LaMarihuana.com es una división de Freedom Leaf, Inc. una empresa dedicada al activismo cannabico, auditada y cotizando en el mercado de valores (OTCQB: FRLF)
Tags Posts tagged with "España"

España

0 166 vistas

Un español ha sido el artista que ha decorado la Iglesia Internacional del Cannabis de Denver, arte para las paredes de su templo.

El madrileño Okuda San Miguel fue el encargado de decorar artísticamente la Iglesia Internacional del Cannabis (The International Church of Cannabis) en Denver. Para decorar el templo se utilizaron los característicos colores vibrantes y líneas geométricas, mirando hacia la civilización precolombina que estuvo durante siglos presente en Centroamérica.

Okuda San Miguel estudio Bellas Artes y en sus principios era un artista del graffiti trabajando en espacios abandonados de la calle, viejas fabricas y muros ferroviarios. En España y en esa época no se tenían muchos problemas con la policía con este arte urbano.

The International Church of Cannabis

Okuda dijo en una entrevista a Prohbtd, que aunque es de Madrid, nunca trabajó decorando ningún club de cannabis en España. Si que llegó a colaborar con un amigo suyo que trabajó en uno de estos clubes, e hizo varios lienzos para ellos, esa fue su única aportación.

Aparte de decorar artísticamente The Internationational Church of Cannabis, también decoró en España, la abandonada iglesia de Santa Bárbara y posteriormente convertida en una sala de Skate board. En Marruecos, otra Iglesia abandonada también pasó por la mano de Okuda y gustó tanto su acabado, que pese a la religión musulmana del país, los ciudadanos quisieron hacerse un selfie con el artista.

Sala de Skate Board en iglesia de Santa Bárbara

La Iglesia Internacional del Cannabis de Denver, no solo puede ser un perfecto espacio para ser participe de su oración, sino que también su visita al templo puede ser artísticamente muy interesante.

0 178 vistas

Esta es la segunda parte del artículo sobre cannabis y conducción en España. Analizamos las razones que justifican la estrategia represiva de los test de drogas, y te aconsejamos sobre cómo protegerte, con consejos prácticos por si te hacen parar el vehículo.

En la primera parte de este artículo, veíamos cómo el gobierno español reprime a los usuarios de cannabis con la excusa de la conducción. Ahora conoceremos las consecuencias de esa estrategia y su uso como impuesto punitivo contra los cannábicos, además de los intentos que, en el plano jurídico, se están haciendo para frenarla. Y por si acaso, algunos consejos para quienes se tengan que enfrentan a un control anti-drogas en carretera.

La posibilidad de dar positivo en cannabis al volante muchas horas después del consumo está teniendo un efecto devastador en la comunidad cannábica española. Las consecuencias de un positivo son duras: Si nos han parado en un control y damos positivo, la multa es de 1.000 euros y se pierden seis de los doce puntos del permiso de conducir. Si además hay signos de estar bajo los efectos de la planta, la infracción puede convertirse en delito y llevarnos incluso a la cárcel. En el caso de verse involucrado en un accidente, aunque no se sea culpable del mismo, también es probable que nos veamos envueltos en un proceso penal. A eso hay que añadir que las compañías de seguros han empezado a denegar la cobertura a quienes hayan dado positivo en drogas.

Forzados a Abstenerse de Consumir Cannabis y Conducir

Ante esta situación, muchos usuarios que necesitan conducir en su vida cotidiana, sobre todo por trabajo, están abandonando totalmente el consumo. Lo que han hecho otros ha sido dejar de conducir, aunque mucha gente no se lo puede permitir. En la práctica, esta estrategia está sirviendo para criminalizar de forma indirecta a quienes consumimos cannabis. En un país donde consumir nunca fue delito, vincular el simple consumo a delitos contra la seguridad del tráfico está teniendo el efecto perverso de obligar a la abstinencia a amplios sectores a los que la tradicional represión por vía administrativa (con cientos de miles de multas al año) no había conseguido doblegar.

El gobierno de Rajoy ya ha dejado claro que, si puede, irá más allá en la represión. Por un lado, a principios de 2017 anunció que estaba preparando un nuevo test que evitaría tener que hacer una segunda prueba en el laboratorio y que multiplicaría el número de pruebas por diez. Por suerte, al poco tiempo el propio López-Rivadulla desmintió esa posibilidad. Sin embargo, hay otra reforma que sí podría salir adelante: La propuesta de que quienes tengan un segundo positivo en alcohol o drogas no recuperen nunca el permiso de conducir, algo que en una sociedad tan dependiente del vehículo privado puede suponer problemas muy graves.

El Test de Drogas 5000 de Dräger: Una Máquina de Hacer Dinero

El otro efecto perverso que está teniendo esta estrategia es la creación de otro impuesto punitivo contra las personas usuarias de cannabis, que somos la gran mayoría de consumidores drogas ilícitas. La propia Dräger, en las presentaciones de su producto en ayuntamientos y comunidades autónomas, destaca la gran cantidad de dinero que se puede recaudar a través de las multas. En su web, Dräger destaca entre las ventajas del producto el “límite de detección extremadamente bajo para el THC como principal ingrediente activo del cannabis”. En otras palabras, Dräger está ofreciendo un aparato dirigido básicamente a cazar cannábicos, sean un peligro para la conducción o no.

Para conseguir detectar a más conductores que hayan consumido cannabis, Dräger ha establecido el punto de corte para la detección en solo 5 nanogramos de THC por mililitro de saliva en los test in situ, frente a los 20 ng/ml para opiáceos y cocaína o los 50 ng/ml para las anfetaminas. Curiosamente, los responsables del gobierno, cuando hablan del tema en público dicen que el corte para el cannabis está en 25 ng/ml, cuando tanto el fabricante como los estudios de evaluación encargados por el propio gobierno lo niegan. En los test de laboratorio, el punto de corte baja aún más: solo 1 ng/ml para el cannabis frente a 5 ng/ml para la heroína, 20 para la morfina o 25 para la MDMA, algo que no guarda proporción con las respectivas dosis activas mínimas. En este punto, hay que tener en cuenta que en la legislación española la muestra analizada in situ se considera un simple indicio, mientras que la muestra analizada en laboratorio, cuyo nivel de detección es cinco veces menor, se considera una evidencia. Si añadimos que en el caso del cannabis no hay correlación clara entre los niveles en sangre y en saliva, la indefensión es total.

Uso de Cannabis Medicinal, CBD, y Conducción

Fotografía que muestra un porro liado, unos cogollos de marihuana y las llaves de un coche.

A este desolador panorama debemos sumarle la situación de las personas que usan cannabis con fines terapéuticos. La Ley de Tráfico excluye de la sanción “aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica”. El problema es que el único fármaco cannábico autorizado en España es Sativex©, y solo como segunda opción en la esclerosis múltiple, de forma que pocas de las miles de personas que usan cannabis medicinal en España van a poder acogerse a esa excepción. Además, la ley aclara que la excepción se aplica “siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción”. Como no se ha establecido con qué cantidad de THC en sangre o saliva se empieza a perder esas facultades, es probable que el destino de los usuarios terapéuticos de cannabis en España sea tener que dejar de conducir sin excepción. Y como las indicaciones autorizadas para derivados del cannabis irán sin duda aumentando, también lo hará el número de personas afectadas por la prohibición de conducir. En caso contrario se arriesgarán a sanciones graves, incluso a cometer delito.

En cuanto al CBD, aunque no hay datos claros al respecto, algunos expertos han alertado de que la gran similitud estructural entre THC y CBD podría dar lugar a que se confundan y, por tanto, si realmente los drogotest confunden ambas sustancias, los usuarios de CBD pueden también ser perseguidos a pesar de que la sustancia que consumen no es psicoactiva y, por tanto, no puede afectar a la conducción. Sin duda, hacen falta estudios que profundicen en la cuestión.

No Todo Está Perdido – se aceptan recursos contra la nueva ley de tráfico

Frente a esta situación, la reacción ya ha comenzado, sobre todo en el ámbito jurídico. Son numerosos los recursos contra resoluciones basadas en la nueva Ley de Tráfico y para ello se basan en los diversos puntos débiles de la legislación. El primero de ellos es la inexistencia de una regulación en los niveles de principios activos que hay que tener en sangre o en saliva para poder hablar de afectación a la conducción, lo que provoca que, a diferencia de lo que sucede con los alcoholímetros o los radares que usa la policía, los test de drogas carezcan de homologación metrológica oficial. En segundo lugar, al castigar la presencia de THC y no los efectos peligrosos para la conducción, se están extralimitando en su misión de proteger la seguridad en el tráfico, castigando a personas que no suponen riesgo. Y en tercer lugar, al sancionar consumos no peligrosos se invade la intimidad de las personas, castigándolas por una actividad, el consumo de cannabis en privado, que en España no está sancionada.

En dos casos, estos recursos ya han llegado al Tribunal Constitucional.  Por un lado, un juzgado contencioso-administrativo de Vitoria presentó una cuestión de inconstitucionalidad contra la regulación de los test de drogas, al considerar que vulnera derechos fundamentales. Y por el otro, el estudio jurídico Brotsanbert, con la colaboración de Rafael Agulló, ha presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra una sanción impuesta a un conductor en Cantabria. Mientras acababa de redactar este artículo, este despacho ha conseguido una importante victoria, al lograr que el Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº1 de Alicante suspenda un procedimiento sancionador por dar positivo en test de drogas hasta que se resuelva la cuestión de inconstitucionalidad presentada en Vitoria. Este precedente puede servir para que se suspendan procedimientos en otros juzgados, y podría suponer un importante freno para la aplicación de la ley. Ya veremos qué sucede, pero todavía no se ha dicho la última palabra en este espinoso asunto. Cruzaremos los dedos.

Consejos y advertencias para los conductores que consumen cannabis en España

  1. El primer consejo, sin duda, sería precaución y moderación. Haya o no controles de carretera, lo cierto es que el cannabis puede afectar negativamente a la conducción, sobre todo en personas no habituadas a su uso, y eso supone riesgo para nosotros mismos y para los demás.
  2. Nunca se debe mezclar alcohol y cannabis si se va a conducir. El alcohol es sin duda la sustancia más peligrosa para la conducción por sí solo, pero además incrementa el riesgo de accidente si se consume junto con otras drogas. En el caso del cannabis, los estudios han comprobado que la mezcla con alcohol provoca un riesgo de accidente varias veces mayor que si se consume solo cannabis o solo alcohol.
  3. En España tanto la prueba de alcoholemia como la de drogas son obligatorias. Nunca debemos negarnos a realizarlas, porque en tal caso estaríamos cometiendo un delito.
  4. Después de fumar o consumir cannabis por vía oral, es conveniente enjuagarse la boca. No importa si se hace con agua, con zumo, con leche o con alguno de los productos que hay a la venta para evitar dar positivo, que en general se ha visto que son poco eficaces. Lo principal es lavar la boca para eliminar los restos de THC que puedan quedar, ya que pueden aumentar el nivel de THC presente en la saliva, que es lo que miden los test actuales.
  5. No hay un certificado oficial de calibración de los test de drogas, así que solicita verlo. Si nos piden que hagamos la prueba, debemos pedir que nos enseñen la certificación oficial de que el aparato de detección utilizado está debidamente calibrado para su uso. Nos dirán que no tienen el certificado, ya que no existe. Debemos intentar que los agentes hagan constar nuestra petición en la denuncia y, por supuesto, deberemos manifestarlo en el caso de presentar recurso contra una posible sanción.
  6. Si damos positivo en el test de saliva, podemos exigir que un facultativo nos haga un análisis de sangre en un centro médico. Lo normal es que los policías se nieguen, ya que eso significa abandonar el control que estaban llevando a cabo para llevar al presunto infractor al centro sanitario. Sin embargo, se han dado casos en los que los policías han desistido de imponer la multa por este motivo. Si insisten en denunciarnos sin llevarnos al centro médico, deberemos intentar que este punto conste en la denuncia que nos ofrecerán firmar, aunque no es obligatorio hacerlo.

Gracias a Claudio Vidal, Héctor Brotons, Nuria Calzada y Rafael Agulló, por su ayuda para la elaboración de este artículo.

by Martín Barriuso

0 535 vistas

¿Es peligrosa la conducción tras consumir cannabis? En España, el principal riesgo es sufrir sanciones graves. ¿Tienen base suficiente esas sanciones? ¿Se están haciendo bien las cosas? ¿Son siquiera los test de drogas fiables? Analizamos este tema en la primera entrega de un artículo de dos partes.

La conducción de vehículos se está convirtiendo en una actividad peligrosa para los usuarios de cannabis en España. El gobierno, a pesar de que los test de saliva siguen sin ser fiables, ha emprendido una estrategia que criminaliza a las personas usuarias. En esta primera parte analizamos el estado de la cuestión. ¿Son realmente fiables los test de saliva? ¿Es peligroso conducir si hemos fumado? ¿Qué es lo que se castiga realmente?

Los intentos para detectar y perseguir el uso de drogas ilícitas durante la conducción se iniciaron en los 80 en Estados Unidos. La Unión Europea comenzó a interesarse por este tema en los años 90, y España ha sido desde entonces uno de los países más activos en el desarrollo de este tipo de dispositivos de control. España es uno de los países con mayor prevalencia de uso de cannabis, cocaína y otras sustancias ilícitas dentro de la Unión Europea, e incluso a nivel mundial. Si a esto le sumamos la elevada incidencia que el abuso de alcohol ha tenido y tiene en los accidentes de tráfico en España, junto con el talante prohibicionista de los gobiernos de las últimas décadas, no es de extrañar que se hayan hecho grandes esfuerzos por perseguir a las personas que conducen habiendo usado drogas ilegales.

¿Son fiables los test de drogas para conductores?

El principal obstáculo con el que se han encontrado hasta ahora los gobiernos ha sido, por un lado, la falta de métodos fiables para detectar y medir la presencia de drogas en el organismo. Por el otro, la falta de información científica concluyente sobre cómo afecta la presencia de dichas drogas a la conducción. En los estudios llevados a cabo para comparar el efecto del alcohol y el cannabis en la conducción, vemos que no hay duda del efecto incapacitante del alcohol a partir de cierta dosis y tampoco hay discusión sobre el efecto multiplicador que tiene la mezcla de alcohol y cannabis. Sin embargo, el consumo de cannabis, por sí solo, no parece tener ese mismo efecto incapacitante, como demuestran los resultados de los ensayos en simuladores e incluso en conducción real con usuarios de la planta. Similares conclusiones se obtuvieron en la revisión de evidencias publicada este mismo año por la CDPC en Canadá.

Los efectos del cannabis se relacionan con la dosis y la experiencia

Los expertos creen que esto se debe a que el cannabis afecta sobre todo a funciones muy automatizadas, pero mucho menos a aquellas que requieren de control consciente. Al darse cuenta de que están afectados por el consumo, los usuarios desarrollan diversas estrategias para reducir el riesgo y el resultado es que su forma de conducir se distingue poco de la de quienes no han consumido sustancia alguna. También se resalta que el efecto está vinculado a dosis y a la experiencia, y que los fumadores más veteranos apenas resultan afectados. Aun así, las autoridades españolas insisten en que el cannabis es siempre peligroso para la conducción, sin importar que esa afirmación carezca de apoyo científico.

En España, se usan con los conductores test de drogas poco fiables

Foto de una mujer colocándose un frotis bucal de un test de drogas en el paladar. En su mano derecha, sostiene la jeringuilla vacía.

En los últimos veinte años, la Unión Europea ha llevado a cabo diversos estudios para determinar si los métodos disponibles para detectar drogas en los conductores son fiables o no. El primero fue el proyecto ROSITA, que se llevó a cabo entre finales de los 90 y comienzos de la década del 2000. A este estudio le seguiría el proyecto ROSITA II, entre 2005 y 2006. Ambos estudios, coordinados por el catedrático español Manuel López-Rivadulla, dejaron de manifiesto que los métodos disponibles entonces no eran suficientemente fiables, a pesar de lo cual se empezaron a usar regularmente en algunas regiones españolas.

El tercer estudio europeo fue DRUID (Driving Under The Influence of Drugs, Alcohol, and Medicines), que comenzó en 2006 y acabó en 2010. Las instituciones españolas afirman que en este informe se “reconoce la fiabilidad de los dispositivos de detección rápida”, como recoge la Memoria Anual 2010 de la Fiscalía General del Estado. Sin embargo, como denuncié yo mismo en 2015 durante la comparecencia que tuvimos las asociaciones cannábicas en la Comisión de Drogas del parlamento español, si miramos las conclusiones de DRUID, veremos que en ellas se afirma que “ninguno de los test ha alcanzado los niveles de eficacia exigidos en sensibilidad, especificidad y precisión para todos los test separados que incluyen”.

Muchos test, pero sin resultados fiables

A pesar de esa falta de eficacia, en estos últimos años se ha generalizado el uso de test de detección de drogas en la saliva por parte de los diferentes cuerpos de policía, de manera que decenas de miles de conductores son sometidos a las mismas cada año. También es obligatorio someter a pruebas de alcohol y otras drogas a todos los conductores implicados en accidente de tráfico, resulten ilesos, heridos o muertos. Sin embargo, no resulta fácil sacar conclusiones de los datos que proporciona la Dirección General de Tráfico. Para empezar, en el caso de los conductores fallecidos, la autopsia (teóricamente obligatoria) solo se les hace al 60% de ellos, sin que sepamos porqué se excluye al 40% restante y, por tanto, cómo influye esta exclusión en los datos finales. Por otra parte, las autoridades hablan con frecuencia –y seguramente de forma intencionada- de la abundancia de “positivos de drogas y alcohol”, como si todo fuera lo mismo. Además, como reconoce la propia DGT, una cosa es que exista presencia de sustancias psicoactivas en el organismo y otra que esa sea la causa principal del accidente, sin olvidar que, al ser los llamados test de drogas mucho más caros que los de alcoholemia, se utilizan de forma más selectiva y, por tanto, sesgada.

En 2016, la Guardia Civil realizó 60.942 pruebas de droga, de las que 23.822 (un 39%) dieron positivo. Los test de alcoholemia, en cambio, fueron nada menos que 4,6 millones, de los cuales 1,5%, (68.852) arrojaron un resultado positivo. Estos resultados no incluyen los test realizados por policías autónomas (País Vasco y Cataluña) ni por policías locales. Esta llamativa diferencia entre los porcentajes de positivos a alcohol y a otras drogas se mantiene no solo entre los conductores implicados en accidentes (4,5% de positivos de alcohol frente al 27% de positivos a otras sustancias psicoactivas), sino también en la EDAP, un estudio bianual en el que se hacen pruebas en carretera de forma aleatoria: el 12% de los conductores estudiados habían consumido drogas distintas al alcohol, el 3% dio positivo de alcohol, y el 1,5% tanto de alcohol como de otras sustancias. Si tenemos en cuenta que la prevalencia del consumo de alcohol en España (cerca del 80%) es bastante mayor que la suma de todas las drogas ilícitas y de todos los hipnosedantes legales juntos, está claro que pasa algo raro.

Prohibido fumar cannabis, aunque ni siquiera te afecte

Sin duda, la clave para entender esta diferencia es el hecho de que la vigente Ley de Tráfico establece la prohibición de circular “con tasas de alcohol superiores a las que se determine”, mientras que para el resto de drogas basta con la “presencia en el  organismo”. Evidentemente, no es lo mismo la simple presencia que “estar bajo la influencia”, como decía la ley anterior. Ante la acusación de estar castigando a personas que, aun teniendo restos de cannabis u otras sustancias en el organismo, no representan riesgo para la conducción, el gobierno se defiende diciendo que los test (de la marca alemana Dräger Drugtest 5000) están calibrados de manera que solo detectan consumos llevados a cabo con una antelación máxima de entre 3 y 6 horas.

De entrada, es cuestionable que se castigue por consumir cannabis hasta 6 horas antes, cuando es sabido que el efecto, incluso por vía oral, suele durar mucho menos. De hecho, la NHTSA (el equivalente a la DGT en EEUU) recoge en sus documentos que el efecto del cannabis en la conducción dura alrededor de tres horas. Pero todo indica que ese plazo de detección es en realidad mucho mayor, como lo demuestra la gran cantidad de gente que se dirige a las asociaciones y abogados especializados diciendo que le han sancionado al día siguiente e incluso dos días después de haber consumido. También abundan los positivos entre fumadores pasivos, lo que demuestra que la cantidad necesaria para poder ser sancionado es mínima.

Un test nada fiable

El responsable de la evaluación de los test, Manuel López-Rivadulla, dice que “un resultado positivo en el test significa que esa persona ha consumido entre las tres y las nueve horas, siendo muy generoso”. Aunque también admite que hay consumidores habituales de cannabis que “a lo mejor de esas 9 horas pueden pasar a 12 horas como mucho”, o sea, cuatro veces más de lo que dura el efecto. Si miramos las estimaciones del fabricante, Dräger, resulta que el plazo de detección estaría entre unos minutos y 24 horas. Ahora bien, incluso esto parece no ser cierto, porque cuando la asociación Energy Control -una de las principales organizaciones de reducción de riesgos en España- se dirigió por escrito a Dräger para preguntar cuánto tiempo hay que estar sin consumir cannabis para estar seguro de no dar positivo, respondieron que no lo sabían. La inseguridad, por tanto, es absoluta.

Este interés en restar importancia a la imprecisión de los Drugtest 5000 es perfectamente comprensible en el fabricante, que al fin y al cabo quiere vender su producto. Pero, ¿cuál es el interés de los evaluadores, supuestamente independientes? Probablemente el económico, ya que el Servicio de Toxicología Forense de la Universidad de Santiago, que dirige López-Rivadulla, obtuvo el contrato –de casi 1,5 millones de euros al año- para realizar las pruebas de laboratorio del Drugtest que complementan los test en carretera. Por supuesto, si hubieran dicho, como hizo la Unión Europea, que el test no es suficientemente preciso, se habrían quedado sin contrato, así que este evidente conflicto de intereses debería hacernos dudar de la objetividad de sus afirmaciones.

Gracias a Claudio Vidal, Héctor Brotons, Nuria Calzada y Rafael Agulló, por su ayuda para la elaboración de este artículo.

 by Martín Barriuso

0 351 vistas

España se está quedando atrás en la regulación del cannabis medicinal. Los pacientes denuncian su abandono por parte de un gobierno pasivo que les niega el acceso legal al tratamiento que necesitan, a pesar de las evidencias científicas. El OECM pide la legalización urgente del cannabis medicinal porque los pacientes no pueden seguir esperando. Sigue leyendo.

El Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM) convocaba una rueda de prensa, el jueves día 14 de septiembre, en la que pacientes y expertos en la materia denunciaban que España se está quedando a la zaga en lo que respecta a la regulación y legalización del uso del cannabis medicinal. Los pacientes se sienten abandonados por un gobierno que no les permite acceder de forma legal al tratamiento a base de cannabis que necesitan. A pesar de las evidencias científicas y médicas – que avalan sus beneficios medicinales y sus aplicaciones terapéuticas para múltiples enfermedades y trastornos – recopiladas a lo largo de décadas de investigación, el gobierno del país da pasos excesivamente tímidos cuando se trata del cannabis. Pero los pacientes no pueden esperar eternamente y necesitan que el gobierno actúe con urgencia.

El OECM, organización formada por pacientes, familiares, médicos y científicos, quiere dar la voz de alerta sobre la urgencia de facilitar a los pacientes españoles el acceso de forma legal al cannabis medicinal – un tratamiento que ha demostrado su eficacia médica y que ya está regulado en muchos países, como Estados Unidos, Uruguay, Colombia, Canadá, Países Bajos, Italia o Alemania.

Logo del OECM, Observatorio Español de Cannabis Medicinal (CC. http://oedcm.com/NUEVAWEBOEDCM/)

Riesgos para los pacientes a nivel jurídico, económico y sanitario

Las estimaciones indican que, en España, a día de hoy, hay entre 50.000 y 100.000 personas que usan cannabis con fines medicinales. El OECM denuncia que, ante la imposibilidad de conseguirlo legalmente, estos pacientes se ven obligados a tener que obtenerlo en el mercado negro con los riesgos y consecuencias negativas que acarrea esto a nivel jurídico, económico y sanitario.

Y es que los pacientes españoles de cannabis medicinal se ven expuestos a ser tratados como simples delincuentes porque, tras la aprobación en 2015 de la Nueva Ley de Seguridad Ciudadana, aquellos encontrados en posesión de cannabis – independientemente de la finalidad que tenga – pueden ser sancionados con multas que van de 600 y 30.000 euros. Además, el cannabis conseguido a través de esta vía no tiene ninguna garantía sanitaria para los pacientes, y puede ser de mala calidad e incluso estar contaminado.

Aunque a los pacientes les queda la opción de recurrir a un Club o Asociación de Cannabis, para tener garantías relativas a la calidad de la sustancia, siguen arriesgándose a ser sancionados en cuanto salen a la calle por la puerta del club, por llevar encima una sustancia ilegal en la vía pública. En cualquiera de los dos casos anteriores, los pacientes tampoco cuentan ni con el asesoramiento, seguimiento, ni con la supervisión de un profesional médico del sistema sanitario público, por lo que tienen que terminar automedicándose.

Como explicaba la presidenta del OECM, Carola Pérez, en la rueda de prensa celebrada el jueves, “Se nos niega el acceso a un compuesto que es una medicina. Los tratamientos médicos convencionales a veces no funcionan y el cannabis ayuda a convivir con el dolor, abre el apetito y mejora el estado de ánimo“.

A esta situación de abandono en la que se encuentran los pacientes, hay que añadir que, como describía Carola Pérez, a pesar de que “muchos médicos recomiendan el cannabis en la consulta, no te dicen donde puedes conseguirlo“. Además, el coste del cannabis puede ascender hasta unos 800 euros mensuales, lo que no está al alcance de todos los bolsillos.

El cannabis medicinal legal garantiza la seguridad de los pacientes (CC. Steffen Geyer)

La presidenta del OECM ponía de manifiesto que, debido a la ilegalidad del cannabis y al estigma social que todavía siguen sufriendo sus usuarios, una buena parte de los pacientes se ven obligados a ocultar su tratamiento con cannabis en su entorno social más cercano, como a sus familias o compañeros de trabajo. Los expertos del Observatorio creen que resulta imprescindible separar la cuestión del uso medicinal del recreativo, ya que “los enfermos no buscamos el colocón, sino el efecto terapéutico que ha demostrado tener el cannabis“.

Suficiente evidencia científica del valor medicinal del cannabis

Como explicaba Manuel Guzmán – catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidente del OECM – durante su intervención en la rueda de prensa, actualmente disponemos de suficientes datos y evidencias científicas que demuestran los beneficios medicinales del cannabis y de sus derivados, como los aceites, extracciones, tinturas, etc.

Guzmán ha hecho hincapié en que el cannabis presenta propiedades beneficiosas reales a nivel medicinal y terapéutico para tratar una gran variedad de enfermedades y trastornos. La lista es bastante larga, y entre algunas de ellas se encuentran, el tratamiento del dolor crónico, de la espasticidad muscular, de algunas formas de epilepsia, sobre todo infantiles, y en terapias paliativas del cáncer o de enfermedades neurodegenerativas. Porque el uso del cannabis a nivel medicinal ayuda, entre otras cosas, a paliar el dolor, a reducir la inflamación, a disminuir la ansiedad, y a ganar peso al ser un gran estimulante del apetito.

Hay muchos pacientes que lo necesitan. No sólo calma el dolor, sino que también mejora la integración de las personas en su vida laboral, su entorno y además se disminuiría el coste en otros medicamentos como los opiáceos“, ha explicado Guzmán.

Por todo ello, el OECM considera que ya ha llegado el momento de que los pacientes españoles puedan mejorar su calidad de vida gracias al cannabis de forma legal, mediante la creación de un programa específico de cannabis medicinal en España, que tenga buenas prestaciones y que permita el acceso a través del autocultivo o de la Seguridad Social.

Iniciativas del OECM para hacer “políticas contra el dolor”

El OECM surgió como una plataforma integrada por expertos – como investigadores, médicos y asociaciones de pacientes – con el objetivo de proporcionar información basada en evidencias, además de “promover, coordinar y realizar actividades y proyectos orientados al conocimiento de las propiedades y usos medicinales del cannabis y sus derivados”. Educar es fundamental, por lo que estos conocimientos, que han de basarse en los resultados de los estudios científicos y ensayos clínicos realizados durante décadas, debe llegar tanto a instituciones y entidades – públicas y privadas – como a los medios de comunicación, y a los propios pacientes de cannabis medicinal.

El autocultivo de cannabis debe ser una opción en un sistema de cannabis medicinal legal (CC. extensivelyreviewed.com)

Desde su creación y presentación en septiembre de 2016, el OECM no ha dejado de trabajar para llevar a cabo iniciativas en este sentido. En febrero de este mismo año, presentaba – junto con la formación política Ciudadanos – una Proposición no de Ley(PNL) para regular el cannabis medicinal en España en el Congreso de los Diputados a través de la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales de la Cámara Baja. Por desgracia, la PNL no salió adelante. No obstante, se les garantizó la creación de una subcomisión – aprobada con el voto a favor de PP, PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos – con el fin de estudiar el tema antes de una posible regulación, subcomisión de la que a día de hoy no tienen ninguna noticia.

Para seguir trabajando en la labor de visibilizar la situación actual de los pacientes en España, el OECM ha organizado una jornada bajo el título Políticas contra el dolor, que tendrá lugar el lunes 18 de septiembre en Madrid. El evento – al que asistirán por primera vez representantes de los cuatro principales partidos políticos, además de contar con la presencia de los propios pacientes y expertos en derecho, Medicina, Farmacia o Bioquímica – pretende proporcionar un espacio de debate para hablar sobre las cuestiones científicas, médicas y humanas relativas al cannabis medicinal.

En palabras de la presidenta del Observatorio, con respecto a los contenidos de la jornada: “Vamos a tratar aspectos importantes del cannabis medicinal, cómo está actualmente la ley en España y en el resto del mundo, los beneficios que puede aportar su regulación a los pacientes y el papel que juegan los medios de comunicación“.

Hacer política es la única acción posible

Y eso es lo ya han hecho muchos países, y muchos otros piensan hacer, o están en vías de ello.

La experiencia de países como Uruguay, Estados Unidos, Canadá, Israel o Países Bajos – que han puesto en marcha programas de cannabis medicinal a nivel nacional con el fin de garantizar la seguridad de los pacientes – demuestra que la única vía de acción posible para cambiar la situación de nuestra querida planta en el mundo es hacer políticas que, entre otras cosas, ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas que pueden beneficiarse del tratamiento con el cannabis y sus derivados.

Los pacientes piden al gobierno de Mariano Rajoy que actúe ya (CC. Mariano Rajoy, Presidente del Gobierno)

España, de momento, no tiene mucho que ver con estos países. Mientras no se produzcan avances al respecto y se desarrollen políticas que ayudan a acabar con el dolor y el sufrimiento de los pacientes, estos seguirán exponiéndose cada día a los riesgos jurídicos, económicos y sanitarios antes mencionados para poder acceder a esta sustancia. Hay que hacer política para regular y legalizar el uso terapéutico del cannabis ya, y el gobierno tiene que pasar a la acción porque los pacientes españoles no pueden pasarse la vida esperando.

Por Miranda

0 388 vistas

El miércoles pasado representantes de organizaciones civiles entre las cuales se encontraban la Federación Valenciana de Asociaciones Cannábicas “FAC Levante”, REMA, la Red Estatal de Mujeres Antiprohibicionistas, El Estudio Jurídico Brotsanbert, la Asociación Cannábica Valenciana (ACV), o el “Fòrum Cannàbic Valencià”, plataforma ciudadana constituida recientemente con el apoyo de reconocidas entidades sociales, como Ca Revolta fueron recibidos en el Ajuntament de València por el Alcalde Joan Ribó, junto a Carlos Galiana, Regidor de Comerç.

El objetivo de la entrevista fue trasladar a la alcaldía las problemáticas a las que usuarios, asociaciones y tejido empresarial se enfrentan a la hora de normalizar y reconocer jurídicamente una realidad social asentada en València, así como de impulsar un proceso de diálogo entre la sociedad civil y las instituciones similar al realizado en otras autonomías, o en ciudades como Barcelona, Donosti, Alicante o en Castellón, dónde esta misma semana se ha presentado también una Ordenanza Municipal con el objetivo de regular urbanísticamente las asociaciones cannábicas de la capital de la Plana.

El Alcalde Joan Ribó nos atendió con interés y se mostró dialogante en todo momento, por lo que se estableció un proceso de consulta de la Alcaldía y se convocará de nuevo a las organizaciones

Estas iniciativas, junto a la Proposición No de Ley (PNL) presentada este verano en Les Corts Valencianes mete al cannabis de nuevo en una agenda política valenciana repleta de retos, y en la cual la ciudadanía quiere ser partícipe.

0 256 vistas

El el País Vasco un juez de Vitoria duda de la legalidad constitucional de las multas por conducir vehículos con presencia de drogas en el organismo.

Las multas en España por este motivo de drogas en la conducción asciende a una sanción de 1000 euros y la retirada de seis puntos en el carnet de conducir. Aunque un Juez de Vitoria ha solicitado al Tribunal Constitucional que clarifique si esa medida es constitucional ya que entiende que existe discriminación por este motivo al no estar ilegalizada la actividad.

Esta solicitud al alto Tribunal por un juez llega después de un recurso interpuesto al contencioso administrativo por un conductor que dio positivo en cannabis y anfetamina. El recurso cuestiona la legalidad del artículo 14 de la LTSV (Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial).

El articulo 14 de la LTSV dice que no puede circular “el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo conforme a la obligación de diligencia, precaución y no distracción”.

Duda polémica de la Ley

La cuestión polémica llegaría porque en los controles de drogas de carretera no se estudia la falta de “diligencia, precaución y no distracción” ni tan siquiera la concentración de la sustancia en la sangre. También, el juez entiende que existe discriminación entre los que conducen pudiendo demostrar que se les ha sido recetado por un facultativo y los que no. Es decir, por tener rastros de la sustancias en su organismo no tienen porque verse mermados automáticamente en sus facultades para conducir. La presencia de drogas en sangre no determina cuando ha sido consumida esa sustancia, sabiendo que el rastro de algunas de ellas pueden encontrase días y semanas después de su consumo sin ya tener efectos en la conducción de vehículos.

Medida preventiva

El consumo privado y “no publico” de ciertas sustancias no es ilegal y esta cuestión llevaría a que la LTSV se utilizase para “erradicar una conducta no prohibida, desvinculada del objeto de la ley (la seguridad vial)”. Acentuando en lo ya indicado con anterioridad, la no demostración de que el consumo produce efectos nocivos para conducir y que solo la presencia en organismo de sustancias es multable, sirviendo de medida disuasoria de la actividad que dentro de los limites de la legalidad, no esta penalizada.

1 589 vistas

La empresa privada española Phytoplant Research S.L., constituida en 2008 y activa en el sector de la fitoterapia, ha recibido la certificación de GLOBALG.A.P. que reconoce su compromiso con las mejores prácticas agrícolas en la producción de cannabis medicinal. Con ésto, se convierte en la primera empresa española y una de las pocas en Europa que ha obtenido esta prestigiosa certificación.

Phytoplant Research S.L se ha especializado en el desarrollo de la cadena industrial de plantas medicinales, desde la selección y la mejora genética de las variedades que cultiva, hasta el registro, el cultivo de las variedades registradas y la elaboración de sus derivados. En 2012 recibieron una importante subvención de  la Agencia de Innovación y Desarrollo de la Junta de Andalucía para esta creación de variedades y extractos de cáñamo con fines medicinales.

El responsable del Departamento de Hibridación y Cultivo de Phytoplant Research S.L., El Dr. Salvatore Casano, declaró tras recibir la noticia que “hemos estado trabajando durante más de 5 años para obtener nuevas variedades de cannabis medicinal. Buscamos sobretodo que se adapten a las condiciones de cultivo del sur de España usando luz natural. Estamos orgullosos de haber alcanzado este importante objetivo. Recibir el certificado de GLOBALG.A.P., no sólo valida la calidad de nuestra cadena de producción industrial. También reconoce la legitimidad de nuestras variedades registradas en la Oficina Comunitaria de Variedades Vegetales”.

Como decíamos, el trabajo de Phytoplant Research S.L. incluye el cultivo de cannabis, la recolección, el secado, el procesado y el envasado final. Durante estos últimos años, han trabajado duramente en el desarrollo de un modelo de producción viable en la zona occidental de Andalucía. Este innovador modelo consiste en macro túneles y estructuras. Ésto les permite todas las fases de producción de la materia prima.

GLOBALG.A.P., se trata de una organización internacional que se ha comprometido en facilitar las ‘Buenas Prácticas Agrícolas’. Su principal objetivo es la de incentivar y promover  la agricultura sostenible gracias a certificaciones y puntos de referencia. Todos los miembros de GLOBALG.A.P trabajan para influir en las redes agrícolas locales con la sostenibilidad, seguridad y calidad de los cultivos.

La certificación GLOBALG.A.P. implica toda una serie de normas durante todo el proceso de producción. Desde que las plantas se llevan al vivero, hasta la cosecha y manipulación de los cogollos. Además cuenta con un doble mérito, ya que la reciente versión 5.0 hace que la certificación precise de variedades vegetales registradas oficialmente y respetar plenamente las leyes de propiedad intelectual pertinentes. La certificación GLOBALG.A.P. va dirigida a las variedades Sara, Pilar, Theresa, Juani, Aida y Octavia.

Phytoplant Research S.L.ya planea continuar con el desarrollo de nuevas variedades y métodos para extraer y purificar sus cannabinoides.  Entre sus productos tanto de cannabis como de otras variedades vegetales, destacan extractos que se emplean en medicamentos, colirios, cosméticos, jarabes, cremas, pomadas… Aceites esenciales también usados en medicamentos o aceite de masaje. También productos que contienen material vegetal como medicamentos, cataplasmas, infusiones, perfumes, maquillaje, condimentos alimentarios, pasta de dientes, insecticidas… Y aceites de semillas para algunos productos cosméticos y alimenticios.

1 306 vistas

España.- Investigadoras andaluzas han patentado una formulación innovadora basada en la nanotecnología, que está diseñada para aliviar el dolor neuropático crónico.

Las investigadoras Lucía Martín Banderas y Mercedes Fernández Arévalo, del grupo de investigación I + DNanomed de la Universidad de Sevilla, han patentado una formulación innovadora basada en la nanotecnología, diseñada para aliviar el dolor neuropático crónico.

Este grupo de investigación, en colaboración con los investigadores Juan Antonio Micó y Esther Berrocoso, de la Universidad de Cádiz y el Centro de Investigación Biomédica de Redes de Salud Mental (CIBERSAM), ha demostrado que su formulación de liberación controlada de un derivado cannabinoide proporciona alivio del dolor neuropático en ratas durante un período de once días después de la administración oral de una dosis única. Parte de los resultados de este proyecto se han publicado recientemente en la revista Nanomedicine: Nanotechnology, Biology and Medicine .

La compañía GB Sciences, Inc. ha obtenido la licencia de propiedad intelectual global exclusiva para el uso de esta patente. En el marco de este acuerdo global de licencia, el grupo de investigación I + DNanomed de la Universidad de Sevilla, dirigido por la Dra. Mercedes Fernández Arévalo, ha firmado un acuerdo para trabajar en proyectos de investigación con la empresa para el desarrollo de formulaciones innovadoras basadas en nanopartículas de polímeros con activos ingredientes desarrollados por GB Sciences para el tratamiento del dolor crónico.

La creación por parte de investigadores de la Universidad de Sevilla es posible, mediante el uso de la nanotecnología, para encapsular los principales ingredientes activos en un compuesto de matriz de polímero compuesto. De esta forma, es posible extender el efecto terapéutico mientras se reduce la dosis de medicamento que es necesario administrar. Además, los ingredientes activos no pueden atravesar la barrera hematoencefálica, lo que elimina cualquier posible efecto psicoactivo.

GB Sciences ha destacado el avance que significa el desarrollo de esta técnica. La contribución de los investigadores de la Universidad de Sevilla Mercedes Fernández Arévalo y Lucía Martín Banderas al desarrollo de nuevos sistemas más efectivos para el desarrollo de tipo de molécula, basados ​​en la nanotecnología, va a significar un avance muy importante en el tratamiento del dolor crónico. Según uno de los gerentes de la compañía, “su sistema ha demostrado ser más efectivo que otros métodos, como la inhalación o la ingestión, para administrar estos compuestos”.

2 93 vistas

La Jornada “El futuro del Cannabis, modelo de libertades y tutela de los estados” se celebrará mañana en Santander, Cantabria.

Podemos organiza mañana 7 de Octubre en La Moderuca,  Santander, unas jornadas sobre la legalización de la marihuana donde políticos y expertos debatirán sobre la situación actual y futura del cannabis medicinal y recreacional.

Este fin de semana, el sábado día 7, se celebra en Santander lo que sus organizadores presumen de llamar el mayor debate sobre el cannabis que se va a realizar en Europa. En este debate acudirán políticos y expertos sobre el cannabis que debatirán sobre la situación actual y futura del cannabis.

Estas jornadas se van a celebrar en La Moderuca en Cantabria con el titulo “El futuro del cannabis”. Esta jornada es una continuación a la celebrada hace unos meses en el Parlamento Europeo y en la que se habló de una regularización integral del cannabis. En España queda mucho trabajo por hacer y estas jornadas tratan de ampliar las miradas y luchar por una legalización de la planta del cannabis.

Entre los expertos y políticos que se darán cita en estas jornadas estará Carola Pérez, Presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, la Responsable de Sanidad del Partido Podemos, Jorge Moruno,Ana Castaño, Itaxo Cabrera, Marta Sibina, Cármen San José, Adrian P Barandica, el activista belga Jean Pierre Voncken, el diputado cántabro del Partido Popular Eduardo Van Dey Eiden, Jorge Moruno, el diputado andaluz Juan Moreno Yagüe, Rodolfo Amaya, Christian Madera Gómez, Veronica Ordoñez, María del Rio, Maria Ángeles García, Carlos Saura, Kike López, Germán Cantabrana, Antonio Montiel, Bernardo Soriano, Ramón Morcillo, Iker Val, Patrick Dewals, Araceli Manjón, Miguel Vila, Kontxi Palencia, Juan Antonio Delgado e Ivan H Ayala.

Se debatirán sobre el uso medicinal del cannabis, experiencias de proposiciones legislativas para regular su consumo, el impacto económico de la legalización del “uso médico y recreativo” y se plantearán distintas opciones para despenalizar el cannabis.

0 225 vistas

La legalización del cannabis ayudaría y reforzaría varios sectores económicos, además de ser la mejor forma de combatir el mercado ilegal

Turismo: con Holanda o los estados de Estados Unidos donde el cannabis es legal como modelos, este tipo de turismo es un negocio que atrae muchos negocios. Por ejemplo la NBC News publicó información en 2014 afirmando que ese año la demanda hotelera de Denver aumentó en un 73% durante el festival 420 de esta ciudad. En España tenemos buen clima, buena gastronomía y buenas ferias y otros eventos cannábicos que atraerían cada año a miles de visitantes.

Agricultura: el cannabis es una planta que precisa muchos cuidados cuando se cultiva en enormes extensiones, por lo que los productores necesitarían miles de trabajadores durante las temporadas de cultivo, desde la plantación hasta la recolección. También España es un país donde abunda el amigo de lo ajeno, indirectamente los productores precisan de seguridad privada que vigile que sus cultivos no sean asaltados.

Médica: de echo allí donde el cannabis se cultivó desde hace cientos o miles de años, siempre se ha empleado como medicina. No es de extrañar entonces que la industria de la medicina pueda ganar indecentes cantidades de dinero si se legalizase. Hay mucha vacilación por parte de médicos recomendar el cannabis como medicina, pero una vez aceptado, está será una fábrica de dinero para la industria de la medicina.

Dispensarios: se abrirían por todo el territorio nacional dispensarios para facilitar al paciente o cliente el acceso al cannabis medicinal o recreativo. Por ejemplo durante los primeros nueve meses desde que se legalizó el uso recreativo en Colorado, más de 12 mil personas han recibido licencias ocupacionales, que es la autorización para el ejercicio laboral de acuerdo con el Departamento de Ingresos del estado. Bruce Nassau magnate de la industria de la televisión por cable, tiene cuatro dispensarios con más de 100 trabajadores en nómina.

Construccióncon la introducción del cáñamo de nuevo en el mercado a nivel industrial, la industria de la construcción también podría esperar un gran auge. El cáñamo es mucho más barato que muchos de los materiales de construcción que actualmente se vienen empleando, además de ser un material mucho más sostenible y con unas cualidades únicas, como el poder de autoregulador de humedad. Israel, Australia, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá… ya tienen edificios construidos con cáñamo.

Bancos: los ingresos por la dispensación de cannabis se han disparado en EEUU en casi la mitad de estados donde el cannabis recreacional o medicinal se ha legalizado. Todos estos nuevos negocios que se generan alrededor necesitan un sistema bancario para funcionar. Un sistema financiero tan débil como es en estos momentos el español, sufriría un gran impulso.

1 179 vistas

Todos los partidos, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, se pusieron de acuerdo para crear un a subcomisión que estudie la legalización de la marihuana medicinal.

El encuentro organizado por el Observatorio Español de Cannabis Medicinal celebrado en Caixa Forum en Madrid, reunió a los representantes del Partido Popular, Psoe, Podemos y Ciudadanos. Los políticos debatieron públicamente sobre la legalización del cannabis médico en España.

El encuentro enmarcado en el evento “Políticas contra el dolor” tuvo un acalorado debate donde se escucharon pitidos del publico en algunas intervenciones y fuertes criticas entre los representantes políticos. Tampoco se pudo concretar un fecha para la creación de la subcomisión en el Congreso que aborde el tema de la legalización del uso terapéutico de la planta.

Si que es cierto que los representantes políticos estuvieron de acuerdo en la creación de la subcomisión y en que no existen problemas ideológicos, lógicamente, en esta cuestión.

El Partido Ciudadanos presentó en el mes de Marzo una Proposición de Ley (PNL) instando al Gobierno español la legalización del cannabis medicinal, al no salir hacia adelante se acordó la creación de una subcomisión.

La representante de Podemos dijo que la los atrasos en la puesta en marcha de la subcomisión era un “brindis al sol” y que estas subcomisiones se originan “para intentar no hablar de ciertos temas”. La representante del Partido Popuilar contestó diciendo que son herramientas para debatir y que la subcomisión daría más tiempo a que mas gente pueda ser escuchada e intervenir.

El representante del Partido Socialista dijo que su formación política apoyaba la creación de la subcomisión, y subrayó que se debería centrar en las evidencias científicas de los beneficios del cannabis además de sus riesgos. Por su parte, el representante de Ciuadanos, médico y diputado,replicó al representante socialista que existía ya sobrada evidencia científica de la capacidad del cannabis para paliar el dolor crónico, combatir la espasticidad en personas con esclerosis múltiple, además de disminuir las náuseas y vómitos en pacientes que reciben la quimioterapia.

Al final la mesa redonda dio voz al público presente y que llenaba el auditorio Caixaforum. Enfermos pidieron el mismo celo para el cannabis como el que se le brinda a los medicamentos opiáceos. Científicos reclamaron mas ayudas para investigar con la planta y familiares de niños enfermos de epilepsia pidieron soluciones para no tener que acceder al mercado negro.

1 1.471 vistas

La empresa recibió el año pasado la autorización de la Agencia Española del Medicamento para cultivar y producir cannabis medicinal.

La empresa española sella una alianza internacional con la canadiense Canopy Growth Corporation y su subsidiaria alemana Spektrum Cannabis GmbH para entrar en el negocio del cannabis medicinal.

Alcaliber es una de las grandes empresas españolas en la industria médica de estupefacientes, de hecho, es también una de las grandes empresas mundiales en la producción de morfina, tebaína y otros opiáceos.

Adormidera

La empresa canadiense Canopy, que cotiza en bolsa y es una de las grandes productoras canadienses de cannabis, será la encargada de proveer las variedades de semillas a esta nueva alianza de empresas. Alcaliber ya es una gran empresa exportadora (90 % de su producción) y ahora entrará de lleno en este nuevo y lucrativo mercado mundial del cannabis medicinal.

El año pasado, Alcaliber obtuvo la licencia en España para el cultivo, producción, fabricación, importación, exportación, distribución y comercialización de cánnabis para uso medicinal.

El cannabis medicinal cada vez estará mucho más presente en la industria farmacéutica, ya que la ciencia y las investigaciones cada vez sorprende más gratamente a los investigadores y científicos. Desde 1974, Alcaliber cultiva y produce extractos de opio de la adormidera, además de exportar el excedente de la producción. Con esta nueva alianza de empresas, la empresa española Alcaliber entra de lleno en este cultivo tan prometedor y destinado al abastecimiento español e internacional de cannabis medicinal.

Por otra parte y en comunicado de prensa, Canopi Growth, dice “Al entrar en este acuerdo con un socio europeo grande y muy reconocido como Alcaliber, con antecedentes probados en sustancias controladas y capacidad para producir medicamentos a base de plantas, solidifica nuestro compromiso con capacidades de producción diversificadas no sólo en Canadá , sino también con cannabis en nuevos y emergente mercados “, dijo Bruce Linton , Presidente y CEO de Canopy Growth. “Este acuerdo nos da recursos adicionales para ingresar agresivamente al mercado europeo donde legalmente lo permite la ley, mientras seguimos trabajando para establecer nuestra propia huella de producción complementaria para el cultivo de cannabis, la extracción de aceite de valor añadido y la producción de Softgel en la Unión Europea”.

Alcaliber ha obtenido una licencia para cultivar, producir, fabricar, exportar / importar y comercializar cannabis con fines médicos y científicos por la Agencia Española de Medicamentos y Dispositivos Médicos. Como resultado de este acuerdo, Canopy Growth y Spektrum concederán a Alcaliber una licencia para utilizar ciertas cepas y semillas para ser cultivadas en las instalaciones de Alcaliber para su venta en todo el mundo.

“Alcaliber está realmente entusiasmada con el cannabis farmacéutico y nuestro acuerdo con Canopy Growth y Spektrum es una simbiosis perfecta“, explicó José Antonio de la Puente , consejero delegado de Alcaliber. “Hay una clara demanda de cannabis farmacéutico producido de acuerdo con los estándares farmacéuticos y la experiencia que hemos desarrollado para la fabricación de derivados narcóticos por más de 40 años combinado con Canopi Growth y la experiencia de Spektrum Cannabis GmbH siendo un gran paso adelante para la industria”.

Como líder mundial probado en productos farmacéuticos, así como con una infraestructura de producción y de redes de distribución existentes, la participación de Alcaliber tiene el potencial de acelerar significativamente la expansión estratégica de Spektrum en el mercado europeo.

0 190 vistas

En España, un grupo de expertos en drogas ha creado el GEPCA, un grupo que propone una regulación integral del cannabis. Este modelo cuente ya con el apoyo de gran parte del movimiento cannábico español y está llamado a hacer historia. Conoce los detalles de la propuesta.

El GEPCA es un grupo de expertos que nació en 2014 con la misión de hacer una propuesta de regulación del cannabis en España. El 20 de junio presentaron su modelo, que pretende conjugar los derechos de las personas usuarias y de las no usuarias, protegiendo a los sectores más vulnerables y promoviendo la reducción de los riesgos relacionados con el consumo. En este artículo explicamos quiénes son y qué dicen en esa histórica proposición.

El Grupo de Estudio de Políticas sobre el Cannabis (GEPCA) nació  en el Diálogo Informal sobre Políticas del Cannabis, un encuentro de expertos y sociedad civil organizado en 2014 por el think-tank holandés Transnational Institute (TNI) y la Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC). Una de las conclusiones del encuentro fue que, para desatascar el debate sobre la regulación del cannabis, sería conveniente disponer de un documento técnico, multidisciplinar e independiente, que sirviera como base para proceso de regulación del cannabis con garantías de éxito.

Diecisiete expertos de prestigio, especialistas en disciplinas relacionadas con las políticas de drogas, aceptaron el reto. De ellos, doce han seguido adelante con los trabajos (sin cobrar ni un solo euro) durante dos años y medio, hasta conseguir elaborar un documento que, sin duda, hará historia: Un libro titulado “El cannabis, de los márgenes a la normalización”. En él, especialistas en diversas materias analizan la historia de las políticas de control del cannabis en España, sus impactos en la salud, en la justicia y los delitos, la percepción social del cannabis, los modelos de regulación de otros países, etc. Tras este inédito esfuerzo de análisis, los miembros del GEPCA proponen un completo modelo de regulación diseñado específicamente para la España de hoy. En él se pretende “ordenar la producción, venta y consumo de cannabis a través de la educación y el control social, administrativo y fiscal”.

GEPCA: Propuesta de regulación en España - Sensi Seeds Blog
Imagen de la presentación oficial del GEPCA en Matadero Madrid.

La propuesta completa puede descargarse (de momento, solo en español) en la web https://gepca.es. Pronto habrá disponible un resumen ejecutivo en inglés. También se puede encontrar (y firmar) el manifiesto que se ha elaborado para apoyar la propuesta, al que ya se han adherido destacadas personalidades y grupos relacionados con las políticas sociales y de drogas en España.

Los motivos de la propuesta del GEPCA

El GEPCA justifica la necesidad de su propuesta en tres razones:

  • El obvio fracaso de las políticas prohibicionistas.
  • Los efectos perversos de las políticas prohibicionistas: marginación de las personas consumidoras, ocultamiento de problemas, situaciones de violencia, disfunciones económicas, corrupción, etc.
  • La tendencia de las sociedades abiertas y democráticas a avanzar hacia un reequilibrio entre salud y seguridad, y entre derechos y libertades, en un horizonte de progresiva autorresponsabilización.

Las circunstancias que definen la propuesta

Los miembros del GEPCA apuestan por que los modelos de regulación no partan de un vacío histórico, sino que se basen en la realidad cultural y política del país o región donde pretenden implantarse. Por eso, a la hora de regular el cannabis en España creen que debe tomarse en cuenta:

  • La larga convivencia de la sociedad española con el cannabis, que ha permitido avanzar en el conocimiento objetivo de sus riesgos y funcionalidades.
  • El cambio en la representación social, que ha llevado a una normalización en la percepción del conjunto de la población sobre el cannabis.
  • La presencia desde hace años de un potente movimiento asociativo que ha contribuido de forma clara al proceso de objetivación y normalización.
  • El hecho de que en este momento sea mayoritaria la demanda social de cambios políticos y estratégicos en relación con el cannabis.
GEPCA: Propuesta de regulación en España - Sensi Seeds Blog
EL autor posa junto a siete de los doce miembros del GEPCA, al final de la presentación en Madrid.

Contenido de la propuesta de regulación

El modelo propuesto por el GEPCA trata de conciliar la defensa de los derechos y libertades de las personas consumidoras potenciales con la protección de la seguridad colectiva y, ante todo, de los grupos más vulnerables. Para ello, propone tres vías complementarias de acceso al cannabis, limitadas a mayores de edad con plena capacidad: Un mercado regulado, asociaciones de personas usuarias, y autocultivo.

El mercado regulado se concibe como la vía de acceso para el gran público. Basado en un sistema de licencias en el que no se podrá ser productor y vendedor a la vez, se crea un sistema de control estricto, con prohibición de publicidad fuera de los puntos de venta y con toda una serie de garantías en materia de información, etiquetaje, etc.

Las asociaciones son la segunda vía de acceso, una opción que lleva años de arraigo en España y que ha demostrado ser eficaz a la hora de reducir los riesgos asociados al consumo. En esta propuesta se contemplan dos tipos de asociaciones, de entre 3 y 50 socios, con un control menor, y las de entre 50 y 500 miembros, donde las exigencias de control son mayores debido a su tamaño.

En cuanto al autocultivo, no se requeriría ningún permiso ni registro, hasta un máximo de cinco personas residentes en el mismo domicilio. Cada persona podría cultivar hasta seis plantas hembra en exterior y dos metros cuadrados en interior.

El GEPCA considera que el límite máximo para el acopio y tenencia debe estar en el equivalente a diez gramos de consumo al día. A partir de ahí, calculan la tenencia máxima en la vía pública en 100 gramos. En casa se podrían almacenar hasta 300 gramos, excepto los autocultivadores, que podrán hacer acopio para todo el año. También se propone limitar la cantidad máxima por transacción en 25 gramos y el nivel máximo de THC en el 60%.

Además de lo anterior, el GEPCA propone toda una serie de medidas acerca del consumo en el ámbito laboral, conducción y cannabis, impuestos, educación, etc. También se hace una lista de leyes que deben modificarse para hacer posible la nueva regulación y se plantea la necesidad de la evaluación permanente de los efectos de la regulación. Al final hay anexos sobre aspectos técnicos del cultivo, cannabinoides sintéticos, extracciones con gas, etc. Es decir, el modelo no se limita a elaborar un esquema, sino que desarrolla el modelo en todos los extremos, lo que la convierte en la propuesta de regulación más elaborada que ha habido hasta ahora en España.

GEPCA: Propuesta de regulación en España - Sensi Seeds Blog
Portada del libro del GEPCA

Una propuesta histórica

Sin duda, esta propuesta va a marcar un antes y un después en las políticas del cannabis en España. Por un lado, se trata de la propuesta más seria y profunda hasta la fecha, dado que se basa en una serie de estudios sobre los efectos de la prohibición que nadie en España se había molestado en hacer antes. Por otra parte, no hay duda de que el gran prestigio profesional y científico de los miembros del GEPCA va a ayudar a que la propuesta tenga un gran impacto. No olvidemos que, junto a históricos del antiprohibicionismo, tenemos a figuras como Eusebio Megías o Teresa Laespada, cuya trayectoria había estado más vinculada a las políticas oficiales y que ahora, a la vista de las evidencias, han evolucionado hasta reconocer que lo mejor para todo el mundo es una regulación clara y estricta. También es importante el apoyo de algunas de las principales ONGs españolas que trabajan en el ámbito de las drogas.

En los próximos meses, el GEPCA va a continuar con su labor de difusión de la propuesta, que será presentada a todos los partidos políticos presentes en el parlamento. Algunos de ellos ya han anunciado su buena disposición a debatirla e, incluso, apoyarla directamente. Está claro que el cannabis ha entrado en la agenda política en España y que lo ha hecho para quedarse.

Algunas frases destacables

“El objetivo del control social del cannabis no ha de ser impedir su consumo sino conseguir formas de gestión de la sustancia que minimicen los daños potenciales.”

“Lejos de que la regulación aumente los riesgos, nada hay más peligroso que un mercado descontrolado, como es el mercado ilegal”

“Nunca ha existido, ni razonablemente puede pensarse que exista en el futuro, una sociedad sin drogas. Las drogas procuran algunos beneficios a quienes las consumen y seguirán siendo objeto de demanda, por más que su consumo en determinadas circunstancias pueda resultar perjudicial para la salud individual y tener repercusiones negativas en lo colectivo”

“Aunque una sociedad madura tiene que aspirar al autocontrol, la madurez no niega los límites de ese autocontrol, y por eso no puede renunciarse a normas y mecanismos protectores, siempre que estén sustentados desde la perspectiva ética y de los derechos humanos, sean justos y razonables, y respondan a una progresión armónica en relación con las amenazas y la importancia del riesgo y del bien a defender.”

“Frente a la tendencia a la prohibición radical y la penalización, existen muy diversas y graduales medidas posibles: la educación, la disuasión, el control social y ritual, el control fiscal, el control y la coerción de carácter administrativo; incluso la sanción penal de determinadas conductas”

GEPCA: Propuesta de regulación en España - Sensi Seeds Blog
Portada de la edición abreviada, que incluye la propuesta completa y puede descargarse gratis.

Descargarse aquí.

Miembros del GEPCA

  • Xabier Arana Berastegi. Doctor en Derecho, Máster en Criminología y en Sociología Jurídica. Investigador experto en el fenómeno social de las drogas.
  • José Carlos Bouso. Psicólogo y doctor en Farmacología. Director de Proyectos Científicos de la Fundación ICEERS. Miembro del Observatorio Español de Cannabis Medicinal.
  • Domingo Comas Arnau. Doctor de Ciencias Políticas y Sociología. Presidente de la Fundación Atenea. Profesional veterano en los aspectos asistenciales y terapéuticos de las políticas de drogas, y en evaluación de planes e intervenciones.
  • Patricia Faraldo Cabana. Catedrática de Derecho Penal y diplomada en Criminología. Adjunct Professor en la Queensland University of Technology de Brisbane, Australia. Integrante del Grupo de Estudios de Política Criminal.
  • María Teresa Laespada Martínez. Doctora en Ciencias Políticas y Sociología. Dirigió el Instituto Deusto de Drogodependencias y el máster de drogodependencias y otras adicciones.
  • Carmen Martínez Perza. Magistrada. Desde la Federación Andaluza ENLACE ha dirigido el Programa de Asesoramiento Jurídico para Drogodependientes en Tratamiento de la Junta de Andalucía. Miembro de UNAD, Vicepresidenta 2.ª y responsable de la «Comisión de Adicciones y Justicia Penal».
  • Eusebio Megías Valenzuela. Psiquiatra. Desde 1971 trabaja en cuestiones relacionadas con los problemas de drogas. Fue Director General del Plan Nacional sobre Drogas; Consultor de la Comisión Europea para la identificación y evaluación de problemas sobre drogas en Latinoamérica; docente en postgrados y máster de más de diez Universidades de España y América Latina.
  • Gabriel Miró Miquel. Abogado. Especialista en derecho penal. Profesor de Criminología en la U.B. Investigador del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona.
  • Juan Muñoz Sánchez. Catedrático de Derecho penal e investigador del Instituto de Criminología de la Universidad de Málaga. Investigador principal de diversos proyectos y contratos de investigación relativos a políticas de drogas.
  • Òscar Pare?s Franquero. Licenciado en Filosofía y Antropología. Master en Drogodependencias. Consultor en el proceso de regulación de los Clubes Sociales de Cannabis en Cataluña. Subdirector de la Fundación ICEERS.
  • Oriol Romaní. Catedrático emérito de Antropología Social. Fue Presidente del GRUP IGIA, grupo interdisciplinar pionero en la promoción de otras políticas de drogas. Consultor de la Unión Europea para Latinoamérica. Autor de publicaciones de referencia sobre antropología de las drogas.
  • Josep Rovira. Trabajador social y mediador. Dirige el Área de Drogas de la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD). Impulsó y coordinó el programa preventivo Energy Control. Actualmente coordina diversos servicios preventivos y asistenciales de ABD. Keyword(s): GEPCA, regulación en España.

0 373 vistas

Una jueza falla que tener cuatro plantas de marihuana no es un delito.

En Cangas de Onis, Asturias, un ciudadano ha sido absuelto por el fallo de la Jueza que no ve delito en el cultivo de cuatro plantas de marihuana.

En este caso, el fiscal había solicitado que se le acusase de delito de trafico de drogas por cultivar las plantas en el patio trasero de un local de hostelería propiedad de su madre.

La abogada defensora solicitó la libre absolución explicando en su defensa que “la mera posesión o detentación de droga no constituye prueba de cargo para fundamentar una sentencia condenatoria”.

La Jueza argumentó en el fallo que no se encontró ninguna prueba circunstancial o indicativa que permitiera concluir, ni siquiera presumir, la posesión destinada al trafico de drogas. Además, manifiesta que “no responde a una previa denuncia de la presencia asidua de personas a la finca donde se encontraban las plantas, o denuncia vecinal de movimientos extraños de entradas y salida que pudiera inducir a sospechar que en la vivienda se traficaba con droga”.

También la Jueza refleja en el auto que al ser un adicto al consumo, cultivó la marihuana como previsión de servir como abastecimiento para largos periodos.

1 606 vistas

El cultivo de marihuana en la península ibérica se ha incrementado significativamente en los últimos tiempos, y el país en términos de consumo de marihuana está en el cuarto lugar de Europa, después de Francia, Dinamarca e Italia.

En cuanto a la confiscación de plantas de cannabis en España esta categoría en un puesto por debajo de los Países Bajos y el Reino Unido. Como se muestra en el Informe Europeo de Drogas, en 2015, en España se confiscaron más de 300.000 plantas de cannabis.

Aunque España ha sido durante mucho tiempo un punto de transferencia para el hachís hacia en continente europeo, muchos ciudadanos están ahora pensando en satisfacer sus necesidades sin tener que recurrir al mercado negro.

“El número de cannabis requisado en España se ha incrementado significativamente, no sólo el número de cultivos, sino también su escala.” – dijo Francisco Babin del Plan Nacional de Drogas en España.

“Una cantidad significativa de marihuana cultivada en España se exporta a otros países.”

Solo el mes pasado, la policía española incautó 1.646 plantas de cannabis, que fueron cultivadas en plantaciones para enviar a otros países europeos, como Suecia, Alemania y Polonia.

Los expertos son de la opinión de que España es uno de los jardines de cannabis de Europa. A pesar de esto, las autoridades españolas no optan por la legalización completa, lo que resultaría en un aumento significativo en los ingresos fiscales por las ventas de marihuana legal. En toda España hay más de 300 clubes de cannabis, donde los miembros pueden fumar marihuana legalmente.

” El cultivo de marihuana interesa en muchos países, y España es sin duda uno de los que recientemente entró en su composición .” – dijo Laurent Laniel, un asesor del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías.

“Las bandas quieren entrar en el negocio del cannabis, ya que la industria puede aportar enormes beneficios.”

En España, donde esta despenaliza la marihuana, y básicamente hay cientos de clubes de cannabis, todavía existen áreas donde la ley no las tiene reguladas, por lo que su ejecución no siempre es consistente. A pesar de esto, la pena por el cultivo de la marihuana no son tan estrictas como en los Estados Unidos.

“Los precios oscilan entre los cinco y los 25 euros por gramo, y las sanciones son significativamente más bajas en comparación con otras drogas. Dado que la mayoría de las plantaciones son pequeñas, la pena por el cultivo de marihuana son pequeñas”.

0 226 vistas

El GEPCA (Grupo de Estudios de Políticas sobre el Cannabis) lleva dos años trabajando en una propuesta de regulación del cannabis para presentar a los distintos partidos políticos.

En un amplio texto, prologado por Federico Mayor Zaragoza, exdirector general de la UNESCO y exministro de Educación, el grupo considera que “ha llegado la hora” de reabrir en España un debate que responda a una “demanda social”.

El Grupo de Estudios de Políticas del Cannabis (GEPCA) presentó esta semana una propuesta dirigida a los políticos españoles y donde considera que las actuales políticas de prohibición no han dado buenos resultados en España. En su propuesta, se permitiría el cultivo personal con un máximo de seis plantas, se regularían los clubes o asociaciones de cannabis y se crearía un circuito comercial para las personas que buscasen adquirir cannabis con unas mínimas garantías de calidad.

La intención del grupo de estudio especializado sería que su propuesta se convirtiese en una proposición de Ley que regulase el cannabis en España tanto para uso adulto como para consumo medicinal.

El Grupo de Estudios de Políticas sobre el Cannabis esta integrado por más de diez expertos en varios campos como el derecho, la psiquiatría o la farmacología, y quiere que su propuesta de regulación del cannabis se debata en el Congreso español de los Diputados.

En el libro publicado recientemente Cannabis, de los márgenes a la normalidad (Ed. Bellaterra) se detalla la propuesta del GEPCA. El grupo de estudio hace mención a las políticas fallidas de la prohibición de la marihuana y propone otra alternativa que regule su consumo, el autocultivo y su comercialización junto a la producción.

Desde el GEPCA también se a segura que su penalización no ha servido como impedimento para su consumo, ni para que los menores si quieren conseguirla la puedan conseguir fácilmente en el mercado negro. Consideran que las actuales políticas son un total fracaso en todos los sentidos y proponen un modelo de regulación similar al del tabaco y del alcohol, pero “atendiendo a las peculiaridades del cannabis”.

Según el modelo de su propuesta se abarcaría todo el ciclo y en todos sus ámbitos y centrándose en tres ejes importantes:

-Se permitiría el autocultivo de hasta seis plantas por persona y prohibiendo su venta a terceros.

-Se crearía un mercado regulado “tutelado administrativamente” con empresas que se encargarían de su cultivo y otras diferentes que la comercializarían.

-Se regularían los clubes o asociaciones de cannabis concediéndoles licencias

La propuesta del GEPCA parece que agrupa y combina las diferentes sensibilidades de los consumidores y sus distintas formas de ver la posible regulación o legalización.

0 137 vistas

Comunidad Valenciana.- El grupo de partidos que sustentan el Gobierno valenciano piden al Gobierno español que modifique la ley para que se legisle en España el cannabis medicinal.

El Partido socialista, Compromis y Podemos presentaron una iniciativa en las Cortes Valencianas pidiendo la regulación del cannabis terapéutico en la Comunidad Valenciana. La propuesta insta al gobierno central a que flexibilice la legislación en esta cuestión proponiendo la creación de una Comisión Especial en el Parlamento valenciano, informaron los tres grupos en un comunicado conjunto la semana pasada.

La comisión estudiaría la forma de garantizar el acceso de los ciudadanos al cannabis medicinal, garantizar el derecho al cultivo de marihuana para auto consumo y el fomento del estudio e investigación de las propiedades medicinales de la planta. En esta Comisión valenciana pro cannabis medicinal participarían varios colectivos sociales, así como médicos, psicólogos, representantes de asociaciones y colectivos de personas que sufren dolencias para las que se recomienda el consumo de cannabis.

El Portavoz del Partido socialista valenciano, Manolo Mata, aseguró que la propuesta de la Comisión va en consonancia con “la línea defendida por importantes instituciones como la ONU, intelectuales y juristas como Baltasar Garzón, que abogan por revisar el marco legal del uso terapéutico del cannabis”. También recordó que en España y a nivel internacional “existe una apuesta decidida para que el consumo de cannabis esté regulado, ordenado y legalizado”.

Por su parte y desde la formación de Compromís, Josep Nadal, decía estar contento por el acuerdo entre las formaciones en este tema “Es importante abordar la situación de muchos enfermos que ven una salida terapéutica en el cannabis a las enfermedades que sufren”.

Desde Podemos, Antonio Montiel, dijo “estamos normalizando una realidad, reconociendo las posibilidades del cannabis y estamos dando un paso adelante en términos de salud y en términos de libertad”.

0 497 vistas

Dos ciudadanos italianos cultivan cannabis para consumo propio y son absueltos por un Juzgado de la isla canaria de Fuerteventura. En este caso, entiende la Juez, que los 22 kilos eran para el propio consumo terapéutico de los acusados.

El juzgado de la isla de Fuerteventura acepta que el cultivo de estos dos ciudadanos italianos, de 22 kilos de marihuana, era para su propio consumo medicinal al no presentar ni encontrarse indicios de trafico de estupefacientes.

La sentencia fue dictada en el mes de Mayo por el Juzgado de lo Penal de Puerto Rosario, los acusados acreditaron que el consumo de cannabis era para combatir los dolores que padecen y los problemas de salud. En su país, Italia, habían recibido “indicaciones terapéuticas” que fueron corroboradas con documentos que la defensa aportó y que la Fiscalía no impugnó.

Según informó el estudio jurídico Brotsanbert, en el caso de uno de ellos, se trataría de una persona con movilidad reducida que tenía prescrito el uso medicinal de cannabis en Italia y el sistema sanitario público de dicho país estaba incluso obligado a facilitarle el tratamiento.

También desde el bufete de abogados se indica que la cantidad de marihuana aprendida a sus defendidos es por ahora “el mayor acopio de esta sustancia declarado no delictivo en España“.

                        «El fallo será de una gran ayuda, sobre todo, para usuarios de marihuana por motivos terapéuticos, pues abre la puerta a que puedan cultivar la cantidad que realmente necesiten, y no como hasta ahora, con acopios menores de los precisados para evitar tener problemas con la Justicia», dicen los abogados Héctor Brotons y Alejandro Amorós, en un comunicado de prensa.