Etiquetas Posts etiquetados con "Francia"

Etiqueta: Francia

por -
0 101 vistas

La regulación del mercado del cannabis generaría decenas de miles de puestos de trabajo y jugosos ingresos fiscales, según un estudio presentado por experto.

Si Francia regulase el cannabis y el mercado legal absorbiese esta industria ilegal, ¿que se podría esperar? Fue la pregunta que le hicieron al profesor de la Escuela de Economía de París y Director de Estudios en la EHESS, Pierre-Yves Geoffard, hace unos días en Le Havre durante las jornadas nacionales de la Federación de Adicciones .

El economista presentó los resultados de un estudio realizado por el mismo. Extrapolando las grandes precauciones y los potenciales parámetros variables, su estudio destaca los beneficios que se esperarían con la regulación del cannabis en Francia.

En primer lugar, la creación de puestos de trabajo: 200.000 de una amplia gama y que absorbería parte del paro. También podría redirigir gran parte de su mercado negro (distribuidores, repartidores, miradores …) a la industria legal. “La respuesta mermaría las redes criminales que existen en los barrios desfavorecidos.”

Los ingresos fiscales, por un lado llegarían por las contribuciones sociales de los puestos de trabajo, además de los impuestos sobre los productos vendidos que generarían 1.340 millones de euros al año, según los cálculos el economista. Los impuestos especiales – impuestos sobre el consumo – su cantidad podría determinarse en función de la cantidad de THC del producto ( como ocurre actualmente con el vodka en comparación con el vino “) que ayudaría a la Seguridad Social. En la actualidad se reciben 15 mil millones de euros por la venta de tabaco y alcohol en Francia. ¿Cuántos potencialmente podrían llegar con el cannabis?

“Todo el dinero de este sector podría utilizarse para otros usos como la prevención y políticas de salud pública para reducir los riesgos”, dice Pierre-Yves Geoffard. La regulación también ahorraría los gastos efectuados por la represión del consumo. De las 216.000 detenciones anuales en Francia relacionadas con las drogas, el 80% es solo por su uso.

Estas pistas ya se mencionan  en el informe de Terra Nova de la legalización del cannabis .

Se defiende el modelo de regulación, mientras que se censura la prohibición y su ineficiencia en términos de seguridad, sociales, de salud, así como económico. Porque sin duda, el problema va más allá de los números y de los ingresos, tan jugosa como lo son.

por -
1 155 vistas

Francia introducirá una nueva ley a final del año para suavizar los castigos por consumo de cannabis, según las nuevas autoridades.

La legislación, una promesa clave del presidente Emmanuel Macron en su campaña electoral, terminará con las penas de prisión para los consumidores de marihuana.

Pero los cambios no llegan a la despenalización del consumo de la marihuana, de acuerdo con el portavoz del Gobierno Christophe Castaner .

Francia es uno de los países de la media docena que hay en la UE que aún criminaliza el consumo de cannabis, en contraste con Portugal.

Actualmente los capturados usando el cannabis en Francia se enfrentan hasta un año de cárcel y una multa que puede llegar a los 3.750 euros.

Castaner dijo que el promedio por delitos de drogas ocupa seis horas del tiempo de la policía, y lo mismo para los jueces.

“¿Es eficaz el sistema? No “, dijo. “Lo que es importante hoy en día es ser eficiente y, sobre todo, para liberar tiempo a nuestra policía para que pueda centrarse más en cuestiones esenciales.”

Patrice Ribeiro , de la Unión Policías de Francia, apoya los cambios propuestos.

“Es una buena idea que se tenga en cuenta la realidad”, dijo. “La mayoría de los agentes de policía que detienen a los consumidores les dicen que tiren el porro lejos y luego los dejan ir.”

Uruguay y un puñado de estados de Estados Unidos, especialmente los de la costa oeste, han legalizado el uso recreativo del cannabis.

El consumo de cannabis sigue siendo ilegal en la UE, pero se ha despenalizado – los delincuentes cometen una ofensa civil y no un delito y, a menudo son multados o determinado su rehabilitación – en Portugal, España (sólo en lugares públicos), Luxemburgo, Bulgaria, Estonia, Letonia y Lituania.

por -
0 176 vistas

En Francia varios cientos de personas se manifestaron en París por “otras políticas de drogas”. Tienen la esperanza de que el próximo jefe de Estado aprovechará el tema, basándose en el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Entre música rap y reggae, la concentración pacifica estaba compuesta además de por muchos jóvenes, también de personas con enfermedades, militantes para el uso de cannabis con fines terapéuticos y mucho más. La manifestación partió poco después de las 15 horas de la plaza de la Bastilla de la Plaza de la Bastilla. Una pancarta que portaban los manifestantes proclamaba: “En todo el mundo despenalización de la marihuana y autoproducción de cannabis terapéutico. Otra política de drogas es posible” “. Este año, la marcha se adelantó al interponerse entre las dos vueltas de la presidencial.

“En el 2012, hubo una gran esperanza en Francois Hollande, al menos para que abriese un debate en el plano europeo, pero careció de valor y traicionó a su electorado”, dijo Farid Ghéhiouèche, uno de los organizadores de la Marcha y fundador de cannabis sin fronteras, interrogado por la AFP. Unos días antes de la segunda vuelta de la elección presidencial, el activista comparó al candidato del Frente Nacional y a su rival de En Marche: Marine Le Pen, quiere reforzar la represión, Macron, rima con la legalización, final de la represión, y más consultas. Espero que encarne lo que Justin Trudeau encarna en Canadá. ”

El gobierno del primer ministro canadiense Justin Trudeau quiere que se legalice el cannabis en julio de 2018. Canadá ya hpermite el uso de cannabis con fines médicos desde el 2001.

El programa de Emmanuel Macron ofrece un vuelo sencillo para el uso y la posesión de cannabis. “Si se dirige hacia una contravención, que será un buen esfuerzo, pero si ha de ser eficaz, hay que ir hacia la legalización”, dijo Farid Ghéhiouèche.

El cannabis está prohibido en Francia desde 1970, con un máximo de un año de prisión y 3.750 euros de multa. En la práctica, aunque el encarcelamiento para su uso es excepcional, aún continúa. En el 2014, 17 millones de personas reportaron usar cannabis en su vida y 700.000 lo consumen diariamente, según el Observatorio Francés de las Drogas y Toxicomanías.

por -
0 130 vistas

Francia.- Cuatro de los cinco principales candidatos para las  elecciones presidenciales francesas apoya la relajación de las leyes de marihuana en el país.

Bajo la ley actual aprobada en 1970, cualquier droga ilegal conlleva el riesgo de una condena de un año de prisión y una multa de hasta 3.750 euros.

Sin embargo  el cannabis  sigue siendo una de las drogas ilegales más populares en Francia, con el 47 por ciento de los jóvenes de 17 años de edad diciendo que lo han probado, de acuerdo con una reciente encuesta del Observatorio Francés de las Drogas y las Toxicomanías.

El centrista Emmanuel Macron , que en la actualidad encabeza las encuestas para la primera ronda de votaciones del 23 de abril, y el candidato de la derecha Francois Fillon, dijeron que la policía deben emitir advertencias y multar sobre el terreno el consumo de cannabis.

Estas medidas pueden parecer estrictas, pero en realidad son una relajación de la ley actual. La policía ha acogido las propuestas, diciendo que reducirá el tiempo de la corte y el papeleo por un delito que en muchos casos la policía hace la vista gorda.

Los candidatos de la izquierda Jean-Luc Mélenchon y Benoit Hamon han dicho que el cannabis debe ser legalizado, mientras que sólo Marine Le Pen , del ultraderechista Frente Nacional, se opone a cualquier cambio en la ley.

“Es una idea completamente loca. En cambio, debemos utilizar todas las fuerzas a nuestra disposición para luchar contra las drogas y los traficantes,” dijo el director de la campaña presidencial de la señora Le Pen, David Rachline, a radio France 2 en octubre.

Hasta ahora, solamente los partidos más pequeños, como los verdes o los partidos de izquierda además de los comunistas, han dicho que la ley sobre la marihuana debería ser cambiada.

Bajo las propuestas del Sr. Macron, la policía podría emitir advertencias y multas de 100 euros para aquellos pillados fumando en la calle.

Philippe Capon, del sindicato de la policía francesa,  le dijo a Le Monde  que la actual ley había “mostrado sus límites y era relativamente ineficaz”.

“Tenemos que avanzar y ahorrar tiempo y capacidad de fuerza, sin dejar de desarrollar medidas preventivas.”

El Sr. Hamon ha dicho que quiere legalizar el cannabis por completo, con puntos de venta controlados y gravados por el Estado donde los adultos puedan adquirir cannabis.

El Sr. Mélenchon también dijo que el cannabis debe ser legalizado para que puede controlarse mejor. “No me hipócrita. Lo que es hipócrita es decir que está prohibido cuando sabemos que todo el mundo fuma “, dijo en un vídeo publicado en su página web, informó  C-News Matin .

Los recientes cambios en la ley en varios estados de Estados Unidos pueden haber fomentado que los políticos franceses cambien su postura sobre el tema, según Le Monde.

Canadá también ha anunciado sus planes para  legalizar la posesión y consumo de cannabis. En el siglo XIX, los círculos literarios parisinos se reunían para fumar hachís y tomar otras drogas, incluyendo opio. El ‘Club des Hashischins’, que incluía autores famosos como Victor Hugo, Charles Baudelaire y Honoré de Balzac, celebraban reuniones mensuales en un hotel en la Ile Saint-Louis, en el centro de París.

por -
0 146 vistas

Francia.- Cuatro de los cinco candidatos al Elíseo quieren un cambio en la ley. Hasta ahora, sólo los “pequeños” partidos propusieron la infracción o legalización.

El final de un tabú en Francia. Por primera vez en una campaña presidencial, cuatro de los cinco candidatos al Elíseo proponen  cambiar la Ley de 1970, que teóricamente castiga con un año de prisión y una multa de 3.750 euros el consumo de drogas. Emmanuel Macron (En Marche) Y François Fillon (Les Républicains) quieren castigar con multas el mero uso de cannabis, Jean-Luc Mélenchon (La France insoumise) y Benoît Hamon ( Socialistas) van mucho más allá y abogan por su legalización.

Hasta ahora, sólo los “pequeños” partidos como el Partido de la Izquierda radical o ecologistas, se habían aventurado en este terreno. Los candidatos de los partidos conocidos como ” los de gobierno” sintieron que sólo hubo golpes -y acusaciones de laxitud – a tomar . Pero en cinco años, los espíritus parecen haber madurado. Muchos países, incluyendo los Estados Unidos – a nivel estatal, – y pronto Canadá , han iniciado importantes reformas en la materia. Hoy en Francia, a excepción de Marine Le Pen ( Frente Nacional ), el status quo ya no parece sostenible.

Hay que decir que la Ley de 1970 muestra un registro pobre. Barrios enteros están devastados por el tráfico de cannabis. A pesar de la gravedad extrema del texto, en poco más de cuarenta años, el producto se ha convertido en común. Su disponibilidad en el mercado ha aumentado, y su consumo se ha masificado. Cerca de 700.000 franceses son fumadores diarios. En 2014, el 11% de las personas entre 18 y 64 años reportaron haber consumido cannabis al menos una vez durante el último año, según un estudio publicado por la Salud Pública Francia en abril del 2015.

Un nivel de consumo entre los más altos de Europa  y que suena como un fracaso para la policía, gendarmes y agentes de aduanas. “Es una batalla perdida”, considera un oficial de policía judicial. Mientras que 77,6 toneladas de hachís y hierba fueron interceptadas en el 2015, sigue creciendo “interceptamos sólo una pequeña parte de lo que hay . Corremos detrás de algo que nunca va a ponerse al día ” .

Algunos tribunales están cerca de la embolia debido a los casos de “mierda”. De acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Justicia, publicado en marzo, 227.300 personas han ido a juicio en 2015 por violaciónes de la ley de narcóticos. El 10% del total de los casos manejados por el tribunal en el año, un récord. Casi la mitad de estos casos (100 900) se refieren únicamente al uso ilegal de drogas, principalmente cannabis.

Entonces, ¿cómo cambiar la ley para reducir el uso de un producto cuyo consumo precoz puede ser peligroso? Dos escenarios están ahora en equilibrio. No hay consenso en este terreno.

Las infracción

Este es el escenario probablemente más consensuado por el público en general, incluso si se ha rechazado categóricamente a lo largo de los cinco años de Holanda, en nombre de la “necesidad de lo prohibido” . Aboga por una “disuasión proporcionada, inmediata y eficaz” , Emmanuel Macron propone sancionar el uso y la posesión de cannabis con una multa “de al menos 100 euros.” Esto significa la legalización de facto (o despenalización) del consumo. “La persona detenida puede pagar inmediatamente o será llevada a la comisaría de policía por hacer una infracción”, detalla su equipo.

François Fillon restringe aún más la medida. En su programa, dijo, será “castigado sistemáticamente por orden penal (bien) el uso de drogas” para una primera detención por este motivo. “Cuando haya recurrencia, será un crimen, y yo estoy por la tipificación de la trata,”  argumentó durante las primarias de la derecha.

La”infracción” es el escenario que atrae a la mayoría de los agentes de policía. “No sirve de nada satura los servicios de un litigio con la masa y crea procedimientos que requieren mucho tiempo”, dijo Patrice Ribeiro, del sindicato Synergie Officiers . “Estos delitos también terminan en los la basura de los magistrados.  Así, nueve de cada diez veces, cuando un policía se encuentra con un consumidor, le hace tirar su porro y se le ordena salir de los locales . “

El pago de multa es visto como una herramienta eficaz por su inmediatez y disuasión. “Tenemos que evolucionar , ganar tiempo y disposición, mientras que desarrollamos más la acción preventiva” según Philippe Capon, de la unión de fuerzas de paz de la policía-UNSA, para quien “la total represión mostró sus límites y su relativa ineficiencia ” .

“Al dar el poder a la policía, las infracciones serían paradójicamente más represivas que la ley 1970” , es el análisis de Ivana Obradovic, una investigadora del Observatorio Francés de las Drogas y las Toxicomanías. “No va a ser una nueva política en materia de drogas, porque siempre pasarán la mayor parte de la acción con el procedimiento policial,”  añade Jean-Pierre Couteron, Presidente de la Federación de adicción, una estructura que incluye profesionales para la prevención y la reducción del riesgo. “Se trata de una medida a medias que no termina con el hiper-consumo de cannabis en Francia. “

Los magistrados también muestran su reserva, incluso reacios. “Si el uso es susceptible a una sola infracción, privaríamos a la corte de una herramienta en la lucha contra el tráfico”, dice Jacky Coulon, el secretario nacional de la Unión de Magistrados (USM mayoría) . Según él, si la policía ya no puede poner a los consumidores en custodia, el teme “una pérdida de información útil para rastrear los canales.”

La Legalización

El otro escenario, controlando y legalizando el cannabis, lo convertiría en un producto comercial y regulado tal como el tabaco . Esto es lo que se hace en Uruguay . Para reducir el consumo de drogas, Benoît Hamon propone legalizar el uso de cannabis para adultos, supervisando su distribución, pasando a través del estado “secando la fuente del tráfico“, y reasignando los 568 millones ahorrados en la represión a la prevención. Esto es, más o menos, lo que también cuenta con Jean-Luc Mélenchon. Un escenario que produciría más de 2 mil millones de euros al Estado, estimó el grupo de expertos de Terra Nova en 2014.

Los jueces están muy divididos. Si la USM se opone firmemente a la autenticación, el Sindicato de la Magistratura es favorable. Katia Dubreuil, su secretario nacional, también es “la única manera de sostener una política pública de prevención eficaz” . En cuanto a la policía, no están dispuestos, por temor a que la totalidad o parte de la red se transfiera a otro tipo de tráfico o desarrollo de un intento de contrabando. “Los desafíos económicos son tales que mantendrían el tráfico, proporcionando, por ejemplo, el THC [el ingrediente activo] más potente” , teme Céline Berthon, de la Unión comisarios de la Policía Nacional.

“La legalización reducirá el riesgo de daño por cannabis,” dice por su parte Amina Benyamina, jefa del departamento de psiquiatría de la adicción en el Hospital Paul Brousse en Villejuif (Val-de-Marne). La Academia de Medicina sigue oponiéndose a cualquier cosa que ayudaría a “animar a la banalización del uso de este medicamento,” muchos médicos como el neumólogo Bertrand Dautzenberg, aseguran hoy que, “en conjunto, en términos de salud, la legalización regulada tiene más virtudes que la ineficaz prohibición”.

El cannabis según los candidatos, legalización o no

La sanción por infracción del consumo de cannabis en los programas de varios candidatos. La imposición de multas a los usuarios de drogas, François Fillon ve una manera de luchar más eficazmente contra ellos. Emmanuel Macron defiende la misma medida. Por su parte, Jean-Luc Mélenchon quiere castigar la infracción por el uso de narcóticos, pero legalizar el cannabis. Benoît Hamon promete legalizar el cannabis y supervisar su distribución a sí “matar la fuente del tráfico” . Marine Le Pen, por último, no menciona el tema en su programa.

por -
1 122 vistas

Dentro del partido socialista francés, Benoît Hamon pertenece a la facción más cercana a los jóvenes y cree que la legalización del cannabis restará a los narcotraficantes poder adquisitivo. Según los sondeos, van en aumento sus posibilidades a la candidatura socialista a la Presidencia francesa.

La legalización del cannabis en Francia

“Me légaliserai cannabis y yo encadrerai distribución.” Benoît Hamon quiere “matar al tráfico en la fuente y proteger a nuestros ciudadanos de las prácticas del distribuidor” . “Voy a utilizar los 568 millones de euros anuales dedicadas a la represión de la prevención y la información sobre los riesgos asociados a dicho consumo. Más que nunca, la prevención debe estar en el centro de nuestra política de salud pública. Nos debe invertir todo posible relevo para informar al público de los riesgos asociados al consumo de drogas “, dijo.

Un político con aire fresco y renovado

Benoît Hamon, es un exministro francés que no está muy contento con la deriva liberal de los socialista franceses y representa a la izquierda innovadora francesa que también aboga por una renta básica universal.

El político de 49 años, es muy cercano a las ideas de los jóvenes de las grandes ciudades francesas. Es un ferviente defensor de la ecología, la legalización del cannabis y de unas políticas penitenciarias mas suaves y cortas.

Nació en la población bretona de Saint-Renan al norte de Francia y es conocido por su defensa de una renta universal para los ciudadanos franceses de 750 euros mensuales.

En las últimas semanas esta cogiendo mucha fuerza en su lucha contra sus contrincantes políticos del mismo partido, Manuel Valls y Ar-naud Montebourg. Muchos jóvenes franceses están virando hacia este político que defiende muchos de sus intereses y que parece contrarrestar el aumento de popularidad del social-liberal Emmanuel Macron y de la ultraderechista Marine Le Pen.

Los sondeos últimamente le son favorables para la candidatura socialista a la presidencia de estado francés y  aumentando. Estas votaciones se celebrarán en los meses de Abril y Mayo.

En los años 90, fue el primer presidente de las juventudes socialistas francesas y posteriormente paso a ser el asesor del líder socialista del momento Lionel Jospin. En el Gobierno del socialista Francois Hollande ocupó el puesto de responsable de Consumo y más tarde Ministro de Educación.

Benoît Hamon tiene dos hijos con la alta ejecutiva de origen danés Benoît Hamon.

En el discurso que ofreció el pasado domingo en Paris y que estaba repleta de jóvenes, el candidato dijo a sus seguidores que habían mandado “un claro mensaje de renovación” y de “esperanza”.

“Lo que hay que hacer es cambiar el modelo de desarrollo. Poner en marcha la conversión ecológica como nuestra prioridad económica”, abogó.

por -
0 181 vistas

A falta de ocho meses para llegar a las elecciones presidenciales francesas , el cannabis es un invitado de honor en el discurso de los candidatos, y un tema de intensa controversia entre el electorado francés.

El debate político en esta cuestión sería sobre una hipotética” legalización completa o una mera despenalización

La legislación europea se hace eco de la ley internacional de restricción de consumo de estupefacientes, aunque los países pueden elegir si desean o no sancionar su uso. Ese detalle ha dado lugar a formas bastante peculiares a bailar alrededor de la ley, o entre las dos alternativas.

Despenalización significa que el uso o la posesión de cannabis no es un delito, pero la producción y comercialización siguen fuera de la ley, como en los Países Bajos

La legalización de la marihuana la pone al mismo nivel que el tabaco. Se levantaría la prohibición del uso, producción y distribución. El estado reemplazaría el mercado clandestino, que regula tanto la demanda mediante la exclusión de ciertos consumidores, como los menores. Así como la comercialización a través de comercios autorizados y controlados.

Ninguno de los miembros de la Unión Europea ha legalizado la marihuana por completo. España, Alemania, Portugal y los Países Bajos, entre otros, han torcido sus leyes de tolerar y enmarcar el uso y la venta de pequeñas cantidades a través de dispensarios especiales, tiendas de ocio (coffee shops) y clubes.

También existe “una especie de” despenalizado o “semi legalizado” en la República Checa, Bélgica, Dinamarca, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Croacia y Eslovenia, donde las multas son más ligeras, se acepta la posesión de cantidades personales y la legislación esculpe la diferencia entre drogas “duras” y “blandas”.

La República Checa, por ejemplo, aprobó una ley en el 2010 que despenaliza la posesión de estupefacientes en pequeñas cantidades. El resto sigue siendo ilegal.

Alemania tiene un régimen “especial” de tolerancia que convierte a las leyes del país como los más laxas, a pesar del hecho de que la posesión todavía está prohibida. Se espera que este año el país aprobará licencias para vender cannabis con fines terapéuticos.

En el 2001, Portugal se convirtió en el primer miembro de la UE en despenalizar el consumo personal de marihuana, aunque sigue siendo el cultivo penado, incluso si el cultivo es para uso personal. La venta, también, sigue siendo ilegal.

Los análisis de la legislación portuguesa son positivos: El consumo de drogas ha aumentado ligeramente entre los adultos y ha disminuido marcadamente entre los jóvenes.

En Italia, que algunos predicen que será el próximo país europeo y el segundo en el mundo después de Uruguay en legalizar el cannabis, la posesión está prohibida, pero no para uso personal y en pequeñas cantidades.

En España, el cultivo de cannabis en una propiedad privada para el consumo personal de los adultos en un espacio privado es legal. “Los Clubes sociales de cannabis” que organizan esas actividades se cuentan por cientos – más de 300 solo en Barcelona.

Al mismo tiempo, y tan contradictorias como en otras partes, la venta de cannabis siguen siendo ilegales.
Francia y el resto de la UE consideran que el uso de drogas, incluyendo la marihuana, son un delito y su posesión es siempre un crimen, aunque no siempre conduce a la cárcel. Chipre, por su parte, es la más estricta: La posesión puede ser castigada con hasta ocho años de cárcel.

Más del 80% de los franceses piensan que la legislación punitiva actual, entre los más represivas en el continente, siendo ineficaz mientras que el 52% está a favor en algún grado de la legalización y quieren ver el tema debatido durante la campaña presidencial de este año, según una encuesta de Ipsos en 2016.
La agencia de salud pública de Francia informa que 700.000 franceses consumen cannabis diariamente, mientras que 1,4 millones de ciudadanos fuman al menos 10 porros al mes.

“En Europa, 12 de nuestros vecinos han tomado el lado de la despenalización – con fines terapéuticos en Alemania o Rumanía, por ejemplo, o incluso de recreo en los Países Bajos, Italia, España y Portugal,”según Le Point. “Sin embargo, Francia mantiene una ley muy represiva que parece ineficaz. Hoy en día, según el Observatorio Francés de las Drogas y las Toxicomanías, 17 millones de franceses ya han fumado cannabis “.

Cinco de los siete candidatos presidenciales de los partidos de izquierda están a favor de la legalización o la despenalización del consumo de cannabis.

Entre los a favor del debate estarían Benoît Hamon, del Partido Socialista, que está a favor de la legalización, y Nathalie Kosciusko-Morizet del partido republicano de derecha, que opta por la despenalización.

Otros dos candidatos socialistas, Manuel Valls y Arnaud Montebourg, se oponen a una u otra opción.

por -
0 278 vistas

Francia y Canadá tienen el porcentaje más alto de fumadores de marihuana de 15 años de edad, entre 42 países acomodados que han sido encuestados por la Organización Mundial de la Salud, dijo la agencia de la ONU en un informe el mes pasado.

Cuando se trata de vigilar el tema marihuana, Francia está muy lejos de ser el país europeo más relajado o abierto en este tema, por lo que sus resultados llegaron con una sorpresa.

Ámsterdam hace alarde de sus coffee shops de cannabis, Barcelona de sus clubes privados, pero ni los Países Bajos ni España se encuentran entre las primeras ocho mejores naciones en las cuales los adolescentes admitieron que habían consumido cannabis en los últimos 30 días, según un estudio basado en datos del 2014.

El quince por ciento de los jóvenes de 15 años de edad en Francia, unos pocos más chicos que chicas, dijeron que habían consumido, con los jóvenes canadienses siguiéndoles de cerca según la encuesta de la OMS
Italia, Suiza y Bulgaria completaron los cinco primeros, con partes de la Bélgica de habla francesa, así como Polonia y Eslovenia en bajas cifras de dos dígitos para los niños, y de un solo dígito para las niñas.

“Los jóvenes en sus años adolescentes son más propensos a consumir cannabis si tienen amigos o hermanos mayores que lo hacen”, encontró el estudio.

La paternidad laxa o su opuesta – “disciplina coercitiva” – también se correlacionan con las tasas más altas de consumo de marihuana.

Llevada a cabo cada cuatro años, la encuesta de la OMS examina el comportamiento de riesgo y la auto-percepción de los jóvenes de 11, 13 y de 15 años en Europa, América del Norte e Israel.

En la encuesta más reciente, Francia ha desalojado a Canadá como nación N º 1 de consumidores adolescentes, subiendo desde el cuarto lugar a lo más alto del podium.
Estados Unidos ocupó el segundo lugar en la encuesta del 2010, pero no fue incluido en la edición más reciente.

Entre los países con usuarios adolescentes el menor dato fue el de Suecia, con sólo un dos por ciento de los quinceañeros diciendo que habían consumido marihuana en el último mes.

“La evidencia científica demuestra que el cannabis es una sustancia perjudicial, especialmente para los niños y jóvenes que la utilizan regularmente”, señala el estudio.

La marihuana es la droga más consumida en Europa, con 14,6 millones de adultos jóvenes que se encendieron un porro en 2014, según el informe.

Una docena de países europeos tienen disposiciones para el uso médico de la marihuana, incluyendo a Austria, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Portugal y España.

por -
0 190 vistas

Invitado BFMTV el lunes, el secretario de Estado de Relaciones con el Parlamento consideró que la despenalización del cannabis merecía “ser discutido”.

El secretario de Estado Jean-Marie Le Guen volvió a abrir el lunes pasado el debate sobre el final de la prohibición del cannabis en Francia y que ya dijo Manuel Valls que estaba “cerrado” el verano pasado.

Entrevistado por BFM TV, el socialista sostuvo que “la prohibición del cannabis en Francia es algo que merece ser discutido” con el fin de “terminar”. “La prohibición no causa disminución del consumo”, también, al mismo tiempo reconoce que “el cannabis es muy malo para la salud pública, especialmente entre los jóvenes.”

“Propongo que el Partido Socialista finalmente diga la verdad: que la prohibición moral prohíbe cualquier cosa y sólo crea una gran cantidad de daños en la sociedad francesa” . Jean-Marie Le Guen, “nuestro país es el que más consume cannabis” y “productos distribuidos por los narcotraficantes, son más peligrosos que en otros países.” Añadiendo que “en nuestros barrios una “contra-cultura” se esta “instalando”. “La situación actual no funciona (…) Tenemos que avanzar”, declaró. Se prevé un consumo “privado” pero estrictamente controlado”

También dijo que se debe detener el trafico de esta sustancia que provee de millones a los suburbios y alimenta la cultura de la ilegalidad. Dejó claro y especificando que era su opinión “a título personal” y no ” como un miembro del gobierno,” Jean-Marie Le Guen siente que este tema será “parte del debate en la próxima elección presidencial”.

El portavoz del Gobierno Stéphane Le Foll, dijo el martes que el gobierno francés “no tiene ninguna pista o trabajo, o pensamiento” en el tema de la legalización del cannabis. “Esa no es la posición del gobierno”, dijo en France 2. “Además,  Le Guen siempre lo ha dicho. Es una posición que ha defendido siempre (…) como médico. Pero no es la posición del gobierno “ dijo. “Si el Partido Socialista quiere debatir, es completamente legítimo, pero no es la posición que ha sido expresada por el Primer Ministro y el Presidente de la República”, agregó Stéphane Le Foll.

En el 2012, durante la campaña presidencial, Hollande se declaró hostil a terminar con la prohibición. En cuanto a Manuel Valls ha seguido recordando que esta posición esta “muy clara”. Desde el comienzo del quinquenio, varios ministros ya han tenido la oportunidad de discutir este tema antes de ser llevado por el ejecutivo.

por -
0 287 vistas

Según las últimas encuestas disponibles, el cannabis sigue siendo la sustancia ilegal favorita de Francia. En abril de 2015, la OFDT informó que el 42% de los ciudadanos de 18-64 años de edad había consumido cannabis como mínimo una vez. Con estas cifras, Francia se ha ganado oficialmente el título de mayor consumidor de cannabis de Europa.

El cannabis gana en los números

Según las últimas encuestas disponibles, el cannabis sigue siendo la sustancia ilegal favorita de Francia. En abril de 2015, el “Observatoire Français des Drogues et des Toxicomanies” (OFDT – Observatorio Francés de las Drogas y Adicciones) informaba de que el 42% de los ciudadanos de entre 18-64 años de edad habían consumido cannabis como mínimo una vez. El 11% de este mismo grupo demográfico había consumido cannabis durante el año en que se realizó la encuesta – 2014 – sobre todo el grupo de 18-25 años.
Con estas cifras, Francia se ha ganado oficialmente el título de mayor consumidor de cannabis de Europa, mientras que el segundo lugar lo ocupa la población danesa de la que el 35,9% ha consumido la planta en una forma u otra por lo menos una vez. Los holandeses se encuentran en el cuarto puesto, con el 25,7%.

Además, un estudio publicado en enero de 2016 por HBSC (Health Behaviour in School-aged Children), con la colaboración del OFDT, revelaba que los menores franceses se sienten más atraídos por el cannabis que por el alcohol.
Se preguntó a estudiantes de 11-15 años de edad por sus experiencias personales con sustancias legales e ilegales en 2010, y en 2015, y se detectó con facilidad un mayor desapego del alcohol por parte de las generaciones jóvenes. De hecho, en 2010, el 65% de los hombres jóvenes y el 53% de las mujeres jóvenes habían consumido bebidas alcohólicas por lo menos una vez. Cinco años más tarde, se observó que sólo el 55% de los hombres jóvenes y el 43% de las mujeres jóvenes podían hacer esa misma afirmación.

Parece que hay otra droga legal que está perdiendo popularidad en Francia: el tabaco. En 2010, casi el 12% de los estudiantes de secundaria fumaban cigarrillos a diario, mientras que en 2015 sólo lo hacían el 8,9%.

Por otra parte, el cannabis parece despertar un interés creciente en esos mismos estudiantes. El consumo entre los adolescentes no es una moda pasajera: el 1,5% de los alumnos de 6º de Primaria (11 años) ya había fumado un porro, al igual que el 11% de los alumnos de 2º de ESO (13 años) y el 24% de los estudiantes de 3º de ESO (14 años).

Nueva reforma, misma postura

La situación no ha cambiado mucho en estos últimos años, en lo que se refiere a la implicación del gobierno francés en lo que respecta al cannabis. De hecho, sigue existiendo una voluntad inequívoca de arrinconar el tema por completo. Varios políticos han expresado en el pasado su firme negativa a discutir siquiera el tema del cannabis en Francia. De hecho, los primeros ministros actuales y anteriores parecen haber acordado seguir el mismo modus operandi a la hora de tratar la incómoda cuestión del cannabis, es decir, cerrarse en banda ante cualquier pregunta que intente abordar el tema.

“Podemos debatir todo lo que quiera, en lo que respecta al gobierno, el debate se ha cerrado. […] Podemos debatir estas cuestiones, pero el gobierno no va a tomar ninguna iniciativa relacionada con la legalización, autorizando o despenalizando el consumo de cannabis.”

Manuel Valls, actual primer ministro de Francia, 13 de julio de 2015, en la emisora de radio France Inter

Cannabis in France – what happened in 2015 01 - Sensi Seeds Blog
Manuel Valls

A pesar de esta aparente firmeza, resulta evidente que la política actual no le funciona demasiado bien a Francia. No sólo el consumo de cannabis ha llegado a su punto más alto (incluido el consumo de los menores de edad, según demuestran las estadísticas anteriores), sino que cada vez más tribunales simplemente resuelven ignorar la ley siempre que se pueda. ¿Qué otra cosa se puede hacer cuando los arrestos de pacientes que cultivan cannabis con fines medicinales van mucho más allá de un caso aislado al año?

Sensi Seeds ha documentado ampliamente el caso del activista Bertrand Rambaud, y a día de hoy existen un motón de ejemplos similares.

Y para demostrar este presunto desánimo en lo que respecta a los procedimientos legales sin sentido dirigidos a los consumidores, en octubre de 2015, el Estado francés introdujo la reforma más discreta de todas las introducidas. La reforma afecta a todas las infracciones punibles con 1 año de prisión o menos, lo que incluye el consumo, y por lo tanto, la posesión de pequeñas cantidades de cannabis.Estas infracciones serán ahora objeto de multas un poco menos elevadas, en lugar de lo que establece la política actual: 1 año de prisión, y una multa de 3.750 €. El principal objetivo de este cambio consiste en liberar un poco la actividad de los tribunales.

Por supuesto, a raíz de esta noticia, tanto la prensa francesa como los ciudadanos se apresuraron a sacar conclusiones – como haría cualquiera – sobre una posible despenalización del cannabis por completo. Sin embargo, los dirigentes gubernamentales se dieron prisa, o más bien mucha prisa, en negar esta posibilidad, presumiblemente asegurando que ellos no recibirían la misma llamada telefónica, en plan recordatorio, que algunos funcionarios pro-cannabis atrevidos habían recibido del primer ministro en el pasado.

Existe algo parecido a un sector de la política francesa que está a favor del cannabis, pero, por desgracia, en general la cuestión se considera secundaria, o un problema de salud pública. La atención se centra en el exceso de dramatismo que se pone en el consumo ocasional y/o en las llamadas “adicciones” al cannabis, además de en la crónica social sobre diversos estudios científicos, más que sobre los beneficios del cannabis medicinal, o el cannabis recreativo y sus mansos efectos cuando se comparan con los de los Legal Highs.

La prevención y el acoso preventivo

En el ámbito de la prevención, se han multiplicado las actuaciones llevadas a cabo por psiquiatras, así como por representantes de la “Mission Interministérielle de Lutte contre la Drogue et des Conduites Addictifs” (MILD&CA – Misión Interministerial de Lucha contra las Drogas y las Toxicomanías).

Los centros de Educación Secundaria, por supuesto, son el foco de la atención del gobierno, teniendo en cuenta las estadísticas alarmantes del consumo de menores de sustancias ilegales, ya sea de cannabis o de cualquier producto, de la amplia gama de drogas duras fácilmente disponibles a través del mercado negro.

Cannabis in France – what happened in 2015 02 - Sensi Seeds BlogEn diciembre de 2015, una iniciativa presentada por el político Valérie Pécresse, ex ministro y actual Presidente del Consejo Regional de Île-de-France, acaparó los titulares de prensa durante las elecciones regionales. La medida, considerada inaplicable por la mayoría, consistía en la prevención mediante la realización sistemática de tests de drogas a los estudiantes de la escuela secundaria, llevados a cabo sin motivos razonables. Por supuesto, muchos se apresuraron a señalar los muchos defectos de este plan, y el principal problema proviene de la falta de un marco legal en el que estas pruebas serían obligatorias. Esto es, por supuesto, sin mencionar los demás detalles que sitúan esta propuesta en el ámbito del control más absoluto parecido al de la era “Reefer Madness”, ya que por ejemplo, toda negativa a someterse a estas pruebas daría lugar a estar incluido en la temida lista de alumnos culpables de ser consumidores de cannabis.

A principios de 2016, se puso en marcha otra actuación estándar parecida que afecta a los conductores, inspirada en otros países europeos, como parte de la “modernización del sistema de salud de Francia”, conocida como “La Loi Santé” (“La Ley de Salud”). Con el fin de facilitar a la policía de tráfico las sanciones administrativas a los conductores, un nuevo procedimiento permite que los policías realicen tests de saliva a los conductores sospechosos de estar bajo la influencia de alguna sustancia in situ, en lugar de enviarlos a un hospital para hacerles un análisis de sangre. En este caso, las pruebas también se pueden realizar de forma aleatoria, sin necesidad de motivos razonables. Si se encontrasen trazas de cannabis, el delito sería penado con 2 años de prisión, una multa de 4.500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

La Francia Real y la Francia “Reefer Madness“, dos universos paralelos que nunca se encuentran

Entre el puesto de Francia como mayor consumidor de Europa, el auge en el consumo de menores de edad, y las enormes cantidades de cannabis confiscadas por las autoridades, parece que Francia actúa a un nivel que no tiene ninguna relación con el panorama dibujado por su gobierno.

Aunque los informes de las Aduanas francesas y de la Policía Criminal del año 2015 todavía no se han publicado, la impresionante cantidad de artículos de noticias que cubren las incautaciones de hachís o flores de marihuana parece hablar por si misma. 7 toneladas incautadas en París en octubre, 6 toneladas en Marsella en julio, y muchas otras cosechas que las autoridades han interceptado con éxito.

La tarea de las fuerzas de policía que trabajan con las agencias de drogas es difícil, dada la cantidad de drogas peligrosas que, sin lugar a dudas, circulan entre los países europeos. Por lo tanto, es más que comprensible que el gobierno intente aliviar su carga, y de forma accidental, dé un descanso a las víctimas número uno y número dos de la guerra, aún en curso, contra las drogas: los pacientes y los consumidores recreativos.

Cannabis in France – what happened in 2015 03 - Sensi Seeds BlogPor otro lado, el statu quo sigue contribuyendo a los incidentes imperdonables; la forma en que la prensa informa sobre los temas relacionados con el cannabis es condenable, como poco. En enero de 2016, la cobertura de los ensayos clínicos de Rennes ha demostrado que el cannabis sigue teniendo una mala reputación.

Por desgracia, todavía se amalgama de forma sistemática el cannabis con las proverbiales drogas duras, en base a estudios científicos tendenciosos que se han refutado posteriormente. La palabra “plaga” suele utilizarse en las informaciones sobre el consumo de cannabis en Francia, un hecho que el consumidor de cannabis medianamente informado sólo podría rechazar por ser (des?)información.

Esperemos que se escuchen las palabras del Dr. Bertrand Dautzenberg, neumólogo y tabacólogo de reconocido prestigio. El especialista expresó su postura sobre el consumo de cannabis durante una conferencia de prensa, realizando una serie de afirmaciones muy importantes y sin precedentes.

“En los países desarrollados, es sorprendente observar que cuanto más represiva es la legislación, más importante se vuelve el consumo”, observa el Dr. Dautzenberg, reflejando perfectamente la situación actual en Francia. También señaló el hecho de que cualquier peligro para la salud relacionado con el consumo de cannabis provendría, en su mayor parte, del consumo de tabaco en los porros, seguido de un consejo claro para reemplazarlo por otras opciones, o por más flores de cannabis, como es la práctica en países como Holanda.

por -
0 155 vistas

Cada francés se gasta al año 36 euros en drogas

Este mercado de la droga representó 2,300 millones de euros en Francia en el 2010, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estudios Avanzados de la seguridad y la justicia.

La marihuana representa la mitad de este mercado en Francia, unos 1,120 millones de euros siendo la sustancia ilegal más consumida y seguida por la cocaína. 17 millones de franceses admiten haber consumido marihuana en alguna ocasión.

Cada francés se gasta al año 36 euros en drogas, principalmente en marihuana. Así lo estima el informe revelado este martes por el Instituto Nacional de Altos Estudios en Seguridad y Justicia (INHESJ) que hace una radiografía completa del mercado de la droga en Francia, un mercado que mueve anualmente en el país 2.300 millones de euros, lo que supone una décima del Producto Interior Bruto francés (0.117% del PIB)
17 millones de ciudadanos en Francia dicen que han consumido en alguna ocasión cannabis, la hierba mantiene sus niveles de consumo y  ve aumentar su cifra de negocio tras incrementarse su precio en un 25%.

Los productores de hachís de Marruecos y competencia en el Magreb, son los generadores de tres cuartas partes de la producción incrementándose en los últimos años por los productores de cannabis europeos.

En segunda posición del mercado de drogas aparece la cocaína, que dobló sus cifras de negocio en Francia entre 2005 y 2010, y al contrario que la marihuana, ha disminuido sus precios para dejarlos en una media de 60 euros el gramo en la actualidad. La heroína les seguiría en tercer lugar y en el cuarto las drogas sintéticas.

por -
1 3.255 vistas

Una Fundación cercana al Partido Socialista de Francois Hollande, Terra Nova, aboga por terminar con la política represiva contra la marihuana y propone fomentar el cultivo o producción para crear un monopolio de Estado. La dura política contra el cannabis del Estado francés no se traduce en un consumo inferior, todo lo contrario, los franceses son de los europeos que más marihuana consumen.

La Fundación cercana al partido socialista dirigida por el ex primer ministro Muchel Rocard propone legalizar su venta, producción y consumo como monopolio del Estado. De las diferentes opciones que barajarían, ésta anteriormente mencionada con una subida de precios de hasta un 40%, que pondría más difícil el subir el consumo, sería una opción que haría recaudar a la Hacienda Publica por esta razón, unos 1.800 millones de euros anuales.

La Web de la Fundación Terra Nova dice que la prohibición de la marihuana ha resultado ser un fracaso y, la ONU junto a diversos países de la OCDE y Latinoamerica ya están alzando las voces en esta dirección. Además, personalidades responsables del área de economía y finanzas de la Fundación recuerdan el alto coste de la represión en Francia que se sitúa en más de 550 millones de euros al año. Estos costos tan altos disminuirían muchísimo en caso de que Francia aplicara su propuesta.

Para la Fundación Terra Nova, el limitarse a despenalizar el consumo impediría controlar el precio y dispararía la demanda, que se calcula que tendría un 16% más de tráfico y un 12% más de consumo. Legalizar el cultivo de marihuana, su venta y consumo, generaría un mercado legal de libre competencia que reportaría altos ingresos al Estado (1.700 millones) además de reducir los precios. El monopolio estatal sería la opción ideal y debería instaurarse en varias etapas para que el Estado siempre pudiese tener el control de estaa medida, junto a la creación de un monopolio estatal y controlado.

El gran argumento utilizado para defender la legalización es la alta prevalencia del consumo de cannabis en Francia, a pesar de la dura legislación al respecto. Francia está entre los países europeos de mayor prevalencia del consumo de cannabis con un 8,44% entre la ciudadanía. La prevalencia en España es del 9,6%, pero lo habitual es que donde la permisividad es mayor dicha prevalencia sea menor (Holanda con un 7% , Portugal con un 2,7%).

Entre lo jóvenes de 15 a 24 años, Francia tiene una prevalencia de hasta el 20,75%, solo por debajo de Dinamarca (23,9%) y ligeramente por encima de la de España (20,70%).
Además el análisis recuerda que la mera represión, además de no frenar el consumo, promueve las mafias existentes en torno al cannabis.  (foto Lemonde)

por -
0 425 vistas

La ministra de salud de Francia dijo que quiere prohibir un controversial cigarrillo electrónico con extracto de cannabis que fue lanzado en el país.

Marisol Touraine le dijo a la radio francesa que es “opuesta” al cigarrillo electrónico lanzado el martes en la internet. Dijo que ese cigarrillo alienta el uso de cannabis y que ella solicitará a las cortes una prohibición del producto.

Aunque el cannabis es ilegal en Francia, la compañía checo-francesa KanaVape dice que su vaporizador de extracto de cáñamo es legal. Dicen que no contiene el sicoactivo tetrahidrocannabinol hallado en la marihuana.

La compañía extrae el menos potente Cannabidiol del cáñamo, una variedad de cannabis cultivada por su fibra y sus semillas, de granjas en la República Checa, Francia y España.

“No te endroga, pero te ayuda a relajarte”, dice el portal de la compañía.

por -
1 142 vistas

El 22 de octubre de 2014, más de 150 profesionales de la salud,  investigadores y pacientes se reunieron en la ciudad francesa de Estrasburgo para la 3ª edición del Simposio UFCM iCare.

En esta ocasión, el Profesor Raphael Mechoulam, responsable de aislar y sintetizar la molécula del THC en 1964, estuvo entre los oradores invitados, con el fin de dar una conferencia sobre su investigación. También estuvo durante el resto del evento, que contó con muchos otros científicos de renombre, algunos de ellos sus socios en una serie de proyectos de investigación internacional.

El padre del THC, en Francia por primera vez

El Profesor Raphael Mechoulam y el Profesor Manuel Guzmán durante una de las conferencias del evento

La participación del Profesor Mechoulam fue un acontecimiento en sí mismo, ya que era la primera vez que el eminente investigador participaba en una conferencia, que tuviera lugar en Francia, sobre cannabinoides. Los miembros de UFCM iCare y nuestro equipo, especialmente enviado a Francia para el evento, eran muy conscientes de la tremenda y simbólica importancia de la presencia del científico. Él, iniciando la investigación sobre  cannabinoides tal y como actualmente la conocemos, definitivamente inspiró a muchos a seguir haciéndolo en varios frentes.

La presentación que hizo el Profesor Mechoulam representó perfectamente la situación, ya que recordando su propia investigación, se preguntó retóricamente, a sí mismo y a los asistentes, por qué se había progresado tan poco desde entonces. Esta pregunta resultó ser parte de cada una de las presentaciones de los demás conferenciantes, especialmente porque a ninguno de ellos se le escapó que también se estaba celebrando el 50 aniversario del aislamiento y síntesis del THC.

50 aniversario del aislamiento y síntesis del THC

Tanto los organizadores, como los asistentes, estaban deslumbrados no únicamente por la mera presencia del Profesor, sino también porque eran conscientes del punto de inflexión que suponía el evento. Éste no solo marcaba el 50 aniversario de la síntesis de la molécula del THC, sino también el principio de un cambio en el país.

Raphael MechoulamPor esa razón no es sorprendente que, durante el evento, se celebrara el aniversario de manera simbólica, para deleite del Profesor Mechoulam, quien obviamente está acostumbrado a la importancia de su hito. Mientras que cortar un gran bizcocho decorado con la estructura de la molécula de THC, podía ser percibido como una celebración razonable pero irrelevante, fue un gesto muy apreciado por todos los presentes y generó mucho entusiasmo. El Profesor Mechoulam procedió con el corte y dijo algunas palabras, sin olvidar mencionar a su compañero en el descubrimiento, el Profesor Yechiel Gaoni.

Nuestro equipo, así como todos los que tuvieron el privilegio de ser testigos de ese momento, estaban felices de poderlo compartir con un público tan variopinto de entusiastas de los cannabinoides. Un momento emotivo y único antes de regresar al programa del Simposio. Por Sylent Jay

Fuente 

por -
0 203 vistas

Sensi Seeds se enorgullece de anunciar la tercera edición del Simposio UFCM, que tendrá lugar el 22 de octubre de 2014, en Estrasburgo, Francia. Las dos primeras ediciones de este evento multilingüe tuvieron gran éxito y atrajeron a profesionales médicos de toda Europa y más allá. El evento UFCM ofrece la oportunidad de informar a loscompañeros, o aprender de ellos, con respecto a los últimos avances en investigación de cannabinoides y las consecuencias resultantes para la medicina aplicada.

El Simposio UFCM

El evento este año se celebrará en la Facultad de Medicina de la ciudad de Estrasburgo, tal y como se hizo en la edición del 2013. La UFCM, o “Union Française pour les Cannabinoïdes en Médecine” (Unión Francesa para el uso de Cannabinoides en Medicina), será la anfitriona del evento y ofrecerá un programa fascinante para sus asistentes, con más de 150 expertos, incluyendo a investigadores, profesionales de la salud y pacientes.

Uno de los aspectos más destacados de la Conferencia será la presencia y participación del Sr. Raphael Mechoulam, Profesor de Química Mecidinal en la Universidad Hebrea de Jerusalén, en Israel. El Sr. Mechoulam es muy conocido entre la comunidad del cannabis, independientemente de las razones individuales de consumo, ya que él es responsable, entre otros trabajos, del aislamiento y síntesis del Δ9-tetrahidrocannabinol, también conocido como THC, el principal principio activo del cannabis.

El evento de este año, casualmente, también marca el 50 º aniversario de la síntesis de la molécula de THC por el Sr. Mechoulam y su compañero, el señor Yechiel Gaoni, en 1964. Por ello, con gratitud y gran esperanza para el futuro de la medicina moderna,  los asistentes reflexionarán sobre todos los descubrimientos científicos que se han realizado desde entonces y que han contribuido a las evoluciones recientes tanto en políticas internacionales como en el cuidado de la salud.

Sensi Seeds ha apoyado el Simposio UFCM desde su creación y es un gran placer y satisfacción ser testigo del  trabajo de una organización enfocada al cannabis medicinal que, lentamente, va en aumento en Francia, un país conocido por tener una de las políticas de cannabis más restrictivas de Europa.

Haz clic en la imagen para ampliar el programa del Simposio UFCM 2014.

UFCM

Acerca de UFCM iCare

Prensa:information@ufcmed.org

Bertrand Rambaud – Cofundador

Bertrand es el Presidente de iCare UFCM. Positivo en VIH durante más de 30 años, hace campaña para facilitar el acceso a tratamientos a base de cannabinoides. Primero estuvo involucrado en iCare, una asociación de pacientes cuyo objetivo es facilitar el acceso a la atención médica y su rol dentro de UFCM iCare es para hacer de enlace entre los profesionales medicos y los pacientes que necesitan cannabis para aliviar los síntomas de un gran número de enfermedades serias.

Sébastien Béguerie – Cofundador

Sébastien es un investigador especializado en cannabis medicinal. Está licenciado en Botánica y es autor de una tesis sobre cannabis medicinal. Sus 9 años de experiencia han permitido que sus obras sean  presentadas en una serie de publicaciones escritas, así como en la televisión. En 2009, creó la Asociación “Union Francophone pour les Cannabinoïdes en Médecine” (UFCM). En 2011, lanzó AlphaCAT, una prueba que permite el análisis de cannabis (niveles de THC, CBD, etc.).

por -
0 514 vistas

Los franceses tienen un legislación de drogas relativamente dura en comparación con sus países vecinos europeos. Sin embargo, durante los últimos años, se ha prestado atención al éxito de las políticas de reducción de daños que muchos de estos países vecinos están poniendo en práctica, y se han realizado varias reformas. En enero de 2014, Francia ha legislado para autorizar el cannabis medicinal.

Leyes relacionadas con la posesión de cannabis en Francia

La posesión, el consumo y la venta de cannabis y hachís son delitos penales según la ley francesa, y pueden acarrear una pena de prisión de hasta un año, además de una multa de hasta 3.750 €. Asimismo, se puede obligar a los consumidores de drogas a participar en cursos de sensibilización en los que se pone de manifiesto los peligros de los estupefacientes.

Los fiscales también pueden exigir a los consumidores que busquen tratamiento para la adicción. Este tipo de intervención, denominada “mandamiento judicial terapéutico”, garantiza que no se presenten cargos penales. Asimismo, gracias a las leyes de anonimato francesas es menos probable que se discrimine a quien se somete a un tratamiento para la adicción a las drogas que en muchos otros países.

Los consumidores que además participan en la venta, el tráfico o el cultivo se pueden enfrentar a condenas más estrictas (que se pueden reducir si el individuo informa sobre otros sospechosos), y se les excluye del mandamiento judicial terapéutico.

Leyes relacionadas con la venta y el tráfico de cannabis en Francia

El tráfico y la venta de cannabis y otras drogas se castigan con penas mucho más severas. La pena por la venta o tráfico de drogas ilegales es de un máximo de diez años de prisión y una multa de 7,5 millones de euros; las condenas pueden duplicarse si se comprueba que el sospechoso vendía drogas a menores de edad o en los alrededores de las escuelas y centros de enseñanza. El cultivo de plantas de cannabis en Francia puede castigarse con un máximo de diez años de prisión y una multa de hasta 7,5 M €. Las condenas pueden ampliarse a cadena perpetua en casos excepcionales.

2 (8)
El presidente francés, Francoise Hollande, ha declarado su oposición a la reforma de la legislación del cannabis (La Moncloa-Gobierno de España)

En 2011, 50.092 personas fueron condenadas por delitos de drogas en Francia; el 58% fueron declaradas culpables de consumir drogas, mientras que el 20% de las condenas relacionadas con las drogas fueron por posesión, y el restante 21% por venta o tráfico. El 30% de las condenas se tradujeron en penas de carcel, o bien privativas de libertad o con una suspensión condicional de la ejecución. Alrededor del 90% de los arrestos relacionados con las drogas tuvieron que ver solamente con el cannabis.

Resulta alentador que los delitos relacionados con las drogas parezcan tener menos probabilidades de terminar en un juicio que en el pasado. Recientemente, en un estudio, se llegó a la conclusión de que sólo son procesados el 10% de los detenidos por consumo de drogas​​; puntualmente, se dictan penas de prisión por consumo de drogas, pero representan sólo el 0,4% de la población penitenciaria total.

Legislación relativa al cannabis en Francia

En 2012, el recién elegido presidente de Francia, François Hollande, prometió continuar con las políticas de drogas represivas de Francia. El ministro del Interior elegido por Hollande, Manuel Valls, había manifestado anteriormente su oposición a la reforma de la legislación relativa al cannabis. Durante la campaña electoral, Hollande se opuso a la propuesta de reducir la posesión y el consumo de cannabis de un delito penal a un delito menor, ya que no quería dar la impresión de estar a favor de la liberalización de las políticas que regulan el cannabis en Francia.

Sin embargo, el gobierno socialista de Hollande no siempre ha presentado una línea de partido coherente con respecto a las políticas del cannabis. En octubre de 2012, el Gobierno reiteró oficialmente su oposición a la reforma de estas leyes después de que el ministro de Educación, Vincent Peillon, declarase que “merece la pena debatir” la legalización, lo que suscitó críticas generalizadas por parte de la derecha.

Incluso el Ministro del Interior Manuel Valls, el agente de la ley más poderoso de Francia, declaró en una entrevista concedida en enero de 2014 que había probado el cannabis “quizás en una ocasión”. Sin embargo, siguió manteniendo su oposición a la legalización del cannabis, porque “la sociedad necesita una estructura y unas reglas”.

Hace mucho que se debería haber reformado la legislación francesa relativa al cannabis

El análisis de los datos disponibles sugiere que la forma en que Francia ha enfocado tradicionalmente su política de drogas no ha tenido éxito. Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Adicciones (European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction, EMCDDA), el 4,8% de los adultos franceses de entre 15 y 64 años de edad han consumido cannabis durante el último mes, frente al 3,3% en los Países Bajos y sólo el 2,4% en Portugal. El 9,8% de los adultos jóvenes (15-34 años) franceses habían consumido cannabis durante el último mes, en comparación con el 5,6% y 4,5%, respectivamente, en los Países Bajos y Portugal.

3 (9)
La región de Midi-Pyrénées es un centro del cultivo de cannabis (Top Rural)

La juventud francesa consume cannabis incluso en tasas más dispares que la del resto de Europa (12,7% frente a 5,3% y 4,1% en los Países Bajos y Portugal), lo que sugiere que las tasas de consumo entre los jóvenes son particularmente altas. En 2011, se informó de que el 24% de los jovenes de 16 años de edad fumaban cannabis al menos una vez al mes—la tasa más alta de Europa. Tanto éste como otros miles de ejemplos dejan bien claro que la severidad de las leyes relativas a las drogas no equivalen a una reducción del consumo.

Durante muchos años, se ha debatido sobre el cannabis y las políticas de drogas. La dos partes enfrentadas ocupan posiciones basadas mucho más en la ideología que en la lógica, y cada una acusa regularmente a la otra de ser demasiado severa o demasiado indulgente con el tema. En general, la derecha está a favor de endurecer las leyes e imponer penas más severas, mientras que la izquierda, junto con un puñado de derechistas con inclinaciones más liberales, está a favor de suavizar las restrictivas leyes actuales.

Se da luz verde al cannabis medicinal en Francia

En junio de 2013, la Ministra de Sanidad francesa, Marisol Touraine, aprobó un decreto que autoriza el acceso a los medicamentos a base de cannabis. Junto con otros diecisiete países europeos, Francia ha participado en un proceso conocido como el “Procedimiento de Registro de Mutuo Reconocimiento” para evaluar la seguridad y la conveniencia de la comercialización de Sativex, un fármaco en forma de spray bucal de aplicación sublingual, que ha demostrado reducir los síntomas de la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple.

En enero de este año, el Ministerio de Sanidad de Francia finalmente anunció que se iba a aprobar Sativex para pacientes con esclerosis múltiple que no responden a otras formas de tratamiento. El medicamento será rigurosamente controlado y sólo puede ser prescrito por algunos médicos, como neurólogos y especialistas en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Igual que en el caso de otras sustancias controladas de uso médico, como los opiáceos, los pacientes tendrán que renovar sus recetas cada seis meses, y sólo se les proporcionará la cantidad necesaria para un mes en cada ocasión.

Arrestos y condenas relacionadas con el cannabis en Francia

En marzo de 2014, la policía española y la francesa destaparon una red de tráfico que transportaba hachís desde Marruecos, a través de la Costa del Sol española, con dirección a Francia y a otros lugares del norte de Europa. Se arrestó a doce hombres de nacionalidad española, francesa y marroquí, y se incautaron tres toneladas de hachís, dos embarcaciones y tres vehículos.

4 (2)
Un espantapájaros protege un campo de cáñamo industrial en el norte de Francia (Pingu1963)

En 2011, la policía de Francia y la de la isla británica de Jersey organizaron una operativo conjunto en colaboración con el Servicio de Aduanas e Inmigración de Jersey, que culminó con la detención de tres personas y con la incautación de hachís valorado en unas 540.000 £ (646.000 €).

En 2012, llegó a los tribunales de la localidad de Guéret el caso insólitode un hombre de 23 años de edad, que había puesto en marcha un negocio de venta de cannabis online en Francia. El hombre, que utilizaba el dominio “vendeurdedrogue.com” (literalmente, “traficantededroga.com”), había estado haciendo negocios durante meses sin llamar la atención de las autoridades, que finalmente fueron alertadas por una denuncia anónima. Los tribunales mostraron clemencia con el joven, que fue condenado a tan sólo 210 horas de servicio a la comunidad.

Historia del uso del cannabis en Francia

A comienzos del siglo XIX, las fuerzas del ejercito francés que regresaban a casa desde Egipto llevaron consigo una cultura de uso del hachís y cannabis que habían adoptado durante su estancia en el país. El siglo XIX fue un período de desarrollo cultural y científico generalizado, y el consumo de hachís y opio se puso de moda entre las clases intelectuales.

5 (3)
Esta impresionante fotografía, que data de alrededor de 1910 en París, parece mostrar una gran planta de cannabis al fondo (Postaletrice)

Varios escritores y filósofos famosos de la época, entre los que se incluyen Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, y Pierre Gautier, escribieron sobre sus experiencias con las sustancias que alteran la mente en sus novelas, lo que popularizó aún más las drogas entre el público. Gautier y Baudelaire, junto con otras figuras literarias y científicas eminentes como Víctor Hugo, Jacques-Joseph Moreau y Alexandre Dumas, eran miembros del infame Club desHachischins, un grupo parisino dedicado a la exploración de los estados mentales inducidos por las drogas.

El público francés leyó las obras de losHachischins con relativo interés, pero en general encontró las vívidas descripciones de las intoxicaciones inquietantes y extrañas; durante muchas décadas, el consumo de hachís y opio se limitó a una pequeña y excéntrica élite intelectual, y no se popularizó entre las masas hasta los años 1950 y 60, cuando los militares regresaron en masa de Vietnam, conocido anteriormente como la Indochina francesa. En la década de 1970, el cannabis obtuvo una gran aceptación entre el movimiento de la contracultura hippie, así como entre otros grupos, y empezó a ser enormente popular.

Uso cultural del cannabis en Francia

Aunque el uso de marihuana y hachís no se considera un gran problema ni algo antisocial, siguen existiendo ciertas opiniones anticuadas y prejuicios al respecto. El uso y consumo de cannabis, y de hachís en particular, se relaciona estrechamente con los inmigrantes del norte de África—sin duda, la mayor parte del hachís llega desde el norte de África, aunque las bandas dedicadas al tráfico suelen ser de nacionalidad francesa, y los intereses franceses se están, sin duda, lucrando con el tráfico ilegal de cannabis.

Sin embargo, las generaciones más jóvenes de la población francesa están comenzando a ver más allá de la hipocresía y la propaganda, y al mismo tiempo que el consumo de marihuana y hachís es cada vez más popular dentro de su demografía, también ha crecido la cultura bien definida que lo acompaña.

El cannabis es la droga ilegal más popular en Francia con diferencia, se cree que 13,2 millones de franceses de edades comprendidas entre los 11 y 75 años lo han probado al menos una vez (de un grupo demográfico total de 49 millones), y se estima que más de un millón de personas lo consumen regularmente.

El comercio de cannabis en Francia

La mayoría del hachís que llega a Francia que procede principalmente de Marruecos. También llega al país un pequeña cantidad de cannabis importado de Holanda, aunque las exportaciones holandesas de cannabis en Europa han disminuido significativamente durante los últimos años, debido a las leyes cada vez más restrictivas que afectan el cultivo en los Países Bajos, y a las consecuencias de la crisis financiera mundial de 2008.

6 (2)
La policía francesa puede pasar por alto el consumo de cannabis en lugares públicos, pero no se puede garantizar (Philippe Leroyer)

Francia es un punto de tránsito para el hachís y otras drogas con destino al Reino Unido, Holanda, Bélgica e Italia. No se produce hachís en Francia; la marihuana es la única sustancia ilegal producida en el país. Los recientes aumentos en la producción de marihuana y de las operaciones de lucha contra el tráfico, han desafiado el mercado interno de hachís y han causado cierto estancamiento. Como resultado, los traficantes de hachís están empezando a recurrir a sustancias más rentables, como la cocaína.

El cultivo de cannabis en Francia

El cultivo de cannabis abunda por toda Francia y, en particular, en las regiones del sur de Midi-Pyrénées, Languedoc-Rosellón y Provenza-Alpes-Côte d’Azur. Las zonas de montaña de los Pirineos tienen una tradición de cultivo de cannabis de décadas de duración, que se remonta a los movimientos “hippies” de la década de 1970.

Parece que la mayor parte del cultivo de cannabis en Francia se da a pequeña escala, para el consumo personal, aunque algunos de estos cultivadores también venden el excedente de su cosecha a los amigos y allegados. Sin embargo, parece estar en aumento el cultivo comercial a mayor escala.

El movimiento francés de los clubes sociales de cannabis

En 2012, un pequeño número de “clubes sociales de cannabis” similares a los que están surgiendo por toda España, en el Reino Unido y algunos otros países europeos—comenzaron a cultivar cannabis desafiando a la legislación francesa. Su intención era cultivar cannabis para dividirlo en partes iguales entre todos sus miembros, que tendrían que pagar una cuota anual de 25 €.

Uno de los dirigentes de la Federación Francesa de Clubes Sociales de Cannabis (FCSCF), Dominique Broc, fue detenido en marzo de 2013 y se le condenó a una pena de ocho meses, con suspensión condicional de la ejecución de la misma, después de haber declarado en la radio que cultivaba plantas en su domicilio. A pesar de esto, se cree que hay cientos de clubes sociales de cannabis en marcha actualmente en todo el país.

Tentativas para legalizar el cannabis en Francia

Durante los últimos años, se han realizado repetidas tentativas para plantear la legalización que han sido rechazadas en repetidas ocasiones. Sin embargo, existen suficientes pruebas de que el debate está provocando un cambio en la forma de pensar. En 2011, un informe parlamentario recomendó que se someta el cannabis a una “legalización controlada “, mediante la cual el cultivo y la venta de marihuana se convertirían en actividades controladas por el Estado, como sucede con el alcohol y el tabaco.

7 (4)
Se ha formado una contracultura muy dinámica alrededor del consumo de cannabis en Francia (Loranger)

El debate que se mantiene sobre la legalización en Francia es muy agitado, y la reciente aprobación de Sativex ha añadido un renovado vigor a la discusión. El imparable crecimiento del movimiento de clubes sociales es también un signo alentador de que la comunidad cannábica francesa se ha cansado de la resistencia del gobierno a la reforma y está empezando a tomar cartas en el asunto.

En enero de 2014, la Senadora francesa y miembro del partido verde, Esther Benbassa, representante de la Circunscripción de Val-de-Marne, en el este de París, propuso una ley que, en su opinión, es la primera de ese tipo en Francia. La propuesta, que se dio a conocer en su totalidad en febrero de 2014, sigue el concepto de legislación controlada y establece puntos de venta, gestionados por el gobierno, para suministrar cannabis recreativo a los adultos.

Comprar Cannabis en Francia

En la mayoría de pueblos y ciudades francesas, resulta sencillo conseguir marihuana y hachís. Es importante ser prudentes, ya que las patrullas de policía son habituales y están alerta. En muchas áreas urbanas, incluyendo París, Marsella y Cannes, la policía pasa por alto el consumo abierto de cannabis—pero no hay que confiarse, ya que se sigue corriendo el riesgo de ser detenidos, sobre todo si se llama la atención al consumir o se acompaña con alteración del orden público.

En general, lo más sensato es asegurarse de que no llevar encima más de uno o dos porros de cannabis, ya que si se llevan cantidades mayores, es posible terminar arrestado. La policía de tráfico francesa tiene un especial interés en el tema; no se recomienda fumar cannabis mientras se conduce debido al riesgo de ser detenido.

Los precios del hachís y de la marihuana varían según la ubicación y la calidad. A menudo, la marihuana de buena calidad tiene un mayor precio, porque es más difícil de conseguir; la media de los precios del cannabis de buena calidad parece estar en alrededor de 150 € por 28 g (1 oz). El hachís es más común, y por lo general su precio oscila entre 10 € a 20 € por diez a quince gramos.

La forma más segura de conseguir hachís y marihuana es preguntarle a un amigo o conocido francés, o en su defecto, preguntar discretamente en los bares locales o a los adolescentes de la localidad, que suelen reunirse en los parques y plazas públicas y a los que, con frecuencia, se puede ver fumando cannabis. Coloquialmente en francés, el hachís suele conocerse como “le shit” y la marihuana como “la beuh“.

Cuál es el Futuro del Cannabis en Francia

Parece que la sociedad francesa ha aceptado el consumo de cannabis mucho más rápidamente que su propio gobierno. Aunque la legislación está muy por detrás de España, Portugal y los Países Bajos, ha surgido una cultura de uso bien definida, y cada vez se levantan más voces pidiendo que se reformen las políticas francesas relativas a las drogas.

A fin de reformar con éxito sus leyes, el gobierno francés tiene que aceptar que el consumo de cannabis es un fenómeno cultural que ha llegado para quedarse; uno que es disfrutado por un amplio espectro de los franceses, no sólo por los norteafricanos, tan denostados, y uno que ha sido incondicionalmente adoptado por la generación más joven. Además, hay que reemplazar, a nivel oficial, las duras penas que se imponen a los consumidores por estrategias de reducción de daños y de rehabilitación, que son más rentables y tienen más éxito, como se ha demostrado una y otra vez.

Es importante documentar tanto la historia como los acontecimientos recientes relacionados con la guerra contra las drogas que, a día de hoy, sigue afectando a las vidas de tantas personas en todo el mundo. Por esta razón, Sensi Seeds y Hash Marihuana & Hemp Museumen Ámsterdam, intentan proporcionar la información más precisa, actualizada y objetiva sobre la situación actual, país por país. Agradeceremos cualquier comentario, observación y corrección.

Por Seshata

Fuente SensiSeeds

 

por -
1 3.523 vistas
cannabis

La marihuana podría tener una sustituta: la hortensia. Desde hace un tiempo a esta parte, se viene denunciando el robo masivo de esta planta en cementerios y jardines de Francia y Alemania, según informan DieWelt y Le Matin.

Al parecer, internet tiene la culpa de que esté creciendo este extraño fenómeno. Blogs y diversas webs hablan de los efectos alucinógenos de los pétalos de las hortensias tras ser manipulados.

En la prensa local ya alertan de posibles efectos secundarios por fumar porros de hortensia: problemas gastrointestinales, aceleración del ritmo cardiaco, mareos…

Además, en altas dosis puede resultar mortal, según explica Kurt Hostettmann, profesor honorario de la farmacología en las universidades de Lausana y Ginebra.

Fuente Que.es

por -
0 117 vistas
Bembassa

Los ecologistas franceses, socios del Gobierno de François Hollande, han decidido relanzar el debate sobre la legalización del cannabis con un proyecto de ley que aunque no tiene posibilidades de salir adelante pretende poner en evidencia la falta de resultados de la actual política de represión.

El proyecto de ley para “autorizar el uso controlado del cannabis”, que debería ser examinado próximamente en el Senado, es una iniciativa firmada por once de los 12 miembros del grupo ecologista en la cámara alta y cuya ponente, Esther Benbassa, admite que su intención es “suscitar debate”, en declaraciones publicadas hoy por Le Figaro.

El texto se presenta como un marco para que luego el Consejo de Estado determine por decreto las características de las plantas y de los productos derivados autorizados, así como las cantidades que podrían tener los vendedores y los consumidores.

Además, el Ministerio de Sanidad se encargaría de determinar la concentración máxima del principio activo de la droga, el THC, así como las indicaciones que acompañarían los productos elaborados con hojas de marihuana.

Según la propuesta de Benbassa, la venta seguiría estando prohibida para los menores, y la legalización debería ir acompañada de un dispositivo preventivo sobre los efectos dañinos de la drogadicción.

La senadora ha calculado que autorizar el cannabis generaría 35 000 empleos y permitiría al Estado ahorrar 1 000 millones de euros por los costos de la represión y la judicialización del consumo y el tráfico de este estupefaciente.

“La represión, muy importante en nuestro país, no ha dado resultados. Los vendedores trafican a la vista de todo el mundo y nunca ha habido tantos consumidores”, comentó, antes de recordar que cuando trabajaba de enseñante en colegios y liceos pudo darse cuenta de los efectos dañinos sobre los jóvenes.

En vísperas de las elecciones municipales de marzo en Francia, Benbassa reconoció que no se hace ilusiones sobre el futuro de su texto, pero a pesar de todo lo justificó porque quiere que “la cuestión del cannabis deje ser tabú en nuestro país”.

El ministro de Interior, Manuel Valls, ha repetido en múltiples ocasiones que se opone a cualquier liberalización del consumo de cannabis, porque a su juicio sería una señal equivocada, en particular en dirección de los jóvenes.

Fuente ElComercio