Etiquetas Posts etiquetados con "África"

Etiqueta: África

por -
0 481 vistas

El continente africano es probablemente la zona que muestra la prevalencia más ancha de la adicción a la marihuana. Cuando los hombres blancos llegaron a África, la marihuana era parte de la forma natural de su vida. África es un continente de cultivos de marihuana y en el que la planta era una parte integral de la ceremonia religiosa. Los visitantes blancos bservaron a los africanos como inhalaban el humo de pilas humeante de cannabis. Algunas de estas pilas se colocaban sobre los altares.

Los africanos también utilizan tuberías o tubos para el consumo. Los cultos a la Dagga africana (marihuana) era porque creían que el Santo cannabis fue traído a la tierra por los dioses. (En todo el mundo la antigua Etiopía fue considerada como el hogar de los dioses).

En el sur de África central, la marihuana es considerada sagrada y está conectada con muchas costumbres religiosas y sociales. La marihuana es considerada por algunas sectas como una planta mágica que posee una protección universal contra todas las lesiones de la vida, y es un símbolo de paz y amistad. Ciertas tribus consideran la utilización del cáñamo como un deber.

La evidencia más temprana de fumar cannabis en África fue encontrada en Egipto proveniente de Etiopía en el siglo XIV, en una excavación se encontraron dos tazones con una pipa de fumar de cerámica. En muchas partes de África oriental, sobre todo cerca del Lago Victoria (la fuente de Nilo), el culto al consumo de cannabis y rapé hachís todavía existen.

por -
0 741 vistas

Antropólogos de la Universidad Estatal de Washington publicaron una nueva investigación sobre el uso médico de la marihuana, en la cuenca del Congo. Según su informe, los Aka (Pigmeos) son un pueblo cazador-recolector de los bosques tropicales, que se caracterizan por la vida en la naturaleza, la música polifónica … y generalmente por su pacífica e igualitaria equidad de género marcada.”

Los Aka en la cuenca del rio Congo

La razón principal por lo que los Aka (pigmeos) tienen menos altura es debido a la ausencia en la adolescencia de una hormona en su etapa de crecimiento. Los Aka hablan una lengua bantú llamada Diaka, que se caracteriza por tres tonos, son un pueblo muy cálido y hospitalario. Las relaciones entre los hombres y las mujeres son extremadamente igualitaria. Los hombres y las mujeres contribuyen por igual al mantenimiento del hogar. Residen en campamentos que constan de veinticinco a treinta y cinco personas que viven en cinco a siete casas en forma de cúpula. Los niños Aka crecen en un ambiente de confianza, de amor e indulgencia y desde que son bebes empiezan a aprender sobre la caza y la recolección. Los Aka son un pueblo tranquilo y seguro de sí mismo, y a menudo responden a las presiones externas de  huyendo más hacia el interior del bosque.

Curiosa o no tan curiosamente los pigmeos o Aka fuman mucha marihuana.

Aka pigmeo
Los Aka son un pueblo muy feliz

La investigación, dirigida por Casey J. Roulette  y Edward Hagen, encontraron que aproximadamente el 95 por ciento de estos hombres Aka fuman tabaco(en comparación con alrededor del 17 por ciento en el África subsahariana y el 31 por ciento en todo el mundo) y el 68 por ciento marihuana.

Los antropólogos encontraron también una correlación de su consumo de cannabis con tasas más bajas de helmintos o gusanos parásitos. (Dato curioso de un informe anterior sobre fumar por parte de los Aka hecho por Roulette y Hagen: “En un uso interesante de las toxinas de las plantas, utilizan las colillas de cigarrillos que contienen nicotina residual y que colocan en sus viviendas-nido para defenderse de los parásitos tales como los ácaros. “)

Las mujeres Aka fuman menos, escribió Hagen por e-mail, porque viven “una fertilidad natural por lo que la población en la mayor parte de su vida adulta casi siempre está embarazada o amamantando. Evitan el tabaco para evitar dañar a sus fetos y lactantes “.

Los investigadores encontraron que los hombres y las mujeres Aka fuman mucho, quizá porque viven en una cultura de humo positiva. “Menos del 15 por ciento de las mujeres Aka fuman,” escribieron los antropólogos “y sólo el 5 por ciento eran fumadoras de tabaco de acuerdo a sus niveles de cotinina, un metabolito de la nicotina”.

Los Aka dijeron a los investigadores que no fumaban marihuana para evitar a los helmintos, sino para “aumentar su valor en una cacería, bailar mejor, aumentar su fuerza vital, o para aumentar su capacidad de trabajo al trabajar para los europeos o gente del pueblo.” Los Aka dicen que la marihuana es especialmente útil cuando van a la caza de elefantes y que las mujeres prefieren a maridos que la fuman, lo que podría dar cuenta de las altas tasas de fumadores masculinos.

Los recolectores en la cuenca del Congo, dice el informe, tienden a estar “fuertemente parasitados” con helmintos, que “se asocia con la anemia, retraso en el crecimiento, desnutrición en proteínas y calorías, fatiga y falta de desarrollo cognitivo.”

1438799794-dsc_3902
El antropólogo J. Casey Roulette (izquierda) en el trabajo de campo.

Los antropólogos señalaron teorías sobre cuándo el cannabis llegó a esta parte de África, utilizando la evidencia lingüística y arqueológica, argumentan que llegó “a través de los comerciantes marinos musulmanes del subcontinente indio alrededor del siglo primero dC” y se extendió con las caravanas de comerciantes. Otros dicen que aunque la marihuana hubiese estado creciendo en África durante siglos, no se hizo tan popular el fumarla hasta la llegada de los colonizadores europeos.

“Etnográficamente, estos especialistas en caza de elefantes fueron descritos como los mayores usuarios de cannabis,” escribieron los antropólogos, “lo que podría indicar que fue adoptado en la cumbre del comercio de marfil en el siglo 19”.

Edward Hagen, uno de los investigadores, dijo en su informe anterior sobre el fumar entre los Aka, como una especie de “quimioterapia” contra helmintos, era un mejor estudio, pero que su trabajo con “la hierba médica'” se ha “minimizado “por la prensa.

por -
1 4.315 vistas

Fumar marihuana ayuda a los cazadores y recolectores en África a luchar con los gusanos intestinales. Esto quiere decir que los pigmeos están consumiendo marihuana para fines médicos sin ser ellos mismos conscientes de su efecto terapéutico. Ha esta conclusión llegaron los científicos estadounidenses, autores del artículo publicado en la revista American Journal of Human Biology. La descripción general del estudio se presentó en un comunicado de prensa de la Universidad de Washington, publicó el Lenta.ru .

El antropólogo Ed Hagen examinó a casi todos los miembros adultos de la tribu de los pigmeos Aka que viven en las cercanías del río Lobave en la República Centroafricana. En un análisis de sangre por THCA (subproducto e ingrediente activo de la marihuana) mostró que alrededor del 70 por ciento de los hombres y 6 por ciento de las mujeres fumaban cannabis. De acuerdo con el análisis de las heces de los intestinos de los miembros de este grupo, los parásitos localizados en ellos fue mucho menor. Por otra parte, un año después del tratamiento antihelmíntico por re-infección de parásitos resultó ser entre los fans de la marihuana fue mucho menor su actividad.

Hagen sugiere que las personas que llevan una forma primitiva de vida y lejos de la influencia de la cultura occidental, utilizan las plantas venenosas (incluyendo marihuana) con fines médicos.

“Al igual que la sal da el sabor, la humanidad utiliza al gusto las toxinas psicoactivas de origen vegetal porque matan a los parásitos”. El mismo comportamiento (masticar plantas venenosas amargas) a menudo se produce en los animales. Muchos biólogos creen que porque matan los gusanos “- explica el científico.

A los científicos les resulta difícil decir cuando comenzó la tribu Aka a fumar cannabis y en qué período incluso cuando se introdujo la planta en África. Se cree que la marihuana la introdujeron a los aborígenes los comerciantes indios en el siglo I dC, aunque podría ser más probable que fueran los colonizadores europeos en los siglos XVII-XVIII.

por -
0 180 vistas

 

El Partido Verde identifica la marihuana medicinal como el cultivo de mayor valor y más viable para zambia que debería considerar el crecimiento a nivel comercial.
El líder del Partido Peter Sinkamba dice que su partido considera que este es un cultivo de alto valor y de prioridad, ya que hay una lista de mercado para ello.
El dirijente politico dice que cuando el Partido Verde forme parte del gobierno, planea revisar las leyes de narcóticos para que se legalice la producción y exportación de marihuana medicinal.
También dijo que el aprovechamiento de este potencial puede ser importante en términos de contribución al PIB Producto Bruto Interno y a la reducción de la deuda externa, así como el valor de rescate de kwacha.
El Sr. Sinkamba que hablaba en una conferencia de prensa en el secretariado del Partido Verde en kitwe esta semana añadió que el Partido Verde cree que la marihuana tiene que ser colocada de nuevo en el lugar que le corresponde como medicina, así como una colaboradora eficaz para el desarrollo social y económico. Fuente

3852586
El lider del Partido Verde dijo que no detendrá su campaña para la legalización de la marihuana.
Además, el Partido Verde con Peter  Sinkamba a la cabeza ha sostenido que la marihuana es el mejor camino a seguir si el país debe generar más ingresos. Uno de los puntos fuertes del Partido Verde es la legalización de la marihuana con su producción y exportación como formula de atraer dinero a su economía y poder asentar el proceso de elaboración de la Constitución.
“Esta es la única manera que podemos para crear empleo para la gente y hacer que la medicina este disponible para todos los ciudadanos, dice.
“Hay que saber que la marihuana se utiliza para muchas cosas, incluyendo la provisión de medicinas, por lo tanto hay necesidad de que se legalice y se obtengan beneficios que ayudarán al país a hacer sus propias medicinas, dijo el líder verde Sr. Sinkamba. Fuente

 

por -
0 305 vistas

La República Democrática del Congo (RDC) es un país inmenso, devastado por la guerra, con una población de más de 75 millones y un área de cerca de 2,5 millones de km². La Segunda Guerra del Congo (1998-2003) destruyó un país que ya era inestable y aumentó enormemente la dependencia del comercio ilícito, incluido el cannabis.

Derecho y Política Internacional

Desde que se estableció el actual sistema democrático (aunque con tendencias autoritarias claras) después del fin oficial de la guerra en 2003, el sistema legal se ha vuelto un poco más eficaz – sin dejar de ser opaco y potencialmente muy corrupto, además de estar basado en una legislación cada vez más obsoleta. Las leyes vigentes relativas al cannabis fueron aprobadas en 1917 y no se han modificado desde entonces, aunque el país también forma parte de la Convención sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas de 1988.

Cannabis-in-DR-Congo-1.-Ongoing-conflcits-have-caused-displacement-of-over-2-million-people-as-recently-as-2012-Oxfam-International
Los conflictos actuales en la RD del Congo han provocado el desplazamiento de más de 2 millones de personas en fechas tan recientes como 2012

La República Democrática del Congo (RDC) o Congo Democrático (que no debe confundirse con el país vecino más pequeño situado al este, la República del Congo, que suele acortarse a Congo) juega un papel muy poco activo en las iniciativas llevadas a cabo en los países de la zona para frenar el tráfico de drogas, y muestra en general poca voluntad de combatir la gran expansión de esta actividad dentro de sus propias fronteras. Los efectos en cadena de la guerra, la corrupción y la falta de financiación descartan que se pueda disponer de agentes de la ley bien remunerados y bien preparados capaces de realizar su tarea de manera  efectiva.

El control de estupefacientes no se considera una prioridad y se sospecha que gran parte de la producción y del tráfico del país se ignora debido a la corrupción en los niveles más altos de la policía y del gobierno. Sin embargo, los funcionarios públicos congoleños asistieron a la conferencia de los Jefes de los Organismos Nacionales Encargados de Combatir el Tráfico Ilícito de Drogas (the Heads of Narcotics and Law Enforcement Agencies – HONLEA) celebrada en Windhoek, Namibia, en octubre de 2009, un signo de que su compromiso con los esfuerzos internacionales es cada vez mayor.

En 2011, National Geographic informó de que las fuerzas rebeldes habían despejado tierra protegida – en concreto, un hábitat importante para los gorilas en peligro de extinción- en el Parque Nacional de Virunga para plantar cannabis, y que varios guardabosques habían sido disparados y asesinados por milicianos dispuestos a proteger sus lucrativas inversiones.

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

Existen más de 213 prisiones que albergan a unos 30.000 presos, además de informes de prisiones secretas que pueden contener muchos miles más, y al parecer los detenidos son mantenidos en pésimas condiciones, incluso en las instituciones oficiales. Se dispone de muy poca información sobre las tasas de arrestos y la naturaleza de las penas por delitos de drogas en la RD del Congo.

A pesar del escaso cumplimiento de la ley, el tráfico de drogas incluyendo al cannabis es undelito capital en el país, aunque las autoridades no siempre imponen la pena de muerte. De las 330 a 500 personas que se encuentran en el corredor de la muerte no se sabe cuántos están allí por delitos de tráfico.

En el caso de un cuidadano ugandés detenido con cinco kilos de opio en Azanga, un centro del comercio en la provincia oriental de la RD del Congo, los funcionarios congoleños impusieron una pena privativa de libertad de un “número indeterminado de años” en lugar de la pena de muerte, tal vez debido al deseo de resolver amigablemente una situación que potencialmente podía causar tensión internacional.

El Comercio de Cannabis en RD del Congo

La RD del Congo es el segundo país más grande de África (después de Argelia) y el cuarto más poblado. A pesar de la enorme riqueza mineral del país, cuyo valor está estimado en más de 24 billones de dólares, la inestabilidad y la falta de infraestructuras han impedido la explotación de los recursos naturales existentes y cambiado el enfoque económico hacia los productos agrarios y mercancías ilegales – que se pueden producir, obtener y transportar de manera rápida y sencilla, sin la necesidad de las infraestructuras que requieren las industrias legítimas como la minería para ser viables.

2 (4)
En el Parque Nacional de Virunga, las fuerzas rebeldes han despejado tierras protegidas reservadas para los gorilas con el fin de cultivar cannabis, un cultivo comercial muy lucrativo

El cannabis se cultiva en todo el país, con puntos de cultivo concentrados en las provincias de Kasai, Bandundu y el Bajo Congo. No hay estadísticas disponibles sobre la superficie o el rendimiento de las actividades de cultivo de marihuana y la única información disponible sobre las incautaciones a menudo proviene de otros países, donde los congoleños son arrestados al intentar traficar con cannabis y con otras drogas.

Además de cultivo, hay un tráfico importante de cannabis y otras drogas a los países vecinos, entre ellos Ruanda, Uganda, Congo y Angola. Los principales centros neurálgicos de tráfico son el ferry transbordador entre Brazzaville, Congo y Kinshasa, RD del Congo; el Aeropuerto Internacional de Ndjili en Kinshasa, y el puerto de Matadi. Los traficantes congoleses también se encargan de garantizar que los estupefacientes se envían por barco a los mercados de destino en otras partes de África, así como a varios países europeos.

Uso Cultural del Cannabis en la RD del Congo

El consumo de cannabis es tradicional y ampliamente practicado en gran parte del África subsahariana. Se cree que los comerciantes portugueses y árabes llevaron la planta al este de África entre los siglos X y XV, y que los pueblos indígenas- principalmente las tribus bantúes – ayudaron a su difusión por todo el sur del continente.

Más recientemente, el desplazamiento masivo de personas como consecuencia de los conflictos en Ruanda, Angola, Burundi y Sudán ha llevado a acoger en la RD del Congo a millones de refugiados, muchos de los cuales han traído consigo sus propias tradiciones y prácticas relacionadas con el cannabis. Además, actualmente hay una importante población rastafari en Kinshasa que realiza un uso ritual e incondicional del cannabis.

Actitudes Modernas hacia el Cannabis en la RD del Congo

Como en gran parte del Sur de África, las tasas de consumo de cannabis en la RD del Congo son relativamente altas; los funcionarios congoleños creen que la tasa ha aumentado de manera constante en los últimos años, si bien no se han guardado adecuadamente estadísticas sobre el uso indebido de drogas. Se invierten pocos recursos en los programas de rehabilitación o tratamiento por cannabis o cualquier otra droga; en general, el consumo de cannabis en sí no se considera tan peligroso o inaceptable como para hacer necesario un esfuerzo inmediato o extremo. Muchos de los habitantes de la RD del Congo utilizan el cannabis con fines recreativos y medicinales, como ha sido costumbre desde hace cientos de años en esta zona.

Por desgracia, es imposible mantener registros precisos de la situación en RD Congo, debido a los conflictos  actuales y a la inestabilidad que provocó el desplazamiento de más de dos millones de personas en fechas tan recientes como el año pasado. Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marihuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
0 1.088 vistas
swazilandia cannabis

El Reino de Suazilandia es un pequeño país sin salida al mar en el sur de África, que comparte sus fronteras con Sudáfrica y Mozambique. Suazilandia es un país pobre en el que más del 75% de la población vive de la agricultura de subsistencia. El cannabis es un cultivo sumamente valioso y por lo general se exporta directamente a Sudáfrica.

Derecho y Política Internacional

El cannabis es ilegal en Suazilandia en virtud de la Ley del Opio y las Drogas que Crean Dependencia de 1922; la Ley de Farmacia de 1929 también menciona el cannabis. La primera ley sólo se ocupa de los casos de posesión y consumo, y estipula una pena de prisión máxima de cinco años para las personas que se encuentren en posesión de cannabis. Sin embargo, la Ley de Farmacia establece una pena máxima de 15 años o una multa de 15.000 lilangenis(1.014 libras) para aquellos que se dediquen a la venta de drogas ilegales; esta ley se cita con frecuencia en los casos de venta y distribución.

Suazilandia es un país generalmente pacífico con relativa poca violencia en comparación con la mayoría de los demás países de la zona; está gobernado por el rey, Mswati III, de estilo casi dictatorial y es una de las pocas monarquías absolutas que quedan en el mundo. A pesar de la ilegalidad del cannabis, existen indicios de que el anterior monarca, el rey Sobhuza II permitía a algunos agricultores cultivar cannabis con fines medicinales.

La Policía Real de Suazilandia, en colaboración con el Servicio de Policía de Sudáfrica, ha estado fumigando los cultivos de cannabis en Suazilandia desde finales de 1990, aunque con poco éxito ya que el suministro de cannabis no se ha visto afectado de manera importante.

Arrestos y Condenas relacionadas con el  Cannabis

Suazilandia cannabis
Los arrestos a ciudadanos de Suazilandia por cannabis son frecuentes, especialmente en los pasos fronterizos con Sudáfrica

La policía de Suazilandia ha demostrado ser muy activa en sus esfuerzos por frenar la enorme y creciente industria del cannabis. Desde el 28 de mayo, en lo que va del año, se han realizado más de 384 arrestos por dagga (cannabis sativa) y se han incautado un total de 1,660.29 kg valorados en 664,118 lilangenis. Se realizaron arrestos en todo el país, aunque sobre todo en los puntos fronterizos de entrada en Sudáfrica. De las 384 personas arrestadas, 32 eran de nacionalidad extranjera.

El Tráfico de Cannabis en Suazilandia

Suazilandia tiene una importancia estratégica para los grupos dedicados al tráfico internacional de drogas, ya que es una ruta de tránsito ideal entre Mozambique y Sudáfrica. Además de transportar cannabis desde Mozambique a Sudáfrica, Suazilandia produce una gran cosecha propia. El suelo y el clima, como en gran parte del sur y este de África, es perfecto para el cultivo de cannabis; el cultivo suazi es conocido por ser de alta calidad y está muy solicitado en el mercado internacional.

La mayoría del cannabis suazi se cultiva en las regiones montañosas del norte, que son inaccesibles por carretera, lo que dificulta el trabajo a las patrullas policiales. La mayoría de los agricultores venden sus productos directamente a los organizaciones criminales organizadas que controlan la mayor parte de las exportaciones comerciales. Una vez que el cannabis se cosecha, la mejor calidad se comprime en bloques de uno a dos kilogramos de peso, sellados al vacío y se introduce de contrabando en Sudáfrica. Los traficantes acostumbran a espolvorear los paquetes de marihuana con pimienta o curry en polvo para confundir a los perros rastreadores.

El cannabis se cultiva por lo general sin utilizar fertilizantes ni pesticidas, aunque cuando se usan, suelen ser de origen orgánico – estiércol de bovino y ceniza de madera son dos de los nutrientes más comunes. Los machos suelen dejarse polinizar por las hembras: la diferencia de precio entre el cannabis con o sin semillas en sus cogollos es insignificante y las semillas maduras aumentan enormemente el peso de la cosecha.

Variedades de Cannabis Autóctonas de Suazilandia

El cannabis suazi es casi exclusivamente sativa, como ocurre en todo el Sur y el Este de África. La planta de cannabis típica cultivada en Suazilandia es alta, con ramas laterales dispersas y amplia distancia internodal. Las hojas son estrechas, puntiagudas y profundamente dentadas, además están abundantemente recubiertas con pequeños y pegajosos tricomas. Las flores son largas, delgadas y ligeras, con una fragancia que recuerda a la madera o al pino, y un sabor fuerte y picante. Se pueden encuentran varios fenotipos diferentes en Suazilandia pero las diferencias entre ellos son mínimas.

En los últimos años, el aumento de la actividad en la zona relacionada con el cannabis ha dado lugar a una afluencia de genéticas extranjeras, llevadas por los criadores interesados ​​en establecer variedades viables con tiempos de floración más cortos que los períodos sumamente largos requeridos por la mayoría de las plantas nativas sativas – diecisiete o dieciocho semanas, en muchos casos.

Uso Tradicional del Cannabis en Suazilandia

El cannabis ha sido utilizado por las tribus indígenas de Suazilandia durante siglos; los comerciantes portugueses y árabes fueron los primeros en traerlo a las costas del este de África entre los siglos X y XV, y más tarde los comerciantes (en su mayoría bantú) ayudaron a que se extendiera por todo el sur de África. El cannabis ha sido utilizado con fines recreativos y medicinales por parte de la población rural en Suazilandia desde esa época, a pesar de que el uso recreativo es más común en hombres que en mujeres.

El uso generalizado del cannabis continua por toda Suazilandia en los tiempos actuales. Los consumidores nacionales prefieren comprar su cannabis sin comprimir, y, por lo general, se puede comprar por tan poco como 4 L (0,27 €) por gramo. El coste al por mayordel cannabis en Suazilandia está entre 400 L y 460 L (27 € – 31 €), a pesar de que las calidades superiores pueden alcanzar precios mucho más altos en África del Sur, y cuando se introduce de contrabando en Europa puede alcanzar hasta 3,000 £ por kilogramo (aunque el precio medio es de cerca de £ 1,000).

Actitudes Modernas hacia el Cannabis

Cannabis-in-Swaziland-3.-Dagga-as-cannabis-is-known-in-Swaziland-is-often-smoked-with-Mandrax-in-a-broken-off-bottle-neck-intervention.org_
Dagga, como se conoce el cannabis en Suazilandia, se suele fumar con Mandrax a través del cuello de una botella rota

En la Suazilandia actual, el cannabis se suele fumar con tabaco en porros, y también es común fumarlo a través de una pipa hecha con el cuello roto de una botella de vidrio. Cuando se fuma de esta manera, a menudo se mezcla con Mándrax, el nombre comercial de la metacualona, que es un medicamento sedante e hipnótico (también conocido como Quaaludes).

Aunque el consumo tradicional de cannabis se mantiene en todo el país, se ha generalizado la propaganda difundida por el gobierno – con frecuencia muy imprecisa –  afirmando que el cannabis es una peligrosa “droga de iniciación o entrada” que debería evitarse. Por lo tanto, la aceptación del cannabis, que ha perdurado a lo largo del tiempo, empieza a dar paso a este tipo de actitudes modernas, como ocurre con muchos países en los que tradicionalmente se produce cannabis.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas. Por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marihuana & Hemp Museum en Amsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
0 262 vistas

Por Seshata.- La República de Ghana es un pequeño país situado en la costa del Golfo de Guinea en África Occidental, al norte de la línea ecuatorial. Ghana ha disfrutado de estabilidad política y de un crecimiento económico desde 1992; sin embargo, la desigualdad entre las zonas urbanas y rurales también está aumentando, y el cannabis se está convirtiendo en un importante cultivo comercial para muchos agricultores pobres.

Historia del Cannabis en Ghana

El cannabis llegó a Ghana hace relativamente poco tiempo, como ha ocurrido en gran parte de África occidental; se cree que fueron los comerciantes de Sierra Leona los primeros en traer la planta al país en la década de 1930. Después de la Segunda Guerra Mundial, los militares que regresaban de prestar su servicios trajeron consigo el hábito de fumar marihuana en sus puestos militares en la India británica y en el Norte de África.

En la década de 1970, el declive económico interno – junto con la creciente demanda de cannabis, tanto del mercado nacional como del europeo – aumentó la importancia del cultivo para la comunidad agrícola de Ghana. Hoy, Ghana es uno de los principales productores de cannabis de África occidental, aunque su producción no tiene comparación con la de los países superproductores del continente, como Sudáfrica y Marruecos.

El Comercio de Cannabis en Ghana

Ghana se está convirtiendo rapidamente en un importante centro para las redes internacionales de tráfico de la zona que conectan África con las Américas, Europa y Asia. A las autoridades de Ghana le preocupan más la cocaína y la heroína, aunque como la importancia del cannabis para la economía está creciendo, también está atrayendo cada vez más la atención de los responsables políticos.

El cannabis se cultiva principalmente en las regiones de Sefwi y Aowin del oeste de Ghana, así como en las regiones de Ashanti y Brong-Ahafo del suroeste. En el sur y el oeste de Ghana, el clima es cálido y húmedo, por lo que resulta perfecto para el cannabis. Las plantas generalmente se cultivan intercalándolas con cacao, yuca u okra para disimularlas, y las plantaciones suelen encontrarse en lo profundo de las selvas pantanosas características de la zona, lejos del alcance de los cuerpos y fuerzas policiales.

Además del incremento del cultivo para el mercado interno, también está en aumento el tráfico dirigido fuera de Ghana. NOCAB ha estimado que desde 1980, al menos el 50% del cannabis producido en Ghana se ha destinado a la exportación. El principal centro de tráfico ilegal en Ghana es el aeropuerto internacional de Acra; sin embargo, también se utilizan barcos, camiones y el sevicio postal para exportar cannabis fuera del país.

En 2012, agentes de la Agencia para el Control de las Fronteras del Reino Unido se apoderaron en el aeropuerto de Heathrow de la mayor incautación de cannabis jamás realizada, procedente de Ghana con destino el Reino Unido; se confiscaron alrededor de 1,5 toneladas de cannabis de tres contenedores distintos, con un valor de £ 4,3 millones.

Uso Cultural del Cannabis en Ghana

Marihuana Ghana
El terreno fértil y agreste de la región de Brong-Ahafo del suroeste de Ghana es perfecto para ocultar los cultivos ilegales de cannabis.

Aunque el cannabis sólo ha existido en Ghana desde hace un siglo o menos, ha surgido una cultura relacionada con su uso. Existe una población rastafari importante en Ghana, gran parte de la cual participa activamente en el cultivo y venta de cannabis. Algunas de las variedades disponibles localmente son muy apreciados por su potencia, fragancia y efecto, y están muy lejos del cannabis de baja calidad que se exporta a Europa.

El consumo de cannabis en Ghana se asocia tradicionalmente a las personas que trabajan en ocupaciones peligrosas o arduas, como los peones o jornaleros, las prostitutas y agricultores, así como a la clase marginada compuesta por los delicuentes. El consumo de cannabis, sobre todo entre la juventud urbana del país, va en aumento, hasta el punto en que las autoridades lo consideran como un problema serio.

Entre los términos locales para el cannabis se incluyen bhanga e “Indian hemp” (Cáñamo de la India, como en Nigeria); el término común “weed” (marihuana, hierba) parece haber mutado en un coloquialismo alternativo, wee; además, está la expresión obonsam tawa, que se traduce como “el tabaco del diablo” y que proviene de la lengua indígena Twi.

El cannabis generalmente se adquiere ya “liado”: esto es, por lo general, un porro ya liado que contiene alrededor de 2,5 g de cannabis; a veces se puede comprar cannabis sin liar, en cuyo caso el distribuidor deberá proporcionar un papel de fumar como parte del servicio habitual. Un porro de cannabis suele costar GHS 0.1 ($ 0,05); a menudo se pueden comprar cantidades más grandes de 20-30g por GHS 2-3 ($ 1 a 1,50).

Legislación y Política Internacional

Ghana es signataria de la Convención Única de Estupefacientes de la ONU. La Ley de Estupefacientes (Control, Aplicación y Sanciones) de 1992 puso en marcha la Convención y fundó la Junta de Fiscalización de Estupefacientes (the Narcotics Control Board, NACOB), la autoridad principal encargada de la aplicación de la política de drogas a nivel nacional. La Unidad de Narcóticos de Policía, con sede en la capital, Acra, es la división de la policía encargada de hacer cumplir las políticas de drogas en Ghana.

Cannabis GhanaAdemás de no contar con los recursos suficientes para controlar el tráfico ilegal, Ghana sufre de altos niveles de corrupción, y existen indicios de que miembros de la policía y del gobierno – incluso miembros de la propia NACOB – participan activamente facilitando a los traficantes sus actividades.

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

A pesar de que la corrupción y el soborno son moneda corriente en Ghana, cuando se aplican penas de prisión, éstas pueden ser severas. La Ley de Farmacia y Drogas (The Pharmacy and Drugs Act) de 1961 y su modificación de 1963 establecen claramente las penas por delitos relacionados con la marihuana: para los primeros delitos, se impone un mínimo de cinco años de prisión, incluso para los casos de simple posesión. Para la tercera infracción, los casos de posesión son castigados con veinte años de prisión, y el cultivo y la distribución, a cadena perpetua.

Postura Actual hacia el Cannabis en Ghana

El uso del cannabis en Ghana ha aumentado de manera constante desde hace varias décadas: a finales de 1990, la UNODC estimó que el 8% de los ghaneses utilizan regularmente el cannabis; para el año 2011, el consumo había subido al 21% de la población, una de las tasas de prevalencia más altas del mundo.

Mientras que el cannabis es aceptado ampliamente a nivel social en Ghana, y se le considera menos dañino que otros narcóticos, los políticos en general, incluyendo la NACOB, creen que el cannabis es responsable de diversas enfermedades mentales y que, por lo tanto, hay que acabar con su uso.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marijuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
0 383 vistas

Por Seshata.- Sierra Leona es un pequeño país costero del África Occidental que tiene una población de seis millones de habitantes y clima tropical. Devastado por una guerra civil que duró desde 1991 hasta 2002, Sierra Leona reconstruye poco a poco sus infraestructuras y su economía, a pesar de que la corrupción y las actividades económicas ilegales siguen siendo problemas muy generalizados.

Legislación y Política Internacional

Aunque el cannabis es ilegal en Sierra Leona, su uso está ampliamente aceptado, y el cultivo ha adquirido cada vez más importancia para la economía rural. Sin embargo, el hecho de que la capacidad de producción de alimentos del país se vea amenazada ha causado creciente preocupación entre los responsables políticos, y, como consecuencia, los organismos encargados de hacer cumplir la ley están comenzando a tomar medidas drásticas contra el tráfico.

La Ley Nacional de Control de Drogas de 2008 (2008 National Drug Control Act) endureció las leyes antidrogas, asignando un mayor presupuesto para las operaciones de lucha contra los estupefacientes, e introdujo penas más estrictas para los delitos relacionados con las drogas. Con esta ley, también se creó el Cuerpo Nacional de Policia Antidrogas (National Drug Law Enforcement Agency, NDLEA), aunque debido al presupuesto y al personal limitados, la agencia tiene poco poder y no ha tenido mucho éxito. En cambio, es principalmente la Unidad contra la Delincuencia Organizada Transnacional (Transnational Organized Crime Unit, TOCU), un equipo de agentes de élite financiados por la UNODC y por varios países de la zona, la encargada de aplicar las leyes en materia de drogas.

En 2012, los amplios esfuerzos policiales llevaron a la desaparición de más de 100 hectáreas de plantaciones de cannabis a las afueras de la capital Freetown. La operación estuvo encabezada por la Unidad contra la Delincuencia Organizada Transnacional, una fuerza compuesta por policías y agentes militares que normalmente se ocupa de delitos graves como el tráfico de cocaína y el fraude; aunque generalmente se considera el cannabis como un problema menos grave que la cocaína, el reciente aumento del cultivo ha hecho que las fuerzas policiales tengan que reorganizar sus prioridades.

Durante los meses siguientes, se realizaron nuevos intentos de erradicar el cultivo, y se ha establecido vigilancia activa en áreas en las que se considera que el cultivo de cannabis es elevado. El aeropuerto internacional Lungi, en Freetown, uno de los centros neurálgicos del tráfico más importantes, también ha experimentado un aumento de los controles de equipaje en los últimos años.

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

Debido a los altos niveles de corrupción, el tráfico de drogas ilegales es a menudo ignorado por el gobierno y por los agentes de la policía, algunos de los cuales pueden incluso participar directamente en el comercio. Sin embargo, los casos que se llevan a los tribunales pueden terminar en largas penas de prisión y es posible la cadena perpetua para los casos más graves.

Los casos de posesión también se tratan con gran dureza, ya que la Ley Nacional de Control de Drogas de 2008 estipula una sentencia mínima obligatoria de cinco años. Muchos delitos relacionados con las drogas conllevan el riesgo de que también se exijan cuantiosas multas y se confisquen propiedades.

Marihuana Sierra Leona
La capital de Sierra Leona, Freetown, es un eje importante del tráfico de drogas en la zona.

Los agricultores de Sierra Leona están recurriendo cada vez más al cannabis como cultivo comercial, debido a los precios más altos a los que se vende en comparación con los productos agrícolas tradicionales como la yuca y el arroz. De hecho, a pesar de tener algunas de las tierras más fértiles de África, la producción agrícola oficial es de las más bajas del continente. Esto ha causado preocupación a las autoridades de Sierra Leona, ya que se están poniendo menos recursos en la agricultura tradicional y se piensa que está amenazada la capacidad de producción de alimentos del país.

Gran parte del cannabis cultivado en Sierra Leona se exporta a los países vecinos, en particular a Liberia y Guinea. Antes del reciente y rápido crecimiento del comercio de cannabis en Sierra Leona, las plantaciones se limitaban generalmente al norte y al oeste del país; hoy en día, el cultivo de cannabis está tan extendido que casi todos los pueblos, especialmente los de las regiones fronterizas, tienen por lo menos un plantación de cannabis importante.

Los agentes de policía suelen ser incapaces de acceder a las zonas remotas y muy boscosas, donde se suelen ocultar las operaciones más grandes; por otro lado, la resistencia armada de las bandas a sueldo que defienden las plantaciones ha aumentado, hasta el punto de que a muchas se les deja funcionar sin ningún tipo de oposición.

El tráfico de cannabis, heroína y cocaína causa estragos en Sierra Leona, ya que debido a los altos niveles de corrupción, las autoridades competentes no tienen financiación suficiente y las fronteras no están vigiladas. Las interceptaciones e incautaciones son muy irregulares y no reflejan necesariamente la verdadera magnitud del tráfico y del cultivo. En 2004, sólo se incautaron 210 kg de cannabis, mientras que en 2008, se requisaron más de 10 toneladas métricas (TM). Sin embargo, en 2011, las incautaciones totales bajaron a 3 TM.

Uso Cultural del Cannabis en Sierra Leona

Es probable que el cannabis se introdujera en Sierra Leona, en algún momento a lo largo de los últimos siglos, y fueron los comerciantes de Asia y África Oriental los que ayudaron a que se extendiera. El respetado botánico inglés William Jackson Hooker anotó en su Diario de Botánica (1851) que fueron los cautivos congoleños a bordo de los barcos de esclavos portugueses los que llevaron las semillas de cannabis a Sierra Leona; sin embargo, no se conoce la fecha exacta de su llegada.

Parece que, llegara cuando llegara, su uso se incorporó rápidamente a las costumbres locales. Las pipas de agua para fumar cannabis se convirtieron en algo habitual, al igual que las reuniones sociales dedicadas a su uso. En la actualidad, el cannabis se conoce coloquialmente como diamba o jamba, términos que están estrechamente relacionados con el término angoleño liamba y con el de Malaui chamba, y, que probablemente, y en última instancia, proviene del sánscrito ganjah.

Postura Actual hacia el cannabis en Sierra Leona

Cannabis Sierra Leona
El consumo de cannabis se ha hecho habitual entre los jóvenes en Freetown.

El cannabis se utiliza en Sierra Leona muy ampliamente, y el uso entre las generaciones más jóvenes se ha incrementado hasta el punto de causar preocupación a las autoridades de la salud pública y a los responsables políticos. El cannabis se fuma abiertamente tanto en público, como en los recintos que son permisivos con el consumo de cannabis y que se pueden encontrar en muchas ciudades, y es la droga utilizada más habitualmente en el país. Además de fumarse, el cannabis se consume con frecuencia también como bebida o en los alimentos.

Hay una creencia generalizada en los círculos políticos de Sierra Leona sobre que el cannabis y otras drogas son los principales responsables de los problemas de salud mental; un psiquiatra con sede en Freetown ha estimado que hasta el 80% de sus casos se componen de trastornos psicóticos inducidos por las drogas. Se cree que alrededor de 500.000 personas en Sierra Leona tienen trastornos psiquiátricos, y el 90% de ellos son jóvenes.

Debido a que muchos consumidores de marihuana en Sierra Leona utilizan también otras sustancias, es difícil determinar el impacto del cannabis en sí; sin embargo, las autoridades y algunos sectores de la sociedad han comenzado a verlo como un problema grave. A pesar de ello, hay pocos servicios disponibles para el tratamiento y la rehabilitación de los consumidores de drogas.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marijuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
0 263 vistas

Por Seshata.- La República de Zambia es un país sin salida al mar situado en el sur de África; tiene clima tropical, una vegetación exuberante y tierras muy variadas, que comprenden desde altas mesetas hasta fértiles valles y llanuras. A pesar de que Zambia ha experimentado varios años de rápida urbanización, hasta el 85% de los 14,3 millones de habitantes del país depende de la agricultura de subsistencia.

El Comercio de Cannabis en Zambia

Zambia es uno de los países más empobrecidos del planeta, y el nivel de vida de los sectores importantes de la población rural está disminuyendo. Como resultado, la producción de cannabis en Zambia ha alcanzado niveles sin precedentes: los agricultores eligen el cannabis antes que los cultivos tradicionales, como el sorgo, el maíz y el arroz, ya que su precio de mercado es mucho mayor. Además, como la presencia policial en el campo es escasa, apenas hay riesgo de ser descubiertos y arrestados.

Otro factor que influye directamente en la decisión de los agricultores de cultivar cannabis en lugar de maíz son las dificultades procedimentales existentes dentro de la Agencia de Reserva de Alimentos (Food Reserve Agency, FRA). Fundada en 1996, la misión de la FRA es mantener una reserva nacional de alimentos, estabilizar el mercado del maíz del país y asegurarse que se compra a los numerosos agricultores de las zonas desfavorecidas. En 2009, la FRA no pudo pagar a los agricultores del maíz previamente encargado, y muchos se vieron obligados a cultivar cannabis, un cultivo de rápido crecimiento, con el fin de compensar el déficit de la temporada.

Las explotaciones de cannabis en Zambia suelen ser a pequeña escala, a pesar de que han surgido iniciativas comerciales mayores en los últimos años. Las áreas donde se concentra más el cultivo son Chiundaponde y Muwele en la Provincia del Norte, y Lubungu y Kamwengo en la Provincia Noroccidental.

La mayor parte del cannabis que se produce en Zambia se destina a la venta en el propio país, aunque se transporta un poco a nivel regional y otra pequeña cantidad se envía por vía aérea a Europa, sobre todo a los Países Bajos y al Reino Unido.

Historia y Uso Cultural del Cannabis en Zambia

Al igual que ocurre con la mayoría de los países de África del sur, es probable que el cannabis se haya introducido en los pueblos indígenas de Zambia, en algún momento entre el siglo X y el XV, después de haber sido transportado a la costa sureste de África por los comerciantes árabes y portugueses que llegaban de Asia.

Marihuana Zambia
La fértil Provincia del Norte de Zambia tiene muchas plantaciones ilegales de cannabis ocultas en sus frondosos bosques y praderas (CIFOR)

El cannabis es, con mucho, la droga más utilizada en Zambia, y es la única que se produce en el país. Las variedades sativa que se han establecido son famosas en toda la zona, y se parecen en aspecto, sabor y efecto al tipo de Malaui sativa predominante.

En la actualidad, el cannabis se puede comprar fácilmente en muchas zonas urbanas, incluida la capital, Lusaka; debido a su condición ilegal, cualquier transacción debe llevarse a cabo discretamente y siempre deben rechazarse las ofertas de cannabis no solicitadas. El cannabis se suele comprar en bolsas de 3 a 7 gramos, que pueden costar entre 5 y 10 $ (3,74 – 7,48 €) en función del peso y de la calidad.

Legislación y Política Internacional

El organismo principal de la autoridad en materia de política de drogas en Zambia es la Comisión de Control de Drogas (Drug Enforcement Commission, DEC); la mayor parte del trabajo de la DEC se centra en intentar prohibir el cannabis. Sin embargo, su presencia es desigual en las zonas rurales, donde tiene lugar la mayoría del cultivo de cannabis. Por otra parte, la corrupción y la escasez de fondos y de mano de obra reducen en gran medida su eficacia general.

Desde la década de los 90, se han sucedido las actividades de erradicación y la confiscación de tierras, y en 2008, la DEC empezó a aumentar ligeramente su presencia en las zonas rurales, dando lugar a un incremento significativo de las incautaciones y de los arrestos en 2009. Ese mismo año, la DEC comenzó a publicar estadísticas sobre las plantas y semillas de cannabis, así como sobre la marihuana.

La DEC no coopera directamente con las iniciativas de la política en materia de drogas de Estados Unidos en Zambia, aunque el Gobierno de EE.UU. sí proporciona entrenamiento a los agentes del orden de Zambia, incluidos los que pertenecen a la DEC. Zambia forma parte de la Convención de Drogas de las Naciones Unidas de 1988, de la Convención sobre Sustancias Psicotrópicas de las Naciones Unidas de 1971 y de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. También participa en la Cooperación para el Desarrollo del África Meridional (SADC) y en la Cooperación de los Jefes de policía del África meridional (SARPCC).

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

Los arrestos por cultivo, venta y tráfico son frecuentes y van en aumento: entre enero y septiembre de 2009, se realizaron 2.283 arrestos relacionados con drogas, lo que llevó a 808 condenas; las incautaciones durante el mismo período ascendieron a 33 toneladas métricas (TM) de marihuana, en comparación con las 32 toneladas de todo el año anterior. También se incautaron en ese período 3 TM de plantas y 33 kilogramos de semillas; el total de marihuana incautada en 2009 fue de 38,2 TM.

De acuerdo con Ley de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas (1993), la pena por tráfico de drogas ilegales, entre las que se incluye el cannabis, es de hasta a veinticinco años de prisión; las penas máximas por posesión, cultivo y consumo de cannabis son de quince, diez y cinco años más de prisión, respectivamente.

Postura Actual hacia el Cannabis en Zambia

Cannabis en Zambia
Algunos de los paisajes más impresionantes de África se ubican en la empobrecida Zambia (Richard Mortel)

Mientras que el uso de cannabis está muy extendido en Zambia desde hace mucho tiempo, el reciente y rápido aumento del consumo entre los jóvenes – tanto en las zonas urbanas como en las rurales – han llevado a las autoridades del gobierno y a las tribales a tomar una postura firme en contra de su cultivo, venta y uso.

Se cree que al menos el 75% de todos los pacientes psiquiátricos de Zambia se encuentran en esa situación como resultado del abuso de las drogas, incluido el de cannabis. Por este motivo, el consumo de cannabis está mal visto por muchos sectores de la sociedad, y apenas se tiene conocimiento de la gran cantidad de investigaciones realizadas al respecto, que sugieren que el cannabis no es responsable de las enfermedades mentales.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marihuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata.

Fuente Sensi Seeds

 

por -
0 207 vistas

 Por Seshata.-  La República de Angola es un país costero del suroeste de África que cuenta con una población de alrededor de 19 millones de habitantes. Angola es una antigua colonia portuguesa que se independizó en 1975 y en la que, inmediatamente después, estalló una guerra civil que duró hasta 2002. La pobreza afecta a Angola de manera generalizada y, hoy en día, el cannabis es un producto básico importante para muchos.

Legislación y Política Internacional

Actualmente, las autoridades angoleñas no consideran que el comercio de narcóticos ilegales sea una prioridad, ya que no ha causado agitación económica, social o revueltas políticas importantes; sin embargo, la violencia relacionada con el tráfico ocasional ha provocado unas cuantas muertes, por lo que la sociedad angoleña está cada vez más preocupada al respecto.

Las autoridades han comenzado a tomar medidas para combatir el próspero comercio de cannabis en Angola: en 2001, se quemaron públicamente 300 kg de hierba de cannabis como parte del Día Internacional de la Lucha contra la Droga. A nivel interno, la policía está incrementando las medidas para detectar drogas en el Aeropuerto Internacional de Luanda, uno de los principales puntos de entrada al país. Angola también ha propuesto a las Naciones Unidas que se establezca una alianza internacional de países para cooperar en la lucha contra los traficantes de drogas; las autoridades angoleñas creen firmemente que la única manera de combatir el tráfico de drogas es realizando un esfuerzo a nivel internacional.

El principal organismo con autoridad en política de drogas en Angola es el Comité Interministerial de Lucha contra las Drogas (Comité Interministerial de Luta Anti-Droga, CILAD). Recientemente, se han añadido nuevas unidades caninas a sus operaciones contra el narcotráfico; además, la policía de Angola ha recibido formación y otro tipo de ayuda por parte de los grupos antinarcóticos de Estados Unidos. La policía angoleña trabaja en colaboración con INTERPOL, así como con las autoridades brasileñas y portuguesas, y participa en la Organización para la Cooperación de los Jefes de Policía del África Meridional (Southern African Regional Police Chiefs Cooperation Organization, SARPCCO).

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

Se producen con relativa poca frecuencia arrestos relacionados con las drogas en Angola. En el período comprendido entre enero y septiembre de 2011, fueron detenidas 1.115 personas por posesión o consumo de drogas y 115 por tráfico de drogas. No se dispone de datos que ofrezcan el número exacto de arrestos relacionados con el cannabis. La mayoría de los traficantes detenidos en Angola son nativos del país, pero ocasionalmente se detiene a personas de Brasil, Nigeria, Sudáfrica, Portugal y también del Congo.

Las sanciones para los delitos de drogas pueden ser graves y se pueden llegar a imponer condenas de prisión obligatoria. Además de las penas de prisión, a los delincuentes que cometen infracciones relacionadas con las drogas se les puede sancionar con multas. No obstante, la pena de muerte no se utiliza en Angola, después de haber sido abolida oficialmente en 1992.

El Comercio de Cannabis en Angola

Cannabis Angola
La capital de Angola, Luanda, es el centro neurálgico del tráfico en el país

El principal punto de entrada de drogas en Angola es el aeropuerto internacional de Luanda, la capital del país, aunque los envíos también pueden llegar por barco. El cannabis se suele transportar a Angola desde Sudáfrica, mientras que la cocaína llega desde Brasil.

El cannabis se produce principalmente para el consumo interno, aunque se exporta una parte; antes de la independencia, en 1975 (y la posterior guerra civil), se vendía cannabis a los barcos que pasaban de visita por el puerto de Luanda. Durante la guerra civil, la economía y las infraestructuras quedaron destruidas y el comercio de cannabis no se pudo mantener.

Sin embargo, el clima de Angola es muy adecuado para su cultivo, y a medida que el país es poco a poco más estable, son muchos los que esperan que el comercio de cannabis se expanda. El cannabis crece bien en la región montañosa central de Angola, así como en el este y noreste del país, donde abunda su cultivo.

Uso Cultural del Cannabis en Angola

Cannabis en Angola
La inestabilidad económica y las insuficientes infraestructuras de Angola suponen que mucha gente pobre de las zonas rurales depende del cannabis para aumentar sus ingresos (Malcolm Manners)

Los nativos de Angola llevan cientos de años utilizando el cannabis. El término local para cannabis en Angola esliamba (y ocasionalmente diamba o riamba), cuya raíz puede provenir originalmente del portugués. La etimología de riamba y liamba también puede estar relacionada conchamba, la palabra usada en Malaui, que puede a su vez proceder del sánscrito bhanga. Otra palabra para cannabis, ma’kafia, proviene de un dialecto bantú que se habla en el norte de Angola.

Angola tiene una larga historia de uso del cannabis – se cree que el cannabis llegó al país antes del siglo XV y que, originalmente, fueron los comerciantes portugueses y africanos los que lo trajeron desde Asia, a través de África del sur, desde Mozambique, Malaui y otros países africanos de la costa este.

Se cree que los esclavos angoleños fueron los primeros en llevar el cannabis a Brasil en el siglo XVI, a bordo de los barcos de esclavos portugueses que repoblaban el Nuevo Mundo con una mano de obra a la que se podía obligar a realizar arduas tareas, más fácilmente que a los orgullosos indios indígenas. En Brasil, el cannabis fue incorporado rápidamente a las prácticas espirituales, religiosas y recreativas de la nueva cultura emergente. Las palabras brasileñas más modernas para cannabis se derivan de los términos angoleños: se cree quemaconha deriva de ma’kafia, y liama ​​y diamba se incorporaron al léxico brasileño con poco o ningún cambio.

En 1857, Livingstone señaló que las autoridades portuguesas “consideraban un delito” el que los esclavos de Angola usaran cannabis; en la década de 1920, a los viajeros europeos de visita en Angola les llamó la atención el uso de pipas de agua, coloquialmente conocidas comomutopa, que servían principalmente para fumar cannabis. Las pipas de agua utilizadas en Angola suelen hacerse con una calabaza (un tipo concreto de calabaza) a la que se le perforan unos agujeros en la parte superior y lateral para acomodar una boquilla y un cuenco. Por otra parte, las pipas de agua angoleñas se pueden hacer con un gran trozo de cuerno de ganado ahuecado.

Postura Actual hacia el Cannabis en Angola

En la actualidad, son principalmente los estudiantes y los desempleados los que utilizan cannabis en Angola; los consumidores tienen por lo general entre 18 y 48 años. Junto con la cocaína y el alcohol, el cannabis es una de las drogas más consumidas, aunque no existen estadísticas específicas sobre los efectos del consumo de cannabis en el país.

Las autoridades angoleñas están constantemente promoviendo campañas de sensibilización contra las drogas entre la población; sin embargo, el análisis más reciente sobre la prevalencia del consumo de cannabis en Angola llegó a la conclusión de que la tasa de uso es sólo del 2,1%, muy inferior a la tasa de prevalencia mundial del 5,8%.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas – por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marihuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
0 193 vistas

eritrea_2013_by_m_aljabarty-d5lj0s6

Por Seshata.- El Estado de Eritrea es un pequeño país costero en el Cuerno de África, que limita con Sudán, Etiopía y Yibuti. La pequeña población de Eritrea, de apenas seis millones de habitantes, depende en gran medida de la agricultura y el cannabis se está convirtiendo en un cultivo cada vez más importante.

Legislación y Política Internacional

El cannabis es ilegal en Eritrea, como es el caso de la mayoría de los países africanos, sin embargo, la corrupción policial incontrolada y la pobreza han llevado a una situación en la que los casos de posesión de cannabis suelen utilizarse como excusa para exigir sobornos ilegales y cobrar multas. El sistema judicial de Eritrea no está preparado para hacer frente a la delincuencia a gran escala, sea ésta de la naturaleza que sea. De este modo, los traficantes pueden aprovechar las rutas de transporte, tanto marítimo como terrestre, sin riesgo sustancial de ser arrestados.
No obstante, el gobierno de Eritrea reconoce que el tráfico ilegal es cada vez más frecuente (se entiende que la trata de seres humanos es un problema mucho mayor), desde que la nación se independizó de Etiopía en 1991 y ha estado intentando abordar el problema en la plataforma internacional.

En 2012, la delegación de Eritrea habló en una reunión de la Asamblea General de la ONU sobre la trata de seres humanos y el tráfico de estupefacientes, afirmando que si bien el país actualmente lleva a cabo una política de tolerancia cero hacia los traficantes, hace falta una mayor cooperación regional y más ayuda internacional para combatir el problema de manera más efectiva.

Arrestos y Condenas relacionadas con el Cannabis

EritreaDebido a la extrema inestabilidad y a la agitación económica, hay muy pocas estadísticas disponibles sobre los arrestos y las condenas relacionadas con el cannabis en Eritrea. Aunque los casos de posesión suelen resolverse mediante multas y sobornos, también es posible que se dicten sentencias a prisión. Las condenas por trata de personas pueden ser severas e incluir largas penas de prisión, multas importantes y la confiscación de bienes. La política en materia de drogas es estricta – el khat, estimulante a base de hierbas, también está prohibido en Eritrea, algo inusual en una nación africana.

Los extranjeros arrestados en Eritrea tienen derecho a solicitar que su embajada sea informada del incidente y del proceso bajo los términos de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. Sin embargo, estas peticiones generalmente no se aceptan. Al no considerarse Eritrea un país seguro para que los extranjeros viajen, se recomienda precaución extrema si se intenta obtener cannabis allí. De todos modos, si se puede encontrar un proveedor fiable y seguro, se puede comprar cannabis de buena calidad por alrededor de 100 $ por 30 gramos.

El Comercio de Cannabis en Eritrea

Al igual que gran parte de la costa oriental de África, los puertos de Eritrea son cada vez más importantes a lo largo de las rutas de contrabando de heroína y cannabis que se originan en el sur de Asia y se extienden por Europa y América. Se piensa que gran parte del aumento en el tráfico de drogas que se ha producido en los últimos años se debe a la afluencia de los hijos de ciudadanos eritreos expatriados, que regresan al país desde Europa y América del Norte.

Se cree que el cultivo en Eritrea está relativamente generalizado, como lo está en toda la zona (sobre todo en la vecina Etiopía), aunque hay pocas pruebas que demuestren el cultivo de cannabis en Eritrea para el suministro comercial a gran escala o para la exportación. Por el contrario, la mayor parte del cannabis que se produce en el país se consume en el propio país y lo cultivan particulares o familias en parcelas a pequeña escala.

La información sobre las incautaciones de cannabis en Eritrea es irregular, aunque las cantidades son sistemáticamente bajas: en 2006, fueron confiscados 7,25kg de marihuana y en 2008, 11,25kg. En 2006, fueron incautadas 1,55kg de plantas, y en 2008, 15,3kg, lo que indica que, si bien el cultivo doméstico y la destrucción de plantas se producen a pequeña escala, podría estar aumentando.

Postura Actual hacia el cannabis en Eritrea

Asmara-source-madote.com_No existe una política estandarizada para el abuso de sustancias en Eritrea, aunque existen procedimientos a través de los cuales los adictos pueden buscar tratamiento en lugar de ser criminalizados. Tampoco hay un sistema nacional de recogida de datos epidemiológicos que determine los patrones de consumo y de abuso de cannabis. Sin embargo, la tasa de prevalencia durante 12 meses (2004) de todos los trastornos sufridos por abusar de las drogas fue del 0,16% para las mujeres y 0,50% para los hombres. Si esto se compara con una prevalencia durante 12 meses del 2.3% en los EE.UU., resulta poco probable que el consumo de cannabis sea un problema importante en Eritrea.

Es importante que se documente tanto la historia como los acontecimientos recientes en todos los países en los que se está produciendo la guerra contra las drogas. Por esta razón, son fundamentales las organizaciones como Hash Marijuana & Hemp Museum en Ámsterdam, ya que intentan reunir todos los datos posibles a través de distintas fuentes fidedignas con el fin de proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual a nivel mundial.

3340d8159f7a60737ca14f994014f3f1Por Seshata

Fuente Sensi Seeds

por -
17 770 vistas

Piggs Peak, Swazilandia.- Este pequeño país sin salida al mar en el sur de África está siendo diezmado por la pobreza y el SIDA. Las abuelas se encuentran para cultivar marihuana para apoyar a su nieto huérfano.

Después de la muerte de sus hijas, Khathazile no dudó en cuidar a sus 11 nietos huérfanos. Esto es lo que todas las abuelas hacen Swazilandia, un país donde la prevalencia del SIDA es la más alta del mundo y que ha dejado un gran número de niños huérfanos de madre. “Dios nos ayude”, profetizó ella.Pero Khathazile cuenta con un seguro en el caso de que  falle la  intervención divina, Swazi oro, una variedad de cannabis con efectos de gran alcance, muy populares en el mercado de drogas florecientes en Sudáfrica para alimentar, vestir y educar a sus  nietos, la anciana la planta en una parcela de terreno situada en el bosque, en la cima de una colina distante.

“Sin ella, nos moriríamos de hambre”, dice, Khathazile que es una de los miles de agricultores de este pequeño reino en el sur de África y que según las organizaciones humanitarias apenas logran sobrevivir mediante la producción de cannabis, una planta relativamente robusta y fácil de cultivar.

Difícil de encontrar un empleo Ella misma no se considera a sí misma como un eslabón en la cadena mundial de grandes productores de drogas duras, como los cultivadores de amapola en Afganistán o coca en América Latina. Sólo pensaba en sus nietos cuando  se puso en marcha con el cultivo después de fracasar en los demás. “Si usted cultiva el maíz o el repollo, los babuinos se lo comen”, dijo ella. Oficialmente, Swazilandia, la última monarquía absoluta de África, se encuentra entre los países de medianos ingresos, pero la extrema pobreza persiste en las zonas cercanas a Piggs Peak , una polvorienta ciudad situada en el montañoso noroeste del país donde es difícil encontrar un trabajo.

Muchos jóvenes emigran a las dos ciudades más importantes, Mbabane ( la capital] y Manzini y a la vecina Sudáfrica para encontar trabajo. Dejan tras de sí un gran número de mujeres de edad avanzada y sus niños. En enfoque de tratamientos de choque sin duda ha permitido doblar la curva de la mortalidad por el SIDA, pero la enfermedad ya ha afectado a casi todas las familias, lo que obliga los hermanos mayores a cuidar a sus hermanos menores y las ancianas abuelas son nueva educación de los niños pequeños. Esto es lo que le pasó a Khathazile.

En el 2007, su hija murió a la joven edad de  24 años, dejando atrás cuatro huérfanos. Dos años más tarde, otra de sus hijas, Spiwe, murió, lo cual le ha valido para tener tres bocas más que alimentar. Mas tarde en julio, fue su hija Nomsa quien falleció, encomendándole a sus cuatro hijos. Khathazile no tuvo más remedio que dar cabida a todas estas personas en una habitación, que consiste en su choza. “Yo no podía salir”, dijo.

Todas las familias como la suya están luchando para llegar a final de mes. “La mayoría de personas dependen de la lluvia para sus cultivos”, dice Tshepiso Mthimkhulu, un funcionario de la Cruz Roja de Swazilandia, con sede en Piggs Peak. “Muchos huérfanos y viudas vienen sólo para sobrevivir.” Hay un mercado de fuentes de ingresos alternativas. Según la ONU, Sudáfrica informó de un aumento en el consumo de marihuana y Swazilandia parece ser un proveedor habitual. En el 2010, este país de sólo 1,4 millones de personas tenían más áreas dedicada al cultivo de cannabis que la India, un país 180 veces mayor.

Sibongile Nkosi, de 70 años, comenzó a cultivar cannabis, incluso antes de que su hija muriera dejando dos huérfanos a su cuidado. Había oído hablar de otras mujeres de su aldea, situada cerca de Piggs Peak y le informaron que esta planta le podía proporcionar una gran cantidad de dinero. “Puse las semillas en el suelo, la cuidé y la regué”, dice acerca de su primera cosecha. “Me permitió alimentar a mis hijos.” Un trabajo agotador , sin embargo, aunque el cultivo de cannabis es una cierta garantía, las abuelas en Piggs Peak están lejos de ser los señores de la droga. En primer lugar, deben encontrar un lugar secreto en medio del bosque, caminando durante horas de su aldea. Luego se debe limpiar una parcela, que es muy agotador incluso para las mujeres acostumbradas al trabajo duro. También tienen que comprar semillas y fertilizantes.

Fuente CourrierInternational (francés)

 

 

por -
0 454 vistas

Zambia.- Un tribunal del país africano de Zambia, ha declarado culpable y ha condenado a un hombre de 24 años de edad a seis meses de prisión con trabajos forzados después de encontrarlo culpable por posesión de marihuana.

El Magistrado Bathromeo  Kaonga del Juzgado de Paz de Siavonga, advirtió a Lucky Shamahoko, que se enfrentaba a un cargo de tráfico de “sustancia psicotrópica” (cannabis) que va en contra de las leyes de Zambia, informó el Times, Lusaka

El tribunal suspendió la pena de seis meses impuesta a Shamahoko, a condición de que él “no cometiese mas  delitos relacionados con sustancias psicotrópicas”.

Shamahoko, de la aldea Machavika “en el área principal Chipepo”  del distrito de Siavonga, fue detenido con marihuana y puesto a disposición de la justicia el 25 de diciembre de 2011.

Cuando el laboratorio de alimentos y medicamentos en el Hospital Universitario de Lusaka analizó la sustancia incautada, se confirmó que se trataba de un peso de2,5 gramosde marihuana, según el tribunal.

Shamahoko admitió la acusación y dijo que él estaba usando el cannabis para el tratamiento de un hermano menor, que tenía un problema en el oído.

Dijo a la corte que su abuela le aconseja el uso de la marihuana como medicina, diciendo que era el mejor medicamento para problemas del oído.

Shamahoko  no estaba engañando  a nadie, dijo, una forma común del uso de la marihuana médica en la antigua Grecia, según dice el  Pequeño Libro Negro de la marihuana,  era preparar un liquido que se extraía  de las semillas de marihuana, mezclándolo y calentándolo con agua y vino y que es muy bueno para tratar las inflamaciones o obstrucciones de oído.

Shamahoko pidió clemencia al tribunal, diciendo que él es un doble huérfano  y tiene que cuidar de sus hermanos.

Sin embargo, el magistrado dijo que este desagradable delito cometido era grave, y recordó a Shamahoko que conllevaba una sentencia máxima de hasta 25 años.

Kaonga magistrado agregó que los “delitos” de posesión de  marihuana iban el aumento en el área.

El juez observó que, teniendo en cuenta la edad del convicto y la pequeña cantidad de marihuana encontrada en su poder, “se decidió darle una segunda oportunidad.”

Si queréis leer la noticia en versión original, aquí

 

Fuente La Marihuana

por -
2 2.195 vistas

El siguiente  vídeo esta editado por un chico de la asociación de ecologistas Ben Magec, que se ha desplazado por los institutos canarios para dar a conocer la situación que se vive en los países del África occidental subsahariana. La canción es de un cantante de reggae de Costa de Marfil, bastante conocido, sobretodo por las numerosas criticas que hace en sus canciones y por sus tendencias rastafaris, motivos por los ha sufrido varios intentos de asesinato. Las imágenes pueden herir tu sensibilidad.

httpv://www.youtube.com/watch?v=pj0Y41La43Y

La canción de título, Plus Rien Ne M’Etonne (Ya nada me asombra), es interpretada por Tiken Jah Fakoly y Amparanoia.

Tiken Jah Fakoly, de nombre Doumbia Moussa Fakoly, es un cantante de reggae de Costa de Marfil. En sus títulos habla de muchas de las injusticias sociales que se cometen en el mundo, como la discriminación y la pobreza. También habla sobre las falsas promesas que hacen los políticos. Sus creencias de inclinacion claramente rastafari fueron motivo de varios intentos de asesinato por parte de la comunidad oriental en la epoca de la españa de charanga y pandereta.

Amparanoia es el nombre del grupo musical de Amparo Sánchez, una de las pioneras de la música de fusión en España, conocida como ‘mestizaje’. Esta artista nacida en Alcalá la Real (Jaén) emprendió en 1996 este proyecto en el barrio madrileño de Lavapiés.

A continuación os dejamos el vídeo original:

httpv://www.youtube.com/watch?v=iowzq1QtE_I

por -
0 998 vistas

En Junio del año pasado Ruanda dio los primeros pasos para permitir el cannabis con fines estrictamente médicos, el primer país de África que lo hace.

La propuesta de ley establece que el cannabis sólo se administre en instituciones sanitarias para el dolor y otras enfermedades graves. El Dr. Richard Sezibera, Ministro de Sanidad, dijo al presentar el proyecto de ley al Parlamento que el objetivo del mismo es contribuir a la protección de la población, mientras que “garantiza que las drogas y sustancias psicotrópicas son exclusivamente para fines científicos y médicos”.

Si el proyecto de ley es aprobado Rwanda se unirá al grupo de países, como Holanda, Israel y Canadá, donde bajo prescripción médica los pacientes tienen autorización a poseer una pequeña cantidad de dicha sustancia para el alivio sintomático de enfermedades crónicas debilitantes como el dolor neuropático y los efectos secundarios de la quimioterapia.

 

Fuente Theeastafrican

Fuente CannabisMedicinal

 

por -
0 10.456 vistas
Swazilandia cannabis

Suazilandia de África no es la Suiza Europea

El Reino de Suazilandia (Umbuso weSwatini en suazi) es un pequeño país sin salida al mar en el sur de África  (uno de los más pequeños del continente), situado en las oscilaciones orientales de los Montes Drakensberg, entre Sudáfrica  al oeste y Mozambique al este. Recibe su nombre de la tribu suazi, una etnia bantú.

Deparados con la crisis agrícola y un sector irrefrenable y creciente de cultivo de marihuana, el reino de Suazilandia del sur africano ahora está considerando la producción de otra forma del cannabis – el cáñamo. El “Oro Suazilandés”, como la marihuana producida localmente es conocida, es un bien valioso, llegando hasta $5.000 el medio kilo en el mercado europeo y con los agricultores de cultivos tradicionales como el algodón y la caña de azúcar pasando por tiempos difíciles a causa de los precios decrecientes, el pequeño cultivo tradicional de marihuana de generaciones está siendo transformado en un importante cultivo rentable en el país económicamente titubeante.

Conocida en la jerga local como “dagga”, la marihuana suazilandesa es consumida localmente y exportada a países vecinos en el sur de África, así como a Europa. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la producción de marihuana en el sur de África generó cerca de 10% de los $142 billones del tráfico global anual de marihuana. En el informe anual sobre las drogas de 2006 de la ONUDD llamaba a Suazilandia como uno de los grandes productores en la región. Los otros grandes productores regionales de marihuana son identificados como Lesotho, Malawi, Sudáfrica, Suazilandia y Tanzania.

“La gente aquí gana cerca de R80 [casi US$11] por una bolsa de 10kg de maíz cuando la venden en el mercado, pero reciben R3.000 [cerca de $405] por una bolsa de 10kg de cannabis si pueden venderla a alguien que va a llevarla para fuera de Suazilandia”, les dijeron los informantes locales al IRIN News Service de la ONU. “Una persona puede cultivar 30 bolsas de 10kg en un año aquí en los montes y usan el dinero para comprarse vacas, muebles, mandar sus hijos a la escuela. Estamos en buena situación porque nuestros padres cultivaron dagga, entonces podemos mandarlos a la escuela, tener ropas y otros beneficios”.

De acuerdo con el Institute for Security Studies (ISS) de Sudáfrica, el cultivo suazilandés de marihuana está siendo integrado en las redes criminales regionales y globales existentes. “Del cannabis que es cosechado, la mejor calidad es destinada para compresión en bloques de uno o dos kilogramos que son contrabandeados vía Sudáfrica y Mozambique a Europa y al Reino Unido”, dijo un informe reciente del ISS sobre el tráfico de cannabis de Suazilandia. “Las redes criminales nigerianas han asumido la posición dominante en el tráfico de cannabis suazilandés durante los últimos años y las ganancias de sus ventas en Europa son usadas para pagar la cocaína comprada en Sudamérica, la cual es contrabandeada entonces a Sudáfrica y demás lugares”.

La policía suazilandesa intenta erradicar los cultivos, pero sin mucho éxito. Aunque el gobierno suazilandés reciba auxilio antidroga limitado de los EE.UU., el apoyo más importante de Sudáfrica ha terminado porque Suazilandia no puede pagar su parte.

Un reportero del IRIN acompañó al director de la unidad antidroga de Suazilandia, el Superintendente Albert Mkhatshwa, en un operativo de búsqueda y destrucción en que una plantación fue quemada. “Esto es sólo dagga siendo cultivada por algunos aldeanos vecinos”, explicó Mkhatshwa. “La fumigaremos con herbicidas y las plantas estarán muertas en un día más o menos, pero si regresamos en un mes, probablemente más será cultivada en el mismo lugar. La gente sabe que no tenemos los recursos necesarios para cubrir toda el área, entonces apuestan que no regresaremos prontamente. La gente ha estado cultivando el cannabis herbal durante largo tiempo en Suazilandia, mucho antes que fuera ilegal”, dijo.

Y si algunos empresarios locales y funcionarios del gobierno hacen lo que quieren, la gente puede cultivar cáñamo también. De acuerdo con el IRIN, el gobierno suazilandés va a permitir la pequeña producción de cáñamo para ver si tiene el potencial de volverse un cultivo económicamente viable.

“Con el cáñamo tenemos una alternativa al algodón, que nos ha decepcionado bastante durante los últimos años. Ha sido en razón de la marihuana que hemos hallado difícil conversar sobre el cáñamo, pero eso está cambiando y estamos empezando a moldar la opinión pública respecto de sus beneficios”, dijo Lufto Dlamini, el Ministro de Empresa y Empleo de Suazilandia. “El gobierno está considerando una propuesta para cultivar el cáñamo y una decisión será alcanzada hasta el fin de este mes. Pero, espero que reciba el permiso de cultivo para fines de pesquisa y, si eso prueba ser exitoso, entonces veremos”, le dijo él al IRIN.

El Dr. Ben Dlamini, 70, ex ministro en el Ministerio de la Educación de Suazilandia, fue uno de los primeros defensores del cáñamo. “El enorme énfasis sobre el cannabis en Suazilandia siempre ha estado en fumarlo y quedarse dopado, pero si fuéramos cultivar el cáñamo comercialmente, ello solucionaría muchos problemas”, le dijo él al IRIN. “Puede ser usado para combustibles, productos textiles, aceites saludables y lociones”, señaló. “La gente está teniendo la idea de que el cáñamo puede ser usado para fines que no sean el fumo, pero el proceso de comprensión es muy lento”.

Fuente Stopthedrugwar

por -
0 1.832 vistas

Un confuso incidente está causando polémica en Uganda, luego de que la policía descubriera una plantación de marihuana en el jardín de un convento de la localidad de Masaka, en el sur del país.

El hallazgo de casi media hectárea de cannabis fue confirmado a la BBC por un jefe policial.

Dos monjas y un portero fueron interrogados.

Según la prensa local, una de las religiosas habría explicado que las plantas eran usadas para tratar animales de granja, como cerdos.

El comandante regional Emmanuel Muhuirwe le indicó a la BBC que sólo el portero fue detenido, pero posteriormente se le otorgó libertad bajo fianza.

“Furiosas”

El sitio de internet allAfrica.com indicó que la marihuana estaba escondida en medio de una plantación de plátanos.

De acuerdo al sitio, las monjas se estaban furiosas porque la policía entró al convento sin permiso

Pero esa información fue desmetida a la BBC por Muhuirwe, quien aseguró que el edificio religioso estaba separado del jardín en que se produjo el hallazgo.

Uganda es el mayor productor de marihuana del este de África.

En el último año, las autoridades han intensificado una campaña para hallar y erradicar cultivos ilegales.

Fuente BBCMundo

por -
0 2.291 vistas

africaEn este continente es considerado un medicamento muy versátil, se utiliza para todo: insomnio, disentería, lepra, caspa, males de ojo, enfermedades venéreas, jaquecas, tosferina, oftalmia y hasta tuberculosis.

También se considera un tónico cerebral, antihisterísmo, antidepresivo, potenciador de deseos sexuales sinceros, fuente de coraje y longevidad.

El cáñamo esta muy difundido en la zona del Congo; las hojas frescas se fuman en pipas rudimentarias a las que se añaden carbones al rojo. Las hojas y las semillas son embaladas en cartuchos grandes y largos, cubiertas con cortezas de árbol.

La secta de los Bantúes tenían cultos Dagga secretos, que creían que los dioses enviaron a la tierra el cannabis sagrado. Dagga significa “Cannabis”. En estas sociedades el uso de marihuana era exclusivo de los líderes.himba

Los pigmeos, los zulúes y los hotentotes creían que era la medicina indispensable para tratar la epilepsia, los calambres y la gota. También lo utilizaban como sacramento religioso.

En Angola, los tjivokve fuman las hojas en público, mientras que los ngangela, que pertenecen al mismo grupo lo hacen en secreto.

En 1870, el jefe Kalamba-Moukenge, para asegurar su poder sobre las distintas tribus recientemente sometidas para luchar contra el invasor inglés, hizo quemar públicamente los diferentes ídolos tradicionales, sustituyéndolos por un ritual único basado en el consumo colectivo de riamba (cáñamo).

Los seguidores del nuevo culto se llamarán Bena-Riamba (“hijos del cáñamo”) es como una especie de gran secta o un culto en el que su ideología es de corte comunista agrícola.

Cuando viajaban no llevaban consigo armas sino pipas. Fumaban dando grandes caladas lo que luego les producía tos espasmódica y grandes colocones.

Fuente CannabisMedicinal