Buscar

sativex - resultados de búsqueda

Si no estás satisfecho con los resultados, realiza otra búsqueda

0 550 vistas

Aunque hay mucha información actualizada y precisa online sobre el cannabis medicinal en Europa, encontrar una fuente fiable que te cuente todo lo que necesitas saber puede ser una misión prácticamente imposible. Así que hemos recopilado cientos de fuentes online – noticias de prensa, análisis de los gobiernos y de las ONG, y puntos de vista de los pacientes – con el fin de elaborar un resumen completo de la situación del cannabis medicinal en Europa.

Nos hemos esforzado por motivos de claridad y precisión en todos los aspectos, pero reconocemos el hecho de que, a veces, las aguas legislativas pueden ser turbias y se pueden cometer errores de interpretación. Sumado a esto, las legislaciones cambian rápidamente, por lo que iremos añadiendo actualizaciones cada tres meses, o más, si es necesario. Por lo tanto, agradecemos cualquier comentario, observación, o corrección – y tu contribución nos ayudará a que esta fuente sea realmente interactiva y a que siga siendo relevante ¡durante muchos años!

Legalidad y Disponibilidad del Cannabis Medicinal en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Este mapa muestra el estado general de la legalidad y disponibilidad del cannabis medicinal en Europa. Todos los países que han aprobado leyes relativas al cannabis medicinal, que han aprobado toda la planta de cannabis o medicamentos derivados del cannabis, o que tienen disponibles medicamentos a base de cannabis/derivados del cannabis en alguna forma están marcados en verde.

A primera vista, la situación parece relativamente buena en la mayoría de las naciones europeas. Sin embargo, hay que analizarla un poco más detenidamente para tener una idea clara de verdad, porque las leyes y la praxis del cannabis medicinal varían mucho de unos países a otros.

Algunos países que han aprobado leyes que, supuestamente, permiten el suministro de cannabis medicinal, en realidad, no permiten que nadie pueda usarlo. Otros países recetan determinados derivados del cannabis o cannabinoides sintéticos, pero no permiten el uso de toda la planta de cannabis, mientras que otros tienen leyes relativamente relajadas que permiten el cultivo medicinal personal, las asociaciones cannábicas que suministran a los consumidores medicinales, y una gama de diferentes medicamentos de venta con receta.

Algunos de los países marcados en verde, en realidad, no tienen ninguna ley relativa al cannabis medicinal, y no han aprobado ninguno de los medicamentos derivados del cannabis existentes, pero aún así tienen disponible cannabis medicinal o medicamentos derivados del cannabis para ciertos pacientes bajo normas especiales de acceso. En estos países, las autoridades sanitarias nacionales generalmente importan los fármacos sobre una base estrictamente limitada, basada en cada caso individual. Es obvio que no son sistemas ideales, pero si se han aprobado leyes o si hay pacientes que reciben medicamentos a base de cannabis o derivados en esos países, aparecen incluidos en la sección verde del mapa.

Si quieres saber más sobre los medicamentos derivados del cannabis que se encuentran disponibles actualmente en Europa, por favor, echa un vistazo a nuestro artículo Cannabinoides en la medicina – un resumen para médicos y especialistas, publicado en marzo de 2016.

Disponibilidad de Sativex en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

En primer lugar, vamos a echar un vistazo a la disponibilidad de Sativex. A pesar de ser polémico, Sativex ha tenido un éxito considerable al conseguir la aprobación en gran parte de Europa y en muchos otros países de todo el mundo. Las razones de la polémica en torno a Sativex son múltiples.

Muchos activistas y pacientes creen que autorizar y regular Sativex, mientras que el cannabis sigue siendo ilegal (como ocurre ahora en la mayor parte de Europa) es injusto y discriminatorio, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una extracción de la planta entera y, por lo tanto, es esencialmente cannabis (a diferencia de los medicamentos de síntesis de una única molécula, como nabilona y dronabinol, que veremos más adelante).

Estos problemas se ven agravados por el hecho de que Sativex es prohibitivamente caro y se encuentra disponible de forma irregular en muchos países. En el Reino Unido, Sativex sólo está disponible en la Seguridad Social (NHS) de Gales. En agosto de 2014, el grupo All Wales Medicines Strategy Group (AWMSG) recomendaba que Sativex pudiera prescribirse en el NHS (lo que significa que los costes serían asumidos por las autoridades sanitarias con sólo una pequeña carga nominal para el paciente) en Gales para el tratamiento de la espasticidad relacionada con la EM.

Sin embargo, el National Institute for Health and Care Excellence (Instituto Nacional para la Salud y Cuidado de la Excelencia), o NICE, no recomendaba la prescripción de Sativex en Inglaterra en su Guía Clínica de la EM de 2014 “porque no es un tratamiento rentable”.

En abril de 2011, el Scottish Medicines Consortium (SMC – el escocés equivalente a NICE) también anunció que no podía recomendar Sativex, ya que no había recibido ninguna solicitud de autorización de comercialización por parte de GW Pharmaceuticals. Por lo tanto, los pacientes de Inglaterra y Escocia que quieren conseguir Sativex deben “hacerlo de forma privada” y cubrir todos los costes ellos mismos.

Un tema de precios similar existe en Francia, donde las autoridades aprobaron Sativex en 2013, pero todavía tienen que ponerse de acuerdo con un precio de venta con el distribuidor europeo GW Pharmaceuticals, Almirall. Sensi Seeds informaba en diciembre del año 2015 que Sativex todavía no estaba disponible en Francia, y que había pocas probabilidades de que lo estuviera en un futuro próximo.

En Finlandia, Dinamarca y Noruega, Sativex está disponible de forma estrictamente limitada en base a cada caso individual, y tiene un precio prohibitivo en comparación con otras formas de cannabis medicinal. Sin embargo, la situación en Finlandia ha mejorado de forma considerable en los últimos años (desde que se aprobaron las leyes del cannabis medicinal en 2008); el número de pacientes que reciben cannabis medicinal en forma de Sativex o productos Bedrocan aumentó de tan sólo 12 en 2010 a unos 200 en 2014.

En Irlanda y Malta, técnicamente, Sativex ha sido aprobado pero nunca se ha recetado – en Irlanda, los problemas con el precio han retrasado el lanzamiento de Sativex, mientras que en Malta, la única solicitud recibida hasta el momento ha sido rechazada recientemente por las autoridades sanitarias.

El cuasi monopolio de GW Pharmaceuticals del cannabis medicinal legal le permite beneficiarse considerablemente, mientras que los individuos que cultivan cantidades personales de cannabis siguen siendo criminalizados en gran parte de Europa. Muchas de las personas que cultivan pequeñas cantidades de cannabis destinadas al uso medicinal y personal lo hacen porque supone la única opción verdaderamente asequible. Que estos individuos sigan siendo perseguidos por razones que parecen ser exclusivamente económicas es un estrepitoso fracaso por parte de las autoridades nacionales y supranacionales de Europa.

Disponibilidad de Marinol/Cesamet en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Nabilona y dronabinol, comercializados como Marinol y Cesamet (o Canemes en algunos países), son dos análogos sintéticos de una única molécula de THC, que también han conseguido la aprobación en muchos países europeos. En general, se han aprobado para las náuseas, vómitos y pérdida de peso relacionadas con el cáncer y el VIH.

Como medicamentos de síntesis de una única molécula, nabilona y dronabinol tienen una eficacia limitada, y además se asocian con más efectos secundarios graves que el propio cannabis. Varios países han permitido el uso de nabilona y dronabinol mientras siguen prohibiendo el uso del propio cannabis medicinal, como Dinamarca, que ha aprobado miles de solicitudes de Marinol durante la última década, pero ninguna de Bedrocan.

Dronabinol y nabilona se desarrollaron hace más de 30 años, y nunca han sido especialmente populares entre los pacientes o profesionales de la salud. A pesar de que se han prescrito a muchos más pacientes que Sativex a estas alturas, hay signos claros de que Sativex está tomando el relevo en términos de disponibilidad, aceptabilidad y popularidad. Sin duda, representa un paso en la dirección correcta, hacia el reconocimiento del valor medicinal superior de toda la planta de cannabis sobre los tratamientos sintéticos a base de moléculas individuales.

En Alemania, parece que tanto nabilona como dronabinol siguen estando disponibles con receta médica, pero desde 1991, no lo han estado en el mercado abierto como medicamentos terminados (es decir, que no están ni pre envasados ni disponibles para su compra en farmacias).

Curiosamente, dronabinol está reconocido en el derecho internacional, ya que es un estereoisómero del THC, mientras que la nabilona no lo está porque su estructura molecular difiere de los cannabinoides verdaderos sustancialmente. En Islandia, por ejemplo, dronabinol está técnicamente prohibido, pero la Agencia de Medicamentos del país ha autorizado su uso, de forma excepcional, en casos especiales. Nabilona no está sujeta a ninguna prohibición – pero ambos medicamentos se han recetado sólo en un pequeño número de casos, en virtud de las normas de acceso especiales.

Disponibilidad de Bedrocan en Europa

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

El número de países que permiten el uso de Bedrocan (u otros productos del mismo fabricante, es decir Bediol, Bedrobinol etc.) es mucho más reducido, y en la mayoría de los casos, la medicina sólo la pueden importar las autoridades sanitarias nacional del país en cuestión, y en base a cada caso individual.

Dado que los productos de Bedrocan son flores de toda la planta de cannabis, los países que permiten su uso parece ser los países europeos más progresistas en lo que se refiere a consumo de cannabis. En realidad, la situación es un poco más complicada.

Los productos de Bedrocan se consideran preferibles a Sativex, por diversas razones, pero sigue habiendo insatisfacción entre los pacientes. En Noruega y Finlandia, por ejemplo, los productos Bedrocan sólo pueden importarse en una estricta base de caso por caso, con la aprobación de las autoridades sanitarias nacionales. Representan una opción económica en comparación – en Finlandia, según los informes, Sativex cuesta € 650 por tres botellas de spray que contienen 810mg de THC y 750 mg de CDB en total; los cannabinoides totales equivalentes se pueden obtener a partir de productos Bedrocan que cuestan € 200 o menos.

Sin embargo, muy pocas personas tienen acceso a Bedrocan en realidad (en Finlandia: 123 en 2012, aunque es probable que los números hayan aumentado desde entonces), y el número de enfermedades para las que se puede prescribir es muy limitado.

Bedrocan en los Países Bajos

En los Países Bajos, Bedrocan se convirtió en el único productor de cannabis medicinal autorizado en 2003, al aplicar la ley de 2001 que, supuestamente, legalizaba el cannabis con fines medicinales – que también vio la creación de laDutch Office of Medicinal Cannabis (OMC).

Pero antes de esto, por lo menos, otro proveedor (Maripharm BV, una empresa que ahora se limita a hacer productos sólo de CDB) tenía disponible cannabis medicinal (según se informa más barato y más eficaz), y lo utilizaban muchos miles de pacientes, a los que sus médicos recetaban cannabis y que conseguían su medicina directamente de más de 1.000 farmacias diferentes. Esta situación no era legal, pero se toleraba, y parece haber sido mucho más preferible para los pacientes.

En 2001, se creó la OMC (según las normas del Tratado de la ONU, un país debe establecer una oficina para supervisar el cannabis medicinal si quiere que esté disponible), y en 2003, se puso en marcha la nueva política medicinal. Pero puede haber tenido el efecto de hacer que el cannabis medicinal estuviera menos disponible para los pacientes holandeses – según la BSEMC (the Public Interest Foundation for Effective Medical Cannabis), de 10.000 a 15.000 pacientes consumieron cannabis medicinal cada año bajo el viejo sistema en comparación con sólo 140 cada año entre 2003 y 2013.

Un estudio de la Universidad de Utrecht publicado en 2013 sitúa la cifra mucho más arriba, aproximadamente en 1.000 al año. Actualmente, estamos a la espera de las cifras de la propia OMC, y os pondremos al día tan pronto como dispongamos de la información.

Sin embargo, las preocupaciones de los pacientes con respecto a los productos Bedrocan no se limitan a la disponibilidad o al coste – todos los productos Bedrocan se tratan con radiación gamma para garantizar que se eliminan los pesticidas, metales pesados y microorganismos. Este es un requisito de la OMC, pero ha causado preocupación por su efectividad y seguridad en algunos pacientes, y ha llevado a muchos a comprar cannabis en los coffeeshops antes que los productos de farmacia. Este reportaje de vídeo de Cannabis News Network entra en detalles sobre el tema de Bedrocan y la legislación del cannabis medicinal en los Países Bajos.

Además, como Sensi Seeds informaba a principios de este año, Bedrocan tiene dificultades para proporcionar suficiente producto a otros países europeos. Como el único proveedor de cannabis medicinal en Europa, la demanda de sus servicios aumenta con rapidez, hasta el punto en que ha abierto una nueva planta de producción en 2015 – pero sigue habiendo problemas de abastecimiento.

Programas Nacionales Europeos de Cultivo de Cannabis Medicinal

En un pequeño número de países europeos, el gobierno nacional ha tomado la postura de que el control del Estado y la regulación del mercado de cannabis medicinal es la vía razonable. De manera clara, estos programas estatales tienen la ventaja de ofrecer cannabis a los pacientes registrados a un precio más bajo que el de las formas disponibles hoy en día.

En la actualidad, los únicos países europeos que han puesto en marcha la producción de cannabis medicinal controlada por el Estado son Italia, los Países Bajos y la República Checa. Como ya se hemos comentado, Holanda ha concedido la licencia exclusiva para producir cannabis medicinal a Bedrocan BV. Alemania yadebate los planes para aplicar un programa similar, pero no se cree que entre en vigor, por lo menos, hasta 2017.

No vamos a clasificar el Reino Unido entre los países productores de cannabis medicinal, a pesar de la licencia de GW Pharmaceuticals para cultivar cannabis y producir Sativex, ya que Sativex no se distribuye como flores de cannabis de la planta entera (y no está ampliamente disponible en el Reino Unido).

En la República Checa, la empresa de logística Elkoplast tiene licencia para producir cannabis medicinal utilizando las variedades y la experiencia de Bedrocan. Según los informes, Elkoplast ha distribuido su primera cosecha de 11kg en febrero de 2016; el coste del cannabis de Elkoplast es, al parecer, de unas 100 Coronas (€ 3,70) el gramo (en comparación con unas 300 Coronas/€ 11 del Bedrocan importado). Elkoplast tiene la intención de producir 40kg este año.

El año pasado, los médicos registrados para prescribir cannabis medicinal en la República Checa (que actualmente son cerca de 20) suministraron cannabis a sólo 30 pacientes. Se cree que la cifra de pacientes aumentará significativamente con la aplicación del nuevo sistema. El cannabis medicinal se legalizó en la República Checa en 2013, por lo que el progreso ha sido relativamente rápido hasta la fecha.

En Italia, el ejército ha completado recientemente su primera cosecha de cannabis destinada a la distribución a pacientes con receta médica para cannabis medicinal. El ejército tiene previsto cultivar este año 100kg – lo que parecer ser aproximadamente el doble de la cantidad que actualmente se importa de los Países Bajos, y las autoridades sanitarias regionales tienen como objetivo distribuirlo por € 5/€ 15 el gramo, en comparación con los aproximadamente 40 € por gramo de Bedrocan.

Curiosamente, cualquier médico italiano puede prescribir cannabis medicinal a un paciente – esta situación difiere radicalmente de muchos otros países europeos, donde el cannabis sólo puede ser recetado por especialistas como neurólogos y oncólogos. Además, el número de médicos dispuestos a recetar cannabis parece ser relativamente alto, y el interés de los pacientes crece rápidamente.

Por otra parte, este último dato se conoce parcialmente a través de la gran cantidad de solicitudes notificada para importar productos Bedrocan, presentadas por pacientes italianos ante la oficina holandesa OMC. La cosecha del ejército aún no se ha distribuido, y el proceso ha sufrido varios retrasos hasta el momento. Sin embargo, Italia está demostrando una actitud muy progresista a pesar de seguir atascado con las dificultades logísticas, y el nivel de los avances resulta muy alentador.

Que el Estado Controle el Cannabis Puede No Ser lo Ideal

Por lo general, el elemento de control del estado implicado en este tipo de programas consiste, sencillamente, en conceder licencias sobre el derecho a cultivar cannabis medicinal a un solo productor. Esto está lejos de ser lo ideal, por varias razones: problemas de suministro, tales como los experimentados por Bedrocan y una falta de competitividad en los precios, calidad y variedad, suelen mencionarse como problemas posibles.

En Italia, el control estatal de la producción de cannabis no existe junto con el derecho a cultivar cantidades personal de cannabis, como es el caso en los Países Bajos y la República Checa. Se informó ampliamente En enero de 2016, la noticia de que el cultivo del cannabis medicinal había sido despenalizado en Italia tuvo una gran repercusión informativa, pero no parece que esto sea del todo exacto.

El primer ministro italiano Matteo Renzi anunció en enero una larga lista de reformas de menor importancia, incluido el levantamiento de las sanciones penales por violaciones de las normas de cultivo de cannabis medicinal. Sin embargo, parece que esto sólo se aplica a los investigadores o personas “que trabajan en el campo del cannabis medicinal”, y no a la población general.

Por lo tanto, el sistema italiano ha recibido criticas por ser otra medida a medias, que monopoliza los beneficios posibles y priva a los pacientes de la elección y el anonimato. También existen dudas sobre si la cantidad de cannabis producido por el ejército será suficiente para satisfacer las necesidades de los pacientes, y como Italia funciona con un sistema sanitario regional, a algunos les preocupa que el coste del cannabis producido por el estado varíe ampliamente entre localidades. Según se informa, la cosecha también se irradiará con rayos gamma, lo que puede plantear problemas similares a los de los Países Bajos.

Sin embargo, los próximos años van a ser testigos del cambio decisivo en Italia. Actualmente, el Parlamento italiano mantiene conversaciones sobre la posibilidad de dar nuevos pasos hacia la legalización, tanto medicinal como recreativa del cannabis. Las conversaciones siguen en curso, y actualizaremos este apartado cuando los resultados de las deliberaciones queden claros.

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Legislación del Cultivo Personal en Europa

La despenalización del cultivo personal es un indicador muy útil para establecer el nivel de tolerancia que un país tiene hacia el concepto del cannabis medicinal.

El cultivo de cannabis por parte de la población general es ilegal en todos los países europeos. Sin embargo, hay un grupo de países que ha descriminalizado, o despenalizado, el cultivo personal o el cultivo personal para fines medicinales. Otros países han dado pasos hacia la despenalización o están en el proceso de poner en marcha leyes aprobadas recientemente, y se han establecido varios precedentes más gracias a los que los cultivadores medicinales han evitado cargos criminales a pesar de las leyes nacionales.

Otro aspecto a tener en cuenta es el hecho de que muchos países europeos presentan una desconexión entre la legislación y la práctica en lo que respecta a la posesión personal y al cultivo. Muchos países funcionan bajo políticas de tolerancia no oficiales que son contrarias a la legislación vigente; resulta muy difícil evaluarlo, ya que estas políticas no son oficiales, lo que significa que puede que no se lleven registros, y también que las políticas pueden cambiar en cualquier momento sin tener que ser respaldadas por la legislación.

Por lo tanto, es muy difícil ser 100% exacto con respecto a los lugares donde puedes salirte con la tuya fácilmente y cultivar unas pocas plantas, y hemos hecho todo lo posible para aclarar el panorama con la información de la que disponemos.

España, los Países Bajos, la República Checa y Bélgica son, sin duda, los más tolerantes con el cultivo de cannabis por parte de la población y, por lo general, disponen de una legislación vigente que confirma o protege el derecho del individuo a cultivar un cierto número de plantas (en los Países Bajos y el República Checa, hasta 5 plantas, y en Bélgica sólo una planta).

En España, no existe ninguna legislación que especifique que se permite el cultivo de cannabis, sino que hay leyes que avalan el derecho a poseer y consumir cualquier droga en privado, y un conjunto sustancial de precedentes legales que se han acumulado a lo largo de los últimos 20 años más o menos. En 1993, nació el precursor de lo que se convertiría en las asociaciones o clubes sociales de cannabis, utilizando las leyes existentes sobre la posesión de drogas para argumentar que las asociaciones, colectivas y privadas, de cultivo de cannabis deberían también, por lo tanto, ser legales. Después de muchos años de poner en duda, e interrumpir, el proyecto, las autoridades finalmente dejaron su persecución y autorizaron que el proyecto siguiera sin obstáculos, abriendo la puerta a cientos de otros clubes.

El Reino Unido es también un caso interesante. El cultivo casero de cannabis está muy extendido en el Reino Unido, y miles de personas cultivan con fines medicinales. Ha habido varios casos de personas con las que se ha sido condescendientes, o que incluso han escapado de los cargos de cultivo por completo, después de demostrar la necesidad médica, mientras que muchos otros siguen siendo criminalizados en todo el país.

Esta discrepancia existe en parte debido a que los diferentes cuerpos de policía regionales no tienen el mismo nivel de prioridad con respecto al cannabis – de hecho, varias fuerzas policiales del Reino Unido, según los informes, han practicado políticas de tolerancia no oficiales con cultivadores de cannabis debido a la indudable necesidad de liberar recursos para hacer frente a delitos más graves.

Suiza ha tenido un historial un tanto irregular en lo que se refiere al derecho a cultivar – debido a un vacío legal, desde 1995 hasta 1999, a los ciudadanos suizos se les permitía cultivar “cáñamo” sin límite máximo especificado de THC, e incluso después de que se modificase la ley, las tiendas siguieron vendiendo cannabis, por lo menos, hasta 2005. Actualmente, la ley no contempla el cultivo personal, pero es muy raro que haya noticias sobre cultivadores personales que sean procesados.

Otros países han dado algunos pasos hacia la despenalización, como por ejemplo, al eliminar las sentencias de prisión y la imposición de multas o cargos administrativos – como la isla de Malta, que hace poco ha aprobado leyes que despenalizan el cultivo de cantidades personales de cannabis. Sin embargo, no está claro cómo se aplicarán estas nuevas leyes en la práctica real.

Por último, Suecia, Alemania y Bulgaria han establecido precedentes gracias a los que cultivadores medicinales han conseguido zafarse de ser procesados.

Clubes Sociales de Cannabis en Europa

El pequeño número de estados europeos que han despenalizado el cultivo personal y también permiten los clubes sociales de cannabis son, sin duda, los más tolerantes de todos, aunque ningún país está exento de problemas. En su mayor parte, los clubes sociales han surgido en los países que ya tenían una fuerte subcultura de consumo de cannabis, y sirven como un medio para asegurar la calidad, seguridad y consistencia con respecto al mercado negro.

Es importante tener en cuenta que los clubes sociales de cannabis o asociaciones cannábicas no son un concepto arbitrario de ninguna manera. Con el fin de ser reconocidos por ENCOD (the European Coalition for Just and Effective Drug Policies, que ha desempeñado un papel fundamental en la creación de clubes sociales en toda Europa), los aspirantes a formar un CSC deben cumplir varios requisitos.

El club debe ser una asociación registrada legalmente y, por lo tanto, responsable ante las autoridades locales y nacionales. Por otra parte, el código de conducta de ENCOD para los CSC establece cinco principios básicos:

  1. El club sólo produce cannabis para el consumo personal de sus miembros.
  2. El club está orientado a la salud: en la producción y elaboración se cumplen las normas de la agricultura orgánica también.
  3. El propósito del club no es obtener beneficios, sino apoyar el activismo que intenta poner fin a la prohibición del cannabis
  4. El club es transparente para sus miembros y está abierto al diálogo con las autoridades.
  5. Asimismo, el club ha acordado aceptar la mediación de Encod en caso de que surga un conflicto con uno de sus miembros o con otro CSC.

Si un CSC no cumple con estos requisitos, ENCOD no reconocerá el club como una entidad legal y oficial. A pesar de esto, hay muchos CSC que operan actualmente (especialmente en España) sin el reconocimiento oficial de ENCOD.

En España, el lugar original de nacimiento de los clubes sociales de cannabis, la situación es compleja. El sistema funciona bien en general, y el cannabis está ampliamente disponible y a buen precio, pero el país no está exento de problemas.

A pesar de que se supone los clubes funcionan sin fines de lucro, el potencial de hacer grandes cantidades de dinero ha atraído a muchos aspirantes a empresarios que no priorizan, necesariamente, el bienestar del paciente. Asimismo, el incumplimiento de las normativas de sanidad y seguridad, y las pequeñas infracciones similares han presentado a las autoridades, en Barcelona y en otras partes, la oportunidad de cerrar cientos de establecimientos.

ENCOD actualmente reconoce CSC en sólo cuatro países: dos en Bélgica, siete en España, uno en los Países Bajos, y uno en Eslovenia. El Club Social de Cannabis de Eslovenia ha sido registrado oficialmente por las autoridades locales, y las entrevistas sugieren que pueden estar suministrando cannabis a sus pacientes médicos – pero la legislación eslovena aún no admite el cultivo de cannabis medicinal por parte de la población, a pesar de una ley de 2014 que permite el suministro de cannabinoides medicinales.

Otros países trabajan con entusiasmo para sentar las bases de los que se convertirán en CSC oficiales tan pronto como la legislación lo permita. Entre estos países se incluyen el Reino Unido, Austria, Francia y Alemania.

UKCSC.co.uk proporciona una larga lista de clubes sociales de cannabis “oficiales” del Reino Unido, algunos de los cuales aparentemente no suministran cannabis a sus miembros – pero es importante tener en cuenta que, como las leyes del Reino Unido aún no permiten el cultivo personal, estos clubes no están reconocidos oficialmente por ENCOD. Sin embargo, es una red importante que crece rápido, que proporciona un apoyo muy necesario e información a sus miembros, así como a los medios de comunicación, al gobierno y el público interesado.

Entonces ¿Qué Países Son los Más, y los Menos, Tolerantes?

La Situación del Cannabis Medicinal en Europa – Un Resumen Completo

Como hemos visto, cuando contabilizamos todas las diferentes variables, muchos de los países que, supuestamente, disponen de cannabis medicinal, de hecho, no lo tienen, y en realidad no están más avanzados en la práctica que los países que se han negado hasta ahora a considerar la idea.

Así que hemos clasificado todos los países de Europa en una escala de más a menos tolerantes, calificando con un 0 para el menos tolerante y con 24 como máximo.

Como era de esperar, los países que son claramente los más favorables al cannabis medicinal en Europa son los Países Bajos, España y la República Checa. La República Checa quizás sea la más llamativa en la rapidez con la que se ha apartado de su legado soviético y abrazado las políticas de drogas modernas y progresistas, que lo sitúan a la vanguardia de Europa.

Estas tres potencias van seguidas de cerca por Alemania e Italia, que avanzan con rapidez, y Bélgica, que tiene una postura incoherente hacia el cannabis, pero donde muchos pacientes están actualmente en condiciones de acceder o cultivar su propia medicina.

¿Qué Países Son los Más Contrarios al Cannabis Medicinal?

A continuación, tenemos países que hacen algunos progresos, pero que aún no proporcionan cannabis medicinal más allá de un pequeño número de casos limitados, o que siguen siendo en general contrarios a los cambios legislativos necesarios. Estos países son Francia, Irlanda, Islandia, Portugal, los estados del Báltico, y todos la países escandinavos.

Rusia persiste en sus políticas draconianas, a pesar de algunas informaciones recientes erróneas en sentido contrario. Medicalmarijuana.eu y MERCY afirman que Rusia ha descriminalizado el cultivo de hasta 20 plantas para uso personal, pero después una investigación más profunda parece que no es así: cualquier cantidad de cultivo puede dar lugar a cargos criminales, pero 20 plantas o más se considera una “cantidad grande”.

No hay duda de que Grecia es uno de los países más contrarios en la Europa de hoy, ya que penaliza de manera agresiva a los cultivadores de todo tipo, y no reconoce el concepto de cannabis medicinal en absoluto. De hecho, salvo unas pocas excepciones, la región de los Balcanes permanece bloqueada por sus políticas de drogas, profundamente regresivas.

Portugal sigue siendo sorprendentemente contraria al cannabis medicinal, a pesar de su famosa decisión, tomada en 2001, de despenalizar las cantidades personales de todas las drogas. Francia también ha persistido en las actitudes contrarias y regresivas con respecto al cannabis durante años, y resulta muy difícil acceder al cannabis medicinal.

Los micro estados San Marino, Mónaco, Andorra, Luxemburgo y Liechtenstein han avanzado muy poco hacia la legalización del cannabis medicinal. Los residentes de Andorra, por lo menos, puede acceder fácilmente al cannabis medicinal a una corta distancia, en Cataluña.

¿Y Qué Países Son una Buena Apuesta de Futuro?

Entre los países que han hecho progresos considerables, pero a los que todavía queda mucho trabajo por hacer antes de que el cannabis medicinal esté ampliamente disponible, se incluyen Suiza, Austria y Eslovenia. Otro país más es Polonia, pero las informaciones más recientes sugieren que la situación va a mejorar considerablemente en un futuro próximo.

Malta, que acaba de legalizar el cannabis medicinal en cualquier forma, es un candidato sorprendente. La pequeña isla tiene una subcultura floreciente de consumo de cannabis; el cultivo personal acaba de ser descriminalizado, y varias formas de cannabis medicinal se encuentran nominalmente disponibles (aunque informaciones recientes nos dicen que se ha rechazado su única solicitud (para Sativex) hasta ahora ya que no fue recetada por un “especialista”).

También cabe destacar varios países de Europa del Este que acaban de empezar a apartarse de la actitud soviética de línea dura hacia las drogas que aún persiste en toda la zona. Varios de estos países – como Eslovenia, Macedonia, Croacia y Serbia –presentan una actitud cada vez más tolerante hacia el cannabis, y como tal, puede que veamos un progreso considerable en este ámbito en un futuro próximo. Tanto Croacia como Macedonia han acaparado los titulares de las noticias este año por la aplicación de las leyes de cannabis medicinal. Serbia y Eslovenia también han legalizado hace poco los derivados a base de cannabis, aunque los activistas lo han criticado por ser una medida conciliadora a medias.

Por último, el Reino Unido tiene una fuerte base de activistas y cultivadores, pero ha sufrido una serie de gobiernos que se siguen siendo, sorprendentemente, contrarios al cannabis. Sin embargo, la fuerte base de cultivadores/activistas, junto con la amplia red de clubes sociales de cannabis regionales que están tomando forma indican que el cambio es inminente. Por otra parte, debido a la incertidumbre que rodea a la votación del Brexit, la cuestión de la legalización del cannabis puede verse relegada al final de la cola, como lo ha ocurrido tantas veces en el pasado.

by Seshata

0 97 vistas

Más de la mitad de los parlamentarios quieren ver la legalización de la marihuana medicinal, según una encuesta reciente.

El sondeo, que sigue los debates parlamentarios sobre el tema, se encontró que el 58 por ciento de los miembros del Parlamento respaldan el uso del cannabis para las personas que luchan contra condiciones de salud.

Los que apoyan el movimiento incluyen a Nick Clegg, el ex primer ministro, y al Dr. Dan Poulter, ex ministro de Salud y Tory MP.

Sólo el 27 por ciento de los parlamentarios se oponen a la legalización para uso médico, según la encuesta.

La encuesta realizada por Populus, en nombre de  VolteFace, encuestó a una muestra representativa de 108 diputados encontrando que un 60 por ciento de los Laboristas apoyaba el uso de la marihuana por razones médicas, junto con el 55 por ciento de los conservadores. El apoyo del Partido Nacional Escocés fue más contundente, con un 88 por ciento de los parlamentarios apoyando y ninguno de los encuestados expresando alguna oposición.

En los últimos años, los estudios han apoyado cada vez más el valor terapéutico del cannabis para el tratamiento de condiciones tales como la esclerosis múltiple, la epilepsia y la artritis, y para tratar el dolor del nervio.

Actualmente el conservador Partido del Trabajo no apoya oficialmente la legalización del cannabis para uso médico.

Tanto el Partido Verde y los liberales demócratas ya han llamado a la legalización para uso médico desde hace algún tiempo.

A principios de este año los demócratas liberales dieron un paso más, pidiendo la legalización del uso recreativo.

Se estima que un millón de personas en el Reino Unido consumen cannabis por razones médicas, con el riesgo de ser detenidos y procesados por la compra de cannabis a traficantes o por cultivarla ellos mismos.

Esta semana el Sr. Clegg dijo: “La mayoría de los parlamentarios llegando el caso están por el uso compasivo de cannabis medicinal. El Reino Unido esta cada vez más fuera de sintonía con otros países sobre este tema. El gobierno debe escuchar al Parlamento y a los pacientes de cannabis por sí mismos y presentar propuestas para un cambio en la ley”.

El Dr. Poulter, quien fue ministro de salud desde septiembre de 2012 hasta las últimas elecciones, dijo que daba todo su apoyo al uso de cannabis con fines médicos.

“Se trata de garantizar la prestación de un mejor cuidado y apoyo a los que viven con dolor crónico, enfermedades degenerativas a largo plazo y, en algunos casos, a gente que se le atiende en el final de su vida”, dijo.

“Es una carga innecesaria para las personas con dolor el tener presión añadida por no poder acceder a un tratamiento que podría proporcionar alivio sintomático, o penalizandolos si tratan de hacerlo.”

El último debate de la legalización del cannabis con fines médicos en el Parlamento fue en octubre, pero fue rechazada por el Ministerio de Justicia.

El uso del cannabis para tales fines es legal en 25 estados de Estados Unidos y  Alemania recientemente votó a favor de cambios similares .

El Dr. Poulter, un médico de hospital, dijo: “Muchos otros países europeos, por no hablar de varios estados norteamericanos, ya han tomado conciencia de los usos medicinales del cannabis y el Gobierno del Reino Unido debería mirar más de cerca las pruebas y permitir el uso medicinal de la marihuana, a través de la prescripción, cuando sea para los mejorar los intereses de los pacientes “.

El cannabis medicinal se diferencia de cannabis disponible en el mercado negro en algunos aspectos.
Tiene que ser producido con cuidado para asegurarse de que es de alta calidad y la composición química debe seguir siendo constante en todos los lotes para que los pacientes y los médicos pueden tener la certeza acerca de sus efectos.

En el 2014, la NHS Salud rechazó el uso de medicamentos derivados del cannabis para tratar la Esclerosis Multiple, diciendo que eran demasiado costosos para justificar.

Las víctimas dicen que pagan hasta £ 500 al mes por el Sativex, un tratamiento para el dolor y los espasmos.
La campaña End Our Pain (Fin nuestro dolor ),ha visto a miles de personas firmar una petición en apoyo del cannabis medicinal, incluyendo a las partidarias celebridades Richard Brandson y Joanna Lumley.

Peter Carroll, portavoz de la campaña, dijo: “La campaña End Our Pain está luchando duro para conseguir suficientes parlamentarios en su lado para cambiar la ley, y esta encuesta nos da motivos para el optimismo. El resultado muestra que el Parlamento comparte nuestra opinión de que las personas que consumen cannabis por razones médicas son pacientes, no criminales “.

1 491 vistas

Una tarde a principios de este mes, Masamitsu Yamamoto (foto) se presentó en el Tribunal de Distrito de Tokio para asistir a una sesión de su juicio penal por una supuesta violación de la Ley de Control de Cannabis.

Con 58 años de edad y residente en Kanagawa, sin embargo, no se ajusta al perfil típico de un acusado por drogas.

El ex chef del restaurante con un avanzado cáncer de hígado fue arrestado bajo sospecha de posesión de marihuana en diciembre pasado. Dijo que nunca había tenido problemas con la ley antes de esa fecha, y mantiene que utiliza el cannabis como medicina como último recurso después de haber agotado todas las demás opciones y fracasar en sus intentos de conseguir el acceso al tratamiento legal de cannabis.

“Quiero salvarme, eso es todo,” Yamamoto, vestido con un traje azul claro, dijo después de la audiencia.

El traje pulcro no pudo enmascarar el globo de su interior, o la acumulación de líquido en el abdomen común entre los pacientes con cáncer avanzado de hígado. Al caminar con una cojera, se apoya en un bastón.”He intentado todo lo que ofrece la medicina moderna.”

El caso de Yamamoto está ganando cada vez más la atención del público, ya que arroja luz sobre el uso médico de la marihuana y la falta de disponibilidad de la misma en Japón.

Mientras que algunos países europeos, como también más de 20 estados y provincias en los Estados Unidos y Canadá han promulgado leyes para legalizar el uso médico de la marihuana, la ley de control de cannabis de 68 años de edad de Japón impide su uso y los esfuerzos para la investigación de la misma.

El asunto es el artículo 4 de la ley, que prohíbe específicamente el uso o la prescripción de la medicina producida a partir de cannabis “por cualquier persona.” Los infractores pueden ser castigados con hasta cinco años de prisión.

Tal postura draconiana viola el derecho constitucional de las personas a buscar la felicidad y su derecho a vivir, argumenta Yamamoto y sus partidarios.

Yamamoto fue diagnosticado con cáncer de hígado en el 2010. Su cáncer había avanzado a la etapa IVB, con la diseminación de los tumores en los pulmones y los ganglios linfáticos, en el 2014. Se sometió a quimioterapia, pero su condición a empeorado, dijo. Luego se dirigió a una variedad de terapias alternativas costosas que no se han demostrado científicamente que funcionen, pero tampoco pudo trabajar.

         “Una vez pagado ¥ 2.5 millones para la llamada inmunoterapia”, dijo. “Pasé alrededor de un total de 7 millones de ¥ para mi tratamiento del cáncer. Estoy quebrado “.

A medida que su estado se deterioró, aprendió sobre la marihuana medicinal a través de Internet. Llamó a los ministerios de salud, la justicia y la agricultura para preguntar acerca de las maneras de obtener legalmente el cannabis para el tratamiento, o para ver si podía solicitar un ensayo clínico sobre el uso médico de la marihuana. Sus esfuerzos no llegaron a ninguna parte, porque no se permite la investigación médica en Japón.

Es por eso que comenzó con el cultivo de marihuana en su casa, dijo Yamamoto, señalando que nunca ha vendido o dado de cannabis a nadie más.

Después de empezar a usarla, su condición mejoró de manera espectacular, con los niveles de marcadores tumorales cayendo a una vigésima parte de lo que solían ser, afirma Yamamoto. Durante el año o así que usó marihuana, también se sintió mucho mejor y sus pensamientos suicidas se aliviaron.

Su condición ha empeorado progresivamente desde diciembre, cuando fue detenido en una calle de Tokio después de localizarlo para ser interrogado. Posteriormente, la policía registró su domicilio y se incautaron de 200 gramos de cannabis que había cultivado.

Según el Dr. Kazunori Fukuda, quien ha investigado la prevención del cáncer en el Instituto Nacional del Centro del Cáncer de Investigación antes de abrir una clínica para pacientes con cáncer en Tokio en el 2002, la investigación sobre los efectos terapéuticos de los cannabinoides, ingredientes activos en las planta de cannabis y su mecanismo farmacológico en el cuerpo ha hecho un progreso significativo fuera de Japón desde la década de 1990.

Dr. Kazunori Fukuda,
Dr. Kazunori Fukuda,

La marihuana comenzó a ser utilizada con fines terapéuticos en los pacientes con SIDA avanzado durante la epidemia de 1980 en los EE.UU., antes de extenderse a las personas con cáncer y otras enfermedades incurables para aliviar el dolor, las náuseas y los vómitos, dijo.

 “Los pacientes con cáncer en fase terminal sufren de una pérdida de apetito y depresión”, dijo Fukuda, quien dice que ha leído cientos de artículos de investigación sobre el uso médico de la marihuana, dijó. “En la actualidad no hay muchos medicamentos tan buenos para este tipo de síntomas. La marihuana agita o abre el apetito. Es conocida por inducir una sensación de relajación y felicidad. ¿Por qué deberían los pacientes con cáncer terminal no poder animar sus sentimientos? Los efectos médicos de la marihuana para aliviar los síntomas de cáncer avanzado han sido bastante claros “.

Añadió que el Sativex, un extracto de cannabis, ha sido aprobado como un medicamento con receta en más de 10 países. Desarrollado por el GW Pharmaceuticals con sede en Reino Unido, el medicamento, recetado como un spray bucal, está aprobado para el tratamiento de la espasticidad causada por esclerosis múltiple, y en Canadá existe un analgésico para pacientes con EM y para algunos pacientes con cáncer avanzado.

Koichi Maeda, director de la organización sin fines de lucro de Iryo Taima wo Kangaerukai (Asociación Japonesa de Marihuana Medicinal), apoya las reivindicaciones de Yamamoto. Sostiene que la prohibición de la investigación y el consumo de cannabis con fines terapéuticos debe ser levantada para permitir el “uso compasivo” de la marihuana medicinal. El uso compasivo es la base legal para el consumo de la marihuana medicinal en muchos estados de Estados Unidos, incluyendo Nueva Jersey y California.

Debido a que la investigación sobre la marihuana medicinal durante mucho tiempo ha sido restringida, sus beneficios para la salud y los riesgos – y la posibilidad de ampliar su uso – siguen siendo una fuente de debate.

Un informe de 1997 de la Organización Mundial de la Salud titulada “Cannabis: una perspectiva de salud y programa de investigación”, por su parte, señala que varios estudios han demostrado los efectos terapéuticos de tetrahidrocannabinol, un ingrediente psicoactivo de la marihuana, en el tratamiento de las náuseas y los vómitos en personas con cáncer avanzado y SIDA, y otros estudios sobre otros usos terapéuticos están en marcha. Pero añade que “hay importantes lagunas en el conocimiento acerca de las consecuencias para la salud del consumo de cannabis”, en particular sobre la eficacia de los cannabinoides para uso médico.

Yamamoto asistirá a otra audiencia de su juicio en el tribunal de distrito el lunes, donde está prevista que Fukuda aparezca como testigo experto en su nombre.

Yamamoto dijo que quiere generar debate público sobre el uso médico de la marihuana en Japón.

 “Tengo dos hijos. Podría haber mantenido el caso sólo para mí mismo, en lugar de hacerlo público”, dijo. “Pero pensé que sería una buena oportunidad para hablar de este tema en la sociedad”

                 “Mientras hay personas cuyas vidas han sido salvadas por la marihuana médica, la investigación sobre la misma se debe permitir. ¿Qué es la justicia sin vida? “

1 934 vistas

¿Te dedicas a la medicina como facultativo, especialista/asesor, enfermero o auxiliar? ¿Los pacientes te preguntan por el potencial terapéutico del cannabis y te gustaría saber más al respecto a ti también? Si es así, este artículo sobre los distintos aspectos del uso del cannabis medicinal te ayudará a familiarizarte con el tema.

El potencial terapéutico del cannabis

¿Te dedicas a la medicina como facultativo, especialista/asesor, enfermero o auxiliar? ¿Los pacientes te preguntan por el potencial terapéutico del cannabis y te gustaría saber más al respecto a ti también? Si es así, este artículo sobre los distintos aspectos del uso del cannabis medicinal te ayudará a familiarizarte con el tema. Los enlaces relacionados están destinados a la búsqueda de información detallada y específica de cada país sobre el uso de los cannabinoides en la medicina.

Sobre el cannabis medicinal y los cannabinoides

Cuando se hace referencia al cannabis medicinal, cáñamo medicinal o marihuana medicinal (mediweed, en inglés), la atención se centra en el uso terapéutico de los principios activos de la planta cannabis sativa L., los cannabinoides.

Se estima que el cannabis contiene unos 60 fitocannabinoides. Los cannabinoides más conocidos, sobre todo cuando se trata del uso medicinal, son el tetrahidrocannabinol (THC), el cannabidiol (CBD) y el cannabinol (CBN).

El THC es un cannabinoide psicoactivo y conocido por el efecto intoxicante del cannabis. El THC tiene un alto beneficio terapéutico y, en 1964, lo aisló por primera vez el Prof. Rafael Mechoulam en el Instituto de Ciencia Weizmann de Israel.

El CBD es también uno de los fitocannabinoides más conocidos y ampliamente investigado. Actúa como mediador de los efectos del THC y, por lo tanto, generalmente se considera intrínsecamente no psicoactivo. Los estudios han demostrado que el CBD tiene un efecto calmante, lo que podría en cierto modo explicar por qué los tipos que presentan una elevada proporción de CBD se conocen por su “efecto físico o corporal” (“stone”, en inglés) en lugar de por su “efecto cerebral o psicoactivo” (“high”, en inglés). Analizaremos ambos efectos en mayor profundidad más adelante en el texto.

Después del THC y del CBD, el CBN es otro cannabinoide importante. El CBN tiene sólo un ligero efecto psicotrópico y presumiblemente actúa como un agonista débil de los receptores CB1 y CB2 en el sistema de endocannabinoide. Por otra parte, es conocido por sus múltiples aplicaciones a nivel médico, por ejemplo, como anticonvulsivo y como antiemético. Además, el CBN puede ser responsable, en parte, del efecto calmante de algunos tipos de cannabis.

El sistema endocannabinoide y los beneficios del tratamiento con cannabinoides

El cerebro humano produce el neurotransmisor anandamida, que también pertenece al grupo de los cannabinoides. Los receptores de anandamida se encuentran distribuidos por todo el cuerpo humano: en el sistema nervioso, los intestinos y en otros órganos, sobre todo en el cerebro. Estos receptores envían impulsos al cerebro. La red en la que se producen estos procesos es el sistema endocannabinoide, al que están conectados los dos receptores antes mencionados, CB1 y CB2.

Los fitocannabinoides contenidos en el cannabis son capaces de unirse a los receptores endocannabinoides del cuerpo humano y activarlos, en un proceso que es la base de todos los efectos psicotrópicos y medicinales del cannabis.

El receptor cannabinoide 1 (CB1 para abreviar) se encuentra principalmente en las células nerviosas que con mayor frecuencia se ubican en el cerebelo, en los ganglios basales y en el hipocampo, así como en el sistema nervioso periférico.

Por otro lado, el receptor cannabinoide 2 (CB2) se encuentra principalmente en las células del sistema inmune y en los osteoblastos u osteoclastos.

Los medicamentos a base de cannabis están dirigidos a la activación de los receptores CB1 y CB2. A día de hoy, se ha demostrado que los cannabinoides tienen efectos terapéuticos beneficiosos para una serie de enfermedades.

¿Qué tipo de cannabis es el más adecuado para aplicaciones medicinales?

Los diferentes tipos de cannabis difieren en lo que respecta a los efectos psicoactivos y también a los terapéuticos.

En principio, todas las variedades de cannabis son adecuadas para el uso medicinal, lo que, sin embargo, no significa que todos los tipos estén realmente disponibles para los pacientes. Más adelante en el texto, precisaremos cuáles son los diferentes medicamentos a base de cannabis disponibles en el mercado.

Debido a sus efectos “cerebrales”, las variedades de cannabis sativa son más adecuadas para la aplicación medicinal durante el día, por ejemplo, en caso de necesitar un alto nivel de atención. Del mismo modo, las variedades de cannabis indica son más convenientes para el uso nocturno gracias a sus efectos calmantes y su efecto “corporal”. Los híbridos, una combinación de genéticas Sativa e Indica, son apropiados para los pacientes que requieren los efectos de ambas variedades en su tratamiento individual.

La distinción entre cannabis sativa y cannabis indica genera problemas con frecuencia. Por esta razón, la escena médica suele tener en cuenta los cannabinoides THC y CBD cuando se hace referencia al uso de cannabis medicinal.

El cannabis medicinal está básicamente disponible en las farmacias en tres formas:

  • alto contenido en THC y baja concentración de CBD;
  • alta concentración de THC y alto contenido en CBD;
  • baja concentración de THC y alto contenido en CBD.

Sin embargo, a continuación se ilustran el efecto del cannabis y sus áreas de aplicación terapéutica utilizando la distinción entre indica/sativa.

Cannabis medicinal de variedades indica

Las variedades de cannabis indica tienen un alto contenido en CBD y en THC. Las indicas normalmente actúan como sedante y tranquilizante, haciendo que el consumidor sienta el efecto “a nivel corporal”. Esto es físicamente perceptible para el paciente en especial, ya que experimenta una reducción de su tensión muscular. Las indicas son más eficaces para el tratamiento de los espasmos musculares y síntomas de temblor, que se producen, por ejemplo, en la esclerosis múltiple y en la enfermedad de Parkinson. En el caso del dolor crónico especialmente, el cannabis representa una alternativa a los opiáceos que merece la pena tenerse en cuenta, así como para la rigidez artrítica y reumática, la inflamación, y los problemas de sueño e insomnio.

Cannabis medicinal de variedades sativa

Las variedades de cannabis sativa tienden a tener un alto contenido en THC y un menor contenido de CBD. Las sativas tienen un efecto cerebral y energético o de “subida”, que es perceptible para el paciente, tanto mental como físicamente. Las sativas son eficaces en el tratamiento de las náuseas y los vómitos provocados por la quimioterapia o por los medicamentos para el VIH/SIDA, en el de la pérdida de apetito, migrañas, depresión, dolor crónico e indicaciones relacionadas.

Híbridos medicinales indica/sativa

Los híbridos de variedades indica y sativa presentan los rasgos característicos de ambos tipos de cannabis. Esto es beneficioso para algunos pacientes, particularmente si el cannabis se prescribe para aliviar el dolor crónico, dado que las variedades indica y sativa son igualmente adecuadas para este propósito. La inclusión de genes sativa en una variedad indica puede facilitar la claridad mental y atenuar los efectos sedantes, mientras que añadir genes indica a variedades sativa puede mitigar la tendencia ocasional de las sativas puras a despertar miedo o angustia.

La naturaleza de la enfermedad que se está tratando proporciona una buena guía para decidir si es más adecuada una variedad indica o una sativa. Cuando se elige el tipo más adecuado de cannabis medicinal en un caso individual de una enfermedad, generalmente es mejor determinar primero la naturaleza de los síntomas que el paciente quiere mitigar.

Puntos a tener en cuenta

Es importante recordar que cada persona tiene una experiencia subjetiva totalmente diferente de la aplicación medicinal del cannabis, al igual que las personas difieren unas de otras en sus predisposiciones fisiológicas. La información aquí proporcionada pretende servir de guía básica.

Cannabis medicinal y preparados de cannabinoides en Europa

En general en Europa, las flores de cannabis y las extracciones de cannabis las pueden recetar los médicos de diferentes disciplinas o especialidades. Se pueden encontrar disponibles en el mercado los siguientes preparados a base de cannabis:

Flores de cannabis medicinal (cannabis flos)

Cannabis-flos-5-300x188La empresa holandesa Bedrocan lleva cultivando cannabis desde 2005 para el Ministerio de Salud, Bienestar y Deportes holandés. El Cannabis Flos Bedrocan®, Bedrobinol®, Bediol® y Bedica® puede recetarlo el médico siempre que el paciente esté autorizado a tomar flores de cannabis.

Bedrocan® tiene una concentración de THC de en torno al 22%. Su concentración de CBD es menor del 1%. Este tipo de cannabis es sativa.

Bedrobinol® tiene una concentración de THC de alrededor del 13,5%. Su concentración de CBD es inferior al 1%. También se clasifica como sativa.

El granulado Bediol® contiene una concentración de CBD de aproximadamente el 8%, además de una concentración de THC inferior al 6,3%. Este granulado también es sativa.

Bedica® es el tipo indica de entre las flores de cannabis medicinal producidas por Bedrocan. La concentración de THC es de alrededor del 14% y la concentración de CBD es inferior al 1%.

Bedrocan también tiene otros dos tipos de la gama: Bedrolite® y Bedropuur®, sin embargo, estas dos variedades no están disponibles en todas partes.

Con un contenido de CBD del 9% y una concentración de THC del 0,4% Bedrolite® es un tipo no psicoactivo disponible para pacientes y para fines de investigación. Actualmente, esta variedad sólo está disponible en los Países Bajos y en los países a los que suministra Bedrocan con la aprobación de los holandeses… Se sigue trabajando para conseguir un futuro estándar para este tipo

Hasta la fecha, Bedropuur® sólo está disponible en Canadá y se emplea únicamente para fines de investigación. Esta indica tiene un alto contenido en THC y una concentración de CBD de menos del 1%.

Bedica®, Bedrolite® y Bedropuur® se están estandarizando en este momento. Bedrocan®, Bediol®, Bedrobinol®, Bedica® y Bedrolite® se registraron conforme a la legislación holandesa como recursos médicos.

Sativex

Sativex-4-300x200Este spray bucal se vende bajo el nombre de Sativex y su sustancia activa Nabiximols está autorizada en un total de 15 países, entre ellos Gran Bretaña, España, Italia, República Checa, Dinamarca y Alemania. Sativex contiene cantidades estandarizadas de tetrahidrocannabinol (THC) y de cannabidiol (CBD), y está sujeto a las regulaciones sobre los medicamentos.

Sativex está permitido para su uso en el tratamiento del dolor neuropático y los espasmos producidos por la esclerosis múltiple, y también se está desarrollando para el tratamiento del cáncer, específicamente el tratamiento del dolor relacionado con el cáncer.

Los médicos y los pacientes que quieran tener más información sobre Sativex puede conseguirla a través de este enlace.

Dronabinol

Dronabinol-3-300x188El dronabinol, también conocido por el nombre comercial Marinol, es tetrahidrocannabinol (THC) producido sintéticamente y está sujeto a la Ley de Estupefacientes. Las cápsulas o gotas de Marinol contienen una sustancia idéntica en estructura al compuesto THC vegetal.

El dronabinol se utiliza principalmente en el tratamiento del malestar y las náuseas después de las sesiones de quimioterapia, y en el tratamiento de la pérdida de apetito y pérdida de peso en pacientes con SIDA.

El dronabinol no está aprobado en todos los países europeos. Por lo tanto, es aconsejable solicitar información sobre la legislación específica de cada país.

El fabricante responde aquí las preguntas más frecuentes sobre el Marinol.

Nabilona

Cesamet-3La Nabilona, un derivado del THC producido de forma totalmente sintética, se receta y se vende en Alemania, como el dronabinol, como tranquilizante, pero desde 1991 ya no está disponible en el mercado como producto terminado. Los compuestos siguen disponibles, por ejemplo, en Canadá o en Gran Bretaña. Se utilizan para el tratamiento de la caquexia en pacientes con SIDA, y para tratar las náuseas y el malestar causado por la quimioterapia y la radioterapia en el contexto de la terapia del cáncer.

Indicaciones para el uso del cannabis y de los cannabinoides

Los cannabinoides tienen potencial para tratar muchas enfermedades y dolencias. Su eficacia ha sido bien documentada por la investigación frente a los siguientes síntomas:

  • Calambres y espasmos musculares causados por la esclerosis múltiple o lesiones de la médula espinal,
  • Náuseas/vómitos, pérdida de apetito, pérdida de peso y debilidad causada por el cáncer o el SIDA,
  • Náuseas relacionadas con fármacos, con los tratamientos de quimioterapia o radio y malestar de los pacientes producido por el cáncer, la hepatitis C, VIH o el SIDA,
  • Dolor crónico, en particular si el dolor está relacionado con el sistema nervioso o causado por un trastorno nervioso,
  • Glaucoma resistente al tratamiento
  • Diabetes,
  • Síndrome de Tourette,
  • Trastorno de estrés postraumático,
  • TDAH,
  • Trastornos depresivos,
  • Enfermedad de Crohn.

En la página 43 del Informe Alternativo de Drogas y Toxicomanías de 2015 se encuentra una lista de otros diagnósticos que se tratan con cannabis medicinal.

¿Cuáles son los efectos secundarios del tratamiento con cannabis?

Los efectos secundarios frecuentes del cannabis son cansancio, mareos, efectos psicoactivos y sequedad bucal. No obstante, los pacientes informan de que se desarrolla tolerancia rápidamente a los llamados efectos secundarios. También es importante mencionar que en el uso terapéutico de los cannabinoides, los síntomas de abstinencia apenas representan un problema.

Estudios clínicos relacionados con el uso del cannabis y de los cannabinoides en la medicina

En los últimos años, se han realizado numerosos estudios relacionados con el uso del cannabis medicinal a nivel internacional.

Hace poco, la Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento (IACM) ha publicado un resumen de los estudios clínicos realizados sobre el cannabis y los cannabinoides, que contiene información muy detallada.

Además, la plataforma de información multilingüe de la AIMC ofrece una gran cantidad de información relacionada con la medicina, la ciencia, el derecho y las políticas relativas al cannabis medicinal y a los cannabinoides.

Para los médicos y pacientes: formas de conseguir información y cannabis medicinal

La opción de emplear cannabinoides en la medicina varía de un país a otro. La siguiente información y enlaces tienen como objetivo proporcionar información específica de cada país sobre el cannabis medicinal.

Alemania

Germany-3-300x200En Alemania, el tratamiento con cannabis y cannabinoides consiste o bien en la prescripción de medicamentos a base de cannabis o en una solicitud para una exención que permite usar flores de marihuana (cannabis flos) del Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos – Agencia Federal del Opio (BfArM). Para proporcionar fármacos a base de cannabinoides a través de una prescripción de tranquilizantes, el médico no necesita una exención. Cada médico puede recetar estos medicamentos a través de una receta de tranquilizantes privada. El gobierno alemán ha anunciado su intención de promulgar una ley en 2016 que garantizará lo siguiente:

  • hacer que las flores de cannabis sean una medicina disponible con relativas pocas complicaciones para los pacientes, los médicos y las farmacias a través de una receta de tranquilizantes
  • permitir el enfoque indirecto a través de la suspensión de los permisos especiales del gobierno;
  • disponer que los gastos los reembolsen las compañías de seguros médicos “en ciertos casos”;
  • establecer una agencia del cannabis para asegurar el suministro, y adjudicar, asignar y supervisar las licencias para el cultivo de cannabis como medicina.

Los profesionales médicos tienen la oportunidad de discutir el tema con otros colegas y profesionales. La Asociación Alemana por el Cannabis como Medicamento (ACM) ha elaborado una guía para los médicos y los pacientes, que contiene toda la información necesaria. La hoja informativa se puede descargar aquí.

La ACM también tiene una lista de correo interno para los médicos y publica unarevista informativa regular. Su página web contiene una sección llamada “Von Arzt zu Arzt” (De médico a médico) donde, entre otras cosas, se puede ver un video sobre las diferentes opciones para el uso del cannabis medicinal.

Países Bajos

The-Netherlands-3-300x200En los Países Bajos, desde 2003, los médicos pueden recetar cannabis flos y lo distribuyen las farmacias. Actualmente, Bedrocan ofrece cinco tipos de cannabis medicinal. Los científicos, universidades, hospitales y farmacias puede obtener información sobre el cannabis medicinal de la Oficina de Cannabis Medicinal. Además se ha elaborado un folleto informativo para los pacientes.

La fundación independiente Asociación Holandesa por el Cannabis Legal y sus Componentes como Medicina (NCSM) se ha fijado el objetivo de mejorar el nivel de conocimiento sobre el cannabis medicinal entre los pacientes y los médicos. Se pueden encontar consejos prácticos acerca de la prescripción, el pago y el uso, incluso para el caso de que un paciente viaje al extranjero.

Para los pacientes, se encuentran disponibles otras plataformas de información, tales como la de la fundación Mediwiet, que explica y publica regularmente entrevistas con las partes afectadas.

Francia

France-3-300x200El cannabis medicinal es ilegal en Francia. En junio de 2013, se emitió un decreto que complementaba los actuales párrafos contenidos en el código legal para la asistencia sanitaria, que sirve como jurisprudencia establecida para los consumidores de drogas, mientras que los productores o distribuidores son procesados bajo el Código Penal. Este decreto autoriza los medicamentos a base de cannabis, aunque no las flores de cannabis medicinal.

La UFCM icare (Unión Francesa por el Uso de los Cannabinoides en la Medicina) celebra un simposio anual para los profesionales de la medicina de toda Europa en el que la discusión se centra en los avances farmacéuticos y en el uso terapéutico de los cannabinoides en la medicina. La organización también representa un vínculo muy importante entre los médicos y los pacientes.

Gran Bretaña

Great-Britain-3El cannabis no está reconocido en Inglaterra y Gales como un remedio que aporte beneficios terapéuticos. Sin embargo, los medicamentos a base de cannabis se pueden recetar, en determinadas condiciones, por ejemplo, el remedio antes mencionado Sativex. Los médicos pueden prescribir este spray bucal con una receta privada bajo su propio riesgo, a las farmacias se les permite dispensarlo con receta médica y los pacientes que tienen este tipo de prescripción puede obtener Sativex.

El remedio Nabilona que fue autorizado en Gran Bretaña en 1982 está disponible con receta médica para su uso en hospitales, e indicado para el tratamiento de las náuseas después de la quimioterapia.

Los médicos que deseen estar informados sobre el cannabis (medicinal) en Gran Bretaña pueden hacerlo en el instituto independiente de medicamentosdrugscience.

También es importante tener en cuenta que a los residentes no británicos que posean una receta de cannabis y la documentación correcta se les permite, como parte del Acuerdo de Schengen, traer su cannabis a Gran Bretaña si tienen la intención de viajar al país. Esta ley no se aplica a los residentes del Reino Unido, que no pueden viajar a otro país, conseguir una receta y volver a entrar en el país con el cannabis.

España

Spain-3-300x200La aplicación terapéutica del cannabis en España está regulada a través de la prescripción hospitalaria. Debe tenerse en cuenta que los usuarios medicinales no gozan de ningún beneficio, ya que en España no se distingue a nivel legislativo entre el uso recreativo y el medicinal. Este último se tolera cada vez más, sin embargo.

En España, hasta ahora, Cataluña y el País Vasco han defendido la legalización oficial del cannabis medicinal. El Ministerio de Salud de Cataluña ha tomado medidas para regular el uso del cannabis con fines terapéuticos. A los pacientes que padecen enfermedades dolorosas, tales como el cáncer y el SIDA, por ejemplo, se les puede administrar Sativex para aliviar sus síntomas. El medicamento fue autorizado en Cataluña y lo pueden utilizar todos los pacientes que sufren dolor a causa de su enfermedad (cáncer) o debido a la quimioterapia. Básicamente, Sativex se puede prescribir a los pacientes que no responden bien a los tratamientos convencionales.

Otra opción para los pacientes que quieren recibir y usar cannabis medicinal son los denominados Clubs Sociales de Cannabis.

En España y Cataluña, dos grandes organizaciones, CATFAC y FEDCAD, proporcionan información sobre el uso del cannabis medicinal.

Los cannabinoides en la medicina – Conclusión

Una planta, una Europa, diferentes leyes. Con este resumen del panorama general de los cannabinoides en la medicina, productos, hechos, conocimiento actual, y la información sobre la situación legal y los numerosos enlaces incluidos, esperamos haber podido ayudarte a familiarizarte más con el tema. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas cualquier información adicional. Puedes utilizar el apartado de comentarios de abajo para ponerte en contacto con nosotros.

by Stefanie

0 295 vistas

Finlandia es un país situado en el frío extremo norte de Europa, donde sólo pueden crecer unos tipos de cannabis muy limitados. Sin embargo, Finlandia tiene una larga historia de uso del cáñamo, aunque la actitud hacia las drogas ilegales sigue siendo regresiva, y las leyes del cannabis son relativamente duras para los estándares europeos.

Legalidad de la Posesión, Venta y Cultivo de Cannabis

Consumo y Posesión de Cannabis

Según el código penal de Finlandia, el consumo de drogas ilegales se castiga con una multa o con un máximo de seis meses de cárcel. Si el delito se considera ” menor” (es decir, tiene que ver con una pequeña cantidad, destinada al uso personal y no existen circunstancias agravantes), la sanción puede no aplicarse. Dicha sanción no varía en función del tipo de sustancia en cuestión; por lo tanto, el cannabis está sujeto a las mismas penas que la heroína y todas las demás drogas ilegales.

Sorprendentemente, parece que Finlandia no distingue legalmente entre la posesión, la venta y el cultivo de drogas. En su lugar, todos los delitos de este tipo se consideran sencillamente delitos de drogas. El castigo básico para un “simple” delito de drogas oscila de una multa hasta un máximo de 2 años de prisión, mientras que un delito de drogas con agravantes acarrea una pena de 1 a 10 años de prisión.

Sin embargo, la legislación finlandesa también estipula que en las “circunstancias agravantes” se incluyen las grandes cantidades de una droga, grandes ganancias financieras, la participación en el crimen organizado, o las sustancias consideradas como “muy peligrosas”. Como el cannabis no se considera “muy peligroso”, en la práctica es poco probable que un infractor sea condenado a las penas más altas, a menos que la cantidad en cuestión sea especialmente grande.

Además de esto, hay una diferenciación legal en la legislación finlandesa que se aplica a la posesión de pequeñas cantidades destinadas al consumo personal. Para tales casos, la pena varía desde una multa hasta un máximo de 6 meses de prisión. Por lo tanto, la posesión de pequeñas cantidades se trata igual que el consumo, y como ocurre con los delitos de consumo, las penas pueden no aplicarse si el delito se considera menor.

Venta de Cannabis

Como ya se ha mencionado antes, la venta de cannabis en Finlandia se trata de la misma forma que la posesión, y simplemente se clasifica como un “delito de drogas”. Por lo tanto, la venta de cannabis se castiga con hasta 2 años de prisión, y en el caso de que existan circunstancias agravantes, la pena podrá aumentarse de 1 a 10 años de cárcel.

Mientras que el cannabis no se diferencia legalmente de cualquier otra droga, no se considera que sea una droga “muy peligrosa”, por lo que a menos que el delito implique sobre todo grandes cantidades, es poco probable que se impongan las penas más elevadas. Sin embargo, en el caso de los delitos relacionados con el suministro, no existe la posibilidad de que el castigo no se aplique, incluso si la cantidad en cuestión es pequeña.

El cannabis está disponible de manera inconsistente en Finlandia, con la mayoría de las importaciones principales que llegan en forma de hachís de Dinamarca, que está más cerca (y una parte mucho más importante de) las principales rutas internacionales de tráfico de drogas. Sin embargo, la escena del cultivo doméstico asegura que el país no depende totalmente de las importaciones. Asimismo, parece que el cultivo doméstico va en aumento, e incluso puede haber superado a las importaciones en los últimos años.

Cultivo de Cannabis

Una vez más, la producción de cualquier droga, incluido el cannabis, se considera un delito de drogas, y se castiga con hasta 2 años de prisión. Sin embargo, puede ser posible lograr una pena más leve (es decir, una multa o un máximo de 6 meses de prisión) si la cantidad en cuestión se considerará pequeña y destinada para el consumo personal.

El enfoque actual de Finlandia hacia el cannabis es restrictivo, pero tiene una larga historia de cultivo y uso de cáñamo (© Free Flower Photos)
El enfoque actual de Finlandia hacia el cannabis es restrictivo, pero tiene una larga historia de cultivo y uso de cáñamo (© Free Flower Photos)

Al parecer, generalmente, las autoridades han adoptado una actitud muy dura contra el cultivo de cannabis, ya que se ha informado de redadas en tiendas de venta de equipos de cultivo de cannabis en varias ocasiones. Además, es importante tener en cuenta que la venta de semillas de cannabis es ilegal en Finlandia, y la mayoría de los cultivadores del país las compran en el extranjero o a otros cultivadores.

En 2011, la Revista European Addiction Research informaba de que los cultivadores finlandeses favorecen el cultivo en interior (nada sorprendente, dado el clima de Finlandia) y las pequeñas parcelas, y por lo general son ellos mismos quienes consumen ese cannabis. El informe también señalaba que existen el doble de probabilidades de que los finlandeses cultiven cannabis con fines medicinales que sus vecinos cercanos los daneses, y que los cultivadores de cannabis son más comunes en Finlandia que en Dinamarca (que depende aún en mayor medida del hachís importado, y está muy bien situada para recibirlo).

Cannabis Medicinal en Finlandia

El cannabis medicinal es legal en algunas formas en Finlandia, pero el país se encuentra todavía muy lejos de la legalización completa del cannabis medicinal. En 2008, el gobierno finlandés aprobó una ley que permite la prescripción, en base a cada caso, de cannabis medicinal que se iba a suministrar en forma de hierba de cannabis o marihuana de Bedrocan importada de los Países Bajos. Desde entonces, las autoridades han concedido a varias decenas de personas el derecho a acceder al cannabis Bedrocan. El cannabis se prescribe solamente cuando todas las demás opciones de tratamiento han fracasado, y sólo está aprobado para un pequeño abanico de enfermedades que incluyen el dolor causado por el cáncer, la esclerosis múltiple, la lesión de la médula espinal, y el tratamiento del glaucoma.

El preparado farmacéutico de cannabis Sativex, fabricado por la compañía británica GW Pharmaceuticals, ha estado disponible legalmente en Finlandia desde mayo de 2012. Incluso antes de su aprobación, un grupo selecto de personas tuvieron acceso a Sativex bajo las leyes de marihuana medicinal existentes en marcha desde 2008.

La oficina de licencias médicas finlandesa Fimea aprobó Sativex en diciembre de 2012, pero no está claro cuántos pacientes han recibido el medicamento desde entonces. Una vez que se aprobó mediante el procedimiento europeo de autorización central (que de forma simultánea, lo legalizó en otros 9 países), se convirtió en para los médicos podían prescribir legalmente el fármaco sin pasar por el requisito de buscar licencias individuales del gobierno para cada paciente. Seis meses después de Sativex fuese aprobado formalmente, se informó de que sólo se había recetado el fármaco a 25 personas, aunque parece que no se dispone de cifras actualizadas.

Actualmente, el cannabis Bedrocan importado de los Países Bajos ofrece la mejor relación calidad-precio del cannabis medicinal (© Wikimedia Commons)
Actualmente, el cannabis Bedrocan importado de los Países Bajos ofrece la mejor relación calidad-precio del cannabis medicinal (© Wikimedia Commons)

Sativex ha recibido críticas por su elevado precio (650€ por 3 botellas de spray, que contienen cada una 10ml, o 100 aplicaciones) comparado con otras formas de cannabis. En el blog de MS-Potilas (que documenta el uso del cannabis medicinal por parte de un paciente y activista de EM), se informaba de que podría obtenerse una cantidad equivalente de THC a partir de sólo 5 gramos de cannabis Bedrocan a un coste de poco más de 70€ (14€ el gramo). Por lo tanto, si estas cifras son exactas, Sativex es casi 10 veces más caro que la hierba de cannabis Bedrocan, en lo que respecta al contenido de THC.

Además, MS-Potilas también tomaba nota de que, incluso para los pacientes que necesitan preparados con un alto contenido en CBD, la variedad Bediol de Bedrocan proporciona la misma cantidad de CBD que 3 botellas de spray de Sativex a un coste de 143€ (por 10 gramos a 14,30€ el gramo), por lo que Sativex sale 4 veces más caro en lo que respecta al contenido de CBD. También se observaba que el cultivo del cannabis en casa es mucho más barato que cualquiera de las formas legalmente permitidas, con unos costes de producción estimados en sólo 1€ el gramo.

En 2011, se comunicaba que el número de individuos en Finlandia con acceso al cannabis medicinal ascendía sólo a 62. En 2012, la cifra casi se había duplicado a 123, y parece que el número de pacientes de cannabis medicinal no ha dejado de aumentar desde entonces.

Historia del Cannabis en Finlandia

No está claro cuando llegó el cannabis por primera vez a Finlandia. Hay muchas pruebas (en forma de granos de polen prehistóricos que datan de una fecha tan lejana como el 4000 AEC) que sugieren que las plantas de la familia Cannabaceaehan estado presentes en Finlandia desde hace varios miles de años, pero generalmente se cree que la mayoría de los primeros ejemplos de polen Cannabaceae proceden en realidad de plantas de lúpulo silvestres, en lugar de cannabis.

Aproximadamente a partir del 800 EC en adelante, los signos de cannabis se hacen más evidentes, sobre todo en forma de semillas de cáñamo halladas en excavaciones arqueológicas en el suroeste del país. Se hallaron semillas que datan del período vikingo (entre 800 y 1050 EC) en Ahvenanmaa, una gran isla situada entre Finlandia y Suecia, que se cree que es uno de los primeros sitios de cultivo de cannabis en Finlandia. A partir del 1100-1500 EC, las excavaciones han aportado restos de semillas que indican que el cannabis se usaba de forma generalizada y constante durante todo el período.

Finland-4_SMALL-1024x696
Las pruebas arqueológicas de polen que parece de cannabis se cree que es en realidad de su pariente cercano, el lúpulo (© milesmilob)

No aparecen pruebas irrefutables del cultivo de cannabis intencionado en Finlandia hasta los siglos XV y XVI, cuando comienzan a aparecer los primeros signos de una industria en ciernes de fibras de cáñamo en los registros históricos fiscales y de impuestos especiales.

Algunos han argumentado que el cannabis se llevó a Finlandia en torno a este tiempo desde Rusia a través de la región fronteriza de Carelia. Sin embargo, se sabe que el cultivo de cáñamo ya se había establecido en torno al 800-400 AEC en gran parte de Europa, por lo que es probable que por lo menos se produjese algún cultivo intencionado en Finlandia antes de que apareciesen los primeros registros históricos. También es posible que el este de Finlandia conociese primero el cannabis traído de Rusia, mientras que el sur de Finlandia ya había sido colonizado por variedades en expansión por toda Europa central.

Lo que es cierto es que ya en los siglos XVIII y XIX, el cáñamo era el principal cultivo en Finlandia, con una producción muy superior al de su rival más cercano, el lino. En el este de Finlandia sobre todo, los agricultores de cáñamo de la región desarrollaron una gran pericia, lo que les permitió hilar fibras de gran calidad, incluso más finas que las del lino. Sin embargo, cuando empezó el siglo XX, la industria del cáñamo en Finlandia ya había comenzado a decaer.

Cáñamo Industrial en Finlandia

A pesar de que la industria del cáñamo ha tenido una importancia sin precedentes durante la mayor parte de la historia de Finlandia, el siglo XX marcó el comienzo de un período de rápido declive, a medida que los cultivos de fibras alternativos (y menos mano de obra intensiva) incluido el lino y el algodón, comenzaron a registrar un gran auge. A medida que avanzaba el siglo XX, la aprobación de varias leyes contra el cáñamo en todo el mundo consolidó el declive, y ya en la década de 1950 se cultivaba muy poco cáñamo en Finlandia, más allá de pequeños jardines privados.

Finland-5_SMALL-1024x754
Diferentes tipos de aparejos hechos de cuerda de cáñamo trenzado y alquitranado, vistos en Helsinki (© Sirkku :))

Sin embargo, a diferencia de la mayor parte del resto del mundo, Finlandia nunca ha aprobado ninguna ley específica que prohíba el cultivo de cáñamo, por lo que en la práctica nunca se extinguió del todo, sobre todo en algunas de las áreas rurales más apartadas del país. Luego, en la década de 1990, a medida que las actitudes globales hacia el cáñamo empezaron a cambiar una vez más, Finlandia experimentó un renacimiento de la industria del cáñamo y, desde entonces, ha crecido hasta convertirse en uno de los países que más ha contribuido a la economía mundial del cáñamo.

Finlandia es especialmente conocida en el mundo del cáñamo por desarrollar variedades de cáñamo resistentes como Finola, el nombre comercial de un cultivar fuerte y resistente, entre otras cosas a las heladas, que prospera en altas latitudes septentrionales. Desarrollada en 1995, Finola se incorporó a la lista de cultivos subvencionados de la UE en 2003, y desde entonces se ha convertido en una de las variedades de cáñamo más importantes del mundo.

Sin embargo, el éxito de Finola no ha sido fácil. Hubo una fuerte resistencia inicial de los representantes de la UE a la inclusión inicial de Finola, y en 2006, una serie de muestras presentaron niveles de THC mayores que el permitido de 0,2%. Por lo tanto, Finola fue retirada de la lista de cultivos subvencionados, para volver a ser incluida en 2013, tras la campaña intensiva de los cultivadores y activistas del cáñamo de Finlandia y de otros países.

by Seshata

0 571 vistas

La Marcha Mundial en Madrid demuestra que el activismo cannábico está más fuerte que nunca, pero la regulación legal puede acabar siendo una trampa.

“El futuro avanza hacia la incontestable regulación legal de la conflictiva planta, aunque sea de la mano de los innegables beneficios generales apreciados en aquellas zonas del planeta que ya han dado el paso”

“No es justo que los usuarios medicinales se sientan criminalizados y sometidos a una presión inmoral cuando van a recoger su medicina”

“El problema lo tenemos ahora, cuando cualquier persona usuaria es empujada a recurrir al mercado negro para autoabastecerse de cannabis para su consumo”

“Cuando hablamos de derechos individuales, deberíamos hablar mejor del derecho a la salud colectiva, no estamos hablando de libertades individuales, estamos hablando del respeto a la tierra como estilo de vida”

Cada vez que se oye hablar de marihuana, sobre todo los no fumadores esbozan una sonrisita cómplice, una especie auto-confesión hipócrita de “en realidad no es tan malo, pero qué le vamos a hacer, eso es cosa de los médicos y las autoridades”.

Con este mantra pasivo hemos pasado de unas épocas –sobre todo en los años 70 y 80– donde el consenso social hacia la tolerancia cannábica era masivo e intergeneracional, a un periodo prohibicionista a ultranza donde desde la Ley Corcuera de 1992, la patrimonialización de la salud pública quedaba en manos de los lobbies médicos y farmacéuticos internacionales, y la represión policial y judicial recibía prácticamente un cheque en blanco, por más que la figura del consumo compartido fuera el resquicio legal que permitiera el incremento constante de consumos colectivos partiendo de la despenalización del auto-cultivo.

Pero despenalización no significa legalidad, como se encargan de repetir machaconamente nuestros tribunales. Y ese estigma de ilegalidad o para-legalidad de cualquier actividad relacionada con el cannabis se sigue extendiendo en la realidad oficial de nuestro país, hasta contaminar amplios estados de opinión, para los que el uso del cannabis se reduce a un mal hábito perjudicial para la sociedad, que hay que controlar y reducir, más propio de ciudadanos autoexcluidos y poco serios, que de ciudadanos responsables y con capacidad crítica, activos en la sociedad diversa de hoy.

Nada más lejos de la realidad. Por más que quieran ponerse puertas al campo, el futuro avanza hacia la incontestable regulación legal de la conflictiva planta, aunque sea de la mano de los innegables beneficios generales apreciados en aquellas zonas del planeta que ya han dado el paso (determinados estados en Estados Unidos, Uruguay, etc.).

El clima político de cambio, además, hace imaginar –más con expectativas que con realidades concretas– que estamos acercándonos a un momento histórico, a un punto de no retorno en cuanto a su esperada regulación responsable que dignifique a los ojos de la sociedad a cultivadores y consumidores, mientras una considerable industria ha ido creciendo paralegalmente en los últimos años en todo el Estado: desde grow-shops sin fin a continuas ferias temáticas sobre auto-cultivo, CSC (Clubes Sociales de Cannabis), movimientos asociativos de toda índole y plantaciones masivas incontroladas, con los pros y contras que ello supone para la tan manida “salud pública”.

En un momento clave de este tira y afloja, cuando más se está hablando de iniciativas políticas (Propuestas no de Ley, Iniciativas Legislativas Populares) y algunos de los llamados gobiernos del cambio habían comenzado a avanzar en nuevas regulaciones autonómicas y municipales que dotaran de mayor seguridad que la actual tanto a los usuarios como al resto de la ciudadanía, tres sentencias consecutivas del Tribunal Supremo a finales del pasado año volvieron a ratificar, en otro paso a atrás, el marcado carácter ilegal de cualquier intento de colectivizar y regular el cultivo y consumo, perpetuando el estigma, que además globaliza con la aplicación de tratados internacionales ya obsoletos y claramente dependientes de fines como poco dudosos, de que la sociedad no consiente la visibilización y la normalización del uso y cultivo del cannabis, reduciendo su tolerancia a ámbitos cerrados y ocultos, sin posibilidad de crecimiento masivo, sin proselitismo de ninguna clase, en definitiva sin capacidad de expansión social, dejando además en manos de la discrecionalidad policial (lo que en España sabemos bien que significa) la criminalización del uso y cultivo compartido, en particular en los CSC, cuya pervivencia queda literalmente a su merced.

La cultura de la marihuana sigue siendo para las autoridades una cultura de rebeldía, de inconformismo, de desobediencia civil, que debe contenerse a toda costa.

Por eso, por este momento histórico tan crítico, existía especial interés por saber qué daría de sí la celebración de la vigésima Marcha Mundial de la Marihuana en Madrid (como en otras grandes capitales del mundo simultáneamente) el pasado 7 de Mayo, que iniciada en el ya lejano 1997 por organizaciones pioneras como AMEC, no es hasta 2015 cuando asume el concepto de “Mani-Fiesta-Acción”, y que a modo de carnaval reivindicativo recorrió la Gran Vía de Madrid, por primera vez este año con un bus descubierto y la música reggae de distintos sound-systems, cantantes y animadores, atronando e invadiendo durante cuatro horas el corazón comercial del Estado, ese voraz escaparate del consumismo de marca internacional, que es el antagonista natural de la cultura cannábica, basada –al menos originariamente– en el campo y la naturaleza.

Aunque la confrontación pública de paradigmas se resolvió sin incidentes –más allá de que el interés sobrevenido de turistas y viandantes en general desbordó la afluencia prevista a la altura de Callao, al punto de que tuvieron que cerrarse temporalmente los dos sentidos de la circulación en la Gran Vía–, los 4.000 asistentes según la organización, algo de más de 1.000 según otras fuentes, no podían contener la emoción, y hasta la euforia, de saberse protagonistas justo en esos ambientes tan comerciales donde siempre se sintieron ajenos, cuando no vigilados o perseguidos.

Una alegría perpleja que, a diferencia del año pasado (cuando la Policía infiltró agentes secretos para detectar el consumo y multarlo), contó con la total permisividad policial, incluso cuando desde el bus se disparaban con un cañón de aire bolsitas con productos para fumar, entre otros merchandising de la marcha.

Marcha Mundial Marihuana

 

Pero en una lucha social tan dispersa como ésta, con intereses tan dispares como los de los dueños de negocios florecidos a la expectativa de la legalización, activistas que no entienden esta lucha sin su hermanamiento con otras paralelas en defensa de las libertades individuales, como la School of Activism de la asociación castellonense Assonabis, caravanas venidas de todas las partes del Estado, consumidores individuales, defensores convencidos de la urgencia de aprobar el uso terapéutico normalizado, defensores legales asociados, negociadores políticos, y hasta arribistas mediáticos cámara de TV hípster en mano.

Ese crisol de silbatos y globitos verdes, esa batucada tan necesaria para la visibilización y la llamada de atención, pareció tapar la mucho más importante barricada que, como una hidra, trata de concitar todas las esperanzas comunes en torno a la propuesta política de una denominada oficialmente “Regulación Responsable” de la que hablamos con representantes de dos de los organizadores oficiales de la marcha, y que, con todo, no termina de dar respuesta a la necesidad de poner encima del debate público que la marihuana y toda la cultura ancestral que arrastra, no sólo es cuestión de regulación lúdica y/o terapéutica, sino que es una formidable herramienta para poner en solfa el paradigma de consumo globalizado actual, y, en consecuencia, para hermanarse con la reivindicación ecológica, de decrecimiento y de respeto a la naturaleza, que parece obviarse en parte en el debate público que se pretende legislar.

“Cuando hablamos de derechos individuales, deberíamos hablar mejor del derecho a la salud colectiva, no estamos hablando de libertades individuales, estamos hablando del respeto a la tierra como estilo de vida, no estamos hablando de los negocios de las farmacéuticas ni del alcohol, estamos hablando de la libertad del cultivo libre, del agricultor, del respecto del modus vivendi que respeta una vida, que no necesita los libros, que no necesita el dinero, y que no necesita de prohibiciones, que aprende de la naturaleza, la enseñanza de la naturaleza y las plantas que curan. La realidad es que la cola de caballo, la albahaca, el romero, el tomillo, el ajo, la cebolla, la zanahoria son medicina, y el cáñamo o la marihuana es una de ellas. Están en la naturaleza, porque es un elemento más de supervivencia que podemos acceder a él, y relacionarnos con él. Desde ese punto de vista, todo lo demás son negocios perversos del capital. En el movimiento de capital, si tú tienes mucho dinero puedes decidir dónde invertir, si tú decides invertir en vez en la tierra y en la cultura que protege a la vida a través del cáñamo, por ejemplo, decides invertir en otros subproductos paramilitares o eclesiásticos, naturalmente que no avanzamos”, advierte Sergio Monleón, fundador del grupo pionero de reggae en España, Jah Macetas, y que no participó en la Marcha, aunque no es contrario a ella.

“El objetivo de esta marcha era solicitar a todos los partidos políticos que incluyen en su programa alguna fórmula relativa a la regulación del cannabis, (PSOE, IU, Podemos, Ciudadanos y ERC) que sean coherentes con sus programas y valientes para impulsar una Ponencia Parlamentaria seria, técnica y objetiva con presencia de la sociedad civil, a través de una Proposición No de Ley transversal a todas estas fuerzas políticas, que cristalice en una regulación responsable e integral del cannabis”, cuenta Bernardo Soriano, de la firma S&F Abogados, muy implicada en la negociación política de la regulación, a través de la Plataforma Regulación Responsable, de la que es portavoz. Pero le cuestiono si no se está confiando demasiado en la agenda de los políticos y si tienen un plan B para el caso de que esa PNL no termine de salir nunca adelante.

“La falta de voluntad política siempre se suple con movilización social, el Plan B es una ILP a nivel nacional para que sea el movimiento social anti prohibicionista ligado al cannabis el que lleve el debate al Parlamento, pero primero optamos por la incidencia política y la coherencia en el cumplimiento de sus programas”, explica.

Pero a falta de agenda política nacional clara, a diferencia de Soriano, que cree como el Tribunal Supremo que ayuntamientos y comunidades autónomas no tienen competencias para ir impulsando poco a poco la regulación, David Rabé, de la veterana Federación de Asociaciones Cannábicas (FAC), sí les otorga un papel más relevante a estos políticos de mayor cercanía con el ciudadano, sobre todo con los CSC: “Las comunidades autónomas deben regular la actividad de los CSC, puesto que son estas administraciones en las que nos damos de alta. Hemos venido para ser parte de la solución y no parte del problema. El modelo que defendemos desde la FAC no deja lugar a dudas, somos igual de activistas que quien decide cultivar sus dos, tres o cuatro plantas en su casa para su autoconsumo, la diferencia es que decidimos asociarnos para gestionar entre todos, la defensa de ese derecho al autoconsumo como organización social. Juntos defendemos mejor nuestro derecho a ese espacio para las personas usuarias de cannabis donde prime la información, la reducción de riesgos y el aportar un servicio social a la comunidad”.

Si finalmente ese debate público y político se llega a abrir como piden las organizaciones convocantes, la cuestión de la salud pública será el caballo de batalla. Una perspectiva más ambiciosa que la mera seguridad jurídica exigiría no perder de vista las reflexiones casi metafísicas tan rastafaris pero de mucho calado real, que hace Monleón, sobre la relación con la planta a la que deberíamos aspirar legítimamente en una sociedad avanzada.

“El objetivo de todo ejército, cuando arrasa, lo que pretende es divorciar a la ciudadanía de su vínculo con la naturaleza. En cuanto divorcias a la gente de la naturaleza, todos los miedos son posibles. El primer miedo es a comer lo que es natural, el segundo miedo es a fumar lo que es natural, lo que siempre ha sido tu sustento aparece como tu enemigo, porque te pautan desde pequeño en las escuelas las bases de tu alimentación, te restringen la clorofila, te restringen todos los cannabinoides que tú hubieras comido en la tierra, viviendo naturalmente cerca de ella, y te los cambian por lácteos y azúcares, te cambian todas esas pautas de comida desde la infancia, te secuestran de la familia y te meten en esos aislamientos sensoriales llamados escuelas, con personajes que sólo leen libros y te los recitan, y claro toda esa frustración acumulada de la infancia crea pautas deficientes de minerales, de vitaminas, de todo tipo de movimientos porque estás sentado en sillas todo el tiempo, que no es correcto, porque ninguna persona en la infancia estaría sentada en sillas tantas horas…Entonces el resultado de toda esa alienación programada, sistemática y paramilitar, es el divorcio completo de la tierra, y de los conceptos de respeto a la tierra y de luchar por ella, porque la desconocemos. ¿Qué solución te dan? Te colocan el alcohol, la televisión y otros distractores sociales como la política, el deporte y cualquier otro subproducto paramilitar. Porque en el fondo lo que se busca es impedir que tú seas autosuficiente. Y dentro de esa prohibición, naturalmente criminalizan todo lo que te sienta bien. Todo lo que te hace estar a gusto. Si tú estás a gusto con algo, penalizado. O en tu casa, y que no se entere nadie”.

“Es que precisamente es ése el argumento de peso para ponernos manos a la obra hacia un nuevo modelo de regulación en el uso del cannabis”, apunta Rabé. “Se apeló a un problema de salud pública para prohibir el cannabis, lo cierto es que cuando se prohibió –hace ya 50 años–, no existía un problema de salud pública con respecto al cannabis ni a su uso. El problema lo tenemos ahora, cuando cualquier persona usuaria es empujada a recurrir al mercado negro para autoabastecerse de cannabis para su consumo, donde además del peligro de seguridad que ello conlleva, también está expuesto a la adulteración o a recibir cannabis en mal estado a precios fuera de toda lógica sensata”.

“Afortunadamente en España contamos con la mejor sociedad del mundo en cuanto a número de investigaciones con cannabinoides, la Sociedad Española de Investigación con Cannabinoides (SEIC)”, añade Soriano. “Además, algunos de sus integrantes más significativos y con más background, junto con algunos médicos y Asociaciones de Pacientes como dosemociones, han formado el Observatorio Español de Cannabis Medicinal (OECM), principal ente que trabaja por la normalización del uso del cannabis medicinal, la información veraz y la incidencia política de cara a su regulación”.

En realidad, el uso terapéutico del cannabis parece contar con un consenso científicode tal magnitud que sólo necesitaría voluntad política para su legalización definitiva. Sin embargo, les pregunto si esto no puede suponer el chocolate del loro, la vía fácil para los políticos, pero dejando fuera al grueso de usuarios, considerados de interés residual, cuando su uso es sólo para fines lúdicos. Una legalización “trampa” en toda regla.

Pero aun asumiendo el riesgo, Bernardo Soriano sale al paso: “Coincido contigo en que hay riesgo de que se centren en la regulación del uso medicinal y dejen al grueso de los usuarios fuera, que sería lo fácil para ellos, les damos un caramelito para que se callen…, pero por otra parte eso no puede coartar la reivindicación totalmente lícita que esgrimen los usuarios medicinales respecto de tener un acceso seguro, económico y de calidad que ahora no tienen y que el Estado en dejación de sus funciones no les provee. No es justo que los usuarios medicinales se sientan criminalizados y sometidos a una presión inmoral cuando van a recoger su medicina, imaginemos que cuando fuéramos a comprar ibuprofeno y saliéramos de la farmacia nos pudieran sancionar con 600 euros por acceder a una sustancia que nos beneficia como tratamiento y que nos ha recomendado un médico. Como dice Carola Pérez, presidenta de OECM, el dolor no puede esperar. Por eso la Propuesta de Regulación Responsable protege y vela por todas esas realidades de los distintos usuarios y usuarias. Esta propuesta la llamamos la de los cinco pilares: regulación de la tenencia, consumo y cultivo para uso personal; de los Clubes Sociales de Cannabis; de un sistema de licencias en tres niveles –producción, manufactura y venta–; establecimiento de políticas sobre el cannabis basadas en la información, educación y prevención de riesgos; y regulación del cannabis medicinal”.

Y David Rabé pone el dedo en la llaga, además, cuando avisa de los peligros de la apropiación en ciernes por la industria farmacéutica, que se ve venir bajo el paraguas del uso terapéutico del THC, deslindándolo del cultivo y consumo natural de la planta, y convirtiéndolo en sintético: “Si hay que enfatizar algo con respecto al uso terapéutico del cannabis, es que ha sido usado desde muchos siglos atrás por diferentes civilizaciones como planta medicinal, y que tan sólo desde hace 50 años sufrimos su ilegalización. Actualmente, los únicos que pueden recomendar su uso terapéutico son los facultativos médicos. Debe seguir siendo así para que más profesionales sanitarios se conciencien de que muchos pacientes necesitan de su implicación para recuperar un recurso terapéutico barato, eficaz y versátil. El reconocimiento al uso terapéutico del cannabis debería ser algo en lo que todo/as los facultativos/as tendrían que estar de acuerdo, es un hecho que cada vez más médicos reciben consultas sobre uso de cannabis por parte de sus pacientes, con lo que debería de haber más formación e información sobre este tipo de terapias. Muchos apuestan por un fármaco (Sativex) con un concentrado de THC, ¿nadie se ha percatado que cultivar la planta de la que se extrae el componente activo puede ser mejor y más barato?, detrás de su posible expansión como recurso terapéutico viable vuelven a estar presentes criterios morales antes que el juramento hipocrático al que deben de acogerse los facultativos médicos”. Criterios morales y economicistas, añadiría yo.

MMM2016

 

Lo que resulta indudable es que la sociedad civil en España va muy por delante de la sociedad política, jurídica y científica. La prueba es la respuesta inmediata del colectivo musical reggae que participó con entusiasmo en la marcha, con los sound systems Chronic, Mas Jahma Promotions, Crossfyah, The Silly Tang, Dj Shayman, y los cantantes Lion Sitte y Mr. Moaktahr, pero sobre todo el papel que está jugando una industria cada vez más en auge como la de los Grow Shops, cuya incidencia como industria, no está claro si perjudica o beneficia a la cultura anti-farmacéutica que subyace detrás la marihuana.

“El movimiento de los Grow Shop sin duda ha sido lo que ha impulsado la normalización de la sustancia surgiendo con valentía en un momento en que la situación en España no era buena, siendo los pioneros. Creo que la industria no es incipiente, sino que está consolidada, siendo España el país de referencia en Europa y más potente empresarialmente moviendo cientos de millones de euros. Este gigante por otra parte tiene los pies de barro al sustentarse en una sustancia que a priori es ilegal. No es entendible que haya un movimiento tan gigantesco ligado a esta sustancia, y que en ningún caso sería imaginable respecto de otra sustancia ilícita, esto es sin duda por la integración transversal que tiene la sustancia en la sociedad. Por tanto, a mi modo de ver beneficia, dado que normaliza”, dice Bernardo Soriano.

Pero David Rabé no lo ve tan claro y, además, está más preocupado por el abuso que cuatro aprovechados buscando negocio pretendan hacer del incipiente modelo de CSC: “Es complicado de augurar, pero eso debería de hacernos ver la urgencia por la cual debemos de regular lo antes posible, y tenemos la obligación de hacerlo pensando en las personas y no en las empresas ni en una política de ‘tanto ganas, tanto vales’. Mayoristas, bancos de semillas, grows, etc… son empresas que han ayudado a que millones de personas puedan cultivar cannabis de una manera segura y con garantías, no debemos olvidar eso. Lo que nos preocupa más es la mercadotecnia que circula alrededor de los CSC, donde encontramos muchos conceptos alejados de lo que es el activismo y la desobediencia civil. No nos cansamos de repetir que crear un Club Social cuesta sólo 50 euros, el costo real está en el esfuerzo por comprender como funciona nuestro modelo asociativo y aplicarlo de forma adecuada. Regular permitirá separar bien el grano de la paja”.

Sea como fuere, la revolución cultural verde está en marcha irremisiblemente. Bueno será no olvidar, porque los ancestros consideraron desde siempre al cáñamo como una planta sagrada. Algo debían saber que a nosotros, en general, se nos escapa.

Por Carlos Monty para DiagonalPeriodico.net

0 176 vistas

En base a la creciente demanda, Bedrocan, el único productor de cannabis medicinal que queda en Europa, ha triplicado su producción con la apertura de una nueva planta de producción en 2015. Sin embargo, la empresa no puede abastecer a los pacientes de cannabis de Europa sin ayuda.

Vacilación por parte de otros estados de la UE a expensas de los pacientes de cannabis

En 1993, los Países Bajos fueron el primer país de la UE en introducir una especie de precursor de su actual programa de cannabis medicinal. Durante los primeros años, sólo tenía que abastecer a los pacientes de cannabis holandeses, lo que no supuso un problema dadas las capacidades del programa estatal. Dos empresas consiguieron una licencia para el cultivo de cannabis. Después, en el año 2001 y con la introducción de una nueva normativa, la Oficina Holandesa del Cannabis Medicinal, “Bureau voor Medicinale Cannabis” o BMC se hizo cargo de la distribución. Las farmacias holandesas llevan suministrando cannabis flos con receta médica desde 2003, y hasta 2013, en Groningen llegó a haber una especie de farmacia de cannabis especial donde los pacientes podían adquirir su medicina un poco más barata que en otras farmacias del país.

Más tarde, Alemania y la República Checa fueron los primeros países en apuntarse. Estos países también necesitaban flores de cannabis medicinal, pero no eran capaces o no estaban dispuestos a cultivarlas ellos mismos. Desde entonces, Italia y Finlandia también se han añadido a la lista. Estos países se unieron o bien porque los pacientes se quejaron, o, como ocurrió en Italia, debido a que el gobierno adoptó un programa de cannabis medicinal voluntariamente, sin asegurarse de que se pudiera suministrar a los pacientes cannabis producido en el país.

El aumento de la demanda en la UE causa problemas de abastecimiento fuera de los Países Bajos

Debido a la creciente demanda, Bedrocan, el único productor de cannabis medicinal que queda en Europa, ha triplicado su producción con la apertura de una nueva planta de producción en 2015. Al otro productor autorizado, James Burton, se le ha dejado al margen. Este pionero del cannabis perdió su licencia debido a que su empresa y la BMC tenían diferentes ideas sobre cómo producir cannabis medicinal.

En Alemania, en concreto, los problemas de abastecimiento son algo habitual. Incluso en Italia, la situación del suministro está lejos de ser ideal; las cosas siguen sin funcionar correctamente con el cannabis medicinal cultivado por el ejército, como ilustra el volumen de pedidos de cannabis de los italianos a la BMC. Tal vez podrían haber hecho falta los conocimientos de unos pocos cultivadores de dedos verdes con experiencia en lugar de los uniformes sin experiencia con los dedos “verde oliva”. Por consiguiente, para empezar al ejército de Italia le vendría bien la experiencia de los holandeses, que podrían proporcionarles su conocimiento experto y las variedades. Del mismo modo, el proyecto de cultivo de la República Checa está perdiendo fuerza, a pesar de que el productor Elkoplast consiguió distribuir la primera cosecha en febrero después de dos años, gracias a los conocimientos técnicos y a las genéticas proporcionadas por Bedrocan. Desde 1993, los Países Bajos ha estado concediendo licencias para cultivar cannabis medicinal a personas que anteriormente han participado en el cultivo ilegal de cannabis. Todas las partes interesadas han podido aprovecharse de sus conocimientos previos y Bedrocan ha trabajado duro para desarrollar un total de cinco variedades para diferentes necesidades. En relación a la magnitud y a las obligaciones específicas de la empresa en cuanto a la producción de flores, esto es mucho más de lo que parece, porque se tardan años en desarrollar una variedad de cannabis medicinal. Sin embargo, sólo en Canadá, 26 empresas trabajan actualmente en el desarrollo de variedades nuevas; y en los EE.UU. cada vez hay más colectivos o dispensarios de cannabis que se centran en el desarrollo de variedades especiales. El mejor ejemplo es “Charlotte’s web“, una variedad de cannabis cruzada por hibridación, por criadores de Colorado, para tratar la forma específica de epilepsia sufrida por una niña que ahora tiene nueve años, que se llama Charlotte Figi. En Colorado, el estado de Washington y otros estados donde el cultivo es una opción legal, muchas personas que habían participado en alguna actividad relacionada con la planta antes de que la regulación del cannabis entrase en vigor o el cannabis se ofreciese como medicina, ya no eran tratados como delincuentes con el fin de permitirles ayudar a los pacientes o incluso suministrar a los usuarios adultos flores puras. Hasta Sativex habría sido difícilmente posible sin los conocimientos y la ayuda de leyendas del cannabis como David Paul Watson y Robert C. Clarke, que han aplicado sus conocimientos sobre el cultivo de cannabis en la teoría y en la práctica en nombre de la empresa de desarrollo GW Pharmaceuticals.

El cultivo y conocimiento del cannabis son inevitablemente ilegales por naturaleza en la mayoría de los casos

En Europa, con la excepción de los Países Bajos, existe un rechazo real a utilizar los conocimientos de los cultivadores de cannabis anteriormente ilegales involucrándolos en la labor. En la República Checa, a una empresa de logística, que anteriormente sólo fabricaba cajas de plástico y artículos similares, se le ha adjudicado el contrato para producir cannabis medicinal del gobierno. En Italia, se encarga el ejército y en Alemania, las licencias las va a adjudicar en algún momento una agencia del cannabis, que aún no se ha establecido. Sin embargo, incluso en este caso, parece poco probable que estos países ni siquiera consideren sus propios recursos para el desarrollo y la selección de las variedades.

Por supuesto, no todos los cultivadores aficionados que usan tres lámparas en el sótano puede darle a su hierba el sello de aprobación del estado como medicamento y vender las flores a la farmacia local de la esquina. Para producir cannabis medicinal, deben cumplirse unos requisitos mínimos, lo que puede suponer un desafío incluso para los cultivadores más profesionales: 100% de esterilidad por cada miligramo, un concepto de negocio, la adquisición de un gran capital inicial, o la colaboración con farmacólogos, médicos, laboratorios y con autoridades gubernamentales son sólo algunos de los aspectos desconocidos para la mayoría de los agricultores de cáñamo clandestinos, debido a su situación ilegal. Sin embargo, en lugar de buscar ayuda externa, los estados de la UE deben encontrar sus propias maneras de producir flores medicinales con sus programas de cannabis medicinal y seguir los pasos de los Países Bajos. Y este proceso no empieza en la sala de floración, sino en el desarrollo de las variedades. Dado que un proceso de este tipo lleva años, ya es hora de que otros países dejen de permitir que Bedrocan y los Países Bajos hagan todo el trabajo durante la próxima década, y, finalmente, afronten sus responsabilidades de inversión y desarrollo

bedrocan-usomedicoBedrocan, sin duda, ha sido pionera para todos los pacientes de cannabis y sigue siéndolo. Sin embargo, sin más competidores en el mercado, seguirá habiendo problemas de abastecimiento, según lo confirmado por la BMC.

“[…] A lo largo de los años, el número de pacientes holandeses y extranjeros ha aumentado poco a poco. A partir de 2013, un fuerte aumento provocó que el cultivador de la OMC aumentase la planta de producción y abriese una segunda planta. La segunda planta de producción se abrió hace un año haciendo posible una producción tres veces mayor. Sin embargo no fue posible cubrir totalmente las demandas crecientes directamente. El periodo de crecimiento tarda aproximadamente 4 meses después del cual se lleva a cabo el envasado y el análisis. En este momento, hay suficiente cannabis medicinal en stock de todas las variedades para cubrir la demanda holandesa y la mayor parte de la demanda de otros países. Nosotros ya exportamos mucho más a Alemania que el año pasado pero como ustedes saben la situación en Alemania también ha cambiado y el número de pacientes alemanes crece rápidamente y también la demanda. Las autoridades alemanas y el proveedor/ fabricante Fagron se encuentran cerca en contacto [con nosotros] para hablar de soluciones. Para más información sobre este tema, les aconsejo que se pongan en contacto con sus propias autoridades, ya que son los más conscientes de las cantidades de importación y de los acontecimientos dentro de Alemania “, según el departamento jurídico de la autoridad competente.

La competencia es buena para la variedad y garantiza precios justos

Al ser el país más grande de la UE, Alemania tiene más pacientes de cannabis y por lo tanto es el más afectado. La competencia estimula el mercado y reduce los costes; los monopolios sólo benefician a sus propietarios. Esto es cierto en el caso del cannabis medicinal, al igual que lo es en el de las medicinas tradicionales. En Canadá, por el contrario, los pacientes pueden elegir la variedad que mejor alivia sus síntomas de entre casi 200 variedades, según su perfil único de cannabinoides. Aquí, y también en los estados de los Estados Unidos donde el cannabis es legal como medicamento, es obvio que la introducción de un programa estatal también genera un mercado libre, por supuesto, con las limitaciones necesarias en lo que respecta a la protección de la salud y la juventud. En Alemania, los pacientes de cannabis actualmente tienen que pagar 15,45 € por gramo de media; Sativex y dronabinol cuestan entre cuatro y ocho veces más. Los pacientes canadienses pagan entre 4,00 € y 10,00€ por un gramo de la medicina certificada por el gobierno, y no hay problemas de abastecimiento. Con la excepción de los holandeses, los gobiernos europeos parecen sentirse abrumados a la hora de introducir un sistema similar al de Canadá; uno que sea seguro, que proporcione la libertad de elegir para los pacientes y mantenga los costes bajos. Canadá goza de una situación casi perfecta y según un reciente fallo de la Corte Constitucional de Canadá, el gobierno aprobó que, en el futuro, se volverá a permitir a los pacientes de cannabis decidir si van a cultivar su propio cannabis medicinal, o si quieren comprárselo a uno de los muchos productores. El reglamento que regula el cannabis con fines de recreativos puede que sea escaso, pero incluso en este caso,se está trabajando en ello.

Por lo tanto, no sólo Alemania, sino también Italia, la República Checa y todos los países que en el futuro tengan un programa de cannabis medicinal, deberían empezar a centrarse de inmediato en los detalles necesarios y en ser competitivos en ayudar a la investigación y al desarrollo de nuevas variedades y técnicas. Los obstáculos no deben ponerse demasiado alto y dejar a los cultivadores de cannabis con experiencia sin la oportunidad de compartir su amplio conocimiento en cualquier tipo de programa de producción supervisado por el gobierno. En lugar de ser percibido como una gran oportunidad, el cannabis medicinal en Europa se sigue viendo como un mal necesario por muchos de los encargados de tomar decisiones, y en consecuencia se le presta poca atención. Esto no es propicio para la economía, ni para la salud. Sólo en los lugares donde los años de conocimientos adquiridos de forma clandestina pueden y se les permite fluir en la producción legal de cannabis medicinal, hay oportunidades ideales para que se establezca un programa de cultivo supervisado por el gobierno que funcione correctamente.  Por Micha

Los beneficios que produce el cannabis medicinal están asumidos en gran parte de los estados de América, en determinados países europeos y en algunos asiáticos, estos últimos más por costumbres ancestrales.  Pero sin lugar alguno, se están buscando cada día los métodos más saludables para consumir marihuana terapéutica sin necesidad de tener que fumarla.

En España, los pacientes que quieran consumir cannabis con fines terapéuticos pueden solicitarlo mediante la llamada vía de uso compasivo que, en caso de concederse, permite el uso de un medicamento que aún no está aprobado en España pero que ya se usa con éxito en otros países del mundo

En nuestro país el único medicamento con extracto de cannabis que se ha aprobado hasta la fecha es el Sativex. Se usa en forma de spray bucal y alivia los espasmos musculares en pacientes con esclerosis múltiple.

Vamos hablar de las diferentes formas de consumir marihuana medicinal sin tener que recurrir a fumarla, ya que mezclándola con tabaco es más nociva por los elementos tóxicos que tiene el tabaco en sí.

Las decenas de investigaciones que se estaban realizando con la marihuana, que señalaban al cannabis como una de las formas terapéuticas para reducir el dolor de quiénes lo consumen está logrando su objetivo: la prescripción de cannabis médica. Hoy en día es más habitual que se recete cannabis. Si está pensando en ser tratado con cannabis, le recomendamos que siempre lo consulte con su médico.

Los vaporizadores

Uno de los métodos más recurrentes es el consumo de cannabis mediante la vaporización. A través de este método, la marihuana no llega a combustionar lo que no produce gases tóxicos y afecta a los pulmones.  El sistema consiste en vaporizar las glándulas de resinas lo que permite que el vapor que inhalamos tenga un efecto más limpio, teniendo un sabor muy intenso. Por lo que acabaremos absorbiendo las sustancias activas del THC y el CBD. Hasta el momento uno de los más testados en el mercado es el Volcano.

El efecto máximo en la inhalación se produce al cabo de 15 minutos, y la duración es de 2-3 horas.

Alimentos

Uno de los métodos  también más recurridos para su consumo es con los alimentos. El efecto es más potente y la prolongación de los efectos es más duradera. Los médicos que prescriben cannabis recomiendan este método, sobre todo para dolencias crónicas en las que se necesita medicación de manera constante.

Las pruebas médicas realizadas indican que la cantidad de cannabis que se absorbe es de un 6%, ya que una parte considerable se descompone durante la digestión. El motivo por el que el efecto es más intenso se debe a que la sangre absorbe de forma más lenta el cannabis, a diferencia de fumarla o vaporizarla.

Hay que prestar mucha atención a la cantidad que se administra, lo recomendable es que se vaya aumentando de manera prolongada, ya que el hecho de que tarde en subir el estado del cannabis hace que muchas personas hagan un fallo aumentándose la dosis. Por ello, hay que comenzar con una dosis baja o comiendo una pequeña cantidad del alimento en cuestión y aumentando la dosis progresivamente.

Bebidas

El cannabis medicinal también puede administrarse como bebida, siendo su uso en la leche y el té dos de las formas habituales para su consumo.

En el caso de las infusiones, se debe añadir un poco de aceite, mantequilla o leche entera al agua, porque los cannabinoides son liposolubles (solubles en aceite) y no se solubilizan en agua. En este caso, los efectos se notarán a los 30-90 minutos, el efecto máximo se notará a las 2-3 horas y el efecto puede durar hasta 8 horas después de la administración.

Es más difícil encontrar la dosis adecuada en la infusión que en la inhalación, ya que tarda más tiempo en hacer efecto. Se empieza siempre por una taza al día. Si no fuera suficiente, se puede subir la dosis hasta dos tazas al día. Hay que esperar una o dos semanas para poder juzgar los efectos. El efecto es menor después de un uso repetido.

Destilado de cannabis

Al trabajar con alcoholes o destilados, podemos conseguir tinturas de cannabis muy potentes. Se basa en utilizar como disolvente el alcohol, para extraer del cannabis toda la parte activa. Después evaporamos el destilado y nos quedamos con tintura que tendremos que tomar con un pequeño gotero. La concentración de cannabinoides en este caso es bastante alta.

1 239 vistas

Hungría es un país centroeuropeo sin litoral, con una población de poco menos de 10 millones de habitantes. A lo largo de la historia, el cannabis ha ocupado un lugar muy importante en la vida y cultura húngara, pero debido a las maquinaciones del derecho internacional durante el siglo XX, hoy el país cuenta con algunas de las leyes más represivas de Europa

Legalidad del Consumo, Posesión y Cultivo de Cannabis

CONSUMO Y LEGALIDAD DEL CANNABIS

En Hungría, el consumo y la posesión de cannabis son ilegales y se castigan con una pena de prisión de hasta dos años, para pequeñas cantidades, y entre uno y cinco años en caso de que se trate de cantidades grandes. En la práctica, rara vez se aplican penas severas para las pequeñas cantidades, y es posible que los que cometan una infracción por primera vez reciban una amonestación, una sentencia condicional o de libertad vigilada. Sin embargo, si se comete un segundo, o subsiguiente, delito, el tribunal ya no tendría en cuenta estas opciones, y el procesado deberá someterse a un proceso judicial.

Hungary-1-1

En virtud de la legislación húngara, el cannabis no se diferencia de las demás drogas, por lo que los infractores sorprendidos en posesión (incluso de pequeñas cantidades) están sujetos a las mismas penas que aquellos a los que se sorprenda en posesión de heroína u otras sustancias “duras”. En 2013, Hungría adoptó un nuevo Código Penal que, en realidad, aumentaba muchas de las penas por posesión y venta, y ahora es teóricamente posible ser condenado a un máximo de quince años de cárcel por posesión o consumo si se dan determinadas circunstancias agravantes.

El límite establecido para que una cantidad sea considerada para uso personal por parte de los tribunales es un gramo de la sustancia activa. Cuando se trata del cannabis, la sustancia activa es el THC. Por lo tanto, la cantidad considerada para consumo personal puede variar de 12 gramos a 100 gramos, suponiendo que el cannabis incautado contenga THC en una concentración del 1 al 8%.

A pesar de la severidad de las leyes de posesión en Hungría, el cannabis es, con mucha diferencia, la droga más consumida. Según las cifras del Informe Nacional de Hungría de 2011, el 19,4% de los jóvenes húngaros de 16 años habían probado el cannabis, en comparación con sólo el 10,3% de la segunda opción más popular de sustancias ilegales, “alcohol mezclado con medicamentos”.

VENTA DE CANNABIS

Hungary-2-1-1024x683
En Hungría, las tasas de consumo de cannabis son muy altas, a pesar de la severidad de las leyes del cannabis (© Fora do Eixo)

La venta de cannabis (o de cualquier otra droga) se castiga con una pena de prisión de un máximo de dos años en caso de que se trate de pequeñas cantidades, y entre dos y ocho años para delitos básicos que impliquen cantidades mayores. Si existen circunstancias agravantes, sobre todo en el caso de cantidades grandes, las penas pueden aumentar hasta un máximo de veinte años de cárcel o cadena perpetua.

Una vez más, se consideran “cantidades pequeñas” las que contienen un gramo de la sustancia activa, es decir de 12-100 gramos de cannabis suponiendo que la concentración de THC sea del 1 al 8%. Se ha informado de que los tribunales siempre analizan las muestras de cannabis para determinar el contenido de THC utilizando los laboratorios forenses (en este mismo informe se señala que el límite para “pequeñas” cantidades es de 5 gramos de THC puro, pero los cifras oficiales de la OEDT establecen el límite en 1 gramo de THC puro).

Al igual que ocurre con la posesión y el consumo, si se encuentra a un individuo vendiendo cannabis en cantidades pequeñas, las sentencias pueden suspenderse a criterio de los tribunales. Si el individuo reincide en un plazo de dos años, la condicional deja de ser una opción. Si la persona es adicta a las drogas y ha recibido tratamiento por esta adicción antes de su detención, no puede ser juzgada en los tribunales (de nuevo, esto se aplica al consumo y posesión, además de a la venta).

Por otro lado, si se sorprende a alguien vendiendo cantidades que excedan la definición de “pequeña”, no existe la posibilidad de suspender o no aplicar la sentencia, incluso en el caso de la adicción a las drogas.

CULTIVO DE CANNABIS

En virtud de la legislación húngara, la producción de cannabis se castiga con una pena de cárcel de entre uno y cinco años, o de dos a ocho años si el delito se comete en una instalación con fines comerciales. Esta pena podrá aumentarse hasta un máximo de cinco a quince años si la cantidad en cuestión es “sustancial”.

Una vez más, la sentencia puede anularse o no aplicarse si se trata de un primer delito que implica una pequeña cantidad, o si el individuo puede demostrar que ha estado recibiendo tratamiento por su adicción a las drogas antes del arresto.

A pesar de la relativa dureza de las leyes relativas al cultivo de cannabis en Hungría, existe una subcultura activa y próspera del cultivo de cannabis en el país. Por otra parte, en los últimos años, el cultivo se ha vuelto cada vez más profesional y a gran escala, con operaciones de cultivo que suelen dirigir bandas vietnamitas que compran almacenes para adaptarlos y dedicarlos completamente a la producción de cannabis, con equipos de alta calidad y alto rendimiento. Asimismo, se informa de que estas organizaciones también controlan gran parte de la red de distribución en algunas partes de Hungría.

Antes de este fenómeno, del que se informó por primera vez en el Informe sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de 2010, el cultivo doméstico en Hungría se producía a una escala relativamente pequeña. A todas luces, este tipo de cultivo no ha disminuido, y por lo general se lleva a cabo utilizando semillas adquiridas en los bancos de semillas holandeses.

Cannabis Medicinal en Hungría

Hungary-4-1
El cannabis crece silvestre en Hungría, aunque en general es cáñamo y de tipo rudelaris (© Clearwaters Photo)

No hay ninguna estipulación relativa al cannabis medicinal en la legislación húngara, y no hay muchos indicios de que esto vaya a cambiar en un futuro próximo. Sin embargo, existe la posibilidad de que Sativex de GW Pharmaceuticals se apruebe pronto. En 2013, el Ministerio del Interior del Reino Unido presentó unas propuestas para la aprobación de Sativex al Ministerio del Interior húngaro, pero no está claro cómo acabará el asunto, ya que parece que el medicamento aún no está disponible. Varias instituciones de investigación húngaras han participado en los ensayos clínicos para probar la eficacia de Sativex como tratamiento para el dolor producido por el cáncer, pero los resultados de los ensayos fueron poco prometedores.

Aparte de esto, la única otra sustancia relacionada con el cannabis disponible en Hungría es el Marinol, que realmente no es cannabis medicinal en absoluto, sino una forma sintética de THC utilizada para tratar la pérdida de apetito en pacientes con SIDA, y las náuseas y vómitos en pacientes con cáncer. Los informes varían en cuanto a la eficacia de Marinol, y los pacientes a menudo comunican que tiene efectos secundarios perjudiciales.

El estado general de la investigación sobre el cannabis en Hungría no es reconfortante, y parece concentrarse principalmente en los posibles efectos negativos del cannabis, lo que sirve para reforzar la posición oficial de la línea dura contra el cannabis y otras drogas. En 2015, se publicó una investigación que sugiere que los niveles persistentemente altos de actividad del receptor CB1 impidieron la función normal de los neurotransmisores en el cerebro. Este reportaje sobre la investigación, publicado en una popular revista en línea, demuestra los muchos prejuicios que aún se tienen hacia el cannabis.

HISTORIA DEL CANNABIS EN HUNGRÍA

Se cree que el cannabis llegó por primera vez a la región ahora conocida como Hungría en la segunda mitad del primer milenio antes de la era común, en base alanálisis del polen de núcleos de sedimentos extraídos de los pantanos de turba de Sphagnum, en el sureste del país. Esto está claramente relacionado con las teorías de que los nómadas escitas fueron los que trajeron consigo sus costumbres de uso del cannabis, a medida que se expandieron por Europa desde las llanuras de Asia central a partir del siglo VII AEC.

Durante los siguientes dos milenios, la cantidad de polen de cannabis aumentó de manera constante, lo que indica que la planta se estaba estableciendo. Hungría tiene una historia de cultivo de cáñamo muy larga, que se remontan por lo menos al siglo I AEC, antes de la invasión romana. En 2002, en unas excavaciones arqueobotánicas, se descubrieron abundantes semillas, tanto de apariencia silvestre como cultivada, que proceden de unos asentamientos celtas de la edad de hierro cerca de la actual Budapest. Sin embargo, es muy probable que el cultivo ya hubiera existido mucho antes.

En torno al año 1000 de nuestra era, parece que el cultivo de cannabis se había establecido firmemente, por la alta concentración de polen encontrada en los pantanos de este período. Se cree que los pantanos se usaban para el enriado de los tallos del cáñamo con el fin de extraer la fibra. De hecho, los textiles de cáñamo estaban ciertamente presentes en esta época, en base a la recuperación de un trozo de tela de cáñamo que data aproximadamente del año 1050 EC, en el oeste de Hungría.

Hungary-5-1
Hungría tiene una larga tradición de producción de excelentes tejidos de cáñamo con una calidad similar a la del lino (© adstream)

Del siglo XII en adelante, los registros históricos de cultivo de cáñamo se vuelven mucho más frecuentes. Se dispone de registros de informes de aduanas de los años 1198, 1302 y 1324, que hacen múltiples menciones al hilado, a los tejidos y al procesamiento del cáñamo.

Aunque las variedades de cannabis que ahora crecen silvestres en Hungría son generalmente de cáñamo o de tipo rudelaris, parece que el cannabis se ha conocido también por sus propiedades psicoactivas durante siglos, tal vez porque se seleccionaron algunas plantas para producir grandes cantidades de resina, aunque ahora se han perdido. El historiador griego Herodoto ya describió el uso de cannabis por parte de los escitas que lo consumían por sus efectos embriagadores, en torno al año 450 AEC, y por lo general se cree que habitaron durante este período gran parte de lo que hoy es Hungría.

Cáñamo Industrial en Hungría

Tradicionalmente, las comunidades agrícolas campesinas húngaras han producido cáñamo que se procesaba, hilaba y tejía en productos textiles de gran calidad y de una finura y textura igual, o incluso superior, a la del lino. Se desarrollaron telares y otros equipos especializados para el propósito específico de la producción de textiles de cáñamo, y la industria también tenía importantes aspectos sociales.

Las mujeres solteras de la comunidad se reunían para hilar y conversar, mientras que la siembra y la cosecha de la planta en sí eran importantes actividades de grupo para los hombres de los pueblos. De hecho, el colorido traje tradicional que todavía se usa en algunas ocasiones en Hungría se elabora tradicionalmente con cáñamo y lino.

Hungary-6-1-1024x682

El cáñamo ha sido durante mucho tiempo una parte fundamental de la historia de Hungría, y a pesar de sufrir graves reveses durante el siglo XX, la industria nunca desapareció por completo. Si bien gran parte de Europa cesó la producción de cáñamo tras la decisión de los EE.UU. de prohibirlo de forma efectiva en 1937 con la Ley de Tasación de la Marihuana, Hungría y gran parte de Europa Central y del este se encontraban bajo una esfera completamente diferente de influencia política (en gran parte en torno a la URSS, aunque Hungría no pasaría a estar bajo control soviético hasta el final de la Segunda Guerra Mundial).

Por lo tanto, la industria continuó sin cesar – por lo menos hasta la década de 1960, cuando los programas de colectivización soviética pusieron fin al cultivo campesino tradicional de cáñamo. No se siguió produciendo cáñamo a nivel estatal, aunque todo se derrumbó con la disolución de la Unión Soviética en 1991. Desde entonces, Hungría ha luchado para reconstruir su industria del cáñamo. A través de sus amplios esfuerzos en los campos de la cría y la investigación, se ha convertido una vez más en un líder mundial del cáñamo.

Hungría ha contribuido con numerosas variedades de fibra de gran calidad a la lista de variedades de cáñamo disponibles en el mercado, muchas de las cuales fueron desarrolladas por el Dr. Ivan Bucsa, un reconocido criador de cáñamo del GATE Agricultural Research Institute Kompolt. Además de mejorar cuatro variedades de cáñamo registradas en el país, Bucsa también ha creado la única variedad ornamental de cáñamo comercial del mundo, conocida como Panorama, aunque según afirma en una entrevista con Hempfood.com “no se vende mucho“. Sin embargo, Hungría ahora disfruta de exportaciones saludables de productos de cáñamo, incluidos papel, textiles, aceite y plásticos.  Por Seshata

0 1.235 vistas

Desafortunadamente el cáncer ha tocado la vida de miles de personas, ya sea directa o indirectamente a través de un ser querido. Actualmente, y aun cuando la administración de alimento y fármacos no lo ha aprobado todavía como tratamiento, el cambiante panorama legal del cannabis en EE.UU. está alentando a muchos pacientes a consultar a sus médicos sobre sus posibles beneficios.

Los beneficios terapéuticos del cannabis no son un secreto. En octubre de 2003 se patento la marihuana medicinal en EE. UU. Esta patente menciona las propiedades antioxidantes de los cannabinoides e identifica los productos químicos activos en el cannabis que causan efectos similares a los medicamentos en el cuerpo, y cita sus beneficios para los pacientes que pasan por quimioterapia, radioterapia, u otras fuentes de estrés oxidativo.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer no es una enfermedad, sino el nombre dado a una colección de enfermedades relacionadas que se caracterizan por un crecimiento anormal de las células.

Como los humanos, las células envejecen o se dañan y finalmente mueren. Otras células crecen y se dividen para formar otras nuevas para reemplazar estas células viejas y dañadas.
Sin embargo, cuando se desarrolla cáncer, las células, incluyendo las viejas y dañadas, que deberían morir sobreviven, causando así una división interminablemente, ya que las células cancerosas producen nuevas células cancerosas, y extendiéndose a los tejidos circundantes, creándose nuevas células cancerosas, las cuales como sus predecesoras se dividirán interminablemente, formando crecimientos anormales que pueden dar lugar a masas de tejido conocidas como tumores.

¿Porque no las detecta el sistema inmune?

Todas las células expresan una proteína en su exterior, llamada antígeno. Cuando entra un virus o bacteria, las células de estos poseen un antígeno diferente al expresado por las células de nuestro cuerpo, y por lo tanto el sistema inmune las identifica como amenaza y las elimina. Debido a que las células cancerosas son producidas a partir de células de nuestro propio cuerpo, éstas expresan el mismo antígeno que sus predecesoras, y por lo tanto el sistema inmune no las detecta como amenazas, y por lo tanto, no las elimina.

Los tumores cancerosos pueden propagarse dentro e invadir los tejidos cercanos porque son malignos. A pesar de que se pueden eliminar, estos tumores tienden a crecer de nuevo. A medida que crecen los tumores, las células cancerosas pueden desprenderse y viajar a través de la sangre o el sistema linfático a cualquier otra parte del cuerpo para formar nuevos tumores – a menudo lejos de la original. Este proceso se conoce como metástasis.
Los tumores benignos, por el contrario, no se propagan ni invaden tejidos cercanos y no vuelven a crecer después de haber sido eliminados. Por desgracia, los tumores benignos en el cerebro pueden ser potencialmente mortales.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer?

El cáncer (y sus tratamientos) dejan al paciente con una sensación de debilidad y mareos.

Los síntomas pueden variar dependiendo de en qué parte del cuerpo se encuentra el cáncer, pero pueden incluir:

Sangre en la orina o en las heces; Hematomas; Tos que dura más de un mes o acompañada de sangre; Depresión; Respiración dificultosa; Dificultades intestinales; Malestar después de comer; Fiebre; Fatiga; Acidez; Sudores nocturnos; Manchas y crecimientos en la piel o cambios en el tamaño, forma y color de un lunar ya existente como amarillamiento, oscurecimiento o enrojecimiento; Llagas que no cicatrizan; Pérdida de peso; Aumento de peso; Sangrado inexplicable o dolor en las articulaciones sin explicación.

Tratamientos actuales contra el cáncer

El tratamiento del cáncer puede ser costoso y consume mucho tiempo, a menudo requiere de repetidas visitas para administrar y organizar los ciclos de tratamiento. Los médicos comenzarán probablemente mediante la realización de una biopsia para determinar qué tratamiento será el más eficaz.

-Cirugía: Las cirugías se pueden realizar para eliminar o reducir el volumen tumores y aliviar los dolores y la presión que están causando. Los tumores a veces se pueden eliminar con cirugía mínimamente invasiva.

-Radiación: Altas dosis de radiación pueden destruir las células cancerosas después de semanas de tratamiento o retardar su crecimiento, así como reducir los tumores. Por desgracia, pueden pasar meses hasta que las células cancerosas mueran y la radiación puede dejar a los pacientes con síntomas de agotamientos debido a que también mueren células sanas.

-Quimioterapia: La quimioterapia, que es el uso de medicamentos para matar directamente las células cancerosas, se convirtió en una de las formas más comunes para tratar el cáncer en la década de 1940. A menudo se administra en ciclos. Hoy en día, más de 100 medicamentos se usan para tratar el cáncer, mientras que otros están siendo utilizados y desarrollados.

-Inmunoterapia: La inmunoterapia es la administración de organismos vivos para estimular la respuesta inmune. El inconveniente es que a menudo deja al paciente con síntomas similares a los de la gripe.

-Hormonas: Administrada por vía oral, mediante inyección, o durante la cirugía, la terapia hormonal se pueden usar para detener o ralentizar el crecimiento de células cancerosas y reducir o prevenir los síntomas que surgen del cáncer. Se puede utilizar con otros tratamientos para disminuir la posibilidad de reaparición del cáncer. Los contras son que provoca náuseas, diarrea, fatiga, y puede debilitar los huesos y causar cambios en la menstruación en las mujeres.

-Calor: La hipertermia (también llamada terapia térmica) local puede destruir pequeñas áreas de células (como un tumor), mientras que la hipertermia regional, o hipertermia de todo el cuerpo, se puede utilizar en combinación con otros tratamientos para ayudarles en su trabajo. La hipertermia puede ser creada externamente, mediante una máquina que produce ondas de alta energía dirigidas al tumor, o internamente, insertando una aguja delgada justo en el tumor para liberar la energía térmica.

¿Cómo puede el cannabis ayudar contra el cáncer?

medical-marijuana2-630El cannabis contiene al menos 85 tipos diferentes de cannabinoides, los productos químicos activos que crean efectos similares a los medicamentos en todo el cuerpo. El impacto de estos cannabinoides en el tratamiento de los síntomas del cáncer, así como en los efectos secundarios de las terapias contra el cáncer es tan favorable, que los cannabinoides se sintetizan para su uso legal, la prescripción médica. El dronabinol y nabilona / Cesamet, dos pastillas sintéticas de THC, han sido aprobados por la FDA y en la actualidad se utilizan para tratar las náuseas y los vómitos asociados con la quimioterapia.
Los cannabinoides que actualmente se sabe que ayudan a las personas con cáncer son los siguientes: CBC, CBD, CBDA, CBG, el THC y THCA. Cannabidiol (CBD) es conocido por aliviar el dolor, reducir la inflamación y disminuir la ansiedad sin efecto psicoactivo, el comúnmente denominado “ciego” o “subidón” del THC, el ingrediente psicoactivo de la marihuana. En Canadá, un extracto de cannabis que contiene THC y CBD llamado Sativex, y está aprobado para el alivio del dolor en pacientes con cáncer avanzado y la esclerosis múltiple.
Según el Instituto Nacional del Cáncer (NCI) del gobierno de EE.UU., otros efectos de los cannabinoides incluyen la actividad anti-inflamatoria, bloqueando el crecimiento celular, evitando el crecimiento de los vasos sanguíneos que irrigan los tumores, luchando contra los virus, y aliviando los espasmos musculares.
El NCI también reconoce que el cannabis inhalado se atribuye a un mejor estado de ánimo y sensación de bienestar. Los estudios sugieren que el cannabis se puede utilizar para el tratamiento de los síntomas en pacientes con cáncer por sus cualidades en la prevención de vómitos, estimulación del apetito, alivio del dolor, y la mejora del sueño, así como por sus efectos que inhiben el crecimiento de ciertos tipos de tumores.

He aquí una lista de otros estudios científicos prometedores en el tratamiento del cáncer:
Un estudio de 1979 mostró que el THC dañaba y mataba a las células de cáncer de hígado y, cuando se repitió el estudio en modelos de ratones, mostró que tenía efectos antitumorales que podrían ayudar en la lucha contra el cáncer de pulmón y de mama.
Un estudio de 1996 descubrió los efectos protectores de los cannabinoides en el desarrollo de ciertos tipos de tumores. Se observaron cannabinoides causando la muerte celular, bloqueando el crecimiento celular – esto sugiere que los cannabinoides pueden ser capaces de matar las células cancerosas, mientras protegen las células normales.
Una serie de estudios sobre tumores cerebrales llevados a cabo en 2003 demostró que el CBD puede hacer la quimioterapia más eficaz y aumentar la muerte de las células cancerosas sin dañar las células normales.
Un estudio de 2004 en ratones que mostró que los cannabinoides protegían contra la inflamación del colon, reduciendo así el riesgo de cáncer de colon y posiblemente ayudando en su tratamiento.
En 2011, la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer reveló que el CBD mata las células asociadas con el cáncer de mama, mientras que tiene poco o ningún efecto sobre las células normales del seno.
Un estudio publicado en febrero del año 2015 encontró que las tasas de cáncer de vejiga son un 45% más baja en los consumidores de cannabis, en comparación con aquellos que no lo usan.

Los receptores cannabinoides se han descubierto en el cerebro, la médula espinal, y las terminaciones nerviosas en todo el cuerpo, lo que sugiere el cannabis puede jugar un papel más importante en la inmunidad.

0 1.447 vistas

En diciembre estaría autorizada la venta de medicamentos con cannabis en farmacias

Mientras el Parlamento discute las modificaciones a la ley 20.000 para despenalizar el uso medicinal de la cannabis sativa y permitir su autocultivo, el Ministerio de Salud anunció que ya está preparando cambios a dos decretos para permitir el registro de medicamentos que contengan esa sustancia en Chile, y hacer así posible su venta en las farmacias.

El subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows, explicó que se modificarán los decretos 4054 y 405, que regula el uso de estupefacientes y de psicotrópicos, respectivamente, y prohíben la venta en farmacias de productos que contienen cannabis o sus derivados.

“Lo que estamos haciendo es cambiarlos (los productos en base a cannabis) a la lista de aquellos que se pueden vender, pero con receta médica retenida”, explicó Burrows.

Burrows agregó que este mes se enviarán los cambios a Contraloría, para que sean ratificados. “Son dos modificaciones bastante simples y las tenemos listas, lo que pasa es que hay que armonizarlas con el reglamento 867 de la Ley 20.000. Se hicieron reuniones la semana pasada y esta semana también habrán para terminar de despejar el tema. Por eso, pensamos que vamos a poder enviar un nuevo decreto, para modificar esos decretos, durante el mes de octubre”.

En la cartera, se estima que la revisión de los cambios podría demorar un mes, por lo que en diciembre podría estar autorizada la comercialización de los fármacos que contengan cannabis sativa.

Además, según la exposición hecha por el director del Instituto de Salud Pública, Alex Figueroa, a los diputados de la Comisión de Salud, la semana pasada, existen varios fármacos usados fuera de Chile que podrían registrarse, pues tienen amplia evidencia de efectos terapéuticos benignos en pacientes. Los requisitos serán que tengan pruebas que demuestren tanto su seguridad, como su eficacia terapéutica.

Uno de ellos es el Sativex, espray sublingual usado para combatir la espasticidad o rigidez muscular en adultos. A éste se suma el Dronabidol, prescrito para evitar la anorexia en enfermos de SIDA y el Cesamet, útil para el manejo del dolor en personas con cáncer.

Según Figueroa, hasta ahora se han aprobado las importaciones de fármacos solicitados por pacientes, avalados por su médico tratante, cuando la terapia convencional no les surte efecto.

“Los medicamentos que tengan componentes derivados de la cannabis serán estudiados cuando se apruebe esta norma en Chile, pero deben contar con estudios clínicos que prueben su seguridad y eficacia para uso medicinal”, reafirmó Alex Figueroa.

0 4.560 vistas

-El Instituto Nacional del Cáncer financiado por el Gobierno de Estados Unidos, admite que el cannabis tiene valor médico, incluyendo sus capacidades de combate contra los tumores.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos  cuenta con  un informe  publicado en su página web (actualizado el 28 de agosto 2015) que proclama varios beneficios médicos del cannabis y los cannabinoides, citando numerosos estudios científicos que respaldan sus afirmaciones. Entre sus beneficios la capacidad para luchar contra los tumores, su eficacia como analgésico y su utilidad como un estimulante del apetito.

-El cannabis puede alterar los genes.

Un estudio publicado en el Journal of Biological Chemistry muestra que el THC – el compuesto psicoactivo principal que se encuentra en el cannabis – puede alterar los genes, que pueden ayudar a tratar una serie de condiciones como el cáncer y las enfermedades inflamatorias. El estudio fue financiado por los EE.UU. Instituto Nacional deSalud.

-El cannabis tiene propiedades antibacterianas.

Estudios incluyendo éste financiados por la American Chemical Society y la Sociedad Americana de Farmacognosia, han demostrado que el cannabis, así como los tejidos creados a partir el cáñamo industrial, tiene capacidades antibacterianas, y realmente pueden luchar contra las bacterias mortales tales como MRSA (resistente a la meticilinaStaphylococcus aureus). Esto indica que la ropa hecha de cáñamo en realidad puede salvar vidas.
-El cannabis puede reducir las tasas de mortalidad infantil

En un importante, pero ampliamente publicitado estudio examinó a miles de infantes, los que tenían marihuana en su sistema tenían casi la mitad de la tasa de mortalidad de los que no lo hicieron; 8.9 muertes por cada 1.000, frente a los 15,7. De los niños que tenían marihuana en su sistema y ninguna otra droga, la tasa de mortalidad era literalmente 0.

-El cáñamo es negativo en carbono.

Incluso cuando explicas su producción completa – desde la semilla hasta el producto – el cáñamo es del todo negativo de carbono. Esto significa que la producción de cáñamo no hace absolutamente ningún daño al medio ambiente, y de hecho puede ser beneficiosa para el mismo.

-Un aerosol médico hecho de cannabis es legal para las personas con esclerosis múltiple en 27 países.

Sativex, que está hecho en su totalidad de los cannabinoides derivados del cannabis, es legal en 27 países, y está pendiente de aprobación en numerosos otros. Canadá fue el primer país en aprobar este medicamento para su uso en personas que sufren de esclerosis múltiple.
A pesar de la aprobación de este medicamento, la mayoría de los países que lo tienen aprobado también tienen fuertes sanciones penales para aquellos que lo cultiven o tengan para su uso, incluso para uso médico, mostrando la constante y aparente hipocresía de la prohibición del cannabis.

img_0880-e1367590133576-El cannabis se compone de más de 400 diferentes compuestos.

El cannabis se compone de más de 400 compuestos individuales, más todos los cuales pueden dividirse y utilizarse en una variedad de condiciones médicas. Sin embargo, estos compuestos son más eficaces cuando se toman juntos, por lo que el consumo de cannabis tiene tal intenso valor médico.

-Legalizar el cannabis medicinal parece reducir las muertes de tránsito.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Montana y de la Universidad de Colorado encontró que los estados que han legalizado el cannabis medicinal han visto una reducción significativa de las muertes totales de tráfico de vehiculos. Aquellos que están detrás del estudio afirman que la reducción se debe a una reducción simultánea del consumo de alcohol, que es validado por el hecho de que los estados con cannabis medicinal han visto una gran reducción de loss accidentes relacionados con el alcohol. El estudio se ha actualizado y publicado recientemente en la  Revista de Derecho y Economía.

-Sólo en el 2014, hubo más de 1.500 proyectos de ley relacionados con el cannabis presentados en todo Estados Unidos.

Sólo en 2014, hubo más de 1.500 proyectos de ley relacionados con el cannabis introducidos a nivel estatal y federal en los Estados Unidos, muy superior a la mayor cantidad introducida en un solo año. Aunque es difícil decir en este momento, es posible que el 2015 pueda marcar una introducción aún mayor de numero de propuestas de cannabis.

-El cuerpo humano produce sus propios endocannabinoides

El cuerpo humano está hecho para aceptar el cannabis como una sustancia terapéutica y medicinal. Como seres humanos, tenemos nuestro propio sistema endocannabinoide, así como los receptores; La principal razón del cannabis es que es tal útil como una medicina.
La leche materna, por ejemplo, contiene grandes cantidades de endocannabinoides producidos naturalmente, lo que ayuda a estimular el apetito de los niños.

-El aceite de cáñamo puede ser utilizado como combustible para automóviles

Aunque muchas personas son conscientes del uso del cáñamo para cosas como la ropa y las cuerdas, una capacidad que a menudo se pasa por alto es la capacidad de la planta para ser procesada como un efectivo biocombustible, respetuoso con el medio ambiente. El aceite de cáñamo podría sustituir fácilmente a la mayoría de los productos derivados del petróleo, e incluso puede ser utilizado como combustible los vehículos.

-El cannabis aparece en la farmacopea de los EE.UU.

El cannabis fue utilizado como el ingrediente principal en una variedad de tinturas y brebajes prescritos por los médicos para una variedad de enfermedades a partir de 1850 y hasta 1942, cuando era parte de la Farmacopea de los EE.UU. Se fue retirado en 1942, a protesta de muchos médicos, incluyendo la Asociación Médica Americana.

C09_11025038-El cáñamo puede utilizarse para limpiar las tierras contaminadas por desastre nuclear

Un proceso denominado  fitorremediación se utiliza para las zonas afectadas por la inmensa contaminación nuclear usando plantas para absorber las toxinas del suelo y del agua potable. El cáñamo se dice que es una de las plantas más eficaces para este proceso, y se ha utilizado para limpiar el suelo contaminado en todo el mundo y en lugares tales como Chernobyl.

-El cáñamo una vez se utilizó como moneda de curso legal en algunas partes de América del Norte

Desde el año 1600 al 1800, el cáñamo se consideró lo suficientemente valioso para permitirlo ser utilizado como moneda de curso legal en Pensilvania, Virginia y Maryland. Estos estados incluso tenían derecho a pagar sus impuestos federales con cáñamo.

-El cannabis es una sustancia antigua

La planta de cannabis no es nueva y tampoco su uso. Por ejemplo;  cannabis se han encontrado en tumbas chinas que se remonta a miles de años, y bongs o pipas de oro de más de 2.400 años se encontraron en Rusia. Yendo aún más atrás, se dice que el cannabis ha co-evolucionado con los humanos y que probablemente es la razón por lo que contiene un intenso valor médico para nuestra especie. Esto indicaría que la planta de cannabis no ha seguido a la mayoría, si no a nuestra existencia.

0 404 vistas

La semana pasada fue histórica para todos los que quieran ver el cannabis medicinal reintroducido como una medicina disponible legal en Suecia.

Andreas espina, de 36 años, de la ciudad de Västerås fue (para su deleite y sorpresa) absuelto en el Juzgado de Distrito de Västmanland  por cultivar su propia marihuana medicinal en casa.

El “crimen” que cometió fue cultivar y usar marihuana para aliviar su dolor, dolencia que contrajo hace unos 20 años en un accidente de motocicleta y que desde desde entonces ha estado en una silla de ruedas. El cannabis parece ser el único medicamento que funciona en este caso.

Andreas ha intentado calmar su dolor mediante otras alternativas legales pero nunca tuvo ningún tipo de éxito.

La sentencia significa que Andreas podrá disponer de casi 100 gramos de su cosecha que los policías le retiraron.

Esto es inaudito en Suecia con una de las leyes más duras contra la marihuana en el mundo occidental. Incluso por mero consumo hay hasta una pena máxima de 6 meses de prisión. Formalmente no existe el cannabis medicinal en Suecia y de los medicamentos que lo contienen sólo se permiten solo están el Sativex y Marinol. Pero estos son muy difíciles de conseguir y no son subsidiados por el gobierno traduciendose en altos costos para los pacientes.

Entrevista con Andreas Thörn:

El web Cannabis.se telefoneó Andreas y le felicitó por su victoria en los tribunales.
-Esto es inesperado! exclamó cuando charlaron sobre su condena. Nosotros, por supuesto, calculamos algún tipo de condena. La pregunta era más bien lo duro que podrían ser con Andreas. Y luego esto! Nos dieron la sorpresa. Y por supuesto, todo el día fue caóticó …

-¿Qué te parece el hecho de que el fiscal general haya apelado el veredicto?  Preguntó Cannabis.se. También queríamos saber que piensas del hecho de que esta sentencia tenga una gran cantidad de publicidad a favor.

No Importa lo que sucederá con la apelación, dice Andreas, esto ha ido mil veces mejor de lo esperado. YO SOY libre, de acuerdo con la ley. Al menos por el momento.

-Peritos

Usted nunca se sabe cómo piensan los abogados profesionales, Andreas continúa. Y no estoy absolutamente seguro de que esto tenga que ir a otro juicio. Obviamente pueden decidir examinar la documentación en el caso que vaya a un tribunal superior y luego decidir sin hay un nuevo juicio.
No creo que vaya va a haber un segundo juicio, ya hemos discutido el llamar a algunos testigos expertos que podrían respaldarme a mí con respecto a las propiedades del cannabis como medicina en mi caso. Esa es mi única manera para aliviar el dolor que tengo.

Andreas Thorn
Andreas Thorn

-Tremendo respaldo por la victoria

La respuesta del juzgado jamás la habría esperado, nunca hubiera sido posible sin el enorme respaldo que he recibido, especialmente de mi abogado, dice Andreas dice.
Aproximadamente 50 testigos fueron a los tribunales para apoyarme, viajaron de tan lejos como Malmö y Gotemburgo y estoy muy agradecido por su apoyo y puesto que este caso se ha hecho tanta publicidad, supongo que un segundo juicio atraería aún más testigos Veremos…

-Sin embargo, el tribunal no estaba de acuerdo sobre el veredicto.

Los tres laicos que constituye la versión sueca de un jurado en la corte, fueron los que querían liberar a Andreas, mientras que la juez Christina Brobacke quería condenarlo. Afortunadamente los jurados pensaban diferente y ¡Andreas fue absuelto!
La fiscal Ann-Sofie Wilhelmsson no esta, obviamente, dispuesta a dejar de lado nuestra legislación anacrónica fácilmente. Ella dijo a la radio local que apelará la sentencia, lo que debe de hacer antes del 17 septiembre.

Ella no cree que Andreas Thörn esté en una situación de necesidad y ella también es de la opinión de que se debe utilizar el apartado necesidad más restrictivamente.

0 920 vistas
Close-up of fresh vegetable salad being eaten by female

Durante milenios, se ha sabido que el cannabis es una forma de estimular el apetito y favorecer el consumo de alimentos, y se ha utilizado como tratamiento para la anorexia y otros trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Actualmente, la investigación está descubriendo que la relación existente entre el sistema endocannabinoide y las enfermedades como la anorexia es mucho más profunda de lo que nunca se había creido.

Investigación del cannabis para los trastornos de la conducta alimentaria

Aunque durante décadas se han realizado investigaciones sobre el cannabis como posible tratamiento para la anorexia y los trastornos de la conducta alimentaria relacionados, los resultados no siempre han sido positivos. Uno de los primeros estudios, un estudio doble ciego, cruzado y publicado en 1983, comparaba el efecto del THC con un placebo activo, el diazepam, sobre el apetito de enfermos de anorexia nerviosa, y se descubrió que la administración de THC no conducía a un aumento de la ingesta de calorías o la ganancia de peso en general sino que, de hecho, provocaba una “perturbación psíquica significativa” en algunos pacientes.

Sin embargo, en un estudio más reciente, doble ciego cruzado, se averiguó que el dronabinol, el análogo sintético del THC, producía un aumento de peso “pequeño pero significativo” en pacientes de anorexia nerviosa del sexo femenino, en comparación con el placebo, y sin causar efectos psicotrópicos negativos ni importantes.

Varios estudios de investigación sobre la anorexia en modelos animales también han demostrado que la administración de THC, u otros agonistas de los receptores cannabinoides, provocaba un aumento de peso y mejoraba el apetito en los sujetos que participaban en la prueba. Uno de los estudios reveló que, en ratones con anorexia inducida por actividad, la administración diaria de 0,5 mg de THC “disminuía la supervivencia” en el grupo de prueba, pero aumentaba la cantidad de alimento ingerido en los supervivientes. La administración diaria de un análogo sintético de la anandamida, OmDM-2 (3 mg/kg), incrementaba la cantidad de alimento ingerido sin afectar a las tasas globales de supervivencia, pero no lo suficiente como para revertir la pérdida de peso.

El cannabis como estimulante del apetito

Cannabis-and-eating-disorders-1-Sensi-Seeds-blog-250x71
Los trastornos de la conducta alimentaria pueden ser muy debilitantes e incluso mortales (© S)

Aunque hay pocos estudios disponibles que investiguen, específicamente, el efecto del cannabis en el apetito de los enfermos de anorexia nerviosa, existen múltiples estudios sobre el efecto del cannabis y los cannabinoides en la forma de anorexia que puede afectar a las personas que sufren de ciertas enfermedades debilitantes, como cáncer, SIDA o hepatitis.

En un estudio de fase II sobre el efecto del THC en el apetito de pacientes con cáncer de 1994, se reveló que, de dieciocho sujetos, trece comunicaron una mejoría en el apetito tras el uso de THC, y sin sufrir efectos negativos importantes. Sobre esa base, se consideró que el cannabis era un estimulante del apetito, eficaz y seguro, para pacientes con cáncer. Sin embargo, un estudio más reciente, doble ciego controlado con placebo y realizado en 2006, no se detectaron diferencias significativas en la calidad de vida, tanto en lo que respecta al extracto de cannabis como al THC, en comparación con el placebo.

Mientras que los resultados de los diferentes estudios existentes pueden variar mucho, resulta evidente que el sistema endocannabinoide desempeña un papel importante en el control del apetito y de la alimentación. Estos estudios, realizados en el pasado, han permitido a los científicos comprender, de una manera mucho más profunda, los mecanismos subyacentes del sistema endocannabinoide y el amplio papel que desempeña en la regulación de procesos biológicos esenciales, como el apetito, la ingestión de alimentos y la saciedad.

El sistema ECyla regulación de la ingestión de alimentos

Cannabis-and-eating-disorders-2-Sensi-Seeds-blog-250x163
Aunque se cree que existe un elemento psicológico, los trastornos de la conducta alimentaria también pueden tener una base genética (© S)

A medida que nuestra comprensión del sistema endocannabinoide avanza, empieza a tomar forma el papel que juega en el desarrollo y control de enfermedades como la anorexia.

Un estudio, publicado en 2005, descubrió que los niveles sanguíneos del cannabinoide endógeno anandamida aumentaban significativamente en los enfermos de anorexia nerviosa y trastorno por atracones, mientras que se mantenían normales en los pacientes con bulimia nerviosa. Los investigadores también averiguaron que los niveles de anandamida estaban relacionados, inversamente, con los niveles de grelina, otra molécula que participa activamente en la regulación del apetito y la ingesta de alimentos.

La relación entre la señalización de la grelina y el sistema endocannabinoide se ha estudiado ampliamente, y se ha observado que el THC puede actuar, con eficacia, como sustituto de la grelina en los pacientes con cáncer que reciben quimioterapia. El papel de la grelina consiste en estimular el sistema nervioso periférico y finalmente el cerebro, con el fin de producir sensaciones de hambre cuando el estómago está vacío. Si se produce una ausencia de grelina por alguna razón (en pacientes que reciben quimioterapia, ciertos medicamentos inhiben la liberación de grelina), no se manifiesta la sensación de hambre, ni siquiera cuando el estómago está vacío, y el paciente puede convertirse en anoréxico.

Teniendo en cuenta que la anandamida cumple muchas de las mismas funciones biológicas que el THC, es comprensible que en los pacientes con trastorno por atracones, una gran cantidad de anandamida favorezca una ingesta excesiva de alimentos. No está claro por qué los pacientes con anorexia nerviosa no experimentan (o pueden resistir) el deseo de comer con una cantidad parecida de anandamida.

¿Podría un sistema EC disfuncional causar anorexia?

Cannabis-and-eating-disorders-3-Sensi-Seeds-blog-250x188
El cáñamo con alto contenido en CDB se ha utilizado como supresor del apetito en China durante siglos (© twicepix)

El sistema endocannabinoide no sólo es fundamental para la regulación del apetito y la ingestión de alimentos, sino que, a día de hoy, se cree que la anorexia nerviosa y los trastornos relacionados podrían, de hecho, ser producidos por desequilibrios subyacentes que podrían corregirse con terapias específicas de cannabinoides.

En un estudio reciente, los investigadores examinaron los cerebros de mujeres anoréxicas, bulímicas y sanas, utilizando la topografía de emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés). Descubrieron que las enfermas de anorexia nerviosa presentaban un incremento general significativo en la densidad del receptor CB₁ en las regiones corticales y subcorticales del cerebro, mientras que tanto las bulímicas como las anoréxicas presentaban una importante mayor densidad del receptor CB₁ en una región concreta del cerebro conocida como corteza insular. También se descubrió que los niveles de endocannabinoides de origen natural eran significativamente inferiores tanto en las mujeres bulímicas como en las anoréxicas, especialmente en la corteza insular.

Los investigadores sugirieron que en los enfermos de anorexia, el aumento global de la densidad del receptor CB₁ podría ser un mecanismo de compensación para un sistema endocannabinoide poco activo. También observaron que el aumento de la densidad del receptor CB₁ en la corteza insular de ambos grupos, bulímicas y anoréxicas, es probable que esté relacionado con la disfunción subyacente del sistema de placer-recompensa, ya que se sabe que la corteza insular cumple una función esencial en estos procesos.

También se han realizado varios estudios que investigaban la posibilidad de que las mutaciones en los genes relacionados con el sistema endocannabinoide puedan hacer que los portadores sean más susceptibles a sufrir trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia. En un estudio publicado en 2009, se llegó a la conclusión de que un polimorfismo de un solo nucleótido en el gen CNR1, que codifica la expresión de los receptores cannabinoides del tipo I, así como un segundo polimorfismo en un gen que controla la producción de la molécula de FAAH, que resulta de la degradación de la anandamida, pueden contribuir a presentar una sensibilidad biológica a la anorexia y a la bulimia nerviosa.

El consumo de cannabis por parte de los enfermos de anorexia

Cannabis-and-eating-disorders-4-Sensi-Seeds-blog-250x167
Las mujeres anoréxicas son más propensas a consumir cannabis, alcohol y tabaco que la población general (© shjauzmn)

Existen varios estudios que han evaluado la tasa de uso y abuso de sustancias por parte de las personas que sufren de trastornos de la alimentación, y se han demostrado que la del cannabis es más alta que la media, aunque esto también ocurre con el alcohol, tabaco y otras sustancias. Parece que el cannabis es la droga ilegal más consumida por los enfermos que padecen trastornos de la alimentación, aunque no resulta sorprendente dado que es la droga ilegal más consumida en todos los ámbitos.

No se han realizado estudios sobre la posibilidad de que el consumo de cannabis pudiera provocar anorexia o facilitar a los enfermos su compromiso con la tarea de morirse de hambre, pero hay indicios de que el cannabis puede suprimir el apetito en ciertas circunstancias. De hecho, en China, el cannabis se ha utilizado como un inhibidor del apetito durante siglos.

No obstante, la investigación indica que este efecto depende de la presencia de altos niveles de CDB o THCV, dos cannabinoides que han demostrado sus propiedades para atenuar el apetito. Las investigaciones realizadas por la compañía británica dedicada a la ciencia de los cannabinoides, GW Pharmaceuticals, creadores del spray bucal Sativex a base de cannabinoides, confirmaron que los dos cannabinoides ejercen un efecto supresor del apetito cuando se administra en ratones.

El efecto se deriva del hecho de que los compuestos son un antagonista y un agonista inverso de los receptores cannabinoides, y bloquean los efectos estimulantes del apetito de los agonistas, tales como la anandamida o el THC. GW Pharmaceuticals solicitó en 2008 lapatente para un nuevo medicamento supresor del apetito basado en las dos moléculas, pero no está claro si el medicamento ya se ha desarrollado.

En cualquier caso, es poco probable que los anoréxicos que consumen cannabis consigan cannabis que contenga niveles más altos de CDB o THCV que de THC, ya que es probable que dichas variedades sean de cáñamo. Sin embargo, si se confirma la hipótesis de que la causa subyacente de la anorexia es un sistema endocannabinoide disfuncional, el consumo de cannabis con alto contenido en THC puede proporcionar una mayor recompensa subjetiva a los que carecen, o son incapaces, de utilizar eficazmente la anandamida, el análogo endógeno del THC.

Queda mucha investigación por delante antes de que nuestra comprensión del sistema endocannabinoide sea lo bastante completa como para permitirnos entender totalmente su relación con el desarrollo y el control de enfermedades como la anorexia nerviosa. Sin embargo, está claro que su papel es fundamental, y que una comprensión más profunda nos permitirá desarrollar terapias específicas para la anorexia, la bulimia y los diferentes trastornos relacionados.

Por Seshata

0 627 vistas
Dunluce Castle

Tradicionalmente, Irlanda ha contado con un enfoque de línea muy dura hacia todas las drogas pero, en los últimos años, ha comenzado a producirse un cambio hacia políticas un poco más progresistas. En 2013, se aprobaron leyes que permiten la prescripción de cannabis medicinal, y desde que se modificó la legislación en 2006, algunos delitos de posesión de cannabis se sancionan con multas.

Aspectos legales relativos al consumo, posesión y cultivo de cannabis

Posesión y consumo de cannabis

Ireland-1-250x166
El cannabis es ilegal en Irlanda, aunque algunas infracciones se sancionan con multas (© DonGoofy)

La primera y segunda infracción por posesión de cannabis se sancionan con multas sumarias de hasta 1.000 € en los Juzgados del Distrito. Si el caso termina en una sentencia condenatoria, es decir, al acusado se le imputan cargos en el Circuito de Tribunales Superiores, como por ejemplo en el caso de una declaración de no culpabilidad o una cantidad considerada excesiva, la multa puede ascender a 1.270 € cuando se trata de una primera infracción y a 2.540 € si se ha cometido una segunda.

Para la tercera infracción o posteriores, la multa sumaria puede llegar a los 2.500 €, y también se puede imponer una pena de prisión de un máximo de doce meses. Si la tercera infracción da lugar a la sentencia condenatoria, el tribunal decide la multa a imponer y las penas privativas de libertad pueden ser de hasta tres años.

No hay límites fijos para la cantidad de cannabis, o de cualquier otra droga, considerada para consumo personal en Irlanda. La ley se limita a establecer que las cantidades deben ser “tangibles y visibles”, lo que en la práctica puede significar que se puede sancionar con multas relativamente elevadas por cantidades de cannabis muy pequeñas, y que incluso cantidades relativamente pequeñas pueden clasificarse como destinadas para la venta.

Venta de cannabis

La venta de drogas controladas, incluyendo el cannabis, se sanciona con una multa de hasta  2.500 € y/o una pena de prisión de hasta doce meses. Una vez se produzca la sentencia condenatoria, el tribunal decidirá la multa apropiada, y también puede imponerse una pena máxima de cadena perpetua. Sin embargo, en general, suelen aplicarse penas de cárcel más cortas.

En los casos en que se considera que la cantidad de drogas controladas supera los 13.000 €, se condena al acusado a una pena privativa de libertad de, por lo menos, diez años a menos que pueda demostrarse que existen circunstancias excepcionales.

Debido a la falta de límites de posesión, puede resultar difícil alegar que una cantidad específica es para consumo personal y no está destinada a la venta o suministro. Además, la redacción de la ley considera distribución incluso pasarse un porro entre amigos.

Cultivo de cannabis

El cultivo de cannabis se sanciona con una multa sumaria de hasta 2.500 € y una pena de prisión

máxima de doce meses, o posiblemente ambas. Si un caso de cultivo conlleva una sentencia condenatoria, el tribunal decidirá la multa y la pena privativa de libertad máxima permitida es de catorce años. Una vez más, el tribunal puede imponer una multa, además de una pena de prisión.

Cannabis medicinal en Irlanda

Ireland-3-250x167
Pasarse un porro entre amigos podría considerarse distribución en virtud de la legislación irlandesa (© GDJVJ)

En abril de 2013, el gobierno irlandés aprobó una ley que permite la prescripción, posesión y consumo de Sativex, el preparado de cannabis medicinal de GW Pharmaceuticals, a los enfermos de esclerosis múltiple.

No obstante, a pesar de los cambios regulatorios puestos en marcha por el Departamento de Salud con el fin de facilitar el proceso de adquisición y distribución de Sativex, el medicamento aún no está disponible para los pacientes debido a la falta de acuerdo sobre el precio entre el Departamento de Salud y el distribuidor irlandés de GW Pharmaceuticals. Se cree que probablemente el fármaco cueste un máximo de 500 € al mes, por paciente.

Aparte de Sativex, no es legal poseer ni consumir cannabis con fines medicinales en Irlanda. Por lo general, intentar utilizar la defensa del uso médico en los tribunales resultará infructuoso. Sin embargo, en marzo de este año, James Walsh, un hombre de 57 años de edad, fue detenido por cultivo de cannabis y condenado a dos años de prisión condicional después de que alegar que su cultivo (estimado en un valor de 30.000€) estaba destinado, estrictamente, para uso médico. Curiosamente, Walsh (un ex adicto a la heroína) alegó con éxito que su consumo de cannabis tenía por objeto ayudarle a mantenerse alejado de la heroína.

Semillas de cannabis y equipos de cultivo

No es ilegal poseer ni vender semillas de cannabis en Irlanda, aunque es ilegal germinarlas y cultivarlas. Sin embargo, se prohíbe la venta de equipos destinados al cultivo de cannabis, debido a la aprobación de la Ley de Sustancias Psicoactivas de 2010, que establece que un individuo que intente vender “cualquier objeto a sabiendas de que serán utilizados para realizar un cultivar hidropónico de cualquier planta, en contravención del artículo 17 de la Ley de 1977, será culpable de un delito”. Las plantas que figuran en la sección 17 de la Ley de Abuso de Drogas de 1977 son el cannabis y el opio.

A pesar de dicha ley, en Irlanda se siguen vendiendo equipos de cultivo de cannabis pero, por lo general, en puntos de venta que no están abiertamente relacionados con el cannabis, y que parecen dirigirse a los productores de cultivos distintos del cannabis. Si se descubre que los propietarios de las tiendas venden equipos de cultivo de cannabis u otra parafernalia, están sujetos a procesamiento judicial, y si son condenados, se les puede sancionar con multas de hasta 5.000 € e imponer penas privativas de libertad de hasta cinco años.

Cáñamo industrial en Irlanda

Ireland-2-250x334
El cáñamo es legal en Irlanda, pero existe poca industria real (© simon-and-india)

Irlanda, al igual que la mayoría del resto de países europeos, tiene una larga historia de cultivo de cáñamo, que fue interrumpido durante el siglo XX debido al cambio de paradigma mundial hacia la criminalización del cannabis.

En torno a 1995, las autoridades irlandesas empezaron a evaluar el cáñamo como fuente potencial de fibra y aceite sostenible. Actualmente, según la normativa de la UE, es legal cultivar variedades de cáñamo autorizadas por la UE, que no contengan más de 0,2% de THC, siempre que el cultivador posea una licencia válida del Departamento de Salud e Infancia.

Las solicitudes de los certificados deben recibirse antes del 14 de abril como máximo y renovarse cada año. Las plantaciones de cáñamo tienen que estar ubicadas lejos de la vía pública. A partir de 2015, se han cultivado varias cosechas de prueba en toda Irlanda, pero el cultivo de cáñamo, en su conjunto, aún no se ha desarrollado lo suficiente como para ser considerado una industria viable.

Los partidos políticos de Irlanda y el cannabis

Fine Gael

Fine Gael es el partido predominante del Oireachtas Irlandés (Parlamento), y generalmente se sitúa en el centroderecha. El portavoz del partido y Ministro de Salud James Reilly declaró en 2013 que: “No es la intención del Gobierno legalizar el consumo de cannabis, ya sea por razones médicas o recreativas, debido a una serie de problemas, entre los que se incluye su potencial para el abuso y la preocupación por la pública salud. El uso indebido del cannabis es perjudicial para la salud y los importantes riesgos, físicos y mentales, para la salud, en particular, están relacionados con el consumo a largo plazo”.

Partido Laborista

El segundo partido más importante del país, los Laboristas, tradicionalmente ocupan el centroizquierda. No obstante, en 2013 un portavoz del partido declaró que no son partidarios de la legalización total, aunque no se explicaron las razones. Están a favor de permitir el uso de Sativex y, posiblemente, de otras formas de cannabis medicinal, aspecto en el que no difieren de Fine Gael, que también reconoce los beneficios potenciales de Sativex.

Fianna Fáil

El partido Populista Fianna Fáil, el tercer partido más importante del Oireachtas, ha declarado: “La posición del partido consiste en apoyar la legalización con fines medicinales, pero no en cualquier otra circunstancia. No creemos que exista un conjunto de pruebas lo bastante importante como para justificar una mayor legislación. No estamos convencidos de que la legalización del cannabis no causaría problemas mayores, ya que sigue habiendo muchas evidencias que indican que es una droga de iniciación, que hace que los consumidores se conviertan en adictos a drogas más fuertes”.

Sinn Féin

El partido nacionalista Sinn Féin se opone a la legalización del cannabis, y apoya la puesta en marcha de una legislación del cannabis medicinal, sólo sobre la base de una evaluación completa de Tecnologías Sanitarias.

Partido Socialista

Ireland-4
Luke ‘Ming’ Flanagan, el político independiente que en 2013 presentó una moción fallida para legalizar el cannabis

El Partido Socialista, de ideología de extrema izquierda, apoya la legalización del cannabis “pero debería estar disponible a través de un monopolio estatal que garantice la reducción de daños y la educación sobre los efectos de su consumo.”

Además, afirman: “Nos oponemos a la criminalización de los jóvenes y creemos que es un despilfarro de recursos policiales”.

Los Independientes

Entre algunos de los políticos más destacados, no afiliados a ningún partido, se encuentra Luke ‘Ming’ Flanagan, que en 2013 presentó una moción para legalizar el cannabis en el Oireachtas. Sin embargo, la moción fue rechazada en la Cámara de Representantes (cámara baja de la legislatura irlandesa).

Por Seshata

0 9.083 vistas

El Dr. Sanjay Gupta pone a la marihuana medicinal bajo el microscopio en “WEED 3: The Marijuana Revolution” en CNN.

La Dra. Sue Sisley notó una tendencia inesperada entre sus pacientes. La psiquiatra trabaja con veteranos de Estados Unidos que lidian con estrés postraumático, también conocido como PTSD por sus siglas en inglés. A muchos no les agrada cómo se sienten con todas las medicinas que toman para manejar su ansiedad, insomnio, depresión y los recuerdos.

“Hay pocas medicinas en el mercado que funcionan, e incluso ellas pueden ser inadecuadas”, dijo Sisley. “Ellos terminan con ocho, 10, 12 medicinas diferentes, y después de tomar tantas, de la nada son como zombies”.

Algunos de estos pacientes estaban empezando a sentirse mejor. Ellos también parecían estar mucho más presentes. Ella quería saber qué estaba haciendo la diferencia. Ellos le dijeron que encontraron una alternativa a todas esas medicinas.

Se estaban automedicando con marihuana.

“Estaba realmente sorprendida y más y más pacientes estaban saliendo a la luz y diciéndome que estaban logrando experiencias útiles con la planta de la marihuana”, dijo Sisley.

Ella apreció el progreso que ellos dijeron que estaban teniendo, pero como cualquier buen científico, no quería depender sólo de evidencia anecdótica sino quería pruebas documentadas, ensayos clínicos de grandes grupos de pacientes valorados bajo el mejor estándar en una revista médica y que diga que la marihuana es la mejor forma de tratar el trastorno de estrés postraumático, o cualquier otro padecimiento.

La gente la usa para tratar una variedad de problemas médicos, tales como: esclerosis múltiple, artritis, epilepsia, glaucoma, VIH, dolor crónico, Alzheimer, cáncer, entre otros.

Con la marihuana medicinal legal en casi la mitad de los Estados Unidos, más doctores se cuestionan sobre el impacto que esta droga tiene en la gente. Ellos preguntan por la información sobre dosis y quieren saber sobre los efectos a largo plazo sobre sus pacientes.

Sisley buscó las respuestas a estas preguntas en la investigación médica, pero no vio mucho. Cuando decidió hacer los estudios por sí misma y aplicó para obtener la aprobación federal, se enfrentó a gran resistencia –como muchos otros investigadores antes que ella.

Eso es porque la marihuana es una de las sustancias más controladas bajo la ley federal. El gobierno de Estados Unidos la considera una droga de Schedule I, lo que significa que la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) considera que no tiene valor medicinal. Está ahí a un lado de la heroína y el LSD. Para investigar la marihuana, los científicos necesitan la aprobación de diferentes departamentos federales, y esa aprobación es rara.

La mayoría de los estudios sobre marihuana se enfocan en los daños que causa la planta. Los estudios sobre sus cualidades medicinales son pocos, a lo mucho en etapas tempranas de observación. “Los médicos convencionales no se le acercan, incluso si escuchan que funciona, porque sin la investigación, sin estar aprobada por guías de práctica legítimas, ellos se preocupan por su licencia y su profesionalismo”, dijo Sisley. “Por eso es clave tener ensayos de control aleatorios para que esto funcione”.

Un proyecto de ley bipartidista –de Rand Paul de Kentucky, Cory Booker de Nueva Jersey y Kirsten Gillibrand de Nueva York– llamadoCompassionate Access, Research Expansion and Respect States Act (Acta estatal de Acceso Compasivo, Expansión de la investigación y respeto) del 2015 fue introducida en el senado en marzo, y podría aligerar algunas restricciones y hacer más sencillo estudiar la droga. Pero la legislación está en comisiones por el momento. Si llegara a pasar, y los científicos pueden empezar a estudiar la droga en serio, hay varias áreas que podrían atacar además del trastorno de estrés postraumático.

Aquí hay 10 de ellas, basados en las dolencias por las que la gente usa comúnmente la marihuana medicinal. Una vez más, debido a que existe poco sobre este tema, estas áreas se eligieron con base en resultados que CNN no publicaría normalmente porque el trabajo está en etapas demasiado tempranas para comprobar que en verdad funciona. Pero ese es el punto que varios doctores e investigadores quieren dar a entender.

VIH/sida

En un estudio humano de 10 fumadores de marihuana positivos por VIH, los científicos encontraron que las personas que la consumen comen y duermen mejor , además de que experimentan un mejor humor. Otro estudio pequeño de 50 personas encontró que experimentan menos dolor neuropático.

Alzhéimer

La marihuana medicinal y algunos químicos de la planta han sido usados para ayudar a estos pacientes a ganar peso y la investigación encontró que aminora algunos de los comportamientos agitados que pueden exhibir. En un estudio celular, los investigadores encontraron que ralentiza el progreso del depósito de proteína en el cerebro. Los científicos consideran que estas proteínas pueden ser parte de lo que causa el alzhéimer, si bien nadie sabe qué causa la enfermedad.

Artritis

Un estudio de 58 pacientes que usaban derivados de marihuana encontró que tenían menos dolor de artritis y dormían mejor. Otra revisión de estudios concluyó que la marihuana puede ayudar a combatir la inflamación.

Asma

Los estudios son contradictorios, pero algunos trabajos previos sugieren que reduce el asma inducida por ejercicio. Otros estudios celulares mostraron que fumar marihuana podría dilatar las vías aéreas, pero algunos pacientes experimentaron una sensación de tensión en la garganta y pecho. Un estudio con roedores encontró resultados similares

Cáncer

Estudios en animales han mostrado que algunos extractos de marihuana podrían matar algunas células cancerígenas. Otros estudios celulares muestran que puede detener el crecimiento del cáncer y, en estudios con roedores, el THC, el ingrediente psicoactivo de la marihuana, mejoró el impacto de la radiación en las células cancerígenas. La marihuana también puede prevenir las náuseas que acompañan frecuentemente al tratamiento de quimioterapia usado para combatir el cáncer.

Dolor crónico

Algunos estudios animales y pequeños estudios humanos muestran que los canabinoides pueden tener un “efecto analgésico sustancial”. Eran ampliamente usados por la gente en 1800 como medio para aliviar el dolor. Algunas medicinas basadas en cannabis como Sativex están siendo probadas en pacientes con esclerosis múltiple y son usadas para tratar el dolor causado por el cáncer. La droga ha sido aprobada en Canadá y en algunas naciones europeas. En otro estudio con 56 pacientes humanos, los científicos notaron una reducción del dolor en un 30% en aquellos que fumaban marihuana.

Enfermedad de Crohn

En un pequeño estudio piloto de 13 pacientes seguidos por tres meses, los investigadores encontraron que el inhalar cannabis mejoró la calidad de vida de los pacientes con colitis ulcerativa y la enfermedad de Chron. Ayuda a aliviar el dolor de las personas, limita la frecuencia de diarrea y ayuda a la ganancia de peso.

Epilepsia

El extracto de marihuana medicinal en los estudios iniciales del NYU Langone Medical Center mostró una reducción del 50% en la frecuencia de algunas convulsiones en niños y adultos, en un estudio reciente de 213 pacientes.

Glaucoma

El glaucoma es una de las causas principales de ceguera. Los científicos han estudiado el impacto del THC en esta enfermedad sobre el nervio óptico y encontraron que puede disminuir la presión intraocular, pero también puede bajar la presión arterial, lo cual podría dañar el nervio óptico debido a la disminución en el flujo sanguíneo. THC también puede ayudar a preservar los nervios, de acuerdo con un pequeño estudio.

Esclerosis múltiple

Usar marihuana o algunos de los químicos en la planta puede ayudar a prevenir los espasmos musculares, tremores y rigidez, de acuerdo con estudios en sus primeras etapas, principalmente de observación en animales, exámenes de laboratorio y un pequeño número de pacientes humanos. La desventaja: podría afectar la memoria, de acuerdo con un pequeño estudio de 20 pacientes.

0 599 vistas

Bélgica presenta una historia singular en lo que respecta a su política de drogas. Durante décadas después de la prohibición, todas las drogas se trataban con la misma dureza. A principios del siglo XXI, las leyes relativas al cannabis se suavizaron y se permitieron las cantidades personales. Sin embargo, el cambio de gobierno que se produjo a finales del año pasado puede suponer un final brusco para este enfoque tolerante.

Aspectos legales relativos al consumo, posesión y cultivo de cannabis

Posesión y consumo de cannabis

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Bélgica tiene varios clubes sociales de cannabis que suministran pequeñas cantidades a las personas que lo necesitan

La historia reciente de la política de drogas belga resulta bastante singular. Hasta 2003, no existía distinción legal entre las distintas clases de sustancias controladas (tales como los sistemas de “clasificación” empleados en muchos otros países), y un delito o infracción relacionados con el cannabis se trataba de igual forma que uno relacionado con la heroína o la cocaína.

En 2003, se publicó una directiva nueva que diferenciaba el cannabis del resto de drogas ilegales, e introducía los conceptos de alteración del orden público y consumo problemático de drogas. La directiva permitía la despenalización de la posesión de cannabis en pequeñas cantidades, siempre que el individuo tuviera más de dieciocho años y no fuera consumidor de drogas con problemas o hubiese participado en alteraciones del orden público. Normalmente, se imponen multas de entre 75 € y 125 € por la primera infracción, entre 130 € y 250 € por una segunda infracción, y se sanciona con una multa de entre 250 € y 500 € por la tercera infracción cometida en el mismo año. Además, las infracciones se registran de forma anónima.

En 2005, se publicó una modificación de la directiva que fijaba el límite legal para la posesión en tres gramos, o una planta cultivada, y hacía hincapié en las sanciones que se aplican a los individuos en posesión de cantidades excesivas o en caso de alteración del orden público.

Este estado de clemencia relativa persistió hasta octubre de 2014, cuando el nuevo gobierno de derechas del primer ministro Charles Michel anunció el fin de la política de tolerancia. Sin embargo, Joep Oomen, coordinador de la Coalición Europea por Políticas de Drogas Justas y Eficaces (European Coalition for Just and Effective Drug Policies, ENCOD), ha declarado que, en la práctica, el marco de la ley no ha cambiado y que la declaración del año pasado sólo se refiere a la tolerancia cero para el consumo de cannabis en lugares públicos, en lugar de a la criminalización general de la posesión. Declaró: “Ningún país sensato en este momento se dirige hacia la prohibición.”

Venta de cannabis

Las leyes relativas a la venta de cannabis en Bélgica se basan en la legislación original de 1921 relativa a los estupefacientes ilegales, que si bien se modificó en 1975 y en 1994, ha cambiado muy poco en lo que respecta a la venta y al tráfico de drogas ilegales desde su creación.

La venta de cannabis se considera un delito y se castiga con penas de prisión, que van de 3 meses a 5 años, y una multa, de entre 1.000 € a 100.000 €. Las circunstancias agravantes (participación de menores de edad, lesiones o muerte, o vínculos con organizaciones criminales) pueden aumentar las penas, que pasan a ser de entre 5 y 20 años, y las multas, de entre 5.000 € a 500.000 €. En mayo de 1998, se introdujo una enmienda a la ley que establecía la posible suspensión, o revocación, de las penas privativas de libertad si las drogas se venden con el único de fin de permitir el consumo personal de drogas de un individuo, siempre y cuando no existan circunstancias agravantes.

Belgium-2-200x150
Bélgica tiene una pequeña, pero importante, industria del cáñamo

Después de que la ley cambiase en 2003, permitiendo la posesión de pequeñas cantidades de cannabis, el dueño de un coffeeshop holandés y empresario, Nol van Schaik, creó una página web que vendía cannabis online a los residentes belgas. Aunque se esperaba una feroz resistencia por parte de las autoridades, se sorprendió, sin embargo, al recibir la cobertura positiva de los medios y el apoyo de políticos que creían que era una manera razonable de suministrar las pequeñas cantidades permitidas por los belgas. Al mismo tiempo, las ventas seguían siendo ilegales dentro del país. Sin embargo, poco después de su creación, otros políticos de derecha fijaron como objetivo sus actividades y se vio obligado a cerrar la página.

Cultivo de cannabis

El cultivo de una sola planta de cannabis por parte de un individuo se despenalizó en Bélgica en 2003, al incluirse en la categoría de posesión a pequeña escala. Actualmente, la opinión general es que el anuncio del año pasado no va afectar a los individuos que cultivan dentro del límite legal.

El cultivo de cannabis en Bélgica se ha convertido en algo muy habitual durante los últimos treinta años. En la década de 1990, el crecimiento de la industria del cannabis en Holanda provocó un marcado incremento en el número y tamaño de las actividades de cultivo de cannabis, no sólo en los Países Bajos, sino también en las regiones fronterizas de Alemania y Bélgica, cuya principal razón de ser era suministrar cannabis holandés a los coffeeshops holandeses y distribuidores ilegales a gran escala.

A pesar de las leyes, relativamente estrictas, que regulan el cultivo de grandes cantidades de cannabis, se han denunciado varios casos de grandes productores que han sido condenados a penas muy leves. En un caso de 2009, se desestimó la causa contra los explotadores de una plantación, posiblemente la más grande de la historia de Bélgica, debido a un tecnicismo jurídico, ya que se argumentó con éxito que el registro inicial de las instalaciones había sido de dudosa legalidad.

Cannabis medicinal en Bélgica

Desde julio de 2001, Bélgica ha permitido el uso del cannabis medicinal como tratamiento para el glaucoma, la espasticidad relacionada con la EM, el SIDA y el dolor crónico, para aquellos que poseen una receta válida firmada por un médico registrado.

La redacción de la legislación de 2001 permitía la venta de pequeñas cantidades de cannabis medicinal en las farmacias, pero parece que hasta la fecha, ningún paciente médico de cannabis en Bélgica ha conseguido que una farmacia belga cumpla con su receta. En cambio, los pacientes que lo necesitan pueden obtener cannabis de uno de los cinco clubes sociales que funcionan actualmente en Bélgica, o pueden ir a las farmacias de los Países Bajos para que les despachen sus recetas. Los pacientes de Bélgica tiene la opción de obtener Sativex, el spray sublingual autorizado y producido por la compañía británica GW Pharmaceuticals.

Belgium-3-200x150
El propietario de un coffeeshop holandés y empresario, Nol van Schaik, intentó abrir tiendas de cannabis en Bélgica

En noviembre de 2014, se anunció que la ministra federal belga para la salud, Maggie de Bloque, estaba trabajando en una propuesta para permitir la venta de pequeñas cantidades medicinales en las farmacias de todo el país. Hasta el momento, no está claro cuál será el resultado de este esfuerzo.

El sistema de club social es, hasta ahora, el modelo más eficaz para suministrar pequeñas cantidades de cannabis a aquellos que lo necesitan. Sin embargo, no se ha producido sin encontrar problemas por parte de las autoridades. Trekt Uw Plant fue el primer club social de cannabis de Bélgica. Poco después de su inauguración, sufrió una redada y sus propietarios fueron arrestados y declarados culpables de incitación al consumo de drogas. Sin embargo, después de presentar un recurso de apelación, se anularon las condenas. Los clubes sociales siguen produciendo cannabis para sus pacientes en sitios de cultivo cuyas ubicaciones no se revelan.

Semillas de cáñamo y de marihuana

Bélgica tiene una pequeña, pero importante, industria del cáñamo industrial. Antes de las guerras mundiales, la industria era mucho mayor (y lo había sido durante muchos siglos), pero al igual que ocurrió en el resto de Europa, la industria disminuyó en el período de posguerra. En la década de 1960, se restableció el cultivo de cáñamo, y ahora Bélgica es un importante exportador mundial de cáñamo. Las variedades de cáñamo utilizadas deben ser aprobadas por la UE y según sus directivas, no pueden contener más de 0,2% de THC.

La venta de semillas de cannabis es un tema problemático. No están prohibidas por la ley específicamente, pero los vendedores han tenido problemas con las autoridades. A mediados de la década del 2000, se cerraron muchas de las tiendas belgas que vendían productos para el cultivo y los cultivadores se vieron obligados a ir a los Países Bajos para conseguir el equipo allí.

Después de que se cerrase su página web para la venta online de cannabis a los belgas, Nol van Schaik anunció su intención de abrir tiendas en Bélgica que ofrecerían (aunque no venderían cannabis) sus propios equipos, semillas, e información sobre todos los aspectos del cultivo y consumo de cannabis, incluyendo cursos sobre cómo cocinarlo. Sin embargo, la facción derechista, en particular, el miembro del Bloque Flamenco Filip de Winter se opuso a sus esfuerzos y convirtió en su misión cerrar todos sus negocios. Finalmente, van Schaik se vio obligado a salir de Bélgica por temor a que las autoridades belgas lo extraditasen a Francia para enfrentarse a un antiguo cargo de contrabando de hachís, que todavía se cernía sobre él.

Aunque las tiendas que venden equipos en Bélgica siguen siendo poco numerosas, las recientes decisiones de las autoridades holandesas de cerrar todas las tiendas de equipos cultivo en los Países Bajos ha dado lugar a una inversión de la tendencia anterior. Ahora, en lugar de ser los belgas los que compran a los holandeses, son los holandeses los que viajan a Bélgica para hacerse con todo lo que puedan.

Los partidos políticos de Bélgica y el cannabis

El Bloque Flamenco

El Bloque Flamenco (Vlaams Blok, en neerlandés) es, posiblemente, el partido político belga que más virulentamente se opone a las drogas de todos. El miembro del Bloque, Filip de Winter, desempeño un papel clave en el cierre de las actividades de Nol van Schaik, y se ha referido en varias ocasiones a él y a otros activistas del cannabis como “distribuidores de veneno”. Además, ha dicho públicamente “Sr. Van Schaik, el llamado fundador idealista del Museo del cáñamo, más le vale tener cuidado”.

Movimiento Reformador

El Movimiento Reformador es el partido del actual primer ministro, Charles Michel.

Belgium-4-150x150
Charles Michel, el actual primer ministro de Bélgica de derechas

El partido en sí mantiene una postura general contra las drogas, aunque algunos de sus miembros han expresado, en el pasado, su fe en el sistema de tolerancia. El propio Charles Michel es uno de los miembros del partido que más fervientemente se opone a las drogas.

Nueva Alianza Flamenca

Este otro partido de centro derecha, la Nueva Alianza Flamenca, cuenta entre sus miembros con Bart de Wever, el alcalde de Amberes, que fue el primero en poner en marcha la política de tolerancia cero que ahora se ha adoptado en todo el país.

Ecolo J

Aunque no es un partido político por sí mismo, Ecolo J está estrechamente unido al Partido Verde belga, Ecolo. Después de que Charles Michel anunciase sus planes de poner fin a la política de tolerancia, Ecolo J respondió de inmediato haciendo un llamamiento para legalizar todas las drogas en cantidades personales y establecer ventas reguladas de drogas de manera que se acabe con el mercado negro.

Por Seshata

0 601 vistas

Suiza ha sido durante mucho tiempo uno de los países más progresistas de Europa en lo que respecta a la legislación en materia de drogas. Durante la última década, se han introducido modificaciones importantes en la política de drogas nacional. Durante un tiempo, las leyes se endurecieron, pero en los últimos años, han comenzado a relajarse una vez más.

Aspectos legales relativos al consumo, posesión y cultivo de cannabis

Posesión y consumo de marihuana

Switzerland-1-200x200
Los agricultores de cáñamo de Suiza sólo pueden cultivar variedades que contengan menos del 1% de THC, autorizadas por el gobierno (© Centvues)

Tradicionalmente, las leyes suizas concernientes a la posesión de cannabis han sido relativamente relajadas. A principios de 1990, Suiza desarrolló un enfoque de la política de drogas basado en cuatro pilares, siendo el primero la prevención, el segundo el tratamiento, el tercero la reducción de daños, y el cuarto la aplicación de la ley. Por lo tanto, la prevención y el tratamiento se priorizan sobre la criminalización de los consumidores.

La posesión de hasta diez gramos de cannabis para consumo personal se sanciona con una multa de 100 francos suizos (96 €). A partir de septiembre de 2012 (en marcha desde octubre de 2013), la posesión de diez gramos, o menos, está despenalizada y no acarrea tener antecedentes penales. El consumo también se sanciona con una multa de 100 CHF (francos suizos), o más, dependiendo de la situación económica. El consumo repetido está sujeto a multas que se incrementan, dependiendo de la situación económica y de la cantidad en cuestión. Por lo tanto, no se imponen ni penas privativas de libertad, ni órdenes de tratamiento obligatorio en los casos de simple posesión o consumo de cannabis.Tradicionalmente, las leyes suizas concernientes a la posesión de cannabis han sido relativamente relajadas. A principios de 1990, Suiza desarrolló un enfoque de la política de drogas basado en cuatro pilares, siendo el primero la prevención, el segundo el tratamiento, el tercero la reducción de daños, y el cuarto la aplicación de la ley. Por lo tanto, la prevención y el tratamiento se priorizan sobre la criminalización de los consumidores.

Venta de marihuana

Asimismo, las leyes relativas a la venta de cannabis son muy indulgentes en comparación con las de la mayoría de los demás países europeos. Por la venta de pequeñas cantidades de cannabis (hasta 100g), la sanción consiste en una multa de 1 a 5 “cuotas diarias” (las cuotas diarias o multas diarias se aplican en varios países europeos como forma de multar a las personas según su situación financiera, y en Suiza se ha establecido en 1/30 del salario mensual del demandado).

Switzerland-2
La mayoría de las tiendas de productos relacionados con el cannabis en Suiza han cerrado y ya no lo venden abiertamente

Por la venta de 100g-1kg de cannabis, la sanción se fija en de 5 a 30 cuotas diarias, y por 1kg-4kg, la pena se establece en una cantidad superior a 30 cuotas diarias, que será determinada por el tribunal. Sólo en el caso de venta de cantidades superiores a 4kg empiezan a imponerse penas privativas de libertad. En tales casos, se establecen condenas de entre uno y tres años, que también pueden ir acompañadas de una multa.

Actualmente, existe un debate en las principales ciudades suizas de Ginebra, Zúrich, Berna y Basilea sobre la cuestión de si se debe legalizar la venta y compra de pequeñas cantidades de cannabis en puntos de venta autorizados, posiblemente, con una organización parecida a la de los clubes sociales de España, Bélgica y los Países Bajos. Ruth Dreifuss, ex presidenta de Suiza y actual miembro de la Comisión Global de Políticas de Drogas, es una figura insigne de la campaña y ha propuesto “experimentar con un posible nuevo modelo” con el fin de encontrar “evidencias de cómo cambiarían el mercado negro, la delincuencia y la salud pública como resultado de la regulación”.Por la venta de 100g-1kg de cannabis, la sanción se fija en de 5 a 30 cuotas diarias, y por 1kg-4kg, la pena se establece en una cantidad superior a 30 cuotas diarias, que será determinada por el tribunal. Sólo en el caso de venta de cantidades superiores a 4kg empiezan a imponerse penas privativas de libertad. En tales casos, se establecen condenas de entre uno y tres años, que también pueden ir acompañadas de una multa.

Cultivo de marihuana

Las leyes relacionadas con el cultivo de cannabis han cambiado mucho durante las últimas dos décadas. En 1995, las Oficinas Federales de Salud Pública, Policía y Agricultura de Suiza emitieron una resolución para permitir el cultivo de cáñamo, debido al gran interés existente dentro de la comunidad agrícola. Sin embargo, la redacción del nuevo decreto creó un vacío legal que permitía el cultivo de cannabis con un alto contenido en THC, ya que establecía que el cáñamo contiene THC y, por lo tanto, era una droga, aunque su cultivo era admisible si la intención no era producir drogas. Al no establecer un límite para el THC, se facilitaron las cosas para que los agricultores cultivasen cannabis con un alto contenido en THC y simplemente lo llamasen cáñamo.

Debido a esto, el cultivo de cannabis fue, efectivamente, legal hasta finales de 1990, y aunque su venta era ilegal, surgió una cultura generalizada de ventas al por menor encubiertas. Por aquel entonces, se empaquetaban pequeñas cantidades y se vendían como “almohadas aromáticas” o popurrí, a menudo por debajo del mostrador en “tiendas de productos para fumar” que también vendían papelillos y otra parafernalia.

En 1999, se anunciaron dos decretos federales, que restringían la venta de plántulas de cannabis y de productos alimenticios y bebidas a base de cannabis sólo a las variedades bajas en THC. Sin embargo, las tiendas siguieron vendiendo cannabis por lo menos hasta 2005, cuando una serie de redadas culminaron en un caso judicial histórico en el que se condenó al propietario de una tienda de productos de cáñamo por distribución ilegal.

Switzerland-3-200x149
Dado que la ley cambió en 1999, los alimentos y bebidas a base de cáñamo deben contener menos del 1% de THC (© Mountain/Ash)

En la actualidad, la situación del cultivo de cannabis es incierta. En repetidas ocasiones, se ha intentado aprobar leyes que permitan el cultivo de pequeñas cantidades para uso médico o personal, pero hasta la fecha el cultivo de cannabis sigue siendo ilegal. El 1 de enero de 2012, elConcordat latin sur la culture et le commerce du chanvre(Concordato Latino sobre la Cultura y el Comercio del Cáñamo) se puso en vigor, permitiendo a los ciudadanos privados de siete cantones, incluidos Ginebra y Basilea, cultivar hasta cuatro plantas de cáñamo para consumo personal. Sin embargo, en octubre de 2012, el Tribunal Federal de Suiza declaró el Concordato ilegal, ya que violaba las leyes federales de narcóticos. En la práctica, a pesar de la ley, en general se pasa por alto el cultivo de un número limitado de plantas para uso personal.

Marihuana medicinal en Suiza

La situación del cannabis medicinal en Suiza también es incierta. No existe ninguna disposición explícita que se refiera al cannabis medicinal en la legislación, pero en la práctica, es poco probable que el uso médico derive en acciones penales, siempre y cuando no esté relacionado con el tráfico o la venta.

En 2008, el Parlamento suizo aprobó una ley que permite una exención médica a la ley, pero no está claro cómo se ha implementado. En noviembre de 2013, Suiza se convirtió en el país número 23 en aprobar el spray sublingual Sativex de GW Pharmaceuticals. Además, unos treinta ciudadanos suizos reciben dronabinol (una forma sintética de THC) importado de Alemania.

Semillas de cáñamo y de marihuana

Es legal cultivar cáñamo en Suiza, a condición de que los agricultores posean la licencia válida y sometan su producto a un análisis de laboratorio para confirmar que los niveles de THC se encuentran dentro del límite aceptado actualmente del 1%. Con el fin de controlar los niveles de THC, el gobierno suizo prohibió recientemente la venta de semillas de cáñamo no autorizadas, y autorizó once variedades conocidas por su bajo contenido en THC. Las once variedades autorizadas se pueden encontrar aquí.

Switzerland-4-150x150
Olison, uno de los principales productores de cáñamo de Suiza, destila aceite esencial de cáñamo para su uso en alimentos y aromaterapia

No está del todo claro si la nueva ley de semillas de cáñamo también se aplica a las semillas de cannabis con un alto contenido en THC, que se venden al público en general. Las variedades de cannabis de alta potencia han estado ampliamente disponibles a través de las tiendas de productos de cáñamo de Suiza desde hace décadas, y continúan estándolo a día de hoy.

Suiza sigue manteniendo una industria viva del cultivo de cáñamo, en la que la mayoría de los agricultores cultivan cáñamo para la producción de fibra y semilla. La fibra y las semillas obtenidas se utilizan para la fabricación de materiales textiles, plásticos, de construcción, productos alimenticios y cosméticos. Uno de los productores de cáñamo más importantes de Suiza,Olison, cultiva cáñamo dioico con el fin de extraer los aceites esenciales a través de la destilación. Después, ese aceite esencial se utiliza para producir aromatizantes alimentarios y aceites de aromaterapia.

Los partidos políticos de Suiza y la marihuana

Suiza es una república democrática federal y multipartidista, que cuenta con una vasta y confusa variedad de partidos, grandes y pequeños, y una tradición de gobiernos de coalición que colaboran para mantener la posición de centro general del país.

Unión Democrática del Centro (UDC)

La UDC es el partido más grande del Parlamento Federal de Suiza y, tradicionalmente, ha mantenido una actitud típica de derechas y conservadora hacia la política de drogas. Hace poco, la UDC se ha manifestado públicamente en contra del nuevo proyecto experimental de ventas al por menor encabezada por Ruth Dreifuss, miembro del Partido Socialista Suizo (PSS) de izquierdas, y ha declarado que no van a firmar la legislación. Sin embargo, es probable que, por lo menos, la presión ejercida conjuntamente por el resto de partidos a favor de la legalización incentive un cambio significativo en la política.

Partido Socialista Suizo (PSS)

El PSS ha mantenido, tradicionalmente, un enfoque liberal y progresista hacia la política de drogas y ha declarado, anteriormente, su apoyo al consumo legal y regulado de la heroína y a la plena legalización del cannabis. La ex presidenta de Suiza y actual miembro activo del partido, Ruth Dreifuss, encabeza a día de hoy la campaña a favor de la legalización de la venta al por menor en las principales ciudades del país.

Partido Liberal Radical (PLR)

El partido liberal centrista, sólo de nombre, está a favor de relajar las leyes relativas al cannabis, con el fin de fomentar un movimiento empresarial seguro y competitivo, y poner fin a la guerra costosa e ineficaz contra las Drogas. Sin embargo, muchos de sus miembros son reacios a apoyar la legalización total, y en su lugar, secundan una despenalización parecida al modelo portugués.

Partido Demócrata Cristiano (PDC)

El PDC es otro partido de centro que apoya la relajación de la legislación del cannabis, que jugó un papel decisivo en el impulso del nuevo experimento de despenalización en diferentes ciudades suizas. La postura del PDC respecto a las drogas parece derivarse de su creencia en la justicia social y el liberalismo económico.

Unión Democrática Federal (UDF)

Junto con la UDC, la UDF, también de derechas pero con connotaciones religiosas, es la más firme opositora a la liberalización de la política de drogas de entre todos los partidos políticos más importantes de Suiza. Durante las votaciones de 2008, en las que se decidía el futuro de la propuesta para legalizar el cannabis y la reforma de la Ley Federal de Estupefacientes a favor de la reducción de daños sobre la criminalización, la UDF y la UDC fueron algunos de los detractores más acérrimos y, en última instancia, los responsables del fracaso de ambas medidas.

Por Seshata