Etiquetas Posts etiquetados con "Opinión"

Etiqueta: Opinión

Por Mac.- Como decía un político norteamericano “La pregunta no es si habrá o no legalización, sino cuando será”

Los gurús económicos de Wall Street y los políticos en Estados Unidos tienen muy claro que la marihuana esta condenada a ser legalizada o regulada. Si nos fijamos en la corriente de la primera potencia mundial, no cabe ninguna duda que los estados norteamericanos están cayendo del lado de la legalización médica o recreacional, de uno a uno y en cascada, como fichas de dominó.

A esa corriente, hay que unirle las voces de su vecino mexicano que están alertando con no quedarse atrás en el reparto de la “tarta de oro dulce y verde” que es el mercado legal del cannabis. De hecho, políticos de primera linea como el antiguo Presidente Fox están alzando sus voces en este sentido. Los mexicanos no van a permitir que se pueda comprar a un lado de la frontera legalmente, y a partir de la suya ya no se pueda hacer la compra legal.

Si añadimos que más al sur del país azteca, ya hay alguna nación donde se ha legalizado y otras donde están valorando muy en serio el tomar esa medida, solo queda pensar que las fichas de dominó no van a parar de caer en México.

Más al norte de EEUU, Canadá también a puesto ya los cimientos de esta gran industria que a nadie se le escapa.

En la vieja Europa lo normal será ver que hace nuestro amigo “el Tio Sam” y luego actuar. Y, como dice el refranero español “cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar”
Con este simplista y lógico análisis lo único que quiero es despertar las mentes y empezar a poner los cimientos de una industria que tenga el cannabis como protagonista principal.
La industria va a mover miles y miles de millones en todo el mundo, sencillamente como el tabaco y el alcohol. La marihuana siempre estuvo ahí y  va a seguir estando, por lo tanto regulemosla como otras sustancias.

La gran carrera de las empresas por tomar posiciones en esta industria o sector ya ha comenzado y los gobiernos deben de poner las bases para que pueda florecer creando riqueza y puestos de trabajo. En Estados Unidos e Israel ya han comenzado con la carrera y aquí no deberíamos “dormirnos en los laureles”. Las demás naciones y máxime cuando todas tienen muchos consumidores dispuestos a pagar por servicios o productos, deben tomar cartas en el asunto y no esperar  a ver como soplan los vientos en unos u otros.

Como ejemplo, uno de los primeros nichos de mercado que empiezo a ver diferente de Europa a EEUU, es que mientras los clubes o asociaciones de cannabis en España o Europa se crean bajo el prisma de no ser lucrativos, en Estados Unidos si que son empresas privadas en forma de dispensarios y por lo tanto tiene que competir como en cualquier mercado legal y eso produce competitividad, con todo lo que eso supone.

El coffeeShop holandés también podría ser otra forma de negocio privado que recauda.

¿Por qué no nos fijamos en como está naciendo esa economía verde al otro lado del charco? ¿Por qué nos nos fijamos en la cantidad de recursos para las arcas del estado o instituciones que están produciendo sus medidas? La industria legal del cannabis va a llegar para quedarse, ¿Por qué nuestros gobiernos no preparan su tejido industrial? ¿Que nadie se da cuenta de que el mercado del cannabis va a coger el camino de la legalización? O ¿Pensamos que va a ser legar en Estados Unidos y otros países como aquí va ser ilegal? Pongámonos las pilas.

Ah y otra cosa, los detractores del cannabis a nivel mundial están perdiendo la batalla que tenían ganada desde hace 75 años, sencillamente porque utilizan argumentos de principios del siglo XX contra los pro-cannabis que utilizan argumentos, pero de principios del siglo XXI.

En mi opinión, la carrera ya ha comenzado y queremos industria propia y local del cannabis, no trabajar para la industria del cannabis de otros países donde sus gobiernos o sociedades si que hicieron sus deberes.

Por Mac

por -
0 215 vistas

-Juan Manuel Sepúlveda, oncólogo del Hospital 12 de Octubre, y Guillermo Velasco, profesor de la Universidad Complutense, desarrollarán un estudio pionero sobre el efecto antitumoral del cannabis

-“Al ser un fármaco libre, sin patente, pocas industrias farmacéuticas quieren hacer esta inversión”

-“Hace unos años sólo se ponía el acento en lo malos que son los cannabinoides. Ahora hay un cambio en la mentalidad que viene de Estados Unidos”

En otoño de 2015 Juan Manuel Sepúlveda, oncólogo en el Hospital 12 de Octubre, y Guillermo Velasco, profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid, comenzarán una investigación pionera con la que pretenden demostrar que el cannabis no sólo actúa como paliativo contra el cáncer sino que también puede tener actividad como antitumoral (en concreto para los glioblastomas, un tipo de tumor cerebral).

Ellos han tenido suerte: la organización  Medical Cannabis Bike Tour (dedicada a la promoción de la investigación con cannabis y su uso terapéutico) les ha donado 100.000 euros para su proyecto, pero destacan lo complicado que resulta encontrar fondos para este tipo de estudios.

Esta es sólo la tercera prueba que se va a hacer en el mundo para investigar el efecto antitumoral de los cannabinoides pese a todos los indicios que apuntan a sus virtudes. ¿Por qué apenas hay investigación en este campo?

Sepúlveda: Por un lado porque la información tampoco es tan antigua, quizá desde 2004, y no ha habido mucho tiempo para desarrollarla. Y segundo porque al ser fármacos libres la síntesis es muy sencilla, no tiene patente, y hay pocas industrias farmacéuticas que quieran hacer esa inversión. Y los sistemas públicos de inversión no han generado líneas de investigación en este campo todavía.

Velasco: Llevar un nuevo fármaco a la clínica lleva tiempo, no es fácil. Normalmente tiene que haber una gran industria farmacéutica detrás que vaya a tener algún beneficio. Si la industria no lo empuja es complicado. Nosotros contamos con la ventaja de que el cannabis es una sustancia popular, para bien o para mal es conocida, pero aún así es complicado. Ahora está arrancando porque hay un cambio de conciencia: si la planta tiene unas propiedades hay que probarlas. El cambio viene de Estados Unidos, se traslada al resto del mundo y hay una cierta explosión de este tipo de estudios. Y quizá no funcione en humanos. Pero si funciona ayudará a que otros estudios empiecen a expandirse y se vea en qué medida puede ser útil.

Yo tampoco creo que vaya a ser la droga mágica contra el cáncer. Creemos que el cannabis puede actuar contra, al menos, un tipo de tumor cerebral, en combinación con otro tipo de fármacos y para determinados pacientes, puede ser un elemento más a unir al cóctel de compuestos antitumorales. Quizá en 25 años…

Da la sensación de que hasta ahora todos los esfuerzos investigadores se han realizado para demostrar lo malo que es el cannabis y no para buscar aspectos positivos.

Velasco: Sobre todo por parte del NIDA, la agencia antidroga de EEUU. Hubo bastante esfuerzo en los 80 y 90 para intentar probar lo malo que podía ser en distintos aspectos, incluyendo la acción antitumoral. Hicieron un estudio muy grande tratando ratones con dosis muy altas de cannabinoides para ver si se daba un aumento de los tumores. Y más bien encontraron lo contrario. Todavía hay gente que va por ahí, pero va cayendo por su propio peso.

Hay tantos investigadores haciendo estudios que hay una base científica sólida para apoyar distintas aplicaciones terapéuticas. La situación ha cambiado. Hace unos años las administraciones sólo ponían el acento en lo malo que era, y ahora se empieza a decir que, aunque hay aspectos negativos, por supuesto —en la utilización lúdica de los cannabinoides—, también hay una evidencia científica de que puede tener una utilización terapéutica. Creo que cada vez hay una mayor conciencia social que se va trasladando a los gobernantes.

Estos tratamientos con cannabinoides, ¿pueden tener algún tipo de limitación en pacientes por ejemplo en función de la edad?

Velasco: En general si haces un tratamiento crónico a un niño que se está formando es verdad que potencialmente los cannabinoides podrían tener una parte negativa. Puedes interferir en la sinapsis, podrías tener más posibilidades de tener esquizofrenia. Pero supongamos que se demuestra que tiene una eficacia en tumores cerebrales. A lo mejor compensa, si el efecto terapéutico es bueno, aunque tenga efectos secundarios. Habría que valorarlo como con cualquier otro medicamento. No creo que ninguna quimioterapia sea buena para nadie, pero decides por el mal menor. Y en este caso creo que el efecto sería muy leve.

¿Hay algún tipo de evidencia de que los cannabinoides podrían funcionar contra otros tipos de cáncer?

Sepúlveda: En glioblastomas quizá sea lo que más se ha investigado y avanzado en la parte preclínica, pero también hay información para cáncer de mama y otros.

Velasco: En modelos animales hay 10 ó 12 tipos de cáncer diferentes donde se ha probado que puede ser útil. El cáncer de colon, de mama, de pulmón, el melanoma, el calcinoma de piel… Pero no todo lo que funciona en un modelo animal tiene que funcionar en humanos. Hay una idea entre cierta comunidad de que el cannabis puede ser antitumoral. Pero no se basa en ningún hecho científico probado en humanos. Necesitamos ir a estudios en humanos para demostrarlo.

Actualmente el cannabis sólo está permitido para tratar la esclerosis múltiple. También se conocen sus virtudes como paliativo en cánceres. ¿Hay algún otro uso conocido?

Sepúlveda: Bueno, para el cáncer no está permitido. Para la esclerosis sí, existe un fármaco llamado Sativex. En Europa, Canadá y EEUU los cannabinoides se han ido aprobando para diferentes usos. Hay ensayos en epilepsia, enfermedad de Huntington…

Velasco: En EEUU está autorizado un medicamento para actuar contra la sensación de vómito y como estimulador el apetito.

Velasco, usted lleva varios años ya trabajando con el cannabis. ¿Qué ha averiguado que le haya sorprendido?

Velasco: Hemos estudiado mucho el mecanismo de acción, cómo funciona. Hay cosas muy interesantes a nivel molecular. En general es sorprendente que los cannabinoides pueden tener muchas aplicaciones. Lo más extendido desde el punto de vista terapéutico es sobre el vómito y como estimulador del apetito. Pero también como anti inflamatorio. Cada vez hay más aplicaciones, es sorprendente cómo estas moléculas se utilizaban originalmente. Hasta los años 40 se podían encontrar en las farmacias tinturas de cannabis y cosas de ese estilo.

En un momento determinado cambió la legislación en USA, principalmente por una guerra entre productores de cannabis. Y por un lobby se prohibió el cultivo de marihuana con capacidad psicoactiva. Y a partir de de ahí se estigmatizó, pero ha sido una planta que se utilizaba para tratar muchas enfermedades, con más o menos base científica, pero siempre se utilizó. Esto es simplemente una normalización.

A nivel personal, ¿son partidarios de la regulación del cannabis con fines lúdicos?

Velasco: Yo no creo en las prohibiciones en general. Yo no fumo, pero creo que no tiene sentido que a alguien se le pueda castigar con un delito contra la salud pública por tener una planta en casa. La tendencia es que si otras drogas legales se pueden comprar en un bar o estanco debería estar regulado. Se puede acceder a una cierta cantidad, con una cierta calidad… que la gente sepa cuáles son los principales problemas. Igual que con el tabaco, que pusiera “la marihuana puede afectar a la memoria a corto plazo”. Hay que tratar a la gente como adultos.

La lucha contra las drogas ha hecho mucho daño. Si lo regulas y controlas te quitarías muchos problemas. Hay mucho prejuicio, y en el caso concreto de la marihuana mucho más, sobre todo en comparación con otras drogas legales. Y en cambio no tiene los efectos dañiños —hepáticos, por ejemplo— como puede tener el alcohol. No puede ser que la marihuana esté clasificada al mismo nivel que la morfina o la metanfetamina, que tienen un potencial adictivo enorme que no tiene el cannabis.

Sepúlveda: Mi opinión es muy parecida. Pienso como ciudadano que las regulaciones de lo que los ciudadanos tomen no le corresponden al Estado.

por -
0 410 vistas

 Por Diego Rubinzal.- La marihuana es la droga ilícita de mayor consumo mundial. Los especialistas estiman que ese negocio mueve alrededor de 150.000 millones de dólares anuales, cifra muy superior al mercado de la cocaína (85.000 millones) o de la heroína (65.000 millones).

En ese contexto, el presidente José Mujica impulsó la legalización de la marihuana en territorio uruguayo. El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, calificó la decisión como un gesto de “valentía”. La iniciativa fue aprobada por el Parlamento a finales del año pasado. La ley establece un marco regulatorio para la producción, comercialización y consumo de marihuana. Por ejemplo, la norma permite cultivar hasta seis plantas de ca-nnabis para consumo personal.

Los resultados de esa experiencia serán observados de cerca ante el evidente fracaso de la denominada política de “guerra a las drogas”. La única consecuencia tangible de esa estrategia punitiva, según el liberal conservador Milton Friedman, fue incrementar la rentabilidad de los narcotraficantes. El gurú de la Escuela de Chicago sostuvo que “es muy difícil que un pequeño empresario pueda dedicarse al negocio de importación de drogas, porque nuestros esfuerzos por impedirlo esencialmente lo hacen enormemente costoso…, así que la única gente que puede sobrevivir en ese negocio es… (quienes) tienen suficiente dinero como para tener flotas de aviones, métodos sofisticados y cosas así. Además de eso, al no permitir a esos productores y arrestar, por ejemplo, a los cultivadores locales de marihuana, el gobierno mantiene alto el precio de esos productos. ¿Qué más querría un monopolista? Tiene un gobierno que se la pone muy difícil a todos sus competidores y mantiene alto el precio de sus productos. Es como estar en el cielo”.

El debate está instalado en toda la región. En la última cumbre de las Américas, los jefes de Estado y de Gobierno encargaron a la Organización de Estados Americanos (OEA) la preparación de un informe sobre esta problemática.

La OEA estimó que los ingresos generados por el narcotráfico alcanzan los 300.000 millones de dólares anuales. La producción y comercialización de drogas prohibidas es una actividad económica muy rentable, tal como lo demuestra el negocio montado detrás de la cocaína. La mitad de esa producción, originada en Bolivia, Perú y Colombia, es destinada a los mercados consumidores de los países de América del Norte.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, explica que “para producir un kilo de cocaína se requieren alrededor de 450 a 600 kilos de hojas de coca, y un granjero colombiano recibe 1,3 dólar por kilo; un kilo de pasta base de cocaína se cotiza en 585 a 780 dólares; sin embargo, la venta en el lugar a un traficante ya le puede reportar hasta unos 2700 dólares. En los puertos de Colombia, el precio es de 5500 a 7000 dólares. En la frontera norte de México puede subir hasta 15.000 dólares y en los Estados Unidos el kilo se vende al mayoreo a 27.000 dólares o más”.

A su vez, el pesaje original de la droga se duplica con la refinación y agregado de aditivos. “En Estados Unidos, el gramo de cocaína se vende a 165 dólares, lo que equivale a 165.000 dólares por kilo. Esta cifra, multiplicada por dos, da un total de 330.000 dólares por la venta en las calles, así es como el kilo de pasta base vendido a un precio de 585 a 780 dólares pasa a valer 330.000 dólares”, sostiene Insulza. En esa línea, los especialistas estiman que el 50 por ciento de los ingresos de la cocaína va a parar a mano de los microtraficantes que se mueven en las calles de los grandes centros de consumo.

Los inmensos volúmenes de fondos luego son “blanqueados” a través de entidades financieras, compañías de seguros, corredores de bolsa, agencias de cambio, empresas inmobiliarias. En “¿Por qué no se despenalizan las drogas? Razones de la vigencia de una política fallida” (Revista Latinoamericana de Seguridad Ciudadana Flacso Ecuador), el licenciado Daniel Pontón Ceballos concluye que “estos flujos de dinero van a parar en su gran mayoría a plazas offshore, países con sigilo bancario y los mismos centros financieros mundiales, como Londres, Nueva York, entre otros. Por lo tanto, es posible inferir que el lavado de dinero proveniente de actividades como el narcotráfico es parte sustancial del pulmón de la economía mundial”

por -
0 713 vistas

Parece que en Estados Unidos el debate sobre la legalización de la marihuana no se detiene. Si en Europa es difícil saber dónde es legal la posesión de semillas de marihuana, o su consumo recreativo o medicinal, en EEUU la situación es aún más complicada por su sistema federal. Hace unos de días se ha votado en Washington a favor de la despenalización de la posesión de marihuana. Esto puede significar un punto de inflexión aunque solo sea por el valor simbólico de este resultado en la capital de los Estados Unidos.
Junto a este estado, Oregón también ha despenalizado el consumo, la posesión y la venta de marihuana, aunque por otro lado Florida ha rechazado la autorización para consumo médico. Esto acrecienta las diferencias entre estados que a veces comparten frontera pero cuyas legislaciones son opuestas en lo que tiene que ver con el uso de las llamadas drogas blandas. Esta nueva ley de Washington no busca legalizar su venta, sino su posesión (de hasta 56 gramos para consumo personal y el cultivo de hasta seis plantas en casa).
Además esta propuesta, más allá de contentar a los consumidores, tiene implicaciones económicas y raciales. Se ha demostrado que el 90% de los detenidos con cargos de posesión eran de raza negra. Otro dato curioso es que antes las multas por posesión eran altísimas y han descendido para equipararse a las multas que se aplican por mal aparcamiento, toda una declaración de intenciones.
El debate está servido, aunque muchos ciudadanos piensan que la ciudad tiene problemas más graves de los que ocuparse que de la legalización de la marihuana. Lo cierto es que muchos ciudadanos estadounidenses confían en la marihuana como remedio terapéutico y como alternativa a tratamientos muy costosos y con graves efectos secundarios. Precisamente por eso el debate parece inagotable y sigue abierto a interpretaciones y diferentes perspectivas, porque en él se entrelazan tópicos, investigaciones serias realizadas en universidades prestigiosas, intereses económicos, y un largo etcétera de pros y contras. Cada vez que un país o un estado toman una decisión sobre este tema, el resto mira con atención los resultados porque todos parecen atravesar los mismos problemas con este espinoso tema.

por -
2 1.816 vistas

Según la nueva edición del diccionario de la real academia de la lengua “castellana” y en su última edición, la marihuana tiene otra forma oficial de poderse llamar, la “María”.

Por Mac.- Que la marihuana es una “Yerba Santa” ya lo sabíamos algunos, pero que uno de los idiomas que más se habla en el mundo, el español, le otorgue esa categoría a partir de ahora, ya es una realidad. Sencillamente acepta y describe el nombre de maría como otra forma de llamar a la marihuana.

El cannabis es una planta que últimamente es denominada asesina de células cancerígenas, éstas lo único que buscan es hacer el mal a los seres humanos y nosotros solo queremos que desaparezcan de su organismo lo antes posible.

En otras enfermedades como el sida, la marihuana también es una gran aliada por hacer la vida a estos enfermos más llevadera. Para todos las personas, el dolor es la forma de sufrimiento más generalizadas y, la maría está dispuesta a disipar parte de esta plaga que ataca a los seres humanos.

La planta también es aclamada y venerada por la ecología, ella es una sustituta perfecta de una infinidad de productos que altamente contaminan y que son parte de nuestra vida cotidiana. Además su cultivo es perfecto para la limpieza de las tierras donde los accidentes nucleares no han dejado nada sano. No hace falta para su cultivo utilizar ningún tipo de pesticidas ni sustancias que maltratan y contaminan el medio ambiente.

La maría también es perfecta para la alimentación, los aceites extraídos de sus semillas tienen la composición perfecta de ácidos grasos omega 3 y 6, que tan saludables son para nuestro cuerpo, y en especial para el corazón, que lo acepta y te lo agradece. El forraje que proporciona esta “santa planta” para la alimentación de los animales también es perfecta para esa practica, siendo ecológica, sana y barata.

Otros usos extendidos

El cáñamo, otra denominación del cannabis, es productor de fibras utilizadas desde hace miles de años por el hombre y para crear telas y prendas, transmitiendo conocimientos a través de la utilización de su papel o ayudándole en sus aventuras como fue el descubrimiento de las Américas -las velas de los barcos de Cristóbal Colon eran de cannabis-.

Y así podríamos alargarnos en muchos folios hablando de esta santa planta que lo único que ha hecho desde su descubrimiento, ya hace miles de años, es ayudar al ser humano siendo su aliada en la aventura de la vida. Alimentación, energía, vestimentas, materia prima para un sin fin de cosas y todo eso proporcionado por la sabia naturaleza creada por…

Por eso hace unas semanas, cuando en la última revisión del diccionario español o castellano nos anunciaron los sabios de las letras, que a partir de ahora, estará bien dicho y escrito llamar a la marihuana “maría”, no es que lo viese bien, es que no sé como hasta ahora aún no se había tomado esa decisión tan santa.

En mi opinión la marihuana, claro que es la maría, pero maría de la buena, de esa que en cualquier momento te puede ayudar con el frio dándote calor, dándote de comer, tu corazón siempre querrá estar con ella, no te contaminará por ser bandera de lo verde, te hará levitar, no te matará, luchará contra tus dolores, alimentará a los animales y luchará contra tu peor pesadilla llamada cáncer…y ¿ahora le llaman maría?

Por Dios, ella es la María, la madre de todas las plantas. Por Mac

por -
0 744 vistas

Por Rodrigo Urrego.-  El imperativo categórico propuesto por Chamfort “gozar y hacer gozar sin hacerse daño a sí mismo ni a los demás” es el resumen de la filosofía hedonista, del pensamiento libertario asociado a la responsabilidad asumiendo sus consecuencias. El consumir marihuana es un asunto de uso de la libertad individual que debe ser tratado desde la problemática de la salud pública. Es ridículo seguir atacando el problema de las drogas con prohibición judicial y represión policial. Y sobre todo cuando hablamos de Marihuana (Cannabis sativa). Sin importar cuál sea nuestra orientación política, religiosa o sexual, todos sin excepción cultivamos una mata de marihuana en nuestro cerebro, que produce endocannabinoides, responsables de los efectos de la marihuana.

Fueron investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén los que encontraron la molécula responsable de los efectos de la marihuana; se trata del tetrahidrocannabinol, también conocido como el THC, el cual interactúa con receptores neuronales brindando en general una sensación de placer, de serenidad, de escape a los agites de la vida moderna. Pero a finales del siglo XX se descubrió que nosotros producimos dos sustancias con efectos similares al THC, se trata de la anandamida y el 2-AG, los cuales son más conocidos como canabinnoides endógenos que intervienen en la regulación del dolor, la ansiedad, el hambre, entre otros.

Pero esto no es nada nuevo, diferentes culturas ya habían comprobado sus sorprendentes propiedades, por ejemplo, en el siglo XV la planta era usada para aliviar problemas de epilepsia en lo que hoy conocemos como Irak, mientras que en la India se incorporó a los rituales religiosos dado su efecto embriagador, requerido para estimular el viaje al interior del ser. A principios del siglo XX en los EE.UU. el cannabis comenzó a ser utilizado en una gama amplia de afecciones, desde la migraña hasta las úlceras fueron tratadas con el extracto natural de la polémica planta.

La marihuana ha sido clave en la industria farmacéutica, hoy en día en el mercado se pueden encontrar compuestos análogos al THC para contrarrestar las náuseas provocadas por la quimioterapia, para estimular el apetito en los enfermos de sida, para combatir todo tipo de dolencias, por ejemplo, entre los usuarios de la marihuana están casi 100.000 niños estadounidenses que padecen “epilepsia refractaria”, resistente a los antiepilépticos convencionales pero no a la cannabis. Igualmente, el investigador Guillermo Velasco de la Universidad Complutense de Madrid, reporta que los derivados de marihuana contribuyen a reducir el crecimiento de diversos tumores, utilizando una exquisita ruta molecular para inducir la muerte de las células cancerígenas.

Por otro lado, la legalización de la marihuana y otras drogas ilícitas pueden ayudar a exterminar la economía del narcotráfico que tanto daño y tantos muertos le ha costado a nuestro país. Según la Organización de los Estados Americanos, apenas 1% del total de ventas del ilícito negocio les queda a los campesinos e indígenas cultivadores de la región andina, el resto queda en los intermediarios, o sea en los grupos delincuenciales, que mueven en ventas cerca de US$320.000 millones. Dinero suficiente como para corromper a la justicia, a la policía, a los militares, comprar armas y montar ejércitos criminales.

picture-10631-1400287060La marihuana existe y no se va a poder erradicar, la solución consiste en legalizar manteniendo una fuerte política de prevención, el problema es que acá preferimos gastarnos el dinero fortaleciendo el pie de fuerza y no en campañas de salud pública. Por ahora, démosle a probar una infusión de cannabis a esas úlceras de la política colombiana que siguen abogando por la prohibición. ¡Qué bien le hacen a los carteles de la droga!     Por Rodrigo Urrego

por -
0 291 vistas
Cultivo de cannabis

La legalización de la marihuana podría generar de un flujo de miles de millones de dólares como el que tanto necesita la economía estadounidense. El diario ‘Daily Dot’ explica cómo la droga podrá resolver problemas sociales y económicos de EE.UU.

Varios estados estadounidenses han votado a favor de la legalización de la marihuana en los últimos años, aunque otros, como Florida, por ejemplo, se muestran en contra. Entre el sinnúmero de opiniones contradictorias generadas al respecto sobresale una, expresada por el periódico en línea ‘Daily Dot’, que sugiere que la marihuana puede salvar la economía estadounidense. Se trata no solamente de los beneficios comerciales o tributarios que generaría, sino también del ahorro de los fondos que ahora se gastan para luchar contra la marihuana. Y eso sin mencionar que la legalización de la marihuana podría resolver graves problemas sociales Lo único que falta para comprobar esta hipótesis sería la legalización de la droga a nivel federal.

Impuestos ‘marihuaneros’

Según un estudio de Harvard, el negocio ilegal de la marihuana genera al año unos 113.000 millones de dólares, de los cuales 45.000 millones podrían traducirse en impuestos municipales, estatales y federales. Sin embargo, el Gobierno gasta anualmente alrededor de un billón de dólares solamente en acciones e iniciativas policiales contra las drogas que, sin embargo, no son tan exitosas. Los impuestos ‘marihuaneros’ podrían ser gastados en la lucha contra otras drogas, como la heroína o la cocaína, afirma ‘Daily Dot’.

Legalización contra pobreza sistemática

El hecho de que una de cada cuatro personas en las cárceles estadounidenses hayan sido condenadas por crímenes no violentos vinculados con la marihuana, supone un problema económico y social a la vez. La legalización reduciría esencialmente los gastos penales y policiales. La liberalización de los presos conllevaría beneficios económicos indirectos, ya que los reos podrían regresar y participar económicamente en sus familias y sus comunidades. De esa forma se podría resolver el problema complejo de la pobreza sistemática vinculada con comunidades fracturadas. De hecho, es así como son -facturadas- las comunidades de las que muchas personas fueron sacadas en el transcurso de la guerra de drogas.

El nuevo mercado legal

La aparición de un nuevo producto en el mercado creará un efecto dominó. Aparecerían granjas productoras de marihuana, y habrá más trabajos para granjeros, obreros y fabricantes de fertilizantes, y otros productos agrícolas. Asimismo, desaparecerán las granjas ilegales que contaminan la tierra. Además, habrá beneficios para las empresas de transporte de productos, para las industrias de embalaje y de procesamiento, así como para las tiendas. Finalmente, habrá más trabajo para los laboratorios de pruebas e instalaciones de certificación.

“Ya hace 40 años que el Congreso aprobó el veto actual de la marihuana, infligiendo un gran daño a la sociedad solo para prohibir una sustancia mucho menos peligrosa que el alcohol”, escribió el periódico ‘The New York Times’, abogando por la legalización absoluta de esta droga. Resulta sorprendente que en un país tan orgulloso de su capitalismo del mercado libre el cannabis siga siendo ilegal, mientras que el alcohol y el tabaco no solamente son absolutamente legales, sino también de alta rentabilidad, resalta ‘Daily Dot’. Y eso, pese a que los tres últimos presidentes de EE.UU. admitieron haber probado la marihuana.  Fuente

por -
0 956 vistas

El Rep. Earl Blumenauer (D-Ore.) recordó a todo el mundo el jueves pasado por la tarde cuantas personas han tenido una sobredosis de cannabis

“El spoiler de alerta: es cero”, dijo Blumenauer en una rueda de prensa el jueves pasado. “La primera vez que esto suceda, será noticia y la gente lo sabrá.”

Blumenauer y algunos de sus colegas, incluyendo el representante republicano. Dana Rohrabacher (Calif.), Pidió al Congreso que permitiera la legalización de la marihuana que va entrar en vigor en Washington, DC. leer el informe del HuffPost Ryan J. Reilly

En medio de informes de que una mujer en el Reino Unido “, murió como resultado de la intoxicación de cannabis “a principios de este año, Matt Ferner de HuffPost escribió que por eso  es muy poco probable sufrir una sobredosis de marihuana, de acuerdo con la ciencia:
En la larga historia del uso de la marihuana de la humanidad, ni una sola persona ha muerto a causa de una sobredosis de marihuana. De acuerdo con un fallo de 1988 de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos, un fumador de marihuana tendría que consumir de 20.000 a 40.000 porros de una vez con el fin de estar en riesgo de morir.

Un estudio en el 2009 de la American Scientist sobre la toxicidad relativa de las drogas recreativas mostró que el uso de sólo 10 veces la dosis “eficaz” de alcohol puede ser fatal, mientras que más de 1.000 veces la dosis efectiva de marihuana tendría que ser utilizada para ser potencialmente mortal.

por -
1 5.204 vistas

La decisión de los votantes en Colorado y del estado de Washington de legalizar el uso recreativo de la marihuana ha “cambiado las reglas del juego” para la administración del presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, y en la guerra contra las drogas apoyada por los Estados Unidos, de acuerdo con un informe del Washington Post por William Booth.

“Obviamente, no podemos manejar un producto que es ilegal en México, tratando de detener su transferencia a los Estados Unidos, cuando en los Estados Unidos, al menos en parte, ahora tienen un estatus diferente,” dijo Luis Videgaray principal asesor de Peña Nieto dijo a una emisora ​​de radio el miércoles pasado.

Sin embargo, los expertos y los estudios señalan que la legalización en dos estados de Estados Unidos – incluso si el gobierno federal lo permitiese- probablemente no llevaría a la quiebra a los carteles de la droga de México.

En el período previo a los referendos en México y Colorado, el Instituto Mexicano de la Competitividad  dio a conocer un estudio que estimaba  que los cárteles mexicanos perderían $ 1.425 millones, si la iniciativa era aprobada en Colorado y $ 1372 millones si lo era en Washington. La organización  también predijo que los ingresos por tráfico de drogas  caerían de un 20 a 30 por ciento, y el cártel de Sinaloa sería el más afectado, perdiendo hasta 50 por ciento de sus beneficios .

Pero ese es un impacto mucho más grave que el previsto por la Rand Corp., que previamente encontró que los carteles sentirían a penas la presión de las iniciativas de la legalización en los EE.UU. Como Rand informó:

Un estudio de la Rand Corp. del 2010 estima que el consumo de marihuana legal en California, un estado que consume alrededor de una séptima parte de toda la marihuana que se fuma en los Estados Unidos, costaría a los cárteles del 2 a 4 por ciento de sus ingresos. Así que la pérdida de los consumidores en estados como Washington y Colorado que tienen una población más pequeña ni afectaría mucho la línea de fondo del cártel.

Es difícil determinar exactamente cómo la legalización en los Estados Unidos de la marihuana sería perjudicial para los cárteles, en parte debido a que no tenemos los números exactos de los beneficios del consumo de marihuana de los narcotraficantes en cada uno de los 50 estados.

Los autores del estudio de Rand analizaron el caso hipotético de la legalización de la marihuana en California, que era una proposición en el estado  y que en su momento no pasó. Cuando trataron de determinar el impacto que el acceso a la marihuana legalizada en California tendría en la cuota de mercado de los carteles, encontraron que la marihuana exportada por “DTO” mexicanos (u organizaciones de tráfico de drogas) dominaban los mercados de Nuevo México y Texas y California, pero no saturaban los mercados más septentrionales (Oregon y Washington).

Así que ya, la legalización en Washington y Colorado no golpearía a los cárteles mexicanos en la forma en que la misma medida que digamos, Texas haría.

También encontraron que en el peor de los casos para los traficantes de drogas, la legalización en California significaría que la marihuana mexicana retendría menos del 9 al 15 por ciento de su cuota de mercado original, en los EE.UU. Sin embargo, si se toma en cuenta los costos de contrabando, los impuestos sobre consumos específicos y la potencia percibida del producto, la cuota de mercado podría seguir siendo tan alto como de un 33 a un 38 por ciento.

imrs (1)

Luego está el hecho de que los cárteles también hacen su dinero aparte de la marihuana – con drogas como la cocaína y las metanfetaminas, así como con actividades como el tráfico de personas y secuestros, que constituyen una gran parte de sus modelos de negocio. Y han demostrado una capacidad extraordinaria para adaptarse a medida que las fuerzas del mercado y las políticas de drogas cambian.

Con actividades no farmacológicas en mente, el profesor de psiquiatría de la Universidad de Stanford Keith Humphreys, ex Asesor Principal de Políticas de la Oficina de la Casa Blanca de Política Nacional de Control de Drogas, desarrolló un gráfico circular teórico para romper los flujos de ingresos probables de los cárteles:

mexmostdrugs

Aquí, las ventas de marihuana representan sólo el 17 por ciento de las ventas, mientras que el de la cocaína representa más de un tercio.
“Está claro que para los cárteles mexicanos las áreas de la cocaína y la heroína son las que en términos de exportación ganan más”, Martin Jelsma, experto en política de drogas en América Latina en el Instituto Transnacional en los Países Bajos,  dijo al Christian Science Monitor .
Y si miramos del lado de los expertos que piensan que las actividades fuera de drogas representan la mayoría de los ingresos de los carteles, las ventas de marihuana aún disminuyen más, alrededor de 9 por ciento:

mexdrugs

A principios de este año,  el presidente de Uruguay, José Mujica propuso no sólo la legalización de la marihuana, para convertir al Estado en el único proveedor, sustituyendo así los traficantes.
La participación del Estado “echaría a perder el mercado” para los traficantes de marihuana, “porque vamos a vender mucho más barato que lo que están vendiendo ellos en el mercado negro”, Mujica dijo a CNN. Publicado Washington Post

por -
0 1.013 vistas

He aquí la mayor ironía de las elecciones legislativas del 4 de noviembre: el gobierno de Estados Unidos continuará exigiendo que México, Colombia y otros países combatan el tráfico de marihuana como parte de su “guerra contra las drogas”, mientras que los votantes de Washington DC acaban de aprobar la legalización de esa droga en la propia capital estadounidense.

Bajo una iniciativa que fue aprobada por los votantes de Washington DC en las elecciones legislativas, los residentes mayores de 21 años podrán poseer dos onzas de marihuana y cultivar hasta seis plantas para el consumo recreativo fuera de los terrenos federales. La medida estará sujeta a la aprobación del Congreso, que según muchos podría dar su visto bueno.

Simultáneamente, los votantes de Oregon y Alaska aprobaron enmiendas mucho más fuertes de legalización de la marihuana. Al igual que lo hicieron hace dos años Colorado y el estado de Washington, Oregon y Alaska aprobaron crear un mercado legal de la marihuana recreativa.

Florida fue el único estado donde se derrotó una enmienda sobre la marihuana, pero sólo porque consiguió el 58 por ciento de los votos, en lugar del 60 por ciento que requiere la ley estatal para su aprobación. Muchos votantes de la Florida rechazaron la iniciativa, que proponía permitir la marihuana de uso medicinal, con el argumento de que la propuesta estaba redactada de una manera demasiado vaga, y que podría haber permitido el uso de marihuana para casos tan simples como un resfrío o dolor de cabeza.

Pero el valor simbólico del hecho de que los residentes de la capital del país aprueban el uso recreativo del cannabis, y el hecho de que el 54 por ciento de los estadounidenses apoyan la legalización de la marihuana, según una reciente encuesta del Pew Center, planteará un serio desafío a la política exterior estadounidense, tanto para el presidente Obama como para los republicanos que controlarán el Congreso.

¿Con qué cara pedirán los funcionarios de Estados Unidos a México, Colombia y otros países que sigan combatiendo la marihuana cuando esa sustancia pronto podría ser fumada legalmente en la capital de Estados Unidos?, se preguntan muchos funcionarios latinoamericanos.

José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos, me dijo que el voto de legalización de la marihuana en Washington DC “acelerará el proceso de debate sobre la legalización de la marihuana en América Latina”.

Agregó que en los países a los que Estados Unidos les pide erradicar la marihuana, “la pregunta lógica es qué sentido tiene seguir luchando contra la marihuana en momentos en que cinco estados de Estados Unidos ya han legalizado la marihuana recreativa, y más de otros 20 ya han aprobado algún tipo de marihuana para uso médico”.

Uruguay se ha convertido recientemente en el primer país del mundo en legalizar no sólo el consumo, sino también la producción y distribución de la droga por parte del gobierno, mientras que Guatemala, Colombia y varios otros están considerando la despenalización, o un debate serio sobre la legalización.

“La importancia simbólica de la votación del martes es enorme, porque Washington DC no es sólo la capital de Estados Unidos, sino que también ha sido la capital de la guerra global contra las drogas”, dice John Walsh, un experto de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), un centro de estudios no gubernamental que apoya la legalización. “Ahora, uno de los pilares de la guerra contra las drogas se ha derrumbado”.

Walsh agregó que no cree que el próximo Congreso controlado por los republicanos aniquile la medida aprobada en Washington DC. “Ya sea porque están a favor de la legalización o porque están a favor de los derechos estatales y de la autonomía local, hay un apoyo mayúsculo en ambos partidos para seguir adelante con la legalización”, dijo.

Mi opinión: No me gustaría estar en el lugar del zar antidrogas de la Casa Blanca. Independientemente de lo cada uno piense sobre la legalización de la marihuana, yo estoy a favor, siempre que vaya de la mano de campañas públicas para advertir a la población sobre los riesgos del consumo de la droga, y que se usen los fondos que se ahorren para financiar programas de prevención y tratamiento de drogas más duras, es difícil imaginar qué dirán los funcionarios antidrogas de Estados Unidos tras la legalización de la marihuana en Washington DC.

Hasta hace poco, los funcionarios estadounidenses podían argumentar que Colorado y el estado de Washington eran experimentos aislados. Pero ese argumento se agotó el 4 de noviembre. Tal vez sea hora de que se concentren en cambiar las políticas antidrogas de Estados Unidos, y se enfoquen en el combate contra las drogas más duras. Por Andres Oppenheimer  Fuente

por -
1 8.722 vistas

La marihuana y el sexo son un regalo de la naturaleza. No hay nada sintético al respecto. Disfrutamos tanto de ellos porque nuestra biología está hecha para ese fin, literalmente. Estamos equipados físicamente, en más de un sentido, para disfrutar de la marihuana y el sexo. Sin embargo, cuando se combinan los dos, mierda santa es que cambia la vida.

Nuestros cerebros contienen circuitos neurocelulares (cosas) que sólo puede ser activados por sustancias con estructura molecular de THC. Esto hace que la marihuana sea una combinación única de los sentimientos, y sólo hay dos fuentes de sustancias que activan el propio neurorreceptor de THC .Nuestro cerebro es una de las fuentes: genera algo muy similar al THC, llamado anandamida. Traducido, significa la palabra felicidad. La única otra fuente para que sustancia se produzca es la propia planta de cannabis.

Así que ya ves, nos hicieron para disfrutar de la marihuana! Al colocarte de marihuana o encenderte sexualmente se producen respuestas fisiológicas similares, tales como el aumento del ritmo cardíaco, aumento de la sensibilidad, cambios en el flujo sanguíneo y la respiración. Ciertas secciones de nuestro cerebro como el lóbulo temporal se ven afectados tanto por la marihuana como por la excitación sexual. Nuestros cuerpos están cableados para disfrutar de la marihuana y el sexo juntos!

El sexo y la marihuana nos proporcionan experiencias de euforia. Y es el disfrute de los dos con otros lo que realmente enciende el fuego. Si usted está teniendo relaciones sexuales con alguien o comparte un porro, o tiene relaciones sexuales con alguien mientras comparten un porrito, hay una cierta sensación de confort, de intimidad, de confianza y pertenencia. Ambos están en la misma página y en ese mismo momento el tiempo no importa. Todo el estrés y los problemas desaparecen durante ese período de tiempo que deja un estado de utopía y que para algunos hombres puede ser, lamentablemente, sólo un par de minutos cortos.

El cannabis ha sido usado en conjunción con el sexo durante miles de años, literalmente. Los textos de la antigua India de más de 3.000 años de edad muestran una relación inseparable entre el uso de marihuana y un mejor sexo. Los sistemas de medicina ayurvédica y Unani Tibbi indios utilizan el cannabis para aumentar la libido, conquistar la impotencia, y curar diversas enfermedades. Estos sistemas también utilizan el opio, a veces en combinación con el cannabis.

imagesDecenas de formulaciones que contienen cannabis fueron prescritas como afrodisíacos. Sus nombres son deliciosos y muy sexis, sólo leerlos podrían convertirte así que ten cuidado: shrimadananda modaka, Vajikarana uttama, Majun falaskari, bhang roghan, entre otros. Estas formulaciones tenían la reputación de producir erecciones duraderas, retrasar la eyaculación, facilitar la lubricación y aflojar las inhibiciones. Suena como la receta para una fiesta para mí.

El uso antiguo del cannabis sexual se propició en una tradición hindú-budista conocida como el Tantra. Los que practican el Tantra creen que nuestros cuerpos contienen sistemas de energía que constan de los nervios, el corazón y los elementos espirituales que están vinculados a las energías cósmicas y basadas ​​en la naturaleza. Hombres y mujeres tienen diferentes tipos de energía y el sexo une estas energías, la creación de “circuitos” nos permiten encontrar nuevos niveles de intimidad. La unión tántrica de las energías masculinas y femeninas (sexo) está pensadas para equilibrar la energía del cosmos. Estos rituales de cannabis Tantra se remontan por lo menos al 700 dC.

¿Saldos Sexo fuera del universo? Ehhhh no estoy muy segura de eso. Pero bueno, a cada uno con su propio derecho. Quiero decir, no me malinterpreten, me encanta el sexo tanto como al que mas, pero ¿equilibrar toda la energía del universo? Eso tiene que ser algo de sexo bastante serio. Debo estar haciendo algo mal entonces porque cuando tengo relaciones sexuales tengo suerte si puedo equilibrar mi propio peso corporal no importa la energía de todo el maldito universo.

Pero obtener esta mala hierba … en el Tantra que rara vez fumaron. Ellos en realidad mezclan la marihuana con la leche, se la toman, y lo llaman “bhang.”, Un nombre perfecto tal para esto. Este bhang también se podría hacer como un batido de marihuana con cogollos y hojas de cannabis, leche, el azúcar, pimienta, almendras, semillas de amapola, jengibre y otras hierbas. No suena tan mal ¿eh? Seguro que cientos de personas están hurgando en la basura en este momento en busca de una licuadora para probar su propio brebaje de bhang. Si lo haces, por favor, por todos los medios envíanos un correo electrónico y nos hablas acerca de su experiencia, porque eso debe ser una de diablos de un cuento.

Pero volvamos a las cosas raras. Escuchen lo que voy a decir, porque esto podría ayudar a darle vida a tu vida amorosa. Con los rituales del Tantra y el cannabis, los hombres se bañaban con sus parejas femeninas, peinaban su cabello, las rociaban con perfume, y las ponían sobre una cama de seda. Entonces, los hombres tocaban la frente, los ojos, las fosas nasales, la boca, los brazos y los muslos de las mujeres, y, finalmente, la vagina. Las parejas pasaban a tener sexo y los hombres daban sexo oral a las mujeres, mientras que el uso de cannabis estaba presente durante todo el tiempo. Estoy seguro de que nadie se quejaba.

El Tantra se centraría en la prolongación de sexo por el mayor tiempo posible. Sí señoras, eso significa durante más de 3 minutos. De hecho, los textos antiguos describen algunas sesiones de sexo cannabis que dura de siete a ocho horas! Y cito los textos, “… hasta que un resplandor de fuego envuelve a los amantes en orgasmos por todo el cuerpo, lo que resultaba en el borrado de idealizaciones y de ego mental, la libertad eterna de uno mismo que es igual a Nirvana.” ¡Guau! ¿dónde puedo conseguir un poco? Sin embargo, tanto como yo quiero llamar mierda en este caso, los hechos son los hechos. Pero chicas no os hagáis ilusiones, no hay uno solo hombre que se vaya a tener relaciones sexuales contigo durante ocho horas. Lo sentimos, no sucede. Cambiando de tema.

En el siglo XIX siglo algo llamado Nasha apareció en Serbia. Vírgenes hembras se les daba estas mezclas de grasa de cordero y cannabis en la noche de bodas, para disminuir el dolor de su primera relación sexual. Tal uso se hace eco de las prácticas modernas en la India, donde los recién casados ​​bebían bebidas bhang y comían caramelos bhang. Las prostitutas indias incluso informaban de tomar una gran cantidad de sorbete de bhang, que les ayudaría a sentirse sexualmente excitados, incluso cuando sus clientes eran gordos, feos y estúpidos.

imagesLa mujeres serbias mezclaban cannabis con clara de huevo, azafrán y azúcar para hacer GUC-kand, una tónica que crea un estado de ánimo sexy o (irónicamente) se le daba a los muchachos jóvenes para disminuir el dolor de la circuncisión! Tónicos de cannabis también se les daba a los niños llorosos para animar la sonrisa.

Los hombres serbios valoran una mezcla hecha de hachís potente, mantequilla de almendras, hojas secas, pétalos de clavel, azafrán, nuez moscada, cardamomo, miel, azúcar y raíces piretro Anacylus. A su juicio, esta “gacha-feliz” es un súper afrodisíaco.

Culturas del norte de África como Marruecos y de oriente medio , Egipto, Líbano usan cannabis con fines sexuales en fechas tan recientes como en el siglo 20. Allí, el cannabis se encuentra generalmente en su forma extremadamente potente llamada kif. Las esposas allí usaban el kif cuando los hombres estaban alrededor, a menudo participando en las fantasías eróticas y jugando. El cannabis tenía la reputación de permitir que las mujeres sexualmente se desinhibiesen, despreocupasen y sintiesen curiosidad, que era una ventaja especialmente importante en las culturas donde las mujeres estaban oprimidas rutinariamente.

El avance rápido hasta el mundo de hoy. Varios artículos de investigación muestran que las personas que disfrutan de la marihuana tienden a disfrutar del sexo, y (¡sorpresa!) la marihuana y el sexo pueden ser una combinación poderosa. La mayoría de los usuarios informaron que llegaron más calientes cuando estaban bajo sus efectos, explicando que el aumento de la lujuria se producía en situaciones en las que una persona normalmente se había sentido sexi. Los usuarios dijeron que no sólo se incrementó el deseo, su capacidad para apreciar el placer sexual mejoró cuando iban “colocados”. Sin embargo, se ha descubierto que el exceso de cannabis pueden tener un efecto adverso así que asegúrese de guardar algunos golpes para después de que el juego haya terminado.

De acuerdo con la médico del amor Lisa “Mamakind” Kirkman, la marihuana aumenta el sexo, tanto por razones biológicas como sociales. Dice que experimentamos un estado de excitación, porque también se estimula la oxitocina que se libera durante la lactancia natural, la excitación sexual y el orgasmo cuando se consume cannabis.  Kirkman señaló que algunos de los consumos de cannabis registrados más tempranos están relacionados con el parto porque el cannabis fortalece las contracciones. Por lo tanto, las propiedades del cannabis con el músculo-contratante se podrían utilizar para mejorar el rendimiento sexual.

Dicho esto, he aquí una guía de cannabis sexi, derivado de los hechos y consejos más estimulantes de Kirkman en una entrevista reciente.

descarga1. Lubricante social: 

Socialmente, la marihuana puede amplificar el atractivo sexual porque el fumar es comúnmente una actividad compartida. Compartiendo cannabis se crea una experiencia comunal agradable. Kirkman dijo que es también una buena manera de conocer a otros solteros de cannabis amorosos. Comparte tu escondite con una chica en una fiesta. Su apreciación mutua de l cannabis será una conversación fácil de arranque con su nuevo amigo.

2.El cuello de Rub Pot Heads:

Para algunos, el acto de fumar está sexualizada en un fetiche. El uso de la boca, la chispa de fuego, un pedazo de ella en los labios, la cristalería adornada y penachos de humo cadenciosos puede ser…, notas Kirkman. Ella recomienda compartir un estilo porro (soplando el humo directamente de boca a otra), con su amante. Es la “frotación del cuello para los jefes de marihuana”, como Kirkman dice, y puede conducir a mucho más.

3. Las cepas más atractivas: 

Entonces, ¿qué cepas de marihuana son especialmente buenas para el sexo? Kirkman dijo variedades con una ración híbrido 70/30 por ciento mejor que las puras 100 por 100. Cepas puras pueden causar efectos extremos como la paranoia en Sativas- y la somnolencia en las Indicas, especialmente con los usuarios de marihuana sin experiencia y ocasionales.

Con la salvedad de que todo el mundo es diferente y puede no tener la misma reacción a estas variedades, aquí están algunas recomendaciones para aumentar la libido masculino y femenino, a partir de conceptos básicos.

c152d298cff455428f9d167ca01ceda5Para energía  Sativa son edificantes y te despiertan. Como Kirkman dice, “Sativa consigues que vaya.” Cualquier variedad Sativa, es buena para la actividad física como para el baile, también es buena para “la danza horizontal.” las favoritas Sativa de Kirkman son “Flo” y “Skunk # 1.”

Para relajación-  Indicas relajan los músculos, relajan la mente lo relajan todo. Kirkman señala que a veces simplemente para relajarse un poco es lo que alguien puede necesitar para tener mejor sexo, sexualmente más satisfactorio. Kirkman menciona “Blueberry”  como uno de las favoritas indicas para el relax.

Al igual que con Viagra  Qué cepas son anunciadas específicamente por sus efectos similares al Viagra? Por la seducción y cortejo mental, Kirkman recomienda  “Voodoo”  como la llave para abrir la pasión desenfrenada. Para dar rienda suelta a la bestia sexual que tenemos dentro, Kirkman recomienda  “Godbud,”  y ” Afghani Bullrider.

4. Sexo Juegos con cannabis

Y para fumetas experimentados que han fumado de todo, Kirkman sugiere divertidos “juegos cannabis sexo .”

Un juego consiste en lamer con alternancia la piel expuesta y las burlas con el ascua de la cereza de un porro (Nota de seguridad: no utilizar el picadillo de porros para ningún juego del dolor Hash se derrite en la piel y el objetivo es divertirse, OK!?) Otro juego, La cachimba Humana, que ocurre cuando la pareja de una mujer toma burbujeos de un pelele estratégicamente insertado dentro de la mujer. Las vibraciones del pelele darán placer y risa con un placer indignante. . Anddddd gracias youuuuuuu Lisa Kirkman!                   Fuente en inglés

por -
0 1.237 vistas

El cannabis puede hacer que las enfermedades sean más soportables. A veces, incluso puede luchar contra ellas con éxito . Hay personas que dicen que el cannabis es lo mejor para el alivio del dolor, mejor que, por ejemplo,el ibuprofeno , y mejor que el paracetamol , ya que no tiene efectos secundarios. Y la mejor parte de todo esto: todo el mundo podría crecer fácilmente cannabis en el jardín. De forma gratuita.
Sin embargo, el auto-cultivo de cannabis es – con algunas excepciones – ilegal.
Al lobby farmacéutico alemán probablemente le gustaría que siga siendo así. Un medicamento que no cuesta dinero, pero tiene grandes beneficios es un muy fuerte competidor para los medicamentos establecidos que cuestan mucho y tal vez combaten los síntomas originales, pero traen consigo otro nuevo dolor .
¿Por qué deberían las empresas farmacéuticas de Estados Unidos deben pensar de manera diferente de las de Alemania?
En los EE.UU., algunos estados han legalizado gradualmente el cannabis con fines medicinales. Varios fabricantes de analgésicos se oponen a la liberalización, y están exigiendo reglas estrictas para el consumo privado. Oficialmente, dicen que el cannabis no debería ser legalizado, ya que podría ser peligroso. En realidad, ellos no quieren la legalización, ya que les haría mucho mal.
Un no muy nuevo, pero hasta ahora descuidado documento confidencial de la Asociación para Niños Libres de Drogas mostró que varias compañías farmacéuticas financian campañas contra la legislación , entre ellas Purdue Pharma y Abbott Laboratories. En consecuencia, Purdue es uno de los donantes a la Coalición Comunitaria Antidrogas de América.
Estas empresas producen fuertes analgésicos de opio, los cuales son adictivos y han provocado que un número de estadounidenses sean adictos. Dieciséis mil al año mueren a causa de una sobredosis.
Un mal aceptable?
Desde 1996 Purdue ganó más de $ 27 mil millones en ventas de sus analgésicos. Eso no sería posible con el cannabis.
Por lo tanto, no es de extrañar que las empresas farmacéuticas en Alemania tengan muy poco interés en el estudio de esta medicina alternativa . Publicado en el Huffingtonpost.

por -
0 3.198 vistas

Tín marín. ¿Cuál tema? ambos me atraen, pero no caben en el mismo costal. Sin embargo, haré un esfuercito… ¡Quién quita!

Aura Lucía Mera.- Como pregunta una columnista de El País de Madrid para las mujeres de cuarenta p’arriba, ¿cara o culo? Esa es la disyuntiva diaria, no importan el ébola, ni los desaparecidos de Iguala, ni la ejecución de la joven iraní por matar a su violador… El espejo pregunta cada mañana: implacable, muestra y exige. Una arruga de más antes del desayuno o el “código de barras” entre la boca y la nariz nos acaban la autoestima, las ganas de bañarnos y de salir a la calle.

Las exigencias de “la eterna juventud” y las promesas falsas de la cirugía estética y las inyecciones de bótox se convierten en una obsesión. Hace poco, en una reunión de alto turmequé entré en pánico. Me acerqué a una amiga que no veía desde hace un tiempo. Empezó el blablablá social, el cómo estás y qué has hecho. De pronto un sudor frío me fue cubriendo. ¿Era ella? ¿Me había confundido con otra señora? ¿Estaba charlando con la persona equivocada? Su cara tenía algunos rasgos, los de siempre, pero su cara era otra… Me despedí con el beso de rigor y salí pitada. Pregunté después si ella era o no era. Me confirmaron que sí.

¿Cuándo entenderemos que no nos vemos mas jóvenes sino templadas? ¿Por qué borrarnos la expresión de la cara para quedar momificadas a lo Tutankamón? Las patas de gallo. Las líneas de la boca. Los miles de rayitas que salen al soltar la carcajada son el fruto de todo lo que hemos vivido, llorado, reído, padecido y gozado. Como escribió en un poema una mujer fuera de serie: “¿Quién nos hará la cirugía plástica del alma?”…

A veces me pregunto cómo harán para bostezar o estornudar algunas botoadictas. ¿Para decir dos tendrán que decir “uno-uno”?

Cambio de tercio. Sólo la doble moral de EE.UU. permite vender a todos los países alcohol y cigarrillos, sustancias que están probadas como las responsables (si se consumen en exceso) de accidentes, muertes violentas, cirrosis, cáncer, enfisema y otras cosillas. La marihuana nunca ha matado a nadie. A no ser de la risa.

Obviamente su abuso produce psicosis, alucinaciones, brotes de agresividad o apatía. Pero jamás se puede comparar con el daño producido por el tabaco y el alcohol.

Y mientras en Colombia ponemos los muertos y los condenados desde hace lustros, ya EE.UU. la cultiva y la defiende.

Felicito a Minsalud. La marihuana tiene más efectos positivos que negativos. El que quiera que se meta su porro. Y en cuestiones de salud, sus beneficios son infinitos. Acabemos con el servilismo a EE.UU.: ¡definamos nuestras propias leyes sin arrodillarnos más!

Mientras millones de cartones de cigarrillos entran de contrabando o legalmente y el licor se expende en todo lugar, cuántos presos tenemos en hacinamientos infrahumanos o en cementerios que nadie visita. ¿O cuántas víctimas de cáncer sufriendo las atroces consecuencias de la quimio cuando podrían tener una mejor calidad de vida? ¡Reflexionemos!   Fuente ElEspectador

por -
0 721 vistas

Halloween está a la vuelta de la esquina y, si no estás ocupado cazando en algún dispensario de marihuana cercano, este día siempre es una buena excusa para organizar una noche de cine de terror. Elige tu variedad favorita , hinca el diente a una manzana de caramelo y siéntate, no demasiado cómodo, para ver estas 5 Películas, seleccionadas especialmente para horrorizarte.

5  Tucker & Dale vs. Evil (Tucker & Dale contra el mal)

Tucker & Dale vs. Evil - Alan Tudyk - Tyler Labine

Empieza la noche con algo ligerito. Tucker y Dale (Alan Tudyk y Tyler Labine) son dos mejores amigos, un poco pueblerinos, que vienen de una ciudad pequeña y que planean pasar unos días en su cabaña de montaña. Pronto, se encuentran con un grupo de jóvenes que están acampando cerca. Las  personalidades de los dos amigos, un tanto rudas y pintorescas, llevan a los otros chicos a pensar que son peligrosos asesinos, lo que provoca momentos un tanto  extremos y varios malentendidos. Un punto de vista refrescante y lleno de clichés, en cuanto a películas del  tipo ‘terror’, donde nada es lo que parece.

También: Shaun of the Dead (Zombies party -una noche… de muerte) y  Cabin in the Woods (La cabaña en el bosque)

4  The Midnight Meat Train (El Tren Carnicero)

Midnight Meat Train - Bradley Cooper - Vinnie Jones

¿Estás familiarizado con la obra de Clive Barker? Si es así, deberías tener una idea de lo que depara esta película. Mucho menos traumática que Hellraiser, este film presenta la historia de un fotógrafo de Nueva York (Bradley Cooper) que está obsesionado con un misterioso hombre que “podría” ser un conocido asesino en serie que actúa en el metro de Nueva York. Pasillos espeluznantes, momentos de gran impotencia, miembros esparcidos… un menú de 3 platos para quien esté cansado de sentirse seguro en el transporte público.

También: las películas de “Saw” y  Hellraiser

3  Frozen

Frozen - Kevin Zegers - Shawn Ashmore - Emma Bell

♪Libre soy, libre soy ♫ … no es ésa. Aquí, no hay nada místico ni sobrenatural. Ningún monstruo, vampiro o fantasma psicópata asesino de ningún tipo. Tres jóvenes se van de viaje de esquí y por supuesto, se ven atrapados a unos cuantos metros de altura en un telesilla, en medio del vacío, durante días. Esta película es para los fanáticos de lo inquietante y del terror que tiene lugar en espacios (muy) limitados.

También: The Loved Ones y Dead Snow (Zombis Nazis)

2  Destino Final (5 películas)

Final Destination

¿A quién no le gusta una película de terror para desconectar el cerebro? La saga de Destino Final es ideal en ese sentido. Francamente, ninguna de las películas tiene  valor intelectual, pero definitivamente están entre las películas más divertidas del tipo palomitas de maíz y “elige-un-grupo-de-gente- joven-y-guapa-y-mátalos-sin-piedad”. Si estás listo para pasar horas aterrorizado ante la idea de tener objetos afilados, elegidos al azar , que vuelan inexplicablemente hacia los ojos abiertos de la gente… no lo dudes.

También: Hatchet (3 películas)

1  Let the right one in/Let Me In (Déjame entrar)

Let me in - Chloë Grace Moretz

Durante las dos últimas décadas, los vampiros han sido las criaturas más populares de la noche y parece que, cuanto más se habla de ellos, más amistad quieren trabar con ellos los seres humanos. Aquí, nada perturbador ni siniestro. Let the right one in (Låt den rätte komma in en  la versión sueca original) muestra una conexión genuina y profunda que se da entre un chico y una enigmática chica (Chloë Grace Moretz) que se acaba de mudar al barrio. La versión norteamericana, por primera vez, no tiene nada que envidiar a su homóloga del norte.

También: Entrevista con el Vampiro y Village of the Damned (El pueblo de los malditos)

Feliz Halloween!

Por Sylen Jay   Fuente SensiSeeds

por -
1 822 vistas

El pasado domingo, 26 de octubre de 2014, Uruguay vivía una jornada legislativa teñida por el adiós de Mujica a la Presidencia de Uruguay.

El “Presidente más pobre del mundo”, tal y como lo bautizó la mismísima BBC, acudió a votar nada más y nada menos que en su escarabajo color azul cielo. Un hombre de costumbres que no abandona sus principios ni cuando el protocolo lo requiere. Aunque ése no es más que un guiño a lo que ha sido, y ha representado, durante toda su carrera.

Mujica llegando al colegio electoral para votar
Mujica llegando al colegio electoral para votar
Oficialmente su mandato acaba el próximo mes de marzo, pero no se apeará de forma inmediata. El aún actual Presidente de Uruguay, que aspira a un escaño en el Senado tras las elecciones legislativas del pasado domingo, (y que todos saben que conseguirá), se quedará durante la primera etapa del nuevo Gobierno. El motivo no es más que la honesta intención de forjar lazos, asesorar a los nuevos dirigentes y, por qué no, asegurarse, en cierto modo de que todo marcha tal y como él planeó.

No es un secreto que Pepe Mujica es uno de los líderes más queridos en América Latina pero, como suele pasar, nadie es profeta en su tierra. Uruguay lo aprecia, pero no lo suficiente como para volver a darle el mando del país. Algunos ciudadanos opinan que su austeridad es, si más no, forzada. Que renunciar al 90% de su sueldo como Presidente tiene alguna sombría intención detrás y que rechazar la vida entre algodones del Palacio Presidencial es una decisión más acorde a un loco que a un líder. Nada más lejos de la realidad. Estamos hablando de un hombre que sufrió en sus carnes la crueldad y el sinsentido de la dictadura. Un hombre cuya vida no es más que el reflejo de su corazón. Tan simple como eso.

Loables logros
cannabis-uruguay-1Más allá de su modo de afrontar el día a día, se encuentra un hombre que ha sido capaz, en tan solo 5 años, de cambiar el rumbo de un país. De colocar a Uruguay en el ojo público y de escribir la mejor historia. Ésa que se escribe sin querer.

Mujica despenalizó el aborto, a pesar de que su predecesor, Tabaré Vázquez, lo vetara sin piedad en el anterior mandato. Mujica también promulgó en 2013 la ley de parejas homosexuales, algo casi impensable en América Latina, teniendo en cuenta que dichas uniones únicamente eran legales en Argentina, hasta el momento. Mujica ha pactado con Obama, antes de irse, la promesa de que Uruguay acogerá a 5 presos de Guantánamo, afirmando que todo partido político que rechace esa medida será porque quienes lo conforman “son almas podridas y cobardes”. ¿Necesitan alguna prueba más?

Mujica, señoras y señores, promulgó la primera ley que aprobaba la producción y comercialización de la marihuana por parte del Estado. Un revés, sin precedentes, al narcotráfico y que todavía hoy, a puertas del 2015, está dando que hablar.

En las elecciones del pasado domingo, el Frente Amplio, el Partido de Mujica, obtuvo la mayoría en la Cámara de Diputados, un objetivo que al principio parecía difícil pero que finalmente se confirmó. Aún así, hay cierto miedo. Vaya si lo hay. El mundo está expectante por saber qué pasará cuando el capitán abandone el barco. ¿Seguirá todo como estaba previsto o bien el castillo de naipes se desvanecerá tras una cortina de humo?

El tiempo lo dirá y Sensi Seeds estará ahí para escucharlo. Pase lo que pase, Mujica siempre tendrá un rincón especial en nuestro corazón y lo recordamos como aquel que inició el camino como gladiador y lo acabó como emperador. Eso sí. Su corona jamás fue de laurel, sino de cáñamo.

Por Diana

Fuente

por -
0 927 vistas

Alejandro Gaviria (foto), ministro de Salud, citó esta semana las palabras de Mark Kleiman, uno de los estudiosos más importantes en los Estados Unidos y en especial uno de los principales expertos en el tema de las drogas en su país, afirmando que “en muchos aspectos fumar marihuana es más seguro que consumir alcohol”.

La declaración, que se dio en la audiencia de inicio a los cuatro debates necesarios para aprobar el proyecto de ley que busca regular el uso medicinal y terapéutico del cannabis, dejó reacciones encontradas.

Sin embargo el Ministro argumentó que no se trataba de una opinión personal, “sino que es una evidencia científica después de estudios exhaustivos”.

El Universal consultó con el psiquiatra Edwin Herazo, director del Instituto de Investigación del Comportamiento Humano, sobre si realmente es más segura la marihuana en relación con el consumo de bebidas alcohólicas.

“Es más peligroso el alcohol. Porque la evidencia ha demostrado que quienes consumen alcohol están más asociados a accidentes de tránsito, lesiones personales, homicidios, y a cometer delitos, que quien consume marihuana, por ejemplo”, explicó Herazo.

Respecto a los impactos o al riesgo del alcohol y la marihuana en el cuerpo del consumidor, el Director del Instituto de Investigación del Comportamiento Humano, indicó que no hay claridad, ni se puede hacer una afirmación rotunda sobre este punto, pues no se conocen a profundidad los efectos neuropsiquiátricos tanto del alcohol como de la otra sustancia.

Sin embargo Herazo sostuvo que “el alcohol como sustancia química está asociada a los mayores problemas de salud en el corto y mediano plazo que sustancias como la marihuana. Probablemente la marihuana a largo plazo tenga unos efectos importantes a nivel cognitivo, es decir, en las facultades intelectuales”.

¿Y LA DEPENDENCIA?

“Esa respuesta no hay forma de darla en un país como Colombia por una razón técnica que es la siguiente: como quiera que el alcohol es una sustancia legal y de uso social extendido, el punto de comparación no es similar al tomar como referencia la marihuana. Cualquier cosa que se afirme es una suposición”, explicó Herazo con respecto al grado de dependencia que puede desarrollar el consumo de estas dos sustancias.

Además, el psiquiatra sostuvo que en Colombia el alcohol es mucho más dañino que la marihuana.

“QUE TOMEN, PERO QUE NO FUMEN MARIHUANA”

Este medio preguntó a los cartageneros cuál de las dos sustancias creían más dañinas para las personas, y en especial para los jóvenes. Y en Cartagena las opiniones también están divididas.

Algunos indicaron que la marihuana es mucho peor. “La marihuana es algo que daña a las personas. Que mis hijos tomen, pero que no fumen marihuana”, dijo Rosiris Morales.

Mientras que otros explicaron que es contradictorio que una sea legal y la otra no. “Si por lo menos la marihuana es medicinal, no se entiende por qué no es legal, y el alcohol que hace más daño, sí lo es”, afirmó Javier Obredor.  Fuente

por -
0 199 vistas

 

En una entrevista con la CNN el lunes pasado, Eric Holder señaló las ocho directrices del Departamento de Justicia presentó el año pasado para los estados de legalización que debían cumplir, diciendo que él piensa que todavía son “la forma apropiada de acercarnos a este problema.”

Esas directrices son:

  • La prevención de la distribución de marihuana a menores de edad;

  • La prevención para que los ingresos por la venta de marihuana no valla a las empresas criminales, pandillas y cárteles;

  • La prevención para que no se desvíe marihuana de los estados donde es legal bajo la ley estatal de alguna forma a otros estados;

  • La prevención para que la actividad autorizada de marihuana por el estado no se utilice como cubierta o pretexto para el tráfico de otras drogas ilegales u otras actividades ilegales;

  • La prevención de la violencia y uso de armas de fuego en el cultivo y distribución de marihuana;

  • La prevención para no conducir drogado y exacerbar otras consecuencias adversas para la salud pública asociadas con el consumo de marihuana;

  • Prevenir el cultivo de marihuana en tierras públicas y los peligros ambientales que plantea la producción en tierras públicas

  • La prevención de tenencia o uso de marihuana en propiedad federal.

“Veremos a ver si hay o no un estricto régimen regulatorio en en esos estados”, Holder dijo a la CNN.

El fiscal general, quien anunció el mes pasado que tiene la intención de dimitir pronto, según el Departamento de Justicia está vigilando de cerca los estados para asegurarse de que están cumpliendo con las directrices y que estén regulando eficazmente el comercio de marihuana reciéntemente legal. “Lo que yo he dicho a los gobernadores de los estados, es que si no estamos satisfechos con su esquema regulatorio nos reservaremos el derecho a entrar y demandarles a ellos”, dijo. Fuente

 

por -
0 938 vistas

Vice hizo un interesante recorrido audiovisual por el nuevo desafío de las industria de la marihuana legal: hacer crecer el segmento de usuarios poco regulares que quieren experimentar un poco más con el canabbis. El vídeo de veinte minutos muestra a Jessica Roakke, una madre de dos niños, un paseo por Colorado y sus diferentes invernaderos, fábricas de chocolate, locales de consumo y, finalmente, una hermosa estancia donde ella prueba un porro adquirido legalmente.

El paseo lo realizó junto a Krishna Andavolu, el que se fumó un porro durante una entrevista a Mujica, y Peter Johnson, un emprendedor que organiza tours de fumetas. Más allá de demostrar cómo funciona la industria de la legalización, también derribó ciertos fantasmas como quién puede comprar, cómo mantenerlo lejos del alcance de los niños y la seguridad de comprar. Fuente