pasos que debes dar, es tan sencillo como adictivo y no tardarás en dedicarle un espacio en tu armario de cultivo.

Por qué hacer un bonsai de marihuana, te estarás preguntando? Y por qué no? te respondemos. El primer motivo es porque es una planta preciosa. Sus hojas, similares a las del arce, uno de los árboles más preciados por los mejores maestros en este arte japonés, supone todo un aliciente a la hora de decidirse por qué especie usar. Además, por su rápido crecimiento, hace que el cultivador no cese su actividad a la hora de cuidar su pequeño arbolito. La máxima llega cuando se decide pasar la planta a floración. Pero te contamos detalladamente cómo empezar.

La palabra bonsai es una palabra originaria de Japón. Bon significa bandeja y sai cultivar, por lo que la traducción literal ya nos da una idea de que consiste. Aunque conozcamos este arte por su nombre japonés, sus orígenes se remontan a China, donde hace aproximadamente 2000 años los monjes taoistas lo usaban como objeto de culto, considerándolo el enlace entre el cielo y la tierra. Sólo aquellos que podían mantener un árbol en una pequeña maceta, tendría garantizada su eternidad. Para ello, intentaban transmitir todos los rasgos de un árbol nacido en libertad, a un pequeño arbolito cultivado en maceta. Si se hace de forma correcta, puede llegar a durar lo mismo que un árbol de la misma especie creciendo el exterior de manera natural, por lo que podremos ver bonsais con decenas de años o incluso más de un siglo.

marihuana-bonsaiLos bonsais normalmente se mantienen en exterior, protegiéndolos de las temperaturas bajas en el caso de tratarse de especies tropicales. Así se consiguen unos efectos espectaculares cuando se tratan de ejemplares de hojas caducas como arces o frutales como manzanos, donde podremos observar el desarrollo estacional, desde el nacimiento de los pequeños brotes hasta la caída de la última hoja con la llegada del invierno. Ésto no lo podremos hacer con nuestras plantas de marihuana por ser especie estacional que moriría con la entrada del invierno y después de haber completado la floración, pero sí podemos simular una primavera perpetua y de hecho ya lo estamos haciendo cuando mantenemos una madre durante varios meses o años.

Pero un bonsai de marihuana no queremos que sea una planta madre, dedicada exclusivamente a la producción de esquejes, si no lo que buscamos es tener una pequeña gran planta de marihuana, con gruesos troncos y pequeñas hojas que sólo conseguiremos con esfuerzo, cuidados y el paso de muchos meses.

Los primeros pasos con nuestro bonsai de marihuana

A la hora de escoger un buen ejemplar para hacer un bonsai, podremos optar por un esqueje elite o de madre seleccionada por la sencilla razón de que suelen ser plantas resistentes y que si algún día decidimos florar, qué menos que garantizar una diminuta pero espectacular cosecha. Aunque puedes optar por cualquier esqueje, sea macho o hembra, índica o sativa. Partir de semilla no es muy recomendable, las raíces se expandirán mucho más rápido, de los primeros brotes no obtendremos ramificaciones y contará ya de entrada con hojas enormes, nada que ver con lo que buscamos.

La iluminación, optaremos por lámparas de bajo consumo o sistemas led, no necesitaremos una gran cantidad de watios. El fotoperíodo, lógicamente tiene que ser siempre de crecimiento, así que podemos usar nuestro armario de madres, con un fotoperíodo de 18/6.

La maceta o macetas, preferiblemente que sean tipo plato o bandeja, como para cualquier otro bonsai. Al igual que si cultivásemos buscando producción, es mejor cultivar realizando varios trasplantes según el pequeño esqueje vaya creciendo. También conviene limitar la cantidad de nutrientes para que el crecimiento no sea explosivo, si no lento pero sin carencias. Aunque la forma de la maceta sea indiferente, sí que procura que tengan siempre la misma para que los trasplantes sean más cómodos.

CIMG2156_Bonsai_MomEl sustrato ha de ser esponjoso y retener muy bien la humedad. El uso de trichodermas y micorrizas prevendrá de enfermedades y la asfixia de las raíces cuando éstas hayan colonizado todo el espacio disponible. Podremos comenzar con un sustrato tipo Light Mix de Biobizz, que junto un pequeño saco de humus y un poco de guano de murciélago serán suficientes para mantener una nutrición equilibrada durante todo el tiempo que mantengas tu bonsai de marihuana.

Una vez el esqueje en la maceta, comienza la actividad, pues como sabes la marihuana es una planta de amplio crecimiento. El arte de darle forma a un bonsai no es algo sencillo y yo no soy ningún experto, pero todo es ir probando. Quizá consigas inspirarte cerrando los ojos y visualizando lo que buscas, como a un pintor cuando le ponen un lienzo en blanco y termina pintando un gran cuadro. Tu lienzo es tu esqueje.

Usar alambre para el guiado del tallo principal es una de las mejores opciones. Es más fácil hacerlo cuando aún no es leñoso. Siempre con cuidado para no romper ninguna rama, iremos dando forma, puedes inspirarte en otros bonsais de cualquier otra especie para hacer que crezca inclinado y torcido, siempre será más llamativo que un bonsai recto. A medida que el esqueje vaya creciendo y ramificando, iremos guiando y abriendo las ramas para separarlas del tallo principal.

Las podas, junto al guiado, son las esencias de este arte. Una vez tengamos decidida la forma que daremos a nuestro bonsai de marihuana, tendremos que podar a menudo para mantener la estructura. Al principio las hojas serán de gran tamaño, a medida que pasa el tiempo y cuando ya el esqueje se haya asentado, irán saliendo cada vez más pequeñas. Algunos consejos son podar una rama si hay otra a la misma altura, quitar ramas verticales que son difíciles de doblar, quitar ramas que ocultan el tallo central o respetar siempre el equilibrio, no dejar ramas más gruesas en la zona alta que baja.

Tan importantes como las podas de ramas son las podas de raíces, ya que éstas con el tiempo colonizarán todo el sustrato con lo cual pueden llegar a asfixiarlas. Las primeras veces podremos solucionarlo con trasplantes, pero llegará un momento en que el recipiente a usar tendría que ser ya demasiado grande, por lo que tendremos que recurrir la reducir regularmente el volumen de las raíces. La mejor ocasión es al mismo tiempo que se realiza una poda de ramas importante, sacaremos nuestro bonsai de su bandeja y con la ayuda de un cutter, recortaremos el cepellón por todo su perímetro, más o menos un 20%.

bonsai_32Los abonados ya comentamos que han de ser ligeros, por éso el humus y el guano son muy buena opción por ser de liberación lenta. Conjuntamente, aportarán todos los macronutrientes y micronutrientes para que cumplan ésta función. En cada trasplante o poda de raíces, ni que decir tiene que uses un buen sustrato con una buena mezcla. Quizá debería llegar la cantidad de alimento hasta la siguiente poda, si no es así, basta añadir un poco encima del sustrato.

Si todo va marchando bien, en unos meses tendremos un arbolito con un grueso tronco y que ya tendrá aspecto de bonsai de marihuana, quizá algo parecido a un bonsai de arce que aparenta varios años. Puedes mantenerlo con un fotoperíodo de crecimiento durante varios años aunque no eternamente. No tiene que darnos pena si llega un día y nos decidimos pasarlo a floración. Aunque sabremos que su fin se acerca, qué menos que despedirlo con los honores que merece. Sus pequeños cogollos nos darán grandes alegrías mientras ya pensamos en nuestro siguiente esqueje, quizá esta vez una sativa pura más indomable.

0 3.177 vistas

Ya se está acercando la fecha preferida de los cultivadores de exterior: primavera, días largos y sol. Te contamos como dar los primeros pasos para tu cultivo sea todo un éxito.

Con la primavera llamando a la puerta aunque no lo parezca, es un buen momento para planificar nuestro exterior. Tan solo planificar, porque para ponerlo en marcha de momento aún es temprano en la mayoría de España, pero sí que podemos ir adelantando trabajo que después nos hará mucho más fácil todo, pues ya se sabe que normalmente las prisas suelen ser malas consejeras y mejor si tenemos todo claro y planeado.

Primeramente deberíamos buscar un buen sitio para nuestro cultivo exterior, tanto si es en guerrilla como en nuestro jardín. Buscar zonas soleadas y deshacerse ahora de maleza o ramas de árboles que puedan hacer sombra es un comienzo. Si vamos a plantar en guerrilla llamará menos la atención una buena limpieza a estas alturas de año que meses más adelante, ya que aunque alguien se pase no se encontrará nada. Igualmente mantener las cercanías del cultivo limpias será un trabajo que deberíamos hacer hasta la cosecha. Sobretodo, recuerda respetar siempre lo ajeno, tanto a la hora de plantar como a la hora del cuidado de las plantas. Si no nos queda más remedio que plantar en terrenos que no son nuestros y cosa que debemos evitar en la medida de lo posible, respetemos todo el entorno, no dejemos basura como sacos, botes o macetas. Tampoco modifiquemos riachuelos para tener agua disponible. Cuanto menos llamemos la atención, mejor será. Si plantamos en el jardín no tendremos esos problemas y estas fechas aún son buenas para podar cualquier tipo de árbol o planta, en cuanto tengan brotes no es muy conveniente.

clonar6Para la elección de las semillas o esquejes aún tienes mucho tiempo por delante, pero si ya tienes en mente qué vas a plantar, puedes también hacerte una idea de cuando germinar o plantar. Si quieres plantas pequeñas porque no tienes mucho espacio, no germines hasta mayo o junio y mucho menos si son sativas, ya que aún en floración continúan creciendo durante semanas. Si te puedes permitir que crezcan a su antojo, puedes germinar en abril con lo tendrás unas plantas de un tamaño increíble. Ten en cuenta también el clima de tu zona y espera que pasen las lluvias o heladas que aún abundan al principio de primavera en muchas zonas. Tener una plántula malviviendo bajo días de lluvia o frío no nos traerá más que disgustos y terminará retrasando el cultivo, si es que sobrevive.

Uno de los factores que determinará el éxito de un cultivo es la elección del sustrato. Si cultivamos en maceta no tendremos mayor problema en comprar uno o varios sacos en el momento de empezar a cultivar, si vamos a plantar en tierra madre ahora es un buen momento para empezar a hacer un buen agujero. La misma tierra una vez fuera, la podemos mezclar con humus de lombriz, guano de murciélago, perlita, fibra de coco o cualquiera de los mejoradores de sustratos que nos podemos encontrar en el mercado. El año pasado probamos Black Pearl de Grotek con unos resultados increíbles. Nuestra nuevo sustrato revitalizado lo devolvemos al agujero, sin presionar demasiado, y lo tapamos preferiblemente con un plástico negro, evitando así que nazcan malas hierbas o que las posibles lluvias hagan de nuestro agujero una poza de barro. Las bacterias y microorganismos empezarán a acondicionar el sustrato, con lo que en uno o dos meses tendremos el mejor soporte para que las raíces de nuestras plantas se puedan desarrollar a sus anchas. semillas-de-marihuanaPuedes hacer simplemente un agujero en el plástico y poner ahí la plántula, te evitarás tener que limpiar a menudo de malas hierbas, además de dificultar el acceso a algunas plagas o incluso a animales que desconfiarán. Los hoyos, sepáralos al menos dos metros, para dejar espacio para que las plantas crezcan con comodidad y también te sea cómodo a ti manejarte por el medio de ellas.

Con todas estas pequeñas tareas, iremos adelantando trabajo y se nos pasará antes el tiempo de espera, seguro que nuestras plantas agradecerán los esfuerzos con unas grandes cosechas.

5 12.943 vistas

Para muchos fumadores de marihuana, la marihuana es marihuana y apenas hacen distinción en lo que fuman o lo que consiguen o pueden conseguir. Los cultivadores en mayor o menor medida conocen las diferencias entre índica y sativa, buscando una, otra o la combinación de ambas, lo que conocemos como híbrido, para obtener finalmente unas cosechas que se adapten a sus gustos. Pero ¿cuales son las principales diferencias entre las dos grandes subespecies como son índica y sativa?

Los variedades sativas son originarias de zonas ecuatoriales y tropicales de América, África y Asia, como Colombia, México, Jamaica, Congo, Malawi, Mozambique, Tailandia, Nepal o el Sur de la India. Genéticas originarias de estos países han dado lugar a multitud de híbridos que hoy en día conocemos, como pueden ser Haze, Skunk, AK47 o Hawaiian Snow. Con las condiciones climáticas que se presentan en estas zonas geográficas, estas variedades sativas se han habituado a sacar el máximo partido a los días cortos períodos de luz que reciben, creciendo con una estructura de árbol, muy altas y sin detener su crecimiento hasta bien avanzada la floración pues en zonas de selvas han de buscar la luz entre bastos árboles. Suelen ser plantas muy ramificadas y con períodos de floración muy largos, en ocasiones de más de 4 meses. También pueden crecer y florecer en cualquier época del año, al no haber grandes diferencias entre el fotoperíodo diurno y nocturno. Sus hojas tienen los peciolos finos o afilados y muy largos y los internudos son largos, por lo que no suelen ser plantas muy densas y los cogollos suelen ser alargados y aireados.

Las variedades índicas son originarias de zonas subtropicales. Su nombre hace relación al primer país donde se encontraron y que fue en la India, en la cordillera del Hindu Kush. A grandes rasgos, son variedades de Asia Central y el subcontinente Indio, localizadas en países como Pakistán, Afganistán, Uzbekistán, Tíbet, Nepal, el Norte de la India o también en Marruecos. Son plantas usadas tradicionalmente en sus países de origen para la extracción de hachís. Muchas genéticas originarias de estos países están presenten en muchísimos híbridos que hoy en día conocidos, como son Skunk, Hindu Kush, Northern Lights o Blueberry. Son plantas que crecen pequeñas y compactas, parecidas a un seto. Su hábitat natural no suele ser muy denso por lo que durante su evolución no han tenido que preocuparse por estirar buscando el sol. En cambio, para hacer frente a condiciones climáticas adversas producen más resina, son plantas muy resistentes y fáciles de cultivar. Tienen un periodo de floración bastante corto, en ocasiones de un mes y medio. Sus hojas son grandes, a veces del tamaño de un plato con los peciolos muy anchos, siendo plantas que crecen en forma de árbol de navidad, con unos cogollos extremadamente resinosos y compactos.

Si te preguntas que variedad cultivar, te daremos algunos consejos:

variedades sativa e indica. Foto cannabiscafé
variedades sativa e indica. Foto cannabiscafé

– Tú mejor que nadie conoces tu clima. Si cultivas en exterior, no te arriesgues con sativas de floración larga si las primeras lluvias suelen aparecer a principios de otoño. Opta por índicas o híbridos que te permitan cosechar a finales de verano o principios de otoño.

– Si buscas una variedad para pasar buenos momentos con los amigos, no optes por índicas si no quieres que el buen momento que esperas se convierta en una convención de zombies. Cultiva alguna sativa o híbrido con predominancia sativa para reír, jugar, debatir…

– Por el contrario, si buscas una variedad para pasar momentos tranquilos, de relajación o irte a dormir, no escojas variedades sativas si no quieres pasarte la noche contando ovejas. Puede que tras varias horas tengas un rebaño que te echará de cama con unas ojeras y muy pocas ganas de empezar un día sin apenas dormir.

– Aunque cultivar genéticas distintas es la mejor opción para tener una despensa variada y poder echar mano a un cogollo dependiendo de la ocasión, mezclar índicas con sativas a veces llega a ser un desastre si lo hacemos en interior. Mientras que las índicas como máximo llegan a doblar su altura, las sativas pueden triplicarla, cuadriplicarla o más. Siempre puedes optar por usar alguna técnica con las sativas como el main-lining, realizar podas o cultivarlas en macetas pequeñas, que evitará que estiren tanto y terminen tapando completamente a las plantas más pequeñas. Ten en cuenta que cuando coseches las índicas las sativas quizá anden por mitad de floración, así que ten preparados unos esquejes para rellenar los huecos y cosechar finalmente unas y otras casi al mismo tiempo.

6 10.183 vistas

Es bien sabido por todos los cultivadores y consumidores que las mejores zonas para obtener grandes y voluminosas plantas son aquellas donde más calor haga, tales como el valle del rift en África , ya que junto con mucha agua, nos llevara a un éxito absoluto.

Pero sin embargo, hoy en día se han desarrollado nuevas variedades resistentes a bajas temperaturas, y que nos vendrán de perlas en estas épocas más frías que entran a partir de septiembre hasta marzo más o menos.

Bueno pues dentro del listado de todas las variedades resistentes al frío, he aquí un resumen con las mejores:

Early Skunk, Black Domina, Durban, Jamaican Pearl ( Sensi seeds)
Mazar de Dutch passion.

Afghan Kush y Mazar Kush de World of Seeds con un contenido de THC altísimo.

White Rhino de Green House, una buena planta de cannabis medicinal.

California Hash Plant y White Siberian de Dinafem, han recibido numerosos galardones en diferente Cannabis Cup Europeas.

-Himalaya Gold de Green House. Ideal para cultivar en zonas de montaña.

Y aquí otras tantas agrupadas por tipos:

Semillas feminizadas: Easy Sativa, Belladona de Paradise Seeds, Snow Bud High Altitude, Biddy Early de Serious Seeds, AMS, PCK, Shaman, Passion, Frisian Dew.

Semillas regulares: Early Queen de Mr.Nice, Biddy Early,2 Pounder, Pakistan Chitral Kush de Cannabiogen, Bangi Haze d’Ace Seeds, Shaman, Passion, Nepal jam.

Variedades autoflorecientes: Dark Devil de Sweet Seeds, Moby Dick Auto de Dinafem, Hobbit Auto y Afrodite de Kannabia, Auto New York City de Pyramid Seeds, Tundra #2 de Dutch Passion, etc.

Las más recomendables son las autoflorecientes ya que en tan solo 3 meses las tendremos cosechadas y comienzan el proceso de floración automáticamente independientemente del tiempo de luz.

Aquí tenéis un buen surtido de bancos de semillas

0 9.240 vistas

Casi todo el mundo sabe qué aspecto tiene una planta de cannabis, incluso aquellos que no lo consumen. Pero no mucha gente sabe que el cannabis también es capaz de producir mutaciones extrañas y maravillosas, y algunas de ellas ¡ni siquiera parecen o huelen como la marihuana!

De hecho, algunos de estos ejemplares mutantes han servido de base para programas de cría, y para desarrollar algunas variedades comerciales interesantes y útiles. Por otro lado, aunque muchas mutaciones no sirven para nada o son perjudiciales, ¡su aspecto mola mucho y resultan muy interesantes! Así, sin más preámbulos, aquí tienes algunos de nuestros bichos raros favoritos…

Filotaxis verticilada

Filotaxia verticilada
Filotaxia verticilada

La filotaxis verticilada es una mutación relativamente común y hace que crezcan tres hojas a partir de cada nodo, en lugar de los dos habituales. Además de la hoja añadida, también se genera una rama adicional en cada nodo, lo que significa que las plantas con filotaxis verticilada suelen crecer ¡mucho más tupidas!

La filotaxis verticilada resulta hermosa y puede producir un rendimiento ligeramente mayor, pero, por lo general, se considera relativamente inútil para los criadores ya que el rasgo suele desaparecer al realizar cualquier esfuerzo para desarrollar variedades genéticamente puras (true-breeding).

Ducksfoot

Ducksfoot
Ducksfoot

La variedad de cannabis “Ducksfoot” presenta hojas palmeadas muy anchas, que recuerdan a las membranas de las patas de un pato, ¡de ahí su nombre maravillosamente descriptivo! Durante el período vegetativo, Ducksfoot (así como los muchos cruces que ha generado) casi no parece una planta de cannabis, e incluso en plena floración, su apariencia y olor son muy engañosos.

Las hojas palmeadas se consideran una mutación de utilidad, ya que se puede desarrollar con éxito en variedades genéticamente puras, lo que representa una ventaja para los cultivadores que quieren disimular o camuflar su cosecha, sin sacrificar la potencia.

Fenotipo rastrero

Mutants-3-150x150
Fenotipo rastrero

El fenotipo rastrero es una mutación extraña que, generalmente, se encuentra en variedades tropicales, que suelen crecer extremadamente grandes, en condiciones muy húmedas. Algunas de estas variedades tropicales muestran una clara tendencia por la que sus ramas más bajas y pesadas se inclinan hasta tocar el suelo. En ese punto, las ramas siguen creciendo a lo largo del suelo, y pueden llegar a formar nuevos sitios de raíces donde la parte inferior del tallo ¡toca el suelo!

El fenotipo rastrero puede resultar de gran utilidad, ya que disimula la planta en cierto modo, y también puede conferir cierto vigor extra a través de los sitios de enraizamiento adicionales. Sin embargo, parece que este fenotipo es muy poco frecuente, y no se ha desarrollado en ninguna variedad conocida.

Australian Bastard Cannabis (ABC)

Australian Bastard Cannabis
Australian Bastard Cannabis

Esta mutación rara y muy poco frecuente se encontró, según la sabiduría de los foros de internet, por primera vez en el campo, cerca de Sídney, en Australia, en la década de 1970 o de los 80. Ninguna otra mutación tiene una apariencia tan radicalmente diferente a la de una planta regular de cannabis. Esta extraña anomalía crece más como la hierba que como un arbusto erecto. Sus hojas no tienen la típica forma serrada, sino que son suaves y brillantes, y cada folíolo no suele medir más de 5 cm.

La ABC original es una planta cañamizada con un contenido bajo en cannabinoides, pero algunos criadores underground que han experimentado con la variedad han conseguido producir plantas que parecían la ABC pero presentaban niveles mucho mayores de THC.

La ABC se dio a conocer en los círculos de cultivo cuando apareció por primera vez hace alrededor de una década, pero aunque los programas de cría prometían mucho al principio, parece que no hay ninguna variedad comercial disponible en el mercado.

Cannabis parecido a una vid

Parecido a una vid (© shroomery.org)
Parecido a una vid (© shroomery.org)

Aquí es donde las cosas se complican un poco. Varios de los criadores underground que experimentaron con la genética de ABC informaron de que habían realizado cruces que, en realidad, tenían características parecidas a las de una vid, incluida la capacidad de formar tallos que se envuelven en forma de espiral los unos con los otros, como una planta enredadera.

Parece que esta mutación es extremadamente rara y que no se ha observado más allá de estos pocos experimentos anómalos. Sin embargo, cabe destacar que el pariente más cercano de la planta de cannabis, el lúpulo, crece como una vid y tiene zarcillos en espiral, muy similares a los encontrados en estos cruces concretos de ABC. Por lo tanto, es muy posible que el género cannabis contenga todavía la capacidad genética de producir plantas parecidas a la vid dentro de su genoma.

Más allá de su rareza y apariencia extremadamente inusual, las características de la vid no parecen resultar muy ventajosas, y nunca se ha desarrollado ninguna variedad comercial.

Cogollos en las hojas

Cogollos en las hojas (© growweedeasy.com)
Cogollos en las hojas (© growweedeasy.com)

Por lo general, los sitios de flores en las plantas de cannabis se producen en los nodos, en el mismo punto a partir del que se originan los pecíolos (tallos de las hojas). Sin embargo, una mutación relativamente frecuente puede hacer que se formen cogollos en el otro extremo del peciolo, en la base de las propias hojas.

Esta mutación presenta una apariencia inusual e interesante, y con frecuencia se cree que supone una ventaja debido a los sitios de cogollos adicionales. Sin embargo, en realidad, posiblemente sea mejor quitar estas hojas tan pronto como se observen, ya que los cogollos producidos en estos sitios suelen ser muy pequeños, y absorben nutrientes que se podrían destinar al desarrollo de los principales sitios de flores.

Poliploidía

Mutants-7-150x150
Poliploidía

Los poliploides son organismos individuales que poseen el doble de la cantidad normal de cromosomas que la especie a la que pertenecen. A veces, este rasgo puede predeterminarse en especies de plantas a través de los programas de cría, por ejemplo, el trigo duro (utilizado para hacer pasta) es una forma poliploide de trigo creado a través de un cruce entre especies de dos gramíneas, con la cantidad habitual de cromosomas.

En el cannabis, en raras ocasiones se pueden producir casos espontáneos de poliploidía si falla el proceso normal de división celular durante el desarrollo, y además puede inducirse en plantas, que de otro modo se desarrollarían normalmente, mediante el tratamiento con una potente sustancia química llamada colchicina.

La poliploidía se considera de utilidad, ya que se cree que causa un aumento considerable en la producción de THC, así como gigantismo (¡plantas XL con cogollos XL!). Hasta ahora, parece que no se ha desarrollado ninguna variedad genéticamente pura, a pesar de que los rumores en los foros de internet sugieren que, por lo menos, un criador está intentándolo.

Fenotipo erguido gigante

Mutants-8-150x150
Posible fenotipo erguido gigante

Esta mutación relativamente frecuente suele producirse como resultado de la hibridación, y toma la forma de plantas de cannabis enormes que tienen un aspecto muy parecido a las indicas, pero que presentan la altura de sativas tropicales gigantes. En lugar de mostrar la estructura silvestre de múltiple ramificación de dichas sativas, el fenotipo erguido gigante presenta un tallo central enorme de 2-4m de altura, con la forma de un árbol de Navidad o de un candelabro. Sin embargo, los informen señalan que las hojas suelen ser estrechas, a diferencia de las hojas amplias de las variedades índica.

El fenotipo erguido gigante resulta impresionante y produce cantidades increíbles de flores, pero tiene una utilidad limitada para la cría de interior comercial, ya que la altura excesiva es una gran desventaja en interior.

Plántulas dobles

Plántulas gemelas o dobles (© growery.org)
Plántulas gemelas o dobles (© growery.org)

Otra mutación común que se encuentra en el cannabis son las semillas poliembriónicas. Las semillas poliembriónicas contienen más de una plántula, y cuando han germinado, sorprenden a sus propietarios al presentar dos raíces primarias en vez de una.

Si se manejan con cuidado, se puede quitar la cápsula de la semilla después de un día o dos y separar con cuidado las dos plántulas. Una vez separadas, las dos plántulas deben crecer felizmente en dos plantas saludables—y curiosamente, mientras que una de las dos plantas será la descendencia normal de su madre y de su padre, la otra será un clon de su madre.

Aunque es más frecuente que aparezcan dos plántulas, también se han observado algunas semillas poliembriónicas de tres plántulas. Sin embargo, aunque se trata de una mutación interesante, no confiere muchas ventajas al criador, y al parecer no se ha realizado ningún esfuerzo para desarrollar una variedad poliembriónica genéticamente pura.

Albinismo y variegación

La variegación
La variegación

En algunos casos extremos, todos los genes que controlan la producción de clorofila pueden desactivarse, y la planta será totalmente albina. Sin embargo, las plantas que requieren la fotosíntesis para vivir no pueden sobrevivir ni alcanzar la madurez plena si son albinas, ya que se necesita clorofila para que se produzca la reacción de la fotosíntesis.

La variegación resulta hermosa a la vista, pero en general se considera inútil o incluso perjudicial, ya que reduce la capacidad de la planta para la fotosíntesis y, como consecuencia, compromete su capacidad para lograr la mejor salud y el máximo rendimiento posibles.

Por Seshata

1 3.983 vistas

El té de compost es el compost tradicional sumergido en agua, para crear un extracto que se usa para empapar la tierra o como abono foliar. Los agricultores llevan utilizado el té de compost durante generaciones como una forma barata y eficaz de añadir nutrientes a las plantas. Sin embargo, la comunidad del cannabis solamente ha tomado conciencia del potencial del té de compost, más o menos, durante la última década.

Actualmente, se encuentran disponibles innumerables productos en el mercado, de modo que si quieres, puedes mezclar tu propio té de compost en minutos de un paquete. Sin embargo, hacer tu propio té de compost es una manera divertida y gratificante de aprender más sobre los nutrientes vegetales orgánicos, y a largo plazo va a resultar mucho más barato que comprar los caros productos premezclados.

¿Por qué debería hacer té de compost para mis plantas de cannabis?

Casi todos los cultivadores de cualquier planta son conscientes de que añadir compost a la tierra o al sustrato puede enriquecerlos muchísimo. Los cultivadores de cannabis orgánico que mezclan su propia tierra utilizan el compost o sus componentes (como el humus o el humus de lombriz) como aditivos del sustrato, y las mezclas de sustrato comercial suelen contener una buena proporción de los mismos.

Compost-tea-2-250x167
El té de compost es una forma barata y eficaz de mejorar la salud de la tierra (© Suzie’s Farm)

Las premisas básicas de enriquecer el sustrato con compost son la provisión de micro y macro nutrientes a tu tierra; mejorar el drenaje, la aireación y la textura del suelo; y (por último pero no menos importante) el desarrollo de la llamada “red de alimento del sustrato”—los hongos, las bacterias y otros microorganismos benéficos que viven de forma natural en el suelo—que crean relaciones simbióticas con las plantas y pueden mejorar considerablemente su salud y el rendimiento en general.

El té de compost nunca debe sustituir totalmente a los aditivos tradicionales del sustrato, pero puede ser una forma excelente de complementar y añadir a tu “red de alimento del sustrato” cuando se utiliza para empapar o mojar la tierra. El té de compost también contiene abundantes micronutrientes que pueden ser absorbidos a través de los estomas de las hojas cuando se utiliza como pulverización foliar.

Entonces, ¿qué tengo que hacer?

Necesitarás:

Compost-tea-3-250x179
Utiliza piedras de aire y una bomba para airear la mezcla de té (© Stefano Lubiana)

-10 litros de compost orgánico de buena calidad y bien aireado, ya sea comprado previamente o hecho en casa (Si se hace en casa es mucho más barato. Si haces tu propio compost, asegúrate de que está completamente maduro antes de su uso)
-un cubo de 20 litros
-una bomba de aire de un acuario con 2 o 3 piedras de aire
-250 ml de melaza orgánica sin azufre
-10 litros de agua
-un palo largo o una pala para remover
-muselina, gasa o un tejido natural similar para colar la mezcla

El método:

-llenar el cubo de 20l con 10l de compost y cubrirlo con 10l de agua
-añadir 250 ml de melaza (puede que necesites más en climas fríos, ya que los microorganismos necesitan más energía para reproducirse)
-remover la mezcla a fondo, asegurándose de mezclar bien hasta que los sólidos se depositen en el fondo
-colocar la bomba de acuario y las piedras en el interior del cubo y encenderla, para airear la mezcla
-dejar reposar durante 2-3 días, removiendo por lo menos tres veces al día

Compost-tea-4_small-250x166
El té está listo cuando ha adquirido un tono marrón oscuro y un agradable aroma (© Stefano Lubiana)

Después de 2-3 días, comprueba el olor de la infusión de té de compost. Si huele desagradable o fermentado, agrega un poco más de melaza, remueve y déjalo reposar durante otro día antes de comprobarlo de nuevo. Nunca se debe dejar reposar la mezcla durante más de 3 o 4 días.

Cuando haya adquirido un aroma agradable que huele ligeramente a moho, está listo para colarlo a través de la muselina o gasa utilizada. Siempre hay que utilizar el té de compost dentro de las primeras horas después de ser decantado. Si no es posible, se puede añadir un poco más de melaza y conectar la bomba de nuevo, de modo que se proporcione a las bacterias oxígeno y nutrición. De esta manera, puedes alargar su vida durante unos pocos días, pero ¡nunca lo dejes durante más tiempo!

Por Seshata

0 2.467 vistas

Debido a la constante crisis en la que se encuentra inmersa el país , el cultivo de cannabis ha crecido considerablemente en los últimos años, creando un sector sólido y con un gran abanico de productos que facilitan y satisfacen las necesidades del consumidor.

Una practica muy extendida es el cultivo de cannabis en exterior, terrenos , balcones, áticos…. pero esto cada vez supone un mayor problema para los cultivadores. Debido al olor que desprende nuestra querida planta madre y a lo llamativo de sus hojas y tamaños la convierten en foco de quejas por parte de vecinos y en algo atractivo para los amigos de lo ajeno ,que ven la salvación en tus magnificas plantas.

Todo esto ha llevado a que el cultivo INDOOR ​coja cada vez mas fuerza y que numerosas personas opten por la opción de instalar luminarias en las habitaciones de sus casas pensando que de este modo esta todo bajo control y a salvo de los malos…. nunca mas lejos de la realidad.

Gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías podemos encontrar productos que nos controlan el clima, extraen el calor de nuestra sala, relojes que encienden y apagan de forma automática las luces… así como sistemas más complejos de control de dosificación automática de nutrientes, centralitas para CO2…..

Pero el desarrollo tecnológico también existe para el resto de ámbitos de la vida. Encontramos cámaras térmicas que caben en la palma de la mano, muchísimo mas pequeñas que las que estamos acostumbrados a ver en las aeronaves de control térmico o en las películas de Hollywood.

uno

El abaratamiento de esta tecnología ha permitido que una cámara térmica este al alcance de cualquiera por un coste no muy elevado, lo que ha llevado a que nuestros cultivos indoor estén mas desprotegidos que nunca

dos

Las potentes lamparas que se instalan las salas de cultivo desprenden calor constante, lo que las convierte en un blanco perfecto para este tipo de cámaras.

ejemplo lectura térmica positiva:

tres

En este ejemplo practico se muestran dos “viviendas”. La “vivienda” de la derecha tendría

cuatro

         un cultivo indoor en su interior.

Para contribuir a la protección de vuestros cultivos esta a disposición en las tiendas growshop DISSWAT , un aislante térmico de aleación metálica. DISSWAT , gracias a su composición , ofrece numerosas ventajas a todo los cultivadores. No solo tendrás protegido tu cultivo de posibles lecturas térmicas sino que ademas tus paredes estarán protegidas de humedades y salpicaduras producidas por los riegos, y siempre podrás tener DISSWAT reluciente gracias a su fácil limpieza.

cinco

seissieteochoOtra características única de DISSWAT es el retardo en la propagación de la llama en caso de cortocircuito en la sala de cultivo

nuevediezAdemas de contribuir al mejor funcionamiento de las maquinas de aire acondicionado gracias a su cámara interna que actúa de barrera entre el clima externo y el micro-clima de nuestra habitación de cultivo.

once

Sin darle menos importancia a la protección térmica que brinda a nuestra sala de cultivo de ojos ajenos. Prueba de ello es este ejemplo practico que se expone a continuación:

doce

disponemos el ejemplo de dos viviendas representadas por dos cajas de cartón. El foco que se encuentra delante de la caja de la derecha es de 150wts de potencia, mientras que el foco que se encuentra delante de la caja de la izquierda es de 300 wts

trce

La caja de la derecha tal cual se muestra en la fotografía no lleva DISSWAT instalado.

catorce

La caja de la izquierda lleva instalado en su interior DISSWAT, y recuerdo que la potencia del foco de la izquierda es de 300 wts, el doble que el otro.

quince

y cubrimos ambos con las cajas

dieciseis

diesisietePosteriormente medimos en tiempo real con la cámara térmica :

cuatro

Obvio es el resultado . La caja protegida con DISSWAT a pesar de albergar el foco de 300wts NO MUESTRA NINGUNA SEÑAL DE CALOR. Mientras que la caja de la derecha, conteniendo el foco de 150wts que es la mitad de potencia que el otro,revela claramente que en su interior existe una fuente importante de calor.

Esta prueba esta llevada al extremo , es decir , nuestra sala de cultivo nunca sera tan pequeña como estas cajas y mucho menos serán de cartón, por lo que queda en evidencia el alto poder de protección que ofrece este gran producto .

DISSWAT , Y DUERME TRANQUILO

Síguenos en nuestro canal de Youtube. Para mas info: infokit.disswat@gmail.com ¡¡¡¡si no sabes donde adquirirlo nosotros te lo diremos!!!!